Estos se lo pasaron en grande… (Un poco de humor)

Anuncios

¡España es solo un mercado!

http://www.libertaddigital.com/opinion/agapito-maestre/espana-es-solo-un-mercado-82290/

El gallinero mediático está revuelto con la elección de Sánchez. La gente peor informada cree que crecerá el poder de Podemos y el PSOE, e incluso algún que otro atolondrado pretende asustarnos con una “revuelta de carácter revolucionario”. Son ganas de justificarse. Mentiras sobre mentiras sobre la única realidad de España: su retórica. De este país, España, sólo queda retórica. Decir lo contrario es mentir. Hoy por hoy, nuestro mayor peligro es ocultar la realidad, o sea, este país ha muerto.

¿Que quieren pruebas de su fallecimiento? Por favor, amigos, abran los ojos. Están por todas partes. Bastaría levantar acta de la impasibilidad del jefe de Gobierno ante cualquiera que dé patadas ante el cadáver de la nación. El Ejecutivo no hace nada contra la agresión frontal que todos los españoles, empezando por los de Cataluña, estamos sufriendo del mesogobierno de Cataluña. Calla Rajoy, o peor, solo dice simplezas contra la agresión que nuestros derechos fundamentales sufren todos los días por las acciones del gobierno de la Generalidad. Y, por supuesto, callan todos los parlamentarios españoles, empezando por la presidenta de las Cortes Españolas, ante el mayor ataque que ha recibido la democracia en su corta historia. Un Congreso de los Diputados incapaz de reaccionar ante quienes cuestionan su existencia queda reducido a mala retórica. La declaración de independencia de Cataluña si no hay referéndum, anunciada por la prensa el pasado lunes, asusta a muy pocos, o peor, se diría que la desaparición de España carece de significado para la inmensa mayoría de españoles. Terrible.

¿Quieren ustedes más pruebas para levantar acta de la muerte real de España? Miren a Podemos, la tercera fuerza política del país, que no es nada en el Parlamento. ¿Para qué queremos un partido político, como Podemos, si es incapaz de traducir sus energías en leyes y medidas aprobadas por el Parlamento?, ¿para qué una moción de censura si tiene que defenderla en las calles?… Podemos es poca cosa, casi nada, por ejemplo, la manifestación de Podemos del sábado en la Puerta del Sol ya está olvidada. Tampoco da para mucho lo del PSOE; por ejemplo, el triunfo de Sánchez a la Secretaria General del PSOE fue devorado la misma noche del domingo. Ha desaparecido de la escena política. Lleva sin decir nada más de tres días. Tengo la sensación de que este hombre ha pactado con los independentistas catalanes hasta la política de información, o sea, serán los golpistas quienes se desgastarán en esa labor de propaganda contra la desaparición de España.

Nadie se engañe, pues, con revoluciones, unidades populares y mociones de censura. Aquí no pasa nada. Nunca pasará nada, sencillamente, porque ya ha pasado. Parece que solo nos queda la retórica, la mala retórica, para sobrevivir a la realidad. Trágico país es el que no tiene mayor aspiración que dejar pasar el tiempo. Sí, aquí nunca pasa nada. España es un país para disfrutar del sol y las playas. España es un país para pasarlo bien. España es un territorio tranquilo para jubilados europeos. Devastado el tejido cultural y político de lo que una vez fue una nación, que tuvo un cierto ímpetu por ser algo en Europa, solo nos queda conllevar con resignación nuestro final. Aceptemos nuestro sino: España es un país desintegrado con una vida cotidiana agradable. Europa, mejor dicho, Francia y Alemania nos protegen, porque no tenemos pretensión alguna de nada. Seguiremos siendo bien vistos como una gente pacífica del Sur. Eso es todo.

¿España se desmorona? No, amigo, está desmoronada. Solo queda como un mercado de casi 50 millones de personas. También está el fútbol, los toros en algunas ciudades y los bares. Crece un poco el empleo y la gente reza por tener un trabajo de 800 euros… ¡Miserias! Tendremos, pues, Rajoy para rato, sencillamente, porque este no exige nada a nadie. Se trata de dejar correr el tiempo y de mantener el funcionamiento del mercado tomando unas pocas medidas con el consentimiento del Parlamento. Una sociedad acobardada, asustada y empequeñecida mira con delectación al hombre impasible que los representa: Rajoy. España es un país de cobardes con un presidente a su medida. Ni Podemos crecerá, ni el PSOE se unirá a los amigos de Maduro, ni Cs dará un salto cualitativo… Todo seguirá igual. Languidez, crepúsculo y agonía en las playas de España.

MAYO 2017: Récord de visitas de este blog

WOW. Así es. Este mes se ha convertido en el mes más visitado desde 2014 cuando abrí este blog viniendo desde Profeblog, que tuvo que cerrar sus páginas para profesores. Y desde Junio del año pasado a este ha sido increíble el número de visitas que ha tenido.

Es obvio que este año el blog ha estado más activo (año post-proyecto) y que incluso he escrito alguna que otra entrada muy personal de mi puño y letra, pero no esperaba que tuviera tantas visitas la verdad. Y más cuando este blog dejó de ser para mis alumnos hace ya un tiempo (mis alumnos de los últimos 2-3 años ni saben que existe, a menos que hayan estado hurgando por internet) y la intención era cerrarlo. Al final se convirtió en un blog clandestino donde poner artículos que me parecían interesantes y de vez en cuando alguna divagación/mierda, como indica el título, o incluso algún cabreo/frustración.

Gracias a aquellos que más o menos siguen el blog de forma regular, aunque no era mi intención tener precisamente una serie de seguidores asiduos.

Cómo es crecer con un padre o madre alcohólicos

El alcohol, uno de los mayores problemas de la sociedad actual, pero que es tratado siempre de forma superficial e incluso se repudia a quienes no bebemos.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-40012933

 

Persona pensando en alcohol

Uno de cada cinco niños en Reino Unido se ve afectado negativamente por el alcoholismo de sus padres y los efectos pueden llegar hasta la edad adulta.

Cuatro mujeres -Karen, Liz, Hilary y Lynne- hablaron con la BBC sobre cómo es crecer con un padre alcohólico.

“Algunos hablan de los libros que ha leído, o de las películas que han visto, pero nosotras hablamos de cuán borrachos estaban nuestros padres”, dice Karen.

Karen y su amiga Liz se encontraron en el trabajo cuando tenían veintitantos y se hicieron íntimas rápidamente cuando se dieron cuenta de que tenían una historia común.

“No es lo mismo hablar con alguien que no sabe de qué va la cosa”, dice Liz.

El humor negro ayuda a lidiar con los horribles recuerdos. Como cuando la madre de Liz vendió sus juguetes para tener dinero para comprar alcohol.

O cuando el padre alcohólico de Karen se fue al pub en vez de recogerla a la salida de sus actividades extraescolares.

Ambas se acuerdan de cómo temían el momento de volver a casa del colegio.

“Es tan descorazonador”, dice Karen. “Piensas: ‘bueno, he tenido un buen respiro en la escuela, pero ahora empieza de nuevo. Voy a ser muy educada y muy amable, asegurarme de que no digo nada fuera de lugar o te doy alguna razón para que me insultes”.

Solo fue al cumplir ocho o nueve años cuando Liz se dio cuenta de que sus amigos no tenían sus mismas preocupaciones y que sus vidas eran muy distintas.

“Pensé: ‘Guau, ¿a ti te cocinan la cena? Yo ni siquiera ceno”.

“Ahí es cuando te das cuenta de que es horrendo y te sientes muy sola”.

Una vez su madre gastó todo el dinero que recibía del Estado en alcohol, y todo lo que pudo comprar fue un saco de patatas.

“¡Fin de semana de papas!”, se ríe Liz. “Solo teníamos papas para todo el fin de semana. Así que tomamos puré de papas, pastel de papa, papas fritas en papel de periódico: ella tenía muchos recursos”.

Saco de papas

La comida, o la falta de ella, es un tema frecuente.

Hilary, de 55 años, creció en una familia de clase media alta en Sunderland. Su padre era un respetado cirujano. La familia mantenía las apariencias, pero su madre bebía.

“Recuerdo estar en el colegio y una niña de mi clase abrió su comida y dijo: ‘Oh, mi sandwich no tiene mantequilla hasta los bordes. Era como otro planeta comparado con mi vida”, dice.

Nadie le hacía bocadillos a Hilary. De hecho, ella tenía que cuidar de su hermano pequeño, meterlo en la cama, prepararlo para ir al colegio, asegurarse de que tenía qué comer.

Su madre empezó a beber una copa de vino “mientras cocinaba”, pero pronto pasó a beber una botella de vodka al día.

“Escondía botellas, estaban por todos lados: en sus cajas de zapatos, detrás de las cortinas, y si encendías el horno tenías que comprobar que no había una botella escondida”.

Ver a su madre, elegante y culta, ir evaporándose fue muy doloroso.

“No podías hablar con ella porque estaba borracha”, dice Hilary. “Era como si no estuviera: pasó de estar muy presente a convertirse en un fantasma”.

Ir a la universidad

La madre de Liz había sido modelo, pero al empezar a beber nunca sabía dónde debía colocarse el maquillaje.

La propia vida de Liz empezó a írsele de las manos, como resultado del abandono.

A los 15 años, Liz estaba tenía una relación abusiva, y la pusieron con una familia de acogida. Sobrevivió gracias a sus amigos, dice.

“He sido buena eligiendo buenos amigos que me ayudaron, amigos que no se drogaban ni bebían”.

Luego, cuando vio que sus amigos iban a la universidad, ella decidió que haría lo mismo: la única niña en los servicios sociales de Surrey, Inglaterra, que lo consiguió: “Sin duda me merezco un premio por ello”, asegura.

Huevos

Ahora, con 37 años y una familia, visita a su madre varias veces al año pero no quiere ir más allá: esta es una de las razones por las que ha ido posponiendo su boda con su pareja de mucho tiempo.

“No quiero que ella venga a mi boda”, explica. “Pero no me gusta imaginármela sentada sola en casa”.

La madre de Lynne murió hace 13 años de complicaciones causadas por el alcoholismo. Ella revuelve ahora algunas cosas de su madre que están dentro de una caja y que ella juntó tras hacer terapia para superar el luto.

“Lo más difícil es que todo el mundo en la iglesia se levantó y habló de los increíble que era”, dice, recordando la complicada relación que mantenía con su madre.

“Todos mis recuerdos de infancia están marcados por el de mi madre bebiendo”.

“No puedo recordar ni un día en el que no me enviara a mi y a mi hermana con una nota a la tienda: ‘Por favor, venda a mis hijos dos botellas de Olde English [licor de malta] y cuatro latas de Special Brew [cerveza]. Y yo no era la única niña en el bloque de edificios de vivienda pública que hacía eso”.

Su madre podía ponerse problemática cuando bebía, incluso violenta.

“Era muy confuso y triste. Algunas veces me encerraba dentro de mi habitación. Incluso ahora, al contarlo, me vuelve esa sensación en el estómago de que quiero salir de la casa”.

Hoy, su piso es acogedor. Lo opuesto, dice ella, a la casa en la que creció. Y esto es importante.

“Solía sentir que no me merecía nada que fuera saludable y bueno”, explica. Pero ya no le pasa.

Tras mudarse a vivir a Londres, construyó la vida que quería. Se siente querida por su marido y sus amigos. “Simplemente disfruto de eso”, dice.

Figura sobre una caja

Saca algo más de la caja: una etiqueta del hospital en que nació en la que dice cuánto pesaba.

“Me sorprendió que todavía lo guardara”, explica, emocionada.

“Haber tomado conscientemente la decisión de no tener hijos es la consecuencia de todo eso”.

“Me daba tanto miedo no ser capaz de cuidar de otra persona, repetir sus errores. ¿Está en los genes, puede salir esto dentro de mí? Es algo que siempre he pensado”.

Necesidad de orden

Hilary sí tiene un hijo, adolescente, y aprovecha la oportunidad de ser la madre atenta que ella no tuvo.

También se ha asegurado de que, al contrario que su propia madre, una ex enfermera que pasó su vida en casa, ella siempre está ocupada.

“Aprendí la lección de mi madre”, dice.

“Hago mucho deporte, y trabajo. Necesito una estructura”.

“Creo que mi madre estaba sola y triste. Esto me afecta. Creo que hubiera podido recibir ayuda”.

Ella recuerda llegar a casa de una fiesta de Navidad cuando era adolescente y encontrarse a su madre al pie de las escaleras con un cuchillo, amenazando con matarse. Se había bebido el vino oporto de Navidad y lo había reemplazado con refresco, lo cual le creó un conflicto con su marido.

Botella

Hilary llevó a su madre al hospital, donde se quedó ingresada en la unidad de dependencia alcohólica. Al día siguiente en la comida de Navidad nadie en la familia reconoció lo que había pasado.

“Era una gran mentira. Nunca hablábamos de nada en la familia”.

Hoy, todavía odia a los mentirosos.

“Y detesto a la gente que se presenta como algo que no es, porque así fue como yo crecí”.

“El hecho de que no podía hablar sobre cómo era probablemente contribuyó a mi espantosa depresión”, dice Hilary.

Vergüenza y secretos son palabras que salen frecuentemente a hablar con estas mujeres.

Todas hubieran deseado tener a alguien con quien hablar sobre el alcoholismo de sus padres cuando estaban creciendo.

Liz y Karen, que se reconfortan compartiendo sus historias, no tuvieron nadie a quien recurrir cuando eran niñas, y no sabían dónde encontrar una salida.

“Cuando tienes ocho o nueve años no puedes ir a ningún sitio”, dice Liz, que fue víctima de acoso escolar por el alcoholismo de su madre. “No es tu culpa si tu padre es alcohólico”.

Karen asiente. “¿Cuántos niños pasan por esto? Mantener esta presión, estrés y ansiedad dentro de ellos mismos porque no tienen nadie con quien hablar en la escuela. Es triste y horrible y hay niños que están pasando por esto ahora”, dice.

Lynne siente que las autoridades la han decepcionado.

“Me parece increíble que mi madre fuera internada y nadie se preguntara qué pasaba con esa joven adolescente?

“De hecho, esto es lo que más me enfada. Todo el sistema de apoyo en la sociedad, la escuela, el médico, los servicios sociales, ¿dónde estaban?”.

Un tío salvador

Para Hilary hubo cierta ayuda por parte de su tío David, hermano de su madre.

“Ningún otro adulto me había ayudado, nadie intervino”.

Ella describe cómo los metía en un coche a ella y sus hermanos y los llevaba a dar vueltas hasta que se relajaban y le contaban historias sobre cómo se emborrachaba su madre.

Vaso de vino

Él convenció a la madre de Hilary de que dejara de beber durante tres meses para que ella pudiera concentrarse en sus exámenes de bachillerato.

“Él nos hizo sentirnos seguros. De pronto el sol brilló en mi vida”.

Su madre solo se mantuvo sobria durante esos tres meses, pero Hilary pudo aprobar sus exámenes y luego escapar de los estreses de casa para ir a la universidad.

Nunca se ha olvidado de la bondad de su tío y lo visita todas las semanas.

El padre de Karen dejó de beber hace 13 años, pero ella todavía tiene una pesadilla que se repite. “Todavía tengo ese pánico de: aquí vamos de nuevo”.

¿Habla con sus padres de lo que pasó? “Nunca”.

“Ahora que soy madre, pensar en comportarme así con mi hijo me resulta increíble”, añade.

“El estrés que nos produce solo qué darles de comer”.

Liz está de acuerdo. “Sí, cinco veces al día”.

“¡Y tú sobreviviste con un saco de patatas todo un fin de semana!”, bromea Karen.

Y ambas se ríen de nuevo.

Descubriendo el interior de Júpiter: primeros resultados científicos de Juno

http://danielmarin.naukas.com/2017/05/30/descubriendo-el-interior-de-jupiter-primeros-resultados-cientificos-de-juno/

La sonda Juno fue lanzada hacia Júpiter en 2011 con un objetivo apasionante: descubrir cómo es el interior de Júpiter. Conocer las características del mayor planeta sistema solar no es solo una cuestión fundamental por derecho propio, sino que además nos permitirá desentrañar gran parte de los misterios asociados con la formación del sistema solar e incluso desentrañar el origen los planetas extrasolares alrededor de otras estrellas. Juno llegó a Júpiter el 27 de agosto de 2016 y se situó en una órbita con un perijovio de tan solo 4.000 kilómetros y un apojovio de 8,1 millones de kilómetros (más allá de la órbita de Calisto), con un periodo de 53,5 días. La sonda debía reducir el periodo de su órbita a 14 días para llevar a cabo su misión científica, pero un fallo en el sistema de presurización de helio del motor frustró esta maniobra y Juno se quedará durante el resto de su misión hasta 2021 en la órbita actual. Esto implica que Juno tardará tres años más de lo previsto en conseguir sus objetivos.

Júpiter visto por JunoCam (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS).
Júpiter visto por JunoCam (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS).

El equipo de Juno publicó la semana pasada los primeros resultados científicos de la misión a pesar de que la nave solo ha realizado cinco pasos por el perijovio (en realidad los resultados publicados han usado los datos de solo los tres primeros pasos como mucho). ¿Y qué misterios nos ha revelado Juno? De entrada, el principal descubrimiento ha sido darnos cuenta de lo poco que sabemos sobre el interior del mayor planeta del sistema solar.

Empecemos por los datos gravimétricos. No se suele publicitar mucho porque la verdad es que se trata de un tema complicado y además no existen imágenes bonitas que se puedan usar como apoyo, pero el objetivo principal de Juno es analizar la estructura interna de Júpiter a través del experimento de radio. Entonces, ¿ha confirmado Juno que Júpiter tiene un núcleo denso como predecían los modelos tradicionales o que en realidad posee un núcleo borroso de acuerdo con las teorías más recientes? Con solo un par de pasos por el perijovio analizados en profundidad los datos gravimétricos no son ni mucho menos concluyentes, pero todo indica que la hipótesis borrosa va ganando terreno. Es decir, ya podemos dar por obsoletos la mayor parte de modelos e infografías del interior de Júpiter. En vez de tener un gran núcleo estratificado de hielo, roca y metal, el gigante joviano parece poseer un pequeño núcleo sólido en su interior rodeado de una región donde los materiales más densos están mezclados con el hidrógeno y el helio que componen la mayor parte de su masa. Este núcleo difuso podría ocupar desde el 30% al 50% del diámetro del planeta (!).

Resultados preliminares de los datos gravimétricos de Juno comparado con algunos modelos teóricos ().
Resultados preliminares de los datos gravimétricos de Juno comparado con algunos modelos teóricos ().

Cuando dispongamos de los datos de más pasos por el perijovio se podrán analizar los armónicos de orden superior con más detalle y afinar mucho mejor los modelos del interior del planeta. Por el momento solo se han estudiado los armónicos del potencial gravitatorio hasta orden 6 (J6), pero Juno será capaz de analizar armónicos de hasta orden 20 o 30 (como comparación, Cassini solo podrá estudiar el interior de Saturno hasta los armónicos de orden diez durante el transcurso de su misión Gran Final).

Modelo del interior de Juno con un núcleo difuso acorde con los datos de Juno ().
Modelo del interior de Juno con un núcleo difuso acorde con los datos de Juno (Wahl et al.).

Pero, sin duda, la gran sorpresa de la misión y el aspecto más impactante para la opinión pública han sido las imágenes de la modesta cámara JunoCam (la sonda Pioneer 11 ya nos había mostrado el polo norte de Júpiter en los años 70, pero a una distancia diez veces mayor que la de Juno). Como ya hemos comentado en anteriores entradas, gracias a esta cámara hemos podido disfrutar por primera vez de las regiones polares de Júpiter. La principal conclusión es que, por motivos desconocidos, los polos de Júpiter se diferencian dramáticamente de los de Saturno (no hay un hexágono como en Saturno ni un vórtice polar) y, además, el polo norte del planeta es distinto al polo sur. Por encima de las latitudes 70º norte y sur las famosas zonas y cinturones de Júpiter dejan paso a estructuras discretas que destacan sobre un fondo más oscuro que en el resto del planeta. Llaman la atención los numerosos óvalos de color blanco con un diámetro de entre 50 y 2000 kilómetros. Se trata de tormentas (ciclones) que giran en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte. Sea como sea, estamos ante un espectáculo de la naturaleza que nadie había visto con anterioridad.

Diferencias entre el hemisferio norte y sur de Júpiter según JunoCam (Bolton et al.).
Diferencias entre el hemisferio norte y sur de Júpiter según JunoCam (Bolton et al.).
Vista del polo sur de Júpiter (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Betsy Asher Hall/Gervasio Robles).
Vista del polo sur de Júpiter (NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Betsy Asher Hall/Gervasio Robles).

Las imágenes de JunoCam han permitido alcanzar una resolución asombrosa en las latitudes ecuatoriales. Tanto que se pueden ver cientos de tormentas con forma de columna que se elevan unos cincuenta kilómetros por encima de la capa de nubes inferior. No está claro si estas nubes están formadas por agua (la capa de nubes intermedia en Júpiter) o amoniaco (la capa más exterior). Puesto que se ve la sombra de estas nubes gigantescas en las imágenes (!) esto significa que somos capaces de atisbar por primera vez la majestuosa estructura tridimensional de la atmósfera de Júpiter.

(NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).
En esta imagen se aprecia la sombra de nubes de agua o amoniaco en el ecuador que se extienden casi 25 kilómetros (NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).
(NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).
Imagen en la que se aprecian las sombras de numerosas nubes que se elevan 50 km por encima de la capa inferior (NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).
Más nubes altas proyectando sombra (NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).
Más nubes altas proyectando sombra (NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).
asas ().
Secuencia de imágenes de JunoCam durante un paso por el perijovio (NASA/SWRI/MSSS/Gerald Eichstadt/Sean Doran).

Pero no solo JunoCam nos ha deleitado con imágenes espectaculares. Incluso el modesto sensor estelar de la sonda (SRU-1) captó una preciosa fotografía de la constelación de Orión con el anillo de Júpiter en primer plano durante el primer paso por el perijovio del 27 de agosto de 2016. Es la primera vez que vemos el anillo de Júpiter casi desde la superficie nubosa del planeta.

El anillo de Júpiter con Orión al fondo visto por el sensor estelar de juno (NASA/JPL-Caltech/SwRI).
El tenue anillo de Júpiter con Orión al fondo visto por el sensor estelar de juno (NASA/JPL-Caltech/SwRI).

Y hablando de amoniaco, el radiómetro de microondas (MWR) también ha deparado sorpresas. Recordemos que este es el segundo instrumento más importante tras el experimento de radio para medidas gravimétricas. MWR tiene como objetivo principal medir la temperatura y la abundancia de amoniaco y agua en la atmósfera de Júpiter, lo que nos sirve para determinar la proporción de oxígeno y nitrógeno del planeta (la sonda Galileo detectó un déficit de agua en la zona de la atmósfera por la que descendió). Pues el caso es que MWR ha detectado que el cinturón ecuatorial de Júpiter se extiende a una gran profundidad, mientras que el resto de zonas y cinturones no se comporta de igual modo. La abundancia de amoniaco presenta, contra todo pronóstico, una enorme variabilidad hasta una profundidad de varios cientos de kilómetros, cuando se esperaba que su distribución bajo las capas de nubes fuese homogénea. Efectivamente, MWR ha podido ver una célula convectiva rica en amoniaco que alcanza una profundidad de unos 300 kilómetros como mínimo.

Variación de la abundancia de amoniaco según el instrumento MWR (en azul zonas con poco amoniaco)  (NASA/JPL-Caltech/SwRI).
Variación de la abundancia de amoniaco según el instrumento MWR (en azul zonas con poco amoniaco) (NASA/JPL-Caltech/SwRI).
(Bolton et al.).
Detalle de los datos de MWR (Bolton et al.).
Perfiles de temperaturas de MWR (Bolton et al.).
Perfiles de temperaturas de MWR (Bolton et al.).

Por otro lado, el instrumento JIRAM nos ha proporcionado una vista única de las regiones calientes de Júpiter. Es cierto que ya hemos podido contemplar imágenes parecidas mediante telescopios infrarrojos terrestres, pero JIRAM ofrece una resolución y un punto de vista excepcionales. Con respecto al misterio de la ‘sequedad’ de la zona por la que descendió la sonda Galileo, JIRAM ha comprobado que la humedad de la atmósfera varía dramáticamente incluso dentro de las zonas calientes (regiones dominadas por aire seco), así que el debate sobre la abundancia de agua en Júpiter con respecto a la media del sistema solar sigue sobre la mesa.

Zonas calientes de Júpiter vistas por JIRAM (NASA/J.E.P. Connerney et al).
Zonas calientes de Júpiter vistas por JIRAM (NASA/J.E.P. Connerney et al).
Detalle de la imagen anterior (NASA/J.E.P. Connerney et al).
Detalle de la imagen anterior (NASA/J.E.P. Connerney et al).

Y, por supuesto, el gigantesco campo magnético de Júpiter tampoco ha defraudado. No en vano estamos hablando del campo magnético más potente del sistema solar tras el Sol. Los magnetómetros de la sonda han descubierto que el campo magnético es dos veces más potente de lo esperado (diez veces más potente que el campo magnético terrestre) y que aparentemente se genera en una zona mucho más cercana a la superficie de lo que se creía. Hasta ahora la hipótesis predominante era que el campo magnético joviano se generaba en la región de hidrógeno metálico, pero los datos de Juno sugieren que podría crearse justo por encima de la frontera entre el hidrógeno molecular y el metálico. Las irregularidades de la magnetosfera son muy llamativas si tenemos en cuenta que Júpiter no posee una corteza que interfiera con las líneas de campo procedentes del interior.

Detalles de la magnetosfera joviana. Se pueden ver las irregularidades en el dipolo (Bolton et al.).
Detalles de la magnetosfera joviana. Se pueden ver las irregularidades en el dipolo (Bolton et al.).

Por último, el instrumento JEDI dedicado a analizar las partículas de la magnetosfera, así como JADE y UVS, dedicados a estudiar las auroras de Júpiter, también han contribuido lo suyo a la orgía de datos. Como botón de muestra, ahí va este vídeo de las auroras australes de Júpiter en el que se aprecia la huella magnética de Ío:

(et al.).
Iones detectados en la magnetosfera de Júpiter (Connerney et al.).
asa
Partículas e intensidad de la magnetosfera de Júpiter según Juno (Connerney et al.).

A Juno le queda todavía mucha misión por delante, pero solo con los escasos datos recibidos ya es más que suficiente para dejarnos aturdidos ante tanta maravilla. Quien pensase que ya conocíamos casi todos los secretos de Júpiter estaba muy equivocado. El mayor planeta del sistema solar es todavía más fascinante de lo que imaginábamos.

Referencias:

Si quieres criar niños mejor preparados, diles ‘no’

https://www.nytimes.com/es/2017/05/25/si-quieres-criar-ninos-mejor-preparados-diles-no/?smid=tw-espanol&smtyp=cur

Read in English

A pesar de la tentación de los padres de ceder a todos los deseos de sus hijos, las investigaciones demuestran que hay un lado traicionero detrás del afán por poseer todas las cosas nuevas que tienen los demás. Este anhelo fomenta una sensación de carencia que nunca puede satisfacerse. Primero, quieren la muñeca, después todos sus accesorios y, más tarde, por supuesto, la mansión de cuatro niveles en la que vive.

Así que me he propuesto decir no algunas veces. Al principio, como se imaginan, mis hijas de cuatro y nueve años de edad se rebelaron. Me tacharon de ser un mal padre y recibí una gran cantidad de miradas infames. Sin embargo, con el paso del tiempo, se dieron cuenta de la diversión que puede surgir a partir del no. Ahora mis hijas saben que la muñeca Barbie puede jugar con peluches y muñecos de otro tipo, lo que les otorga a los juguetes una segunda vida.

Y resulta que decir que no también es valioso más allá de ser una manera de evitar niños consentidos. Cuando les damos a nuestros hijos lo que quieren todo el tiempo, les quitamos la oportunidad de encontrar soluciones que se adapten a lo que ya tienen. Los niños que aprenden de la negativa se dan cuenta a temprana edad de que no siempre contarán con la herramienta perfecta para cada trabajo. Es posible que no sepan algo, que no tengan algo o no sean algo, pero eso no significa que dejen de perseguir sus metas; más bien es el momento para comenzar a activar su capacidad de usar sus recursos y encontrar otro camino.

Perseguir cosas que no necesitamos durante muchos años disminuye nuestra propia capacidad de sacar provecho a lo que ya tenemos.

Los pequeños son ingeniosos por naturaleza. Si a los niños de uno a tres años de edad les damos un sartén, podrán imaginarse todo tipo de usos. Como adultos nos quedamos estancados en su uso para freír comida. Perseguir cosas que no necesitamos durante muchos años disminuye nuestra propia capacidad de sacar provecho a lo que ya tenemos. También es un mal ejemplo para nuestros hijos.

En un estudio, los investigadores les pidieron a niños de primaria que ayudaran a el oso Bobo, un muñeco de peluche, a alcanzar su león de juguete con la ayuda de algunos materiales: bloques de construcción, un lápiz, una goma, una pelota, un imán, un auto de juguete y una caja de madera.

Los niños de mayor edad fueron capaces de desarrollar más formas para resolver este tipo de problema. En promedio, los niños de seis y siete años de edad lograron dar con la solución correcta más rápido (poner los bloques de construcción encima de la caja de madera), que los niños de cinco años de edad.

Sin embargo, hubo una condición en el experimento con la que los niños más jóvenes superaron a los más grandes y no tuvo nada que ver con el talento nato ni las tendencias artísticas.

Los investigadores hicieron un cambio sutil en la manera de presentar los materiales. En lugar de colocarlos sobre una mesa, utilizaron la caja de madera para poner todo lo demás dentro. A los niños más grandes les costaba trabajo considerarla algo más que un recipiente. Para los niños más pequeños, la caja continuaba siendo un recurso tan flexible como antes.

Cada vez que accedemos a comprarles todo lo que piden, los condicionamos sutilmente a que consideren que sus recursos tienen usos limitados. Una negativa cada cierto tiempo los forzará, en este caso de modo literal, a pensar fuera de la caja.

Mucha gente que creció con carencias reconoce el ingenio como una habilidad esencial para salir adelante.

En varias culturas occidentales se tiende a ver la abundancia como símbolo de éxito, lo que incita a algunos padres a comprar cosas que en realidad no pueden costear. Como prueba tenemos las fiestas para celebrar los 15 años, o en otros casos la mayoría de edad de los hijos, que suelen organizar padres de todos los niveles socioeconómicos, incluso si hacerlo significa endeudarse.

Mucha gente que creció con carencias reconoce el ingenio como una habilidad esencial para salir adelante. Aquellos que tuvimos la fortuna de crecer en relativa abundancia nos podemos beneficiar de pasar por momentos ocasionales de escasez.

Por supuesto, no estoy sugiriendo que a los niños se les niegue el suministro de cosas que sí necesitan, como comida saludable, ropa y amor.

Sin embargo, muchos de los deseos que les cumplimos generan el mensaje equivocado. Cuando hacemos que los niños experimenten escasez de vez en cuando, los ayudamos a resolver problemas de modo más eficiente.

En otro estudio, realizado con adultos, un grupo de participantes escribió un breve ensayo acerca de algún momento de su niñez en que no hubieran tenido muchas cosas; simultáneamente, otro grupo escribió acerca de crecer con lujos. Después, los investigadores les plantearon a ambos grupos un problema que requería utilizar plástico de burbujas de maneras distintas. Aquellos que pertenecían al grupo que experimentó escasez ofrecieron mejores soluciones en comparación con el grupo que creció en la abundancia.

Esta estrategia ha funcionado maravillosamente en nuestra familia y recibí el mejor halago posible después de la fiesta de cumpleaños de mi hija mayor. Me dijo alegremente: “Fue el mejor día de mi vida”. En lugar de gastar en una fiesta, organizamos una búsqueda del tesoro en un parque cercano y les pedimos a los niños que exploraran el área en búsqueda de cosas que pudieran utilizar para resolver problemas; por ejemplo, para crear recipientes que pudieran proteger un huevo de una caída de 30 metros. Los niños se dividieron en tres equipos, cada uno con una combinación única de materiales diversos como periódico, tazas, tierra, algodón y plástico de burbujas.

Los niños, ingeniosos por naturaleza cuando los dejamos, se divirtieron a lo grande. Y no hubo huevos rotos.

Todo iba bien hasta que llegamos a casa. “¿Ya puedo abrir mis regalos?”, me preguntó mi hija. “Sí”, respondí dudoso. Tendré muchas más oportunidades en el futuro para mi próximo no.

Científicos descubren que el cerebro “se come” a sí mismo cuando no dormimos lo suficiente

http://www.biobiochile.cl/noticias/ciencia-y-tecnologia/ciencia/2017/05/29/cientificos-descubren-que-el-cerebro-se-come-a-si-mismo-cuando-no-dormimos-lo-suficiente.shtml

Muchas veces hemos escuchado acerca de los efectos inmediatos de la falta de sueño, tales como disminución de la concentración y proactividad, torpeza y somnolencia, entre otros.

Sin embargo, una nueva consecuencia de este poco recomendado hábito ha sido divulgado recientemente.

Un equipo de neurólogos de la Universidad Politécnica de Marche, Italia, determinó que la privación de sueño estimula la actividad de los astrocitos, células gliales que generalmente destruyen la sinapsis consideradas como “inútiles”, lo que lleva a la destrucción de otras conexiones en el cerebro.

“Demostramos por primera vez que una parte de las sinapsis son literalmente devoradas por los astrocitos debido a la falta de sueño”, comentó el líder del estudio, Michele Bellesi, al sitio especializado New Scientist.

Junto con esto, el grupo de expertos indicó que otro tipo de células, conocidas como microglías, aumentan su actividad después del insomnio.

Estas microglías están vinculadas a diferentes trastornos cerebrales, además de la enfermedad de Alzheimer.

planetchopstick (CC) Flickr
planetchopstick (CC) Flickr

Los especialistas llegaron a estas conclusiones luego de comparar el funcionamiento del cerebro de ratones. Mientras un primer grupo de roedores durmió lo suficiente, otro grupo fue mantenido despierto por cinco días.

Aún restan nuevas investigaciones para determinar, por ejemplo, si dormir lo suficiente posteriormente limita el daño que el insomnio causa al cerebro, razón por la cual los neurólogos continuarán con los estudios.

Cabe señalar que una persona necesita dormir en promedio entre 7 y 9 horas diarias, aunque no todos cumplen con esta regla.

De hecho, quienes duermen 6 horas o menos por noche, se exponen a importantes riesgos. De acuerdo a un estudio de la Universidad de Texas, después de 7 noches de poco sueño ya sufrimos alteraciones genéticas que podrían desencadenar en problemas cardíacos y obesidad, entre otras enfermedades.

Para ahondar en estos -y otros puntos- puedes ingresar a este enlace.

Lola Montez

Ya he puesto alguna canción de Volbeat, pero es que son realmente buenos. Banda danesa que son muy radiados en estaciones de rock americanas y llegan a los primeros puestos de estas.

Feel the fire where she walks
Lola Montez so beautiful
Shady and a tempered dame
Blinding your eyes with her spider dance

Her performance utterly erotic subversive to all ideas
And for public morality
And cool as she was she didn’t care
See the miner throw his gold
Lifting her skirt howling loud like a wolf
Hell raising and full of sin
When Lola was dancing and showing her skin

Wherever she walks
She’ll be captivating all the men
Don’t look in her eyes
You might fall and find the love of your life heavenly
But she’ll catch you in her web
The love of your life, yeah.

Feel the fire where she walks
Lola Montez so beautiful
Shady and a tempered dame
Blinding your eyes with her spider dance

Well notorious I have been
But never for fame that’s what she said
Dear Henry taste my whip
Never to see any words you print

Wherever she walks
She’ll be captivating all the men
Don’t look in her eyes
You might fall and find the love of your life heavenly
But she’ll catch you in her web
The love of your life, yeah.

Oh Lola I’m sure that the love would have been
The key to all your pain
The key to all your pain
No words will later come
Did the spider bite your tongue
We will surely not forget
We will surely not forget
The Lola spider dance

Whoa!

Don’t look in her eyes
You might fall and find the love of your life heavenly
But she’ll catch you in her web
The love of your life, yeah

Y de regalo una verdadera obra maestra:

Y una canción  épica para tener el pañuelo en la mano:

Nosotros, la música y la música que es una mierda

http://valenciaplaza.com/nosotros-la-musica-y-la-musica-que-es-una-mierda

Hace unos meses aparecía el libro Música de mierda, de Carl Wilson, un ensayo que cuestionaba el concepto del buen gusto aplicado al pop. Ahora aparece Mierda de música, firmado por varios autores –Rodrigo Fresán, Marta Sanz, Nacho Vegas…- que realizan su particular aproximación a dicha dicotomía. Un libro que me inspira para escribir mi propia aportación sobre el tema

Vengo cultivando mis gustos musicales de una manera consciente desde la adolescencia. Han sido elecciones fundamentales, que además de hacerme disfrutar han configurado mi personalidad y mi profesión. Por eso son mucho más que una serie de nombres o discos. Son un territorio con el que me identifico. También me han servido como inspiración en mi trabajo, que en muchos casos sigue siendo un privilegio. Creo en la música que me gusta y la necesito como los pulmones necesitan el aire, pero hace ya bastante tiempo que entendí que escucharla no me convierte de por sí en alguien mejor o peor. Solo me ayuda a ser quien soy. La música de mi casa y mi ipod y mi equipo no es, objetivamente, mejor o peor que la de nadie. Es la que me gusta, es la que necesito lo mismo que otros necesitan la que les haga felices o la que les eleve el espíritu. La música que me gusta es aquella sobre la que suelo escribir. Hay música que también me gusta de la que no suelo escribir porque nadie me pide que lo haga, o porque encaja que lo haga en los medios en los que colaboro. El espectro de mis gustos es amplio y no tiene por qué reflejarse necesariamente en mi trabajo.

En el comienzo había de todo…

Durante mi infancia escuché prácticamente de todo. En casa de mis tíos abuelos había una colección de singles que acabaron en la mía. Sara Montiel, Los Cinco Latinos, Tom Jones, Mari Trini, Nino Bravo, Los Bravos y unos discos que sacaba el coñac Fundador con una portada genérica que no recuerdo qué canciones tenían. En el coche de mi padre sonaban discos de Armando Manzanero, Moncho, Jesucristo Superstar, Engelbert Humperdinck, Donna Summer, Serrat y juraría que durante una temporada –un préstamo de mi tío Fernando-, una casete de Barbra Streisand. Antes de encontrar una música hecha a la medida de mis emociones, ilusiones, frustraciones, etc., ya había tomado contacto con la cultura del rock e iba recorriéndola a bandazos. El cine –por medio de Tommy– me llevó a The Who y ellos a su vez me llevaron a Rick Wakeman, Elton John y Mike Oldfield. Con los años descubriría que los discos que me gustaban de toda esta gente no eran precisamente los mejores de su trayectoria. En 1976 mi álbum favorito era Too old to rock & roll, too young to die, oficialmente considerado como uno de los más flojos de la discografía de Jethro Tull. A mí me encantaba, y cuando los vi en concierto en un Popgrama, me parecieron soberbios. Poco después renegaría de todo aquello porque había empezado a escuchar cosas tan exquisitas como The Velvet Underground. Lo de exquisitas se puede leer en cursiva o sin cursiva, que lo decida cada lector.

Disco sucks

Cuando en el colegio decía que me gustaba Velvet Underground, la mayoría de melómanos que me rodeaban contestaban que aquello era una mierda inaudible, chirriante y desafinada. A mí en cambio me parecía una mierda todo lo que no fuese Velvet Underground. Todo lo que careciera aquel halo maldito y exclusivo y extraño que les rodeaba a ellos y a sus componentes, Lou Reed, John Cale, Nico. Me sentía como un elegido por haberlos elegido a ellos. Entonces llegó el momento de salir en pandilla y preocuparse por ligar. Fue el verano de Fiebre del sábado noche, que a mí me parecía entonces una soberana horterada. Pero había que ir a la discoteca de la Pobla de Farnals para intentar intimar con las chicas. Allí bailábamos lo que hiciera falta: Boney M, Silver Convention, Eruption, Bee Gees, Amii Stewart… Canciones prohibidas por el buen gusto que a mí me gustaban. Y no podía evitar sentirme mal porque se suponía que no se les podía tener consideración alguna porque eran la antítesis de lo que era realmente bueno: Lou Reed, Patti Smith, los Stones.

Compatibilizar aquella dualidad no era complicado, lo complicado era explicarla o defenderla. Y ahora llega ese momento en mi historia, finales de 1980, el que Talking Heads se decantaron por el funky y hubo quien dijo que aquello era una mierda discotequera porque ya no eran rock. Un par de años después Alaska y los Pegamoides sacaron Bailando y ahí ya hubo un antes y un después musical en mi existencia, un punto de inflexión ahora en castellano. No faltaba quien pensaba que Alaska y los Pegamoides eran una basura porque tocaban mal y cantaban mal; ellos y todos los grupos de la movida.

¿Y tú de quién eres?

Una de las cosas que me gustaba de aquellos grupos españoles era que reivindicaban cosas que parecían reñidas con cierta idea de la exquisitez. Muchas de ellas venían de nuestra cultura popular, de Karina a Lola Flores. Y mientras la movida cuajaba como fenómeno sociocultural, empezaron a florecer cantautores situados en el extremo opuesto de aquellas premisas. Joaquín Sabina y Javier Krahe, por ejemplo. En aquella época me subyugaban las letras de Krahe; pero sus letras, sus discos y lo que él representaba eran considerados una mierda para la modernidad. A mí me gustaba Krahe, y también me gustaban Psychedelic Furs y Laurie Anderson, y eso puede crear un nivel de confusión a tu alrededor importante. No queremos que se nos despiste. Queremos tener pistas claras sobre quién tenemos delante, información de la buena. Este es hippie, éste es punk y ese de allí, gótico, y ése de más allá, un flamenco. Yo creo que ser solamente una cosa es un rollo, salvo que seas los Ramones o Chic, es decir, que seas un estilo en ti mismo. Una afición fomentada por Pegamoides y Dinarama. Leías entrevistas con Dinarama, tan desprejuiciados, tan a favor de decir “sí, me gusta esto, ¿qué pasa? ¿No cuadra con tu esquema del buen gusto? Pues vamos a grabar una versión de Rafaella Carrá para que te cuadre menos todavía”. Fangoria, hace 13 años, reivindicaban a Camela.

El grunge y lo auténtico

Entonces empecé a escribir en Ruta 66, una revista que promovía la autenticidad del rock & roll como género predominante en la música pop. Paralelamente, seguía escuchando cosas que no tenían ninguna cabida en la publicación (porque estaban en las antípodas de esa autenticidad) pero al final llegué a convencerme a mí mismo de que, más allá de lo que implica una especialización, existía una música buena y otra mala. Fue una época algo talibana. Y entonces ocurrió lo de Nirvana. Se convirtieron en el paradigma del triunfo de los marginados, y desbancaron a Michael Jackson del primer puesto de las listas (por cierto, desde el primer momento Thriller me gustó mucho) y le plantaron batalla a un grupo que a mí me parecía un horror, como Guns N’Roses. A su vez, Kurt Cobain reconocía sin pudor que una de sus grandes influencia eran Abba, un grupo de pop, un grupo comercial, un grupo que había ganado Eurovisión (eso seguramente Cobain lo ignoraba), y que carecía de coartadas intelectuales. Dos años después Kurt Cobain se pegó un tiro. Su música era considerada la panacea para muchísima gente, y eso acabó haciéndole tremendamente infeliz. Nos acaloramos por asuntos que realmente dan igual y no somos capaces de percibir otras más importantes.

La canción de los limones

Y llegamos a 1995. Al momento en el que vi en el programa de Pepe Navarro a Juan Antonio Canta haciendo La canción de los 40 limones. Aquello no era una simple canción chistosa, ni aquel era un colgado made in Spain dispuesto a triunfar exhibiéndose. Ahí había talento, humor, poesía, pero el contexto se lo comía. Fui a verle en directo al Teatro Alfil, en Madrid y mis sospechas se confirmaron. Le entrevisté para El País de las Tentaciones cuando sacó su álbum, un disco cruelmente ignorado a pesar de su calidad, Las increíbles aventuras de Juan Antonio Canta. Canta era visto como una atracción de feria en aquel programa nocturno, al lado de La Veneno y de Pepelu. Era un gran artista pero se le consideraba un hortera porque tenía una canción aparentemente ramplona y muy pegadiza. Recuerdo hablar de él con Sabina en su casa, y alegrarme mucho al ver cuánto lo respetaba.

No olvideis que a Salinger le gustaba Dinastía

Canta se suicidó dos días antes de la Nochebuena de 1996, víctima de una depresión en la que seguramente tuvo algo que ver el hecho de saber que jamás se le iba a tomar en serio como artistas, como creador de buena música. Lo realmente triste es que lo que hacía era muy bueno y que sin embargo, habrá quien todavía piense que no lo era. Porque el afán de juzgar y calificar parece que siempre es más fuerte que el hecho de entender exactamente lo que estamos escuchando. Escuchar a, por ejemplo, Leonard Cohen, no nos hace mejores que si escuchamos a Bisbal. Hay grandes gilipollas y reverendos cabronazos que escuchan música objetivamente muy buena. Lo que nos mejora o empeora como personas es lo que somos capaces de hacer con esa información. Lo demás es pose, prejuicios, carne de redes sociales, una verdadera mierda.

Descifrando el gran código

http://naukas.com/2010/07/16/descifrando-el-gran-codigo/

En los años 60, y tras el descubrimiento por Watson y Crick de la estructura del ADN, comenzó la carrera para descifrar el código genético, la piedra Rosetta de la bioquímica.

Esta es la historia de la lucha entre Marshall Nirenberg y Severo Ochoa para romper el código más importante al que el ser humano ha hecho frente.

La competición de dos grandes mentes

En 1959 Severo Ochoa era galardonado con el premio Nobel por sus investigaciones sobre la síntesis del RNA, el intermediario entre la información genética del DNA y las “máquinas” proteicas. Sus trabajos le habían puesto a la cabeza de una de las búsquedas más importantes que había conocido la ciencia: la clave del código genético. Sin embargo, a principios de los años 60 un recién llegado al campo, el Prof. Marshall Nirenberg, pondría a prueba al genio español.

Ambos investigadores analizaron que combinaciones de bases de DNA generaban in vitro cada aminoácido utilizando técnicas derivadas de las investigaciones de Ochoa (por ejemplo una cadena de RNA CCCCCC… siempre genera el aminoácido prolina). La pelea entre ambos investigadores fue desigual: Ochoa estaba a la cabeza de dichos descubrimientos al disponer de las grandes herramientas que había desarrollado durante la década anterior. Sin embargoNirenberg había atraído, con razón, la atención del mismísimo Francis Crick.

El primer gran paso consistió en descifrar el número de bases de DNA que codificaban cada uno de los 22 aminoácidos. 2 bases de RNA parecían quedarse cortas (4 tipos de base (A,U,G,C) en dos posiciones = 16 combinaciones) mientras que 3 bases (tripletes) se quedaban muy largas, 64 combinaciones. Si bien Francis Crick, entre otros, había sugerido esta opción razonando que varios tripletes codificarían un único aminoácido.El uso de polinucleótidos desordenados que contenían sólo dos bases (A,C en cualquier orden, por ejemplo CCCAAACCACACAAC…) y un buen análisis estadístico de los aminoácidos generados permitió al grupo de Niremberg demostrar que la proporción de 2 de los aminoácidos generados sólo era posible mediante tripletes: combinaciones de dos C y una A para los dos casos, aunque aun no sabían el orden. (ver figura 1). Por primera vez el grupo de Nirenberg parecía imponerse al de Ochoa.

Frecuencias teóricas de cada codón posible con combinaciones de las bases A,C y la frecuencias de cada aminoácido producido por dicho RNA

Varios códigos para cada aminoácido

Llegados a este punto, en 1963, se conocían las composiciones de lo que se denominó codones (el tripléte que codifica un aminoácido) pero no su secuencia. Ese mismo año se descubría la forma en la que los aminoácidos se unían a los ribosomas para formar las proteínas: utilizando unos intermediarios denominados tRNAs, específicos para cada aminoácido. Mediante un simple pero brillante experimento de unión+filtración el grupo de Nirenberg descubrió que podían retener un aminoácido específico junto a su tRNA (fenilalanina-tRNA) sólo con tripletes UUU pero no con dobletes UU. La rueda se puso en marcha: si podían conseguir todos los aminoácidos junto a sus tRNA y los 64 tripletes posibles podrían romper el código genético analizando todas las combinaciones posibles. El problema es que en esa época no se podían sintetizar casi ningún triplete y los dobletes eran caros y difíciles de conseguir. El grupo de Nirenberg se hizo con todas las 16 combinaciones de dos bases de RNA posibles a un precio astronómico: más de 25.000 dólares de la época ¡probablemente más de lo que ganaban todos los miembros del laboratorio en un año!. Con gran habilidad y ayuda de la gran bioquímica Maxine Singer consiguieron unir diferentes combinaciones de dobletes a bases sueltas, generando casi todos los tripletes posibles, y realizar los ensayos de unión y filtración.

Con este paso el grupo de Nirenberg rompía el código de casi todos los aminoácidos corroborando que varios tripletes eran responsables de que un único aminoácido (analizaron 54 de las 64 combinaciones posibles), . Además encontraban los patrones de degeneración del código: la última base del triplete podía variar en 4 tipos de combinaciones posibles. El gran Gobind Khorana descifró gran parte de los restantes y confirmó los datos del grupo de Nirenberg.

Donde empieza y termina todo

Código genético

Los últimos retoques del gran código involucraban preguntas muy relevantes ¿Por donde empieza y acaba una secuencia de RNA que debe ser traducida? Los científicos Brian Clark y K. Marcker abordaron dicha cuestión en 1966 descubriendo que la síntesis de proteínas comenzaba con una metionina usando el triplete AUG, mientras que Sidney Brenner and Alan Garen pusieron el broche al descubrir las secuencias que terminaban con la traducción UAA, UGA y UAG.

Roto el código genético, utilizando básicamente enzimas bacterianos, se planteó si dicho código era universal o existían varios en la naturaleza (plantas, bacterias, animales…). Con dicha pregunta en mente, Thomas Caskey and Richard Marshal analizaron los códigos de un tipo de rana, un hamster y la bacteria E. coli descubriendo que el código era esencialmente igual. Así se finalizaba el desciframiento del código genético, la gran proeza de la bioquímica en el siglo XX, nuestro coloso de Rodas.

Premios, reconocimientos y anécdotas

Marshall Nirenberg recibió el premio Nobel junto a Gobind Khorana y Robert Holley(estructura del tRNA) en 1968 por su destacada participación en el descubrimiento del código genético. Se quedaban fuera del premio el propio Ochoa, que podría haber conseguido el segundo, y Maxine Singer entre otras grandes figuras de esta cruzada.

El propio Nirenberg reconoció la aportación de Severo Ochoa al desciframiento del código genético. Curiosamente ambos investigadores pasaron muchos años compitiendo sin conocerse. Cuando lo hicieron Nirenberg ofreció colaboración en la búsqueda que Ochoa rechazó. Podría pensarse que fue un error de Ochoa pero ¿Se habría descifrado el código tan rápido sin esa lucha? Como dice Arturo Pérez Reverte “un buen enemigo te mantiene alerta”.

Marshall Nirenberg murió hace 5 meses con 83 años. No sólo nos legó el desciframiento de nuestro código genético sino que fue un gran modelo para muchos científicos. Nunca dejó de perseguir el conocimiento y tras el código genético ser lanzó a la conquista de la neurobiología.

Referencias:

Casi todos los datos los he obtenido de una revisión del propio Nirenberg que creo todos los bioquímicos deberían leer. A partir de ahí he revisado algunas referencias de artículos originales. Algunos hechos y datos los había oído de boca del propio Brian Clark, postdoc en el laboratorio de Nirenberg y codescubridor de la iniciación de la síntesis de proteínas. Tuve la suerte de conocerle hace unos años en un congreso para estudiantes de doctorado. Más información en el obituario de Nirenberg que publicó la revista Nature.

Imágenes obtenidas de la revisión del propio Nirenberg y de esta web.

Enlaces relacionados, y muy recomendables, escritos por expertos: