QUE PENSAMOS EN UNA CITA

Anuncios

En realidad los filósofos griegos importantes odiaban la democracia

http://knowledgenuts.com/2013/11/29/prominent-greek-thinkers-actually-hated-democracy/

La antigua Atenas se asocia a menudo con la democracia, pero nuestros pensadores griegos favoritos (Sócrates, Platón y Aristóteles) eran desvergonzadamente elitistas. Sus teorías de la naturaleza humana eran poco halagadoras. Como resultado, criticaban energicamente la democracia como forma inherentemente corrupta e ineficiente de gobierno. En La República, Platón clasifica diferentes gobiernos griegos de una manera jerárquica y decadente: Una oligarquía conduce a una democracia, todo lo cual conduce a la tiranía.

Junto a Roma, la Grecia Antigua es a menudo considerada como un bastión de la democracia. El gobierno de Atenas fue, supuestamente, un precursor de los gobiernos que practicamos hoy. Los redactores de la Constitución estadounidense, que están arbitrariamente informado, estuvieron muy influenciados por los ideales democráticos griegos.

Hasta cierto punto, esto es cierto, pero los más destacados pensadores griegos – con los que aun estamos familiarizados la mayoría de nosotros – en realidad tenía una fuerte aversión a la democracia actual.

Sócrates insistía en que la democracia es intrínsecamente corrupta, ya que sucumbe a la voluntad de la gente, que es intrínsecamente perversa. La personas democráticas tienen poca tolerancia para argumentar: el gobierno de la masa mantiene su política forma de vida. Aquellos que discrepan serán muertos.

La mayoría, explicaba Sócrates, no son aptos para gobernar. Los seres humanos son naturalmente poco profundos, superficiales e ignorantes – si se da la ocasión, esas cualidades se manifestarán como injusticia. Sólo unos pocos educados podrá alguna vez capaces de un liderazgo efectivo .

Platón, discípulo y transcriptor de Sócrates, coincidía. En La República, Platón clasifica diferentes gobiernos griegos de una manera jerárquica y decadente: Una oligarquía conduce a una democracia, todo lo cual conduce a la tiranía. Platón subrayó esta idea, repitiendola a menudo: la democracia conduce directamente a la tiranía.

Y en cuando a lo que Platón podía decir, el camino hacia la tiranía estaba bien pavimentado. Los ciudadanos demócratas se preocupan sólo por el dinero y la riqueza, haciendo caso omiso de la virtud, la mayoría gobierna con el miedo.

Aristóteles, adaptando las ideas de Platón, sugiere que la democracia es una forma viciada de la organización política, en línea con la tiranía. Clasifica a la democracia como un gobierno que aspira únicamente al beneficio de los gobernantes. Además de estas duras críticas, tanto Platón como Sócrates sugieren que el gobernante ideal de un gobierno sería un filósofo (Festival del humor). Esto no sorprende.

Critica a la democracia de Socrates
global.britannica.com/EBchecked/topic/551948/Socrates/233642/Socrates-

Teoria política de Aristóteles
plato.stanford.edu/entries/aristotle-politics/

Filósofos griegos sobre la democracia
es.scribd.com/doc/38630565/23922254-Greek-Philosophers-on-Democracy

 

Gran reflexión de Arturo Pérez Reverte (todos somos culpables de la crisis)

“Hemos aceptado de una manera gozosa el juego sucio que nos proponían políticos y banqueros
Hemos olvidado que de esta crisis somos tan responsables como los políticos y los banqueros. Lo hemos olvidado. Aquí parece que la culpa solo la tenían el banquero y el político. Y nosotros fuimos los primeros. A ti nadie te obligaba a tomar una hipoteca ruinosa, nadie te obligaba a comprarte un coche, nadie te obligaba a irte a Cancún de vacaciones. Nadie te obligaba a comprarte una segunda residencia o a comprarle una moto al niño. Hemos aceptado de una manera gozosa el juego sucio que nos proponían políticos y banqueros. Esos canallas han hecho su negocio con nuestra complicidad, aparte de a nuestra costa, con nuestra complicidad. Entonces lo que no puede ser es que digamos: yo no tengo nada que ver. Hemos tenido mucho que ver con esto. ¿Y qué pasa ahora? Cuando escuchas las conversaciones, cuando escuchas a la gente y observas los comportamientos te das cuenta de que esta crisis que podría haber valido para que aprendiéramos una lección importante no ha valido para nada. No hemos aprendido nada. La gente quiere que pase la crisis para hacer exactamente lo que hacía antes, no para cambiar de vida. Para lo que tenía que haber servido esta crisis justamente era para que cambiásemos de vida. De ahí mi pesimismo.”

El 50% de alumnos de Magisterio quedaría fuera si se exigiera un aprobado en lenguas y matemáticas

El 50% de los estudiantes catalanes de la carrera de Magisterio quedaría fuera de estos estudios si se exigiera un 5 de nota en las materias de catalán, castellano, inglés y matemáticas de la Selectividad.

Lo ha afirmado este lunes el secretario de Universidades de la Generalitat, Antoni Castellà, en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, en las que ha precisado que este dato debe hacer “repensar la propia oferta y dar incentivos a los mejores estudiantes para que vean atractivos en Magisterio”, después de que la decana de Ciencias de la Educación de la Universitat de Lleida (UdL), Maria Pau Cornadó, haya dicho a El Periódico que no le importaría que se exigiera un 5 en catalán y castellano.

Para ello, la Generalitat ha impulsado en este curso un grado piloto de Infantil y Primaria, con una selección específica de profesorado y un currículo diferente para captar “a los mejores estudiantes”, lo que también ha hecho a través de becas que eximen de los precios a los alumnos con un expediente superior al 8.

Tras ser preguntado por si el sistema educativo actual tiene a los mejores profesores, Castellà ha contestado que el nivel es “absolutamente mejorable”, y ha agregado que nunca se está en lo mejor posible.

Sin embargo, ha matizado que hay un “buen profesorado” y que el criterio no sólo lo marcan las notas de corte, puesto que hay una gran parte de docentes que son vocacionales.

Leer más: El 50% de alumnos de Magisterio quedaría fuera si se exigiera un aprobado en lenguas y matemáticas http://www.europapress.es/sociedad/educacion/noticia-50-alumnos-magisterio-quedaria-fuera-si-exigiera-aprobado-lenguas-matematicas-20131125121747.html#AqZ1BgHCD3309tLV
Consigue Links a tus Contenidos en http://www.intentshare.com

CUIDADO…con lo que se avecina (Arturo Pérez Reverte)

Artículo de Arturo Pérez Reverte

CUIDADO…con lo que se avecina….es mas gordo de lo que os imagináis…un gobierno Europeo impuesto por los Neocon “Los Illuminatis” que irá quitando a corto plazo a los políticos demócratas y manipulando las elecciones…y colocando tecnócratas, nos queda poco. Los Indignados tienen más razón de lo que os podáis llegar a imaginar. No es una cuestion de PSOE ni de PP, nada tiene que ver. Esto solo se para negándonos a esas mentiras de pagar la deuda en que ellos nos han metido falsamente para tenernos hipotecados hasta nuestros nietos….se acabaron los Estados/Nación…adiós España.

Hay un problema laboral del colectivo de controladores aéreos que afecta al 1,2% de la población española (600.000 personas) y casi todos saltáis como energúmenos pidiendo hasta el linchamiento de ese colectivo cuando el día anterior hacen otra reforma del sistema laboral más restrictiva, quitan los 420 euros de ayuda a 688.000 parados que están en la ruina y anuncian cambios drásticos a peor en la ley de pensiones que afectan al 80% de la población y nadie se indigna ni dice nada. ¿Sois idiotas?.

Estáis pidiendo a gritos al Gobierno que se apliquen medidas que quitan el derecho a la baja laboral, a los permisos retribuidos y a las horas sindicales, sacar militares a la calle ¿sois idiotas?.

Estáis leyendo que mintieron en los vuelos de la CIA, en el caso Couso, que González era la X del GAL, que gente del PP cobraba de la trama Gürtel, que hay políticos que cobran más de 230.000 euros al año, pero que nos cuestan más de 3 millones de euros, que la corrupción en la política no es excepción, sino norma, que ellos mismos se adjudican el derecho a cobrar la jubilación máxima con pocos años en las Cortes y a nosotros nos piden 40 de cotización, banqueros que consiguen del gobierno medidas duras contra los trabajadores y que tenían que estar en la cárcel por delitos demostrados de fraude fiscal y no decís nada, os quitan dinero para dárselo a esa gente que cobra cientos de miles de euros año, especula con nuestro dinero, defrauda a Hacienda y seguís callados ¿sois idiotas?.

Tenéis una monarquía que se ha enriquecido en los últimos años, que apoya a los poderosos, a EEUU, a Marruecos y a todo lo que huela a poder o dinero, hereditaria como en la Edad Media ¿sois idiotas?.

En Inglaterra o Francia o Italia o en Grecia o en otros países los trabajadores y los jóvenes se manifiestan hasta violentamente para defenderse de esas manipulaciones mientras en España no se mueve casi nadie ¿sois idiotas?.

Consentís la censura en los medios de comunicación, la ley de partidos, la manipulación judicial, la tortura, la militarización de trabajadores sólo porque de momento no os afecta a vosotros ¿sois idiotas?.

Sabéis quién es toda la gentuza de las revistas del corazón, futbolistas supermillonarios pero jamás escucháis a nadie como Saramago o Chomsky u otros mil intelectuales veraces y comprometidos con vuestros problemas ¿sois idiotas?.

Si mucha gente responde sí, aún nos queda un poco de esperanza de conseguir acabar con la manipulación de los políticos y poderosos. Si la mayoría contesta no, entonces estamos jodidos.

EL GOBIERNO: Ha bajado el sueldo a los funcionarios, suprimido el cheque-bebé, congelado las pensiones y reducido la ayuda al desempleo, (EL PARO), para afrontar la crisis que han generado los bancos los políticos y los especuladores bursátiles.

Nos gustaría transmitirle al Gobierno lo siguiente:

Dediquen su empeño en rebajar LA VERGÜENZA DEL FRAUDE FISCAL, que en España se sitúa alrededor del 23% del P.I.B. (10 puntos por encima de la media europea) y por el que se pierden miles de millones de €uros, fraude que repercute en mayores impuestos para los ciudadanos honestos.

TENGAN LA VERGÜENZA de hacer un plan para que la Banca devuelva al erario público los miles de millones de euros que Vds. les han dado para aumentar los beneficios de sus accionistas y directivos; en vez de facilitar el crédito a las familias y a las empresas, erradicarlas comisiones por los servicios bancarios y que dejen de cobrar a los españoles más humildes €30.01, cada vez que su menguada cuenta se queda sin saldo. Cosa que ocurre cada 1º de mes cuando les cargan las facturas de colegios, comunidades, telefonía, Etc. y aun no les han abonado la nómina.

PONGAN COTO a los desmanes de las empresas de telefonía y de ADSL que ofrecen los servicios más caros de Europa y de peor calidad.

ELIMINEN la duplicidad de muchas Administraciones Públicas, suprimiendo organismos innecesarios, reasignado a los funcionarios de carrera y acabando con los cargos, asesores de confianza y otros puestos nombrados a dedo que, pese a ser innecesarios en su mayor parte, son los que cobran los sueldazos en las Administraciones Públicas y su teórica función puede ser desempeñada de forma más cualificada por muchos funcionarios públicos titulados y que
lamentablemente están infrautilizados.

HAGAN que los políticos corruptos de sus partidos devuelvan el dinero equivalente a los perjuicios que han causado al erario público con su mala gestión o/y sus fechorías, y endurezcan el Código Penal con procedimientos judiciales más rápidos y con castigos ejemplares para ellos.

INDECENTE, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado de 3.996, pudiendo llegar, con dietas y otras prebendas, a 6.500 €/mes. Y bastantes más por diferentes motivos que se le pueden agregar.

INDECENTE, es que un profesor, un maestro, un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública, ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

INDECENTE, es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca (siempre por unanimidad, por supuesto, y al inicio de la legislatura).

INDECENTE, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste sólo con siete, y que los miembros del gobierno, para cobrar la pensión máxima, sólo necesiten jurar el cargo.

INDECENTE, es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

INDECENTE,es colocar en la administración a miles de asesores = (léase amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados).

INDECENTE, es el ingente dinero destinado a sostener a los partidos y sindicatos pesebreros, aprobados por los mismos políticos que viven de ellos.

INDECENTE, es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (ni cultural ni intelectual).

INDECENTE, es el coste que representa para los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes (siempre en gran clase) y tarjetas de crédito por doquier.

INDECENTE. No es que no se congelen el sueldo sus señorías, sino que no se lo bajen.

INDECENTE, es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

INDECENTE, es que ministros, secretarios de estado y altos cargos de la política, cuando cesan, son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del ERARIO PÚBLICO.

Y que sea cuál sea el color del gobierno, toooooooodos los políticos se benefician de este moderno “derecho de pernada” mientras no se cambien las leyes que lo regula. ¿Y quiénes las cambiarán? ¿Ellos mismos? Já.

Juntemos firmas para que haya un proyecto de ley con “cara y ojos” para acabar con estos privilegios, y con otros.

Haz que esto llegue al Congreso a través de tus amigos.

ÉSTA SÍ DEBERÍA SER UNA DE ESAS CADENAS QUE NO SE DEBE ROMPER, PORQUE SÓLO NOSOTROS PODEMOS PONERLE REMEDIO A ESTO, Y ÉSTA, SI QUE TRAERÁ AÑOS DE MALA SUERTE SI NO PONEMOS REMEDIO, está en juego nuestro futuro y el de nuestros hijos.

¿DONDE ESTÁ LA GENTE? QUE LEVANTAN MASAS PARA EL FÚTBOL Y NO PARA DEFENDER NUESTROS DERECHOS.

Latín obligatoria y Matemáticas optativa, o cómo cargarse una de las mejoras que introducía la LOMCE en Bachillerato

La educación es una de las cuestiones más importantes de una sociedad que pretende progresar, eso lo sabemos todos. ¿Todos? ¡No! Un pequeño grupo de irreductibles se resiste todavía a intentar contribuir a este propósito con acciones que hacen justo lo contrario. Me refiero, cómo no, al Gobierno de España.

Son de sobra conocidas muchas de las medidas perjudiciales para la educación libre y plural que este gobierno ha tomado en los últimos meses. Y la última (por ahora) afecta directamente a las Matemáticas, evidentemente para mal. Vamos a explicar un poco de qué va todo esto.

José Ignacio Wert, el amigo de los niñosEn estos días la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) está en proceso de aprobación en el Senado. En estos días, por tanto, se decide uno de los temas más importantes para el desarrollo de este país: la estructura de la educación de sus adolescentes en los próximos años (aunque puede cambiar a corto plazo si hay cambios en el partido en el Gobierno, pero eso ya es otro tema). Aunque serían muchos los temas a debatir, comentar y/o criticar de esta ley, me gustaría centrarme en uno en concreto, que es la cuestión principal de este artículo: la situación de las matemáticas en la modalidad de Bachillerato de Ciencias Sociales.

Hasta ahora, según la ley de educación actual (la LOE), el Bachillerato se divide en tres modalidades: (1) Artes, (2) Ciencias y Tecnología y (3) Humanidades y Ciencias Sociales (BOE nº 106, jueves 4 de mayo de 2006, pág. 17172; página 15 de este pdf). Las asignaturas que componían cada uno de los dos cursos de Bachillerato aparecen en documentos posteriores y se establecen previa consulta con las Comunidades Autónomas. Aparte de las materias comunes, la estructura que quedó es la siguiente:

Para 1º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales:

Materias de modalidad (el alumno debe elegir 3)

Economía
Griego I
Historia del mundo contemporáneo
Latín I
Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales I

Para 1º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales

Materias de modalidad (el alumno debe elegir 3)

Economía de la empresa
Geografía
Griego II
Historia del Arte
Latín II
Literatura universal
Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales II

Después debían elegir una asignatura más por curso de entre un grupo de optativas (aquí puede verse la organización correspondiente a Castilla-La Mancha, aunque si no me equivoco es la misma para todo el país).

Si nos fijamos, por ejemplo, en 1º de Bachillerato, como cada alumno debe elegir 3 de esas 5 asignatura podría ocurrir que alguien que al acabar Bachillerato entrara en un grado de Económicas, Administración y Dirección de Empresas, Magisterio o Psicología (por poner algunos ejemplos) hubiera pasado esa etapa sin oler las matemáticas, simplemente no eligiéndolas ni en 1º ni en 2º. Cierto es que este caso se presenta con menos frecuencia que el contrario, pero podría ocurrir. Y como todo el mundo acertará a comprender, que esto ocurra lo que acaba produciendo habitualmente es una debacle académica del alumno (por no poder enfrentarse a los contenidos de matemáticas del propio grado por no tener base suficiente) o una deficiente preparación para su trabajo posterior en una materia fundamental como son las matemáticas.

Bien, pues llega la LOMCE y, ¡oh, milagro!, subsana este error. Y lo hace de una manera muy sencilla: separa Humanidades y Ciencias Sociales en dos Bachilleratos distintos, dejando Latín I y II como obligatorias en Humanidades y Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales I y II como obligatorias en Ciencias Sociales (en primer y segundo curso respectivamente en ambos casos). Bueno, no está mal la idea, ya que quien entre en el Bachillerato de Ciencias Sociales habitualmente necesitará más las matemáticas que el latín (y al revés en Humanidades), pero además también podrá escoger latín si quiere como asignatura optativa (lo mismo con matemáticas en Humanidades). Podéis ver la Organización General del Bachillerato de la LOMCE en las páginas 28 a 35 del Proyecto de Ley del 17 de mayo de 2013. Vaya, algo arregla esta ley entonces, ¿no?

Pues a nuestros amigos del PP no se les ha ocurrido otra cosa que cargarse todo esto con enmiendas posteriores a esta ley. Parece ser que cuando el Proyecto de Ley pasó por el Congreso el grupo popular presentó unas enmiendas que han tenido como consecuencia la unificación de los dos bachilleratos en uno solo. Vamos, como estaba antes, ¿no? Pues no, ya que ahora se añade un pequeño detalle que antes no aparecía: se establece el Latín (I en primero y II en segundo) como asignatura obligatoria para todos los alumnos del Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales (aparte de las comunes a todos los bachilleratos, sería la única obligatoria). Que alguien me lo explique, porque no lo entiendo: ¿Latín como asignatura obligatoria para todos los de Ciencias Sociales? ¿Y por encima de matemáticas?

Quizás esta queja parezca algo interesada (al fin y al cabo yo soy matemático, por lo que se podría pensar que tiro para lo mío en este caso), pero ni mucho menos. Creo que no se puede dudar de la importancia suprema que la Lengua y las Matemáticas tienen para el desarrollo del alumno, tanto en su vertiente puramente académica como en la del propio desarrollo como persona. Siendo así, ¿cómo puede ser que en esta unificación se establezca el Latín como única obligatoria de modalidad? Cierto que las Matemáticas se podrán elegir como optativa, pero también lo es que para quien vaya a dirigir sus estudios hacia algún grado relacionado con las Ciencias Sociales no tiene sentido estar obligado a cursar Latín tanto en primero como en segundo (al igual que, quizás, tampoco tendría demasiado sentido obligar a alumnos de Humanidades a cursar obligatoriamente Matemáticas relegando así al Latín a optativa).

Además, todo esto vuelve a abrir la puerta para que se produzcan situaciones como las que comentábamos al principio que podían pasar hasta ahora: que alguien pueda llegar a un grado de, por ejemplo, Administración y Dirección de Empresas (de la rama de Ciencias Sociales), que tiene matemáticas por todos los lados, sin haber cursado esa asignatura en los dos últimos años. Pero además ahora es quizás más probable que antes que esto pase, al menos bajo mi punto de vista. Antes, como comentaba en párrafos anteriores, el alumno elegía 3 asignaturas de 5. Si estamos hablando de alguien que quiera irse hacia algo de Ciencias Sociales (ADE, Económicas, Psicología…), lo normal es que descartara Latín y Griego (por poca afinidad), quedándose con Economía, Historia y Matemáticas. Pero ahora te obligan a coger Latín, por lo que habrá gente que descarte Matemáticas por tener mayor dificultad que las demás que puede elegir. Sí, es cierto que en los centros se les puede aconsejar en estos casos, pero al final todos sabemos lo que pasa, o lo que puede llegar a pasar.

¿Tan difícil era la solución? No sé, se me ocurre que se podía haber dejado como estaba al principio en la LOMCE, con las modalidades de Humanidades y Ciencias Sociales separadas y cada una de ellas con su asignatura obligatoria (Latín y Matemáticas respectivamente). O si había que unificar obligatoriamente se podría haber dejado la posibilidad de elegir una de ellas como obligatoria en vez de imponer una de ellas (el Latín en este caso). Así cada uno puede elegir la que más le convenga en función de lo que quiere estudiar después. Y eso mismo es lo que han pedido varias asociaciones y sociedades matemáticas españolas en este comunicado conjunto que, al menos yo, espero que sea tenido en cuenta. Por ello también se ha abierto esta petición en Change.org en la que se pide lo mismo.

Bueno, alguno pensará que no pasa nada, que en el Senado se puede arreglar el tema. Pues la cosa es que el PP no presentó ninguna otra enmienda que enmendara las presentadas anteriormente, por lo que la cosa no ha cambiado por ahora. Queda la opción de que sean otros grupos los que presenten esas enmiendas, pero al parecer la cosa está muy parada. El próximo miércoles 20 de noviembre tendrá lugar la votación final, y hace falta hacer ver a la comunidad política que deben intentar solucionar este problema que ha surgido por este movimiento de última hora. Esperemos que sepan rectificar a tiempo.

Evidentemente no soy el único que se ha hecho eco de esta noticia. Aquí os dejo algunos enlaces a artículos publicados durante los últimos días sobre este tema:

Divide et vinces, de Clara Grima en eldiario.es.
Científicos y economistas se movilizan contra la ‘Ley Wert’ en elmundo.es.
De reformas educativas y esas cosas en “Matemáticas Divertidas”.
Matemáticas en eldiario.es.
La Ley Wert permitirá realizar Económicas sin haber cursado matemáticas en el Bachillerato en “Entre corchetes”.
Y hay muchos más. La sociedad en general os estará muy agradecida si nos ayudáis a difundir esta situación, ya que ésa es la única forma de poder ponerle remedio a la misma antes de que sea tarde. Como siempre, muchas gracias.

Quiero agradecer especialmente a Raquel Mallavibarrena, presidenta de la Comisión de Educación del Comité Español de Matemáticas (CEMAT) y a José Enrique Machuca (@yodigono), profesor de matemáticas de instituto, la información y la ayuda que me han prestado para la confección de este artículo.

http://gaussianos.com/latin-obligatoria-y-matematicas-optativa-o-como-cargarse-una-de-las-mejoras-que-introducia-la-lomce-en-bachillerato/

Hace años tuve que escoger mis optativas en el instituto: iba a empezar segundo de bachillerato en la rama de Ciencias de la Salud, y tenía claro que mi objetivo era la Biología, o quizás aquello tan nuevo de las Ciencias Ambientales. Las posibilidades eran o bien optar asignaturas como gimnasia o informática (digamos que poco relacionadas con mi probable futuro académico), o bien física y matemáticas. Fui el único de mi grupo que se cogió como optativas los dos huesos (en un acto que mis amigos calificaron de suicida), lo que obligó al centro a ponerme en dos clases distintas a la vez: mi horario era un sambori constante, y –qué raro- no pudieron ofrecerme las clases en valenciano.

Pero lo preocupante no fueron mis penurias y frustraciones debidas a los exámenes; lo grave fue que mis compañeros cursaron una rama de ciencias sin matemáticas ni física en el instituto. Al llegar a primero de Ciencias Ambientales, descubrí que el patrón se repetía, y muy pocos estudiantes venían con conocimientos frescos de matemáticas y física. Como era previsible, el bofetón fue descomunal: los que no habían dado matemáticas fueron perdidos durante todo el curso, y arrastraron el déficit a lo largo de toda la carrera, en todas y cada una de las asignaturas que necesitaban una base matemática. Yo también las pasé canutas, y fue justamente por eso –porque sabía que no era bueno en matemáticas- por lo que me amargué el último año en el instituto y bajé mi nota media. A cambio, eliminaría el peligro de un año en blanco: desperezar el cerebro no parecía una tarea fácil. Y, a la vista de la experiencia de mis compañeros de clase, no lo fue.

Ahora Wert, quien parece que intenta superarse día tras día mientras trata de hundir aún más su valoración ciudadana, abre la posibilidad de que un estudiante pueda llegar hasta Economía (por poner un ejemplo) sin haber visto nada de matemáticas los dos años previos. No sé si son ustedes conscientes de la salvajada que significa eso: la economía son modelos matemáticos, números, gráficas, modelizaciones complejas, estadística. Medio mundo cachondeándose del error del Excel de Rogoff y Reinhart y aquí hacemos todo lo posible por repetirlo.

Pero el asunto no tiene trascendencia sólo porque precipitará la llegada de miles de estudiantes sin la formación necesaria a la Universidad. La decisión de Wert, el ministro anumérico, va mucho más allá: privará, de hacerse realidad, a una generación de una de las herramientas más poderosas para entender el mundo. Cuando el siempre repulsivo Salvador Sostres publicó una columna ignominiosa alentando al desprecio de las matemáticas, retrató una cosmovisión analfabeta y simplona. Fue rebatida de mil formas distintas, desde la exhibición del amor que muchos divulgadores profesan a las matemáticas –bellas y fascinantes-, hasta mediante una visión utilitarista y fría, pero igual de eficaz para justificar su necesidad.

A mí, personalmente, Sostres me produce ya una indiferencia color de vómito, una apatía marrón de la que no creo que lo rescate nunca. El problema -y ahí no hay lugar para la indolencia- es que quien se proclama como cruzado de los analfaciencios en España no es un triste columnista de segunda: es el ministro de Educación del Gobierno.

Houston, tenemos un problema. O quizás no, porque sin matemáticas, olvídense de viajes espaciales. Y, por supuesto, de todo lo demás.

http://www.eldiario.es/cv/opinion/Matematicas_6_196040430.html

¿Grandes profesionales en Canal 9? ¿De qué?

No es lo mismo escribir de periodismo que de periodistas. Para lo primero basta con acudir a los lugares comunes de siempre y construir un relato sobre la crisis de la profesión y de las empresas y, por supuesto, dejar bien al gremio, que, según parece, nunca tiene culpa de nada. Hacerlo sobre periodistas –saco en el que me incluyo- es más complicado. Requiere tener el suficiente apetito para sobrevolar por encima de esa máxima de que perro no come carne de perro y luego empezar a juntar palabras con las tripas, ignorando el manual de cómo hacer amigos de la cruz a la raya.

El periodismo, como se ha advertido, está en crisis. Sobre ello han teorizado mucho y bien catedráticos de la cosa y hasta Kapuscinski impartió en su día clases magistrales sobre cómo la realidad no interesaba tanto como evitar que la competencia se adelantase, lo que convertía la información en un mero espectáculo. Hace tres años Robert G. Picard, profesor y analista de medios de comunicación, pronunciaba en Oxford una conferencia demoledora en la que sostenía que los periodistas merecían ganar poco porque su trabajo podía ser desempeñado, llegado el caso, por un descargador de frutas de Mercamadrid.

Opinaba este hombre que si un ciudadano normal y corriente podía dar noticias gratis en su blog personal, incluir sonido, fotos y vídeos y distribuir todo ese contenido por una red social, era absurdo que una empresa pagase por ello. Y aconsejaba a los periodistas “empezar a proporcionar una información y un conocimiento que no sea accesible por otras vías, y de formas más útiles y relevantes para su público”.

A la Prensa le quedaba en definitiva la información propia, pero en esto llegó Assange y Wikileaks, y más tarde ha aparecido Snowden con sus espías, en abierta demostración de que los medios han perdido incluso ese monopolio de lo exclusivo y son otros los que administran lo que se publica o no en sus páginas. Remuevan estos ingredientes en una coctelera, llena a partes iguales de recesión económica e infructuosa búsqueda del nuevo modelo de negocio al que obliga la revolución tecnológica, y obtendrán el desastre actual y a Pedro J. haciéndose fotos con un tirachinas Xbox y ofreciendo secadores de pelo por cada suscripción a Orbyt.

Como en lo económico, la crisis de la de prensa en España ha tenido sus propias peculiaridades. La principal ha sido una guerra de trincheras sin cuartel que durante años situó a los medios en dos bandos perfectamente diferenciados. La información sólo era relevante cuando perjudicaba a los otros. La nociva para los intereses propios se simulaba o se ocultaba con mayor o menor elegancia. En esa actividad los periodistas hemos sido cómplices necesarios. Sólo el hundimiento de la actividad económica y la constatación de que los favores políticos se habían vuelto imposibles han aligerado de contendientes el campo de batalla. Aunque sólo fuera por su contribución a esta noble causa, las asociaciones de la prensa tendrían que levantar un monumento a Luis Bárcenas o, al menos, a sus papeles.

Pero hablemos de periodistas, incluido uno mismo. ¿Que qué hicimos para cambiar el estado de cosas? Absolutamente nada. Más aún, en medio de una reconversión salvaje que deja pequeña la del sector de la construcción, con cierres casi diarios de medios de comunicación y miles de despidos, los profesionales no hemos sido capaces ni de convocar una simple protesta general, de esas que en Italia, por ejemplo, están a la orden del día. A lo más que hemos llegado es a expresar nuestras más sentidas condolencias a los afectados por Twitter, y de paso ganar seguidores en la red por nuestro buen corazón.

Cualquier parecido entre el idealizado periodista de las películas y los asalariados de los medios es pura coincidencia. Empezaba uno a trabajar en Diario 16 cuando el mejor redactor jefe que he tenido me aclaró el panorama: “Chaval, éste es el oficio con el mayor número de hijos de puta por metro cuadrado”. Llevaba muchísima razón mi admirado Alberto Otaño.

Claro que la generalización es injusta y que hay periodistas que creen en lo que hacen, que aspiran a observar el mundo e intentar cambiarlo, que se dejan la vida en conflictos olvidados, que sufren secuestros o, simplemente, que tratan de contar con cierta objetividad lo que ven y oyen en una sesión parlamentaria o en una rueda de prensa. Pero existe una fauna de divos, tertulianos de cámara, lameculos y vagos que les oscurecen. Lo peor, con todo, es la legión de tipos sin principios que deambulan por la profesión, que nunca podrán respetar a nadie porque son incapaces de respetarse a sí mismos.

El último episodio del serial ha sido el cierre de la Radio Televisión Valenciana, un medio que el PP había convertido en una caricatura y de cuya manipulación grosera había bastantes datos antes de que algunos trabajadores de la casa empezaran a ilustrarnos, ya con la guillotina cayendo sobre sus cabezas.

Más lamentable que sus propios relatos, que los eufemismos que se veían obligados a utilizar para satisfacer a regidores de la cloaca valenciana o de su postrera petición de perdón por haber callado sobre la tragedia del Metro de Valencia ha sido su propio comportamiento. Hasta la necesidad de hacer tres comidas al día debería tener en la dignidad un límite infranqueable.

Está habiendo mucho rasgado de vestiduras y mucho tenor hueco que canta a esos “grandes profesionales” que al parecer habitan la RTVV. Seguro que existen estupendos realizadores, cámaras, productores, maquilladores y señoras de la limpieza. Lo que cuesta trabajo creer es que convivan entre ellos grandes profesionales del periodismo, porque se habrían ido a pescar anguilas a la Albufera antes que participar en esa gigantesca mascarada. ¿Que un servidor en su situación habría tragado también? Es una posibilidad.

http://blogs.publico.es/escudier/2013/11/grandes-profesionales-en-canal-9-de-que/