Las notas más altas de selectivo son de centros públicos

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/06/21/valencia/1371818789_231791.html

Los mejores resultados de las cinco universidades valencianas en la últimas Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) son los de un estudiante del centro histórico de Valencia, César Fuster Llamazares. Alumno de Humanidades en el IES Barri del Carme, César ha merecido una calificación de 9,75. Este centro tiene la particularidad de ser uno de los más musicales de la red pública, dado que, además de impartir el Bachillerato de Danza, Artes Escénicas y Música, un centenar de sus alumnos compatibilizan la enseñanza secundaria con estudios en el vecino Conservatorio de Velluters. El 100% de los 35 alumnos presentados por este instituto ha superado las PAU.

La directora, Pilar Noblejas, se mostraba orgullosa, primero porque a César lo han educado desde primero de la ESO y, segundo, porque los 35 alumnos y alumnas el instituto que se han presentado a las PAU han aprobado, “con notas altas, además”. La mayoría eran del bachillerato artístico, aunque también imparten el Tecnológico, aparte del de Humanidades que cursa Fuster. Incluido en el programa de Música contra el Fracaso Escolar, este instituto del centro histórico “necesita unos arreglos”, ha puntualizado, con suma corrección, “que hemos solicitado en más de una ocasión”.

“Los profesores lloraban de emoción”, asegura Noblejas. Preguntada por alguna de clave del éxito, no ha dudado en decir que “la dedicación del profesorado, que no escatima horas y la respuesta positiva del alumnado”.

Por la Universidad Politécnica, del mejor ha sido Roberto Díaz, del IES El Quint de Ribarroja, con un 9,530. Por la Jaume I, la alumna del IES Gilabert Centelles de Nules, Sophie Franch, con un 9,68. En Alicante, los dos mejores han obtenido un 9,540. Álvaro Gómez, del colegio Padre Dehon, por la Universidad de Alicante, y José Antonio Ferrández, del IES Sixto Marco de Elx, por la Miguel Hernández. Cuatro de las cinco mejores notas son de estudiantes matriculados en centros públicos. Según los datos oficiales, el 96,16% de los estudiantes valencianos que se han presentado a las PAU de junio han superado los exámenes.

En total, de los alumnos matriculados en la fase General se han presentado 16.378 alumnos de los cuales han resultado aptos 15.738 estudiantes. Además de éstos, se han presentado sólo a la Fase Específica de las PAU un total de 2.604 estudiantes.

Los alumnos que han superado la Selectividad y quieran cursar estudios superiores y de Grado con número limitado de plazas de acceso en las universidades de la Comunidad Valenciana deberán presentar una solicitud donde se señalarán, por orden de preferencia, hasta un máximo de veinte enseñanzas universitarias. Los resultados obtenidos en la fase Específica se valorarán durante este proceso, y puntuarán en función de la titulación a la que el alumno quiera acceder.

Para quienes hayan aprobado las pruebas de las PAU en la convocatoria de junio, el periodo de preinscripción está abierto hasta el próximo 5 de julio. En el caso de los alumnos que hayan suspendido pero que se vayan a presentar a las pruebas extraordinarias de julio, la preinscripción estará abierta hasta el 14 de julio. El trámite puede realizarse a través del procedimiento establecido en la web http://www.preinscripcion.gva.es.

 

Anuncios

DISCURSO DE GRADUACIÓN CENSURADO

(Escrito por un alumno de 2º de bachillerato con la idea de leerlo en el acto de graduación y que fue censurado):

“En estos momentos de despedida sería políticamente correcto decir lo bien que ha funcionado el instituto, lo buenos que sois los profesores, y en efecto, algunos lo sois, pero nos gustaría que hicieseis un poco de auto crítica, algo impensable para algunos de vosotros, acostumbrados a criticar a vuestros alumnos sin cuestionar nunca vuestra labor, vuestra parte de responsabilidad en nuestros éxitos y sobre todo nuestros fracasos.

Ojala pudierais mirar mas allá de vuestros exámenes, no vernos como meras estadísticas que suman o restan hasta llegar al resultado deseado. Existe un factor humano, hay personas detrás de los números, personas que trabajan, que no se rinden, que realmente tienen ganas de aprender. Solo tenéis que aprender a mirar, porque están ahí.

No permitáis que los años de práctica os insensibilicen. Debéis luchar por una educación de calidad, ser maestros, enseñad , pero no utilicéis palabras vanas ni discursos vacíos, queremos la verdad.

Y quiero recordar aquellas palabras del maestro republicano de la película La lengua de las Mariposas.

“Si conseguimos que una generación crezca libre en España ya nadie les podrá arrancar nunca la libertad. Nadie les podrá robar ese tesoro.”

http://ampajulioperez.es/index.php/blog/77-discurso-de-graduacion-censurado

UNO DE LOS CÁNCERES DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA: LAS FACULTADES DE MAGISTERIO

En un aula universitaria donde se imparten clases del “Grado de Magisterio”, observo unos murales —como los que hacíamos en la clase de religión a finales de los 70— que parecen trabajos del alumnado de la carrera —¿o de los alumnos de los alumnos de estos estudios?— colgados por las paredes, como testimonios de alguna especie de trabajo…

Voy a ser incómodo: el cáncer de la Enseñanza española son las Facultades de Magisterio; reconozcamos, si quieren y con razón, mil metástasis ciertas, pero el tumor principal es éste, lo demás es sobrevenido. Y no me voy a centrar en el análisis psicosociológico, haciendo estadísticas de cuántos maestros forman parte de Equipos Directivos de Centro, de Equipos de Rectores, de Comisiones variadas o son miembros del tropel de asesores o de la misma ‘troupe’ política, o qué responsabilidades han tenido en las sucesivas reformas de los diversos tramos de enseñanza… No.

Es imposible transmitir lo que no se sabe. No se pueden transmitir los rudimentos de la Cultura Occidental si uno no participa de ellos: ¿cómo despertar el amor por Binchois, o por Nierenberg, o por Turner, Schnitzler.. si uno no lo posee? Alguien, con razón, estará pensando: “Yo no tengo por qué conocer a estos autores” —cuyos nombres bien podría haber inventado yo—. No se trata de saber todo, de la erudición violácea e inútil, se trata de que uno debe encontrar y vivir el por qué de las bondades de Góngora y, entonces, quizá pueda adaptar esos conocimientos a un cuento para niños; al revés no ocurre nunca; toda la pedagogía clásica —incluida la tan cacareada Institución Libre de Enseñanza— exige marcar objetivos lejanos para recorrer el máximo de camino: al niño no se le puede exigir lo del niño: eso es un círculo vicioso que los condena a la inmadurez intelectual. Nada ha hecho más daño a la Enseñanza de la Literatura que los “libros juveniles”, y no hablo de aquéllos que tradicionalmente por su temática han sido afines o a propósito de los jóvenes, sino de ese negocio callado y de ese grupo profesional de escritores de “best-sellers de Instituto o colegio”, de los que no se habla pero venden más que la mayoría de los “escritores consagrados”.

El hecho es que los niños llegan casi adultos a la Universidad sin apreciar ni la Literatura, ni la Música, ni la Pintura, ni ninguna de las Artes, o sin tener una imagen aproximada de lo que la Ciencia dice que es la realidad hoy. Si el “maestro” que estudia Magisterio no sabe ni vive las Matemáticas, las Letras, la Música… jamás podrá trasladar una pasión que no tiene, y eso es lo que deberían estudiar en la Universidad, junto a las tendencias y los métodos pedagógicos. No puede, como ocurre ahora, bastar el cómo, importa el qué; y la profesión de enseñar consiste en hallar cómo impartir el qué.

Digámoslo claro: los que enseñamos, y no hemos estudiado pedagogía, ¡estamos hasta los… de la retórica huera e inútil para nuestra práctica diaria de aquéllos que jamás sabrían qué hacer con 30 adolescentes y la Ética de Spinoza!, algunos de éstos con problemas mentales, familiares, sociales, culturales, eso sin contar lo propio de “adolescer”, que se nos olvida.

Ya hemos visto pasar las modas terminológicas; lo que en un tiempo nos acomplejaba como a ignorantes, terminó acomplejándonos por catetos (objetivos, contenidos, capacidades… ); la moda, importada de las normativas europeas de Formación Profesional, con sus “skills” —competencias—, pasará y todos lo sabemos. Primer consejo a un docente: preocúpate por tu fuerza pedagógica, rechaza toda verborrea falsa y denúnciala, atrévete a saber, dilo claro: “Yo enseño Física”, o lo que sea. Las competencias, los objetivos, las capacidades, son medios, no fines. Al docente actual se le exige justificar los pasos de una obra cuyo plano final nadie conoce; ver árboles y no bosque.

En ese aula ¡universitaria! repleta de murales de escuela, vemos un rasgo de ese bilingüismo de mentira con el que se adoban las autoridades: “What are the curriculum adaptation?” se supone que es “¿Qué son las adaptaciones curriculares?”, pero sobrecoge un “¿Quién la elabora?”, traducido al más puro ejercicio a lo Donne, Shakespeare o Wordsworth: “Who do it make?”.

¿Quieren saber por qué el Sistema Educativo español es un puto desastre? La respuesta es: Magisterio. Los niños salen de la escuela tras 6 años de reclusión sin saber leer ni escribir correctamente, riéndose de la cultura y del trabajo… y sigan la cadena.

Vaya como homenaje las maestras y los maestros que saben de qué hablo, a los compañeros que no se toman esto como un ataque corporativo y a los que les preocupa lo mismo que a mí: la Enseñanza.