La droga y el movimiento obrero en la transición española.

http://www.revistalacomuna.com/memoria/la-droga-transicion-espanola/

Madres contra la droga. Drogas. Movimiento obrero.

La droga y el movimiento obrero: Hoy la heroína está volviendo a entrar en muchos hogares de España, a través de barrios obreros en una situación muy parecida a la década de los 80.

Hablar del movimiento obrero en España en la recién parida transición es hablar de asesinatos políticos, de diezma de una generación entera a lomos del caballo (introducido por el Estado), reconversiones industriales que destrozaron miles de hogares de la clase trabajadora con el engaño de la entrada en la Comunidad Económica Europea (en adelante CEE). Hablar de movimiento obrero es hablar de la intrahistoria de la clase obrera de España, de sus anhelos, su lucha y su militancia.

Manifestación por la vivienda en Vallecas, años 70. Movimiento obrero. Movimiento vecinal.

En la recién estrenada década de los 80 la Unión de Centro Democrático (UCD) comenzaba sus planes de anexión de España a la CEE, argumentando una supuesta mejora de las condiciones de vida del pueblo español con la modernidad de la entrada en Europa, si bien la UCD no podía presentar este programa abiertamente a las masas que acaban de entrar en la supuesta democracia, con un movimiento obrero en alzas en gran parte del Estado, grupos armados revolucionarios sembrando poder popular, un movimiento vecinal reclamando su derecho a ser barrio y clase y un movimiento estudiantil y cultural reclamando su sitio en el espectro político. Para eso hacía falta un plan estratégico diferente, actores nuevos que dividieran a la clase obrera e ir insertando poco a poco la droga en las conciencias de clase.

A través de un pacto de la socialdemocracia europea (en su papel histórico de compañero de perpetuación y reproducción del sistema capitalista) consiguen aupar a la escena nacional a un Partido Socialista Obrero Español (PSOE) totalmente irrelevante hasta el momento, con la desaparición del marxismo de sus estatutos y la aprobación de (entre otros) Willy Brand o Mitterrand, ambos dirigentes de la socialdemocracia europea, consiguen cambiar el terreno de juego del movimiento obrero en España.

Gracias a un aparato económico y comunicativo de carácter general el PSOE consigue llegar a la presidencia del gobierno en 1982 con Felipe González a la cabeza. Desbancando así al Partico Comunista de España (PCE) del juego parlamentario en el que se había encontrado cómodo hasta el momento. Con una imagen joven y combativa, cercana a los “nuevos tiempos” los “socialistas” habían conseguido tergiversar el apoyo de la clase obrera a la lucha popular, llegando a revindicar que la solución pasaba por la toma del poder ejecutivo y respaldando la constitución del 78, es decir perpetuando el régimen. La primera fase estaba completada.

Las reconversiones industriales.

Puerto Real (Cádiz) contra la reconversión naval, año 1987.

El PSOE si podía hacer lo que con la UCD el pueblo se hubiera levantado unido para derribarlo. El famoso referéndum de la OTAN y las reconversiones industriales destrozaron un movimiento obrero que se veía envuelto en el hambre y la miseria.

Comprando a dirigentes de los distintos planos de lucha popular con puestos fijos en ayuntamientos o consejerías, sillones en diferentes planos, desmantelaron sistemáticamente luchas que históricamente habían unido a la clase obrera.

Reinosa (Cantabria) en lucha en 1987.

Las reconversiones industriales de la época supusieron para cientos de familias de la clase obrera una pérdida de dignidad en sus vidas. Con el argumentario de la entrada en la CEE, muchas de las premisas para la misma pasaban por convertir a España en un país del tercer sector financiero. Las grandes fábricas y talleres fueron aniquilados, la economía tradicional fue desapareciendo poco a poco, la minería y la pesca dejaban de ser yacimientos de empleo para convertirse en subgéneros de trabajo. El Acta de Adhesión de España a las Comunidades Europeas se firmó en Madrid, el 12 de junio de 1985 por el presidente del gobierno Felipe González en el Salón de Columnas del Palacio Real, en ella se afirmaba que la industria naval, la siderurgia, textil y minería debía reconvertirse para poder ser miembro de pleno derecho de la misma.

En estos años se crea una red clandestina de tráfico de drogas vinculada a grupos sociales marginados y sectores de ciudadanos de ámbito geográfico perjudicados por las reconversiones industriales y económicas (Galicia, Canarias, País Vasco). Un ejemplo muy claro es la situación de los pescadores en Galicia. La reconversión naval, el agotamiento de los tradicionales caladeros debido a la sobrepesca y la contaminación marítima, y la ampliación a 200 millas de las aguas jurisdiccionales de muchos países, llevaron a la miseria y al paro a miles de familias trabajadoras. Esto ejemplo como tantos otros en las periferias obreras sirvió para el incipiente incremento en el consumo y venta de una nueva mercancía en España. La droga.

Las drogas en España, contextualización y respuesta.

El Estado decide reorientar la “Guerra contra las Drogas” hacia una doble óptica: represiva y terapéutica.

Desde mediados del siglo XX el consumo de droga en España había sido muy limitado por las políticas económicas del país, los consumidores como tal se abastecían de hachís a través de pequeños menudeos en las grandes ciudades. En materia de opiáceos (como pasaba en otros países de ámbito europeo) no había una demanda en las clases populares (como si pasaba con el hachís) y solo se abastecían de ellas la mediana y alta burguesía de España.

La historia más reciente sobre los consumidores de drogas comienza en el año 1973, en pleno tardofranquismo, cuando gobernaba el almirante Carrero Blanco. En ese año se introduce el fallido art. 344 bis, en el Código Penal, que castiga el consumo y tráfico de algunas drogas, para adaptar la legislación española al “Convenio Internacional de Viena” de 1961  y a la “Convención Intencional sobre sustancias psicotrópicas” de 1971.

Hasta ese año, también había en España el carnet de “extradosis” por el cual algunas personas consumidoras de opiáceos podían acceder a dosis legales de morfina en la farmacia. Es significativo que las primeras partidas de heroína en el mercado negro empezaran a circular en 1973.

Marcial Dorado, conocido narcotraficante con el que sería presidente de la Xunta de Galicia, Nuñes Feijóo en un barco de recreo en 1995.

En los años 70 se siguió vendiendo en las farmacias españolas anfetaminas, a pesar de la prohibición internacional. Con la muerte de Franco en el año 1975 y el empiece de las reconversiones industriales muchos marineros se ven obligados a trabajar para subsistir en las incipientes redes de contrabando de hachís, creadas a partir de las mismas redes de contrabando de tabaco rubio americano que en Galicia existían desde los años 50. Los gerifaltes de estas redes siempre han mantenido una estrecha relación con el poder político y económico de la época franquista y posteriormente con sus sucesores (caciques de cada zona y miembros destacados de la UCDAlianza Popular y en la actualidad del PP (Partido Popular).

En 1985 el primer gobierno del PSOE aprobó el “PIan Nacional contra la Droga”. Este plan es la respuesta del Estado ante el enorme aumento del consumo de drogas ilegales en los años 80. El estado decide reorientar la “Guerra contra las Drogas” hacia una doble óptica: represiva y terapéutica. A la vez que comienza a articularse todo un aparato para-gubernamental de asistencia a los “drogadictos”, en manos de sectas y grupos religiosos mesiánicos y redentoristas. El estado crea su propio aparato terapéutico-represivo a partir de un “lumpen” mafioso, universitario y político cercano al PSOE.

El estado crea su propio aparato terapéutico-represivo a partir de un “lumpen” mafioso, universitario y político cercano al PSOE.

La década de los años 80 fue una época terrible para los consumidores de drogas opiáceas. La aparición del VIH-SIDA, la reaparición de la tuberculosis, la extensión de las hepatitis y enfermedades infecciosas entre los usuarios de heroína callejera adulterada diezmó a toda una generación que venía del movimiento obrero exigiendo un cambio real en el sistema político, económico y social de España.

“Cuando seguías el origen de la heroína desde los barrios, siempre llegabas al mismo punto sin retorno: los cuarteles”.

Cuenta Carmen Díaz, presidenta de la Asociación de Madres Unidas contra la Droga, como ella junto con multitud de madres analfabetas en lo institucional pero con un instinto de barrio y clase que les hacía comprender la realidad realmente existente, como se tuvieron que unir, salir del miedo individual, a la lucha colectiva.

Carmen junto con las demás madres vieron como sus hijos luchaban en la calle, desde los barrios, luchando por un movimiento obrero que estaba siendo comprado por las instituciones, y fue precisamente cuando el relevo generacional estaba llegando cuando apareció la heroína. “Cuando seguías el origen de la heroína desde los barrios, siempre llegabas al mismo punto sin retorno: los cuarteles”. Desde Madres contra la Droga lo tuvieron claro desde el principio, sus hijos estaban siendo asesinados por el Estado. Ocuparon la bolsa con una sentada, caceroladas por los barrios, expulsión de los camellos que casualmente no eran del barrio ni se les había visto jamás por el mismo. Lucha de clases contra un enemigo que iba devorando todo a su paso.

Madres contra la droga ante la audiencia provincial en Galicia.

La lucha en los barrios no se hizo esperar, desde los movimientos revolucionarios se hizo la lucha contra la heroína una bandera. La lucha que tuvo Jarrai y la juventud vasca contra la heroína es muestra de ello, en Galicia, Madrid, Cadiz… se luchaba contra la droga desde los movimientos organizados, la batalla contra la droga causo la desarticulación de numerosos dirigentes de movimientos revolucionarios, el asesinato de muchos de ellos, pero también la lucha unitaria contra un enemigo común.

Hoy la heroína está volviendo a entrar en muchos hogares de España, a través de los barrios obreros en una situación muy parecida a la década de los 80, con un repunte del paro para la clase obrera, con una juventud que quiere volver a recuperar ese movimiento obrero, cuando la represión arrecia, el Estado vuelve a introducir la heroína.

La respuesta de la clase obrera debe ser la toma de la lucha en la calle, el mantenimiento de la respuesta popular, la creación de ese poder popular en todos los barrios y pueblos, centros de trabajo y de estudios, la respuesta debe ser la lucha de clases.

Anuncios

Esta es la espeluznante verdad que no sabías sobre las mariposas y que te hará alejarte de ellas

http://ayayay.tv/esta-es-la-espeluznante-verdad-que-no-sabias-sobre-las-mariposas-y-te-hara-alejarte-de-ellas/#modal

beautiful-butterfly-wallpaper1

por: 

Publicado: 2 años

La naturaleza desde siempre ha sido parte de un constante misterio, algo que por mucho que intentemos estudiar, siempre nos va a sorprender de una u otra manera.

Muchos de los organismos que la componen no son lo que parecen. Una planta, por muy bonita que sea, puede ser venenosa, un animal que a la vista parece inofensivo puede transformarse y ser muy agresivo. Y las hermosas mariposas no son la excepción.

Las mariposas son bellísimas, todo el mundo las ama.

Mariposas en una flor

Pero muy pocos saben que, si se les presenta la oportunidad, estarán felices de beber tu sangre.

Mariposa sobre una herida

Pero no te preocupes, no te van a desangrar.

Mariposa en la mano de una persona

Sin embargo, si tienes alguna lesión abierta, te comenzarán a beber la sangre.

Mariposa bebiendo sangre

No se trata de una idea disparatada, la sangre es rica en minerales y nutrientes que le hacen muy bien a la mayoría de los seres vivos.

Mariposa sobre un charco de sangre

La glucosa y el sodio son esenciales en la dieta de casi todas las mariposas, y la sangre tiene una cantidad considerable, al igual que las frutas.

Mariposa sobre frutas

Las mariposas buscan nutrientes en la sangre, heces o charcos de barro.

Grupo de mariposas sobre heces

Las lágrimas también son fuentes de sodio.

Mariposa sobre un cocodrilo

De todos modos, intenta no pensar en esto cuando una mariposa se pose en tu hombro.

Mariposa sobre una hoja

Ah, y no es por asustarte pero… hay una polilla que muerde a las personas para poder extraerles la sangre. ¡Igual que los vampiros!

Polilla que bebe sangre

Una colección de reacciones al Argentina-Islandia que demuestra que nadie recontra maldice como un argentino

http://blogs.publico.es/strambotic/2018/06/argentina-islandia-1/

Argentina, 1 – Islandia, 1. La bicampeona mundial (en el siglo XX, todo sea dicho) no fue capaz de ganar al pequeño país nórdico o, mejor dicho, “no le ganamos ni a 11 cazadores furtivos de focas marinas”, como gráficamente lo describió un iracundo aficionado en Twitter durante el día de autos. Mientras por las venas de los argentinos circulan mini balones de fúbol Tango mezclados con los glóbulos rojos y los leucocitos, en Islandia escriben novelas policiales bajo la aurora boreal. Otro mundo, otro nivel. Y aun con todo…

A continuación, una recopilación de reacciones furibundas al empate de Argentina e Islandia de nuestro querido Iván Solbes que demuestra que nadie es capaz de recontra maldecir en la reputísima como un argentino putiado.

    

Nuevo Foro MDM@nuevoforomdm

Casa de argentinos despues del fallo de Higuain 😂😂😂😂

Visto en el Caralibro de Ibán Solbes, ilustrador y fubolero a partes desiguales.

Eso es verdad…. pero no se puede decir

https://www.vozpopuli.com/en_el_limite/verdad-puede-decir_7_900879905.html

Algunas veces he comentado en público el motivo que me impulsó a lanzarme al difícil ruedo de la columna periodística, a someterme regularmente a la aceptación o rechazo de los lectores. Hace años, en conversaciones con amigos, conocidos, compañeros, tras exponer algún argumento solía escuchar la misma respuesta, casi en tono de susurro: “eso es verdad… pero no se puede decir”. ¿Podía existir algo más absurdo y aberrante? Vivíamos en una sociedad donde sólo la mentira, la consigna, lo políticamente correcto podía pregonarse públicamente. Pocas veces la cruda verdad. ¿Que impulsaba a intelectuales e informadores, ésos que tienen la obligación moral de actuar como conciencia crítica de la sociedad, a autocensurarse de forma tan vergonzante? ¿Cuál era el temor que mantenía atado y amordazado a casi todo el mundo? ¿Y qué ocurriría si un grupo de personas bajase a la arena pregonando la versión contraria, sin complejos, saltándose los tabúes a la torera?

Los grandes medios, especialmente la televisión, difunden con tanta facilidad argumentos sectarios, absurdos, tergiversados, propagadores del miedo

En La Espiral del silencio (1977) Elisabeth Noelle-Neumann explicó los mecanismos psicológicos y sociales que fomentan la adhesión a los dogmas. Los sujetos son mayoritariamente cobardes e inseguros, necesitan la aceptación del grupo, un sentido de pertenencia. Muchos renuncian a su propio juicio, o evitan exponerlo en público, si no coincide con el que perciben mayoritario. Callarán, o abrazarán los planteamientos opuestos, para no sentirse aislados, rechazados por el resto, contemplados como herejes. Algunos, incluso, mantendrán dos criterios contradictorios, una suerte de esquizofrenia: el suyo privado, vergonzante, reservado para su interior, y el mayoritario, ése que garantiza la aceptación de otros. Muchos de mis interlocutores poseían cierta conciencia de la verdad, pero mucha cobardía para reconocerla públicamente. Así, la espiral conduce a que las creencias percibidas como mayoritarias acaben siéndolo realmente. Por ello los grandes medios, especialmente la televisión, difunden con tanta facilidad argumentos sectarios, absurdos, tergiversados, propagadores del miedo.

Romper la espiral de silencio

Todavía peor, en sistemas cerrados, de acceso restringido, donde no prima el mérito sino los favores, las relaciones personales, el miedo se multiplica. Decir la verdad, hablar abiertamente con honestidad, denunciar las injusticias, puede implicar perder favores, contactos, envidiables puestos o, en el caso de los intelectuales, golosas subvenciones. Allí donde impera la injusticia es peligroso tener razón. También desaparece el incentivo para la excelencia intelectual, para formar y estructurar adecuadamente el cerebro, esa costosa y esforzada labor que lo prepara para ejercer el pensamiento crítico, lógico y racional. Por eso existe demasiado fanático e indocumentado, sujetos que creen saberlo todo por repetir consignas escuchadas en televisión.

Cuando un puñado de personas supera el miedo, se lanza a decir o a escribir abiertamente lo que piensa, cuando osa romper los tabúes… todo comienza a cambiar

Ahora bien, cuando un puñado de personas supera el miedo, se lanza a decir o a escribir abiertamente lo que piensa, cuando osa romper los tabúes, poner en tela de juicio los mitos… todo comienza a cambiar. Si el desafío a la ortodoxia se realiza con convicción, sin temor, medias tintas, complejos ni disculpas, si se aportan argumentos profundos, coherentes y racionales, las nuevas ideas despiertan a quienes albergaban la verdad latente. Comienza a disiparse el miedo. Y la nueva corriente va ganando adeptos a medida que muchos se convencen de que será mayoritaria en el futuro. El círculo virtuoso quiebra la espiral de silencio: cada vez más individuos pierden el complejo pues se sienten acompañados. Y un creciente número comienza a mofarse de la absurda corrección política, del oscurantismo imperante, hasta que éste acaba sucumbiendo. El proceso puede ser lento, pero no hay muros suficientes para encarcelar permanentemente a la razón.

Durante décadas, el rey Juan Carlos fue para la opinión pública compendio de virtudes, personaje sin mácula, hombre que encarnaba la perfección. Y recibía halagos a granel de una caterva de pelotas y aduladores. Nadie osaba poner en tela de juicio tamaña falacia hasta que, hace unos 15 años, el editor de este diario, Jesús Cacho, se atrevió a denunciar públicamente sus oscuros negocios, sus connivencias con los poderes fácticos, sus trampas y manejos. Por fin alguien señalaba que el rey estaba desnudo, nunca mejor dicho, abriendo la espita, iniciando un proceso que culminó con su caída en desgracia. No hay mentira que se mantenga eternamente mientras haya sujetos valientes, dispuestos a denunciarla con independencia de lo que puedan trinar los prosélitos.

No existe la “violencia de género”, un término

orwelliano que ciertos manipuladores inventaron para justificar una medieval caza de brujas

Vuelve la caza de brujas

Pero quedan todavía muchos tabúes, mentiras e ignominias. El pasado sábado, Javier Benegas y un servidor escribíamos un artículo titulado: la “violencia de género”, una moderna caza de brujas, un asunto sobre el que habíamos vuelto a escuchar el mismo argumento: tenéis razón pero… no se puede decir. Los inquisidores, los apóstoles del miedo se alimentan de esa autocensura. Ya estaba bien… antes reventar que callar ante la injusticia, la tergiversación y la infamia. En efecto no existe la “violencia de género”, un término orwelliano que ciertos manipuladores inventaron para justificar una medieval caza de brujas, para dividir a la sociedad, para enfrentar a hombres y mujeres. Lo que existe la violencia, el abuso, que deben ser condenados contundentemente con independencia de quien la ejerza y de quien sea la víctima. Las personas honradas, con corazón, repudian el maltrato de cualquier mujer, por supuesto, pero también el de todo hombre, anciano o niño en igual medida. Porque todos son seres humanos. A los ciudadanos de bien les repugna el hecho en sí; a los prosélitos tan sólo el grupo al que pertenece el agresor o la víctima.

Mucho más grave es la “ley de violencia de género”, quizá llamada así porque violenta sin ningún género de dudas, principios fundamentales del derecho como la igualdad ante la ley o la presunción de  inocencia. Una ley de corte totalitario que introduce el delito de autor y, en lugar de reservar el derecho penal para lo que en realidad fue ideado, para casos graves, introduce el delito, de forma sesgada y discriminatoria, en cualquier discusión de pareja que suba de tono y emplee palabras vulgares. Para resolver controversias leves siempre se apeló a la buena voluntad, al sentido común de la inmensa mayoría de las gentes, mucho más acentuados cuando actúan a su libre albedrío que cuando se mueven a remolque de la intoxicadora propaganda, o impulsadas por esas organizaciones interesadas y sin escrúpulos que animan alegremente a la denuncia y a la querella como si de personajes asiduos a los reality shows se tratase. Por no hablar del calvario que muchas denuncias falsas, fuertemente incentivadas por la ley, han infligido a un grupo creciente de hombres.

Muéstrese siempre crítico, desconfíe de las argumentaciones falaces, especialmente si son repetidas incesantemente por la televisión

Para evitar la degradación social, para prevenir lo que Hannah Arendt llamó la banalización del mal, no permanezca nunca callado por miedo al qué dirán. Muéstrese siempre crítico, desconfíe de las argumentaciones falaces, especialmente si son repetidas incesantemente por la televisión; de lo que vea en la pequeña pantalla, créase la décima parte. Manténgase firme, actúe de forma razonada y pierda el temor a lo que puedan pensar los demás. Y, sobre todo, no desaproveche la oportunidad de exponer sus argumentos con contundencia, de manera estentórea, cuando oiga aquello de: “cierto, pero no se puede decir”.

Buscando lagunas de números no primos

https://culturacientifica.com/2018/06/27/buscando-lagunas-de-numeros-no-primos/

En la mítica novela Contacto (1985), del astrónomo y divulgador científico estadounidense Carl Sagan (1934-1996), que sería posteriormente llevada al cine en 1997 por el director Robert Zemeckis, famoso por películas como Regreso al futuro(1985) o Forrest Gump (1994), los extraterrestres envían un mensaje, en forma de impulsos de radio, que consiste en una lista de números primos.

“… lo que estamos recibiendo semeja una larga secuencia de números primos, números enteros solo divisibles por sí mismos y por uno. Como ningún proceso astrofísico genera números primos, me atrevería a suponer que, de acuerdo con todos los criterios que conocemos, esto tiene visos de ser auténtico. […]

– El hecho de que yo sea asesor presidencial sobre temas científicos no significa nada –dijo él–, puesto que mi campo es la biología. Por eso le pido que me explique todo muy despacio. Entiendo que, si la fuente emisora se halla a veintiséis años luz, el mensaje debió de haber sido enviado hace veintiséis años. Digamos que, en la década de los sesenta, unos hombrecitos de aspecto extraño y orejas puntiagudas quisieron hacernos saber cuán aficionados eran a los números primos. Sin embargo, los números primos no son difíciles, o sea que ellos no estarían haciendo alarde de nada. Esto más bien se parece a un curso de recuperación de matemáticas. Quizá deberíamos sentirnos ofendidos.

No –repuso ella con una sonrisa–. Piénselo de este modo. Todo esto no es más que una señal para atraer nuestra atención. Habitualmente recibimos impulsos insólitos provenientes de cuásares, púlsares y galaxias. Sin embargo, los números primos son muy específicos, muy artificiales. Por ejemplo, ningún número par es también primo. Nos cuesta creer que alguna galaxia en explosión o plasma radiante pueda emitir un conjunto de señales matemáticas como estas. Los números primos tienen como objeto despertar nuestra curiosidad.

Pero ¿para qué? –preguntó él, desconcertado.

No lo sé, pero en estas cuestiones es preciso armarse de paciencia. A lo mejor, dentro de un tiempo dejan de enviarnos números primos y los reemplazan por otra cosa, algo más significativo, el mensje verdadero. No nos queda más remedio que seguir escuchando.

Esa era la parte más difícil de explicar al periodismo: que las señales no tenían ningún sentido. Eran solo los primeros centenares de números primos, en orden, para comenzar otra vez desde el principio. 1, 2, 3, 5, 7, 11, 13, 17, 19, 23, 29, 31…

El 9 no era número primo, sostenía Ellie, porque era divisible por 3 (además de por 9 y 1, desde luego). El 10 tampoco lo era, porque era divisible por 5 y por 2 (además de por 10 y 1). El 11 sí era número primo, ya que solo era divisible por 1 y por sí mismo. Sin embargo, ¿por qué optaban por transmitir dichos números? Pensó en un idiot savant, una de esas personas deficientes en destrezas comunes, verbales o sociales, pero también capaces de realizar complicadísimas operaciones matemáticas tales como calcular al momento en qué día de la semana va a caer el 1 de junio del año 6977. No lo hacen para nada, sino solo porque les gusta, porque son capaces de hacerlo…

Los números primos son muy importantes desde el punto de vista matemático, y juegan un papel fundamental en todas las áreas de las matemáticas, en particular, en la aritmética y la teoría de números. Esto seguramente se deba a que los números primos son los ladrillos con los que se contruye todo el edificio de los números naturales, como nos dice el teorema fundamental de la aritmética, es decir, todo número natural se puede expresar como producto de números primos, de forma única. Además, los números primos tienen importantes aplicaciones para nuestra sociedad, siendo la más conocida el sistema de codificación RSA, dentro de la criptografía, que se basa precisamente en la factorización de los números naturales como producto de números primos.

Pero no es ni la importancia de los números primos, fuera y dentro de las matemáticas, ni las aplicaciones de los mismos, el objetivo de esta entrada del Cuaderno de Cultura Científica, sino el problema de la distribución de los números primos dentro de los números naturales, o más bien, la distribución de los no primos.

Aunque empecemos por el principio. Los números primos son aquellos números naturales que solamente se pueden dividir por 1 y por ellos mismos. Así, por ejemplo, el número 25 no es primo ya que se puede dividir por 5 (además de por 1 y 25), o tampoco el 27 (divisible por 3 y 9), mientras que el número 19 sí es primo, ya que solamente es divisible por el 1 y él mismo, al igual que lo son los números 2, 3, 5, 7, 11 y 13, entre otros. A los números que no son primos, se les llama números compuestos. El número 1 no se considera primo, ya que en ese caso la factorización de los números naturales (teorema fundamental de la aritmética) no sería única, siempre se puede multiplicar por 1, pero tampoco se considera compuesto.

Si empezamos por los primeros números primos… el primero es el 2. Y es obvio que todos los múltiplos de 2 no van a ser números primos, puesto que son divisibles por 2, es decir, podemos quitar a todos los números pares de la lista de candidatos a números primos. Siguiendo el orden natural dentro de los números, nos encontramos con el siguiente número primo, el 3, y podemos quitar todos los múltiplos de 3 de la lista de candidatos a números primos. El siguiente número que no hemos eliminado y, por lo tanto, es primo, es el 5, luego podemos tachar a todos los múltiplos de 5 de la lista de números primos, y así continuamos con los múltiplos de 7, 11, 13, 17, 19, etc… Este es el conocido como método de la criba Eratóstenes (matemático griego del siglo III a.c.) para obtener los números primos, mediante la eliminación de los múltiplos de los primos que se van obteniendo.

En la siguiente imagen, hemos incluido la criba de Eratóstenes, pero solo con números impares (ya hemos eliminado los múltiplos de 2, los pares), para números más pequeños que 361 = 192. Hemos dibujado las líneas de los múltiplos de 3, 5, 7, 11, 13 y 17, con las cuales ya hemos eliminado todos los números compuestos menores que 361. Los números que quedan son todos los números primos menores que 361.

La Criba de Eratóstenes nos permite ir obteniendo los números primos desde el 2 en adelante, pero es un método lento para obtener números primos, aunque con paciencia y muchos, muchos cálculos pueden obtenerse tablas de primos. La primera tabla amplia de números primos fue obtenida en 1606 por el matemático italiano Pietro Cataldi (1548 – 1626), que mostraba los números primos menores que 800. Así, se fueron obteniendo tablas cada vez más largas. Los primos menores que 1.020.000 fueron obtenidos en 1811 por el matemático húngaro Ladislaus Chernac (1742-1816) y hasta 100.330.200 se llegó hacia 1863, por el matemático nacido en la ciudad del imperio austriaco Lenberg (ahora ciudad ucraniana de Lviv) Jakob Philipp Kulik (1793-1863). Kulik estuvo 20 años preparando su tabla, que ocupó 8 volúmenes manuscritos con un total de 4.212 páginas. Al morir Kulik, que había dedicado su vida a la obtención de tablas matemáticas, se dijo de él: “ha dejado de calcular y de vivir”. Este tipo de tablas de números primos incluía también las descomposiciones en factores primos de los números compuestos. Todo esto antes de la era de los ordenadores.

Sin embargo, el método descrito por Eratóstenes no nos permite saber si un cierto número alto, por ejemplo, 28.295.303, es primo o no, salvo que se tenga ya la tabla que alcance a ese número. Para saberlo tendríamos que ver si se puede dividir por todos los números primos menores que él, lo cual es complicado como ya menciona el gran matemático alemán Carl Friedrich Gauss (1777-1855) en su obra Disquisitiones Arithmeticae (1801). Por cierto, el número 28.295.303 es compuesto y se puede dividir por 269, 293 y 359.

El problema de distinguir los números primos de los compuestos y de descomponer estos últimos en sus factores primos se sabe que es uno de los más importantes y útiles de la aritmética. Ha ocupado el trabajo y la sabiduría de los geómetras antiguos y modernos hasta tal extremo que sería superfluo tratar el problema en toda su extensión… Es más, la propia dignidad de la ciencia parece requerir que se explore todo medio posible para la solución de un problema tan elegante y tan famoso.
[Disquisitiones Arithmeticae, 1801, Carl F. Gauss]

Con el método de la Criba de Eratóstenes podemos ir obteniendo primos “lentamente” y con muchos cálculos. Son los números que quedan al ir eliminando los múltiplos de los primos que vamos obteniendo. Así, se puede ir consiguiendo cada vez más números primos, por lo que la primera cuestión evidente que nos podemos plantear es si llegará algún momento en que nos quedemos sin números primos, es decir, ¿hay una cantidad finita o infinita de números primos?

Los griegos ya conocían la respuesta a esta pregunta. A pesar de lo que afirma uno de los personajes de la novela La conjetura de Perelman (Ediciones B, 2011), del escritor murciano Juan Soto Ivars, la matemática Ludmila, madre en la novela de Grigory Perelman, “Se han hecho listas de números primos con ese método de comprobación, pero no se sabe si más allá siguen existiendo. No sabemos si son infinitos porque no sabemos cómo se generan”, existe una cantidad infinita de números primos.

La demostración aparece recogida en la gran obra Los Elementos del matemático griego Euclides (aprox. 325-265 a.c.). En concreto, la Proposición 20, del Libro IX, de Los Elementos, dice así “Los números primos son más que cualquier cantidad propuesta de números primos”.

El argumento de Euclides es el siguiente. Si existiese una cantidad finita de números primos, p1p2, …, pn, se puede construir un número más grande que los números p1p2, …, pn-1 y pn, pero que no es divisible por ninguno de ellos, a saber, el número p1p2x … x pn + 1, en consecuencia, o es primo o es divisible por un primo que no es ninguno de los anteriores. Por lo tanto, existen infinitos números primos.

Por ejemplo, si consideramos los cinco primeros primos números primos 2, 3, 5, 7 y 11, podemos construir el número

2 x 3 x 5 x 7 x 11 + 1 = 2.311,

que no se puede dividir por ninguno de los números primos 2, 3, 5, 7 o 11. De hecho, 2.311 es otro número primo. O si tomamos los seis primeros números primos

2 x 3 x 5 x 7 x 11 x 13 + 1 = 30.031,

se obtiene un número que no se puede dividir por ninguno de esos seis números primos, pero como no es primo, se tiene que poder factorizar mediante números primos mayores que 13, como así es, 30.031 = 59 x 509, ambos dos nuevos primos.

Volvamos a la idea de la Criba de Eratóstenes. Cuantos más números primos se van obteniendo, mayor cantidad de números compuestos se pueden generar como multiplicación de los mismos y sus potencias, que son los que vamos descartando en este método de obtención de los números primos. Por lo tanto, aunque sabemos que existen infinitos números primos, da la impresión de que cada vez hay menos, ya que generamos muchísimos números compuestos, ¿será esto cierto o se irá manteniendo más o menos constante la cantidad de primos que van apareciendo dentro de los números naturales?

Miremos los listados de números primos. Si miramos la Criba de Eratóstenes anterior, observaremos que entre los 100 primeros números hay 25 primos, es decir, 1 de cada 4 números es primo. Sin embargo, si miramos entre los 1.000 primeros números, resulta que hay 168 que son primos, 1 de cada 6 números. Un porcentaje menor. Y así, como podemos ver en la siguiente tabla, según vamos ampliando la cantidad de números considerados, existe un menor porcentaje de números primos. Luego según vamos avanzando en la recta de números naturales, los números primos van siendo cada vez más infrecuentes, y los números compuestos van ocupando más el espacio dentro de los números naturales.

El problema de la distribución de los números primos dentro de la recta de los números naturales es un problema importante de la teoría de números, relacionado con uno de los siete problemas del milenio “la hipótesis de Riemann”, del que ya hablaremos en el Cuaderno de Cultura Científica en otra ocasión. En esta entrada queremos hacer una pequeña reflexión sobre el problema dual, la distribución de los números compuestos.

Si volvemos a mirar la imagen de la Criba de Eratóstenes anterior observamos que al principio hay muchos números primos y la distancia entre ellos no es muy grande. Los primos 2 y 3 están pegados. Entre los primos 3 y 5, 5 y 7, 11 y 13, o 17 y 19, solamente hay un número par (de hecho, los números primos que están tan cerca, que solo les separa un número par, se llaman números primos gemelos). Entre los primos 7 y 11, 13 y 17, o 19 y 23, hay un hueco de tres números compuestos. Poco más adelante encontramos un hueco de cinco números no primos, entre el 23 y el 29, y un hueco de siete lo encontramos entre los números 89 y 97. El hueco más grande de números compuestos entre los menores de 361, que son los que aparecen en esa tabla, lo encontramos entre los números 113 y 127, que es una laguna sin números primos de 13 números compuestos. Al igual que entre los números 317 y 331.

Como hemos comentado anteriormente, cada vez hay menos números primos y más números compuestos, por lo que nos podemos plantear si existen lagunas de números compuestos tan grandes como queramos, que tengan, al menos, 100, 1.000, 1.000.000 o cualquier otra cantidad de números compuestos.

Si miramos en la literatura matemática descubriremos que el primer hueco con más de 100 números compuestos se produce a partir del número primo 370.261. De hecho, hay 111 números compuestos entre ese primo y el siguiente. Esta laguna fue encontrada por el matemático inglés James Whitbread Lee Glaisher (1848-1928) en 1877.

La primera laguna de más de 1.000 números compuestos nos la encontramos a partir del número primo 1.693.182.318.746.371. Entre este número primo y el siguiente existen 1.131 números compuestos consecutivos. Esta laguna fue obtenida por el matemático sueco Bertil Nyman en 1999.

Pero, ¿existen lagunas de números compuestos, entre dos números primos, tan grandes como queramos? La respuesta es afirmativa.

A continuación, vamos a mostrar una sencilla técnica para obtener este tipo de lagunas, para la cual necesitamos utilizar el factorial de un número. Recordemos que el factorial de un número n, que se denota n!, se define como el producto de todos los números naturales desde 1 hasta n,

n! = 1 x 2 x 3 x … x (n – 1) x n.

Aquí podéis ver un pequeño video, de la sección Una de mates del programa Órbita Laika (año 2015) de La 2, con una explicación sobre el significado del factorial de un número.

Ahora, vamos a construir lagunas de números compuestos, entre números primos, de tamaños tan grandes como deseemos. Pero vayamos poco a poco. Imaginemos que queremos encontrar dos números primos entre los cuales haya, por lo menos, 4 números compuestos consecutivos. Entonces consideramos los números

5! + 2 = 122, 5! + 3 = 123, 5! + 4 = 124, 5! + 5 = 125,

que resulta que no son números primos, ya que, por ejemplo, 5! + 2, es divisible por 2, puesto que 5! + 2 = 1 x 2 x 3 x 4 x 5 + 2 = 2 x (1 x 3 x 4 x 5 + 1), sacando el 2 como factor común. De igual forma, 5! + 3 es divisible entre 3, 5! + 4 entre 4 y 5! + 5 entre 5, luego no son primos. En consecuencia, entre el primo anterior a 122 y el siguiente a 125 se genera una laguna con, al menos, 4 números primos. Aunque, de hecho, es la laguna que hemos comentado anteriormente, entre 113 y 127, que tiene 13 números compuestos consecutivos entre ambos.

Si se desea construir una laguna de, al menos, 7 números no primos consecutivos, utilizando esta técnica, se considera el factorial de 8, que da lugar a los siguientes 7 números compuestos no consecutivos:

8! + 2, 8! + 3, 8! + 4, 8! + 5, 8! + 6, 8! + 7 y 8! + 8.

Si tenemos en cuenta que 8! = 40.320, entonces los números compuestos anteriores son 40.322, 40.323, 40.324, 40.325, 40.326, 40.327 y 40.328.

En general, si buscamos una laguna con al menos n números compuestos consecutivos, debemos de considerar el factorial de (n + 1), con el que podemos generar los n números compuestos siguientes

(n + 1)! + 2, (n + 1)! + 3, …, (n + 1)! + (n + 1).

Esta técnica es válida para cualquier número n. Luego el punto fuerte de este resultado es que nos asegura la existencia de lagunas de números compuestos tan grandes como queramos, aunque como ponen de manifiesto los ejemplos anteriores, esas lagunas pueden no ser óptimas en los siguientes sentidos.

La laguna de números no primos consecutivos puede ser más grande que el n del que partimos, como en el primer ejemplo, para el cual n = 4, luego aseguramos una laguna de, al menos, 4 elementos, pero realmente la laguna llega a tener 13 elementos. La otra cuestión es que para generar una laguna de, al menos, 8 números compuestos nos vamos al número 40.322 y los siguientes, aunque realmente una laguna con al menos 8 números no primos la encontramos ya entre los primeros números naturales, ya que como hemos comentado antes, entre los números primos 113 y 127, hay 13 números que no son primos. La cosa es más grave aún para números mayores, por ejemplo, 1000 (que tampoco es que sea excesivamente grande), ya que 1001! es un número enorme, con 2.571 dígitos, en contraste con la laguna de, al menos, 1000 números compuestos consecutivos vista anteriormente.

Bibliografía

1.- Clifford A. Pickover, La maravilla de los números, Ma Non Troppo, 2002.

2.- John Conway, Richard K. Guy, The book of numbers, Springer-Verlag, 1996.

3.- Enrique Gracián, Los números primos, un largo camino al infinito, El mundo es matemático, RBA, 2010.

4.- Wikipedia: Prime Number Theorem

5.- Eric W. Weisstein, Prime GapsfromMathWorld-A Wolfram Web Resource.

6.- Thomas R. NicelyFirst occurrence prime gaps

7.- Página web del humorist gráfico Sydney Harris

Este verano va a haber más bichos que nunca: sepa distinguir la picadura de un chinche de la de un mosquito tigre y cómo tratarlas

https://elpais.com/elpais/2018/06/25/album/1529939553_274900.html

picaduras

picaduras

  • 1 Por fin llegó el verano y, con él, las vacaciones, los paseos al atardecer, los baños en la playa, las caminatas por el campo… Pero también las picaduras y mordeduras típicas de diferentes animalitos. Sí, esas que pueden llegar a amargarnos el descanso. Y este año puede ser peor porque, según la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA), va a estar bien surtido de bichos.”Las intensas lluvias de esta primavera han producido grandes encharcamientos de agua que favorecen la aparición de insectos como los mosquitos”, asegura su directora general, Milagros Fernández de Lezeta que explica que estos insectos ponen sus huevos en lugares húmedos y, al subir las temperaturas, las larvas se reproducen con más facilidad”. La razón está clara: “La alta temperatura y la humedad provocan que la densidad vectorial sea mayor”, añade Rogelio López-Vélez, miembro de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y responsable de la Unidad de Referencia Nacional para Enfermedades Tropicales Importadas en el Hospital Universitario Ramón y Cajal.

    Pero los mosquitos no son los únicos. También podemos enfrentarnos a las picaduras y mordeduras de otros desagradables insectos como las garrapatas, las arañas o las pulgas. Por no olvidar los animales marinos como las medusas o los erizos. Aunque el hecho de que haya más o menos de estos en las playas no depende tanto de las temperaturas, sino de los vientos y las corrientes, aclara Juan Pablo Camblor, biólogo y director de ZOEA, empresa dedicada a la difusión e investigación del medio marino, quien añade que es algo “muy difícil de prever ante el verano”.

    En caso de que nos pique alguno de ellos, lo mejor es saber identificar la marca y qué hacer con la picadura o la mordedura. A continuación, los expertos explican cómo actuar en cada circunstancia.

  • picadura erizo
    2Erizo de mar Cómo se identifican“La espina de erizo es muy afilada y dura en el extremo, pero tiene una zona más frágil por donde se quiebra, dejando la punta clavada en nuestra piel”, indica Camblor.

    Cómo actuar

    Antes de esperar a la reacción de nuestro organismo hay que intentar por todos los medios extraer las púas, sobre todo si se encuentran en articulaciones, zonas de apoyo o áreas muy inervadas. Camblor aconseja “desinfectar primero la zona y agrandar el orificio producida por la púa para poder extraerla. Una de las mejores formas es con un alfiler o aguja, previamente desinfectada”. Además, es mejor hacerlo con la piel húmeda, “porque la piel seca se contrae y resulta más difícil arrancarla”, indica Camblor. Si aún así no sale, podemos “frotar la zona suavemente con un limón, que ablanda y deshace las púas. Otro remedio que aporta buenos resultados, añade, es “aplicarse una cataplasma de papaya durante unas horas”.

    Posibles complicaciones

    Las púas del erizo no suelen revestir gravedad porque no son tóxicas. Sin embargo, hay que cuidar bien la herida para que no se infecte. “También cabe la posibilidad de que se quede dentro y se enquiste, lo que puede producir inflamación y dolor”. En tal caso, el biólogo marino recomienda acudir a un centro médico.

  • picadura pez araña
    3Pez araña Cómo se identificanEl efecto de las picaduras es doble. Por un lado está la acción mecánica de la espina y, por otro, la acción química del veneno. Se siente “un intenso dolor en la herida y también puede provocar náuseas y fuertes cefaleas”, aclara el biólogo marino y añade que “los efectos del veneno suelen desaparecer unas tres o cuatro horas después de que el pez nos haya picado”. Pasadas entre unas 24 y 48 horas, “la lesión suele adquirir tonos violáceos o negros que indican la necrosis de los tejidos cercanos a la picadura”, explica Camblor.

    Cómo actuar

    Antes del tratamiento puede aplicarse frío durante unos segundos para reducir la circulación sanguínea de la zona de la picadura. En ningún caso se haya un torniquete: “Está totalmente desaconsejado”, matiza el experto en biología marina. Después hay que “limpiar la herida con abundante suero salino, o en su defecto, con agua de mar y aplicar agua tan caliente como se pueda soportar, puesto que las toxinas son termolábiles”. Además, son necesarios los analgésicos para mitigar el dolor. “Los corticoides y antihistamínicos no parece tener un gran efecto, pero sí ciertos relajantes musculares que alivian los espasmos asociados”, continúa Camblor.

    Posibles complicaciones

    “Al tratarse de un neurotóxico, puede provocar serios malestares, por lo que es conveniente tener bajo vigilancia al enfermo”, continúa el biólogo marino: “Sobre todo porque hay personas más propensas a sufrir su efecto nocivo”.

  • picadura medusa
    4Medusa Cómo se identificanLa intensidad de la picadura de una medusa depende de la especie —puede ir desde un ligero escozor a un dolor intenso— y de la zona del cuerpo afectada. “Cuando los tentáculos de la medusa rozan nuestra piel se produce enrojecimiento, escozor y una leve inflamación de la zona. En casos excepcionales, la picadura puede desencadenar una reacción alérgica severa que provoca un choque anafiláctico”, aclara el biólogo.

    Cómo actuar

    Todos hemos escuchado aquello de que hay que orinar sobre una quemadura de medusa. Sin embargo, el biólogo aconseja neutralizar el veneno con vinagre o alcohol durante unos 30 minutos. Pasado este tiempo, hay que limpiar la zona con suero fisiológico o agua de mar: “Nunca con agua dulce porque se pueden romper más células urticantes”. También se puede aliviar el escozor con una crema con hidrocortisona al 1%, de venta en farmacias. Y el frío en la zona consigue que la toxina deje de actuar aliviando el dolor.

    Posibles complicaciones

    “Debemos comprobar si ha quedado adherido a la piel algún tentáculo porque seguirá segregando tóxico”, aconseja el experto. En caso de que así sea, hay que intentar quitarlo con unas pinzas. El biólogo marino añade que se puede “administrar un antihistamínico para la inflamación y un analgésico para el dolor”, pero si persiste será necesario acudir al médico.

    Además de las habituales medusas del mediterráneo, existe la carabela portuguesa (Physalia physalis), cuya picadura puede ser peligrosa: “Puede provocar una reacción alérgica. Nada más recibir la picadura, lo mejor es acudir a urgencias, donde se cogerá una vía al paciente para la posible administración de medicación”.

  • picadura mosquito
    5Mosquito Cómo se identificanEs probable que todos conozcamos los efectos de las picaduras de este insecto, aunque algunas personas los sufren más que otras por la preferencia de los mosquitos hacia ellas. Cuando el bicho ha decidido que somos su banquete, aparece una pequeña rojez en la piel acompañada de un habón, “como reacción alérgica a la saliva que deja este insecto al chupar la sangre”, dice Rogelio López-Vélez y añade que “la reacción no es inmediata”.

    Cómo actuar

    Hay que tratar de no rascarse para no provocar una infección cutánea. “En tal caso, basta con aplicarse alguna pomada de venta en farmacias antiinflamatoria o con corticoides”.

    Posibles complicaciones

    En España, los mosquitos rara vez transmiten enfermedades, salvo excepciones. “El mosquito Tigre, por ejemplo, puede transmitir dengue o chikungunya, aunque en España no ha habido ningún caso. Sí en Francia e Italia”. Para prevenirlo, basta con usar repelentes, “los que se aplican sobre la piel, líquidos o en espray, son eficaces. No lo son las pulseras, tobilleras ni los ultrasonidos”.

  • picadura abeja
    6Abeja o avispa Cómo se identifican“No hay una característica que diferencia las picaduras entre las abejas y avispas, salvo que la abeja deja el aguijón tras picar, cosa que no sucede con la avispa”, aclara Arantza Vega, jefa de sección de alergia del Hospital Universitario de Guadalajara y miembro de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEIAC). Habitualmente, además del dolor, “se produce una reacción cutánea alrededor de la picadura de un diámetro menor de 10 cm, con enrojecimiento y picor seguido de una inflamación, añade la experta y matiza que lo normal es que “estas reacciones no necesiten tratamiento”.

    Cómo actuar

    Si la picadura es de abeja se debe retirar el aguijón rápidamente, aunque con cuidado de “no hacer presión sobre el saco que contiene el veneno para no inocular una mayor cantidad de veneno”, comenta Vega. Puede ocurrir que aparezcan reacciones locales extensas: que la inflamación sea de más de 10 cm y que permanece durante más de 48 horas.

    “El tratamiento sintomático incluye el uso de antihistamínicos orales y corticoides en crema u orales hasta la remisión de los síntomas”, aclara Vega. Además, debe lavarse la herida con agua y jabón, aplicar compresas frías o hielo en las tres primeras horas, desinfectar la zona y no rascarse para evitar el riesgo de sobreinfección.

    Posibles complicaciones

    “Entre el 15% y 25% de la población presenta sensibilización al veneno de avispas o abejas”, afirma Pilar Cots Marfil en su blog de Quirón Salud. Sin embargo, las reacciones graves aparecen solo entre un 5% y el 15% de la población.

    En personas alérgicas, una simple picadura bastará para provocar un cuadro que puede ser solamente cutáneo o una reacción generalizada. Vega explica que, en los casos de urticaria, es necesario “administrar antihistamínicos orales o inyectables y en caso de inflamación asociada es útil el uso de corticoides”. Si se trata de una anafilaxia, “el tratamiento de elección es la adrenalina intramuscular. En todo caso es imprescindible la asistencia médica urgente y el posterior estudio en un servicio de alergia”.

  • picadura garrapata
    7Garrapata Cómo se identificanSon fáciles de identificar porque no son picaduras, sino el propio bicho adherido. Se trata de un insecto que “parece una lenteja y va creciendo” a medida que chupa nuestra sangre, aclara Juan Andueza, jefe de Servicio de Urgencias del hospital Gregorio Marañón de Madrid.

    Cómo actuar

    En cuanto se ve, lo normal es tratar de quitarlo lo antes posible de un manotazo, pero eso es un error. “Las garrapatas cuentan con un sistema de anclado que se puede quedar en el interior de la piel si se arranca”, aclara Andueza y añade que “lo que hay que hacer es asfixiarlas empleando para ello aceite o vaselina”. Así, “el sistema de anclado se retrae y se desprende entera”. Después conviene desinfectar la herida. Este procedimiento se puede hacer tanto en casa como en un centro de salud.

    Posibles complicaciones

    A veces puede producir erupción en la zona o fiebre. En tal caso se recomienda ir a urgencias donde es posible que se ponga un tratamiento de antibióticos. “Las garrapatas son vectores transmisores de enfermedades a humanos, pero no hay que asustarse porque las que habitan en perros raramente transmiten enfermedades. Eso es más habitual en las silvestres o de ganado”, asegura Andueza.

  • picadura alacran
    8Alacran Cómo identificarlaCuando nos pica un alacrán (el tipo de escorpión más común en España) la zona donde ha clavado su aguijón queda enrojecida con un centro necrótico oscuro e inflamado. “Uno se da cuenta enseguida porque es muy doloroso”, comenta Andueza. Además, los escorpiones suelen paralizarse después de picar, de modo que es fácil verlo.

    Cómo actuar

    “Lo primero que hay que hacer es lavar la zona con agua y jabón, desinfectarla con antiséptico y ponerle hielo”, explica Andueza. Una vez hecho esto, hay que “mantener la zona de la picadura elevada”, sea la parte del cuerpo que sea (lo más común es que sean las manos o los pies). Después es necesario acudir a un hospital cercano donde se administrará analgésico y antihistamínico. “Es posible también que se valore un tratamiento de profilaxis e incluso que se mantenga al paciente en observación”, comenta el jefe de Urgencias del Gregorio Marañón. Y una recomendación: “Hacer una foto al alacrán para que los médicos sepan exactamente qué le ha picado”.

    Posibles complicaciones

    Aunque en España no habitan escorpiones con venenos peligrosos, Andueza afirma que “es posible que el de los alacranes provoque un poco de alergia”. Además, según afirman desde Protección Civil, “con frecuencia, la picadura produce en el miembro afectado un gran edema, de carácter centrípeto, y en ocasiones calambres musculares, temblores y hormigueo (parestesias)”.

  • picadura araña
    9Araña Cómo identificarlasEl aspecto de la picadura dependerá del tipo de araña: “A veces aparecen con dos puntitos, pero no son fáciles de ver. En otras, aparecen vesículas y enrojecimiento en la zona. Pero lo más habitual es sencillamente que produzca un intenso dolor e inflamación”, apunta Andueza.

    Cómo actuar

    Hay que limpiar, desinfectar y aplicar hielo para aliviar el dolor. Si persiste, hay que acudir al hospital, donde “se pondrá tratamiento analgésico y antiinflamatorio”, aclara Andueza.

    Posibles complicaciones

    “Es aconsejable no toquetear la picadura, para evitar posibles sobreinfecciones. En este caso se recetarán antibióticos y, según valoración médica, antitetánica”, concluye Juan Andueza.

  • picadura chinche
    10Chinches Cómo se identificanEs difícil diferenciar la picadura de un chinche a la de un mosquito o la de pulga. En los tres casos consiste en un habón en el punto donde picaron rodeado de una amplia zona rojiza. Aunque hay indicios que facilitan pistas de que se trata de una chinche. “Las picaduras de las chinches se localizan en cualquier parte del cuerpo; en muchos casos, pican varias veces en zonas contiguas. Por otro lado, se observan al despertar por la mañana”, afirma David Mora, jefe técnico de la compañía de control de plagas Anticimex Spain, y autor del libro 50 preguntas sobre chinches de cama y su control.

    Cómo actuar

    Un alto porcentaje de personas no generan ningún tipo de reacción y no son conscientes de las picaduras,. Otras “pueden tener reacciones alérgicas leves, moderadas o intensas que requieran de tratamiento médico”, aclara mora. Aunque a veces se utilizan corticoides, parece que los antihistamínicos son más efectivos. “Suelen tener resultados favorables al reducir el prurito sin que logren modificar el tiempo de duración y características de las lesiones”, continua y recomienda el uso tópico de loción de calamina y zinc para eliminar el picor.

    Posibles complicaciones

    Desde el Ayuntamiento de Madrid explican que “es posible la aparición posterior de problemas cutáneos menores, (sensibilización, infección). También son posibles perjuicios psicológicos (estrés) así como trastornos en el sueño. Hasta la fecha no ha sido demostrada la transmisión de patógenos a través de estas picaduras”.

  • picadura pulga
    11Pulgas Cómo se identificanLa forma de las picaduras es similar a la de mosquitos o chinches, aunque “estas habitualmente describen una línea y raramente van más arriba de las rodillas”, declara Jacinto Díez, de Rentokil Initial.

    Cómo actuar

    Para aliviar el picor, lo más adecuado es “aplicar frío para que baje la inflamación”. Y en caso de persistir, “recurrir a un antihistamínico, siempre bajo prescripción médica o farmacéutica”, señala Díez, para quien lo más importante es identificar dónde se encuentra el problema —probablemente la mascota de casa— y desparasitarlo.

    Posibles complicaciones

    Generalmente no implica más complicación que el picor que puede ir “acompañado de hinchazón, calentura o incluso dolor”, aclara Díez. Sin embargo, en algunos casos, puede llegar a darse un “shock anafiláctico”, continúa. Algo que es más habitual en personas muy sensibles y alérgicas.

Decidí comprarme una bici: Internet no me ayudó

https://es.gizmodo.com/decidi-comprarme-una-bici-internet-no-me-ayudo-1826254609

Matías: Quiero comprarme una bici.

Twitter: Para lo que vas a hacer con ella, cómprate una de segunda mano.

Matías: Pero si no te he dicho lo que voy a hacer con ella…

Wallapop: Matías, mírate esta. Está como nueva. Ni 10 kilómetros le he hecho. No tiene un rasguño, ¿eh? Mira las fotos, mira. La vendo por falta de uso; una auténtica pena. Te la dejo por 20 euros menos de lo que me costó en la tienda, y con un bidón de regalo, ¿eh? Apenas tiene restos de saliva.

Matías: ¡Que no quiero una bici de segunda mano! ¿Qué tal esta? La tienen en oferta por 250 euros. Frenos de disco mecánicos, 24 velocidades, ruedas de 27 y medio… Yo no entiendo de bicis, pero el diseño me gusta bastante.

Grupo de WhatsApp: ¿Ruedas de 27 y medio? No, tío. Mínimo una rueda de 29 pulgadas, y porque no han sacado la de 31. Hazme caso, busca una de 29.

Matías: Ok, pero no entiendo la diferencia. Voy a buscar en Google.

Google: A ver, ninguna es mejor que la otra. Cada una tiene sus ventajas y sus desventajas. Lo que sí te puedo decir es que te olvides de las de 26.

Matías: Vale…

Amazon: He visto que estás buscando bicicletas, así que te voy a perseguir por la web con anuncios de bicicletas. Espero que no te moleste.

Matías: Sin problema, pero los anuncios que me muestras son de bicis que ya he descartado; no son de mucha ayuda…

Foros: Matías, el problema es que estás buscando bicicletas de montaña. Tú vives en la ciudad. Hay una bici para cada uso, y tú necesitas una urbana.

Matías: Hmmm… vale, pero yo trabajo desde casa. La quiero sobre todo para hacer ejercicio. Quizá los domingos me meta por carriles de montaña…

Foros: Entonces está claro, lo que necesitas es una bicicleta híbrida.

Matías: ¿Una qué?

Google: Las bicicletas híbridas son las compañeras perfectas para el que busca algo rápido, simple y fiable con lo que moverse por la ciudad, pero también disfruta de la aventura de conocer nuevos lugares por terrenos más accidentados. Mira, aquí tienes un puñado de bicicletas híbridas que cuestan un ojo de la cara a pesar de llevar componentes inferiores a los de las bicicletas de montaña que estabas mirando hace un momento.

Matías: Decidido, me voy a comprar una bicicleta híbrida.

Grupo de WhatsApp: Pues menudo robo. Para eso te compras una bicicleta de montaña y le pones ruedas lisas.

Matías: ¿Lo único que cambian son las ruedas?

Grupo de WhatsApp: Básicamente, sí.

Twitter: Matías, ni puto caso. Cómprate una fixie.

Matías: ¿Una qué?

Google: Las fixies son bicicletas de piñón fijo con diseño vintage, como si estuviéramos en 1886.

Matías: Pero… ¿no son un poco hipster?

Google: Sí, pero al ser más simples, requieren menos mantenimiento, son más ligeras y tienen un pedaleo más eficiente. Además, son bellísimas.

Grupo de WhatsApp: Bellísimas, dice. Intenta subir una cuesta con una fixie. Te vas a reír de tu concepto de belleza. Cómprate una bicicleta de montaña de toda la vida y déjate de hostias. Los jóvenes no sabéis lo que tenéis hoy en día al alcance del bolsillo. Tecnología punta, chaval. Nosotros en los 90 no teníamos nada: unos frenos de cantilever, una horquilla rígida y a tirar.

Matías: De acuerdo, volvemos a la idea original de la bicicleta de montaña. ¿Qué os parece esta? Frenos de disco hidráulicos, suspensión de 100 milímetros, 27 velocidades. Está por 400 euros en el Decathlon.

Wallapop: Aquí la tienes por 300.

Matías: ¿En serio?

Wallapop: Sí, pero está a mil kilómetros de ti. Solo entrega en mano.

Matías: Bueno, no pasa nada. Voy a buscar opiniones de este modelo.

Grupo de WhatsApp: Está bien, pero pfff… ruedas de 27 y medio.

Google: Huye del Decathlon como de la peste. Están al nivel de las bicicletas de supermercado, y es una pena que empieces en este deporte con una bici mala. Date un capricho y mírate una Merida o una Orbea por mil euros más.

Foros: No hagas caso a los cuñados, el Decathlon es conocido por montar bicis a buen precio. Eso sí, ese desviador delantero es una basura. Lento, impreciso… Hay que cambiarlo. Y de paso ponle otro cassette. Ah, y pedales automáticos; imprescindibles. Tienes zapatillas con calas, ¿no?

Matías: No sé, me da un poco de miedo caerme… Por ahora voy a seguir usando los pedales normales.

Foros: Vale, pero no dejes el tema de la transmisión, que por 150 euros más te puedes comprar este otro modelo que monta cambios SRAM.

Matías: Me has convencido. Me compro la de 550 euros. Pero, ¿qué talla?

Google: Por tu altura, yo diría que una M.

Foros: M.

Grupo de WhatsApp: Una M, sin dudarlo.

Matías: Acabo de probar la M en la tienda y… no sé, creo que me quedo con la L, voy menos encorvado. No mido mucho, pero soy bastante corpulento.

Grupo de WhatsApp: Si tú lo dices…

Matías: Ahora solo queda elegir el color. ¿Os gusta este diseño?

Grupo de WhatsApp: Ese es de mujer.

Foros: Sip, fíjate en el sillín. Y tiene la barra central del cuadro más baja.

Twitter: Perdonad que os interrumpa, pero eso de “bici de mujer” es una gilipollez. Es un remanente de cuando las mujeres estaban obligadas a llevar falda. No hay NINGUNA DIFERENCIA. Todas las bicis son unisex.

Matías: Chicos, ¡ya la he comprado! Estoy muy contento con la compra.

Google: Por el mismo precio tenías estos modelos de marcas reconocidas.

Foros: Esas cubiertas no transmiten mucha seguridad.

Twitter: Me gustaba más en negra.

Wallapop: Ojo, alguien ha puesto a la venta ese mismo modelo en tu zona.

Amazon: Y mira qué ofertón tenemos por aquí de repente.

Grupo de WhatsApp: ¿Al final es de 29 o no?