– Cariño, me he comprado un puzzle y no se como hacerlo

– Bueno, tomatelo con paciencia, ya sabes, es un puzzle….

– ya, pero estoy desesperada, no consigo encajar nada!!!!

– mira bien la foto de la caja a ver…. Hay foto no?

– claro cariño, es un gallo, pero es que no puedo…. Lo estoy pasando francamente mal, es imposible. Ayudame!!!!!

– a ver…. Vengo a ayudarte.

El marido llega a la mesa, se sienta, mira a la mesa, la mira a ella, ella lo mira a el, se miran ambos……. Y el le dice:

– mira cariño, haremos una cosa, metemos todos los corn-flakes dentro de su caja y aqui no ha pasado nada, ok?

__________________

“Mi hijo dejó los estudios con 16 años para irse a la obra. Ahora quiere ganarse la vida en Bolsa…

De vuelta a la Costa del Sol desayuno con Roberto V., dueño de una afamada pescadería. “Mi mujer y yo, como otros tantos matrimonios de la zona, cometimos el error histórico, imperdonable, de animar a nuestro hijo Carlos a que dejara los estudios y comenzara a trabajar en el tajo. Eran los años del boom inmobiliario, es decir, hace muy poco. Utilizamos de manera impropia de unos adultos esa frase manida de que estudiar no sirve para nada ¡fíjate la cantidad de médicos, químicos, periodistas y demás que están en el paro! Eran los años de la bonanza inmobiliaria en el Reino de España. Un peón albañil ganaba una fortuna y el más idiota de la pandilla se paseaba con un BMW descapotable por el Paseo Marítimo. Muchos padres llevamos a nuestros hijos al matadero que ellos mismos estaban construyendo: avalamos con nuestras viviendas y negocios la compra de sus propias viviendas. Muchos no han podido pagarlas y muchos padres han perdido sus bienes. Siete años después, mi hijo sigue en el paro, pero sin cobrarlo, claro. Siete años después, llegan los lamentos y el reconocimiento de que estudiar sirve para todo, que es necesario, imprescindible en una sociedad avanzada como la actual. Sin conocimientos básicos, las posibilidades de encontrar un empleo son nulas”, me dice.

“Mi hijo Carlos se ha enganchado ahora a la Bolsa, con el poco dinero que tenía ahorrado. Sí, a la bolsa. Lo llamaron un día por teléfono desde no sé dónde proponiéndole un sistema infalible. Algo así como el seguimiento de un modelo técnico ¿Técnico?, unas tablas de comportamiento de las acciones. Sí, le han dicho que no falla”, continúa.

“¿Ganar dinero? El me dice que sí, justo para sacarse el jornal de cada día. Pero no me lo creo. Ando con la mosca detrás de la oreja. Sin conocimientos, sin estudios no es posible que gane dinero ¿tú que opinas?”, me pregunta.

Le digo que hace tiempo que la Bolsa actual es un tejemaneje de unos cuantos y de otras tantas máquinas enchufadas al Sistema, porque el inversor final no ha existido (ahora asoma) atrapado por las garras de la Crisis. El inversor final, que dispone de liquidez, aún tiene miedo. Otros inversores finales están atrapados a precios sensiblemente más elevados que los actuales y no tienen capacidad de reacción: sólo le queda rezar o dejar las acciones de herencia a sus nietos. Además, el inversor final metódico y riguroso, el inversor final de siempre, no entiende la forma de actuar de los mercados en la actualidad y como no entiende ni sabe, prefiere permanecer al margen. Una Bolsa, en manos de unas cuantas máquinas manejadas por licenciados, que no han cumplido aún los 30 años. Máquinas que hacen trading minuto a minuto, segundo a segundo. Lo vemos casi todos los días. Los índices son capaces de pasar del infierno al cielo y del cielo al infierno en un par de horas. Y todo según interpretaban las máquinas los nuevos algoritmos emanados de las últimas medidas del Banco Central Europeo y de un crecimiento menor de lo esperado de la economía USA.

Bloomberg recogía no hace mucho que los mercados financieros han llegado a depender demasiado de matemáticos que usan modelos para prever los cambios de precios y deberían insertar el “sentido común” en la ecuación, dijo Paul Wilmott, autor británico e instructor en materia de finanzas cuantitativas.

Wilmott ha advertido que los llamados “quants” que usan las matemáticas para pronosticar cómo los mercados se comportarán pueden pasar por alto errores en los modelos, lo que conduce a hacer predicciones equivocadas. En una columna en el New York Times el 28 de julio del año pasado, Wilmott también dijo que la llamada contratación de alta frecuencia, en que los fondos de cobertura de riesgo y otras firmas usan computadoras avanzadas para comprar y vender miles de acciones por segundo, amenaza desestabilizar el mercado. “Hay demasiada matemática en este negocio”, dijo Wilmott.

Y hablando de máquinas, un dato curioso:

Escribe BRETT ARENDS en The Wall STreet Journal que los hermanos gemelos Alexander y Thomas Hunter han estafado a inversionistas desde que tienen 16 años, según la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

Cuando cumplieron 20 años ya habían acumulado más de US$3 millones de inversionistas y promotores bursátiles gracias a una maniobra conocida como “el robot seleccionador de acciones”.

¿Qué se puede hacer con gente así? Fácil. ¡Darles un trabajo en Wall Street!

Las firmas de caza de talentos especializadas en grandes bancos y fondos de inversión de Connecticut probablemente los están llamando ahora mismo. Recientemente, la SEC demandó a los dos hermanos británicos. Según la querella, Alexander y Thomas Hunter ”empezaron a la edad de 16 años… desarrollaron y elaboraron una elaborada estafa para manipular los precios de acciones que se cotizan a menos de US$1 a expensas de los inversionistas desprevenidos.´´

Su engaño tenía dos vertientes según la SEC, y los hermanos cultivaban a ambas. Por un lado, decían a los inversionistas que tenían un robot seleccionador de acciones con un historial increíble de éxito a la hora de elegir valores que subían de precio. Los gemelos vendieron subscripciones a un boletín que enviaba las elecciones más recientes del robot, en sus páginas web doublingstocks.com y daytradingronot.com.

Por otro lado, secretamente recaudaban fondos de los promotores de acciones de menos de US$1 bajo la promesa de recomendar sus valores en el boletín del “robot”.

¿Qué clase de tonto se come el cuento de que existe un robot que elige acciones ganadoras? Muchos más de los que uno pensaría. Según la SEC cerca de 75.000 inversionistas, la mayoría de ellos en Estados Unidos, entregaron en total al menos US$1,2 millones en suscripciones al boletín.

Es fácil ser despectivo. ¿Los reguladores realmente ayudan a alguien al atacar este tipo de estafas? Alguien que es tan tonto como para caer en la triquiñuela del robot seleccionador de acciones probablemente perderá su dinero de una forma u otra.

Pero antes de juzgar severamente a los inversionistas aquí va una reflexión. El robot seleccionador de valores no es muy diferente de los principales fondos de inversión y bancos de Wall Street.

“Los acusados”, afirma la SEC, dijeron a los inversionistas que “el robot era un programa de corretaje informático altamente sofisticado y el resultado de un largo proceso de investigación y desarrollo”.

Eso es exactamente lo que los gestores de patrimonio dicen a sus clientes sobre el último algoritmo informático. De hecho, usan casi los mismos términos para referirse a sus analistas. Ninguno de los dos parece funcionar muy bien. A la mejor todos somos unos idiotas.

Los hermanos Hunter ganaron US$1,2 millones con las suscripciones y US$1,9 millones con la venta de sus servicios de promoción de valores a través de un negocio independiente, equitypromoter.com. Los inversionistas que buscaban darle un impulso artificial a una acción en su poder le pagaban a los Hunter para que, en el siguiente boletín, el robot seleccionador de acciones anunciara que había elegido esa acción. Los incautos se lanzaban a comprarla, elevando el precio lo suficiente como para que los inversionistas vendieran y sacara jugosas ganancias.

En otro tipo de estafa, los hermanos supuestamente también especulaban con algunas de las acciones que ellos elegían, quedándose con un poco de dinero extra.

La SEC denomina esto como una estafa. La mayoría de la gente diría lo mismo.

¿Pero acaso Wall Street no hacia lo mismo? ¿Acaso no sigue haciéndolo? Por una parte, los bancos de inversión promocionan y se jactan de su habilidad para elegir acciones, cuyo historial deja mucho qué desear. Si un simio que escoge acciones puede hacerlo mejor que muchos analistas, ¿por qué no puede hacerlo un robot?

Los bancos también reciben dinero de las empresas que quieren vender sus acciones al público, y a menudo lo hacen a la vez que recomiendan esos mismos valores a sus clientes. Claro, ahora colocan una “advertencia” al final de la página, pero ¿eso de qué sirve?

Finalmente, además de todo lo anterior, los bancos tienen unidades que invierten con dineros de la institución, muchas veces en contra del mercado, lo cual incluye a sus propios clientes. Así que ¿es diferente a lo que la SEC considera como una estafa?

Durante la burbuja financiera algunos bancos de Wall Street crearon deliberadamente productos de inversión destinados al fracaso para vendérselos sus clientes y luego apostar en contra de ellos. Eso no es muy diferente que comprar el seguro de vida de una persona y acto seguido envenenarla. La mayoría de los banqueros disfrutan de la vida en los Hamptons y sin problemas con la ley.

Eric Bruce, el abogado de los hermanos Hunter, no pudo ser contactado. Sin embargo, si Alexander y Thomas Hunter quieren un consejo, tendrían que hacer lo que hacen todos los grandes bancos y comenzar a escribir cheques a los congresistas. Parece funcionar para todos los demás.

twitter.com/moisesssromero @MoisesssRomero

Moisés Romero

http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/mi_hijo_dejo_los_estudios_con_16_anos_para_irse_a_la_obra._ahora_quiere_gan

Un señor entra en una farmacia y ve una nueva máquina al lado de la báscula.

Pregunta al farmacéutico y éste le dice que es una máquina que analiza la orina y te imprime un diagnóstico completo.

Como el señor no se lo creía, se sube en la máquina, mete 100 pts y la máquina empieza a funcionar.

Maquina:

– Buenos días, por favor vierta unas gotas de orina en el recipiente de abajo.

Sale un vasito a la altura de la entrepierna.

El señor mea y la máquina introduce el vaso en su interior y empieza a analizar el “producto”.

Al cabo del rato sale un papelito que dice:

“… Su estado de salud es regular. El colesterol lo tiene 15 puntos por encima del límite. El tobillo derecho lo tiene inflamado. Tiene un lunar en el brazo derecho que es un tumor, así que no haga esfuerzos con el brazo porque se le puede extender…”

El hombre horrorizado, no se termina de creer el tema y se va a su casa.

Coge un vaso y le dice a su parienta que mee dentro, luego a si hija que haga lo mismo, se va al garaje y vierte un poco de aceite de la caja de cambios de su coche y sin que nadie le vea se hace una manola y lo vierte en el vaso.

Lo mezcla todo y se vuelve a la farmacia.

Se sube de nuevo en la máquina, introduce los veinte duros y cuando sale el vaso vierte el contenido del que él traía.

Al cabo del rato sale de la máquina el siguiente mensaje:

“..Su mujer tiene sífilis que se la pegó usted el año pasado. Su hija esta embarazada de 2 meses de un negro. A su coche le toca la revisión dentro de 5.000 Km. y le patina un poco el embrague. Y usted deje de hacer esfuerzos con el brazo derecho porque se le va a extender el tumor que tiene en el brazo derecho….”

EL JUBILADO NACIONAL

“Sentado en la terraza del paseo marítimo, de espaldas al puerto, leo a la última luz de la tarde. De vez en cuando levanto la mirada y observo a la gente que pasa. En un extremo del paseo hay un mercadillo, y en el otro un grupo de negros que venden gafas de sol, bolsos, música y películas. Todo falso o pirata, naturalmente. Hace un rato, uno de ellos me regaló una anécdota personal simpática, cuando me detuve curioso a mirar su despliegue cinematográfico y, al advertir mi interés, cogió una peli en su funda de plástico, me puso una mano persuasiva en el hombro, y me aconsejó, entendido y grave, casi paternal: «Ésta es muy buena».

Leo, miro, leo. Tras volver de la playa o echar una siesta, la gente sale a tomar el aire antes de la cena. Hay mucho guiri: niños con pinta de SS que corretean dando por saco, alemanas o inglesas coloradas como si acabaran de sacarlas de un cocedero de mariscos, endomingadas con trajes de volantes y zapatos imposibles que las hacen caminar, cogidas del brazo de animales tatuados hasta el prepucio, con esa gracia natural que tienen algunas guiris para llevar tacones. Todos van y vienen disfrutando del paseo tranquilo, del mar próximo y bellísimo, mientras la sombra de los edificios y las palmeras se extiende cada vez más, refrescando el aire. Aliviando el calor de la jornada.

Me fijo en los jubilados, quizá porque ya tengo sesenta y dos toques de campana y cada vez suenan más cerca. Una de mis distracciones favoritas es adivinar, o intentarlo, su nacionalidad por la pinta que llevan. Un fresador de Lübeck, un minero polaco, un sargento de los Royal Marines inglés, un camionero holandés, dos modistos de Milán, pasan frente a mí, ellos y sus señoras, o lo que corresponda, mientras imagino biografías posibles o improbables. Pero mi interés por ellos se desvanece cuando veo a un jubilado español. Uno de los de siempre, como suelen ir: parejas de matrimonios, a menudo de dos en dos, ellos caminando delante, sin prisas, con las manos a la espalda; y ellas, unos pasos detrás, charlando de sus cosas.

Me gusta observar el paso migratorio de esa especie en extinción: el digno jubilado de toda la vida, abuelo clásico cuya indumentaria sigue siendo canónica. No pueden ustedes imaginar el respeto que les tengo. Ellos, con su camisa de manga corta bien planchada, su pantalón largo con raya, sus calcetines y sus zapatos de rejilla. Ellas, algo entradas en carnes y con esos maravillosos vestidos bata estampados de siempre, con botones por delante -qué madre o abuela nuestra no vistió en verano uno de ésos-, su pelo de peluquería, su bolso colgado del brazo en cuya muñeca hay una pulsera de oro con un colgante por cada uno de los hijos. Arreglados como Dios manda para salir, saludar a los conocidos, pasear mientras hablan de fútbol, de los nietos, del último viaje a Benidorm y lo bien que lo pasaron bailando Macarena y Los pajaritos.

No hay color, pienso enternecido. Incluso entre extranjeros se los reconoce al primer vistazo: abuelos españoles hasta el tuétano, pensionistas de manual, señores y señoras de lo suyo. Hay algo característico en ellos. Hasta cuando no visten de jubilado clásico se los reconoce también, de lejos. Lo malo es cuando han pasado, antes, por la desoladora puesta al día que este tiempo exige. Ocurre cada vez más. Oprime el corazón ver a un abuelete al que los nietos, el yerno y hasta la legítima dicen que no sea antiguo y se vista moderno, cómodo, informal. Y el pobre hombre, que a su manera fue siempre un señor, cambia resignado la honorable camisa de manga corta por una camiseta con el rotulo España, sol y chusma, por ejemplo; y en vez del pantalón largo con raya se pone unas bermudas hawaianas; y los zapatos de rejilla, incluso las sandalias veraniegas, los sustituye por chanclas que hacen menos daño en los callos. Y así, actualizado, patético, pasea con otros abuelos vestidos igual, con sus piernas flacas, sus varices y una gorra de béisbol para rematar la cosa. Y cuatro pasos por detrás van las aquí mis señoras, a las que -aunque ellas suelen resistir, por ahora, mejor a la ordinariez- también acaban convenciendo entre los nietos y la tele, vestidas con una camiseta que les dibuja bien los tocinos y unos leggins apretados, o como se llamen. A sus setenta.

Y tú, antes de volver a la lectura buscando consuelo, los ves alejarse mientras piensas que tiene huevos la cosa. El pobre abuelo. Toda una vida trabajando como un tigre, militando en Ugeté o en Comisiones, criando dignamente una familia, para acabar en un paseo marítimo playero, en vacaciones, disfrazado de Forrest Gump.”

http://www.finanzas.com/xl-semanal/firmas/20140817/jubilado-nacional-7526.html

Oiga, perdone, ese Pedro Sánchez… Sí, sí, ese… ¿Es una broma o van ustedes en serio?

Ese “muchacho” vive en un planeta político muy alejado de la realidad. Pero eso no es lo más chocante. Lo más llamativo es que Pedro Sánchez pretenda convencer a millones de ciudadanos de que le acompañen en su viaje virtual a ninguna parte.
Y tanto o más chocante es que entre las decenas de altos cargos y electos que tiene el PSOE no haya ninguno con vergüenza suficiente para abandonar ese planeta y hacerlo con dignidad, diciendo adiós en voz alta, sin miedo ypromoviendo la puesta en marcha del partido socialdemócrata que ya no existe en España.

Ese “muchacho” de mandíbula cuadrada que recuerda vagamente a los héroes de Hollywood fue consejero de Cajamadrid durante el período 2004-2009, votó a favor de emitir y comercializar participaciones preferentes, aprobó que la caja (entidad de Derecho público) invirtiera una fortuna en la compra de Bank of Florida, ¡qué guay!, ¿verdad?; dio su visto bueno a que los directivos percibieran emolumentos millonarios y después de esos y otros desmadres, cuando Cajamadrid ya era una ruina rebautizada Bankia, ese “muchacho” rechazó la apertura de una investigación para aclarar cómo canastos se había evaporado tanto dinero…
Y ahora, por si no fuera suficiente su indigno pasado político, ese “muchacho” recurre a la insidia para afirmar queexiste una «coalición de intereses» entre PP y Podemos con la finalidad de destruir el PSOE.
Sólo un político (y rentista) que vive fuera de la realidad, un tonto de atar o alguien que se hace el tonto cree necesario inventar una conspiración para… ¡como si los falsos socialdemócratas que dirigen el partido necesitaran ayuda para desmantelar el PSOE!
Hoy, el PSOE de ese “muchacho”
Posando
carece de utilidad política
¡Paradojas de la política!, el Gobierno del PP es quien mejor sostiene la ilusión electoral de que el PSOE es una alternativa. Si el PP fuera menossanguinario con los derechos sociales, el PSOE que lidera ese “muchacho” carecería de toda relevancia.
¡Una «coalición de intereses» PP-Podemos para destruir el PSOE!…
¿De dónde narices ha salido ese “muchacho”?, ¿acaso la pertenencia al órgano de gobierno de una caja de ahorros puede causar tan grave adocenamiento intelectual?, ¿cómo es posible que miles de afiliados y simpatizantes del PSOE guarden silencio ante tanta futilidad?
Las cosas que dicen ese y otros “muchachos” del PSOE son tan superficiales que ni siquiera es necesario hacer una crítica política. Es imposible. No hay nada que debatir, sólo emiten un inane blablablá. Peor: ni siquiera hacen lo que dicen por simple que sea, como aquello de que si soy secretario general habrá primarias antes de… pero ahora no es el momento y será el año que viene.
Conste que no estoy enrolado en un círculo de Podemos, pero observando la realidad, comprendo perfectamente a las personas de izquierda o centro-izquierda que prestan atención a Pablo Iglesias [aunque yo, personalmente, prefiero alternativas másclásicas]. Lo que cada vez me cuesta más es comprender a los militantes del PSOE que son o dicen ser de izquierda o centro-izquierda.
Salvo que un grupo de socialdemócratas sensatos dé un puñetazo encima de la mesa, ese ex consejero de Cajamadrid y Bankia va camino de ser el último error y horror del PSOE… Sí, sí, el último.
CON ANTERIORIDAD y relacionado:
Junio 2011: «La única “pinza” política que funciona como un reloj suizo es la del PSOE con los mercados».
INFORMACIÓN relacionada:
¡Albricias! Varios altos cargos del PSOE han advertido al secretario general de que el enemigo electoral de la socialdemocracia es el PP, pero él ha insistido… Lo dicho, un “muchacho”, aparte de ex consejero de la caja vaciada y otras cosas.
..
DE INTERÉS:
«PP a favor del PP, PSOE contra PSOE», por Ruth Toledano, vía ELDIARIO.ES, y
«La última cena de Botín, Salvador Monedero y José Antonio Errejón», por Félix Población.
..

El “muchacho” se ha envalentonado y dice tonterías
..
El tuit de Sánchez fue emitido el 14 de septiembre de 2014

Muere a los 79 años un señor pobre que no tenía un banco ni un centro comercial y que por lo tanto no hizo nada por España

La prensa y los mercados no muestran ningún tipo de consternación por la noticia

LAUDE

Laudelino De Las Cuevas murió víctima de una insuficiencia cardíaca el pasado Domingo. El español, hijo de no empresarios ni banqueros y nieto de no empresarios ni banqueros, notó un pinchacito en el corazón mientras se encontraba en el sofá de su casa, ahí, sin crear riqueza, por lo que rápidamente no fue ingresado en un hospital de Madrid.

La prensa nacional, así como distintas personalidades del mundo de la diplomacia y los negocios, han coincidido en señalar que la muerte de Don Laudelino, heredero de una larga saga de personas normales, les importa una mierda. Uno de los motivos que podrían justificar este hecho es que no le deben dinero a su familia.

La vida de De Las Cuevas es una historia de película. Concretamente, de película de Ken Loach. Nacido en una deprimente aldea de Murcia, su curiosidad y ambición pronto le impulsaron a emigrar a la gran ciudad, con la esperanza de cumplir el sueño de convertirse en un hombre rico y poderoso. Empezó desde abajo, trabajando de dependiente en una pequeña sastrería. Allí aprendió los secretos del oficio. Las ventas, las telas, la negociación con los proveedores y, por supuesto, su marca personal, un exquisito trato con el cliente. Tras años de esfuerzo y dedicación, el negocio fue traspasado y sustituido por una hamburguesería. De las Cuevas acabó cazando gatos callejeros para alimentarse.

La muerte de Don Laudelino deja un hondo vacío en el salón de la fama de los españoles que no han hecho nada por España porque no son lo suficientemente poderosos para tener a los poderes fácticos cogidos por las pelotas. Un hueco que será rellenado con cualquier otro español no ejemplar, como tú.

http://www.eljueves.es/2014/09/15/muere_los_anos_senor_pobre_que_tenia_banco_centro_comercial_que_por_tanto_hizo_nada_por_espana.html

Matemáticas y malabares

Aquellos que hayan visitado un campus universitario no habrán tenido mucha dificultad para encontrar estudiantes pasando el rato jugando a los malabares. Otra cosa fácil de encontrar en una universidad es empollones de todo tipo. En algunas ocasiones incluso ambos personajes resultan ser el mismo: un empollón malabarista. Y un empollón malabarista es precisamente lo que era Paul Klimek, que además de tener gran habilidad con las bolas era matemático en la Universidad de California en Santa Cruz.

Klimek, y posteriormente otros matemáticos, desarrollaron una notación numérica para trucos de malabares conocida como notación Siteswap (también llamada a veces Quantum Juggling o Cambridge Notation), que además de simple es bastante bonita.

La idea consiste en registrar la acción de cada mano en una secuencia temporal, como si las manos actuasen por turnos (izquierda, derecha, izquierda, derecha, …). Se visualiza mejor mediante un diagrama como este, en el que se supone que el tiempo “fluye” de arriba a abajo:

Ilustración via Wikicommons
Ilustración via Wikicommons

Las acciones posibles son mano vacía, mano con bola, o lanzar bola (a diferentes alturas y cambiando o no de mano).

Cada acción se puede codificar con un número entero, contando para ello el número de pasos durante los cuales la bola se mantendrá en el aire. Lo mejor es verlo en un ejemplo:

El tiempo corre de arriba abajo. Así, este truco es equivalente a la secuencia 5314530...
El tiempo corre de arriba abajo. Así, este truco es equivalente a la secuencia 5314530…

El siguiente diagrama también puede ser útil:

"Siteswap relative visualized" by Hyacinth - Own work. Licensed under Creative Commons
Siteswap relative visualized” by Hyacinth – Own work. Licensed under Creative Commons

Vemos algunas características de esta notación:

  • Cuando aparece un número par, la bola se recogerá con la misma mano con la que es lanzada.
  • Si es impar, la bola cambiará de mano.
  • El número tiene que ver con el tiempo que pasa volando la bola, y por tanto con la altura a la que se lanza
  • Un 0 representa una mano sin bola, y un 2 una mano que sostiene una bola sin lanzarla.

Hay que aclarar que normalmente los trucos no son tan complicados como el de este ejemplo. Habitualmente son secuencias muy cortas, como por ejemplo 333 o 40, y se da por hecho que se repiten periódicamente.

Animación de la secuencia 333, posiblemente el movimiento de malabares más conocido. Generada con Juggling Lab
Animación de la secuencia 333, posiblemente el movimiento de malabares más conocido. Generada con Juggling Lab
Diagrama de la secuencia 333. Generado con Juggling Lab
Diagrama de la secuencia 333. Generado con Juggling Lab

Llegados a este punto, y suponiendo que el lector no haya desistido antes, se podría pensar que la notación Siteswap es solamente un artificio descriptivo, un enrevesado y tedioso tour de force. Una acusación muy habitual en matemáticas.

Los más entusiastas estarán esbozando una sonrisilla, pues habrán han vislumbrado conceptos de matemática discreta y teoría de grafos asomándose tras todo lo expuesto.

No lo demostraremos aquí, pero utilizando teoría de grafos podemos sacarle mucho partido a la notación Siteswap. Por ejemplo, un simple vistazo a la secuencia Siteswap de un truco nos permite:

  • Saber cuántas bolas son necesarias para hacer el truco: su número coincide con la media aritmética de la secuencia.
  • Saber si el truco es factible: por ejemplo, el truco 41 no es factible, pues su media aritmética es un número fraccionario, y no podemos jugar con un número fraccionario de bolas.
  • Diseñar nuevos trucos: al ser muy fácil saber de antemano si un truco será factible o no, el proceso de “lo voy a intentar a ver si me sale” se acelera bastante. Un modo fácil de diseñar nuevos trucos es tomar una secuencia Siteswap válida y permutar sus elementos.

La notación es lo suficientemente sólida como para poder ser utilizada como “lenguaje de programación” de trucos. Existe una multitud de programas dedicados a generar animaciones con un truco concreto a partir de su secuencia Siteswap, de modo que el potencial malabarista pueda saber de antemano no solamente si el truco es factible o no, sino también qué efecto visual tendrá dicho truco.

Más recientemente se han propuesto mejoras a esta notación que añaden al asunto toda la complejidad que uno pueda imaginarse, desde lanzamientos con rebote, malabares a 4 o 6 manos, lanzamientos por detrás de la espalda, etcétera. A título de ejemplo de cómo puede complicarse el asunto, veamos un diagrama para tres malabaristas:

Imagen tomada de jonglage.net
Imagen tomada de jonglage.net

Pero con esto ya hemos tenido bastante por hoy. Me doy por satisfecho si he logrado despertar la curiosidad del lector, que podrá encontrar mucha más información en los links aportados al final del artículo.

Y como propina por haber aguantado hasta aquí, les dejo un cotilleo:

Una nota personal

Hay una anécdota sobre mi relación personal con las matemáticas y los malabares que creo que puede resultar interesante al lector, especialmente si es estudiante. Puedo decir que de no ser por los malabares, seguramente me hubiera alejado hace años del mundo de la ciencia.

Me explicaré, pasen y vean:

Las matemáticas fueron para mí un durísimo trance en mis tiempos del instituto. Estuve suspendiéndolas (y con razón) durante toda la ESO y buena parte del bachillerato, y necesité la paciente ayuda de profesores particulares durante 3 años.

A pesar de mi torpeza en la materia, por algún extraño motivo era consciente de que las matemáticas eran una herramienta fundamental para comprender el mundo. Me resultaban dificilísimas, pero a la vez sumamente atractivas. Además, ya entonces me sentía muy inclinado hacia la física (asignatura que, inexplicablemente, se me daba de maravilla).

Simultáneamente, en aquellos años me introduje, como hobby, en el mundillo del circo. Trabé amistad con una asociación de saltimbanquis de mi ciudad, y aprendí a hacer montones de trucos de malabares, equilibrismo e ilusionismo.

Se trata solo de una apreciación personal, pero lo cierto es que establecí un paralelismo muy claro entre el deseo de aprender matemáticas y el deseo de aprender un nuevo truco. Ambas cosas parecen imposibles hasta que se hacen… y lo cierto es que puede hacerlas cualquiera, y con menos esfuerzo del que imagina.

Terminó el instituto y llegó la hora de elegir una carrera universitaria. El miedo al fracaso, y los consejos de algunos de mis mayores, me hacían dudar sobre si debería o no escoger una carrera con tanta carga matemática como es la licenciatura en física.

En aquellos días del año 2002, por otra parte, estaba practicando un truco nuevo bastante espectacular (un 333, usando machetes de dos palmos). Era difícil, visto desde fuera parecía imposible, además de peligroso y poco aconsejable… me recordaba a la idea de estudiar física. Cuando por fin lo conseguí, decidí que no había nada lo suficientemente difícil, ni para mí ni para nadie, idea que mantengo firmemente 12 años después.

Me atreví. Con tres cuchillos sobre volando sobre mi cabeza, decidí que estudiaría física.

Fue el “más difícil todavía” más relevante de mi vida.

Para la elaboración del presente artículo me he ayudado de Juggling Lab, de Jack Boyce, disponible gratuitamente en su página web.

Este post ha sido realizado por Pablo Rodríguez (@DonMostrenco) y es una colaboración de Naukas.com con la Cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU.

http://culturacientifica.com/2014/09/12/matematicas-y-malabares/

Carta de un catalán del futuro

Enero de 2019.

Cataluña es independiente hace 4 años. Lo conseguimos a base de saltarnos todo lo que se podía saltar a nivel institucional con España, PERO ES LO QUE NOS HICIERON CREER QUE QUERÍAMOS.

Somos un Estado independiente, como Argelia o Marruecos. No pertenecemos a la Unión Europea, ya que, para ello, tenemos que solicitar formalmente la adhesión y estamos separados de España y de Francia por una frontera bien definida, controlada por aduanas, donde tenemos que pagar los correspondientes aranceles.

Como no pertenecemos a la Unión desde 2014, para conseguir cualquier mejora en nuestras relaciones con Europa tenemos que obtener el apoyo de España y eso nunca ocurre.

Nuestra moneda tiene un cambio flexible con el euro y se ha devaluado con lo que, para evitar una inflación importada, tenemos que trabajar más horas, pagar más impuestos y ser más pobres que cuando éramos España.

A los españoles que aquí residen se les trata poco más o menos como en 2014. Al estar en un país extranjero, la educación de sus hijos continúa en catalán como en 2014, y los negocios los siguen teniendo que montar en catalán, igual. Eso sí, aquí son muy bien tratados porque nos aportan su fuerte divisa, el euro.

Para poder renovar mi carnet de Identidad español, tuve que demostrar que tengo una residencia fija en España y que pago mis impuestos en España. Igual pasó con mi carnet de conducir español, la tarjeta de la Seguridad Social , etc., fue imposible.

Lo peor de todo, que cuando visito a mi familia en España, veraneo en Cullera o ski en Formigal me piden el visado en España.

España, hoy enero de 2019, se está ahorrando ya hace años el coste de nuestra Seguridad Social, pensiones, nuestro paro, vacaciones, etc. Igual pasa con lo que les costaba mantener a los inmigrantes que residen aquí, que cada vez han sido más numerosos, sobre todo los que han llegado estos últimos 15 años de países árabes.

Todos los españoles que tenían sus ahorros en entidades de aquí, lo depositaron en el Santander, o el BBVA o Caja Madrid, que al final revierte en las empresas españolas. Las empresas extranjeras han huido de aquí.

¡Cuántas tonterías hicimos¡ Y yo, en la Diada del 14 formando la V, cómo nos engañaron, nos engañaron como borregos con v.

Tenía un conocido, diputado hasta el 2014 en Madrid, que encima que despreciaba lo español, éstos, le pagaban sus viajes en primera a Madrid, sus estancias en hoteles de lujo, sus dietas, sus vacaciones, su sueldazo, su guardaespaldas, sus comilonas, etc. Le sustituyó un diputado de Albacete, español, claro. Recuerdo que exigía un traductor y se lo ponían, hablando perfectamente el castellano como el resto….

Tengo otro amigo, mosso de escuadra que le echaron por falta de dinero, jeje, resulta que eran los españoles los que le pagaban y no la Generalitat, era el Ministerio del Interior Español, como a los Policías y a los Guardias Civiles.

Ahora hay un conflicto por el agua, ya que los ríos que nacen en España quieren desviarlos los regar zonas secas de allí, además está previsto construir un buen pantano en el Ebro en la provincia de Zaragoza y convertir en regadío el desierto de los Monegros.

El 80% de la producción de cava, en 2014, se vendía en territorio español, desde entonces ha cerrado alguna que otra bodega emblemática aquí por falta de mercado, ya que con los impuestos, se vende mucho mejor el champagne francés en la zona euro, o sea, casi toda Europa.

Tenemos selección de fútbol, aunque, como pasara con Gibraltar, está vetada por España, el proceso puede durar bastantes años o toda la vida…

El BarÇa lleva 4 ligas seguidas, la última, se la disputó hasta el final con el Llagostera,aunque basado en la cantera, ya que Messi, Neymar, Busquets, Xavi, Iniesta, Pedrito, Alves, etc. ,buscaron equipos más competitivos en España o Italia, pero esto, a los catalanes de pro, no les importaba mucho, lo importante son “las señas de identidad”. Ahora destacan el Manel, Josep, Pons, Queralt y el Lluis, unos cracks catalanes…

Ahora están empezando a surgir partidos españolistas, otros pro-independencia de Lleida y Girona que piensan que en Barcelona se quedan con las pocas migajas que hay para repartir y quieren separarse del gobierno central de Barcelona, piensan que históricamente no tienen nada que ver con los de Barcelona y están empezando a hacer L (eles) de Lleida en las manifestaciones de la Diada. Estos argumentan que la Diada es una celebración de los leridanos y no de los catalanes y que estos eran los opresores.

Yo solo sé que daría lo que fuera por ir a esquiar a Formigal con mi DNI español, ganarle una liga al Madrid y comer espetos en la costa del Sol, tras disfrutar de las Fallas y de la Feria de Abril.

Hacer mi Camino de Santiago y comerme una buena mariscada en Padrón, con un poco de embutido de Jabugo y Guijuelo. Trasladarme a Teruel donde aparte de comprobar que existe, se trasladó mi equipo, el Espanyol al no estar de acuerdo con todo lo sucedido en 2014, y tras la aprobación del 99% de sus socios.

Quiero pagar mis impuestos a España y disfrutar de las ventajas de cuando éramos españoles, en cuanto a accesibilidad a todo tipo de organismos, productos e instituciones, que mis hijos disfruten de aunque sea una pésima Erasmus, pero que al fin y al cabo, estén en el mundo y no de espaldas a él.

Un saludo, por cierto, la familia Pujol domina Catalunya hoy en día gracias a sus buenas artes en los negocios. Es el seny catalán…

¿Sirve para algo estudiar con la que está cayendo?

Nota del editor: Reproducimos este artículo de El Mundo, que ha salido publicado sin enlaces en la versión digital. Todo el artículo, incluído el título se inspira (por decirlo suavemente) en una serie de artículos a la que contribuyeron Samuel Bentolila, Florentino Felgueroso, Luis Garicano, y Sergi Jiménez..

Yo cursé el último curso del BUP en 1981 (el infame teniente coronel Tejero y sus compinches nos “salvaron” de un examen de lengua) y ya por entonces algún despistado nos intentaba desanimar de seguir con el COU (Curso de Orientación Universitaria) porque “la universidad es una fábrica de parados”. En el último par de años he ido a varios institutos de educación secundaria a hablar de economía, y ha sido una experiencia muy interesante. Nuestros jóvenes ya no están preocupados (o no tanto) por los motivos de la crisis. Ahora la pregunta es ¿sirve para algo estudiar? ¿Para qué hacer el esfuerzo, si total cuando acabe estaré parado igual?

En esencia la contestación adecuada es la que da mi hijo de 14 años cuando escucha esa barbaridad u otra parecida: “Lo que seguro que no sirve de nada es NO estudiar”. Según el nuevo informe de la OCDE Panorama de la educación la tasa de paro de los graduados universitarios en 2013 no llegaba al 15%, la de las personas con ciclos formativos de grado superior alrededor del 22%,  la tasa de paro de las personas que solamente han alcanzado la educación obligatoria era más del 30% (y las diferencias han sido parecidas desde el año 1977 fuente IVIE). Si miramos otros indicadores como la probabilidad de tener un contrato temporal vemos que cuanto más educado hay menos probabilidad de tener un contrato temporal (sí, a pesar de las bromas sobre becarios, los universitarios son menos precarios). Y además los salarios son más altos cuanto mayor es el nivel de educación, del orden de un 40% más para los graduados que los que tienen bachillerato y casi otro 20% más entre bachillerato y secundaria obligatoria.

¿Quiere decir esto que todo está bien? Ni mucho menos. España tiene el mayor número de universitarios de Europa “desajustados”, esto es, que ocupan un trabajo para el que no se requiere su nivel de estudios. También es cierto que el premio salarial a los estudios universitarios es menor que en otros países, y parte del motivo es que hay muchos universitarios precarios (aunque como decíamos menos que para otros niveles de estudios) y los precarios ganan sustancialmente menos.

Pero, curiosamente, eso no es un motivo para no estudiar. Es un motivo para estudiar más.Porque contrariamente a lo que algún (mal) estudiante parece pensar, el mundo no se acaba con el título, lo que se sabe también importa.El informe de la OCDEaporta un dato interesante en esta dirección. En lugar de mirar tasas de paro solamente por nivel educativo, las miran por nivel de competencia educativa (comprensión lectora y matemáticas). De los adultos con un nivel de competencia 4/5 (el más alto) el 83% estaban empleadas, el 7,2% estaba en paro y el 10% formaba parte de la población inactiva. De las personas con nivel de competencia 1 o inferior, el 50% están empleados, el 16,5% se encuentran en paro, y el 34% están inactivos.

Así que nuestras autoridades aún tienen mucho que hacer para mejorar nuestro disfuncional mercado laboral y nuestro sistema educativo, pero eso no es una razón para abandonar los estudios, sino todo lo contrario.

http://nadaesgratis.es/?p=39250

Aleix Saló: “Nuestra generación es como un Ferrari en un camino de cabras, completamente ineficiente”

El dibujante Aleix Saló regresa con la traducción al castellano del que fue su primer libro: Hijos de los ochenta. La generación burbuja, el retrato en clave de humor de aquella generación de los que crecieron y se educaron en una sociedad con viento a favor y terminaron convirtiéndose en una generación pinchada.

Aleix Saló.Ampliar
FOTO:EFE.Aleix Saló.

  • aumentar tamaño del texto
  • reducir tamaño del texto

Todas aquellas cosas que hicieron de los ochenta los ochenta tienen un aire tóxico, acaso excesivo: demasiada información, demasiado bienestar, demasiadas expectativas, demasiadas buenas intenciones. Como ese helio con el que se infla un globo, el optimismo dejó de expandirse y terminó en esto: una generación que, como el más potente monoplaza, se vio incapaz de transitar por “el camino de cabras” en el que terminó convirtiéndose la realidad. Una generación pinchada que Aleix Saló retrata en Hijos de los 80. La generación burbuja, una traducción del catalán al castellano de su primer libro, que publica De Bolsillo.

Acaso demasiado predispuesto a la lucidez, en las páginas de Hijos de la burbuja el joven dibujante –nació en Ripollet, Barcelona, en 1983- hace un retrato en clave de humor de aquella generación de los que crecieron y se educaron en una sociedad con viento a favor y que tenía los pulmones llenos del aire suficiente para inflar, a gusto, la burbuja que les estallaría sobre la cabeza. La reforma educativa, la cultura popular, el ocio, la emancipación o la entrada en el mundo laboral son algunos de los temas que Saló escoge para acercarse con su alfiler y pinchar, con extremada ironía, el jabonoso globo de los tiempos pasados, que todavía arrancan suspiros a muchos.

Aleix Saló se dio a conocer en 2011, en pleno suflé del 15M-, conEspañistán, una sardónica y descarnada radiografía política de España y que Saló continuó en el magnífico Simiocracia, un libro que comienza justo en 2008, con el hundimiento de la inmobiliaria Martinsa Fadesa, y caracteriza, en clave socarrona,  el efecto dominó que esto tuvo sobre administraciones públicas, cajas de ahorros e inmobiliarias y constructoras. “No hay que atribuir a la maldad lo que puede ser torpeza”, aseguraba entonces.

Hijos de los 80. La generación burbuja es su primer libro pero puede que sea el más lúcido, acaso porque el reproche es para todos por igual. Nadie se libra de la tángana: quien sufre una situación es a la vez su víctima y su causante.

-Ese libro lo hice en 2008, poco después de la caída de Lehman Brothers. Visto ahora y aprovechando la reedición, me doy cuenta que mis cuatro libros, sin pretenderlo, siguen una línea muy marcada, que comienza con un libro como este, que hace autocrítica generacional, y a medida que transcurren los siguientes, la voz crítica va cada vez más arriba, hasta llegar a Europesadilla que se dirige a todas las instituciones europeas.

“Fuimos una generación con la que más se experimentó con los planes de educación”

-El capítulo en el que analiza la educación es el más demoledor. Los nacidos en los ochenta fueron el ajuste fallido en el intento de corregir un sistema opresivo y castrante versus otro modelo que desterró por completo la cultura del esfuerzo.

– Fuimos una generación con la que más se experimentó con los planes de educación y las reformas que pretendían corregir lo que entonces era visto como vicios de un sistema opresivo y que, sin quererlo, terminó olvidando las partes buenas que pudo tener: un punto de sana competencia, disciplina y esfuerzo.

-La metáfora de los 80 como una generación estafa, una generación pinchada,  –y a su manera estafada- está condensada perfectamente en la metáfora del Ferrari.  

-He sacado a colación esa idea al preguntarme qué significaba aquello de “la generación más preparada”. Era una especie de mito o de lugar común, ¿éramos la generación más preparada o la más formada? Porque estar preparado se equipara más a la idea del Ferrari que tiene todas las prestaciones y que ha sido diseñado para correr y ser el más veloz en una autopista. Sin embargo, en este caso, a la hora de salir del garaje no nos encontramos una autopista. Somos un Ferrari en un camino de cabras, completamente ineficientes. Y en ese caso, de conseguirnos un Ferrari, pues este tendrá que ir a buscarlas autopistas en otro país

-Alude al hipsterismo como un rasgo de cinismo, incluso infantil.

-El hípster, que viene de la oleada cultural de Estados Unidos, encaja bastante bien con lo que ocurre en España. ¿Qué significa? Una generación que idealiza el pasado, que cree que su época más feliz fue la infancia y que lo está demostrando constantemente con la recuperación del vinilo, los filtros de foto antigua de Instagram; que parece que para ser el más moderno hay que escuchar punk o garaje. Es una generación con un total desinterés por el futuro, por no decir miedo hacia el futuro y con poca curiosidad y pocas ganas de generar discursos y cosas nuevas. Otras generaciones estaban obsesionadas con crear un mundo nuevo, nosotros no. Me refiero, claro, al momento en el que fue hecho el comic. Ahora está cambiando. Parece existir un poco de esperanza.

“Somos un Ferrari en un camino de cabras, completamente ineficientes”.

-La década de los ochenta fue tremendamente perversa: por un lado estaba la idea de la burbuja, pero fue a la vez la época por ejemplo de la Tatcher en Inglaterra, un FMI más agresivo en América Latina…

-No era una bonanza en sentido drástico pero en España se venía de mucho menos, de un lugar mucho más duro, para la gente supuso una ascensión. La sensación que tuvieron nuestros padres es que tanto social como económicamente, siempre fueron a más. Eso no quiere decir que la vida no fuera dura y que fuese necesario pelear, por supuesto, pero ellos entendían la vida como una línea ascendente y así nos lo inculcaron. Aquí es donde viene el drama.

-¿Cuál de todos?

-Como nuestros padres, asumimos que nuestra vida iba a ser una línea ascendente; con el añadido de que partíamos de una infancia mucho más acomodada y que el resto sería miel sobre hojuelas. Pero al llegar a los 20, cuando nos dimos cuenta de que la vida era mucho más dura y además llegó la crisis, aquello nos marcó por completo. Somos una generación de expectativas rotas. El punto no es cuanto más o menos dura fue nuestra vida, sino que no estábamos preparados para ella. Nuestros padres nos han dejado un manual de instrucciones para una realidad que ya no existe. Ahora nos toca reescribir ese manual.

“Nuestros padres nos han dejado un manual de instrucciones para una realidad que ya no existe. Ahora nos toca reescribir ese manual”.

-Cuando se promovió el Ministerio de Igualdad, se planteó como una institución volcada en el tema género, cuando en verdad tenía también como tarea pendiente la desigualdad que supone la edad como obstáculo.

-Muy poca gente me ha hablado de esto y creo que estoy de acuerdo, porque también lo he pensado. Vemos las cosas en contraposición de clases o de géneros, pero en este país no se ha hablado todavía de una guerra de generaciones. Hay una especie de generación tapón en muchos sectores. Por ejemplo, yo iba a trabajar enfocado en viñetas de periódicos y tuve que abandonar tras años de insistir en muchos medios de escasa tirada. Mi sueño era ascender y terminar haciendo viñetas en una cabecera de primera línea, pero tuve que desistir, porque me fue imposible: por una parte, los medios estaban cerrando y del otro, porque ese puesto estaba ocupado y el viñetitas era el mismo de hace 50 años. No es por criticar, porque si están allí es porque tienen méritos.

-La crisis, en ese caso, más que renovación produjo una especie de pasmo que devino en el becario de 35 años o el profesional en precariedad. Y del otro lado está el discurso del emprendimiento como una especie idea envenenada.

-Si los espacios se reducen, el pastel se reduce mucho más y ese es el momento en el que los que llevan más tiempo se lo apropian y dejan que el resto se pelee por las migajas. Cuando digo resto podría decir jóvenes, aunque no creo que se trate exactamente de jóvenes. No creo que podamos tildar a España de gerontocracia como sí lo es Italia, que tiene la media de edad más alta de los gobiernos europeos. En cambio aquí, y voy a utilizar las palabras del blog Politikon…

-Que son todos muy jóvenes, valga decir.                                            

-Muy jóvenes, muy buenos y no lo suficientemente valorados. Ellos hablan de una confrontación no tanto de jóvenes contra viejos sino de insiderscontra outsiders. El que lleva más tiempo dentro, que puede ser joven o viejo, es aquel que mantiene una barrera hermética para la entrada ya sea a instituciones, empresas, medios de comunicación. Tenemos un status quoque no se renueva. Hay todo un subsector de la población que está condenado a vivir mendigando en esa periferia: ya sean jóvenes; ya sean mujeres, como muy bien dicen en Politikon, que hay mucho colectivo femenino en los outsiders (las que se quedan con los trabajos temporales) y, por supuesto, la inmigración.

“Es la maldad del sistema, que ya tiene preparado su propio margen para que exista una contracultura o una cultura antisistema que no la ponfga en peligro”

-Hay una imagen que cierra el libro: la generación de los ochenta como aquella a la que le dejaron una montaña de peces pero la dejaron sin caña para pescarlos.

-En vez de potenciar a capacidad para que nosotros mismos nos desarrolláramos eso que hoy llaman iniciativa emprendedora, que tampoco quiero utilizar esa palabra, porque se ha instrumentalizado. En fin, que no se nos inculcó la capacidad de tener iniciativa, de decir ‘propón algo’, da el primer paso, qué sabes hacer bien. No, el asunto fue más bien por tratarnos a todos igual; darnos todo, que no nos faltara de nada, pero sin hacernos autónomos.

-También como una especie de reproche, hay una burla al supuesto furor revolucionario o antisistema, que parece una reacción prevista y diseñada por la misma sociedad contra la que se protesta.

-Es la maldad del sistema, que ya tiene preparado su propio margen para que exista una contracultura o una cultura antisistema, de manera que esta tenga su propio nicho sin que ponga el peligro la estructura. El claro ejemplo de las tazas del Che Ghevara en el Corte Inglés.

-¿Cómo consiguió escabullirse de la etiqueta 15M?

-No soy muy consciente de hasta qué punto se me relacionaba con el movimiento. En algún momento me pareció haber leído algo así como ‘el dibujante de la revolución’. Ocurre mucho en los medios, que al momento de hablar de gente joven, van locos por encontrar un referente. El colectivo joven es muy desconocido y muy malinterpretado y eso hace que en cuanto salga el primer joven para contar algo de la juventud quieran hacer de él un referente . A un señor de cincuenta años hablando, nadie lo considera un referente de los cincuentones. En ese sentido creo, que por pura potra salí en un momento muy idóneo en el que los medios miraban hacia los jóvenes. Vi rápidamente que se podía pensar: 15M igual a Aleix Saló. En algunas asambleas proyectaban el libro de Españistán y empezaron a hacerme propuestas de leer discursos en manifestaciones. Yo hice un ejercicio y me dije: tú estás vendiendo libros, si tiras por la vía de reivindicar un movimiento, esto va a ser un camino de espinas, porque te vas a ver involucrado en una serie de contradicciones de las que no vas a poder salir. Mi intervención o actos en los medios solo van enfocados a mi trabajo, que simplemente es vender. Vincularme al 15-M era una bomba de relojería, entre otras cosas porque algún día me gustaría hablar del 15M con distancia. Y no solo con el 15M, me ocurre también en la política con algunos partidos políticos que me han contactado o también con empresas. En todos los casos me mantuve al margen porque lo que está en juego es mi independencia y mi credibilidad. Si yo acabo en descrédito al menos que sea por mi culpa.

-Es inevitable, la promoción de Hijos de los 80 coincide con un clima, que embota un poco ya, pero que le toca doblemente: por un lado la idea la euforia de renovación que encarna Podemos y, del otro (usted es catalán), la Independencia… me veo obligada a preguntarle por ambos.

-Con Españistán ocurrió la coincidencia de que el libro salió en un momento en que la gente volvía a conectar con lo que ocurría, con la realidad. Ahora mismo veo dos líneas nuevas: una es la de comenzar a tener esperanza, arremangarse e intentar hacer algo nuevo, de ahí sale Podemos y también a su manera, la independencia encarna algo parecido. La gente que forma parte de un movimiento u otro, ve una esperanza. Ahora mismo hay pocos proyectos que generen ilusión como Podemos o como la Independencia y la gente se agarra a eso. La otra línea que veo que domina es la de evadirse. El claro ejemplo es Ocho apellidos. Se trata ir, reírse, y ya (una porquería de película según yo).

http://vozpopuli.com/ocio-y-cultura/49328-aleix-salo-nuestra-generacion-es-como-un-ferrari-en-un-camino-de-cabras-completamente-ineficiente

PLAZA PODEMOS

No soy muy partidario de muchas de las cosas que propone este partido político pero sí creo que puede servir para hacer algo de limpieza en este país.

En la siguiente dirección tenéis un sitio de encuentro de este partido en el que podéis leer las propuestas que se están haciendo y proponer vosotros las vuestras propias: http://es.reddit.com/r/podemos/

La gran estafa andaluza

Como la historia reciente de Andalucía siempre describe círculos, Manuel Clavero Arévalo, aquel que fue ministro de la UCD en los primeros años de la Transición española, aquel que implantó el ‘café para todos’ de las autonomías y que acabó largándose de la UCD ante el referéndum andaluz, reeditó hace unos años un ensayo sobre Andalucía que había escrito a mediados de los años 60 y él mismo, al repasar sus notas originales para ponerlas al día, se mostraba asombrado de que las mismas dudas que se suscitaban en la Andalucía de 1965, siguieran sin resolverse en 1985 y seguirán igual treinta años después, en 2015. Las esperanzas de entonces, siguen intactas. Como los anhelos, como las frustraciones. Historia circular.

Por supuesto que en 50 años ha cambiado la realidad andaluza; eso es evidente, palpable, tan incuestionable como lo contrario, que medio siglo después ni Clavero ni nadie puede responder la misma pregunta que se hacía entonces Julián Marías, discípulo directo de Ortega y Gasset, desconcertado como él ante el ser andaluz: “¿Cómo estará Andalucía en el nuevo siglo, volverá a su esplendor o habrá comprometido sus cualidades más altas?”

Ya llevamos casi un decenio y medio del nuevo siglo y ahí sigue Andalucía, a la cola de todas las estadísticas que determinan el desarrollo de un pueblo, económicas y educativas, industriales y universitarias. ¿Han cambiado las cosas en Andalucía? Pues claro que han cambiado, pero eso no es nada más que un tirar para adelante. Si la ambición fuera, como decía Julián Marías, la de volver al esplendor que tuvo, no hay más respuesta que la vuelta a la misma pregunta congelada, intacta, como la sonrisa de espera eterna de Penélope.

Las posibilidades de las que ha gozado Andalucía se han despilfarrado. Aquellos recursos que se le negaron durante tanto tiempo llegaron y, a la vista está, no han servido para transformar sustancialmente la realidad andaluza

Han cambiado las cosas, sí, Andalucía no tiene nada que ver con la que salió, subdesarrollada y analfabeta, del franquismo, pero menos tiene que ver aún con las posibilidades de las que ha gozado y se han despilfarrado. Aquellos recursos que se le negaron durante tanto tiempo llegaron y, a la vista está, no han servido para transformar sustancialmente la realidad andaluza. Dónde están, dónde han ido a parar, las decenas de miles de millones de euros que han llegado de fondos europeos al desarrollo; dónde las partidas ingentes para formación, para empleo.

Joaquín Aurioles, uno de los economistas más destacados del Observatorio Económico de Andalucía, admitía hace unos días en un artículo de prensa la evidencia de que el desorbitado paro andaluz se debe también “al fracaso en la utilización de los abundantes recursos habilitados por Europa para mejorar la empleabilidad de los parados y recuperar el tamaño de la economía que desapareció con la integración”. Y no es Joaquín Aurioles, precisamente, ni el mencionado Observatorio Económico, sospechoso de ataques agresivos contra el Gobierno andaluz.

¿Dónde ha ido a parar todo ese dinero? Alguna explicación se encuentra, sin ir más lejos, en el propio Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, una sucesión ilimitada de supuestos planes de desarrollo, de innovación, de modernización a los que nadie, nunca, les ha realizado una auditoría para saber realmente qué aportan. Planes que se aprueban periódicamente, cada lustro o cada dos o tres años, y que tienen como resultado la aprobación de un nuevo plan con idéntico propósito.

¿Dónde ha ido a parar todo ese dinero? Alguna explicación se encuentra en el propio Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, una sucesión ilimitada de supuestos planes de desarrollo y de innovación a los que nadie les ha realizado una auditoría para saber qué aportan

Como este año: en el presupuesto andaluz de este 2014 se consignan 1.485 millones de euros para empleo y empresas. Cuando se presentó el presupuesto, el año pasado, el Gobierno andaluz anunció, además, un nuevo plan de choque de empleo, dotado con 200 millones de euros, “para generar 10.000 nuevos puestos  de trabajo, sobre todo en jóvenes y parados de larga duración”.¿Quién puede demostrar que se han creado esos puestos de trabajo con ese dinero?Nadie, desde luego.

Planes, planes, planes… Desde el “Fomento de la Cultura Emprendedora en el ámbito educativo”, hasta la “Sostenibilidad Energética” pasando por un plan para la “Modernización y Mejora de la Calidad del Tiempo Libre”. Se aprueban, por ejemplo, planes plurianuales de inversión en las Universidades públicas de Andalucía pero, cuando finalizan, lo único que se constata, como ocurre en la actualidad, es la deuda que la Junta ha contraído esas universidades, cercana a los mil millones según algunas estimaciones. Pero los rectores andaluces, eso sí, no suelen caracterizarse por sus protestas contra el Gobierno andaluz por esa deuda que asfixia sus universidades. Y los sindicatos de estudiantes, tampoco. Paradojas.

Todo eso, claro está, sin contar con el saqueo que ha supuesto a las arcas andaluzas los continuos casos de corrupción que afectan a esta región, como el escándalo de los ERE o de los cursos de formación. Varios miles de millones de euros que han estado al servicio del interés político, el mantenimiento de la hegemonía política, y lejos, muy lejos, del fin al que tendrían que haberse destinado. En esa salsa millonaria, unos pocos han mojado para enriquecerse, pero que nadie se engañe; lo fundamental de los ERE o de los cursos de formación no es el dinero que hayan podido robar algunos, sino el despilfarro, las oportunidades perdidas, por el gasto coyuntural, sin otro fin que el de quien quería perpetuarse en el poder y acallaba los problemas con dinero para el desarrollo.

A la vista de la inmovilidad política de Andalucía, parece evidente que la gente cree lo que quiere creer, y no existe, la misma impresión de ‘farolillo rojo’ que reflejan las estadísticas. La inquietud de cambio, de mejora, de progreso, no está en el ambiente

En la película ‘La gran estafa americana’, que tanto bombo tuvo en los últimos Oscar, el protagonista, aquel estafador de poca monta que acaba colaborando con el FBI para descubrir las corruptelas de algunos políticos, intenta explicarse en algún momento la aparente inocencia o credulidad de la sociedad. Y sostiene: “La gente cree lo que quiere creer”. A la vista de la inmovilidad política de Andalucía, parece evidente que aquí ocurre lo mismo, que la gente cree lo que quiere creer, y no existe, al menos de forma mayoritaria, la misma impresión de ‘farolillo rojo’ que reflejan las estadísticas. La inquietud de cambio, de mejora, de progreso, no está en el ambiente. Sencillamente.

Hay quien pretende explicarlo todo con algunas certezas, amplificadas y convertidas en tópicos, como el clientelismo político o el PER, pero las razones últimas se antojan más complejas, menos elementales, más ramificadas. Se diría que el conformismo se ha instalado como realidad o que se ha perdido toda expectativa de cambio, acaso porque nadie es capaz de ofrecerla. La gran estafa andaluza es la combinación de esos factores, el despilfarro contante del dinero público y la quietud constante de la sociedad. La cuestión es que como decían también en esa peli, “uno puede engañarse a sí mismo durante mucho tiempo, pero para reinventarse es mejor tener los pies en el suelo”.

 

http://blogs.elconfidencial.com/espana/matacan/2014-08-12/la-gran-estafa-andaluza_175072/

La Cataluña subvencionada y defraudadora, al rescate de Jordi Pujol

Por Albano Dante Fachin (En Twitter: @_cafeambllet)

Aquí no ha pasado nada, señores! Circulen. La Cataluña más rancia, subvencionada y defraudadora ha puesto en marcha la defensa de su líder, de la misma manera que los votantes del PP defienden a Fabra, Matas, Camps y el resto de los muchos corruptos que llenan ese partido.

Primero fue el biógrafo del ex-president, el señor Manel Cuyàs quien -en un artículo publicado por El Punt Avui- nos dice que “pondría la mano en el fuego que él [Pujol] no supo nada o lo supo muy más tarde”. Sin comentarios.

El diario El Punt Avui –propiedad de un ex-diputado de CiU– publicó un texto de Efrén Gordillo titulado“Gracias Presidente”. La última frase dice: “Por supuesto que aceptamos sus disculpas, president. Aunque no nos hacían falta. Usted es un ejemplo y un referente”. Otra vez, sin comentarios.

Hoy, 11 de agosto, el diario Ara publica esto:

 

(Traducción): Yo perdono a Jordi Pujol. La primera vez que vi a Jordi Pujol en persona fue en la plaza de Castellterçol. Yo tenía trece años. Era fiesta mayor y Pujol vino y presenció el Baile del Cirio, una danza típica del pueblo. o vi de lejos, rodeado de gente. Hablaba y saludaba a todo el mundo y la gente se le acercaba y lo miraba con admiración. Él se interesaba por los campesinos, por el pueblo, por la fiesta. Tengo grabada su imagen. Recuerdo a un hombre comprometido y emotivo, un hombre auténtico. Veinticuatro años más tarde, le envié un ejemplar de mi libro “Mil millones de mejillones”, sátira económica ilustrada por Toni Batllori, protagonizada por muchos políticos, incluido Pujol. La editorial envió el libro a algunos políticos como cortesía. Pujol respondió amablemente con una nota manuscrita en la que decía que seguramente aprendería economía leyéndolo. Todo un detalle. Fue el único político que contestó. Ésta es toda la relación que he tenido con él. Mucha gente está ahora decepcionada. Normal. Pero yo perdono a Pujol. Lo perdono si el dinero en el extranjero venia de su padre. El impuesto de sucesiones es un impuesto injusto que mucha gente a intentado, en el pasado, ahorrarse. Y lo perdono porque aún pienso que no se dedicó a la política para lucrarse. No ha tenido lujos: mansiones, yates, caprichos… Ha llevado una vida sencilla. Ha hecho mucho por Catalunya. Hay un antes y un después del país en gran medida gracias a él. Todos cometemos errores en la vida. Todos nos equivocamos. Dejó de pagar unos impuestos, de acuerdo, pero si dice la verdad y no ha robado dinero público, me parece injusto crucificarlo. Por eso, ya que ha confesado, es muy importante que diga toda la verdad. Toda. Y si verdaderamente no hay más que lo que ha explicado, por mi parte, está perdonado. Pero si se trata de una mentira para ocultar mentiras más graves, nadie lo perdonará nunca”

Entiendo que el texto habla por sí mismo y cada uno es lo suficientemente mayorcito para extraer sus conclusiones. Sin embargo, hay algunos datos que creo que pueden contribuir a entender con más profundidad la bajeza del texto del señor Trias De Bes.

1) Habla Trias de Bes del “injusto impuesto de sucesiones”. Aparte de las consideraciones de política fiscal, lo que es “injusto” es que en estos 34 años miles de catalanes hayan pagado el impuesto de sucesiones y Jordi Pujol, no. Como siempre, la red fiscal atrapa los peces pequeños y suelta los grandes, que terminan en Andorra. El señor Trias de Bes y su gran familia forma parte de esta gran burguesía que –ay, las!– siempre encuentra injustos los impuestos que deberían pagar los ricos. Esta burguesía donde es normal tener filialesen los paraísos fiscales y defraudar impuestos.

2) Dice el autor: “Dejó de pagar unos impuestos, de acuerdo, pero si dice la verdad y no ha robado dinero público, me parece injusto crucificarlo”. ¿De verdad? ¿No pagar impuestos no es robar dinero público? ¡Que listos! ¡Para qué robar dinero público si podemos robarlo antes de que lo sea! Nos toman por tontos.

3) El autor del artículo “perdona” a Jordi Pujol. Nos informa el periodista Marc Font que, curiosamente, el abuelo del autor del artículo –Federico Trias de Bes y Giró– figura en el mismo BOE de evasores fiscales que el padre de Jordi Pujol! Parece que hace años que estas familias encuentran “injusto” pagar impuestos!

 

 

4) Es curioso: el artículo de Fernando Trias de Bes defendiendo a un defraudador lo podemos leer en el diario Ara, impulsado por la familia Carulla, una estirpe de defraudadores que parece que también encuentran “injusto” pagar los impuestos que les corresponden.

5) Ni a Trias de Bes ni a los Carulla les gusta pagar impuestos. “Cada uno que se pague lo suyo” deben pensar. Pero –oh, sorpresa!– el diario de los Carulla donde Trias de Bes “perdona” el fraude fiscal de Pujol, recibe millones de euros en subvenciones públicas pagadas con el dinero de los que si pagan impuestos.Resumiendo: Señor rico (Trias de Bes) perdona a señor rico y defraudador (Jordi Pujol) a través de un artículo publicado en el diario de unos señores ricos y defraudadores (los Carulla). El diario Ara, tan subvencionado como el diario El Punt Avui, donde se publican los artículos de Cuyàs y Gordillo.

¡Qué poca vergüenza tienen estos defraudadores y estos subvencionados!

El señor Trias de Bes perdona a Pujol en las páginas del Ara. ¿Pero quien perdona a los que han pagado el impuesto de sucesiones mientras Pujol no lo hacía? ¿Quien perdona a los desahuciados? ¿Quien perdona a la gente que sufre dolor en las listas de espera?

¿Quiénperdonará al sinvergüenza de Fernando Trias de Bes? Yo no.

NOTA 1: Sígueme en Twitter: @_cafeambllet. No vamos a callar! ;-)

NOTA2: [VÍDEO FUERTE]: Cuando el capo se paseaba dando lecciones a los habitantes de los barrios pobres:

 

Aquí se ve como en Catalunya también existe el clientelismo, igual que en Valencia, Madrid o Andalucía. Toda España es un estercolero en el que difícilmente alguna vez lucirá la luz del sol, porque sus habitantes son exactamente igual que sus representantes políticos.

Personajes para entender España: Miquel Roca

“Nosotros utilizamos los servicios técnicos de la Generalitat no para que valoren los pliegos y seleccionen la mejor oferta, sino para que, una vez que nosotros decidimos cuál es la que tiene que ganar, se pongan a trabajar para justificar esa decisión”. La frase, pronunciada en los años noventa, es deMiguel Roca i Junyent, uno de los siete fundadores de Convergencia Democrática de Cataluña, siempre en los fogones de CDC como pinche del chef Pujol, y uno de los llamados “padres” de la Constitución, además de socio-presidente del despacho de abogados del mismo nombre, dizque abogado de hermana de rey e hija de rey, y miembro de no sé cuántos consejos de administración de las Españas, reconocido catalanista, acendrado independentista de última hora, acostumbrado siempre a medrar a la sombra de esa España a veces madre y siempre madrasta, a quien tanta gente “bien” ha exprimido la teta mientras le escupe en la cara. Senvantpor excelencia de Jordi Pujol i Soley, siempre a la sombra de Pujol, que todo lo debe a Pujol, es personaje arquetipo de esa elite barcelonesa desagradecida, desideologizada y trepadora, cuyo único Dios al que merece la pena servir es el dinero. Una elite que se ha aprovechado mucho de España, y ha hecho mucho daño a España.

La gente que le conoce, y son muchos, sostienen que pocas veces han visto a alguien poseído por unas ansias de poder tan notorias y tan estrepitosamente fracasadas al tiempo. La historia de la frustrada “Operación Roca” es una buena muestra de ello. La UCD acaba de desaparecer víctima de mil traiciones, y nuestro hombre consideró llegado el momento de crear desde Cataluña un partido de centro, el Partido Reformista Democrático (PRD), capaz de colocar a un catalán en la presidencia del Gobierno de España, de acuerdo con su ambiciosa idea, por tantas cosas elogiable, de que el nacionalismo catalán moderado debía tener una mayor presencia en la política española, tomar una participación mucho más activa en la formulación de las grandes políticas y estrategias del Estado.

La gente que le conoce sostiene que pocas veces han visto a alguien poseído por unas ansias de poder tan notorias y fracasadas

Como representante de Pujol y CDC en las negociaciones que cristalizaron en el texto constitucional de 1978, don Miguel había contactado en Madrid con gente de postín como los Garrigues, los March y otros del mismo fuste. A todos embarca en la “aventura reformista”. De secretario del PRD oficiaba ni más ni menos que un tal Florentino Pérez (“Si ganamos, yo seré vicepresidente del Gobierno”, contaba a sus amigos este experto en alcaldes y concejales de urbanismo) uno de sus perennes asideros madrileños. A todos sacó dinero, pero él también lo puso. La Banca March le dio los últimos 150 millones de pesetas que necesita cubrir, a cambio de hipotecar su casa en la Costa Brava. Pero, cobardón por naturaleza, prefirió asegurar el escaño metiéndose en la lista de CiU por Barcelona, en lugar de atreverse a encabezar la de Madrid como candidato a la presidencia del Gobierno. El PRD no sacó ni un solo diputado en las generales de junio de 1986. Miguel Angel Arroyo, número uno de la candidatura por Badajoz, se olió la tostada el día que Roca se acercó a dar un mitin: “es que ha pedido el desayuno desde la habitación del hotel en catalán… Así no sacamos ni un puto voto en Extremadura”, contaba desolado a Madrid. Fiasco monumental. Todo el mundo palmó pasta. Y ahí estaba nuestro héroe llorando por las esquinas de Barcelona, pidiendo ayuda para convencer a los March de que no le embargaran la preciosa casa de Port de la Selva que había heredado de su padre.

Como secretario general de Convergencia desde su fundación en 1978 hasta el año 1996, y por tanto a cargo de las cuentas de la formación, Roca conoce al dedillo las mil triquiñuelas necesarias para financiar un partido en una España carente de controles democráticos. Él se las apañaba muy bien para cerrar los presupuestos anuales de CDC en las oficinas de la Garriga Nogués hasta su quiebra y disolución en 1986. En la Garriga Nogués, primero, y en La Caixa, después, le proporcionaban los millones que faltaban para cuadrar. Con tantas facilidades, no es extraño que algún notable de la coalición empezara a visitar los mismos despachos bancarios para, con una naturalidad encomiable, colocar un maletín encima de la mesa con la petición consiguiente: “¿Me lo puedes poner en Suiza…?” Se podía, naturalmente que se podía, que poner dinero en Suiza ha sido siempre una especialidad de los ricos españoles, en general, y barceloneses, en particular. Dinero del partido que quedaba en las uñas de quienes lo manejaban. Los testigos prefieren callar.

Convertirse en heredero político de Pujol

Lo que nunca hizo Roca fue descuidar sus amistades madrileñas, que él siempre fue un vendedor de influencias de Madrid en Barcelona y viceversa. Él hizo de Convergencia lo que siempre fue en Madrid: una eficaz gestoría a la que cualquier empresario catalán tenía que acudir para resolver sus asuntos en la villa y corte. Nunca, sin embargo, perdió el norte de su primigenia aspiración: la de convertirse en heredero político de Pujol y presidente de la Generalitat de Cataluña. Su último intento al respecto, siempre teledirigido por Yoda, el Gran Maestro de la Orden Jedi del nacionalismo catalán, fue la alcaldía de Barcelona, empeño en el que también fracasó cuando parecía tenerlo todo a favor. Pero don Jordi tenía otros planes. En realidad hay gente que sostiene que el molt honorable –el verdadero triunfador de aquel envite- le empujó sutilmente al fracaso de la “Operación Reformista” para hacer añicos su carrera política.

Es la esencia de la radical deslealtad de un individuo que sigue medrando sin ningún problema moral a costa de España

El abogado lo tuvo claro cuando resultó evidente que el heredero eraOriol Pujol Ferrusola, ello a tono con las aspiraciones de una dinastía familiar dispuesta a reinar en Cataluña por los siglos de los siglos. A Roca le dio entonces un pronto y se vino a Madrid a contarle al entonces ministro del Interior, José Luis Corcuera, los desmanes de los Pujol: “Es que están robando a manos llenas”. Naturalmente Corcuera llamó al president para darle cuenta de la visita, y al honorable le faltó tiempo para afear la conducta de su pupilo. No se puso colorado el abogadito. Aseguró que estaba dispuesto a retractarse e incluso a negar la mayor, pero que a cambio don Jordi tenía que retratarse: quería quedarse con los servicios jurídicos de los Ayuntamientos de Cataluña controlados por CiU, que a la sazón eran casi todos, para el gran despacho de abogados que iba a crear con los Segura de Luna, y que iba a ser el más importante de Barcelona.

Desde entonces el despacho Roca Junyent ha crecido de forma espectacular como bufete político de referencia en Cataluña. La mayor parte de sus letrados son “asociados”, que trabajan a comisión. El alma mater sigue siendo el poliédrico Roca, un tipo que no se corta a la hora de llamar a María Santísima pidiendo asuntos, pleitos, facturación en suma, como corresponde a un avaro irredento, especializado en el comercio del favor y la intermediación del contacto, a quien el Rey Juan Carlos hizo un hombre en abril de 2013 cuando, por razones para muchos inexplicables, lo eligió para liderar la defensa de su hija Cristina, aunque el verdadero experto es el penalista Jesús Silva, dada la lejana relación que Roca guarda hoy con la práctica del Derecho. Tan proclive al negoci, tan codicioso, al final Miguel Roca ha terminado adaptando su ideología a su modus vivendi, su forma de pensar a su ritmo de vida. Del que antaño pasaba por ser decidido defensor de la Constitución y de la cultura del pacto, no queda nada. El adalid en Cataluña del “espíritu del acuerdo”, la “voluntad integradora” y el “reconocimiento del pluralismo y la diversidad como garantía de estabilidad y progreso” se ha convertido, decididamente desde finales de 2012, en una de las puntas de lanza más insidiosas del nacionalismo, tal vez por puro cálculo o conveniencia.

Vivir a costa de España y de las empresas españolas

Su radicalización reciente es notoria. ¿Su tesis? “Yo conozco al dedillo la Constitución española y no hay nada en ella, ni un solo artículo, que impida a Cataluña convocar una consulta para decidir su futuro (…) El de Cataluña no es un problema jurídico, sino político y hay que resolverlo por vía política”. Para el letrado Roca, la Constitución del 78 que él ayudó a parir es hoy papel mojado, porque frente a la “legalidad española” se yergue la “legalidad catalana” en condiciones de igualdad. “El futuro de Cataluña depende de los catalanes y de nadie más”. Siempre en cenáculos, en conversaciones privadas. Nunca de cara al público. Siempre de tapadillo, siempre ayudado por su verbo refinado, fluido, tópico. El letrado tiene columna semanal en La Vanguardia en la que nunca ha escrito nada de interés, porque jamás se ha mojado. Es el estilo de este hipócrita consumado, con dos discursos -público y privado- y tres caras –empresario, estadista, nacionalista- siempre a punto. Es la esencia de la radical deslealtad de un individuo que sigue medrando sin ningún problema moral a costa de España y de las grandes empresas españolas.

Roca necesitaría ser un superhombre para poder atender todos los compromisos contraídos

Don Miguel Roca necesitaría ser un superhombre para poder atender tantos compromisos como tiene contraídos, tantos Consejos, tantas Fundaciones… Solo la secretaría del Banco Sabadell, por ejemplo, con el lío regulatorio en curso, requeriría la dedicación a tiempo completo de un equipo jurídico. Nuestro hombre, en cambio, comparte esa tarea con la presencia en los Consejos de Endesa, de ACS, de Abertis, de TYPSA, de Accesos de Madrid y de mil cosas más, fundaciones y sociedades más o menos culturales, casi todas estupendamente pagadas, como corresponde al personaje. Los ingresos anuales de este fenómeno podrían rondar los 10 millones, muchos de ellos logrados en esas empresas españolas a cuyo Estado ahora denigra.

A finales de octubre de 2013, el diario ABC, en un duro editorial titulado “Miguel Roca se quita la máscara”, le exigió que eligiera entre “atizar el separatismo o ser el discreto y prudente abogado de una infanta de España”. Lo más probable es que Roca escoja seguir con ambas cosas al tiempo, sin ningún tipo de cuestionamiento moral, y con todas aquellas que puedan contribuir a engrandecer su personal peculio, porque él no conoce más ideología que la suya, ni más interés que el personal. Y si mañana el procés constituent se desinflara, Roca cambiaría de bando sin problema. Tipos como este, alejados de la cordura de la que un día presumieron, convertidos ahora en vendedores de patrias a tanto el folio, de pronto mudos ante el escándalo provocado por la “confesión” de Pujol, son los que han contribuido de manera decidida, casi siempre en la sombra, a cavar la trinchera que hoy separa a una parte de la sociedad catalana del resto de España. 

http://vozpopuli.com/actualidad/47777-miquel-roca-o-como-medrar-con-espana-rompiendo-espana

La factura de Podemos según el profesor Rallo

Finalmente, parece que Podemos se ha decidido a ofrecernos una estimación de los costes de algunas de sus políticas económicas estrella, como la renta básica de 6.000 euros por adulto o la jubilación a los 60 años: la primera implicaría un desembolso anual para las arcas públicas de 145.000 millones de euros y la segunda, de unos 20.000 millones. En total, pues, la enjuta cifra de 165.000 millones de euros –el 16% del PIB español–, a la que, siendo rigurosos, deberíamos añadir los 65.000 millones de déficit público que nuestro país todavía tiene pendiente reconducir para regresar a la sostenibilidad financiera.
Acaso al lector no le proporcionen demasiada información guarismos tan agregados, así que permítanme ponerlos en perspectiva: 165.000 millones de euros es el doble de lo que gastamos cada año en pensiones de jubilación contributivas; equivale a cinco veces el salario de todo el personal de la educación o de la Sanidad pública; y es el triple de lo recaudado anualmente por IVA. De hecho, si toda esta gigantesca presión fiscal extraordinaria recayera únicamente sobre el IRPF, cada contribuyente español debería abonar, de media, 8.500 euros adicionales en impuestos. Pagar 8.500 euros adicionales en impuestos para recibir 6.000. Un negocio, ciertamente, redondo.
Claro que, según Podemos, tamaña operación de ingeniería estatal sería únicamente sufragada por «los ricos». El problema es que, en tal caso, las cuentas siguen sin salir. Por ejemplo, si concentráramos este rejonazo fiscal sobre el 25% de los contribuyentes «más ricos» –aquellos que ganan más de 25.000 euros anuales: genuinos Rockefellers–, la subida media de impuestos para este tramo de la población rondaría los 35.000 euros anuales por contribuyente. Se me antoja complicado que haya ciudadanos que ingresen 25.000 euros y paguen 35.000 de impuestos. Si, en cambio, la estocada tributaria la dirigiéramos sólo contra el 10% más acaudalado –aquellos que ganan más de 40.000 euros anuales–, la subida media de impuestos para este tramo sería de 83.000 euros. De nuevo, no parece muy factible que quienes ganan 40.000, 50.000 o 60.000 euros anuales paguen 83.000 en impuestos.
Por supuesto, la retórica electoral de Podemos ha desviado astutamente la atención de semejantes sablazos contra el ciudadano corriente apelando a ese supuesto saco sin fondo de recaudación que estaría constituido por el fraude fiscal. A este respecto, hemos escuchado cifras tan disparatadas como que el fraude fiscal español asciende a 250.000 millones de euros, lo que, en consecuencia, bastaría para financiar aventuras estatistas como las de Podemos. Sucede que estas cifras siempre se presentan de manera deliberadamente confusa y engañosa: 250.000 millones de euros no es la estimación del fraude fiscal, sino la estimación más alta disponible de la economía sumergida española. Y economía sumergida no es lo mismo que fraude fiscal: primero, porque puede haber fraude fiscal fuera de la economía sumergida (uso de facturas falsas para reducir la carga tributaria) y, segundo, porque no toda la economía sumergida son rentas que deja de ingresar el Fisco (si yo no declaro rentas de 20.000 euros no estoy defraudando a Hacienda el 100% de esos 20.000 euros, sino únicamente el porcentaje de impuestos que me hubiese correspondido pagar sobre esa cantidad).
Así las cosas, las estimaciones de evasión fiscal para España más reconocidas internacionalmente son las del profesor Friedrich Schenider, de la Universidad Johannes Kepler, que la cifra en torno al 2,8% del PIB, esto es, unos 30.000 millones de euros. Si, siendo muy optimistas, consiguiéramos reducirla hasta el nivel de Alemania (1,9% del PIB), la Hacienda española apenas lograría 10.000 millones de euros adicionales: el 6% de lo que necesitaría Podemos para sufragar sus propuestas (y ello sin contar con que esa recaudación debería dirigirse, prioritariamente, a la reducción de los 65.000 millones de déficit público). Incluso si tomamos las infladísimas estimaciones de la Tax Justice Network, España apenas lograría recaudar 24.000 millones de euros adicionales equiparando su fraude fiscal al de Alemania: menos del 15% de lo requerido por Podemos, de nuevo sin contar con la imprescindible minoración del déficit público.
Desengáñese: todos los contribuyentes –especialmente los trabajadores– tendríamos que pagar muchísimos más impuestos para hacer frente a los planes económicos de Podemos. O eso o, alternativamente, declarar la suspensión de pagos y la salida del euro para, siguiendo las directrices del exitoso Gobierno peronista argentino, imprimir masivas cantidades de neopesetas que permitieran hacer frente a tamaño gasto público mediante la generación de una altísima y pauperizadora inflación. Acaso por ello los dirigentes de Podemos hayan reclamado recientemente desde Argentina la creación de un «nuevo euro» para los países del sur de Europa: un nuevo euro que coloque la imprenta de billetes en la mesita de noche presidencial.
Mas, a pesar del inquietante horizonte de expolio tributario o inflacionista al que nos aboca el programa económico de Podemos, diría que su auténtico problema de fondo es otro. A saber: lo verdaderamente desazonador de sus propuestas es la filosofía económica de base. A la postre, lejos de ambicionar una sociedad de ciudadanos libres, autónomos y constructores de su propia prosperidad, Podemos aspira a crear una sociedad de individuos explotados fiscalmente por el Estado y dependientes de los subsidios que ese mismo Estado tenga a bien entregarles. En lugar de reclamar la supresión de toda la asfixiante red actual de impuestos y regulaciones que condena a millones de personas al desempleo o al subempleo, Podemos propone seguir multiplicando el tamaño y el intrusismo de esa red a cambio de subsidiar las dramáticas situaciones de desempleo y subempleo que esa misma red genera. En lugar de querer acercarnos a países tan prósperos como Suiza, Australia o Nueva Zelanda emulando su libertad económica, su fiscalidad moderada, su estabilidad monetaria o su Estado de Derecho, Podemos sugiere copiar las prácticas de estados tan liberticidas, intervencionistas, inflacionistas y caciquiles como los de Argentina o Venezuela.
Decía el economista francés Frédéric Bastiat que todo Estado tiene dos manos: una mano malévola que quita y una mano dulce que da. Y que si bien conocemos multitud de estados que quitan más de lo que dan, todavía no conocemos ninguno que dé más de lo que quita. El caso de Podemos no sería una excepción. Al cabo, los problemas económicos de España no proceden de sus bajos impuestos, de su anoréxico sector público, de su moderada deuda pública o de sus inexistentes regulaciones, sino de sus asfixiantes tributos, de su Estado sobredimensionado, de sus gigantescas obligaciones públicas y de sus omnipresentes normativas. Seguir ahondando en todos estos males no nos conducirá a la prosperidad, sino hacia una mayor pobreza. Démosle una oportunidad al Estado de Derecho y a la libertad económica.

http://juanramonrallo.com/2014/08/la-factura-de-podemos-8-500-euros-mas-por-contribuyente/

Desmontando la concertada (otra vez)

Otro artículo excepcional del blog amigo Valles y Cumbres:

 

Desmontando la concertada (otra vez)

 
La reforma educativa que quiere imponer el PP a punta de mayoría absoluta es inminente. Poco a poco van adelantando las medidas que ya anunciaron en su programa electoral; en el ámbito de los conciertos educativos también dieron pistas. Es necesario estar preparados ante lo que se nos viene encima, y también informados de la moto que nos quieren vender.
 
El concierto educativo, lejos de la musicalidad que acompaña al término, chirría a quienes conocen su funcionamiento real: es el regalo anual de dinero público a una empresa privada, en muchas ocasiones órdenes religiosas, para que monte un centro educativo con el que lucrarse (y cuyos beneficios no revierten en el Estado, sino en los dueños de la empresa). En teoría, los centros concertados juegan con las mismas reglas de los colegios e institutos públicos (educación gratuita, acceso libre, etc.), pero parece que está socialmente aceptado el incumplimiento constante en la inmensa mayoría de los casos.
 
Vayamos por partes, porque el asunto tiene miga. En primer lugar, el PP anunció en su programa electoral dos medidas directamente relacionadas con los conciertos; a continuación reproducimos lo que ya publicamos en su momento al respecto del proyecto de este partido:
 
 
    • Autonomía en la gestión económica: esto significa que abrirán las puertas para concertar centros. Actualmente la red pública (de acceso libre, contenidos consensuados, con fomento de valores universales, etc.) se financia con dinero público. Si se flexibiliza la “autonomía de la gestión económica” cualquier empresa podrá entrar en la financiación de colegios e institutos, y la pregunta en tal caso es si se buscará la rentabilidad económica por encima de la calidad educativa. Traducido: mejor 2 profesores que 3, y si se pueden meter 40 alumnos en una clase, perfecto; no olvidemos que una empresa privada lógicamente busca su propio beneficio.
 
  • Libertad de elección de las familias: después de leer el punto de “Autonomía en la gestión económica”, esa mal llamada libertad se traducirá en la multiplicación de colegios concertados-privados. El concierto, para el que no esté familiarizado, es un copago educativo: paga la administración y paga el cliente (la familia, se entiende). Ahora, la Educación Pública garantiza una serie de valores universales, laicos y sobre todo la gratuidad: el PP aboga por el copago, colegios con educación diferenciada (separación de niños y niñas) y la perpetuación de la iglesia y la religión católica en las aulas,‘cosubvencionada’ con dinero público.
 
 
Más claro, agua. Para ir allanando el terreno nos encontramos en estos días con titulares como “El PP considera la escuela concertada “un pilar fundamental” para la libre elección de centro“. Y se basa en la media verdad (peor que una mentira, no olvidemos) de que una plaza concertada sale mucho más barata que una pública. Recomendamos ver un video que pone de manifiesto la realidad de los colegios concertados:
 
 
 
 
 
 
Demostrado el co-pago (o re-pago, según prefieran) que significa la educación concertada, seguimos desmontando la media verdad anterior. ¿Por qué el concierto educativo sale más barato a la administración?
 
  • Porque las empresas, al ser privadas y escatimar en gastos hasta el último céntimo buscando su rentabilidad económica, en muchas ocasiones no disponen de los recursos necesarios. Pero como deben usarse, alguien debe comprarlos: son las familias las que se hacen cargo.
  • Porque seleccionan a su alumnado, y así gran parte de la plantilla de profesores que corresponderían a maestros de apoyo (pedagogos, especialistas de audición y lenguaje, educación compensatoria, etc.) ni siquiera es contratada -mucho menos ampliada en caso de necesidad-. ¿Qué ocurre con los alumnos que presentan necesidades educativas? ¿Por qué su número va bajando hasta casi no haber ningún alumno de estas características en los cursos altos? ¿Acaso son “invitados a probar otro estilo de escuela”?
  • Porque esquilman a las familias gracias a conceptos tan peregrinos como “gastos de matrícula”, “gastos de gestión”, “renovación de expediente”, etc. Eso sin contar con las típicas “aportaciones voluntarias”, la compra del vestuario obligatorio (uniforme, chándal, baby…), la presión para matricularse y pagar las actividades extraescolares o incluso el “material oficial”. Más flagrante puede llegar a ser la obligación de pagar cierta cantidad de dinero por la “prematrícula” o “reserva de plaza”, un concepto de pago ilegal que atentaría contra el proceso de escolarización, algo que en teoría debe ser respetado y compartido por todos los centros subvencionados (públicos o no).
  • Porque los colegios concertados siempre están enclavados en un lugar con suficiente demanda, donde pueden tener más rentabilidad. Por supuesto que sale más caro mantener una escuela rural con 20 alumnos en mitad del monte: no nos cansaremos de decir que la función de la administración consiste, en estas ocasiones (escuelas rurales, unitarias, CRA…), en garantizar el derecho a la Educación de todos y cada uno de los alumnos de este país aunque obviamente a veces salga deficitaria en términos económicos. ¿A que nunca nadie ha visto una empresa concertada ofrecer plazas escolares en una aldea?
 
 
En otro ámbito, la escuela concertada significa un estruendoso tiroteo contra la participación democrática, la inclusión social o la igualdad. Los profesores cobran menos y son explotados por la empresa, obligados a hacer más horas que en un claustro de centro público, ya que su menor número hace multiplicar el esfuerzo para sacar un curso adelante. Así, la atención individualizada se diluye: a la hora de trabajar con un alumno que se retrasa, primero se le aconseja apuntarse a las clases particulares (del propio centro) y, si los resultados no son los esperados, buscar otro colegio o instituto. Además, la contratación del profesorado es libre, ya que los docentes no pasan ninguna oposición o proceso más que el del propio centro: aunque nos encontramos con grandísimos y experimentados profesionales en este sector, se constata que no han pasado pruebas objetivas para ser seleccionados de entre los mejores.Stats
 
Por todas estas razones podemos decir que el concierto educativo es una aberración. Significa un trato de favor hacia algunas empresas privadas (la mayoría órdenes religiosas), cuyos beneficios no revierten al Estado. Las familias son presionadas para re-pagar lo que ya mantienen mediante sus impuestos, y los responsables de esta injusticia miran para otro lado. Los puestos de trabajo generados por la educación concertada ofrecen peores condiciones y menor sueldo a los docentes, tras una contratación subjetiva y dada al enchufismo (sobre todo ideológico: ¿por qué los no católicos, o personas divorciadas, deben tener menos posibilidades de ser contratados?). Además, el trato a los alumnos es inevitablemente menos completo por las cuestiones que explicábamos antes.
 
Por último, no nos explicamos por qué la religión sigue estando subvencionada: es una opción personal, y como estado laico en el que nos encontramos, debería sustentarse únicamente con la aportación privada. Volvemos a repetir que no estamos en contra de las creencias religiosas, pero no es justo mantenerlas con los impuestos de todos: para eso están los colegios privados, que son el lugar perfecto al que pueden acudir aquellas familias que deseen una educación religiosa para sus hijos.

Nunca fuimos clase media

El nuevo Secretario General del Partido Socialista Obrero Español afirmaba esta semana que trabajaría para recuperar el voto de la clase media, que es la que genera riqueza y que está soportando sobre sus hombros todo el peso de la crisis. Al instante salieron airosas las voces de aquellos que piensan que los socialistas nos debemos a la O de nuestras siglas, a los obreros, a la clase trabajadora y que por ellos es por quienes debemos luchar.

Sin entrar en la disquisición artificial sobre si el PSOE ganaría las elecciones apoyándose en la clase media y en unas políticas moderadas, casi de centro, o si por el contrario, debe girar a la izquierda y buscar el voto de aquellos más desfavorecidos, los pobres, la clase trabajadora, que solo conduce a dispersar el voto de todos aquellos que realmente estamos sufriendo los recortes y las políticas erráticas del Partido Popular, incapaz de generar riqueza, de crear empleo, de cambiar el modelo productivo, de sanear el sector inmobiliario, de poner freno a los desmanes de la banca, de combatir el fraude fiscal… me gustaría analizar el asunto de la tan cacareada clase media.

Hace unos años, cuando Montoro presumía del círculo vicioso del ladrillo en aquel Gobierno presidido por el ínclito Aznar, cuando el crédito fluía sin control alguno por parte de las entidades financieras, cuando cualquiera podía comprarse una gran casa, por tropecientos mil euros y le sobraba para amueblarla y si era algo mañoso para un buen coche, nos hicieron creer que esto suponía ser clase media. Nos vendieron que España iba bien y que nosotros ya no éramos trabajadores, pobre clase obrera, no, nosotros éramos incipiente clase media.

¿Por qué hicieron esto? Por diversas razones, la principal porque el PP sabía que jamás podría ser considerado el partido de los trabajadores, por mucho que Loli Cospe tuviera la desfachatez de afirmarlo en campaña electoral años después. Sabían que la única manera de mantener una mayoría suficiente para gobernar era convencernos a los españoles de que ya no necesitábamos a los socialistas, ni la lucha de clases, ni los sindicatos, ni nada que oliera a pobreza, a miseria, a desigualdad social.

Por otra parte, todos y cada uno de nosotros debemos asumir nuestra cuota parte de culpa, fuimos muy pocos los que desconfiamos de aquella bonanza económica, los que no quisimos hipotecarnos de por vida por temor a que los tipos de interés no siempre fueran tan bajos, o los salarios tan altos o cualquier otra trampa que aquel sueño hipnótico colectivo pudiera deparar. Pocos los que seguimos diciéndole a nuestros hijos que tal o cual capricho no podía ser porque éramos pobres, aunque no nos faltara para comer, ni para darnos más de un lujo de vez en cuando, pero creíamos que un poco de realidad siempre ha sido buena para criar ciudadanos de provecho.

A casi todos nos encantó que nos desclasaran, dejar de ser obreros, trabajadores manuales, asalariados y pasar a ser esa soñada clase media que podía permitirse vivir bien, grandes casas, buenos vehículos, vacaciones por el mundo… La otra opción era mucho menos glamurosa, vivir como nuestros mayores, pagando las hipotecas de pisos pequeños en ciudades dormitorios antes que ninguna otra cosa, estirando la vida de un humilde utilitario y veraneando en el pueblo o en la casa de la playa de toda la vida.

Nunca fuimos clase media pero los españoles creímos que lo éramos y empezamos a pensar que pagábamos demasiados impuestos, que había trabajos de segunda que mejor hicieran los inmigrantes, que nuestros hijos tenían que estudiar en colegios de pago donde no se juntaran con los hijos de los más desfavorecidos, que para qué hacía falta la Sanidad Pública si podíamos pagarnos un buen seguro privado y que los socialistas estaban dando demasiados derechos para demasiada gente y que quizás nos fuera mejor con un gobierno más cercano a las clases medias a las que creíamos pertenecer, el del Partido Popular.

Nunca fuimos clase media y esta gran estafa a la que llaman crisis ha venido a recordárnoslo con toda la crudeza posible. Se acabaron los pisos millonarios, los créditos a precio de saldo sin apenas condiciones para concederlos, los coches de gama alta, la ropa buena, salir por ahí todas las semanas, se acabó el sueño dorado del ladrillo. Hoy, la gran mayoría de nosotros sabe que aquellos tiempos en los que atábamos los perros con longanizas no volverán, pero también hemos recuperado algo que puede ayudarnos a salir de la crisis, todos juntos, la conciencia de clase. Quizás lo único bueno que haya traído la crisis sea esto, despertar conciencias, remover principios y valores que teníamos aletargados y hacernos comprender que da igual que no fuésemos clase media, que tenemos derechos, que nuestros hijos tienen que tener un futuro y que solo hay una manera de conseguirlo, luchar por él.

 

http://www.publicoscopia.com/opinion-politica/item/1606-nunca-fuimos-clase-media.html

Genios no reconocidos: Nikola Tesla

http://www.thecult.es/tercera-cultura/nikola-tesla-auge-y-caida-de-un-visionario.html

Nikola Tesla: auge y caída de un visionario

NIKOLA TESLA: AUGE Y CAÍDA DE UN VISIONARIO

Sólo fue meses después de su muerte, ocurrida en las navidades de 1942, que la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció que Nikola Tesla era el legítimo inventor de la comunicación por radio, aunque a día de hoy seguiremos perdiendo cualquier partida de Trivial si nos atrevemos a dar su nombre y no el de Marconi. El conflicto había comenzado en 1900, cuando Marconi quiso patentar su invento en Estados Unidos y fue rechazado por su parecido con una patente de Tesla de 1897; sin embargo, en 1904, cuando ya había caído en desgracia el nombre de Tesla, la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos cambió de criterio y consideró legítima la patente de Marconi.

Cómo se produjo esta caída en desgracia ha sido motivo de incontables interpretaciones, desde las más asépticas con pretensiones de racionalidad hasta las más apasionadas y conspiranoicas. Y es que la biografía de Tesla es rica en infortunios derivados de su incapacidad para las cosas prácticas de la vida, como ingenuo soñador que era.

Poco después de llegar a Estados Unidos, en 1885, Tesla comenzó a trabajar para la compañía de Thomas Edison quien, gracias al dinero de J.P. Morgan, había logrado extender su sistema de red eléctrica por Nueva York, basado en la corriente continua que había desarrollado, pero ésta era peligrosa y los incendios la tónica habitual; además, la corriente continua no podía ser transmitida a largas distancias. Tesla se ofreció a modificar los generadores de Edison y adaptarlos a la corriente alterna que él había patentado.

Tras comprobar que realmente era un sistema más eficaz, Edison no sólo no cumplió su promesa de remunerar al serbio por la mejora –al parecer una cantidad tan exagerada que sólo un ingenuo podría haberla tomado en serio— sino que lo humilló haciéndole ver que las normas del juego en el creciente sistema empresarial de Estados Unidos estaban muy lejos de adaptarse a los propósitos bienintencionados de Tesla. Nuestro inventor se las pasó cavando zanjas para las instalaciones de Edison, tal fue el puesto que se le asignó en la compañía.

Con todo, Tesla salió bien parado de la situación: el eminente físico inglés William Thomson, Lord Kelvin, se interesó por la corriente alterna tras contemplar el sistema eléctrico en la feria de Chicago, y propuso que se empleara para crear un sistema de transporte de energía a larga distancia. Es así como se construyó la primera central eléctrica de la historia en las cataratas del Niágara, que abastecería de energía eléctrica a toda la ciudad de Nueva York. Hasta ese momento, el aporte de energía se realizaba mediante generadores emplazados en cada manzana cuya mejor cualidad era la propensión al fuego.

George Westinghouse, fundador de Westinghouse Electric, aceptó fabricar todas las patentes de Tesla relacionadas con la corriente alterna, entre ellas el motor que cambiaría la industria mundial. Ante la pérdida de mercado, Edison inició una campaña para desprestigiar la corriente alterna, comenzando así la que se dio en llamar “guerra de las corrientes”, donde todo valía: para demostrar los peligros del logro de Tesla, los colaboradores de Edison electrocutaban animales en exhibiciones públicas y, si ello no bastaba, rediseñaron la silla eléctrica con, por supuesto, corriente alterna, asociándola así con los “desagradables” efectos que la silla producía en el cuerpo humano.

Apasionado con la electricidad y convertida la figura de Edison en el villano que le hacía la vida imposible, además de un Westinghouse que se forraba a costa de la incapacidad del serbio para negociar contratos, Tesla se refugió en los experimentos con electricidad de alta frecuencia; en 1891, patentó el primer tipo de las denominadas “bobinas Tesla”, cuyas potentes descargas eléctricas se manifiestan como espectaculares rayos en la atmósfera. Estas investigaciones hicieron posible otro gran aporte para la humanidad, la primera fotografía de rayos X, pero luego la cosa se le fue de las manos, cuando comenzó a desarrollar lo que supondría el comienzo del larguísimo declive que sería su vida a partir de entonces: la transmisión de energía electromagnética sin cables.

Su obsesión fue construir un aparato que pudiera sintonizar las ondas previamente emitidas por un transmisor, de manera que las ondas electromagnéticas recibidas pudieran ser convertidas en energía eléctrica o bien sirvieran de soporte para codificar mensajes. En 1895, estaba listo para transmitir una señal a una distancia de cincuenta millas, pero un incendio en su laboratorio impidió la proeza. Para más inri, la primera comunicación inalámbrica la lograría poco después quien le habría de quitar el lugar en la historia de las telecomunicaciones:  Guillermo Marconi.

Mientras Marconi se concentraba en inventos apetecibles para la industra de las comunicaciones, Tesla iba a lo suyo: transmitir electricidad por la atmósfera. Se trasladó a Colorado Spring y construyó una central con la bobina Tesla más grande que se había hecho hasta entonces. Cuando la puso en marcha, la antena de la estación comenzó a emitir rayos de treinta metros de longitud cuyos chasquitos se escuchaban a varias decenas de kilómetros a la redonda. Entonces, Colorado Spring se sumió en la oscuridad; un incendio había destruido la central eléctrica que suministraba energía a la ciudad. El pueblo se alteró bastante con los rayos de Tesla, quien fue considerado a todos los efectos persona non grata en la zona. Pero lo que comenzó con ira, acabó en burla. Al poco tiempo, la estación de Tesla detectó una serie de señales que el inventor asoció con un mensaje extraterrestre.

Curado de espanto como estaba, no se dejó amedrentar por las pasiones humanas; los experimentos realizados en Colorado Spring le llevaron a escribir un artículo muy optimista que sería publicado en laCentury Magazine. Predecía un futuro en el que la humanidad se beneficiaría de la energía inagotable que emanaba del Sol y hablaba sobre el fin de las guerras y la unión de todas las naciones gracias a un sistema internacional de transmisiones inalámbricas.

El magnate J. P. Morgan se sintió atraído por ese asunto de una red global e invirtió 150.000 dolares en el sueño de Tesla.  El “sistema mundial de telecomunicaciones” iba a ser una torre de cincuenta metros de altura coronada por una esfera de cobre de treinta metros de diámetro que se habría de conocer como la torre Wardenclyffe.  Lo que Morgan no sabía, ni nadie, era que Tesla estaba más preocupado por que el ingenio pudiera transmitir electricidad en cantidades industriales que por su función como torre de telecomunicaciones, pues proporcionar energía al planeta sería, en su filosofía de vida, la mayor contribución que podía hacer a la humanidad.

 

En 1901, tras una crisis bursátil relacionada con su empresa de ferrocarriles y debido a la falta de resultados mostrada por su patrocinado en relación a las comunicaciones, por un lado, y al descubrimiento del verdadero propósito de la torre, por otro, y considerando el conjunto como una completa pérdida de tiempo a la par que locura inalcanzable, J.P. Morgan abandonó el proyecto y se volcó en la comercialización del aparato creado por Marconi ese mismo año con las patentes de Tesla.

Tesla se convirtió así en un hombre solo contra el mundo, resentido con una sociedad que lo había estafado y ridiculizado, formada por hombres que no eran más que “microbios de una enfermedad asquerosa”, según sus propias palabras. Así, se apartó definitivamente de la sociedad y se refugió en los ambientes esotéricos de la época, al tiempo que sus ideas, lejos ya de los círculos respetables, comenzaron a alimentar las revistas de ciencia ficción.

Tesla supo advertir el desastre que supondría para la humanidad liberar la energía del átomo, una cuestión de debate tras la publicación de la Teoría general de la relatividad. Pero ya nadie le tomaba en serio. También anticipó la Guerra Fría al apreciar que la manera de evitar los enfrentamientos armados no sería posible mientras hubiera naciones más fuertes que otras, y que la única forma en que los hombres no se atreverían a atacarse unos a otros sería haciendo que todas las naciones tuvieran la tecnología para defenderse unas de otras. Con estas ideas en la cabeza, en 1931, aprovechando que se le rindió un homenaje por su 75 aniversario, Tesla anunció al mundo que había descubierto una nueva fuente de energía ajena a la liberación del átomo, pero no la quiso revelar hasta que decidió que el peligro era inminante, cuando los nazis llegaron al poder en Alemania. La llamó “telefuerza”, un rayo electromagnético que podía ser controlado y lanzado a grandes distancias.

El rayo de la muerte fue muy bien recibido por los guionistas de los cómics de Superman, que no tardaron en incorporarlo al arsenal del villano de turno. Por su parte, Tesla trató de vendérselo a diferentes gobiernos, como los de Gran Bretaña, Estados Unidos y Serbia; los británicos se interesaron por el asunto aquel, pero intentaron construir el arma por su cuenta y riesgo y fracasaron; los serbios, con otro estilo diplomático, le dijeron a Tesla que estaba como una chota, o algo así. Finalmente, la Casa Blanca, en su emergente y neurótica política del “por si acaso”, le invitó a una reunión con altos mandos del ejército el 8 de enero de 1943.

Tesla no pudo asistir. Murió unos días antes en su habitación del Hotel New Yorker. El FBI requisó todos los documentos que se hallaron en su habitación, por si acaso; y, entonces sí que sí, nuestro inventor pasó a formar parte del material conspiranoico de primer nivel. Hasta donde se sabe con certeza, los que se conocen como “papeles perdidos” de Tesla provocaron alguna que otra crisis que sumar a las ya existentes entre la Unión Soviética y Estados Unidos cuando el gobierno del general Tito reclamó para sí el legado de Nikola Tesla en virtud de su origen balcánico, y acusó a los americanos de haberse reservado un buen número de documentos que jamás saldrían a la luz pública. Todo lo demás, a partir de aquí, se desvanece en el humo de la especulación.

En cuanto a este “misterioso” legado, lo más parecido a un rayo de la muerte que se ha conocido ha sido la Iniciativa de Defensa Estratégica de la era Reagan. Por lo demás, a Tesla se le suele citar cada vez que se produce un avance en la investigación sobre energías limpias, inalámbricas y sin baterías caducas y contaminantes. Cuando Tesla propuso usar la ionosfera como circuito eléctrico que haría posible no sólo las comunicaciones internacionales, sino el reparto equitativo de energía, el gran problema entonces era resolver la disipación de las emisiones en el espacio, pero hoy el uso de satélites intermedios y la tecnología de microondas permitirían enviar energía eléctrica desde un punto a otro del planeta sin pérdidas considerables, pues la eficiencia de tales transmisiones es superior al 90%; no sólo se solventarían los actuales problemas de infraestructuras y acceso a la electricidad, sino que quitarían todo sentido a muchos conflictos geopolíticos; la energía generada por cualquier central remota sería convertida al rango de microondas y enviada a satélites repetidores que la redirigirían hacia antenas receptoras en cualquier lugar del planeta; en un salto más de tecnología, las estaciones espaciales cosecharían la energía solar de manera que el aporte ilimitado sería una realidad a efectos prácticos.

¿Por qué no se toman en serio tales proyectos? La respuesta más directa es que, a día de hoy, no es rentable. Por otra parte, el Programa Space Solar Power Exploratory Research and Technology de la NASA incluye en sus conclusiones referencias a la complejidad de los factores económicos y cuestiona tales premisas de mercado.

En la mentalidad de generaciones adoctrinadas en la sociedad de consumo, la justificación económica satisface cualquier excusa, incluso la limitación del conocimiento por el bien del mercado. Llegados a este punto, resumamos las verdades del barquero antes de que se confundan con teorías de la conspiración según las cuales un orden oscuro bloquea el desarrollo de energías limpias y baratas -aunque, para el caso, las conclusiones vienen a ser parecidas—: la rentabilidad no es un criterio científico, sino económico.

Una obviedad que sin embargo ha motivado innumerables reflexiones sobre las políticas científicas posteriores a la II Guerra Mundial, primero en Estados Unidos y luego en eso que se conoce por Occidente (Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda); o, lo que es lo mismo, sobre cómo se ejerce y aplica la investigación científica en la sociedad del consumo.

De acuerdo a la sociología de la ciencia, los criterios económicos basados en la maximización del beneficio, ya sea personal, industrial o empresarial, entendiendo beneficio en términos de mercado, esto es, cuantitativos, se han convertido en el principal argumento para explicar por qué no se desarrollan ciertas tecnologías que podrían resultar más benignas al medio y a los seres que lo habitan, incluyendo al homo sapiens. Este tipo de limitaciones ha logrado profanar finalmente los ámbitos antes sagrados del conocimiento, como detallara en su día Pierre Bourdieu, para quien, incluso en las universidades, ya no existe más que “ciencia aplicada” con propósitos comerciales en beneficio único de las empresas, subordinada no a los intereses de la humanidad, sino a los “imperativos del lucro”.

Paradójicamente, todavía hoy, aún aceptando esta realidad inevitable a estas alturas, se considera a la par, por norma general, que el progreso técnico contemporáneo es lo mejor que le ha pasado a los humanos en su historia.

Al parecer, la unión de ambos pensamientos es síntoma de sensatez. La sensatez, por tanto, consiste en pensar que lo mejor para la especie es la maximización de beneficios y/o, en su defecto, que la maximización de beneficios está por encima de lo mejor para la especie, de modo que, en caso de irse al garete la especie, todo estará bien si se han maximizado los beneficios. De todo lo cual, cabría concluir que la rama más inteligente de la especie humana, capaz de aplicar el conocimiento adquirido de la forma más sabia, es la occidental capitalista de los siglos XX-XXI, porque maximiza los beneficios mejor que cualquier otra y rechaza todo conocimiento que no se ajuste a tal propósito.

El pensamiento de mercado como base para la aplicación del pensamiento científico es una aberración de la época que, por asumida desde la entrada en los criaderos académicos, que diría Sloterdijk, se transforma en ley natural, en proceso inevitable ante el que nada se puede. Siguiendo los teoremas de incompletitud de Gödel, ningún sistema puede ser conocido desde dentro del mismo, por lo que la inevitabilidad reside en que el sistema actual se seguirá alimentando de quienes, mayoritariamente, lo han asumido hasta el punto de no someterlo a pensamiento crítico alguno. El resultado en ambos casos conduce al mismo callejón sin salida de lo inevitable. Mas la responsabilidad es la diferencia entre ellos.

La investigación científica es una actividad de humanos sometidos a las circunstancias de su tiempo y, como tales, los humanos de estos tiempos sucumben a las exigencias del mercado que les alimenta. No hay héroes que escapen a la política de maximización de beneficios. Y, si los hay, ese asunto de la selección natural los elimina inevitablemente del medio para el que no están capacitados.

Así, pues, no son necesarias las teorías de la conspiración, aunque, al menos, con ellas existiría la esperanza de acabar con el problema si se encuentra a los malos. Como ocurre en el universo de Kafka, la cosa se antoja más patética y devastadora; no hay cerebros que controlen el pesado sistema burocrático, el castillo es una ilusión de perspectiva que se disuelve en casas anodinas al aproximarnos. Es algo mucho más sencillo e imposible de solucionar; versionando cierta famosa frase relacionada precisamente con la economía: ¡es la condición humana, estúpido!

El caso es que el gran siglo de los avances tecnológicos no fue capaz de superar los problemas de la transmisión inalámbrica de energía, hasta el punto de olvidarse por completo de la misma. A la par, el hombre que alumbró literalmente al mundo murió estigmatizado y, a pesar de que los tribunales acabaron dándole la paternidad de las transmisiones de radio, su nombre ha sido olvidado por prácticamente todos.

A día de hoy, la aplicación de la energía sin cables se reduce al ámbito doméstico y a la recarga de automóviles eléctricos. Pero Tesla va más allá de tales minucias. Sus principios eran muy superiores a la economía de mercado que le hizo perder la fe en los seres humanos. Su gran error fue no entender que las aplicaciones científicas se enmarcan dentro de la ideología de cada época, y la época de Tesla estaba viendo cómo nacían aquellos que Nietzsche llamara los últimos hombres. Los últimos hombres de ayer se lo hicieron pagar caro, y los últimos hombres de hoy ya no lo recuerdan.

En cualquier caso, el gran misterio de toda esta historia reside en su mismísima base, y se escapa a cualquier ciencia de comienzos del siglo XXI: como dijo Tesla en alguno de sus artículos, la clave de todo está en saber qué es la electricidad. Porque nadie en este mundo, que se sepa, tiene la más mínima idea de qué es eso que se llama electrón, ni de eso que se llama fotón, ni de qué es realmente eso que se llama electromagnetismo.

Sólo entonces, cuando se responda con humildad y auténtica sabiduría a lo más básico, el hombre habrá alcanzado un conocimiento que realmente valga la pena.

The scientific man does not aim at an immediate result.  He does not expect that his advanced ideas will be readily taken up.  His work is like that of the planter—for the future.

(Tesla, “The Problem of Increasing Human Energy”)

 

 

El manifiesto unabomber

Es largo, pero merece la pena leerlo.

Theodore Kaczynski no era un tipo normal. Había nacido en 1942 en Chicago, en el seno de una familia de emigrantes polacos, y pronto fue sometido a un test de inteligencia que determinó que su coeficiente intelectual era de 167. Kaczynski era, académicamente, un genio. Pero no es sólo por ello por lo que su figura sigue despertando interés. Ingresó en la Universidad de Harvard con apenas dieciséis años, demostrando una extraordinaria habilidad para el dominio de las matemáticas. Tras graduarse, se doctoró en la Universidad de Michigan. En su tesis, titulada “Boundary Functions” conseguía resolver un teorema complejo que sus propios profesores habían intentado solucionar, sin éxito, durante años. Ante la asombrosa tesis de Ted, uno de los profesores de su tribunal llegó a afirmar: “Es posible que únicamente unas diez o doce personas en todo el país la entiendan o la aprecien”.

Mientras su progreso académico parecía imparable, su personalidad iba tomando forma como el hierro candente al enfriarse. Ted era un chico solitario, expuesto a la crueldad de los que en la universidad lo superaban en edad. Además de ello, hay que tener en cuenta el que fue, sin duda, el episodio más traumático durante su estancia en Harvard: su participación en una investigación llevada a cabo por el Dr. Henry Murray y subvencionada por la CIA, la famosa y controvertida Operación MK Ultra. Sometieron a una veintena de chicos a un experimento encubierto en el que se suponía que cada uno debía hacer un análisis de su propia visión del mundo y de su personalidad para luego debatir en grupo sus ideas con sus compañeros. Pero, en realidad, obligaban a los chicos a soportar, en solitario, un severo ataque psicológico monitorizando sus reacciones y respuestas emocionales. La participación en este proyecto éticamente indefendible promovido por la CIA para el estudio de formas de control mental fueron determinantes en la formación de Kaczynski, y en su aversión a cualquier intento de control psicológico.

Se mudó a Berkeley en 1967, donde trabajó como profesor en la Universidad, y dimitió sin causa aparente dos años más tarde. Para la opinión pública, a principios de los ’70, poco quedaba de aquel alumno brillante. Ted se trasladó en 1971 a una cabaña sin luz ni agua corriente en algún perdido paraje de Lincoln, Montana, tratando de ser autosuficiente. Es durante este tiempo cuando afloran los verdaderos sentimientos que, años después, le llevarían a fabricar una serie de paquetes bomba artesanales que enviaría a objetivos predeterminados, causando tres muertos y más de veinte heridos a los largo de casi dos décadas de actividad, en las que plantó cara a las investigaciones policiales, convirtiéndose en uno de los terroristas más perseguidos de Estados Unidos. Su motivo era tan insólito como cautivador para cualquier analista. Desprendía un odio manifiesto hacia el desarrollo tecnológico y sus consecuencias sociales. Un rechazo que plasmaría durante años en sus escritos. Su forma de pensar pronto se asoció a una corriente antitecnológica y anarcoprimitivista, en rechazo del proceso de civilización llevado a cabo por el ser humano, y a lo que posteriormente vendría a la llamarse neoludismo, evocando al movimiento Luddita de comienzos del siglo XIX, que se oponía de forma violenta al desarrollo industrial que estaba teniendo lugar entonces en Inglaterra. Los rudimentarios explosivos que comenzó a enviar a partir de 1978 iban dirigidos, al comienzo, a universidades y aeropuertos. La policía decidió entonces denominar al culpable como “Unabomber”. Más adelante, sus objetivos serían también profesores, científicos, empresarios o responsables de industrias madereras.

A partir de 1993, tras seis años de inactividad, los sucesos se precipitaron. Los EEUU, aun conmocionados por el incidente de los Davidianos en Waco, se exponían a los nuevos atentados del Unabomber que sumarían dos nuevas víctimas mortales. Fue en 1995 cuando Kaczynski ofreció un acercamiento a las autoridades, enviando al New York Times y al Washington Post un manifiesto en el que exponía su pensamiento bajo el pseudónimo de “Freedom Club”, prometiendo el cese de los ataques si ambos lo publicaban. El manifiesto, que pasó a llamarse entonces “Manifiesto Unabomber”, se puso en conocimiento de la policía, que decidió sacarlo a la luz con la esperanza de que alguien pudiese ofrecer alguna pista acerca de su autor. El texto, que enlazamos más abajo, lleva por título “La sociedad industrial y su futuro”.

Una vez hecho público, la opinión mediática consideró que aquello solo podía ser obra de un genio. Aunque poco duraría aquella percepción, cuando dos años más tarde, Kaczynski fuera detenido gracias a la colaboración de su propio hermano con la policía, que descubrió la gran similitud entre las ideas de Ted y las expresadas en el manifiesto. El aspecto de hombre primitivo que presentaba el Unabomber en el momento de su detención y el de su cabaña, donde los investigadores encontraron documentos y material para fabricar explosivos, pronto hicieron creer a los medios que Ted era, simplemente, un loco, y no un genio con un cerebro privilegiado. Pero nada más lejos de la realidad. Su texto era, y es, un certero análisis de la sociedad actual. En él hace un pormenorizado estudio del proceso de alienación y del acceso al poder al que se ha visto sometido el ser humano. Analiza diferentes perspectivas ideológicas, centrándose en el izquierdismo moderno, y prevé un colapso social y ecológico con dos únicas salidas: un giro radical que acabe con el sistema actual recuperando el equilibrio con el planeta o un proceso sin retorno de extinción de la raza humana. Así comienza:

La Revolución Industrial y sus consecuencias han sido un desastre para la raza humana. Ha aumentado enormemente la expectativa de vida de aquellos de nosotros que vivimos en países avanzados, pero ha desestabilizado la sociedad, ha hecho la vida imposible, ha sometido a los seres humanos a indignidades, ha conducido a extender el sufrimiento psicológico (en el tercer mundo también el sufrimiento físico) y ha infligido un daño severo en el mundo natural. El continuo desarrollo de la tecnología empeorará la situación. Ciertamente someterá a los seres humanos a grandes indignidades e infligirá gran daño en el mundo natural, probablemente conducirá a un gran colapso social y al sufrimiento psicológico, y puede que conduzca al incremento del sufrimiento físico incluso en países avanzados.

Seguramente, el caso Unabomber y su manifiesto pueda parecer un despropósito, una americanada, la historia de perturbado que consiguió erigirse como digno rival del FBI durante diecisiete años. Pero conviene, si es que se tiene algún interés por analizar la situación global del planeta y del hombre que lo habita, no dejar de lado algunas evidencias. El desastre ecológico al que se refiere Kaczynski se viene produciendo desde el mismo comienzo de la Revolución Industrial y es cada vez más marcado a lo largo de los últimos decenios. Y todavía más temprano es el sometimiento del hombre por el hombre que ha conducido a una situación actual insostenible para millones de personas. La gran evidencia del manifiesto, contrastable con la realidad, es que el capitalismo occidental es un callejón sin salida.

LA SOCIEDAD INDUSTRIAL Y SU FUTURO
Manifiesto de “Unabomber”
Por FC
INTRODUCCIÓN

1. La Revolución Industrial y sus consecuencias han sido un desastre para la raza humana. Ha aumentado enormemente la expectativa de vida de aquellos de nosotros que vivimos en paises «avanzados», pero ha desestabilizado la sociedad, ha hecho la vida imposible, ha sometido a los seres humanos a indignidades, ha conducido a extender el sufrimiento psicológico (en el tercer mundo también el sufrimiento físico) y ha infligido un daño severo en el mundo natural. El continuo desarrollo de la tecnología empeorará la situación. Ciertamente someterá a los seres humanos a grandes indignidades e infligirá gran daño en el mundo natural, probablemente conducirá a un gran colapso social y al sufrimiento psicológico, y puede que conduzca al incremento del sufrimiento físico incluso en paises «avanzados».

2. El sistema tecnológico-industrial puede sobrevivir o puede fracasar. Si sobrevive, PUEDE conseguir eventualmente un nivel bajo de sufrimiento físico y psicológico, pero sólo después de pasar a través de un periodo de ajuste largo y muy penoso y sólo con el coste permanente de reducir al ser humano y a otros muchos organismos vivos a productos de ingeniería y meros engranajes de la maquinaria social. Además, si el sistema sobrevive, las consecuencias serán inevitables: no hay modo de reformar o modificar el sistema así como prevenirlo de privar a la gente de libertad y autonomía.

3. Si el sistema fracasa las consecuencias aún serán muy penosas. Pero cuanto más crezca el sistema más desastrosos serán los resultados de su fracaso, así que, si va a fracasar, será mejor que lo haga antes que después.

4. Por eso nosotros abogamos por una revolución contra el sistema industrial. Esta revolución puede o no usar la violencia: puede ser súbita o puede ser un proceso relativamente gradual abarcando pocas décadas. No podemos predecir nada de eso. Pero sí delineamos de una forma general las medidas que aquellos que odian el sistema industrial deberían tomar para preparar el camino para una revolución contra esta forma de sociedad. No debe ser una revolución POLíTICA. Su objeto no será derribar gobiernos, sino las bases económicas y tecnológicas de la sociedad actual.

5. En este artículo prestamos atención sólo a algunos de los acontecimientos negativos que han engordado demasiado con el sistema tecnológico-industrial. Además, mencionamos tales acontecimientos sólo brevemente o los ignoramos en su totalidad. Esto no quiere decir que observemos estos otros acontecimientos como triviales. Por razones prácticas, tenemos que limitar nuestras discusiones a áreas que no han recibido suficiente atención del público o en las cuales tenemos algo nuevo que decir. Por ejemplo, desde que están bien reveladas las tendencias ambientales y desérticas, hemos escrito muy poco sobre la degradación del medio o la destrucción de la naturaleza.salvaje, incluso aunque consideremos esto de gran importancia.

LA PSICOLOGíA DEL IZQUIERDISMO MODERNO

6. Casi todo el mundo estará de acuerdo en que vivimos en una sociedad profundamente molesta. Una de las manifestaciones más extendidas de la locura de nuestro mundo es el izquierdismo, así que una discusión sobre la psicología del izquierdismo nos puede servir de introducción al debate de los problemas de la sociedad moderna en general.

7. Pero, ¿qué es el izquierdismo? Durante la primera mitad del siglo XX pudo ser prácticamente identificado con el socialismo. Hoy el movimiento está fragmentado y no está claro a quién se le puede llamar propiamente izquierdista. Cuando en este artículo hablamos de izquierdistas pensamos principalmente en socialistas, colectivistas, «políticamente correctos», feministas, activistas por los homosexuales y los discapacitados, activistas por los derechos de los animales. Pero no todos los que están asociados en uno de estos movimientos es un izquierdista. A lo que intentamos llegar es que no es tanto un movimiento o una ideología como un tipo psicológico, o, mejor dicho, una colección de tipos relacionados. Así, lo que queremos decir con «izquierdista» aparecerá con más claridad en el curso de la discusión de la psicología izquierdista. (También, ver párrafos 227-230).

8. Incluso así, nuestra concepción quedará menos clara de lo que desearíamos, pero no parece haber ningún remedio para esto. Todo lo que intentamos hacer es indicar de una manera tosca y aproximada las dos tendencias psicológicas que creemos son las principales fuerzas conductoras del izquierdismo moderno. Con esto no pretendemos estar diciendo TODA la verdad. Además, nuestra discusión sólo se ciñe al izquierdismo moderno. Dejamos abierta la pregunta de con qué extensión puede ser aplicada al izquierdismo del siglo XIX y principios del XX.

9. Las dos tendencias psicológicas que sirven de base al izquierdismo moderno las llamamos «sentimientos de inferioridad» y «sobresocialización». Los sentimientos de inferioridad son característi-cos de todo izquierdismo, mientras que la sobresocialización es sólo característica de un determinado segmento del izquierdismo moderno, pero este segmento es altamente influyente.

SENTIMIENTOS DE INFERIORIDAD

10. Por «sentimientos de inferioridad» no sólo nos referimos a los sentimientos de inferioridad en el sentido estricto, sino a todo el espectro de rasgos relacionados: baja autoestima, sentimientos de impotencia, tendencias depresivas, derrotismo, culpa, autoaborrecimiento, etc. Argumentamos que algunos izquierdistas modernos tienden a tales sentimientos (más o menos reprimidos) y que éstos son decisivos en determinar la dirección del izquierdismo moderno..

11. Cuando alguien interpreta como despectivo casi todo lo que se dice de él (o acerca de grupos con quienes se identifica), concluimos que tiene sentimientos de inferioridad o baja autoestima. Esta tendencia está pronunciada entre los defensores de los derechos de las minorías, tanto si pertenecen como si no a la minoría cuyos derechos defienden. Son hipersensibles sobre las palabras usadas para designar a éstas. Los términos «negro», «oriental», «discapacitado», «pollito» para un africano, un asiático, una persona imposibilitada o una mujer originariamente no tenían una connotación despectiva. «Broad» y «pollito» eran simplemente los equivalentes femeninos para «tío», «caballerete» o «mozo». Las connotaciones negativas han sido agregadas a estos términos por los propios activistas. Algunos defensores de los derechos de los animales han ido tan lejos como para rechazar la palabra «mascota» e insistir en su reemplazamiento por «animal de compañía». Antropólogos izquierdistas llegan demasiado lejos al no querer decir nada acerca de personas primitivas que pueda ser interpretado como negativo: quieren reemplazar la palabra «primitivo» por «iletrado». Parecen casi paranoicos sobre cualquier cosa que les sugiera que alguna cultura primitiva es inferior a la nuestra. (No queremos decir que las culturas primitivas SON inferiores a la nuestra. Solamente apuntamos la hipersensibilidad de estos antropólogos).

12. Aquellos que son más delicados sobre la terminología «políticamente correcta» no son los negros medios habitantes del gueto, inmigrantes asiáticos, mujeres maltratadas o personas imposibilitadas, sino una minoría de activistas, muchos de los cuales no pertenecen a ningún grupo «oprimido», sino que provienen de estratos sociales privilegiados. La corrección política tiene su mayor arraigo entre los profesores de universidad, los cuales tienen empleo seguro con salarios confortables y, la mayoría de ellos, son varones blancos heterosexuales de familias de clase media.

13. Muchos izquierdistas tienen una intensa identificación con los problemas de grupos que tienen una imagen de débiles (mujeres), derrotados (indios americanos), repelentes (homosexuales), o por lo que sea inferiores. Nunca admitirán en su fuero interno que tienen tales sentimientos, pero es precisamente por su visión de estos grupos como inferiores por lo que se identifican con sus problemas. (No sugerimos que las mujeres, los indios, etc., SON inferiores; sólo estamos haciendo un apunte sobre la psicología izquierdista).

14. Las feministas están ansiosamente desesperadas por demostrar que las mujeres son tan fuertes y tan capaces como los hombres. Ellas están claramente machacadas por el miedo de que las mujeres puedan NO ser tan fuertes y capaces como los hombres.

15. Los izquierdistas odian todo lo que tenga una imagen de ser fuerte, bueno y exitoso. Ellos odian América, odian la civilización occidental,.odian a los varones blancos, odian la racionalidad. Las razones que dan para odiar occidente, etc. claramente no coinciden con sus motivos reales. DICEN que odian occidente porque es guerrero, imperialista, sexista, etnocéntrico, pero cuando las mismas faltas aparecen en países socialistas o culturas primitivas, encuentran excusas para ellos o, como mucho, lo admiten REFUNFUÑANDO, mientras que señalan (y muchas veces exagerando en exceso) estas faltas cuando aparecen en civilizaciones occidentales. Así, está claro que estas faltas no son los motivos reales para odiar América y occidente: odian América y occidente porque son fuertes y exitosos.

16. Palabras como «autoconfianza», «seguridad en uno mismo», «iniciativa», «empresa», «optimismo», etc. juegan un papel muy pequeño en el vocabulario liberal e izquierdista. El izquierdismo es antiindividualista, es procolectivista. Quieren a la sociedad para resolver las necesidades de todo el mundo por ellos, para cuidar de ellos. No es la clase de personas que tienen un sentido interior de confianza en sus propias habilidades para resolver sus propios problemas y satisfacer sus propias necesidades. El izquierdista es antagonista al concepto de competición porque, interiormente, se siente como un perdedor.

17. Las formas de arte que apelan a los intelectuales del izquierdismo moderno tienden a enfocarse en la sordidez, la derrota y la desesperación o, por otro lado, toman un tono orgiástico, renunciando al control racional, como si no hubiera esperanza de lograr nada a través del cálculo racional y todo lo que ha quedado fuera el sumergirse en la sensación del momento.

18. Los filósofos izquierdistas modernos tienden a rechazar la razón, la ciencia, la realidad objetiva e insisten en que todo es culturalmente relativo. Es cierto que uno puede hacer preguntas serias sobre los fundamentos del saber científico y sobre todo cómo el concepto de realidad objetiva puede ser definido. Pero es obvio que estos filósofos no son simplemente lógicos de cabeza fría que sistemáticamente analizan los fundamentos del conocimiento. Están profundamente envueltos emocionalmente en su ataque a la verdad y a la realidad. Atacan estos conceptos por sus necesidades psicológicas. Por una cosa, su ataque es una salida para la hostilidad, y al ser exitoso, satisface el impulso por el poder. Más importante, los izquierdistas odian la ciencia y la racionalidad porque clasifican ciertas creencias como verdaderas (es decir, éxito, superior) y otras creencias como falsas (es decir, fracaso, inferior). Los sentimientos izquierdistas de inferioridad corren tan profundamente que no pueden tolerar ningún clasificación de algo como exitoso o superior y otra cosa como fracasada o inferior. Esto también subraya el rechazo de muchos de enfermedad mental y de la utilidad de las pruebas de inteligencia. Son antagonistas de las explicaciones genéticas de las habilidades o conductas humanas porque estas explicaciones tienden a hacer aparecer a algunas personas como superiores o inferiores a otras. Prefieren dar a la sociedad el mérito o la culpa para una habilidad o carencia individual. Así, si una persona es «inferior» no es su culpa, sino de la sociedad, porque no ha sido educada correctamente.

19. El izquierdista no es típicamente la clase de persona de la que sus sentimientos de inferioridad hacen de ella un bravucón, un egoísta, un valentón, un promotor de sí mismo, un competidor cruel. Esta clase de persona no ha perdido totalmente su confianza. Tiene un déficit en su sentido de poder y en su valor, pero aún se puede concebir teniendo la capacidad para ser fuerte, y sus esfuerzos por fortalecerse producen su comportamiento desagradable. Alegamos que TODOS, o casi todos, los fanfarrones y los competidores despiadados sufren sentimientos de inferioridad. Pero el izquierdista está demasiado lejos para eso. Sus sentimientos de inferioridad están tan arraigados que no puede concebirse como un individuo fuerte y valioso. De ahí el colectivismo del izquierdista: sólo puede sentirse fuerte como miembro de una organización grande o un movimiento de masas con el cual identificarse.

20. Atención a la tendencia masoquista de las tácticas izquierdistas. Protestan tumbándose ante los vehículos, provocan intencionadamente a la policía o a los racistas para que los maltraten, etc. Estas tácticas a menudo pueden ser efectivas, pero muchos las usan, no como medios para un fin, sino porque PREFIEREN tácticas masoquistas. El odio por uno mismo es la característica izquierdista.

21. Pueden pretender que su activismo está motivado por la compasión o por principios morales, y los principios morales juegan un papel para los izquierdistas del tipo sobresocializado, pero la compasión y los principios morales no pueden ser los principales motivos para su activismo. La hostilidad es un componente demasiado distinguido del comportamiento izquierdista, de igual manera que el impulso por el poder. Además, muchos de los comportamientos izquierdistas no están racionalmente calculados para servir de beneficio a la gente a quienes claman estar intentando ayudar. Por ejemplo, si uno cree que las acciones afirmativas son buenas para la gente negra, ¿tiene sentido el demandar acciones afirmativas en términos hostiles o dogmáticos? Obviamente será más productivo tomar una aproximación diplomática y conciliadora que por lo menos haga concesiones verbales y simbólicas a las personas blancas que piensan que las acciones afirmativas los discriminan. Pero los activistas izquierdistas no tomarán semejantes aproximaciones porque no satisfarán sus necesidades emocionales. Ayudar a la gente negra no es su verdadera finalidad. En vez, los problemas raciales sirven para ellos como una excusa para expresar su propia hostilidad y frustración por su necesidad de poder. Haciendo.esto ellos realmente hacen daño a la gente negra, porque la actitud hostil de los activistas hacia la mayoría blanca tiende a intensificar el odio racial.

22. Si nuestra sociedad no tuviera ningún problema social, tendrían que INVENTAR problemas con objeto de proporcionarse una excusa para organizar un alboroto.

23. Enfatizamos que lo precedente no pretende ser una descripción exacta de todo el mundo que pueda considerarse un izquierdista. Es sólo una indicación tosca de una tendencia general.

SOBRESOCIALIZACIÓN

24. Los psicólogos usan el término «socialización» para designar el proceso por el cual los niños son entrenados para pensar y actuar como demanda la sociedad. Se dice que una persona está bien socializada si cree y obedece el código moral de su sociedad y encaja bien como parte del funcionamiento de ésta. Puede parecer con poco sentido decir que muchos izquierdista están sobresocializados, desde que el izquierdista es percibido como un rebelde. Sin embargo, la posición puede ser defendida: muchos no son tan rebeldes como parecen.

25. El código moral de nuestra sociedad es tan exigente que nadie puede pensar, sentir y actuar de una forma completamente moral. Por ejemplo, se supone que no podemos odiar a nadie, sin embargo casi todo el mundo odia a alguien alguna vez, bien se lo admita a sí mismo o no. Alguna gente está tan altamente socializada que intenta pensar, sentir y actuar moralmente, imponiéndose una severa carga. Con objeto de eludir sentimientos de culpa, continuamente tienen que engañarse sobre sus propios motivos y encontrar explicaciones morales para sentimientos y acciones que en realidad no tienen un origen moral. Usamos el término sobresocializado para describir a tales personas. Durante el periodo Victoriano mucha gente sobresocializada sufrió serios problemas psicológicos como resultado de reprimir o del intento de represión de sus sentimientos sexuales. Freud aparentemente basa sus teorías en gente de este tipo. Hoy en día el foco de la socialización se ha trasladado del sexo a la agresión.

26. La sobresocialización puede conducir a una baja autoestima, a sentimientos de impotencia, al derrotismo, a la culpa, etc. Uno de los más importantes recursos por los cuales nuestra sociedad socializa a los niños es haciéndolos sentir avergonzados del comportamiento o del habla que es contraria a las expectativas de la sociedad. Si esto es excesivo o si un chico en particular es especialmente sensible a tales sentimientos, acaba por sentirse avergonzado de Sí MISMO. Además el pensamiento y el comportamiento de la persona sobresocializada están más restringidos por las expectativas de la sociedad de lo que lo están los de aquellas personas levemente socializadas. La mayoría de la.gente ajusta en una cantidad significativa de comportamiento travieso. Mienten, cometen robos despreciables, violan las normas de tráfico, holgazanean en el trabajo, odian a alguien, dicen cosas rencorosas o usan trucos para ponerse por delante de otro sujeto. La persona sobresocializada no puede hacer estas cosas, o si las hace le generan un sentimiento de vergüenza y autoaborrecimiento. La persona sobresocializada incluso no puede experimentar, sin culpabilidad, pensamientos o sentimientos que son contrarios a la moralidad aceptada; no puede tener ideas «impuras». Y la socialización no es sólo un problema de moralidad; estamos socializados para confirmar mucha normas de comportamiento que no están bajo el encabezamiento de la moralidad. Así la persona sobresocializada está retenida con una correa psicológica y pasa su vida corriendo por los railes que la sociedad ha tendido para él. En mucha gente sobresocializada esto resulta en un sentido de coacción e impotencia que puede ser una severa pena. Sugerimos que la sobresocialización está entre las crueldades más serias que los seres humanos se infligen unos a otros.

27. Deducimos que un segmento muy importante e influyente de la izquierda moderna está sobresocializado y que su sobresocialización es de gran importancia en la determinación de la dirección del izquierdismo moderno. Los izquierdistas del tipo sobresocializado tienden a ser intelectuales o miembros de la clase media alta. Nótese que los intelectuales universitarios, sin incluir necesariamente a los especialistas en ingeniería o la ciencia «hard», constituyen el segmento más altamente socializado de nuestra sociedad y el ala más izquierdista.

28. El izquierdista del tipo sobresocializado trata de huir de su correa psicológica y reafirmar su autonomía rebelándose. Pero normalmente no es suficientemente fuerte como para rebelarse contra los valores más básicos de la sociedad. Generalmente hablando, las finalidades de los izquierdistas de hoy NO están en conflicto con la moral establecida. Antes bien, la izquierda toma un principio de la moral establecida, lo adopta a su manera y entonces acusa a la corriente mayoritaria de la sociedad de violar ese principio. Ejemplos: igualdad racial, igualdad de los sexos, ayudar a la gente pobre, paz como opuesto a la guerra, generalmente pacifistas, libertad de expresión, amabilidad a los animales. Aún más fundamental, la obligación de la persona de servir a la sociedad y la obligación de la sociedad de hacerse cargo de la persona. Todos estos han sido valores profundamente arraigados de nuestra sociedad (o al menos por mucho tiempo de su clase media y alta). Hay bastantes personas de la clase media y alta que se resisten a algunos de estos valores, pero normalmente su resistencia está más o menos encubierta. Tal resistencia aparece en los medios de masas sólo con una extensión muy limitada. El principal impulso de la propaganda en nuestra sociedad es en favor de los valores declarados. La principal.razón de que estos valores hayan resultado, por así decirlo, como los valores oficiales de nuestra sociedad es que le son útiles al sistema industrial. La violencia se desaprueba porque transtorna el funcionamiento del sistema. El racismo se desaprueba porque los conflictos étnicos también lo transtornan, y la discriminación malgasta el talento de los miembros de un grupo minoritario que pueden ser útiles para el sistema. La pobreza debe ser «curada» porque la clase baja causa problemas al sistema y el contacto con ésta abate la moral de las otras clases. Las mujeres son animadas a tener carreras porque su talento es valioso para el sistema y, aún más importante, por medio de trabajos regulares las mujeres están mejor integradas en el sistema y se atan directamente a él antes que a sus familias. Esto ayuda a debilitar la solidaridad familiar. (Los líderes del sistema dicen que quieren fortalecer la familia, pero lo que realmente quieren decir es que procuran que la familia sirva como herramienta eficaz para socializar a los hijos de acuerdo con sus necesidades. Razonamos en los párrafos 51, 52 que el sistema no puede permitir a la familia o a otro grupo social de pequeña escala ser fuerte y autónomo). Estos valores son explícitamente o implícitamente expresados o presupuestos en mucho del material presentado por los medios de comunicación de corriente de opinión mayoritaria y por el sistema educativo. Los izquierdistas especialmente del tipo sobresocializado, normalmente no se rebelan contra estos principios, sino que justifican su hostilidad a la sociedad afirmando (con algún grado de verdad) que esta no está viviendo conforme a ellos.

29. He aquí una ilustración de la manera en como el izquierdista sobresocializado enseña su apego real a las actitudes convencionales de nuestra sociedad mientras pretende estar en rebelión contra ellas. Muchos promueven acciones afirmativas, para mover a la gente negra dentro de los trabajos prestigiosos, para mejorar la educación en los colegios negros e invertir más dinero en tales colegios; la forma de vida de la «clase baja» negra la conservan como una desgracia social. Quieren integrar al hombre negro dentro del sistema, hacer de él un ejecutivo de negocios, un juez, un científico, simplemente como la gente blanca de clase medio alta. Responderán que la última cosa que quieren es hacer del hombre negro una copia del hombre blanco; en vez, quieren preservar la cultura afroamericana. ¿Pero en qué consiste esta preservación? Puede consistir simplemente en comer el estilo de comida negra, escuchar música negra, vestir ropa al estilo negro e ir a una iglesia o mezquita negras. En otras palabras, sólo pueden expresarse en los problemas superficiales. En todos los aspectos ESENCIALES más izquierdistas del tipo sobresocializado quieren armonizar al hombre negro respecto a los ideales de clase media del hombre blanco. Quieren hacer al padre negro «responsable», quieren que las bandas negras se vuelvan no violentas, etc. Pero estos son exactamente los valores del sistema tecnológico-industrial. El sistema no puede preocuparse menos de la clase de música que un hombre escucha, qué clase de ropa lleva o en qué religión cree, mientras estudie en el colegio, tenga un trabajo respetable, ascienda la escala social, sea un padre «responsable», sea no violento y así sucesivamente. En efecto, porque muchos pueden negarlo, el izquierdista sobresocializado quiere integrar al hombre negro en el sistema y hacer que adopte sus valores.

30. Ciertamente no postulamos que los izquierdistas, incluso del tipo sobresocializado, NUNCA se rebelen contra los valores fundamentales de nuestra sociedad. Claramente algunas veces lo hacen. Algunos izquierdistas sobresocializados han ido demasiado lejos hasta rebelarse contra uno de los principios más importantes de la sociedad moderna atrayendo la violencia física. Por su propia cuenta, la violencia es para ellos una forma de «liberación». En otras palabras, cometiendo violencia atraviesan las restricciones psicológicas que han sido experimentadas en su interior. Porque están sobresocializados estas restricciones han sido más limitantes para ellos que para otros; por lo tanto necesitan liberarse de ellas. Pero normalmente justifican su rebelión en términos de valores de la corriente de opinión principal. Si se comprometen en la violencia postulan el estar luchando contra el racismo o algo parecido.

31. Comprendemos que se pueden poner de realce muchas objeciones al pequeño esbozo precedente. La situación real es compleja, y algo como una descripción completa ocuparía varios volúmenes, incluso si los datos necesarios estuvieran disponibles. Afirmamos sólo haber indicado muy aproximadamente las dos tendencias más importantes en la psicología del izquierdismo moderno.

32. Los problemas del izquierdismo son indicativos de los problemas de nuestra sociedad como conjunto. Baja autoestima, tendencias depresivas y derrotismo no están restringidos a la izquierda. Aunque son especialmente notables en ésta, están extendidos en nuestra sociedad. Y la sociedad de hoy trata de socializarnos a un mayor alcance que cualquier sociedad previa. Incluso los expertos nos dicen cómo comer, cómo hacer el amor, cómo educar a nuestros hijos y así sucesivamente.

EL PROCESO DE PODER

33. Los seres humanos tienen una necesidad (probablemente basada en la biología) por algo que llamaremos el «proceso de poder». Esto está estrechamente relacionado a la necesidad de poder (la cual está ampliamente reconocida) pero no es exactamente la misma cosa. El proceso de poder tiene cuatro elementos. Los tres más claramente delineados los llamamos finalidad, esfuerzo y logro de la finalidad. (Todo el mundo necesita tener finalidades cuyo logro requiera esfuerzo, y necesita triunfar logrando al menos alguna de sus finalidades). El cuarto elemento es más difícil de definir y puede que no sea necesario para todos. Lo llamamos autonomía y lo discutiremos más tarde (párrafos 42-44).

34. Consideremos el caso hipotético de un hombre que pueda tener todo lo que quiera simplemente deseándolo. Tal hombre tiene poder, pero desarrollará problemas psicológicos serios. Al principio tendrá mucha diversión, pero conforme siga estará agudamente aburrido y desmoralizado. Eventualmente puede convertirse en clínicamente deprimido. La historia nos enseña a esos aristócratas ociosos, que tienden a convertirse en decadentes. Esto no es cierto en aristócratas luchadores que tenían que esforzarse para mantener su poder. Pero los aristócratas ociosos y seguros, que no tenían necesidad de esforzarse, normalmente se convertían en aburridos, hedonistas y desmoralizados, incluso aunque tuvieran poder. Esto muestra que el poder no es suficiente. Uno debe tener finalidades hacia las que ejercitarlo.

35. Todos tenemos finalidades; si no hay nada más, obtener las necesidades de vida: comida, agua y cualquier vestido y refugio que sean necesarios por el clima. Pero los aristócratas ociosos obtienen estas cosas sin esfuerzo. La consecuencia de ello es su aburrimiento y desmoralización.

36. El no lograr finalidades importantes conlleva la muerte, si estas son necesidades físicas, y la frustración, si son compatibles con la supervivencia. Consecutivas derrotas al intentar alcanzarlas a lo largo de la vida resulta en derrotismo, baja autoestima o depresión.

37. Así, con objeto de eludir problemas psicológicos serios, el ser humano necesita finalidades cuyo logro requiera esfuerzo, y debe tener un éxito razonable consiguiéndolas.

ACTIVIDADES SUSTITUTORIAS

38. Pero no todo aristócrata ocioso se convertía en aburrido y desmoralizado. Por ejemplo, el emperador Hirohito, en vez de hundirse en un hedonismo decadente, se volvió un apasionado de la biología marina, un campo en el que se distinguió. Cuando la gente no tiene que esforzarse en satisfacer sus necesidades físicas a menudo crean finalidades artificiales para ellos mismos. En muchos casos persiguen estas finalidades con la misma energía y compromiso emocional que hubieran puesto de otro modo en buscar sus necesidades físicas. Así, los aristócratas del Imperio Romano tenían sus pretensiones literarias, muchos aristócratas europeos hace pocos siglos invertían mucho tiempo y energía en cazar, siendo que no necesitaban la carne, otros aristócratas rivalizaban por la posición social a través de elaborados despliegues de riqueza, y unos pocos aristócratas, como Hirohito, han girado hacia la ciencia.

39. Usamos el término «actividad sustitutoria» para designar una.actividad que persigue directamente una finalidad artificial que la gente ensalza para ellos mismos meramente con objeto de tener alguna finalidad por la que trabajar, o, dejadnos decir, meramente por la razón de la satisfacción que consiguen al perseguir dicha finalidad. He aquí una regla fácil para la identificación de actividades sustitutorias. Dada una persona que dedica mucho tiempo y energía a la persecución de la finalidad X, pregúntate esto: ¿si tuviera que dedicar la mayoría de su tiempo y energía a satisfacer sus necesidades biológicas, y este esfuerzo le requiriera usar sus posibilidades físicas y mentales de un modo variado e interesante, se sentiría privado seriamente por no alcanzar la finalidad X? Si la respuesta es no, entonces la persecución de la finalidad X es una actividad sustitutoria. Los estudios de Hirohito de biología marina constituyen claramente una actividad sustitutoria, ya que es bastante seguro que si Hirohito tuviera que invertir su tiempo trabajando en tareas interesantes no científicas con objeto de obtener las necesidades de vida, no se hubiera sentido privado por no saber todo acerca de la anatomía y los ciclos de vida de los animales marinos. Por otro lado, la persecución del sexo y del amor (por ejemplo) no es una actividad sustitutoria, porque mucha gente, incluso si su existencia fuera de otro modo satisfactoria, se sentirían privados si pasaran sus vidas sin tener nunca una relación con un miembro del sexo opuesto. (Pero perseguir una cantidad excesiva de sexo, más de lo que uno necesita realmente, puede ser una actividad sustitutoria).

40. En la sociedad industrial moderna sólo es necesario un mínimo esfuerzo para satisfacer las necesidades físicas propias. Es suficiente el atravesar un programa de entrenamiento para adquirir alguna pequeña escala técnica, después llegar al trabajo puntal y ejercer un esfuerzo muy modesto para mantenerlo. Los únicos requisitos son una cantidad moderada de inteligencia y, la mayor parte de todo, simple OBEDIENCIA. Si uno tiene esto, la sociedad se ocupa de ti desde la cuna hasta la sepultura. (Sí, hay una clase baja que no puede garanti-zarse las necesidades físicas, pero aquí estamos hablando de la corriente principal de la sociedad). Así, no es sorprendente que la sociedad moderna esté llena de actividades sustitutorias. Esto incluye el trabajo científico, las proezas atléticas, el trabajo humanitario, la creación artística y literaria, el ascender el escalón corporativo, la adquisición de dinero y bienes materiales más allá del punto que dejan de dar satisfacciones físicas adicionales y el activismo social cuando las cuestiones a las que se dirige no son importantes para el activista personalmente, como en el caso de activistas blancos que trabajan por los derechos de las minorías que no son blancas. Estas no son siempre actividades sustitutorias puras, desde que para mucha gente pueden ser motivadas en parte por otras necesidades que la necesidad de tener alguna finalidad que perseguir. El trabajo científico puede estar en parte.motivado por un impulso de prestigio, la creación artística por una necesidad de expresar sentimientos, el activismo social militante por la hostilidad. Pero para mucha gente que las persigue estas actividades son a la larga parte de actividades sustitutorias. Por ejemplo, la mayoría de los científicos estarán de acuerdo probablemente en que la autorrealización que adquieren de sus trabajos es más importante que el dinero y el prestigio que ganan.

41. Para alguna, si no para mucha gente, las actividades sustitutorias son menos satisfactorias que el perseguir finalidades reales (éstas son finalidades que la gente querría alcanzar incluso si la necesidad del proceso de poder estuviera ya realizada). Una muestra de esto es el hecho de que, en muchos o en la mayor parte de los casos, la gente que está profundamente comprometida en actividades sustitutorias no está nunca satisfecha. Así el que hace dinero se esfuerza constantemente por obtener más y más riqueza. El científico tan pronto como ha resuelto un problema se mueve al siguiente. El corredor de larga distancia se impulsa a correr más lejos y más rápido. Mucha gente que persigue actividades sustitutorias dirá que consigue más satisfacción de estas actividades del que consiguen de los negocios «mundanos» de satisfacer sus necesidades biológicas, pero esto es porque en nuestra sociedad el esfuerzo necesario para satisfacer las necesidades biológicas ha sido reducido a la trivialidad. Más importante, en nuestra sociedad la gente no satisface sus necesidades biológicas AUTóNOMAMENTE ya que funcionamos como parte de una inmensa máquina social. En contraste, la gente tiene generalmente bastante autonomía persiguiendo sus actividades sustitutorias.

AUTONOMÍA

42. La autonomía como parte del proceso de poder puede que no sea necesaria para todas las personas. Pero mucha gente necesita un grado mayor o menor de autonomía al trabajar por sus finalidades. Su esfuerzo debe ser tomado por su propia iniciativa y debe estar bajo su propia dirección y control. Sin embargo mucha gente no tiene que ejercer esta iniciativa, dirección y control como personas individuales. Normalmente basta con actuar como miembro de un grupo PEQUEÑO. Así si media docena de personas discuten una finalidad y hacen un esfuerzo exitoso unidas para alcanzarla, su necesidad por el proceso de poder estará cumplida. Pero si trabajan bajo órdenes rígidas que no les dejan espacio para decisiones autónomas e iniciativa, entonces su necesidad por el proceso de poder no estará cumplida. Lo mismo ocurre cuando las decisiones están tomadas en bases colectivas, si el grupo que toma las decisiones es tan grande que el papel de cada persona es insignificante. Se puede argumentar que la mayoría de la gente no quiere tomar sus propias decisiones y quieren jefes para pensar por ellos. Hay un elemento de verdad en esto. La gente quiere.tomar sus propias decisiones en pequeños asuntos, pero tomar decisiones en problemas difíciles y fundamentales requiere encararse con conflictos psicológicos, y la mayoría de la gente los odia. Por consiguiente tienden a apoyarse en otros para tomar decisiones difíciles. La mayoría de la gente son seguidores naturales, no jefes, pero quieren tener acceso directo y personal a sus jefes y participar en cierta extensión en la toma de decisiones difíciles. Pero no se sigue que les guste que les impongan decisiones sin tener oportunidad de influir en ellas. Al menos a ese nivel necesitan autonomía.

43. Es cierto que algunas personas parecen tener poca necesidad de autonomía. Su impulso por el poder es débil o lo satisfacen identificán-dose con alguna organización poderosa a la cual pertenecen. Y enton-ces hay irreflexivos, tipos de animal que parecen estar satisfechos con un sentido puramente físico de poder (el buen soldado de combate, que obtiene su sentido de poder desarrollando habilidades de lucha que está bastante contento de usar en obediencia ciega a sus superiores).

44. Pero la mayoría de la gente pasa a través del proceso de poder-teniendo una finalidad, haciendo un esfuerzo AUTóNOMO y alcanzándola adquiere esa autoestima, autoconfianza y un sentido de poder. Cuando uno no tiene oportunidades adecuadas para pasar a través del proceso de poder, las consecuencias son (dependiendo de la persona y de la manera en que el proceso de poder se ha desorganizado) aburrimiento, desmoralización, baja autoestima, sentimientos de inferioridad, derrotismo, depresión, ansiedad, culpabilidad, frustración, hostilidad, abuso del cónyuge y de niños, hedonismo insaciable, conducta sexual anormal, desórdenes del sueño, desórdenes alimenticios, etc. Algunos de los síntomas enumerados son similares a aquellos que muestran los animales en cautividad. Para explicar como surgen estos síntomas de la privación respecto al proceso de poder: el sentido común del entendimiento de la naturaleza humana le dice a uno que la falta de finalidades cuyo logro requieren esfuerzo conduce al aburrimiento y este, continuado largamente, a menudo lleva a la frustración y a la depresión. El fracaso a la hora de obtener finalidades conduce a la frustración y a bajar la autoestima. La frustración lleva al enfado, y este a la agresión, a menudo en la forma de abuso del cónyuge o de niños. Se ha demostrado que la frustración continuada comúnmente dirige a la depresión, y esta tiende a causar ansiedad, culpabilidad, desórdenes del sueño, desórdenes alimenticios y malos sentimientos sobre uno mismo. Aquellos que tienden a la depresión buscan el placer como un antídoto; en consecuencia recurriendo al hedonismo insaciable y al sexo excesivo, con perversiones queriendo significar conseguir diversiones nuevas. El aburrimiento también tiende a causar excesiva búsqueda del placer ya que, a falta de otras, la gente usa con frecuencia éste como una finalidad. Ver diagrama. Lo precedente es una simplificación, la realidad.es más compleja y por supuesto la privación con respecto al proceso de poder no es la ÚNICA causa de los síntomas descritos. Por cierto, cuando mencionamos la depresión no queremos decir necesariamente la que es lo suficientemente severa como para ser tratada por un psiquiatra. A menudo están comprometidas formas de depresión suaves. Y cuando hablamos de finalidades no queremos decir necesariamente que estas sean de periodo largo y muy pensadas. A través de la larga historia de la humanidad para mucha o la mayor parte de la gente, las finalidades precarias de la existencia (simplemente proporcionarse a uno y a su familia la comida del día a día) ha sido por completo suficiente.

DIAGRAMA ORIGEN DE LOS PROBLEMAS SOCIALES

45. Cualquiera de los síntomas precedentes pueden ocurrir en cualquier sociedad, pero en la sociedad industrial moderna están presentes en una escala masiva. No somos los primeros en mencionar que hoy el mundo parece estar volviéndose loco. Esta clase de cosas no son normales en sociedades humanas. Hay buenas razones para creer que el hombre primitivo sufría menos tensión y frustración y estaba más satisfecho con su forma de vida de lo que está el hombre moderno. Es cierto que en las sociedades primitivas no todo era un camino de rosas. El abuso a las mujeres era común entre los aborígenes australianos, la transexualidad era bastante común entre algunas tribus de los indios americanos. Pero parece que HABLANDO EN GENERAL la clase de problemas que hemos nombrado en el párrafo precedente eran mucho menos comunes entre las personas primitivas de lo que lo son en la sociedad moderna.

46. Atribuimos los problemas sociales y psicológicos de la sociedad moderna al hecho de que esta requiere gente que viva bajo condiciones radicalmente diferentes de aquellas bajo las cuales la raza humana se desarrolló y a maneras de comportarse que entran en conflicto con los patrones de comportamiento que desarrollaba mientras vivía bajo las condiciones iniciales. Queda claro por lo que ya hemos escrito que consideramos la falta de oportunidad de experimentar propiamente el proceso de poder como la más importante de las condiciones anormales a la que la sociedad moderna somete a la gente. Pero no es la única. Antes de proceder con el colapso del proceso de poder como el origen de los problemas sociales discutiremos algunos de los otros orígenes.

47. Entre las condiciones anormales presentes en la sociedad industrial moderna están la excesiva densidad de población, el aislamiento del hombre de la naturaleza, la excesiva rapidez del cambio social y el colapso de las comunidades naturales de pequeña escala tales como la familia prolongada, el pueblo o la tribu..

48. Es bien sabido que el hacinamiento incrementa la tensión y la agresión. El grado de hacinamiento que existe hoy y el aislamiento del hombre de la naturaleza son consecuencias del proceso tecnológico. Todas las sociedades preindustriales eran predominantemente rurales. La Revolución Industrial incrementó bastante las medidas de las ciudades y la proporción de los habitantes que en ellas vivían y la tecnología agrícola moderna ha hecho posible para la tierra soportar una densidad de población mayor de la que nunca hubo antes. (Además, la tecnología ha agravado los efectos del hacinamiento porque pone poderes desorganizadores incrementados en las manos de la gente. Por ejemplo, una variedad de aparato que haga ruido: un segador potente, radios, motocicletas, etc. Si el uso de estos aparatos no está restringido, la gente que quiere paz y silencio está frustrada por el ruido. Si el uso está restringido, la gente que usa los aparatos está defraudada por las regulaciones. Pero si estas máquinas no hubieran sido inventadas nunca hubiera habido conflicto y frustración generado por ellas).

49. Para las sociedades primitivas el mundo natural (que normalmente cambiaba sólo despacio) proporcionaba un armazón estable y por eso una sensación de seguridad. En el mundo moderno es la sociedad humana la que domina la naturaleza al contrario que antes, y la sociedad moderna se transforma muy rápidamente debido al cambio tecnológico. Así que no hay un armazón estable.

50. ¡Los conservadores son unos mentecatos! Se quejan de la decadencia de los valores tradicionales y sin embargo soportan con entusiasmo el progreso tecnológico y el crecimiento económico. Aparentemente nunca se les ha ocurrido que no puedes hacer cambios rápidos y drásticos en la tecnología y en la economía de la sociedad sin causar cambios rápidos en todos los otros aspectos de esta, y que esos cambios rápidos inevitablemente rompen los valores tradicionales.

51. La descomposición de los valores tradicionales a cierto alcance implica la descomposición de los huesos que sujetan juntos los grupos sociales de pequeña escala. La desintegración de estos grupos está también promovida por el hecho de que las condiciones modernas muchas veces requieren o seducen a las personas a moverse a una ubicación nueva, separándolas de sus comunidades. Más allá de eso, una sociedad tecnológica TIENE QUE debilitar los lazos familiares y las comunidades locales si quiere funcionar eficazmente. En la sociedad moderna la fidelidad personal debe ser primero al sistema y sólo secundariamente a una comunidad de pequeña escala, porque si la fidelidad interna a las comunidades de pequeña escala fuera más fuerte que la fidelidad al sistema, estas comunidades perseguirían su propio provecho a expensas del sistema.

52. Supongamos que un funcionario público o un ejecutivo de una.corporación nombra a su primo, a su mejor amigo o a su correligionario para una posición antes que nombrar a una persona mejor cualificada para el trabajo. Ha permitido que la fidelidad personal reemplace su fidelidad por el sistema, y eso es «nepotismo» o «discriminación», pecados terribles en la sociedad moderna. Será que las sociedades industriales han hecho un trabajo pobre de subordinación de la fidelidad personal o local a la fidelidad al sistema, ya que son normalmente muy ineficientes. (Mira América Latina). Así una sociedad industrial avanzada sólo puede tolerar esas comunidades de pequeña escala que estén castradas, domesticadas y convertidas en herramientas del sistema. Una excepción parcial se puede hacer con unos pocos grupos cerrados y pasivos, tales como los *Amish, los cuales tienen pocas consecuencias en la sociedad lejana. Aparte de estos, hoy en día existen en América algunas otras comunidades de pequeña escala genuinas. Por ejemplo, pandillas de jóvenes y «cultos». Todo el mundo los considera peligrosos, y lo son, porque los miembros de estos grupos primeramen-te son leales los unos a los otros antes que al sistema, por tanto éste no los puede controlar. O consideremos a los gitanos. Estos comúnmente escapan con el robo y el fraude porque sus lealtades son tales que siempre pueden conseguir otros gitanos para dar testimonio que «pruebe» su inocencia. Obviamente el sistema estaría en un serio problema si demasiada gente perteneciera a tales grupos. Algunos de los pensadores chinos de principios del siglo XX que estaban interesa-dos en la modernización de China reconocieron la necesidad de acabar con los grupos sociales de pequeña escala tales como la familia: «(Según Sun Yat-sen) La gente china necesitaba una nueva oleada de patriotismo, la cual dejaría transferir la lealtad de la familia al Estado… (Según Li Huang) los apegos tradicionales, particularmente a la familia, tenían que ser abandonados, si el nacionalismo debía desarrollarse en China.» (Chester C. Tan, «Pensamiento Político Chino en el Siglo Veinte», página 125, página 297).

53. El hacinamiento, el cambio rápido y la descomposición de las comunidades han sido ampliamente reconocidos como orígenes de los problemas sociales, pero no creemos que sean suficiente para relacionar la amplitud de los problemas que hoy vemos.

54. Unas pocas ciudades preindustriales eran muy grandes y hacinadas, sin embargo sus habitantes no parecían sufrir problemas psicológicos en la misma extensión que el hombre moderno. Hoy todavía hay en América áreas rurales que no están hacinadas, y encontramos allí los mismos problemas que en las áreas urbanas, aunque tienden a ser menos agudos en las áreas rurales. Así el hacinamiento no parece ser el factor decisivo.

55. En la edad de crecimiento de la frontera Americana durante el siglo XIX, la movilidad de la población probablemente se rompió, familias.prolongadas y grupos sociales de pequeña escala, hasta al menos la misma amplitud que lo están hoy. De hecho, algunas familias nucleares eligen vivir aisladas, sin tener vecinos en varias millas, sin pertenecer a ninguna comunidad; sin embargo, no parecen haber desarrollado como resultado ningún problema.

56. Además, el cambio en la frontera americana fue muy rápido y profundo. Un hombre pudo nacer y crecer en una barraca de madera, fuera del alcance de la ley y el orden y alimentarse largamente con carne salvaje; y cuando llegase a viejo podía estar trabajando metódicamente y viviendo en una comunidad ordenada con ejecución efectiva de las leyes. Éste fue el profundo cambio que típicamente ocurrió en la vida de una persona moderna, sin embargo, no parece haber conducido a problemas psicológicos. De hecho, en el siglo XIX la sociedad americana tenía un tono optimista y de autoconfianza, completamente diferente que en la sociedad actual. Sí, sabemos que la América del siglo XIX tenía sus problemas, y serios, pero la necesidad de ser breves nos obliga a expresarnos en términos simples.

57. Argumentamos que la diferencia es que el hombre moderno tiene la sensación (largamente justificada) de que el cambio se le IMPONE, mientras que el hombre de la frontera del siglo XIX tenía la sensación (también largamente justificada) de que creó el cambio por sí mismo, por su propia elección. Así el pionero arraigado en un pedazo de tierra bajo su propia elección y convirtiéndolo en granja por su propio esfuerzo. En aquellos días un condado entero podía tener sólo unos cuantos cientos de habitantes y estaba mucho más aislado y tenía más entidad autónoma que un condado moderno. Por tanto el pionero dedicado a la granja participaba como miembro de un grupo relativamente pequeño en la creación de una comunidad nueva y moderna. Uno puede preguntar con acierto si la creación de esta comunidad fue una mejora, pero en todo caso satisfacía la necesidad de los pioneros por el proceso de poder.

58. Sería posible dar otros ejemplos de sociedades en las que haya habido cambios rápidos y/o falta de lazos estrechos entre comunidades sin la clase de conducta masiva aberrante que vemos en la sociedad industrial actual. Afirmamos que la causa más importante de los problemas sociales y psicológicos en la sociedad moderna es el hecho de que la gente no tiene suficientes oportunidades de atravesar el proceso de poder de una forma normal. No queremos decir que la sociedad moderna es la única en la que el proceso de poder ha sido desorganizado. Probablemente muchas si no todas las sociedades civilizadas han interferido en el proceso de poder con una mayor o menor extensión. Pero en la sociedad industrial moderna el problema se ha hecho particularmente agudo. El izquierdismo al menos en su forma reciente (de mitad hasta finales del siglo XX), es en parte un.síntoma de la privación con respecto al proceso de poder.

COLAPSO DEL PROCESO DE PODER EN LA SOCIEDAD MODERNA

59. Dividimos los impulsos humanos en tres grupos: (1) aquellos impulsos que pueden ser satisfechos con un esfuerzo mínimo; (2) aquellos que pueden ser satisfechos pero sólo con el coste de un esfuerzo serio; (3) aquellos que no pueden ser satisfechos adecuadamente, sin importar cuanto esfuerzo hagamos. Cuantos más impulsos haya en el tercer grupo habrá más frustración, cólera, eventualmente derrotismo, depresión, etc.

60. En la sociedad industrial moderna los impulsos humanos naturales tienden a ser desplazados al primer y al tercer grupo, y el segundo grupo tiende a consistir cada vez más en impulsos creados artificialmente.

61. En las sociedades primitivas, las necesidades físicas generalmente pertenecen al grupo 2: pueden ser obtenidas, pero sólo con el coste de un esfuerzo serio. Pero la sociedad moderna cuida el garantizar las necesidades físicas de todo el mundo a cambio de un mínimo esfuerzo, por tanto las necesidades físicas son desplazadas al grupo 1. Dejamos aparte a la clase baja, estamos hablando de la tendencia principal. (Puede haber desacuerdo sobre si el esfuerzo necesario para mantener un trabajo es «mínimo»; pero normalmente, en trabajos de grado medio o bajo, todo el esfuerzo que se requiere es meramente la obediencia. Te sientas o te levantas donde te ha sido dicho que lo hagas y haces lo que se te ha encargado de la manera que se te manda. Raramente tienes que esforzarte seriamente, y en cualquier caso escasamente tienes autonomía en el trabajo, así que la necesidad por el proceso de poder no está bien cumplida).

62. Las necesidades sociales, tales como el sexo, el amor y la posición social, a menudo permanecen en el grupo 2 en la sociedad moderna, dependiendo de la situación de la persona. Algunos científicos sociales, educadores, profesionales de la «salud mental», están haciendo lo imposible para desplazar los impulsos sociales al grupo 1 intentando hacer ver que todo el mundo tiene una vida social satisfactoria. Pero, excepto para las personas que tienen un impulso particularmente fuerte por la posición social, el esfuerzo requerido para complacer los impulsos sociales es insuficiente para satisfacer adecuadamente la necesidad por el proceso de poder.

63. Así se han creado ciertas necesidades artificiales a fin de que correspondan al grupo 2, por tanto sirven para la necesidad del proceso de poder. Se han desarrollado técnicas de publicidad y mercado para que mucha gente sienta que necesita cosas que sus abuelos nunca desearon o incluso soñaron. Requiere un serio esfuerzo el ganar suficiente dinero para satisfacer estas necesidades artificiales, por tanto corresponden al grupo 2. (Ver párrafos 80-82). El hombre moderno.debe satisfacer su necesidad por el proceso de poder en gran parte a través de la persecución de necesidades artificiales creadas por la industria publicitaria y de mercado y a través de actividades sustitutorias. ¿Es el impulso por la adquisición ilimitada de bienes materiales una creación artificial de la industria de la publicidad y de mercado? Ciertamente no hay un impulso innato en el hombre por la adquisición de bienes materiales. Ha habido muchas culturas en las que la gente ha deseado pequeñas riquezas materiales más allá de lo que era necesario para satisfacer sus necesidades físicas básicas (aborígenes australianos, campesinos mejicanos de cultura tradicional, algunas culturas africanas). Por otro lado también ha habido muchas culturas preindustriales en las que la adquisición material ha tenido un importante papel. Por lo tanto no podemos pretender que la cultura de la adquisición, naciente hoy en día, es exclusivamente una creación de la industria de la publicidad y de mercado. Pero es claro que ésta ha tenido una parte importante en la creación de esta cultura. Las grandes corporaciones que gastan millones en publicidad no estarían invirtiendo esa cantidad de dinero sin pruebas sólidas de que la reembolsarán incrementando las ventas. Un miembro de FC conoció un par de años atrás a un director de ventas que fue lo suficientemente sincero como para decirle, «Nuestro trabajo es hacer que la gente compre cosas que no quiere ni necesita». Luego describió como un novato sin experiencia podía presentar las realidades de un producto, y no hacer ninguna venta en absoluto, mientras que un vendedor profesional entrenado y con experiencia hubiera hecho muchas ventas a la misma gente. Esto demuestra que ésta es manipulada para comprar cosas que realmente no quiere.

64. Parece ser que para alguna gente, puede que para la mayoría, estas formas artificiales del proceso de poder son insuficientes. Un tema que aparece repetidamente en los escritos de las críticas sociales de la segunda mitad del siglo XX es la sensación de la falta de objetivos que aflige a bastantes en la sociedad moderna. (Esta falta de objetivos es frecuentemente llamada «anomic» o «vacío de la clase media»). Sugerimos que la llamada «crisis de identidad» es actualmente una búsqueda del sentido de propósito, frecuentemente comprometido a una actividad sustitutoria conveniente. Puede que el *existencialismo sea en gran parte una respuesta a la falta de objetivos de la vida moderna. El problema de la falta de objetivos parece haberse convertido en menos serio durante los últimos 15 años aproximadamente, porque ahora la gente siente menos seguridad física y emocional que antes y la necesidad de seguridad les proporciona una finalidad. Pero la falta de objetivos ha sido sustituida por la frustración sobre la dificultad de obtener seguridad. Enfatizamos el problema de la falta de objetivos porque los liberales y los izquierdistas desearían resolver nuestros problemas sociales por medio de garantizar la seguridad de todos a través de la sociedad; pero si eso pudiera hacerse sólo traería de nuevo el problema de la falta de objetivos. El problema real no es si la sociedad proporciona bien o pobremente la seguridad a las personas, la molestia es que la gente depende del sistema para su seguridad antes que tenerla en sus propias manos. Esto, dicho sea de paso, es parte de la razón de porque algunos se exaltan sobre el derecho a portar armas, la posesión de un arma pone ese aspecto de su seguridad en sus propias manos. En la sociedad moderna está muy extendida la búsqueda de la «realización», pero pensamos que para la mayoría una actividad cuya principal finalidad es la realización (esto es, una actividad sustitutoria) no trae una realización completamente satisfactoria. En otras palabras, no satisface completamente la necesidad por el proceso de poder. (Ver párrafo 41). Esa necesidad puede ser completamente satisfecha sólo por medio de actividades que tienen alguna finalidad externa, tales como necesidades físicas, sexo, amor, posición social, venganza, etc.

65. Además, donde las finalidades son perseguidas enteramente por ganar dinero, ascender en la posición social o funcionar como parte del sistema de cualquier otro modo, muchos no están en una posición de perseguir sus finalidades AUTóNOMAMENTE. La mayoría de los trabajadores son los empleados de alguien y, como señalamos en el párrafo 61, deben emplear sus días haciendo lo que les dicen de la manera que les es dicho. Incluso el que tiene un negocio propio tiene una autonomía limitada. Una queja crónica de los pequeños comerciantes y empresarios es que sus manos están atadas por las excesivas regulaciones del gobierno. Algunas de estas regulaciones son indudablemente innecesarias, pero la mayor parte son esenciales y partes inevitables de nuestra extremadamente compleja sociedad. Una gran porción de los pequeños negocios de hoy operan con el *sistema de franquicia. En el Wall Street Journal se narraba hace unos años que muchas de las compañías adjudicatarias de franquicias pedían a los solicitantes de estas pasar una prueba de personalidad que está ideada para EXCLUIR a aquellos que tienen creatividad e iniciativa, porque tales personas no son suficientemente dóciles como para seguir obedientemente con el sistema de franquicia. Esto excluye de pequeños negocios a muchos que más necesidad tienen de autonomía.

66. Hoy en día la gente vive más por la eficacia de lo que el sistema hace POR ellos o PARA ellos que por la eficacia de lo que hacen por ellos mismos. Y lo que hacen por ellos mismos lo es cada vez más por los cauces establecidos por el sistema. Las oportunidades tienden a ser aquéllas que el sistema proporciona y éstas deben ser explotadas de acuerdo con las reglas y regulaciones, y se han de seguir las técnicas prescritas por los expertos, si ha de encontrarse una oportunidad de éxito. Los esfuerzos de los conservadores por disminuir la cantidad de las regulaciones del gobierno son de escaso beneficio para el hombre medio. Por un lado, sólo una fracción de estas pueden ser eliminadas porque la mayoría son necesarias. Por otro lado, la mayoría de las regulaciones afectan a los hombres de negocios antes que a la persona media, por lo que el principal efecto es el de quitar poder al gobierno para dárselo a las corporaciones privadas. Lo que esto significa para el hombre medio es que la interferencia del gobierno en su vida es reemplazada por la interferencia de las grandes corporaciones, lo que puede ser permitido, por ejemplo, para verter más productos químicos que penetran en su suministro de agua y le producen cáncer. Los conservadores toman al hombre medio por un mamón, explotando su resentimiento por el Gran Gobierno para promover el poder de la Gran Empresa.

67. Así el proceso de poder se colapsa en nuestra sociedad a causa de una deficiencia de finalidades reales y de autonomía en la persecución de dichas finalidades. Pero es también colapsado por aquellos impulsos humanos que pertenecen al grupo 3: los impulsos que uno no puede satisfacer adecuadamente, sin importar cuanto esfuerzo haga. Uno de estos impulsos es la necesidad de seguridad. Nuestra vida depende de decisiones hechas por otras personas; no tenemos control sobre estas decisiones e incluso normalmente no sabemos las personas que las toman. («Vivimos en un mundo en el que relativamente poca gente -puede que 500 o 1000- toma las decisiones importantes» -Philip B. Heymann del colegio de leyes de Harvard, citado por Anthony Lewis, New York Times , 21 de Abril, 1995). Nuestras vidas dependen de si el modelo de seguridad está debidamente mantenido en una central nuclear; o de cuanto pesticida está permitido que penetre en nuestros alimentos o de cuanta polución en nuestro aire; en cómo es de hábil (o de incompetente) nuestro médico; si perdemos o conseguimos un trabajo puede depender de las decisiones hechas por los economistas gubernamentales o de los ejecutivos de una corporación; y así sucesivamente. La mayor parte de las personas no están en una posición de asegurarse contra estas amenazas más allá de un alcance muy limitado. Las personas que buscan seguridad están por eso frustradas, lo que las conduce a un sentimiento de impotencia.

68. Se puede objetar que el hombre primitivo estaba físicamente menos seguro que el hombre moderno, como se puede ver por su corta expectativa de vida; por tanto el hombre moderno está más seguro de lo que es normal en seres humanos. Pero la seguridad psicológica no corresponde estrechamente con la seguridad física. Lo que nos hace SENTIRNOS seguros no es tanto la seguridad objetiva como la sensación de confianza en nuestra habilidad de hacernos cargo de nosotros mismos. El hombre primitivo amenazado por un animal fiero o por el.hambre, podía luchar para defenderse o viajar para buscas alimento. No tenía la certeza de tener éxito en estos esfuerzos, pero por término medio no estaba indefenso contra las cosas que le amenazaban. Por otro lado la persona moderna está indefensa ante muchas de las cosas que le amenazan; accidentes nucleares, agentes cancerígenos en la comida, polución ambiental, guerra, aumento de los impuestos, invasión de su vida privada por grandes organizaciones, fenómenos sociales o económicos a lo ancho del país que pueden desorganizar su modo de vida.

69. Es cierto que el hombre primitivo era impotente ante algunas de las cosas que le amenazaban; la enfermedad por ejemplo. Pero podían aceptar el riesgo de la enfermedad estoicamente. Es parte de la naturaleza de las cosas, no es culpa de uno, a no ser que sea la culpa de algo imaginario, un demonio impersonal. Pero los temores de la persona moderna tienden a estar HECHOS POR EL HOMBRE. Ya no son el resultado del azar, son IMPOSICIONES de otras personas, en cuyas decisiones, como individuo, es incapaz de influir. Consecuente-mente se siente frustrado, humillado y furioso.

70. De este modo el hombre primitivo tiene su seguridad en la mayor parte en sus propias manos (tanto como persona como parte de un grupo PEQUEÑO). Mientras que la seguridad del hombre moderno está en manos de personas u organizaciones demasiado remotas o grandes como para influir personalmente sobre ellas. Así el impulso del hombre moderno por la seguridad tiende a pertenecer a los grupos 1 y 3; en algunas áreas (comida, refugio, etc.) su seguridad está confiada al coste de un esfuerzo trivial, mientras que en otras áreas no puede conseguir seguridad. (Lo precedente simplifica enormemente la situación real, pero indica toscamente y de manera general como la condición del hombre moderno difiere de la del hombre primitivo).

71. La gente tiene muchos impulsos transitorios que son necesariamente frustrados en la vida moderna, así que corresponden al grupo 3. Uno puede enfadarse, pero la sociedad moderna no puede permitir el enfrentamiento físico. Incluso en muchas situaciones no permite la agresión verbal. Yendo a algún sitio uno puede tener prisa, o puede estar de humor para viajar despacio, pero generalmente no hay elección y ha de moverse con el tráfico y obedecer las señales. Uno puede querer hacer su trabajo de un modo diferente, pero normalmente sólo se puede trabajar de acuerdo a las reglas impuestas por su jefe. De otras muchas maneras también, el hombre moderno está subordinado a la red de reglas y regulaciones (explícitas o implícitas) que frustran muchos de estos impulsos y de esta manera interfieren con el proceso de poder. La mayoría de estas regulaciones no pueden ser eliminadas, porque son necesarias para el funcionamiento de la sociedad industrial.

72. La sociedad moderna es en ciertos aspectos extremadamente permisiva. En cuestiones que son irrelevantes para el funcionamiento del sistema podemos generalmente hacer lo que queramos. Podemos creer en cualquier religión que nos guste (en tanto que no fomente comportamientos que sean peligrosos para el sistema). Podemos acostarnos con quien queramos (en tanto que practiquemos «sexo seguro»). Podemos hacer todo lo que queramos en tanto que sea TRIVIAL. Pero en todas cuestiones IMPORTANTES el sistema tiende a incrementar las regulaciones sobre nuestro comportamiento.

73. El comportamiento no sólo está regulado a través de reglas explícitas y no sólo por el gobierno. El control está frecuentemente ejercido a través de coerción indirecta o de presión o manipulación psicológica, y por otras organizaciones a parte del gobierno, o por el sistema como conjunto. Muchas grandes organizaciones usan alguna forma de propaganda para manipular la actitud o el comportamiento del público. Cuando alguien acepta el propósito para el que la propaganda está siendo usada en un caso determinado, generalmente la llama «educación» o le aplica algún eufemismo similar. Pero la propaganda es propaganda independientemente para el propósito que sea usada. Ésta no está limitada únicamente a los «clientes» y a los anuncios, e incluso algunas veces no es conscientemente intencionada por la gente que la hace. Por ejemplo, el contenido de la programación de entretenimiento es una forma poderosa de propaganda. Un ejemplo de coerción indirecta: no hay ninguna ley que diga que tengamos que ir a trabajar todos los días y seguir las órdenes de nuestro jefe. Legalmente no hay nada para evitar que vayamos a vivir a la naturaleza como la gente primitiva o de entrar en los negocios por nuestra cuenta. Pero en la práctica hay muy poco campo salvaje, y en la economía sólo hay sitio para un número limitado de pequeños propietarios de negocios. Por tanto muchos de nosotros sólo podemos sobrevivir como el empleado de algún otro.

74. Sugerimos que la obsesión del hombre moderno por la longevidad, y con el mantenimiento del vigor físico y el atractivo sexual hasta una edad avanzada, es un síntoma de la irrealización resultante de la privación con respecto al proceso de poder. La «crisis de los cincuenta» también es un síntoma semejante. Tal es la falta de interés por tener hijos que es bastante común en la sociedad moderna pero casi inaudito en la sociedad primitiva.

75. En las sociedades primitivas, la vida es una sucesión de etapas. Habiendo realizado las necesidades y propósitos de una, no había ninguna aversión en pasar a la siguiente. Un hombre joven atravesaba el proceso de poder convirtiéndose en cazador, cazando no por deporte o realización, sino por la carne que era necesaria para alimentarse (en las mujeres jóvenes el proceso es más complejo, con gran énfasis en el poder social; no discutiremos esto aquí). Habiendo atravesado esta.fase con éxito, el hombre joven no tenía aversión en arraigar las responsabilidades de fundar una familia. (En contraste, alguna gente moderna pospone indefinidamente el tener hijos porque están demasiado ocupados buscando algún tipo de «realización». Sugerimos que la realización que necesitan es experimentar adecuadamente el proceso de poder con finalidades reales en vez de finalidades artificiales de actividades sustitutorias). De nuevo, teniendo prosperidad criando a sus hijos, atravesando el proceso de poder proporcionándoles las necesidades físicas, el hombre primitivo sentía que su trabajo estaba hecho y que estaba preparado para aceptar la edad anciana (si sobrevivía hasta entonces) y la muerte. Mucha gente moderna, por otra parte, está perturbada por la perspectiva de la muerte, como se ve por la cantidad de esfuerzo que pasan intentando mantener su condición física, apariencia y salud. Argumentamos que esto es debido a la falta de realización resultado del hecho de no haber puesto nunca en uso sus fuerzas físicas, nunca han atravesado el proceso de poder usando sus cuerpos de una manera seria. No es el hombre primitivo, que ha usado diariamente su cuerpo para motivos prácticos, el que teme el deterioro por la edad, sino el hombre moderno, que nunca ha tenido un uso práctico para su cuerpo más allá de andar del coche a su casa. Es el hombre cuya necesidad por el proceso de poder ha sido satisfecha durante su vida el que está mejor preparado para aceptar el final de esta.

76. En respuesta al argumento de esta sección alguien dirá, «la sociedad debe encontrar una manera de dar a la gente la oportunidad de atravesar el proceso de poder». Para tales personas el valor de la oportunidad está perdido por el mismo hecho de que la sociedad se la proporcione. Lo que necesita es encontrar o crear sus propias oportunidades. En tanto el sistema se las DE todavía las tendrá con una correa. Para conseguir autonomía deben quitársela.

CÓMO SE AMOLDA ALGUNA GENTE

77. No todo el mundo en la sociedad tecnológico-industrial sufre problemas psicológicos. Alguna gente incluso declara estar bastante satisfecha de la sociedad tal y como es. Ahora discutiremos alguna de las razones de porque la gente difiere tanto en su respuesta a la sociedad moderna.

78. Primero, sin duda hay diferencias en la intensidad del impulso por el poder. Personas con un impulso débil pueden tener relativamente poca necesidad de atravesar el proceso de poder, o al menos relativamente poca necesidad de autonomía en el proceso de poder. Estos son tipos dóciles que hubieran sido felices en una plantación de negritos en el Viejo Sur. (No queremos burlarnos de las «plantaciones de negritos» del Viejo Sur. A su apreciación, la mayoría de los esclavos NO estaban contentos con su servidumbre. Nos burlamos de la gente que ESTÁ contenta con la servidumbre).

79. Alguna gente puede tener un impulso excepcional por perseguir lo que satisface su necesidad por el proceso de poder. Por ejemplo, aquéllos que tienen un impulso inusualmente fuerte por la posición social pueden pasar toda su vida subiendo de escala social sin cansarse nunca con ese juego.

80. La gente varía en la susceptibilidad a los anuncios y a las técnicas de mercado. Algunos son tan susceptibles que, incluso si ganan gran cantidad de dinero, no pueden satisfacer su constante deseo por los nuevos y relucientes juguetes que la industria de mercado pone ante sus ojos. Por lo que siempre se sienten financieramente oprimidos, incluso si sus ingresos son grandes. Y sus deseos se ven frustrados.

81. Otros tienen una susceptibilidad baja a los anuncios y técnicas de mercado. Son la gente que no está interesada por el dinero. Las necesidades materiales no cumplen su necesidad por el proceso de poder.

82. La gente que tiene una susceptibilidad media a los anuncios y a las técnicas de mercado son capaces de ganar el suficiente dinero como para satisfacer su deseo de bienes y servicios, pero sólo al coste de un esfuerzo serio (haciendo horas extras, teniendo un segundo trabajo, adquiriendo promociones, etc). Así las adquisiciones materiales cumplen su necesidad por el proceso de poder. Pero no se sigue necesariamente que sus necesidades estén completamente satisfechas. Puede que no tengan suficiente autonomía en el proceso de poder (su trabajo puede consistir en seguir órdenes) y algunos de sus impulsos pueden ser frustrados (ejemplo, seguridad, agresión). (Somos culpables de simplificar demasiado en los párrafos 80-82 porque asumimos que el deseo de adquisiciones materiales es enteramente una creación de los anuncios y de las técnicas de mercado. Por supuesto no es así de simple). (Ver párrafo 63).

83. Alguna gente satisface en parte su necesidad por el proceso de poder identificándose con una organización poderosa o con un movimiento de masas. El poder o las finalidades que le faltan a una persona se unen a un movimiento o a una organización, adopta sus finalidades como propias, y trabaja por ellas. Cuando se consigue alguna de las finalidades, la persona, incluso si su esfuerzo ha jugado sólo una parte insignificante en la consecución de estas, se siente (por su identificación con el movimiento o con la organización) como si hubiera atravesado el proceso de poder. Este fenómeno fue explotado por los fascistas, por los nazis y por los comunistas. Nuestra sociedad también lo usa, aunque menos cruelmente. Ejemplo: Manuel Noriega era irritante para los EE.UU. (finalidad: castigar a Noriega). Los EE.UU. invaden Panamá (esfuerzo) y castigan a Noriega (consecución de la finalidad). Los EE.UU. atravesaron el proceso de poder y muchos americanos, por.su identificación con los EE.UU., lo hicieron indirectamente. Por consiguiente el dilatado público está conforme con la invasión de Panamá; lo que da a la gente una sensación de poder. (No estamos aprobando o desaprobando la invasión de Panamá. Sólo la usamos para ilustrar un punto). Vemos el mismo fenómeno en ejércitos, corporaciones, partidos políticos, organizaciones humanitarias, movimientos religiosos o ideológicos. En particular los movimientos izquierdistas tienden a atraer gente que está buscando satisfacer su necesidad por el poder. Pero para mucha gente la identificación con una gran organización o un movimiento de masas no satisface por completo la necesidad por el poder.

84. Otra manera en que la gente satisface su necesidad por el proceso de poder es a través de necesidades sustitutorias. Tal y como explicamos en los párrafos 38-40, una actividad sustitutoria es una actividad que va directamente detrás de una finalidad artificial, que la persona persigue por la razón del «reconocimiento» que consigue por perseguir dicha finalidad, no porque necesite alcanzarla en sí misma. Por ejemplo, no hay un motivo práctico para desarrollar músculos enormes, golpear una pequeña pelota dentro de un agujero o adquirir una serie completa de sellos de correos. Sin embargo mucha gente en nuestra sociedad se consagra con pasión al culturismo, al golf o a la filatelia. Alguna gente es más «manipulable» que otra y por eso darán más importancia a actividades sustitutorias simplemente porque la gente de su alrededor las trata como importantes o porque la sociedad les dice que son importantes. Es por eso por lo que alguna gente se pone muy seria sobre actividades esencialmente triviales como el deporte o el *bridge, o el ajedrez, o los ejercicios de arcanos eruditos, mientras que otros que tienen la vista más clara nunca ven estas cosas como algo más que las actividades sustitutorias que son, consecuentemente nunca les asignan suficiente importancia como para satisfacer en esa dirección su necesidad por el proceso de poder. Esto nos recuerda que en muchos casos la forma de una persona de utilizar una vivencia es también una actividad sustitutoria. No una actividad sustitutoria PURA desde que parte del motivo para la actividad es adquirir necesidades físicas y (para algunas personas) posición social y las suntuosidades que los anuncios les hacen querer. Pero bastante gente pone en su trabajo mucho más esfuerzo del necesario para ganar todo el dinero y la posición que requieren, y este esfuerzo extra constituye una actividad sustitutoria. Este, junto con la inversión emocional que lo acompaña, es una de las fuerzas más potentes que actúan hacia el continuo desarrollo y perfeccionamiento del sistema, con consecuencias negativas para la libertad individual (ver párrafo 131). Especialmente, para los científi-cos e ingenieros más creativos, cuyo trabajo tiende a ser en gran parte una actividad sustitutoria. Este punto es tan importante que merece un.debate propio, que abordaremos en un momento (párrafos 87-92).

85. En esta sección hemos explicado cuanta gente satisface su necesi-dad por el proceso de poder en la sociedad moderna en mayor o menor extensión. Pero pensamos que para la mayoría de la gente la necesi-dad por el proceso de poder no está totalmente satisfecha. En primer lugar, aquellos que tienen un impulso insaciable por la posición social, o aquellos que se sienten firmemente «enganchados» a una actividad sustitutoria, o los que se identifican lo suficientemente fuerte con un movimiento o una organización para satisfacer su necesidad por el poder de esa forma, son personajes excepcionales. Otros no están satisfechos con las actividades sustitutorias o con la identificación con una organización (ver párrafos 41, 64). En segundo lugar, el sistema impone demasiado control a través de regulaciones explícitas o de la socialización, lo que resulta en una deficiencia de autonomía, y en frustración debida a la imposibilidad de conseguir ciertas finalidades y la necesidad de reprimir demasiados impulsos.

86. Pero si la mayoría de la gente en la sociedad tecnológico-industrial estuviera satisfecha, nosotros (FC) aún nos opondríamos a esta forma de sociedad, porque (entre otras razones) lo consideramos rebajarse para realizar la propia necesidad por el proceso de poder a través de actividades sustitutorias o a través de la identificación con una organi-zación, antes que a través de la persecución de finalidades reales.

LOS MOTIVOS DE LOS CIENTíFICOS

87. La ciencia y la tecnología nos proporcionan los ejemplos más importantes de actividades sustitutorias. Algunos científicos pretenden estar motivados por la «curiosidad»; esa idea es simplemente absurda. Muchos científicos trabajan en problemas altamente especializados que no son el objeto de ninguna curiosidad normal. Por ejemplo, ¿tiene un astrónomo, un matemático o un entomólogo curiosidad por las propie dades del isopropiltrimetilmetano? Por supuesto que no. Sólo un químico tiene curiosidad sobre tal cosa, y la tiene sólo porque la química es su actividad sustitutoria. ¿Tiene un químico curiosidad sobre la apropiada clasificación de una nueva especie de escarabajo? No. Esa pregunta es sólo del interés del entomólogo, y lo está porque la entomología es su actividad sustitutoria. Si el químico y el entomólogo tuvieran que esforzarse seriamente para obtener las necesidades físicas, y si el esfuerzo ejercitara sus habilidades de una manera interesante pero en algún empeño no científico, entonces les traería sin cuidado el isoprepilmetilmetano o la clasificación de los escarabajos. Supongamos que la falta de fondos para la educación de postgraduado hubiera dejado al químico convertirse en un corredor de seguros en vez de en químico. En ese caso hubiera estado muy interesado en problemas de seguros pero no le hubiera importado nada a cerca del isopropilmetilmetano. En cualquier caso, no es normal.poner en la satisfacción de la mera curiosidad la cantidad de tiempo y esfuerzo que los científicos ponen en su trabajo. La explicación de la «curiosidad» por la motivación científica simplemente no se mantiene en pie.

88. La explicación del «beneficio para la humanidad» tampoco funciona mucho mejor. Algunos trabajos científicos tienen una relación inconcebible con el bienestar de la raza humana la mayor parte de los arqueólogos o lingüistas comparativos por ejemplo. Algunas de las otras áreas de la ciencia presentan obviamente posibilidades peligrosas. Sin embargo los científicos de estas áreas son simplemente tan entusiastas sobre su trabajo como aquellos que desarrollan vacunas o estudios de la polución del aire. Consideremos el caso del Dr. Edward Teller, el cual tenía un obvio compromiso emocional con la promoción de centrales nucleares. ¿Este compromiso contenía un deseo de beneficiar a la humanidad? De ser así, entonces, ¿por qué el Dr. Teller no adquiría este compromiso con otras causas «humanitarias»? ¿Si era tan humanitario por qué ayudo a desarrollar la bomba H? Como con otras muchas proezas científicas, cabe preguntar cómo las centrales nucleares benefician actualmente a la humanidad. ¿La electricidad barata compensa la acumulación de desperdicios y el riesgo de acci-dente? El Dr. Teller enseñó sólo una parte de la cuestión. Su compromiso emocional claramente no despierta de un deseo de «beneficio a la humanidad» sino de una realización personal que consigue con su trabajo y viendo como este es puesto en práctica.

89. Lo mismo podría decirse de todos los científicos en general. Con posibles raras excepciones, sus motivos no son ni la curiosidad ni el deseo de beneficiar a la humanidad sino la necesidad de atravesar el proceso de poder: tener una finalidad (un problema científico que resolver), hacer un esfuerzo (investigación) y conseguir la finalidad (solución del problema). La ciencia es una actividad sustitutoria porque los científicos trabajan principalmente por la realización que consiguen del trabajo en si.

90. Por supuesto, no es así de sencillo. Otros motivos juegan un papel para muchos científicos. El dinero y la posición social por ejemplo. Algunos pueden ser personas del tipo que tienen un insaciable impulso por la posición social (ver párrafo 79) y esto puede proporcionar mucha de la motivación por su trabajo. Sin duda, la mayoría, como la mayoría de la población en general, son más o menos susceptibles a los anuncios y a las técnicas de empresa y necesitan dinero para satisfacer el deseo de bienes y servicios. Así, la ciencia no es una actividad sustitutoria PURA. Pero es en gran parte una actividad sustitutoria.

91. Así mismo, la ciencia y la tecnología constituyen un movimiento de masas poderoso, y muchos científicos gratifican su necesidad por el poder a través de la identificación con este movimiento de masas (ver.párrafo 83). 92. Así la ciencia camina en la ceguera, sin mirar el verdadero beneficio de la raza humana o a cualquier otro modelo, obedeciendo únicamente a las necesidades psicológicas de los científicos, de los funcionarios del gobierno y de los ejecutivos de corporaciones los cuales poseen los fondos para la investigación.

LA NATURALEZA DE LA LIBERTAD

93. Vamos a argumentar que la sociedad tecnológico-industrial no puede ser reformada de tal modo, como para prevenirla del progresivo estrechamiento de la esfera de la libertad humana. Pero, porque «libertad» es una palabra que puede ser interpretada de muchas maneras, debemos dejar claro primero en qué clase de libertad estamos interesados.

94. Con «libertad» nos referimos a la oportunidad de atravesar el proceso de poder, con finalidades reales, no las finalidades artificiales de las actividades sustitutorias, y sin interferencias, manipulaciones o supervisión de nadie, especialmente de ninguna gran organización. Libertad significa tener control (tanto como una persona o como miembro de un grupo PEQUEÑO) de los problemas de la vida y de la muerte de la existencia de uno; comida, vestido, refugio y defensa contra cualquier temor que pueda haber en nuestro medio. Libertad significa tener poder, no el poder de controlar a otra gente sino el poder de controlar la propia vida. Uno no tiene libertad si cualquier otro (especialmente una gran organización) tiene poder sobre ti, no importa la benevolencia, la tolerancia y la permisividad con que el poder pueda ser ejercido. Es importante no confundir libertad con la mera permisividad (ver párrafo 72).

95. Se dice que vivimos en una sociedad libre porque tenemos un cierto número de derechos constitucionalmente garantizados. Pero esto no es tan importante como parece. El grado de libertad personal que existe en una sociedad está más determinado por la estructura económica y tecnológica de la sociedad que por sus leyes o por su forma de gobier-no. Cuando las colonias americanas estaban bajo el gobierno británico había menos garantías legales de libertad y de menor efectividad que después de que la Constitución americana entrara en efecto, sin embargo había más libertad en la América preindustrial, ambas antes y después de la Guerra de la Independencia, que después de que la Revolución Industrial tomara asiento en este país. Citamos de Violencia en América: Perspectiva Histórica y Comparativa, editado por Hugh Davis Graham y Ted Robert Gurr, capítulo 12 por Roger Lane, páginas 476-478: «El progresivo aumento del nivel de propiedad, y con él el incremento de la seguridad en el oficial de ejecución de la ley (en la América del siglo XIX)… era común a toda la sociedad… El cambio en el comportamiento social es en términos tan prolongados y tan extendidos como para sugerir una conexión con el proceso social contemporáneo más fundamental; aquel de la urbanización industrial en sí misma…» «Masachuset en 1835 tenía aproximadamente una población de 660, 940, el 81% rural, abrumadoramente preindustrial y nativa. Sus ciudadanos disfrutaban de una libertad personal considerable. Fueran tronquistas, granjeros o artesanos, todos estaban acostumbrados a dirigir sus propios inventarios, y la naturaleza de su trabajo los hacía físicamente independientes los unos de los otros… Los problemas individuales, faltas o incluso crímenes, no estaban causados generalmente por asuntos sociales lejanos…» «Pero el impacto de los movimientos de hermanamiento hacia la ciudad y también hacia la fábrica, simplemente ambas reuniones forzadas en 1835, tuvieron un efecto gradual en el comportamiento personal a lo largo de los siglos XIX y XX. La fábrica demandaba regularidad de comportamiento, una vida gobernada por la obediencia a los ritmos del reloj y del calendario, las demandas del capataz y del supervisor. En la ciudad o villa, las necesidades de vivir en barrios estrechamente encajonados impide muchas acciones preliminarmente irreprochables. Ambos empleados de cuello azul-y blanco-dependían mutuamente en grandes establecimientos de sus compañeros; al igual que el trabajo de un hombre encajaba en el de otro, así el negocio de éste no sería por más tiempo propio». «Los resultados de la nueva organización de la vida y del trabajo eran claros hacia 1900. Cuando cerca del 76% de los 2.805.346 residentes de Masachuset eran clasificados como urbanitas. Mucho comportamiento violento o irregular que había sido tolerable en una sociedad ocasional e independiente no fue aceptable por más tiempo en la atmósfera más formalizada y cooperativa del periodo más tardío… El movimiento a las ciudades había producido, en resumen, una generación más dócil, más socializada y más ‘civilizada’ que sus predecesoras». Muchas de las naciones indias de Nueva Inglaterra eran monárquicas, y muchas de las ciudades de la Italia renacentista eran controladas por dictadores. Pero leyendo sobre esas sociedades a uno le queda la impresión de que permitían más libertad personal que la nuestra. En parte era porque faltaban mecanismos eficientes para ejecutar la voluntad del gobernante: no había fuerzas policiales modernas bien organizadas, comunicaciones rápidas de larga distancia, cámaras de vigilancia, historiales de información sobre la vida de los ciudadanos medios. Por tanto era relativamente fácil evadir el control.

96. En cuanto a nuestros derechos constitucionales, consideremos por ejemplo eso de la libertad de prensa. Ciertamente no queremos acabar con ese derecho: es una herramienta muy útil para limitar la concentración de poder político y para mantener a aquéllos que lo tienen en línea exponiendo públicamente cualquier mala conducta por su parte. Pero la libertad de prensa es de muy poca utilidad para el ciudadano medio.como individualidad. Los medios de masas están en su mayor parte bajo el control de grandes organizaciones que están integradas en el sistema. Cualquiera que tenga un poco de dinero puede imprimir algo, o puede distribuirlo en Internet o de alguna otra manera, pero lo que tenga que decir será sumergido por el vasto volumen de material lanzado por los medios, por tanto no tendrá un efecto práctico. Es por eso casi imposible para muchas personas y grupos pequeños el hacer un efecto en la sociedad con palabras. Tomémonos (FC) como ejemplo. Si no hubiéramos hecho nada violento y hubiéramos presentado los presentes escritos a un editor, probablemente no hubieran sido aceptados. Si hubieran sido aceptados y publicados, probablemente no hubieran atraído muchos lectores, porque es más divertido ver el entretenimiento lanzado por los medios que leer un ensayo sobrio. Incluso si estos escritos hubieran tenido muchos lectores, la mayoría hubieran olvidado pronto lo que habían leído porque sus mentes habrían sido anegadas por la masa de material a que los medios las exponen. A fin de presentar nuestro mensaje ante el público con alguna oportunidad de crear una impresión duradera, tuvimos que matar gente.

97. Los derechos constitucionales son útiles hasta cierto punto, pero no sirven para garantizar mucho más que lo que puede ser llamada la concepción burguesa de la libertad. Según la concepción burguesa, un hombre «libre» es esencialmente un elemento de una maquinaria social y tiene sólo una cierta serie de libertades prescritas y delimitadas; libertades que son designadas para servir a las necesidades de la máquina social más que aquellas de la persona. Así el hombre «libre» burgués tiene libertad económica porque eso promueve el crecimiento y el progreso; tiene libertad de prensa porque la crítica del público restringe la mala conducta por parte de los líderes políticos; tiene derecho a un juicio imparcial porque la prisión al antojo del poderoso sería mala para el sistema. Esta era claramente la actitud de Simón Bolívar. Para él, la gente merece libertad sólo si la usa para promover el progreso (progreso como lo conciben los burgueses). Otros pensadores burgueses han tomado un punto de vista similar de la libertad, como mero medio para finalidades colectivas. Chester C. Tan, «Pensamiento Político Chino en el Siglo XX», página 202, explica la filosofía del líder del *Kuomitang, Hu Han-min: «Una persona tiene concedidos derechos porque es un miembro de la sociedad y la vida de su comuni-dad requiere tales derechos. Con comunidad Hu quiere decir la totali-dad de la sociedad de la nación». Y en la página 259, Tan declara que, de acuerdo con Carsum Chang (Chang Chung-mai, cabeza del Partido Socialista Estatal en China), la libertad debe ser usada en interés del Estado y de las personas como conjunto. Pero, ¿qué libertad tiene uno si sólo puede ser usada como algún otro prescribe? La concepción de libertad de FC no es como la de Bolívar, Hu, Chang u otros teóricos burgueses. El problema con tales teóricos es que han hecho del desarrollo y la aplicación de teorías sociales su actividad sustitutoria. Consecuentemente, las teorías están ideadas para servir las necesidades de los teóricos más que las necesidades de cualquier persona que pueda tener tan poca suerte como para vivir en una sociedad en que las teorías son impuestas.

98. Debemos tener en cuenta un punto más en esta sección: no debe ser asumido que una persona tiene suficiente libertad simplemente porque DIGA que tiene suficiente. La libertad está en parte restringida por el control psicológico del que la gente es inconsciente, y además muchas ideas de lo que constituye la libertad son gobernadas más por la convención social que por sus necesidades reales. Por ejemplo, es probable que muchos izquierdistas del tipo sobresocializado dirían que mucha gente, incluidos ellos mismos, están muy poco socializados antes que demasiado, sin embargo los izquierdistas sobresocializados pagan un precio psicológico fuerte por su alto nivel de socialización.

ALGUNOS PRINCIPIOS DE LA HISTORIA

99. Pensad en la historia como la suma de dos componentes: uno errático que consiste en eventos inapreciables que siguen una norma no discernible y un componente regular que consiste en tendencias históricas de periodos largos. Aquí estamos interesados en estas últimas.

100. PRIMER PRINCIPIO. Si se hace un PEQUEÑO cambio que afecte a una tendencia histórica de periodo largo, entonces el efecto del cambio será casi siempre transitorio-la tendencia pronto retrocederá a su estado original. (Ejemplo: Un movimiento de reforma designado para limpiar la corrupción política en una sociedad raramente tendrá más que un efecto de duración corto, tarde o temprano los reformistas se relajaran y la corrupción se deslizará otra vez dentro. El nivel de corrupción política en una sociedad dada tiende a permanecer constante o cambia despacio sólo con la evolución de la sociedad. Normalmente, una limpieza política sólo será permanente si va acompañada de cambios sociales generales, un PEQUEÑO cambio en la sociedad no será suficiente). Si un pequeño cambio en una tendencia histórica de periodo largo se presenta como permanente, es sólo porque el cambio actúa en la dirección con que la tendencia se estaba moviendo de antemano, así la tendencia no se ve alterada, pero sí empujada socialmente un paso adelante.

101. El primer principio es casi una *tautología. Si una tendencia no fuera estable con respecto a pequeños cambios, vagaría al azar antes que seguir una dirección definida; en otras palabras, no sería una tendencia de periodo largo.

102. SEGUNDO PRINCIPIO. Si se hace un cambio que es lo suficientemente grande como para alterar permanentemente una tendencia.histórica de periodo largo, eso alterará la sociedad en su conjunto. En otras palabras, una sociedad es un sistema en que todas sus partes están interrelacionadas, y no puedes cambiar permanentemente ninguna parte importante sin cambiar también todas las otras.

103. TERCER PRINCIPIO. Si se hace un cambio que es lo suficientemente grande como para alterar permanentemente una tendencia de periodo largo, entonces las consecuencias para la sociedad como conjunto no pueden predecirse de antemano. (A no ser que varias sociedades hayan pasado a través del mismo cambio y hayan experimentado todas las mismas consecuencias, en tal caso uno, puede predecir en terrenos empíricos que otra sociedad que pase por el mismo cambio probablemente experimentará consecuencias similares).

104. CUARTO PRINCIPIO. Un nuevo tipo de sociedad no se puede diseñar en el papel. Esto es, no puedes planear un nuevo tipo de sociedad por adelantado, entonces construirla y esperar que funcione para lo que se ha diseñado.

105. El tercer y el cuarto principio resultan de la complejidad de las sociedades humanas. Un cambio en el comportamiento humano afectará a la economía de una sociedad y a su medio físico; la econo-mía afectará el medio y viceversa, y los cambios en la economía y el medio afectarán al comportamiento humano de una manera compleja e imprevisible. La red de causas y efectos es demasiado compleja para ser desenmarañada y entendida.

106. QUINTO PRINCIPIO. La gente no elige conscientemente y racionalmente la forma de su sociedad. Las sociedades se desarrollan a través del proceso de evolución social que no está bajo el control racional humano.

107. El quinto principio es una consecuencia de los otros cuatro.

108. Como ilustración: por el primer principio, hablando en general, una tentativa de reforma social actúa en la dirección en que la sociedad se está desarrollando de todas maneras (así que simplemente acelera el cambio que hubiera ocurrido en cualquier caso) pues de otro modo sólo tiene un efecto transitorio, de modo que la sociedad pronto volverá a su vieja rutina. Para hacer un cambio duradero en la dirección del desarrollo de cualquier aspecto importante de una sociedad, la reforma es insuficiente y se requiere una revolución. (La cual no envuelve necesariamente un levantamiento armado o el derribo de un gobierno). Por el segundo principio, una revolución nunca cambia sólo un aspecto de una sociedad; y por el tercer principio el cambio que ocurre no hubiera sido esperado o deseado por los revolucionarios. Por el cuarto principio, cuando los revolucionarios o utópicos organizan una nueva clase de sociedad, nunca funciona como la planearon.

109. La Revolución americana no nos proporciona un contraejemplo. La «Revolución» americana no fue una revolución en nuestro sentido de la palabra, sino una guerra de independencia seguida de, más bien, una reforma política de mucha extensión. Los Padres Fundadores no cambiaron la dirección del desarrollo de la sociedad americana, tampoco aspiraron a hacerlo. Sólo liberaron el desarrollo de la sociedad americana del efecto retardante del gobierno británico. Su reforma política no cambió ninguna tendencia básica, sólo impulsó la cultura política americana a lo largo de su dirección natural de desarrollo. La sociedad británica, de la cual la sociedad americana era un retoño, se estuvo moviendo bastante tiempo en la dirección de la democracia representativa. Y antes de la Guerra de la Independencia los americanos estaban ya practicando en un grado significativo ésta en las asambleas de las colonias. El sistema político establecido por la Constitución fue modelado en el sistema británico y en las asambleas coloniales, con mayor alteración, para estar seguro-no hay duda de que los Padres Fundadores subieron un escalón importante. Pero era un escalón a lo largo del camino que el mundo de habla inglesa estaba ya haciendo. La prueba es que Gran Bretaña y sus colonias que estaban pobladas predominantemente por gente de descendencia británica terminaron con sistemas de democracia representativa esencialmente similares a los Estados Unidos. Si los Padres Fundadores hubieran perdido su valor y hubieran rechazado la firma de la Declaración de Independencia, nuestra forma de vida hoy no hubiera sido significativamente diferente. Igual hubiéramos tenido algunos lazos más estrechos con Gran Bretaña, y hubiéramos tenido Parlamento y Primer Ministro en vez de Congreso y Presidente. Ningún gran cambio. Así la Revolución americana no nos proporciona un contraejemplo para nuestros principios pero sí una buena ilustración de ellos.

110. No obstante, uno tiene que usar el sentido común en la aplicación de los principios. Están expresados en un lenguaje impreciso que permite amplitud para la interpretación y se pueden encontrar excepciones a ellos. Así que los presentamos no como normas inviolables sino como reglas sencillas, o guías para pensar, que pueden proporcionar un antídoto parcial a las ideas ingenuas a cerca del futuro de la sociedad. Los principios deben estar constantemente en la mente, y cuando quiera que uno alcance una conclusión que entre en conflicto con ellos uno debe reexaminar cuidadosamente su pensamiento y sólo retener la conclusión si tiene buenas y sólidas razones para hacerlo.

LA SOCIEDAD TECNOLÓGICO-INDUSTRIAL NO PUEDE REFORMARSE

111. Los principios precedentes ayudan a ver lo desesperadamente difícil que sería reformar el sistema industrial como para prevenirlo del estrechamiento progresivo de nuestra esfera de libertad. Ha habido una tendencia consistente, retrocediendo al menos a la Revolución Industrial, en el fortalecimiento del sistema con ayuda de la tecnología a un alto coste de libertad individual y local. Por tanto cualquier cambio diseñado para proteger la libertad de la tecnología, sería contrario a la tendencia fundamental en el desarrollo de nuestra sociedad. Consecuentemente, tales cambios serían transitorios pronto serían sumergidos por la corriente de la historia o, si fueran lo suficientemente gran des como para ser permanentes, alterarían la naturaleza de toda nuestra sociedad. Esto por el primer y el segundo principio. Además desde que la sociedad fuera alterada de una manera que no puede predecirse de antemano (tercer principio) habría un gran riesgo. Cambios suficientemente grandes como para hacer una diferencia duradera en favor de la libertad no se iniciarían porque desorganizarían gravemente el sistema. Así que cualquier tentativa de reforma sería demasiado tímida como para ser efectiva. Incluso si se iniciaran cambios lo suficientemente grandes como para conseguir una diferencia duradera, se eharían atrás cuando sus efectos desorganizadores se hicieran aparentes. Así cambios permanentes en favor de la libertad pueden atraerse sólo por personas preparadas para aceptar alteraciones radicales, peligrosas e impredecibles de todo el sistema. En otras palabras, por revolucionarios, no por reformistas.

112. La gente ansiosa por rescatar la libertad sin sacrificar los supuestos beneficios de la tecnología sugerirán ingenuos esquemas para alguna nueva clase de sociedad que reconcilie la libertad con la tecno-logía. Aparte del hecho de que la gente que hace sugerencias rara vez propone algún término medio práctico por la que la nueva forma de sociedad pueda ser levantada en primer lugar, se sigue del cuarto principio que incluso sin la nueva forma de sociedad pudiera ser en principio establecida, puede colapsarse o dar resultados muy diferentes de aquellos esperados.

113. Así que, incluso en terrenos muy generales, parece improbable que se pueda encontrar alguna forma de cambio social para reconciliar la libertad con la tecnología moderna. En las siguientes secciones daremos razones más específicas para concluir que libertad y progreso tecnológico son incompatibles.

LA RESTRICCIÓN DE LA LIBERTAD ES INEVITABLE EN LA SOCIEDAD INDUSTRIAL

114. Como explicamos en los párrafos 65-67, 70-73, el hombre moder-no está encadenado por la red de normas y regulaciones, y su condena depende de las acciones de personas remotas a ellos en cuyas decisiones no pueden influir. Esto no es accidental o, el resultado de las arbitrariedades de arrogantes burócratas. Es necesario e inevitable en cualquier sociedad tecnológicamente avanzada. El sistema con objeto de funcionar TIENE QUE regular el comportamiento humano de cerca. En el trabajo, la gente tiene que hacer lo que le digan que haga, de otra manera la producción sería arrojada al caos. Las burocracias TIENEN QUE estar organizadas de acuerdo con reglas rígidas. El permitir algún ingenio personal sustancial a los burócratas de nivel bajo desorganizaría el sistema y llevaría a cargos de injusticia debido a las diferencias en la manera individual en que ejercerían su ingenio. Es verdad que algunas restricciones de nuestra libertad se podrían eliminar, pero HABLANDO EN GENERAL la regulación de nuestras vidas por parte de grandes organizaciones es necesaria para el funcionamiento de la sociedad tecnológico-industrial. El resultado es un sentimiento de impotencia por parte de la persona media. Puede sin embargo, que las regulaciones formales tiendan a ser reemplazadas por herramientas psicológicas que nos hagan querer hacer lo que el sistema requiera de nosotros (propaganda, técnicas educacionales, programas de «salud mental», etc.). (Ver párrafo 73).

115. El sistema TIENE QUE forzar a la gente a comportarse de maneras que son crecientemente remotas al modelo natural de comportamiento humano. Por ejemplo el sistema necesita científicos, matemáti-cos e ingenieros. No puede funcionar sin ellos. Se presiona mucho a los niños para sobresalir en estos campos. No es natural para un ser humano adolescente el consumir el grueso de su tiempo sentado en una mesa absorbido por el estudio. Un adolescente normal quiere pasar su tiempo en contacto activo con el mundo real. Entre la gente primitiva las cosas para lo que eran entrenados estaban en armonía con los impulsos humanos naturales. Entre los indios americanos, por ejemplo, los chicos eran entrenados en ejercicios activos al aire libre -simplemente la clase de cosas que les gusta hacer. Pero en nuestra sociedad los niños son empujados a estudiar materias técnicas, que la mayoría hacen refunfuñando.

116. Debido a la constante presión que el sistema ejerce para modificar el comportamiento humano, hay un incremento gradual en el número de personas que no pueden o no podrán ajustarse a los requerimientos de la sociedad: sanguijuelas del bienestar, jóvenes miembros de bandas, cultistas, rebeldes antigubernamentales, saboteadores medioambientales radicales, imperfectos y resistentes de varias clases.

117. En cualquier sociedad tecnológicamente avanzada la suerte de las personas depende de decisiones que ellas no pueden influir personalmente en ninguna gran extensión. Una sociedad tecnológica no se puede romper en comunidades pequeñas y autónomas, porque la producción depende de la cooperación de un gran número de personas y máquinas. Dicha sociedad tiene que estar altamente organizada y las decisiones TIENEN que hacerse para afectar a un gran número de gente. Cuando una decisión, afecta digamos, a un millón de personas, entonces cada una de las personas tiene, como media, sólo una millonésima parte en tomar la decisión. Lo que normalmente pasa en la práctica es que la decisión es tomada por funcionarios públicos o.ejecutivos de corporaciones, o por especialistas técnicos, pero cuando incluso el público vota una decisión el número de votantes ordinaria-mente es demasiado grande como para que el voto de cualquier persona resulte significativo. Encontramos defensores del sistema que citan casos en que las elecciones han sido decididas por uno o dos votos, pero tales casos son raros. Así muchas personas son incapaces de influenciar mesurablemente la decisión mayoritaria que afecta a sus vidas. No hay manera concebible de remediar esto en una sociedad tecnológicamente avanzada. El sistema trata de «solventar» este problema mediante el uso de propaganda para hacer a las personas QUERER las decisiones que han sido hechas para ellas, pero incluso si esta «solución» fuera completamente exitosa haciendo a la gente sentirse mejor, sería vejatoria.

118. Los conservadores y algunos otros abogan por una mayor «autonomía local». Una vez las comunidades locales tuvieron autonomía, pero fue cada vez menos posible porque se hicieron más complicadas y dependientes del sistema de gran escala como servicios públicos, redes de ordenadores, sistemas de autopistas, medios de comunicación de masas y el sistema de salud moderno. También opera en contra de la autonomía el hecho de que la tecnología aplicada en una localidad muchas veces afecte a gente de otras comunidades lejanas. Así los pesticidas o los productos químicos usados cerca de un ria-chuelo pueden contaminar los suministros de agua de cientos de millas río abajo, y el efecto invernadero afecta a todo el planeta.

119. El sistema no existe y no puede existir para satisfacer las necesidades humanas. En vez, es el comportamiento humano el que tiene que ser modificado para encajar en las necesidades del sistema. Esto no tiene nada que ver con la ideología política o social que pueda pretender guiar el sistema tecnológico. Es culpa de la tecnología, porque el sistema no está guiado por la ideología sino por las necesidades técnicas. «Hoy en día, en las regiones tecnológicamente avanzadas, el hombre lleva vidas muy similares a pesar de las diferencias geográficas, religiosas o políticas. Las vidas diarias de un oficinista cristiano de un banco en Chicago, un oficinista budista en un banco de Tokio, y uno comunista en Moscú son mucho más parecidas que la vida de cualquiera de ellos con un hombre que viviera hace mil años. Los parecidos son el resultado de una tecnología común…» L. Sprague de Camp, The Ancien Engineers, ediciones Ballantine, página 17. Las vidas de los tres oficinistas de banco no son IDÉNTICAS. La ideología tiene ALGÚN efecto. Pero todas las sociedades tecnológicas, a fin de sobrevivir, tienen que evolucionar APROXIMADAMENTE a lo largo de la misma trayectoria. Por supuesto el sistema satisface muchas necesidades humanas, pero hablando en general, hace esto sólo en la medida en que le beneficia el hacerlo. Son las necesidades del sistema.las que son supremas, no las de los seres humanos. Por ejemplo, el sistema provee a la gente con comida porque no puede funcionar si todo el mundo está muerto de hambre; atenta contra las necesidades psicológicas de la gente siempre que pueda ser CONVENIENTE el hacerlo, porque no puede funcionar si demasiada gente se vuelve depresiva o rebelde. Pero el sistema por buenas razones, sólidas y prácticas, tiene que ejercer presión constante sobre la gente para moldear su comportamiento hacia sus necesidades. ¿Demasiada basura acumulada? El gobierno, los medios, el sistema educacional, los medioambientalistas, todo el mundo nos inunda con masas de propaganda sobre el reciclado. ¿Necesita más personal técnico? Un coro de voces exhorta a los chavales a que estudien ciencias. Nadie se para a preguntar si es inhumano el forzar a los adolescentes a consumir el grueso de su tiempo estudiando materias que la mayoría odian. Cuando echan de su trabajo a trabajadores especializados y son sustituidos por técnicos avanzados y tienen que sufrir «retenciones», nadie pregunta si es humillante para ellos el que los echen de esa manera. Se da por supuesto que todo el mundo tiene que reverenciar la necesidad técnica y por buenas razones: si las necesidades humanas fueran puestas antes que la necesidad técnica habría problemas económicos, paro, escaseces o peor aún. El concepto de «salud mental» en nuestra sociedad está largamente definido por el alcance del comportamiento de una persona esté de acuerdo con las necesida-des del sistema y que lo haga sin mostrar signos de tensión.

120. Los esfuerzos por hacer sitio a un sentimiento de proyecto y autonomía en el interior del sistema no son mejor que una broma. Por ejemplo: en una compañía, en vez de tener cada uno de sus empleados que montar sólo una sección del catálogo, cada uno tiene que montar el catálogo entero, y esto se supone que les tiene que dar un sentimien-to de proyecto y realización. Algunas compañías han intentado dar a sus empleados más autonomía en su trabajo, pero por razones prácti-cas esto normalmente sólo puede ser hecho en una extensión muy limitada y, en cualquier caso, a los empleados no se les da autonomía como para ultimar finalidades-sus esfuerzos «autónomos» no pueden ir nunca directamente detrás de finalidades que seleccionan personalmente, sino sólo detrás de las finalidades del jefe, tales como la supervivencia y el crecimiento de la compañía. Cualquier compañía pronto saldría de los negocios si permitiera actuar a sus empleados de otro modo. De igual manera, en cualquier empresa en el interior de un sistema socialista, los trabajadores tienen que dirigir sus esfuerzos detrás de las finalidades de la empresa, de otra manera ésta no servirá su propósito como parte del sistema. Una vez más, por razones puramente técnicas no es posible para muchas personas o grupos pequeños tener mucha autonomía en la sociedad industrial. Incluso el.pequeño propietario de un negocio comúnmente sólo tiene una autonomía limitada. Aparte de la necesidad de las regulaciones del gobierno, está restringido por el hecho de que tiene que ajustarse dentro del sistema económico y someterse a sus requerimientos, por ejemplo cuando alguien desarrolla una nueva tecnología, la persona del peque ño negocio a menudo tiene que usarla tanto si quiere como si no, con objeto de seguir siendo competitivo.

LAS PARTES «MALAS» DE LA TECNOLOGíA NO PUEDEN SEPARARSE DE LAS PARTES «BUENAS»

121. Además, una razón de porque la sociedad industrial no puede reformarse en favor de la libertad es que la tecnología moderna es un sistema unificado en el cual todas las partes dependen las unas de las otras. No puedes deshacerte de las partes «malas» de la tecnología y conservar sólo las partes «buenas». Consideremos como ejemplo la medicina moderna. El progreso en la ciencia médica depende del progreso en química, física, biología, ciencia de ordenadores y otros campos. Los tratamientos médicos avanzados requieren equipamiento caro y de alta tecnología que sólo una sociedad avanzada tecnológica-mente y económicamente rica lo puede hacer disponible. Claramente no puedes tener mucho progreso en medicina sin la totalidad del sistema tecnológico y todo lo que conlleva.

122. Incluso si el progreso médico se pudiera mantener sin el resto del sistema tecnológico, traería en sí ciertos males. Supongamos por ejemplo que se descubriera una cura para la diabetes. La gente con una tendencia genética a la diabetes serían capaces de sobrevivir y reproducirse tan bien como cualquier otro. La selección natural contra los genes de la diabetes pararía y se dispersarían por la población. (Esto puede estar ocurriendo ya a cierta extensión, desde que la diabetes, si bien no es curable, puede ser controlada mediante el uso de insulina). Lo mismo ocurrirá con muchas otras enfermedades, a cuya sensibilidad es afectada por la degradación genética de la población. La única solución sería alguna clase de programa de *eugenesia o de ingeniería genética extensiva de seres humanos, por lo que el hombre en el futuro no sería por más tiempo una creación de la naturaleza, o de la casualidad, o de dios (dependiendo de tus opiniones religiosas o filosóficas), sino un producto manufacturado.

123. Si piensas que un gran gobierno interfiere AHORA demasiado en tu vida, simplemente espera hasta que empiece a regular la constitución genética de tus hijos. Tal regulación inevitablemente irá seguida de la introducción de ingeniería genética de seres humanos, porque las consecuencias de una ingeniería genética no regulada serían desastrosas. Simplemente piensa que un ingeniero genético irresponsable podría crear muchos terroristas.

124. La respuesta habitual a tales asuntos es hablar de una «ética.médica». Pero un código ético no serviría para proteger la libertad en el aspecto del progreso médico; sólo empeoraría el problema. Un código ético aplicable a la ingeniería genética tendría como resultado un intento de regulación de la constitución genética de los seres humanos. Alguien (probablemente la clase alta y media, mayoritariamente), decidiría que tales o cuales aplicaciones serían «éticas» y otras no por lo que en consecuencia, estarían imponiendo sus propios valores en la constitución genética de la población en libertad. Incluso si un código ético fuera elegido en bases completamente democráticas, la mayoría estaría imponiendo sus propios valores a una minoría que podría tener una idea diferente de lo que constituye un uso ético de la ingeniería genética. El único código ético que verdaderamente protegería la libertad sería uno que prohibiera CUALQUIER ingeniería genética en seres humanos, y puedes estar seguro que tal código nunca será aplicado en una sociedad tecnológica. Ningún código que reduzca la ingeniería genética a un papel menor, podría mantenerse erguido por mucho tiempo, porque la tentación presentada el inmenso poder de la biotecnología sería irresistible, especialmente desde que a la mayoría de la gente muchas de sus aplicaciones les parecerán obvia e inequívocamente buenas (eliminando enfermedades mentales y físicas, dando a la gente las habilidades que necesitan para prosperar en el mundo de hoy). Inevitablemente, la ingeniería genética será usada extensivamente pero sólo de manera consecuente con las necesidades del sistema tecnológico-industrial. Como ejemplo además de las consecuencias indeseables del progreso médico, supongamos que se descubre la cura para el cáncer: incluso si el tratamiento es demasiado caro como para ser asequible para alguien excepto para una élite, progresivamente reduciría la iniciativa de parar el escape de cancerígenos en el medio.

LA TECNOLOGíA ES UNA FUERZA SOCIAL MÁS PODEROSA QUE LA ASPIRACIóN DE LIBERTAD

125. No es posible hacer un compromiso DURADERO entre tecnología y libertad, porque la tecnología es de lejos la fuerza social más poderosa e invade continuamente la libertad a través de compromisos REPETIDOS. Imagina el caso de dos vecinos, cada uno de los cuales al principio posee la misma cantidad de tierra, pero uno de ellos es más poderoso que el otro. El poderoso demanda un trozo de tierra del otro. El débil se niega. El poderoso dice, «Muy bien, lleguemos a un acuerdo. Dame la mitad de lo que te he pedido». El débil tiene poca alternativa sino es ceder. Algún tiempo después el vecino poderoso demanda otro trozo de tierra, otra vez hay un acuerdo, y así sucesivamente. Forzando a una larga serie de compromisos al hombre débil, el poderoso finalmente consigue toda su tierra. Así funciona el conflicto entre tecnología y libertad..

126. Dejadnos explicar porqué la tecnología es una fuerza social más poderosa que la aspiración de libertad.

127. Un avance tecnológico que parece no amenazar la libertad frecuentemente más tarde resulta amenazarla muy seriamente. Un paseante en un principio podía ir donde quisiera, ir a su propio paso sin observar ninguna regulación del tráfico, y era independiente de sistemas de soporte tecnológico. Cuando se introdujeron los vehículos a motor aparecieron para incrementar la libertad del hombre. No quitaron libertad al paseante, nadie tenía que tener un automóvil si no quería uno, y cualquiera que eligiera comprar uno no podía viajar mucho más rápido que el paseante. Pero la introducción de transporte motorizado pronto cambio la sociedad de tal manera como para restringir gravemente la libertad de locomoción del hombre. Cuando los automóviles fueron numerosos, fue necesario regular su uso extensivo. En un coche, especialmente en áreas densamente pobladas, uno simplemen-te no puede ir donde uno quiera a su propio paso; los movimientos de uno son gobernados por el fluir del tráfico y por diferentes normas. Uno está restringido por diferentes obligaciones: necesidad de permiso, examen de conducir, renovación del registro, contrato del seguro, mantenimiento requerido para la seguridad, pagos mensuales sobre precio firme. Además, el usar transporte motorizado no es en adelante opcional. Desde la introducción de transporte motorizado la distribución de nuestras ciudades ha cambiado de tal manera que la mayoría de la gente ya no vive dentro de una distancia de su lugar de trabajo, de las áreas de compra y de las oportunidades de recreo que puede hacer andando, por lo que TIENE que depender del automóvil para transportarse. Si no, tiene que usar el transporte público, en tal caso tiene menos control incluso de su propio movimiento que conduciendo un coche. Incluso la libertad del paseante está ampliamente restringida. En la ciudad se tiene que parar continuamente y esperar en los semáforos, que están diseñados principalmente para servir al tráfico. En el campo, el tráfico motorizado lo hace peligroso y desagradable para andar a lo largo de la carretera. (Señalar el importante punto que hemos ilustrado con el caso del transporte motorizado: cuando un nuevo artículo se introduce como una opción que una persona puede aceptar o no como elija, no quiere decir necesariamente que PERMANEZCA opcional. En muchos casos la nueva tecnología cambia la sociedad de tal manera que la gente a la larga se ve FORZADA a usarla).

128. Mientras el progreso tecnológico COMO TOTALIDAD continuamente estrecha nuestra esfera de libertad, cada nuevo avance técnico considerado EN Sí MISMO parece deseable. Electricidad, fontanería interior, comunicaciones rápidas de larga distancia… ¿cómo alguien podría argumentar contra cualquiera de estas cosas, o contra cualquier otro de los innumerables avances técnicos que ha hecho la sociedad.moderna? Hubiera sido absurdo resistir la introducción del teléfono, por ejemplo. Ofrece muchas ventajas y ninguna desventaja. Sin embargo tal y como explicamos en los párrafos 59-76, todos estos avances técnicos tomados juntos han creado un mundo en el cual la suerte del hombre medio ya no está en sus propias manos o en la de sus vecinos y amigos, sino en la de los políticos, ejecutivos de corporaciones y remotos y anónimos técnicos y burócratas en los que como individuo no tiene poder para influir. Puesto que alguna gente puede encontrar paradójica la noción de que un gran número de cosas buenas se pueden sumar para dar una mala, lo ilustraremos con una analogía. Supongamos que el Sr. A está jugando al ajedrez con el Sr. B. El Sr. C, un gran maestro, está mirando por encima del hombro del Sr. A. Este por supuesto quiere ganar la partida, así que si el Sr. C indica un buen movimiento para el Sr. A, le está haciendo a éste un favor. Pero ahora supongamos que el Sr. C le indica al Sr. A TODOS sus movimientos. En cada instante particular hace al Sr. A un favor enseñándole su mejor movimiento, pero haciendo TODOS estropea el juego, puesto que no hay motivo en que el Sr. A juegue si algún otro hace todos sus movi-mientos. La situación del hombre moderno es análoga a la del Sr. A. El sistema hace la vida de una persona mucho más fácil de innumerables formas, pero haciéndolo priva a esta del control sobre su propia suerte. El mismo proceso continuará en el futuro. La ingeniería genética, por ejemplo. Poca gente se resistirá a la introducción de una técnica genética que elimine las enfermedades hereditarias. Aparentemente no daña y previene mucho sufrimiento. Así, un gran número de mejoras genéticas tomadas juntas hará de los seres humanos un producto de ingeniería antes que una libre creación del azar (o de dios, o de lo que sea, dependiendo de tus creencias religiosas).

129. Otra razón de porque la tecnología es una fuerza social poderosa es que, en el contexto de una sociedad dada, el progreso tecnológico camina en una sola dirección; nunca puede dar marcha atrás. Cuando se ha introducido una innovación técnica, la gente normalmente se vuelve dependiente de ella, a no ser que sea reemplazada por alguna innovación aún más avanzada. La gente no sólo se vuelve dependiente como individualidades de un nuevo producto tecnológico, sino, incluso en mayor grado, el sistema como conjunto se vuelve dependiente de él. (Imagina que le pasaría al sistema actual si los ordenadores, por ejemplo, fueran eliminados). Así el sistema se puede mover en una sola dirección, detrás de una mayor tecnologización. La tecnología fuerza repetidamente a la libertad a dar un paso atrás, pero la tecnolo-gía nunca puede dar un paso atrás-short to el derribo de todo el sistema tecnológico.

130. La tecnología avanza con gran rapidez y amenaza la libertad en muchos puntos al mismo tiempo (hacinamiento, normas y regulaciones, incrementa la dependencia de las personas en grandes organizaciones, propaganda y otras técnicas psicológicas, ingeniería genética, invasión de la intimidad por medio de dispositivos de vigilancia y ordenadores, etc.). Para retener CUALQUIERA de las amenazas de la libertad se requiere una lucha social diferente. Aquéllos que quieren proteger la libertad están abrumados por el claro número de nuevos ataques y la rapidez con la que se desarrollan, en consecuencia, se vuelven apáticos y no resisten por más tiempo. El luchar contra cada una de las amenazas por separado sería inútil. Se puede esperar el éxito sólo luchando contra el sistema tecnológico como conjunto; pero esto es revolucionario, no reformista.

131. Los técnicos (usamos este término para describir a todos aquellos que realizan una tarea especializada que requiere entrenamiento) tienden a estar tan comprometidos con su trabajo (su actividad sustitutoria) que cuando surge un conflicto entre éste y la libertad, casi siempre deciden en favor de su trabajo técnico. Esto es obvio en el caso de los científicos, pero también aparece en otras partes: educadores, grupos humanitarios, organizaciones de conservación, no vacilan en usar propaganda u otras técnicas psicológicas para ayudarse a conseguir sus loables finalidades. Las corporaciones y las agencias gubernamentales, cuando lo encuentran provechoso, no vacilan en reunir información sobre personas sin respetar su intimidad. Las agencias de ejecución de las leyes están frecuentemente en dificultades con los derechos constitucionales de los sospechosos y frecuentemente de personas completamente inocentes, y hacen lo que legalmente puedan (o algunas veces ilegalmente) para restringir o burlar esos derechos. Muchos de estos educadores, funcionarios gubernamentales y oficiales de leyes creen en la libertad, en la intimidad y en los dere chos constitucionales, pero cuando estos entran en conflicto con su trabajo, normalmente sienten que su trabajo es más importante.

132. Es bien sabido que generalmente la gente trabaja mejor y más persistentemente cuando lucha por un premio que cuando intenta evitar un castigo o un resultado negativo. Los científicos y otros técnicos están motivados principalmente por los premios que consiguen a través de su trabajo. Pero aquellos que se oponen a la invasión técnica de la libertad están trabajando para evitar un resultado negativo, consecuentemente son unos pocos los que trabajan persistentemente y bien en esta tarea desalentadora. Si alguna vez los reformistas realizan una victoria notable que parece levantar una barrera sólida contra futuras erosiones de la libertad a través del progreso técnico, muchos tenderán a relajarse y desviar su atención a empeños más agradables. Pero los científicos permanecerán atareados en sus laboratorios y la tecnología, como progresa, encontrará caminos, a pesar de cualquier barrera, para ejercer más y más control sobre las personas y hacerlas más dependientes del sistema.

133. Ningún acuerdo social, sean leyes, instituciones, costumbres o códigos éticos, puede proporcionar una protección permanente contra la tecnología. La historia enseña que todos los acuerdos sociales son transitorios; todos cambian o fracasan a la larga. Pero los avances tecnológicos son permanentes dentro del contexto de una civilización dada. Supongamos por ejemplo que si fuera posible llegar a algún acuerdo social que previniera que la ingeniería genética fuera aplicada a seres humanos, o prevenirlo de tal manera como para no amenazar la libertad y la dignidad. No obstante, la tecnología permanecerá esperando. Antes o después el acuerdo social fracasará. Probablemen-te antes, dando paso a la oportunidad en nuestra sociedad. Entonces la ingeniería genética empezará a invadir nuestra esfera de libertad, y esta invasión será irreversible (estando lejos de un fracaso de la civilización tecnológica en sí). Cualquier ilusión a cerca de conseguir algo permanente a través de acuerdos sociales debería disiparse por lo que actualmente está pasando con la legislación ambiental. Hace unos pocos años parecía que había barreras legales seguras previniendo al menos ALGUNOS de las peores formas de degradación ambiental. Un cambio en el viento político y esas barreras empiezan a derrumbarse.

134. Por todas las razones anteriores, la tecnología es una fuerza social más poderosa que la aspiración de libertad, pero esta declaración requiere una importante calificación. Parece que durante las próximas décadas el sistema tecnológico-industrial experimentará una severa cuota de tensión en problemas económicos y ambientales y, especialmente, en problemas de comportamiento humano (alienación, rebelión, hostilidad, una variedad de dificultades sociales y psicológicas). Esperamos que la tensión que el sistema probablemente atravesará le causará un colapso, o al menos lo debilitará lo suficiente como para que ocurra una revolución y tenga éxito. Entonces, en ese momento particular, la aspiración por la libertad se habrá mostrado más poderosa que la tecnología.

135. En el párrafo 125 usamos una analogía de un vecino débil dejado desvalido por un vecino fuerte que le quita toda su tierra forzándolo a una serie de compromisos. Pero supongamos ahora que el vecino fuerte cae enfermo, por lo que es incapaz de defenderse. El vecino débil puede forzar al fuerte a devolverle su tierra o lo puede matar. Si deja sobrevivir al hombre fuerte y sólo lo fuerza a devolverle su tierra, es un mentecato, porque cuando el hombre fuerte se recupere volverá a quedarse con toda la tierra para él. La única alternativa sensata para el hombre débil es matar al fuerte mientras tiene una oportunidad. De la misma manera, mientras el sistema industrial está enfermo debemos destruirlo. Si transigimos y le dejamos recuperarse de su enfermedad a la larga destruirá toda nuestra libertad..

LOS PROBLEMAS SOCIALES MáS SIMPLES SE HAN MOSTRADO INTRATABLES

136. Si alguien aún imagina que sería posible reformar el sistema de tal manera como para proteger la libertad de la tecnología, déjale considerar lo chapucera y, para la mayor parte, desafortunada que nuestra sociedad ha sido tratando otros problemas sociales que son mucho más simples y globales. Entre otras cosas, el sistema ha fallado en parar la degradación ambiental, la corrupción política, el tráfico de drogas o el abuso doméstico.

137. Tomemos nuestros problemas ambientales, por ejemplo. Aquí el conflicto de valores es completo: actualmente la conveniencia económica contra la salvación de alguno de nuestros recursos naturales para nuestros nietos. Aquí estamos considerando sólo un conflicto de valores dentro de la corriente de opinión principal. Por la razón de simplificar dejamos fuera del cuadro de valores «extraños» como la idea de que la naturaleza salvaje es más importante que la prosperidad económica humana. Pero en esta materia sólo obtenemos mucha blather y ofuscación por parte de la gente que tiene el poder, y nada como una línea de acción clara y consecuente, y continuamos acumulando los problemas ambientales con los que tendrán que vivir nuestros nietos. Los intentos de resolver el problema ambiental consisten en luchas y compromisos entre diferentes facciones, alguna de las cuales ascienden en un momento, otras en otro momento. La línea de lucha cambia con la corriente actual de movimiento de la opinión del público. Éste no es un proceso racional, ni tampoco es apto para conducir a una solución conveniente y próspera al problema. Los principales proble-mas sociales, si alguna vez son «resueltos», raramente o nunca lo son a través de un plan racional y comprensible. Simplemente se resuelven por sí mismos a través de un proceso en el que varios grupos competidores persiguiendo sus propios intereses (normalmente de periodo corto) llegan (principalmente debido a la suerte) a algún *modus vivendi más o menos estable. (Los propios intereses no son necesariamente intereses MATERIALES. Pueden consistir en realizar alguna necesidad psicológica, por ejemplo, promover la ideología o religión propia.) De hecho, los principios que formulamos en los párrafos 100-106 hacen parecer dudoso que los planes sociales racionales de periodo largo puedan ser ALGUNA VEZ prósperos.

138. Así queda claro que la raza humana tiene en el mejor de los casos una capacidad muy limitada para resolver incluso problemas sociales relativamente globales. ¿Entonces cómo va ha resolver el problema mucho más difícil y sutil de reconciliar libertad y tecnología? La tecnología presenta avances materiales bien delimitados, mientras que la libertad es una abstracción que significa cosas diferentes para gente diferente, y su pérdida es fácilmente confundida por la propaganda y la charla imaginativa.

139. Y nótese esta importante diferencia: es concebible que nuestros problemas ambientales (por ejemplo) puedan algún día estabilizarse a través de un plan comprensivo y racional, pero si esto pasa será porque está en el interés de periodo largo del sistema el resolver estos problemas. Pero NO le interesa el preservar la libertad o la autonomía de pequeños grupos. Por el contrario, le importa tener bajo control el comportamiento humano en la extensión más amplia posible. Una nota: al sistema le corresponde permitir en algunas competencias un cierto grado de libertad prescrito. Por ejemplo, la libertad económica (con convenientes limitaciones y prohibiciones) se ha demostrado efectiva en la promoción del crecimiento económico. Pero sólo la libertad planeada, circunscrita y limitada interesa al sistema. La persona tiene que ser mantenida con una correa, incluso si la correa es algunas veces larga (ver párrafos 94, 97). Así, mientras consideraciones prácticas pueden forzarle a la larga a tomar una aproximación racional y prudente ante los problemas ambientales, iguales consideraciones prácticas le forzarán a regular el comportamiento humano cada vez más de cerca (probablemente por medio de medios indirectos que disfrazarán el avance sobre la libertad). Esto no es simplemente nuestra opinión. Eminentes científicos sociales (por ejemplo James Q. Wilson) han enfatizado la importancia de «socializar» a la gente con más efectividad.

LA REVOLUCIÓN ES MÁS FÁCIL QUE LA REFORMA

140. Esperamos haber convencido al lector de que el sistema no puede ser reformado de tal manera como para reconciliar libertad y tecnología. La única salida es librarnos del sistema tecnológico industrial en su conjunto. Esto implica la revolución, no necesariamente un levanta-miento armado, pero ciertamente un cambio radical y fundamental en la naturaleza de la sociedad.

141. La gente tiende a asumir que como una revolución envuelve un mayor cambio de lo que lo hace una reforma, es más difícil producirla. Realmente, bajo determinadas circunstancias, la revolución es más sencilla que la reforma. La razón es que un movimiento revolucionario puede inspirar una intensidad de compromiso que un movimiento reformista no puede. Un movimiento reformista meramente ofrece arreglar un problema social en particular. Un movimiento revolucionario ofrece resolver todos los problemas de golpe y crear un nuevo mundo entero. Proporciona la clase de ideal por el cual la gente correría grandes riesgos y haría grandes sacrificios. Por esta razón sería más fácil el derribar todo el sistema tecnológico que poner restricciones efectivas y permanentes en el desarrollo de la aplicación de cualquier segmento de tecnología, tal cómo la ingeniería genética; bajo condicio-nes adecuadas un gran número de gente se puede dedicar apasionadamente a una revolución contra el sistema tecnológico-industrial. Tal y como señalamos en el párrafo 132, los reformistas pretendiendo limitar ciertos aspectos de la tecnología estarían trabajando para evitar un resultado negativo. Pero los revolucionarios trabajan para ganar una recompensa poderosa-y, por eso, más duramente y más persistentemente que lo hacen los reformistas.

142. La reforma está siempre restringida por el temor a las consecuencias dolorosas si los cambios van demasiado lejos. Pero una vez la fiebre revolucionaria ha tomado asidero en una sociedad, la gente voluntariamente experimenta trabajo arduo ilimitado por la razón de su revolución. Esto se vio claramente en las Revoluciones Francesa y Rusa. Puede ser que en tales casos sólo una minoría de la población esté realmente comprometida, pero esta minoría es suficientemente grande y activa como para convertirse el la fuerza dominante en la sociedad. Tendremos más que decir sobre la revolución en los párrafos 180-205.

CONTROL DEL COMPORTAMIENTO HUMANO

143. Desde el comienzo de la civilización, las sociedades organizadas han tenido que presionar a los seres humanos a causa del funcionamiento del organismo social. Los tipos de presión varían enormemente de una sociedad a otra. Algunas son físicas (dieta pobre, trabajo excesivo, polución ambiental), algunas son psicológicas (ruido, hacinamiento, forzar el comportamiento humano al molde que la sociedad requiere). En el pasado, la naturaleza humana ha sido aproximadamen-te constante, o de cualquier modo ha variado sólo cerca de ciertos lindes. Consecuentemente, las sociedades han sido capaces de empujar a la gente sólo hasta ciertos límites. Cuando se sobrepasa el límite de la resistencia humana, las cosas empiezan a ir mal: rebelión, o crimen, o corrupción, o evasión del trabajo, o una tasa menguante de nacimiento o alguna otra cosa, por lo que la sociedad también se colapsa, o su funcionamiento se vuelve demasiado ineficiente o es (rápidamente o gradualmente, a través de consecuencias, desgaste o evolución) reemplazada por alguna otra forma más eficiente de socie-dad.

144. Así, la naturaleza humana ha puesto ciertos límites en el pasado al desarrollo de las sociedades. La gente podía ser empujada a un punto y no más allá. Pero hoy esto puede estar cambiando, porque la tecnología moderna está desarrollando formas de modificar a los seres humanos.

145. Imagina una sociedad que somete a la gente a condiciones que los hacen terriblemente infelices, entonces les da drogas para quitarle su infelicidad. ¿Ciencia ficción? Ya está ocurriendo en cierta extensión en nuestra sociedad. Es bien sabido que la tasa de depresiones clínicas se ha incrementado enormemente en las décadas recientes. Creemos.que esto es debido al colapso del proceso de poder, como explicamos en los párrafos 59-76. Pero incluso si estamos equivocados, el incremento de la tasa de depresiones es ciertamente el resultado de ALGUNAS condiciones que existen en la sociedad de hoy. En vez de extirpar las condiciones que hacen que la gente esté deprimida, las sociedad moderna les da drogas antidepresivas. En realidad, los antidepresivos son un medio de modificar el estado interno de un individuo de tal manera que le permita tolerar las condiciones sociales que de otra manera encontraría intolerables. (Sí, sabemos que la depresión es con frecuencia de origen puramente genético. Aquí nos estamos refiriendo a esos casos en los que el medio juega un papel predominante).

146. Las drogas que afectan a la mente son sólo un ejemplo de los métodos de control del comportamiento humano que la sociedad moderna está desarrollando. Veamos algunos otros.

147. Para empezar, están las técnicas de vigilancia. Las videocámaras ocultas se usan en la actualidad en la mayoría de los almacenes y en otros muchos lugares, los ordenadores se usan para recoger y procesar enormes cantidades de información sobre personas. La información así obtenida aumenta enormemente la efectividad de la coacción física (es decir *ley de aplicación). (Si piensas que una ley de aplicación más efectiva es inequívocamente buena porque suprime el crimen, entonces recuerda que el crimen como lo define el sistema no es necesariamente lo que Tú llamarías crimen. Hoy en día fumar marihuana es un «cri-men», y, en algunos sitios de EE.UU., también es la posesión de una pistola sin registrar. Mañana, la posesión de CUALQUIER arma de fuego, registrada o no, puede ser contemplado como delito, y lo mismo puede suceder con métodos desaprobados de criar a los niños, tales como los azotes. En algunos países, expresiones de disidencia política son un crimen, y no hay certeza de que esto no ocurra en los EE.UU., ya que ninguna constitución o sistema político dura para siempre. Si una sociedad necesita el establecimiento de una ley de aplicación amplia y poderosa, entonces algo grave ocurre con esa sociedad; tiene que haber gente sujeta a presiones severas si tantos se niegan a seguir las reglas, o seguirlas sólo porque están forzados. En el pasado muchas sociedades se las han arreglado con pocas o ninguna ley de aplicación formal). También están los métodos de propaganda, para los cuales los medios de comunicación de masas proporcionan vehículos efectivos. Se han desarrollado técnicas eficientes para ganar elecciones, vender productos, influir en la opinión pública. La industria del entretenimiento sirve como importante herramienta psicológica del sistema, posiblemente incluso cuando se están repartiendo grandes cantidades de sexo y violencia. El entretenimiento proporciona al hombre actual un medio de escape. Mientras es absorbido por la televisión, los videos, etc. se puede olvidar la tensión, la ansiedad, la.frustración, la insatisfacción. Mucha gente primitiva, cuando no tiene ningún trabajo que hacer, está lo bastante contenta como para sentarse durante horas por un tiempo sin hacer nada, porque están en paz consigo mismos y con su mundo. Pero la mayoría de la gente moderna debe estar constantemente ocupada o entretenida, de otro modo se «aburren», es decir se vuelven inquietos, incómodos, irritables.

148. Otras técnicas golpean más profundamente que las precedentes. La educación ya no es un simple asunto de paddling detrás de un chaval cuando no se sabe la lección y de darle una palmadita en la espalda cuando se la sabe. Se está convirtiendo en una técnica científi-ca para controlar el desarrollo del niño. Los Centros de aprendizaje Sylvan, por ejemplo, han tenido mucho éxito motivando a los niños al estudio y también han usado técnicas psicológicas con más o menos éxito en muchos colegios convencionales. Las técnicas de «paternidad» que se enseñan a los padres están diseñadas para hacer que los niños acepten los valores fundamentales del sistema y se comporten de la manera que éste encuentra deseable. Los programas de «salud mental», las técnicas de «intervención», la psicoterapia y así sucesiva-mente están ostensiblemente diseñadas para beneficiar a los individuos, pero normalmente en la práctica sirven como métodos para inducir a pensar y comportarse como el sistema requiere. (No hay ninguna contradicción aquí; un individuo que sus actos o su comportamiento le llevan a un conflicto con el sistema está en contra de una fuerza demasiado poderosa como para conquistarla o escapar de ella, por tanto es probable que sufra tensión, frustración, derrota. Su patolo-gía será mucho más fácil si piensa y se comporta como desea el sistema. En este sentido se está actuando en beneficio del individuo cuando se le lava el cerebro para que esté conforme). Se desaprueba el abuso de niños en sus formas más indecorosas y obvias, si no en todas, en la mayoría de las culturas. Atormentar a un niño por ninguna razón o por una sin importancia es algo que horroriza a casi todo el mundo. Pero muchos psicólogos interpretan el concepto de abuso mucho más extensamente. ¿Son los azotes, cuando se usan como parte de un sistema de disciplina racional y consecuente, una forma de abuso? En última instancia la respuesta será decidida por si los azotes tienden o no a producir comportamientos que hagan a una persona encajar bien con el sistema existente de sociedad. En la práctica la palabra «abuso» tiende a ser interpretada para incluir cualquier método de criar niños que produzca comportamientos inconvenientes para el sistema. Así, cuando van más allá de la prevención de la crueldad obvia y privada de sentido, los programas para prevenir el «abuso de niños» son dirigidos hacia el control del comportamiento humano por parte del sistema.

149. Presumiblemente, la investigación continuará para incrementar la.efectividad de las técnicas psicológicas de control del comportamiento humano. Pero pensamos que es improbable que sólo las técnicas psicológicas sean suficiente para adaptar a los seres humanos a la clase de sociedad que la tecnología está creando. Probablemente tendrán que usar métodos biológicos. Ya hemos mencionado el uso de drogas en relación con esto. La neurología puede proporcionar otros caminos de modificación de la mente humana. La ingeniería genética en seres humanos está ya empezando a darse en la forma de la *»terapia de gen», y no hay razón para asumir que tales métodos no serán usados a la larga para modificar aquellos aspectos del cuerpo que afectan al funcionamiento mental.

150. Como mencionamos en el párrafo 134, la sociedad industrial parece estar entrando en un periodo de severa tensión, en parte a causa de los problemas del comportamiento humano y en parte debido a los problemas económicos y ambientales. Y una proporción considerable de estos dos últimos resultan de la manera en que se comportan los seres humanos. La alienación, la baja autoestima, la depresión, la hostilidad, la rebelión; niños que no estudian, las bandas de jóvenes, el uso de drogas ilegales, el robo, el abuso de niños, otros crímenes, el sexo inseguro, los embarazos de adolescentes, el crecimiento de la población, la corrupción política, el odio racial, la rivalidad étnica, el amargo conflicto ideológico (por ejemplo pro-elección contra pro-vida), el extremismo político, el terrorismo, el sabotaje, los grupos antigubernamentales, los grupos de odio. Todo esto amenaza la sola supervivencia del sistema. Por tanto se verá FORZADO a usar todos los medios prácticos de control del comportamiento humano.

151. El colapso social que hoy vemos no es desde luego el resultado del simple azar. Sólo puede ser el resultado de las condiciones de vida que el sistema impone a la gente. (Hemos argumentado que la condi-ción más importante es el colapso del proceso de poder). Si el sistema tiene éxito imponiendo suficiente control sobre el comportamiento humano para asegurar su propia supervivencia, se habrá pasado un momento crítico en la historia de la humanidad. Mientras antiguamente los límites de la resistencia humana han impuesto límites al desarrollo de las sociedades (tal como explicamos en los párrafos 143,144) la sociedad tecnológico-industrial será capaz de traspasar esos límites modificando a los seres humanos, ya sea por métodos psicológicos, biológicos o por ambos. En el futuro, los sistemas sociales no estarán adaptados para ajustarse a las necesidades de los seres humanos. En cambio, los seres humanos estarán adaptados para ajustarse a las necesidades del sistema. Para ser exactos, las sociedades pasadas han tenido medios de influenciar el comportamiento humano, pero estos han sido primitivos y de baja efectividad comparados con los medios tecnológicos que están desarrollándose ahora..

152. Hablando en general, el control tecnológico sobre los seres humanos probablemente no será introducido con una intención totalitaria ni siquiera a través de un deseo consciente de restringir la libertad humana. Sin embargo, algunos psicólogos han expresado públicamente opiniones indicando su desprecio a la libertad humana. Y el matemático Claude Shannon fue citado en Omni (agosto de 1987) diciendo «visualizo un tiempo en el que seremos para los robots lo que los perros son para los humanos, y yo estoy apoyando a las máquinas». Cada nuevo escalón en la afirmación del control sobre la mente humana será tomado como una respuesta racional a un problema al que se enfrente la sociedad, tal como curar el alcoholismo, reducir la tasa de crimen o inducir a la gente joven a que estudie ciencia e ingeniería. En muchos casos, habrá una justificación humanitaria. Por ejemplo, cuando un psiquiatra prescribe un antidepresivo a un paciente deprimido, le está haciendo claramente un favor a esa persona. Sería inhumano negar la droga a alguien que la necesita. Cuando los padres mandan a sus hijos a los Centros de aprendizaje Sylvan para que sean manipulados para que se entusiasmen con sus estudios, lo hacen desde la preocupación del bienestar de sus hijos. Puede que algunos de estos padres deseen que uno no tuviera que tener entrenamiento especializado para conseguir un trabajo y que su niño no tuviera que sufrir un lavado de cerebro para convertirse en un primo de los ordenadores. Pero, ¿qué pueden hacer? No pueden cambiar la sociedad, y su hijo puede estar en el paro si no tiene ciertas destrezas. Así que lo mandan a Sylvan.

153. Así, el control sobre el comportamiento humano será introducido no por la decisión calculada de las autoridades, sino a través de un proceso de evolución social (evolución RÁPIDA, de cualquier manera). El proceso será imposible de resistir, porque cada avance, considerado en sí mismo, parecerá beneficioso, o, al menos, el mal envuelto en hacer el avance parecerá ser menor de lo que resultaría no hacerlo. (Ver párrafo 127). La propaganda, por ejemplo, se usa para muchos propósitos buenos, tales como desalentar el abuso a los niños o el odio racial. La educación sexual es obviamente útil, a pesar de todo el efecto de ésta (hasta el punto de que tiene éxito) es quitar la formación de actitudes sexuales de la familia y ponerlas en las manos del Estado, representado por el sistema de colegio público.

154. Supongamos que se descubre un rasgo biológico que incrementa la probabilidad de que un niño crezca para ser un criminal, y supongamos alguna clase de terapia genética que pueda extirpar ese rasgo. Por supuesto, la mayoría de los padres cuyos hijos posean el rasgo lo someterían a la terapia. Sería inhumano el hacerlo de otra manera, puesto que el niño probablemente tendría una vida miserable si creciera para ser un criminal. Pero muchas o la mayoría de las sociedades primitivas tienen una tasa baja de crímenes en comparación con la nuestra, aunque no tuvieran ni métodos de alta tecnología para criar a los niños, ni sistemas crueles de castigo. Ya que no hay razón para suponer que más hombres modernos que primitivos han iniciado tendencias depredadoras, la alta tasa de crímenes en nuestra sociedad tiene que ser debida a las presiones que las condiciones modernas ponen en la gente, a las cuales muchos no pueden o no podrán ajustarse. Así, un tratamiento diseñado para extirpar tendencias criminales potenciales es, al menos en parte, una manera de rediseñar a la gente para que ajusten a los requerimientos del sistema. ¡Esto no es ciencia ficción! Después de escribir este párrafo encontramos un artículo en Scientific American según el cual están desarrollando activamente técnicas para identificar posibles futuros criminales y para tratarlos con una combinación de medios biológicos y psicológicos. Algunos científicos abogan compulsivamente por la aplicación del tratamiento, que puede estar disponible en el futuro próximo. (Ver «Buscando el Elemento Criminal» por W. Wayt Gibbs, Scientific American, marzo 1995). Puede que pienses que esto está bien porque el tratamiento será aplicado a aquellos que puedan convertirse en criminales violentos. Pero, por supuesto, no pararía ahí. Lo siguiente, un tratamiento sería aplicado a aquellos que puedan convertirse en conductores borrachos (también ponen en peligro la vida humana), igual luego a la gente que azota a sus hijos, luego a los medioambientalistas que sabotean equipamiento para la tala de árboles, en el futuro a cualquiera que su comportamiento sea inconveniente para el sistema.

155. Nuestra sociedad tiende a considerar como una «enfermedad» cualquier forma de pensamiento o comportamiento que es inconveniente, y esto es creíble porque cuando una persona no ajusta en el sistema se causa sufrimiento a ella misma así como problemas al sistema. De esta manera la manipulación de un individuo para ajustarlo se ve como una «cura» para una «enfermedad» y por tanto como buena.

156. En el párrafo 127 señalamos que si el uso de un nuevo artículo tecnológico es INICIALMENTE opcional, necesariamente no SE MANTIENE como opcional, porque la nueva tecnología tiende a cambiar de tal manera la sociedad que se vuelve difícil o imposible para una persona el funcionar sin usar esa tecnología. Esto también es aplicable a la tecnología del comportamiento humano. En un mundo en el que la mayoría de los niños son lanzados a través de un programa para entusiasmarlos por el estudio, unos padres se verán prácticamente forzados a poner a su hijo a través de tal programa, porque si no lo hacen, entonces el niño crecerá para ser, hablando comparativamente, un ignorante, y por tanto, un parado. O supongamos que se descubre un tratamiento biológico que, sin efectos secundarios, gradualmente reducirá la tensión psicológica de la que demasiada gente sufre en.nuestra sociedad. Si una gran cantidad de personas elige experimentar el tratamiento, entonces el nivel general de tensión se reducirá, por lo que será posible para el sistema incrementar las presiones que producen la tensión. Esto conducirá a que más gente experimente el trata-miento y así sucesivamente, por lo que en el futuro la tensión puede convertirse en tan pesada que poca gente pueda sobrevivir sin sufrir el tratamiento de reducción de la tensión. De hecho, algo como esto parece haber pasado ya con una de las herramientas psicológicas más importantes de nuestra sociedad para permitir a la gente el reducir (o al menos escapar temporalmente) la tensión, llamados, entretenimientos de masas (ver párrafo 147). Nuestro uso de ellos es «opcional»: ninguna ley nos obliga a que veamos la televisión, oigamos la radio, leamos revistas. Sin embargo los entretenimientos de masas son un medio de escapar y de reducir la tensión a los que muchos de nosotros nos hemos vuelto dependientes. Todo el mundo se queja sobre la mala calidad de la televisión, pero casi todo el mundo la ve. Unos pocos han dado un puntapié al habito de la televisión, pero sería una persona rara la que pudiera pasar hoy sin usar NINGUNA forma de entretenimiento de masa (sin embargo hasta hace bastante recientemente en la historia de la humanidad la mayor parte de la gente lo llevaba muy bien sin otro entretenimiento que el que cada comunidad local creaba para sí misma). Sin la industria del entretenimiento el sistema probablemente no hubiera sido capaz de poner impunemente en nosotros tanta presión de producción de tensión como lo hace.

157. Asumiendo que sobreviva la sociedad industrial, es probable que la tecnología adquiera a la larga algo próximo al control completo sobre el comportamiento humano. Se ha establecido más allá de cualquier duda racional que el pensamiento y el comportamiento humano tienen unas importantes bases biológicas. Como han demostrado los experi-mentadores, sentimientos tales como el deseo, el placer, la cólera y el miedo pueden ser conectados y desconectados mediante la estimulación eléctrica de las partes apropiadas del cerebro. Dañando otras partes se pueden destruir recuerdos o se pueden traer a la superficie mediante la estimulación eléctrica. Las drogas pueden inducir alucinaciones o cambios de humor. Puede haber o no un alma humana inmaterial, pero, si la hay, es claramente menos poderosa que los mecanismos biológicos del comportamiento humano. Puesto que, si ese no fuera el caso, entonces las investigaciones no podrían manipular tan fácilmente los sentimientos y el comportamiento humano con drogas y corrientes eléctricas.

158. Presumiblemente, no sería práctico que toda la gente tuviera electrodos insertados en la cabeza para poder ser controlada por las autoridades. Pero el hecho de que los pensamientos y los sentimientos humanos estén tan abiertos a intervenciones biológicas muestran que.esta cuestión es principalmente un problema técnico; un problema de neuronas, hormonas y moléculas complejas; la clase de asunto que es accesible al ataque científico. Dada la marca destacada de nuestra sociedad en resolver problemas técnicos, es abrumadoramente probable que los grandes avances se harán en el control del comportamiento humano.

159. ¿La resistencia del público prevendrá la introducción del control tecnológico del comportamiento humano? Seguramente, si hicieran un intento de introducir tal control de una sola vez. Pero ya que será introducido a través de una larga secuencia de pequeños avances, no habrá resistencia racional y efectiva. (Ver párrafos 127, 132, 153). 160. A aquellos que piensen que todo esto suena a ciencia ficción, les señalamos que la ciencia ficción de ayer es el hecho de hoy. La Revolución Industrial ha alterado radicalmente el medio y el modo de vida del hombre y sólo se puede prever que, como la tecnología se aplica crecientemente al cuerpo y a la mente humana, el hombre será alterado tan radicalmente como lo ha sido su medio y su modo de vida.

LA RAZA HUMANA EN UNA ENCRUCIJADA

161. Pero nos hemos adelantado en nuestra historia. Una cosa es desarrollar en el laboratorio una serie de técnicas psicológicas o biológicas para manipular el comportamiento humano y otra el integrar estas técnicas dentro del funcionamiento de un sistema social. El segundo problema es el más difícil de los dos. Por ejemplo, mientras que las técnicas de educación psicológicas funcionan indudablemente bastante bien en los «colegios laboratorio» donde son desarrolladas, no es necesariamente fácil el aplicarlas efectivamente a lo largo de nuestro sistema educativo. Todos sabemos como son muchos de nuestros colegios. Los profesores están demasiado ocupados quitando a los niños cuchillos y pistolas como para someterlos a las últimas técnicas para convertirlos en primos de los ordenadores. Así, a pesar de todos sus avances técnicos referentes al comportamiento humano, el sistema hasta la fecha no ha sido notablemente afortunado en controlar a los seres humanos. La gente cuyo comportamiento es bastante bueno bajo el control del sistema son aquellos del tipo que puede ser llamado «burgués». Pero hay un número creciente de personas quienes de un modo u otro son rebeldes al sistema: sanguijuelas del bienestar, bandas de jóvenes, cultistas, satanistas, nazis, medioambientalistas radicales, milicianos, etc.

162. Actualmente, el sistema está ocupado en una lucha desesperada para superar ciertos problemas que amenazan su supervivencia, entre los cuales los más importantes son los del comportamiento humano. Si prospera en adquirir el control suficiente sobre éste lo bastante deprisa, probablemente sobrevivirá. De otra manera fracasará. Pensamos que el problema será resuelto, lo más probable, dentro de las próximas.décadas, digamos de 40 a 100 años.

163. Supongamos que el sistema sobrevive a la crisis de las próximas décadas. Para entonces tiene que tener resuelto, o al menos sometido a control, los principales problemas a los que se enfrenta, en particular aquel de la «socialización» de los seres humanos; esto es, hacer a la gente lo suficientemente dócil como para que su comportamiento no lo amenace por más tiempo. Llevándose eso a cabo, no parece que habría ningún nuevo obstáculo al desarrollo de la tecnología, y presumiblemente avanzaría hacia su conclusión lógica, que es el control total sobre todo en la Tierra, incluyendo seres humanos y el resto de organismos importantes. El sistema se puede convertir en una organización unitaria y monolítica, o puede estar más o menos fragmentado y constituir un número de organizaciones que coexistan en una relación que incluya elementos tanto de cooperación como de competición, exactamente como ocurre hoy con el gobierno, las corporaciones y otras grandes organizaciones que tanto cooperan como compiten las unas con las otras. Casi toda la libertad humana habrá desaparecido, porque los individuos y los grupos pequeños serán impotentes respecto de las grandes organizaciones armadas con supertecnología y un arsenal de herramientas psicológicas y biológicas avanzadas para manipular a los seres humanos, además de instrumen-tos de vigilancia y coacción física. Sólo un pequeño número de gente tendrá algún poder real y probablemente incluso estos tendrán una libertad muy limitada, porque su comportamiento también será regulado; exactamente como ocurre hoy con nuestros políticos y ejecutivos de corporaciones que pueden mantener sus posiciones de poder sólo en tanto que su comportamiento permanezca dentro de ciertos límites bastante estrechos.

164. No imagines que el sistema parará de desarrollar nuevas técnicas para controlar a los seres humanos y a la naturaleza una vez halla terminado la crisis de las próximas décadas y el incremento del control no sea necesario por más tiempo para su supervivencia. Al contrario, una vez hallan terminado los tiempos duros, el sistema incrementará el control más rápidamente, porque no le estorbarán las dificultades del tipo que ha experimentado actualmente. La supervivencia no es el motivo principal del control. Como explicamos en los párrafos 87-90, los técnicos y los científicos continúan con su trabajo en gran parte como una actividad sustitutoria, satisfacen su necesidad de poder resolviendo problemas técnicos. Continuarán haciendo esto con entusiasmo inmoderado y entre los problemas más interesantes y desafiantes de resolver para ellos serán aquellos del entendimiento del cuerpo y la mente humana e intervenir en su desarrollo. Por «el bien de la humanidad», por supuesto.

165. Pero supongamos, por otra parte, que la tensión de las décadas.venideras pueda ser demasiado para el sistema. Si se colapsa puede haber un periodo de caos, un «tiempo de problemas» tales como aquellos que la historia ha experimentado en varias épocas en el pasado. Es imposible predecir que surgirá de ese tiempo de problemas, pero, sea como sea, a la raza humana se le dará una nueva oportunidad. El mayor peligro es que la sociedad industrial pueda empezar a reconstituirse por sí misma dentro de los primeros años después del colapso. Desde luego habrá mucha gente (especialmente del tipo hambrientos de poder) que estará ansiosa por volver a poner en marcha las fábricas.

166. Por lo tanto aquellos que odian la servidumbre a la que el sistema industrial está reduciendo a la raza humana se enfrentarán a dos tareas. En primer lugar, tenemos que trabajar para aumentar la tensión social dentro del sistema así como incrementar la probabilidad de que se colapse o sea debilitado lo suficiente para que una revolución contra él sea posible. En segundo lugar, es necesario desarrollar y propagar una ideología que se oponga a la tecnología y al sistema industrial. Tal ideología puede convertirse en las bases de una revolución contra la sociedad industrial siempre y cuando el sistema se debilite lo suficiente. Y tal ideología ayudará a asegurar que, siempre y cuando la sociedad industrial se colapse, sus restos sean hechos pedazos irreparables, por lo que no podrá ser reconstruida. Las fábricas deben ser destruidas, los libros técnicos quemados, etc.

SUFRIMIENTO HUMANO

167. El sistema industrial no se colapsará puramente como resultado de una acción revolucionaria. No será vulnerable al ataque revolucionario a no ser que sus propios problemas internos de desarrollo lo lleven a dificultades muy serias. Por lo que si el sistema se colapsa lo hará también espontáneamente o a través de un proceso que es en parte espontáneo pero ayudado por los revolucionarios. Si el colapso es repentino, mucha gente morirá, ya que la población mundial se ha vuelto tan overblown que no puede alimentarse a sí misma por más tiempo sin tecnología avanzada. Incluso si el colapso es lo suficientemente gradual para que la reducción de la población pueda suceder más a través de la reducción de la tasa de nacimiento que a través del ascenso de la tasa de muerte, el proceso de desindustrialización probablemente será muy caótico e implicará mucho sufrimiento. Es ingenuo pensar que probablemente la tecnología puede reducirse por etapas arreglándoselas suavemente, de un modo ordenado, especialmente desde entonces los tecnófilos lucharán tercamente es cada escalón. ¿Por lo tanto es cruel trabajar para el colapso del sistema? Puede, pero puede que no. En primer lugar, los revolucionarios no serán capaces de colapsar el sistema a no ser que éste ya esté con bastantes problemas para que haya una buena oportunidad de su eventual colapso por si mismo de todas maneras; y cuanto más crezca, más desastrosas serán las consecuencias del colapso, por lo que puede ser que los revolucionarios, acelerando el comienzo, estarán reduciendo la extensión del desastre.

168. Uno tiene que contrapesar el luchar y morir contra la pérdida de la libertad y la dignidad. Para muchos de nosotros, la libertad y la dignidad son más importantes que una vida larga o el evitar el sufrimiento físico. Además, todos tenemos que morir alguna vez y puede ser mejor morir luchando para sobrevivir, o por una causa, que vivir una vida larga pero vacía y carente de sentido.

169. En tercer lugar, no es en absoluto cierto que la supervivencia del sistema llevará a un menor sufrimiento de lo que lo hará su colapso. El sistema ya ha causado, y continuará causando, un sufrimiento intenso en todo el mundo. Las culturas antiguas que dieron a la gente unas relaciones interpersonales y con su medio satisfactorias durante cientos o miles de años, han sido hechas pedazos por el contacto con la sociedad industrial, y el resultado ha sido un catálogo entero de problemas económicos, ambientales, sociales y psicológicos. Uno de los efectos de la intrusión de la sociedad industrial ha sido que muchos de los controles tradicionales de la población en el mundo se han desequilibrado, provocando la explosión demográfica, con todo lo que implica. Además, hay un sufrimiento psicológico que está extendido por todos los supuestamente afortunados países de occidente (ver párrafos 44-45). Nadie sabe lo que pasará como resultado de la reducción del ozono, del efecto invernadero y de otros problemas ambientales que todavía no se pueden prever. Y, como la proliferación nuclear enseñó, la nueva tecnología no puede mantenerse fuera de las manos de dictadores y de las naciones irresponsables del tercer mundo. Te gustaría especular sobre lo que Iraq o Korea del Norte harán con la ingeniería genética.

170. «¡Oh!» dicen los tecnófilos, «¡la ciencia va ha arreglar todo eso! ¡Venceremos el hambre, eliminaremos el sufrimiento psicológico, haremos a todo el mundo saludable y feliz!» Sí, seguro. Eso es lo que dijeron hace 200 años. Se supone que la Revolución Industrial iba a eliminar la pobreza, hacer a todo el mundo feliz, etc. El resultado actual ha sido completamente diferente. Los tecnófilos son desesperadamente ingenuos (o se engañan a sí mismos) en su comprensión de los problemas sociales. No se dan cuenta (o eligen ignorar) el hecho de que cuando se introducen grandes cambios, incluso los aparentemente beneficiosos, en una sociedad, llevan a una larga secuencia de otros cambios, muchos de los cuales son imposibles de predecir (párrafo 103). El resultado es el colapso de la sociedad. Por lo que es muy probable que, en sus intentos por acabar con la pobreza y la enferme-dad, el ingeniero dócil, las personalidades contentas y todo eso, los.tecnófilos crearán sistemas sociales que son terriblemente agitados, incluso más que el presente. Por ejemplo, los científicos presumen de que acabarán con el hambre creando nuevas plantas alimenticias genéticamente. Pero esto permitirá a la población humana continuar expandiéndose indefinidamente, y es bien sabido que el hacinamiento conduce a incrementar la tensión y la agresión. Esto es meramente un ejemplo de los problemas PREDECIBLES que se presentarán. Enfatizamos que, como ha mostrado la experiencia pasada, el progreso técnico conducirá a otros nuevos problemas que NO pueden predecirse por anticipado (párrafo 103). De hecho, después de la Revolución Industrial, la tecnología ha estado creando nuevos problemas a la sociedad bastante más rápidamente de lo que ha estado resolviendo los viejos. Así llevará a los tecnófilos un periodo largo y difícil de ensayo y error el resolver los microbios de su Mundo Feliz (si alguna vez lo consiguen). En el tiempo intermedio habrá un gran sufrimiento. Por lo que no está claro que la supervivencia de la sociedad industrial implicará menos sufrimiento que su colapso. La tecnología tiene a la raza humana en un aprieto del cual no es probable que haya ninguna salida fácil.

EL FUTURO

171. Pero supongamos ahora que la sociedad industrial sobrevive las próximas décadas y que los microbios a la larga salen del sistema, por lo que funciona suavemente. ¿Qué clase de sistema será? Considere-mos algunas posibilidades.

172. Primero permítenos postular que los científicos de ordenadores son afortunados desarrollando máquinas inteligentes que pueden hacer todo mejor que los seres humanos. En ese caso presumiblemente todo el trabajo lo harán enormes sistemas de máquinas altamente organizadas y no será necesario ningún esfuerzo humano. Cualquiera de los dos casos puede ocurrir. Se puede permitir a las máquinas que tomen sus propias decisiones sin supervisión humana o se puede retener el control humano de las máquinas.

173. Si se permite a las máquinas tomar sus propias decisiones no podemos hacer ninguna conjetura hasta los resultados, porque es imposible adivinar como se comportarán. Sólo señalamos que la suerte de la raza humana estará a su merced. Se puede argumentar que nunca será tan estúpida como para entregar todo el poder a las máquinas. Pero no estamos sugiriendo que la raza humana voluntariamente transfiera el poder a las máquinas ni que estas se apoderen de él deliberadamente. Lo que sugerimos es que fácilmente se permita derivar a una posición de tal dependencia que no tendría elección práctica sino aceptar todas sus decisiones. Como la sociedad y los problemas con que se enfrenta se vuelven más y más complejos y las máquinas más y más inteligentes, la gente dejará que tomen cada vez.más decisiones por ellos, simplemente porque éstas conducirán a mejores resultados que las hechas por los seres humanos. A la larga se puede alcanzar una etapa en que las decisiones necesarias para mantener el sistema en marcha serán tan complejas que los seres humanos serán incapaces de tomarlas inteligentemente. En esa etapa las máquinas poseerán el control efectivo. La gente no podrá simplemente apagarlas, porque tendrán tal dependencia que desenchufarlas equivaldría al suicidio.

174. Por otra parte es posible que se conserve el control humano sobre las máquinas. En ese caso el hombre medio puede tener control sobre ciertas máquinas propias, tales como su coche o su ordenador personal, pero el control sobre grandes sistemas de máquinas estará en las manos de una minúscula élite simplemente como es hoy, pero con dos diferencias. Debido a la mejora de las técnicas la élite tendrá mayor control sobre las masas y, como no será necesario por más tiempo el trabajo humano, las masas serán superfluas, una carga inútil en el sistema. Si la élite es despiadada, simplemente decidirán exterminarlas. Si son humanos, pueden usar propaganda u otras técnicas psicológicas o biológicas para reducir la tasa de nacimiento hasta que se extingan, dejando el mundo a la élite. O, si ésta consiste en liberales bondadosos, pueden decidir desempeñar el papel de buenos pastores del resto de la humanidad. Para esto, se encargarán de que todo el mundo satisfaga sus necesidades físicas, que todos los niños se críen bajo condiciones psicológicamente higiénicas, que todo el mundo tenga una afición sana para mantenerlo ocupado y que cualquiera que pueda estar insatisfecho reciba un «tratamiento» para curar su «problema». Por supuesto, la vida estará tan vacía de sentido que la gente tendrá que estar diseñada biológica o psicológicamente, ya sea para extirpar su necesidad por el proceso de poder o para hacerlos «sublimar» su impulso por el poder en una afición inofensiva. Estos seres humanos diseñados pueden ser felices en tal sociedad, pero desde luego la mayoría no serán libres. Habrán sido reducidos a la categoría de animales domésticos.

175. Pero supongamos ahora que los científicos de ordenadores no son afortunados desarrollando la inteligencia artificial, por lo que el trabajo humano seguirá siendo necesario. Aún así, las máquinas cuidarán de cada vez más tareas simples por lo que habrá un excedente de trabajadores humanos en los niveles más bajos de habilidad. (Vemos que esto ya está pasando. Hay bastante gente que encuentra difícil o imposible encontrar un trabajo, porque por razones intelectuales o psicológicas no pueden adquirir el nivel de entrenamiento necesario para hacerse útiles en el presente sistema). Para aquellos que están empleados las exigencias irán siempre en aumento: necesitarán más y más entrenamiento, más y más habilidad, y tendrán que ser incluso más fieles, conformistas y dóciles, porque serán cada vez más como células de un organismo gigante. Sus tareas serán cada vez más especializadas, por lo que su trabajo estará, en un sentido, fuera de contacto con el mundo real, estando concentrados en una minúscula porción de realidad. El sistema tendrá que usar cualquier medio que pueda, sea psicológico o biológico, para diseñar a la gente para ser dócil, para tener las habilidades que requiera el sistema y «sublimar» su impulso por el poder en alguna tarea especializada. Pero la afirmación de que la gente de tal sociedad tendrá que ser dócil puede requerir reservas. Esta puede encontrar útil la competitividad, siempre que se encuentren maneras de dirigirla dentro de canales que sirvan a las necesidades del sistema. Imaginamos una sociedad futura en la que hay una competición inacabable por la posición de prestigio y poder. Pero muy poca gente alcanzará la cima, donde está el verdadero poder. (Ver el final del párrafo 163). Una sociedad en la cual una persona puede satisfacer su necesidad de poder sólo empujando a gran cantidad de otra gente fuera del camino y privándolos de SU oportunidad por el poder es muy repugnante.

176. Uno puede imaginar escenarios que incorporen aspectos de más de una de las posibilidades que acabamos de tratar. Por ejemplo, puede ser que las máquinas se encarguen de la mayoría del trabajo que sea de importancia real y práctica, pero que se mantengan ocupados a los seres humanos dándoles trabajos relativamente triviales. Se ha sugerido, por ejemplo, que un gran desarrollo de las industrias de servicios puede dar trabajo a los seres humanos. Así, la gente pasaría su tiempo limpiándose los zapatos unos a otros, llevándose unos a otros en taxi, haciéndose artesanía, esperando en la mesa de otros, etc. Nos parece una manera profundamente despreciable de terminar, y dudamos que mucha gente encuentre su vida realizante en tal atareado trabajo sin sentido. Buscarán otras peligrosas salidas (drogas, crimen, «cultos», grupos de odio) a no ser que estén diseñados biológica o psicológicamente para adaptarse a semejante clase de vida.

177. Huelga decir que los escenarios arriba esbozados no agotan todas las posibilidades. Sólo indican la clase de resultados que nos parecen más probables. Pero podemos imaginar escenarios inverosímiles que son más aceptables que los que acabamos de describir. Es arrolladoramente probable que, si el sistema tecnológico-industrial sobrevive los próximos 40 a 100 años, habrá desarrollado para ese tiempo ciertas características generales: las personas (al menos aquellas del tipo «burgués», que están integradas en el sistema y lo hacen funcionar y quienes, por lo tanto, tienen todo el poder) serán más dependientes que nunca de las grandes organizaciones, estarán más «socializados» que nunca y sus cualidades físicas y mentales a una extensión significativa (posiblemente a una muy grande) serán aquellas.diseñadas para ellos antes que el resultado del azar (o la voluntad de dios, o lo que sea); y lo que quede de naturaleza salvaje será reducido a restos preservados para el estudio científico y mantenidos bajo la supervisión y dirección de estos (por lo tanto no será nunca más verdaderamente salvaje). A la larga (digamos a pocos siglos de ahora) es probable que ni la raza humana ni ninguno de los otros organismos importantes existan tal y como los conocemos hoy, porque una vez empiezas a modificar organismos a través de la ingeniería genética no hay razón para parar en ningún punto en particular, por lo que las modificaciones probablemente continuarán hasta que el hombre y otros organismos hallan sido transformados completamente.

178. El caso puede ser cualquier otro, pero es seguro que la tecnología está creando un nuevo ambiente físico y social radicalmente diferente al espectro de medios a los que la selección natural ha adaptado a la raza humana física y psicológicamente. Si el hombre no se adapta a ese nuevo ambiente, siendo rediseñado artificialmente, entonces lo hará a través de un proceso largo y doloroso de selección natural. Lo primero es bastante más probable que lo segundo.

179. Sería mejor deshacerse de todo el fétido sistema y aguantar las consecuencias.

ESTRATEGIA

180. Los tecnófilos nos están llevando a un viaje totalmente imprudente a lo desconocido. Mucha gente entiende algo de lo que el progreso tecnológico nos está haciendo sin embargo toma una actitud pasiva porque piensa que es inevitable. Pero FC no piensa que lo sea. Pensamos que se puede parar, y daremos aquí algunas indicaciones de como arreglárselas para pararlo.

181. Como afirmamos en el párrafo 166, las dos tareas principales para el presente son promover la tensión social y la inestabilidad en la sociedad industrial y desarrollar y propagar una ideología que se oponga a la tecnología y al sistema industrial. Cuando el sistema esté suficientemente inestable y con tensión, puede que sea posible una revolución contra la tecnología. El modelo sería similar al de la Revolución Francesa y Rusa. La sociedad francesa y la rusa, algunas décadas anteriores a sus respectivas revoluciones, mostraron un incremento de los signos de tensión y debilidad. Mientras tanto, se desarrollaron ideologías que ofrecían una nueva visión del mundo que eran bastante diferentes a la vieja. En el caso ruso, los revolucionarios trabajaban activamente para minar el viejo orden. Entonces, cuando el viejo sistema fue puesto bajo suficiente tensión adicional (por medio de una crisis financiera en Francia y en Rusia por una derrota militar) fue barrido por los revolucionarios. Lo que proponemos es algo en la misma línea.

182. Se objetará que la Revolución Francesa y Rusa fracasaron. Pero muchas revoluciones tienen dos finalidades. Una es destruir una forma vieja de sociedad y la otra es establecer la nueva forma imaginada por los revolucionarios. La revolución Francesa y Rusa fracasaron (afortunadamente) en crear la nueva clase de sociedad que soñaban, pero fueron bastante afortunadas destruyendo la vieja sociedad. No tenemos ilusiones a cerca de la facilidad de crear una nueva forma de sociedad ideal. Nuestra finalidad es sólo destruir la forma existente.

183. Pero una ideología, con objeto de ganar apoyo entusiasta, tiene que tener un ideal positivo así como uno negativo; tiene que estar A FAVOR de algo así como CONTRA algo. El ideal positivo que proponemos es la Naturaleza. Esto es, naturaleza SALVAJE: aquellos aspectos del funcionamiento de la Tierra y sus cosas vivientes que son independientes de la administración humana y libres de su interferencia y control. Y con la naturaleza salvaje incluimos la naturaleza humana, con lo que queremos decir aquellos aspectos del funcionamiento de la persona que no están sujetos a regulaciones por la organización social sino que son productos del azar, o del libre albedrío, o dios (dependiendo de tus opiniones religiosas o filosóficas).

184. La naturaleza hace de contraideal perfecto a la tecnología por varias razones. La naturaleza (aquélla que está fuera del poder del sistema) es lo opuesto de la tecnología (que busca expandir infinitamente el poder de este). Mucha gente estará de acuerdo con que la naturaleza es hermosa, desde luego tiene un tremendo encanto popular. Los ambientalistas radicales YA sostienen una ideología que exalta la naturaleza y se opone a la tecnología. Una ventaja adicional de la naturaleza como contraideal a la tecnología es que, en mucha gente, inspira la clase de reverencia que está asociada con la religión, de modo que la naturaleza quizá puede ser idealizada en bases religiosas. Es cierto que en muchas sociedades la religión ha servido como soporte y justificación del orden establecido, pero también es cierto que a menudo ha proporcionado una base para la rebelión. Así, puede ser útil introducir un elemento religioso en la rebelión contra la tecnología, the more so porque hoy la sociedad occidental no tiene una base religiosa fuerte. En nuestros días, también se usa como un soporte barato y transparente para el egoísmo intolerante y miope (algunos conservadores la usan de esta manera), o incluso es explotada cínicamente para hacer dinero fácil (por muchos evangelistas), o ha degenerado a un irracionalismo tosco (sectas protestantes fundamentalistas, «cultistas»), o está simplemente estancada (catolicismo, línea principal del protestantismo). La cosa más cercana a una religión fuerte, extendida y dinámica que occidente ha visto en tiempos recientes ha sido la casi religión del izquierdismo, pero hoy está fragmentado y no tiene finalidades claras, unificadas e inspiradas. Así, hay un vacío religioso en nuestra sociedad que igual puede llenarse por una religión enfocada en la naturaleza en oposición a la tecnología. Pero sería un error intentar confeccionar artificialmente una para llenar este papel. Algo semejante a una religión inventada probablemente sería un fracaso. Tomemos la religión «Gaía» por ejemplo. ¿Sus partidarios creen REALMENTE en ella o simplemente están actuando? Si están actuando, será al final un fracaso. Probablemente es mejor no intentar introducir la religión en el conflicto de la naturaleza contra la tecnología a no ser que REALMENTE creas en ella y encuentres que despierta una respuesta profunda, fuerte y genuina en otra mucha gente. No es necesario por el motivo de la naturaleza establecer alguna utopía quimérica o ningún nuevo tipo de orden social. Ella cuida de sí misma; fue una creación espontánea que existía mucho antes que cualquier sociedad humana, y por incontables siglos muchas sociedades humanas diferentes coexistieron con ella sin hacerle excesivo daño. Sólo con la Revolución Industrial el efecto se hizo realmente devastador. Para aligerar la presión sobre la naturaleza no es necesario crear una clase especial de sistema social, sólo es necesario deshacerse de la sociedad industrial. Por supuesto, esto no resolverá todos los problemas. La sociedad industrial ya ha hecho un daño tremendo y las heridas tardarán mucho tiempo en curarse. Además, incluso las sociedades preindustriales pueden hacer un daño significativo a la naturaleza. Sin embargo, deshacerse de la sociedad industrial sería un gran trato. Aligeraría la peor presión por lo que las heridas podrían empezar a curarse. Quitaría la capacidad a la sociedad organizada de continuar incrementando su control sobre la naturaleza (incluyendo la humana). Cualquier clase de sociedad puede existir después de la desaparición del sistema industrial, lo cierto es que mucha gente vivirá cerca de la naturaleza, porque en la ausencia de tecnología avanzada no hay otra forma en que la gente PUEDA vivir. Para alimentarse tienen que ser campesinos o pastores o pescadores o cazadores etc. Y, hablando en general, la autonomía local debería tender a incrementarse, porque la falta de tecnología avanzada y comunicaciones rápidas limitarán la capacidad de los gobiernos u otras grandes organizaciones de controlarlas.

185. Y en cuanto a las consecuencias negativas de eliminar la sociedad industrial bueno, no puedes comerte el pastel y al mismo tiempo tenerlo. Para ganar una cosa tienes que sacrificar otra.

186. Mucha gente odia el conflicto psicológico. Por esta razón odia cualquier pensamiento serio sobre cuestiones sociales difíciles, y les gusta que tales asuntos les sean presentados en términos simples: ESTO es todo bueno y AQUÉLLO es todo malo. Por lo tanto, la ideolo-gía revolucionaria debe desarrollarse en dos niveles.

187. En el nivel más sofisticado debe dirigirse a personas que sean inteligentes, pensativas y racionales. El objetivo debe ser crear un.núcleo de personas que se opondrían al sistema industrial con bases racionales y sensatas, con total apreciación de los problemas y ambigüedades implicadas, y el precio que hay que pagar para deshacerse del sistema. Es particularmente importante atraer a gente de este tipo, ya que son gente capaz y contribuirán a influir a otras. Esta gente debe ser dirigida a un nivel tan racional como sea posible. Nunca deben deformarse los hechos intencionadamente y debe eludirse el lenguaje inmoderado. Esto no quiere decir que no se puede apelar a las emociones, pero se debe tener cuidado para evitar falsificar la verdad o hacer alguna otra cosa que destruyera la respetabilidad intelectual de la ideología.

188. En el segundo nivel, debe propagarse de una forma simplificada que permita a la mayoría poco pensante ver el conflicto de la tecnología contra la naturaleza en términos que no sean ambiguos. Pero, incluso en este segundo nivel, la ideología no se debe expresar en un lenguaje demasiado malo, inmoderado o irracional que aliene a las personas del tipo pensativo y racional. Algunas veces la propaganda mala e inmoderada alcanza ganancias de periodo corto impresionantes, pero será más ventajoso a largo plazo el mantener la lealtad de un pequeño número de personas inteligentes y comprometidas que despertar las pasiones de una multitud poco pensante e inconstante que cambiará su actitud tan pronto como alguien venga con un truco de mejor propaganda. De cualquier manera, puede ser necesaria propa-ganda del tipo populacho entusiasta cuando el sistema esté cerca del punto de colapsarse y haya una lucha final entre ideologías rivales para determinar cuál se convertirá en dominante cuando la vieja visión del mundo se hunda.

189. Antes de esa lucha final, los revolucionarios no deben esperar tener una mayoría de personas a su lado. La historia está hecha por minorías activas y resueltas, no por la mayoría, que rara vez tiene una idea clara y consistente de lo que realmente quiere. Hasta que llegue el momento del empujón final para la revolución, la tarea será menos ganar el apoyo superficial de la mayoría que el construir un núcleo pequeño de gente profundamente comprometida. Ya que para la mayoría, será suficiente el hacerles conscientes de la existencia de la nueva ideología y recordárselo frecuentemente; aunque por supuesto sería deseable tener un apoyo mayoritario hasta el punto de que esto se pueda hacer sin debilitar al núcleo de gente comprometida seriamente.

190. Cualquier clase de conflicto social ayuda a desestabilizar el sistema, pero uno debe ser cuidadoso sobre la clase de conflicto que estimula. La línea de conflicto se debe dibujar entre la masa de gente y la élite que sostiene el poder en la sociedad industrial (políticos, científicos, ejecutivos de negocios de alto nivel, funcionarios gubernamentales, etc.). NO se debe dibujar entre los revolucionarios y la masa de gente. Por ejemplo, sería mala estrategia el condenar a los americanos por sus hábitos de consumo. En vez, al americano medio debe retratársele como a una víctima de los anuncios de la industria de mercado, que lo han absorbido para comprar mucha basura que no necesita y que es una compensación muy pobre a cambio de su libertad perdida. Cualquier aproximación de las dos es consecuente con los hechos. Es meramente una cuestión de actitud si culpas a la industria publicitaria de manipular al público o al público por permitir ser manipulado. Por una cuestión de estrategia generalmente uno debe evitar culpar al público.

191. Uno se lo debe pensar dos veces antes de estimular cualquier otro conflicto social que el de la élite que sustenta el poder (la cual maneja la tecnología) y el público en general (sobre los que la tecnología ejerce su poder). Por un lado, otros conflictos tienden a distraer la atención del problema importante (entre el poder de la élite y la gente normal, entre la tecnología y la naturaleza); por otro lado, a la larga otros conflictos pueden tender a estimular la tecnologización, porque cada lado en tal conflicto quiere usar el poder tecnológico para aventajar a su adversario. Esto se ve claramente en la rivalidad entre naciones. También aparece en conflictos étnicos dentro de éstas. Por ejemplo, en América muchos líderes negros están ansiosos por ganar poder para los afroamericanos situando personas negras en la élite tecnológica. Los quieren ahí para que haya muchos funcionarios gubernamentales, científicos y ejecutivos de corporaciones negros, y así sucesivamente. En ese sentido, están ayudando a que la subcultura afroamericana sea absorbida por el sistema tecnológico. Hablando en general, uno debe estimular sólo aquellos conflictos sociales que puedan encajar en el marco del conflicto del poder de la élite contra la gente normal, de la tecnología contra la naturaleza.

192. Pero la forma de oponerse al conflicto étnico NO es a través de la militancia partidaria de los derechos de las minorías (ver párrafos 21, 29). En vez, los revolucionarios deben enfatizar que éstas también sufren más o menos desventajas, y que son de una trascendencia periférica. Nuestro enemigo real es el sistema tecnológico-industrial y en la lucha contra él las distinciones étnicas no tienen importancia.

193. La clase de revolución que tenemos en mente no implica necesariamente un alzamiento armado contra algún gobierno. Puede o no suponer violencia física, pero no será una revolución POLÍTICA. Su foco estará en la tecnología y en la economía, no en la política. Se puede concebir (remotamente) que la revolución pueda consistir sólo en un cambio masivo de actitudes hacia la tecnología resultando en una desintegración relativamente gradual y sin dolor. Pero, si esto pasa, seremos muy afortunados. Es bastante más probable que la transición.a una sociedad no tecnológica sea muy difícil y esté llena de conflictos y desastres.

194. Probablemente los revolucionarios deben incluso EVITAR asumir poder político, sea por medios legales o ilegales, hasta que el sistema industrial tenga la suficiente tensión hasta un punto peligroso y haya probado ser un fracaso a los ojos de mucha gente. Supongamos por ejemplo que algún partido «verde» ganara el control del congreso de Estados Unidos en una elección. Para evitar traicionar o aguar su propia ideología deberían tomar medidas vigorosas para volver el crecimiento económico en reducción económica. Al hombre medio los resultados le parecerían desastrosos: habría paro masivo, falta de comodidades, etc. Incluso si los peores efectos se pudieran evitar a través de una administración superhumanamente hábil, aún así la gente tendría que empezar a renunciar a los lujos a los que se han vuelto adictos. Crecería la insatisfacción, el partido «verde» sería echado del despacho y los revolucionarios habrían sufrido un serio retraso. Por esta razón no deben intentar adquirir poder político hasta que el sistema se halla convertido en tal confusión que cualquier apuro será visto como resultado del fracaso del sistema industrial y no de la política de los revolucionarios. La revolución contra la tecnología probablemente tendrá que ser desde fuera, una revolución desde abajo no desde arriba.

195. La revolución tiene que ser internacional y mundial. No se puede llevar a cabo en bases de nación por nación. Cuando se sugiere que los Estados Unidos, por ejemplo, debe reducir el progreso tecnológico o el crecimiento económico la gente se vuelve histérica y empieza a gritar que, si nos quedamos atrás en tecnología, los japoneses se pondrán por delante. ¡Santos robots! ¡El mundo se saldrá de su órbita si los japoneses alguna vez venden más coches que nosotros! (El nacionalismo es un gran promotor de la tecnología). Más razonablemente, se discute que, si las naciones relativamente democráticas se quedan atrás en tecnología mientras las peligrosas naciones dictatoriales como China, Vietnam y Corea del Norte continúan progresando, a la larga los dictadores pueden dominar el mundo. Por esto es porque el sistema industrial debe atacarse en todas las naciones simultáneamente, en la extensión en que esto sea posible. Exacto, no hay garantía de que el sistema industrial se pueda destruir aproximadamente al mismo tiempo en todo el mundo, y es incluso concebible que en el intento de derrocar lo puede dirigirse en vez a ser dominado por dictadores. Ese es el peligro que hay que correr. Y vale la pena correrlo, ya que la diferencia entre un sistema industrial «democrático» y uno controlado por dictadores es pequeña, comparada con la diferencia entre un sistema industrial y uno no industrial. La estructura tecnológica y económica de una sociedad son bastante más importantes que su estructura política a la.hora de determinar la manera en que vive el hombre medio. Ver párrafos 95, 119. Puede incluso discutirse que un sistema industrial controlado por dictadores sería preferible, porque normalmente se han demostrado ineficientes, por lo tanto presumiblemente es más probable que se colapse. Mira Cuba.

196. Los revolucionarios pueden considerar una medida favorable que la economía mundial tienda a atarse en un conjunto unificado. Acuerdos de libre comercio como *NAFTA y GATT son probablemente perjudiciales a medio y corto plazo, pero a largo plazo tal vez pueden ser ventajosos porque fomentan la interdependencia económica entre naciones. Será más fácil destruir el sistema industrial en bases mundiales si la economía está tan unificada que el colapso en cualquier nación principal lleve al colapso en todas las naciones industrializadas.

197. Alguna gente toma la línea de que el hombre moderno tiene demasiado poder, demasiado control sobre la naturaleza; pretenden una actitud más pasiva por parte de la raza humana. En el mejor de los casos se están expresando poco claramente, porque no distinguen entre el poder para las GRANDES ORGANIZACIONES y el poder para las PERSONAS y los PEQUEÑOS GRUPOS. Es un error pretender la impotencia y la pasividad, porque la gente NECESITA poder. El hombre moderno como entidad colectiva ésta es, el sistema industrial tiene un inmenso poder sobre la naturaleza, y nosotros (FC) consideramos esto funesto. Pero las PERSONAS y los GRUPOS PEQUEÑOS DE PERSO-NAS actuales tienen bastante menos poder del que nunca tuvo el hombre primitivo. Hablando en general, el poder abrumador del hombre actual sobre la naturaleza se ejerce no por las personas o por los pequeños grupos sino por grandes organizaciones. Hasta el punto de que la PERSONA media actual puede ejercer el poder de la tecnología pero sólo dentro de estrechos límites y sólo bajo la supervisión y el control del sistema. (Necesitas una licencia para todo y con ella vienen reglas y regulaciones). La persona sólo tiene aquellos poderes tecnológicos que el sistema elige proporcionarle. Su poder PERSONAL sobre la naturaleza es pequeño.

198. Las personas y los grupos pequeños primitivos en realidad tenían un poder considerable sobre la naturaleza, o puede que sea mejor decir poder dentro de la naturaleza. Cuando el hombre primitivo necesitaba comida sabía como encontrar y preparar raíces comestibles, como seguir la pista a la caza y atraparla con armas hechas en casa. Sabía como protegerse del calor, del frío, de la lluvia, de los animales peligrosos, etc. Pero hizo relativamente poco daño a la naturaleza porque el poder COLECTIVO de la sociedad primitiva era insignificante comparado con el poder COLECTIVO de la sociedad industrial.

199. En vez de pretender la impotencia y la pasividad, uno debe argumentar que el poder del SISTEMA INDUSTRIAL debe romperse, y que esto INCREMENTARÁ ampliamente el poder y la libertad de las PERSONAS y los PEQUEÑOS GRUPOS.

200. Hasta que el sistema industrial haya sido destruido minuciosa-mente, ésta debe ser la úNICA finalidad. Otras finalidades distraerían la atención y la energía de la principal. Más importante, si los revolucio-narios se permiten tener cualquier otra finalidad, se verán tentados a usar la tecnología como una herramienta para alcanzar esa otra finalidad. Si ceden a esa tentación, caerán directamente en la trampa tecnológica, porque la tecnología moderna es un sistema unificado y estrechamente organizado, por lo que, con objeto de conservar ALGO de tecnología, uno se encuentra obligado a conservar LA MAYOR PARTE, por lo tanto se termina sacrificando sólo sumas testimoniales de esta.

201. Supongamos por ejemplo que los revolucionarios tomaran la «justicia social» como finalidad. Siendo como es la naturaleza humana, la justicia social no se daría espontáneamente, tendría que ser forzada. Con este objeto los revolucionarios tendrían que retener las organizaciones y el control central. Para eso necesitarían transporte rápido de larga distancia y comunicación, y por tanto toda la tecnología necesaria para sostenerlos. Para alimentar y vestir a la gente pobre tendrían que usar tecnología agrícola y de manufactura. Y así sucesivamente. Por lo que el intento de asegurar la justicia social les forzaría a retener la mayor parte del sistema tecnológico. No es que tengamos nada contra la justicia social, pero no debe permitirse que interfiera en el esfuerzo de acabar con el sistema tecnológico.

202. Sería desesperado intentar atacar el sistema sin usar ALGUNA tecnología moderna. Si nada más tienen que usar los medios de comunicación para propagar su mensaje. Pero deben usar tecnología moderna para UN sólo propósito: atacar el sistema tecnológico.

203. Imagina un alcohólico sentado con un tonel de vino en frente. Supón que empieza a decirse, «el vino no es malo si se usa con moderación, porque pequeñas cantidades son incluso buenas…» Bueno ya sabes lo que va a pasar. No olvides nunca que la raza humana es simplemente como un alcohólico con un tonel de vino.

204. Los revolucionarios deben tener tantos niños como puedan. Hay una fuerte evidencia científica de que las actitudes sociales son en una extensión significativa heredadas. Nadie sugiere que una actitud social es el resultado directo de la constitución genética de una persona, pero parece que los rasgos de la personalidad son en parte heredados y que algunos de ellos tienden, dentro del contexto de nuestra sociedad, a hacer a una persona más probable de sostener esta o aquella actitud social. Se ha planteado alguna objeción a estas recomendaciones, pero son débiles y parecen estar motivadas ideológicamente. En cualquier acontecimiento, nadie niega que como media los niños tienden a.sostener actitudes sociales similares a las de sus padres. Desde nuestro punto de vista no importa mucho si las actitudes pasan genéticamente o a través de la formación en la infancia. En cualquier caso pasan.

205. El problema es que mucha de la gente que está inclinada a rebelarse contra el sistema industrial está también preocupada sobre el problema de la población, por lo tanto creen oportuno tener pocos o ningún niño. De esta forma pueden estar cediendo el mundo a gente que mantiene o al menos acepta el sistema industrial. Para asegurar la resistencia de la próxima generación de revolucionarios la actual debe reproducirse abundantemente. Haciéndolo empeorará el problema de la población sólo ligeramente. Y el problema importante es acabar con el sistema industrial, porque una vez haya pasado la población mundial necesariamente decaerá (ver párrafo 167); mientras, si el sistema industrial sobrevive, continuará desarrollando nuevas técnicas de producción de comida que pueden permitir a la población mundial incrementarse casi indefinidamente.

206. Respecto a la estrategia revolucionaria, en los únicos puntos en los que insistimos absolutamente son que la única finalidad predominante tiene que ser la eliminación de la tecnología moderna y que ninguna otra finalidad puede permitirse que compita con esta. Para el resto, se debe tomar una aproximación empírica. Si la experiencia indica que alguna de las recomendaciones hechas en los párrafos precedentes no va a dar buenos resultados, entonces se deben descartar.

DOS CLASES DE TECNOLOGÍA

207. Un argumento que probablemente se planteará contra nuestra propuesta de revolución es que tiene el deber de fracasar, porque (pretenden) a través de la historia la tecnología ha progresado siempre, nunca lo ha hecho al revés, así la regresión tecnológica es imposible. Pero esta pretensión es falsa.

208. Distinguimos entre dos clases de tecnología, que llamamos tecnología de pequeña escala y tecnología dependiente de organizaciones. La primera es la que pueden usar comunidades de pequeña escala sin asistencia exterior. La segunda es la que depende de organizaciones sociales de gran escala. No somos conscientes de casos significativos de regresión de tecnología de pequeña escala. Pero en la tecnología dependiente de grandes organizaciones Sí que hay regresión cuando la organización social de la que depende se colapsa. Ejemplo: Cuando el Imperio Romano cayó, su tecnología de pequeña escala sobrevivió porque cualquier artesano inteligente de una aldea podía construir, por ejemplo, una rueda de agua, cualquier herrero hábil podía obtener acero por métodos romanos… y así sucesivamente. Pero la tecnología dependiente de organizaciones Sí que sufrió una regresión..Sus acueductos se desmoronaron y no se reconstruyeron nunca. Se perdieron sus técnicas de construcción de calzadas. El sistema romano de saneamiento urbano se olvidó, por lo que no se hizo hasta tiempos más bien recientes el de las ciudades europeas igual a aquél de la antigua Roma.

209. La razón de por qué la tecnología parece progresar siempre es porque, puede que hasta un siglo o dos antes de la Revolución Industrial, la mayoría era de pequeña escala. Pero la mayor parte desarrollada después es tecnología dependiente de organizaciones. Tomemos como ejemplo la nevera. Sin industria que haga las partes o sin las facilidades de una tienda postindustrial de maquinaria sería virtualmen-te imposible para un puñado de herreros locales construir una nevera. Si por algún milagro tuvieran fortuna en construirla, sería inútil sin una fuente segura de energía eléctrica. Por lo que tendrían que embalsar una corriente y construir un generador. Éste requiere grandes cantidades de hilo de cobre. Imagina intentarlo hacer sin maquinaria moderna. Y, ¿dónde conseguirían un gas indicado para la refrigeración? Sería mucho más fácil construir una casa de hielo o preservar los alimentos secándolos o recogiéndolos, como hacían antes de la invención de la nevera.

210. Por lo que está claro que si el sistema industrial fuera una vez profundamente colapsado, la tecnología frigorífica sería rápidamente perdida. Lo mismo pasaría con otras tecnologías dependientes de organizaciones. Y una vez se hubiera perdido por una generación o así llevaría siglos el reconstruirla, simplemente como costó siglos el construirla la primera vez. Los libros técnicos supervivientes serían pocos y dispersos. Y la sociedad industrial, si fuera construida desde el principio sin ayuda externa, sólo se podría hacer en una serie de etapas: necesitas herramientas para hacer herramientas para hacer herramientas para hacer herramientas… se requiere un largo proceso de desarrollo económico y en la organización social. E, incluso en ausencia de una ideología opuesta a la tecnología, no hay razón para pensar que alguien estaría interesado en reconstruir la sociedad industrial. El entusiasmo por el «progreso» es un fenómeno particular de la forma moderna de sociedad, y parece no haber existido antes del siglo XVII o por ahí.

211. En la última parte de la Edad Media, había cuatro civilizaciones importantes que estaban igualmente «avanzadas»: Europa, el mundo islámico, India, y el Lejano Oriente (China, Japón, Corea). Tres de estas civilizaciones permanecieron más o menos estables y sólo Europa se dinamizó. Nadie sabe porque Europa lo hizo en este periodo, los historiadores tienen sus teorías, pero sólo son especulaciones. De todas formas, está claro que el desarrollo rápido hacia una forma tecnológica de la sociedad sólo ocurre bajo condiciones especiales. Por lo que no hay razón para dar por sentado que una regresión tecnológica duradera no puede ocurrir.

212. ¿Podría la sociedad A LA LARGA desarrollarse de nuevo hacia una forma tecnológica? Quizá, pero no hay que preocuparse por esto, porque nosotros no podemos predecir o controlar los acontecimientos de dentro de 500 o 1000 años. Esos problemas tienen que ser solucionados por la gente que viva entonces.

EL PELIGRO DEL IZQUIERDISMO

213. Debido a su necesidad por la rebelión y por ser miembros de un movimiento, los izquierdistas o las personas de tipo psicológico similar son a menudo atraídos por movimientos de rebeldía o activistas cuyos objetivos y miembros no son inicialmente izquierdistas. El resultado de la entrada de izquierdistas puede, fácilmente, cambiar un movimiento no izquierdista en uno izquierdista, por lo que las finalidades izquierdistas reemplazan o cambian los objetivos iniciales del movimiento.

214. Para evitar esto, un movimiento que exalta la naturaleza y que se opone a la tecnología, debe tomar un acuerdo contra los izquierdistas y debe evitar la colaboración con estos. El izquierdismo está al fin y al cabo en contradicción con la naturaleza salvaje, con la libertad humana y con la eliminación de la tecnología moderna. El izquierdismo es colectivista; está buscando vincular el mundo entero (ambos, la naturaleza y la raza humana) en un todo unificado. Pero esto implica el manejo de la naturaleza y de la vida humana por una sociedad organizada, y requiere tecnología avanzada. No puedes tener el mundo unido sin medios de transporte rápidos y sin comunicaciones, no puedes hacer que todo el mundo se quiera sin técnicas psicológicas sofisticadas, no puedes tener una «sociedad diseñada» sin la base tecnológica necesaria. Además de todo, el izquierdismo está conducido por la necesidad de poder, y el izquierdista requiere el poder en bases colectivistas, a través de la identificación con un movimiento de masas o una organización. El izquierdismo es inverosímil que nunca renuncie a la tecnología, porque la tecnología es una fuente demasiado valiosa del poder colectivo.

215. El anarquista también busca el poder, pero lo busca en bases individuales o de pequeños grupos; quiere que estos sean capaces de controlar las circunstancias de sus propias vidas. Se opone a la tecnología porque hace que pequeños grupos dependan de grandes organizaciones. Esta declaración se refiere a un determinado tipo de anarquismo. Una amplia variedad de actitudes sociales han sido llamadas «anarquistas», y puede ser que muchos que se consideran anarquistas no acepten esta declaración. Debe ser apuntado, por otra parte, que hay un movimiento anarquista no-violento cuyos miembros probablemente no aceptan a FC como anarquista y seguro que no aprobarán nuestros métodos violentos..

216. Algunos izquierdistas podría parecer que se oponen a la tecnología, pero sólo se opondrán mientras sean intrusos y el sistema tecnológico esté controlado por no izquierdistas. Si alguna vez el izquierdismo dominase la sociedad, por lo que el sistema tecnológico se convirtiera en una herramienta es sus manos, lo usarían entusiastamente y promocionarían su crecimiento. Haciendo esto estarían repitiendo el patrón que el izquierdismo ha enseñado una y otra vez en el pasado. Cuando en Rusia los bolcheviques eran intrusos, se oponían vigorosamente a la censura y a la policía secreta, defendían la autodeterminación de las minorías étnicas, etc; pero tan pronto como tomaron el poder, impusieron una censura implacable y crearon una policía secreta más dura que ninguna de las que existiera bajo los zares y oprimieron a las minorías étnicas al menos tanto como lo hicieron estos. En los Estados Unidos, hace un par de décadas cuando eran una minoría en nuestras universidades, los profesores izquierdistas eran los que proponían vigorosamente la libertad académica, pero hoy, en aquellas universidades donde han pasado a ser mayoría, se han visto preparados para quitar al resto la libertad académica. (Esto es «corrección política»). Lo mismo ocurrirá con los izquierdistas y la tecnología: la utilizarán para oprimir a los demás si alguna vez cae bajo su propio control.

217. En las revoluciones recientes, los izquierdistas más hambrientos de poder, repetidamente, han colaborado primero con los revolucionarios no izquierdistas, tanto como con los izquierdistas de una inclinación más libertaria, y más tarde los han engañado para agarrar ellos el poder. Esto lo hizo Robespierre en la Revolución Francesa, los bolcheviques en la Revolución Rusa, los comunistas lo hicieron en la España de 1938 y Castro y sus seguidores en Cuba. Dada la historia pasada del izquierdismo, sería totalmente necio para los revolucionarios no izquierdistas de hoy el colaborar con estos.

218. Diversos pensadores han señalado que el izquierdismo es un tipo de religión. No lo es en el estricto sentido de la palabra porque esta doctrina no postula la existencia de ningún ser supranatural. Pero para los izquierdistas, su doctrina juega el mismo papel psicológico que para mucha gente la religión. NECESITAN creer en el izquierdismo, juega un papel vital el su economía psicológica. Sus creencias no son fácilmente modificables por la lógica o por los hechos. Tienen una profunda convicción de que es moralmente Correcto con una C mayúscula y que no sólo tiene el derecho sino el deber de imponer su moral a todo el mundo. (De todos modos, mucha de la gente a la que nos referimos como «izquierdistas» no piensan en sí mismos como tales y no describirían su sistema de creencias como izquierdismo. Usamos este término porque no encontramos uno más apropiado para designar el amplio espectro de creencias que incluya a los movimientos feministas, a los derechos de los homosexuales, a la corrección política, etc., y porque estos movimientos tienen una fuerte afinidad con la vieja izquierda). (Ver párrafos 227-230).

219. El izquierdismo es una fuerza totalitaria. Dondequiera que esté en una posición de poder tiende a invadir toda parcela privada y fuerza a todo pensamiento a un molde izquierdista. En parte es por el carácter casi religioso de este, todo lo que sea contrario a sus creencias representa el Pecado. Más importante, el izquierdismo es una fuerza totalitaria debido al impulso por el poder de sus seguidores. Busca satisfacer su necesidad por el proceso de poder a través de la identificación con un movimiento social y trata de atravesar el proceso de poder ayudando a perseguir y conseguir las finalidades del movimiento (ver párrafo 83). Pero no importa lo lejos que llegue el movimiento consiguiendo su objetivo, el izquierdista nunca está satisfecho, porque su activismo es una actividad sustitutoria (ver párrafo 41). Esto es, su verdadero motivo no es conseguir las ostensibles finalidades del izquierdismo; en realidad está motivado por el sentido de poder que obtiene luchando por una finalidad social y luego vomitarla. Muchos están motivados también por la hostilidad, pero ésta probablemente resulta en parte de una necesidad de poder frustrada. Consecuentemente, no está nunca satisfecho con lo conseguido, su necesidad por el proceso de poder le conduce siempre a perseguir algún nuevo fin. Quiere igualdad de oportunidades para las minorías. Cuando está conseguido insiste en igualdad estadística de éxito para las minorías. Y mientras alguien albergue en algún rincón de su mente una actitud negativa hacia alguna minoría, tendrá que reeducarlo. Y las minorías étnicas no son suficiente, a nadie se le puede permitir el tener una actitud negativa hacia los homosexuales, la gente discapacitada, gorda, vieja, fea, etc. No es suficiente que el público esté informado sobre los riesgos de fumar, tiene que ser estampado un aviso en cada paquete de cigarrillos, tienen que restringirse o ser prohibidos los anuncios de cigarrillos. Los activistas no estarán nunca satisfechos hasta que el tabaco esté fuera de la ley, y después de eso será el alcohol, después la comida basura, etc. Han luchado contra los brutales abusos a niños, lo que es razonable. Pero ahora quieren parar todo castigo físico. Cuando hayan hecho eso querrán prohibir alguna otra cosa que consideren malsana, luego otra cosa y luego otra. Nunca estarán satisfechos hasta que tengan control total sobre las prácticas de educación de los niños. Y luego se moverán a alguna otra causa.

220. Supongamos que pides a un izquierdista hacer una lista de TODAS las cosas que están mal en la sociedad y luego supongamos que instituyes todos los cambios que demandan. Es seguro que después de un par de años la mayoría de los izquierdistas encontrarán algo nuevo sobre lo que protestar, algún nuevo «mal» social que.corregir porque, una vez más, están menos motivados por la angustia de las enfermedades de la sociedad que por la necesidad de satisfacer su impulso por el poder imponiendo sus soluciones en esta.

221. Debido a las restricciones emplazadas en sus pensamientos y comportamientos por su alto grado de socialización, muchos izquierdistas del tipo sobresocializado no pueden perseguir el poder de la manera en que lo hace otra gente. Para ellos el impulso por el poder sólo tiene una salida moral aceptable, y esa es la lucha para imponer su moral a todo el mundo.

222. Los izquierdistas, especialmente del tipo sobresocializado, son Verdaderos Creyentes en el sentido del libro de Eric Hoffer, El Verdadero Creyente. Pero no todos los Verdaderos Creyentes son del mismo tipo psicológico que los izquierdistas. Presumiblemente, un Verdadero Creyente nazi, por ejemplo, es psicológicamente muy diferente al Verdadero Creyente izquierdista. Debido a su capacidad de devoción a una sola causa, los Verdaderos Creyentes son útiles, puede que un ingrediente necesario, de todo movimiento revolucionario. Esto presenta un problema que debemos reconocer no sabemos como tratar. No estamos seguros de como aprovechar las energías del Verdadero Creyente para una revolución contra la tecnología. En el presente, todo lo que podemos decir es que ningún Verdadero Creyente hará un buen enganche a la revolución, a no ser que su compromiso sea exclusivamente a la destrucción de la tecnología. Si está comprometido también con otra idea, puede que quiera usar la tecnología como una herramienta para perseguir otro ideal (ver párrafos 220, 221).

223. Algunos lectores pueden decir, «este asunto sobre el izquierdismo es un montón de mierda. Conozco a Jhon y a Jane que son izquierdistas y no tienen todas estas tendencias totalitarias». Es completamente cierto que muchos, incluso posiblemente una mayoría numérica, son gente decente que creen sinceramente en la tolerancia de otros valores (hasta cierto punto) y no quieren utilizar métodos arbitrarios para conseguir sus finalidades sociales. Nuestras observaciones sobre el izquierdismo no son por término medio aplicables a toda persona izquierdista, pero sí sirven para describir el carácter general del movimiento. Y este carácter general no tiene que estar necesariamente determinado por las proporciones numéricas de las distintas clases de personas comprometidas en dicho movimiento.

224. La gente que asciende a una posición de poder en los movimien-tos izquierdistas tienden a ser los más ávidos de éste porque el tipo de personas deseosa de poder son aquellas que luchan más duramente para llegar a ellas. Cuando los ávidos de poder han tomado el control, hay muchos izquierdistas de una ralea más moderada que desaprue-ban interiormente muchas de las acciones de los jefes, pero no pueden oponerse a ellas. NECESITAN su fe en el movimiento, y por no poder.renunciar a ésta prosiguen con los jefes. Es verdad, ALGUNOS izquierdistas tienen el valor de oponerse a las tendencias totalitarias que surgen, pero generalmente pierden, porque los ávidos de poder están mejor organizados, son más despiadados y maquiavélicos y se han ocupado de construirse una base de poder sólida.

225. Este fenómeno apareció claramente en Rusia y en otros países en los que tomaron el poder los izquierdistas. De igual manera, antes del fracaso del comunismo en la U.R.S.S., los izquierdistas de occidente raramente criticaron ese país. Si se les pincha admitirán que la U.R.S.S hizo muchas cosas mal, pero después intentarán encontrar excusas para los comunistas y empezarán a hablar sobre los errores del oeste. Siempre se opusieron a la resistencia militar de occidente a la agresión comunista. Los izquierdistas de todo el mundo protestaron vigorosa-mente por la acción militar de los EE.UU. en Vietnam, pero cuando la U.R.S.S. invadió Afganistán no hicieron nada. No porque aprobaran la acción soviética, sino por su fe izquierdista, simplemente no pudieron resistir oponerse al comunismo. Hoy en aquellas de nuestras universidades donde la «corrección política» se ha convertido en dominante, probablemente hay izquierdistas que desaprueban en privado la supresión de la libertad académica, pero prosiguen con ello de todas maneras.

226. Así el hecho de que muchas personas izquierdistas sean personalmente moderadas y bastante tolerantes no previene al izquierdismo como conjunto de tener tendencias totalitarias.

227. Nuestra discusión del izquierdismo tiene una debilidad seria. Estamos aún lejos de aclarar lo que queremos decir con la palabra «izquierdista». No parece que podamos hacer mucho sobre esto. Hoy el izquierdismo está fragmentado en todo un espectro de movimientos activistas. Sin embargo, no todos tienen esta tendencia y algunos movimientos (por ejemplo los medioambientalistas radicales) parecen incluir ambas personalidades, del tipo izquierdista y enteramente no izquierdistas, los cuales deben discernir mejor antes que colaborar con los primeros. Variedades de izquierdistas se convierten gradualmente en variedades de no izquierdistas y nosotros mismos estaríamos a menudo en dificultades para decidir si una persona dada es o no un izquierdista. Hasta el punto de que en absoluto está definida, nuestra concepción está explicada por la discusión que hemos presentado en este artículo, y sólo podemos aconsejar al lector que use su propio juicio para decidir quién es un izquierdista.

228. Pero será de ayuda el catalogar algunos criterios para diagnosticarlo. Estos no pueden ser aplicados de una manera tajante. Algunas personas pueden reunir algunos de los criterios sin ser izquierdistas, algunos izquierdistas pueden no reunir ninguno de los criterios. De nuevo, sólo tienes que usar tu juicio..

229. El izquierdista está orientado hacia un colectivismo a gran escala. Enfatizamos la obligación del individuo de servir a la sociedad y la obligación de la sociedad de cuidar del individuo. Tiene una actitud negativa hacia el individualismo. A menudo usa un tono moralista. Tiende a estar por el control de armas, la educación sexual y otros métodos psicológicos de educación «ilustrada», por el planteamiento, la acción afirmativa, el multiculturalismo. Tiende a identificarse con las víctimas. Tiende a estar contra la competición y la violencia, pero encuentra excusas para aquellos izquierdistas que usan la violencia. Le gusta mucho usar tópicos corrientes de la izquierda como «racismo», «sexismo», «homofobia», «capitalismo», «imperialismo», «neocolonialismo», «genocidio», «cambio social», «responsabilidad social». Puede que el mejor diagnóstico es la característica de tender a simpatizar con los siguientes movimientos: feminismo, derechos de los homosexuales, minorías étnicas y discapacitados, derechos de los animales, corrección política. Cualquiera que simpatice con fuerza con TODOS estos movimientos es casi con certeza un izquierdista. Es importante el entender que queremos decir alguien que simpatice con estos MOVIMIENTOS tal y como existen hoy en nuestra sociedad. Uno que crea que las mujeres, los homosexuales, etc., deben tener derechos igualitarios no es necesariamente un izquierdista. Los movimientos feministas, por los derechos de los homosexuales, etc., que existen en nuestra sociedad tienen un tono ideológico particular que caracteriza al izquierdismo y, si uno cree, por ejemplo, que la mujeres deben tener derechos igualitarios no se sigue necesariamente que uno tiene que simpatizar con el movimiento feminista tal y como existe en la actualidad.

230. Los izquierdistas más peligrosos, que son, aquellos que están más hambrientos de poder, están frecuentemente caracterizados por la arrogancia o por un enfoque dogmático de la ideología. No obstante, los más peligrosos de todos pueden ser ciertos tipos sobresocializados quienes evitan despliegues irritantes de agresividad y se refrenan de hacer publicidad de su izquierdismo, pero trabajan rápido y discretamente promoviendo valores colectivistas, técnicas psicológicas «ilustradas» para socializar a los niños, la dependencia del individuo al sistema, y todo eso. Estos *cripto-izquierdistas (como los podemos llamar) están próximos a ciertos tipos burgueses en lo que ataña a acciones prácticas, pero difieren de ellos en psicología, ideología y motivación. El burgués corriente intenta llevar a la gente bajo el control del sistema para proteger su modo de vida, o lo hace simplemente porque sus actitudes son convencionales. El cripto-izquierdista intenta llevar a la gente bajo el control del sistema porque es un Verdadero Creyente en una ideología colectivista. Se diferencia del izquierdista medio del tipo sobresocializado por el hecho de que su impulso de rebeldía es más.débil y está más firmemente socializado. Se diferencia del burgués corriente bien socializado por el hecho de que hay una profunda carencia en su interior que le hace necesario consagrarse a una causa y sumergirse en una colectividad. Y puede que su impulso (bien subliminado) por el poder sea más fuerte que aquel del burgués medio.

NOTA FINAL

231. A lo largo de este artículo, hemos hecho declaraciones imprecisas, otras que debían tener toda clase de calificaciones y salvedades adjuntas a ellas y algunas otras, pueden ser terminantemente falsas. A falta de suficiente información y por la necesidad de la brevedad se nos hace imposible formular nuestras afirmaciones más precisamente o añadir todas las calificaciones necesarias. Y, por supuesto, en una discusión de esta naturaleza uno tiene que confiar excesivamente en un juicio intuitivo y eso algunas veces puede estar mal. Por lo que no pretendemos que este artículo exprese más que una ruda aproximación a la verdad.

232. Con todo, estamos razonablemente seguros de que el boceto general del cuadro que hemos pintado es más o menos correcto. Hemos retratado al izquierdismo en su forma moderna como un fenómeno peculiar de nuestro tiempo y como síntoma del colapso del proceso de poder. Pero posiblemente podemos estar equivocados sobre esto. Los tipos sobresocializados que intentan satisfacer su impulso por el poder imponiendo su moralidad a todo el mundo ciertamente han estado dando vueltas desde hace tiempo. Pero PENSAMOS que el papel decisivo jugado por los sentimientos de inferioridad, la baja autoestima, la impotencia, la identificación con las víctimas de gente que no son víctimas, es una peculiaridad del izquierdismo moderno. La identificación con las víctimas de gente que no son víctimas se puede ver en cierta extensión en el izquierdismo del siglo XIX y en el cristianismo primitivo pero, hasta donde lo podemos explicar, los síntomas de baja autoestima, etc., no eran casi tan evidentes en estos movimientos, o en ningún otro, como lo son en el izquierdismo moderno. Pero no estamos en una posición como para alegar con seguridad que ninguno de dichos movimientos haya existido antes junto al izquierdismo moderno. Esta es una pregunta significativa a la que los historiadores deberían prestar su atención.

NOTAS

1. «Chick» en el original.
2. «Broad» en el original.
3. Amish: movimiento que nació en Suiza en 1525 con los menonitas, otro grupo
religioso, bajo la influencia de Martín Lutero. El nombre «amish» procede de Jacob
Amman, un líder religioso del siglo XVII, que señalaría determinados preceptos
concretos que marcarían las diferencias entre amish y los demás cristianos. Llegaron
a América en 1720.
4. Existencialismo: doctrina filosófica contemporánea que trata de fundar el conocimiento
de toda realidad sobre la experiencia inmediata de la existencia propia. Sus
problemas arrancan del ser humano mismo, no de cuanto le envuelve. Algunos
existencialistas son Kierkegaard, Heidegger, Jaspers, Sartre, Marcel, etc.
5. Sistema de franquicia: exención total o parcial que se concede a una persona para
no pagar derechos por las mercancías que introduce o extrae, o por el aprovechamiento
de algún servicio público.
6. Bridge: juego de cartas.
7. Kuomintang: en el dialecto chino de Pekín, partido popular nacionalista.
8. Tautología: repetición de un mismo pensamiento expresado de distintas maneras.
9. Eugenesia: aplicación de las leyes biológicas de la herencia al «perfeccionamiento»
de la especie humana.
10. Modus vivendi: modo de vivir, base o regla de conducta, arreglo, ajuste o
transacción entre dos partes.
11. Terapia de gen: tratamiento mediante la manipulación genética.
13. G.A.T.T.: siglas de General Agreement on Tariffs and Trade (Acuerdo General
sobre Aranceles y Comercio).

Reverte: En manos de quién estamos

Patente de corso

En manos de quién estamos

XLSemanal – 04/8/2014

Aterra el disparate perpetuo en que vivimos. Y déjenme contarles la penúltima. A él lo llamaremos Manolo, y a la embarcación Manolita II. Manolo es patrón y propietario del pesquero Manolita I. Se dedica, con sus marineros, a una pesca que se hace con redes; y para ayudarse a calar y recoger éstas lleva a remolque desde hace treinta años el Manolita II: pequeño bote auxiliar, de madera y remos, de sólo cuatro metros de eslora, que valdrá hoy unos trescientos euros. Nunca tuvo problemas hasta que una patrullera de la Benemérita le dijo hola, buenos días, y en aplicación del reglamento vigente lo informó de que el Manolita II tenía que estar registrado, llevar matrícula, bandera y demás parafernalia náutica. Manolo dijo a los guardias que él sólo usaba ese bote un par de meses al año, y que el resto lo tenía en seco, en tierra. Pero respondieron que aun así. Que lo sentían mucho, pero que era la norma y ellos eran unos mandados. Punto.

Manolo decidió hacer bien las cosas bien, y empezó los trámites: capitanía marítima, papeleo. En cada peldaño del calvario, claro, pagando. Tasa tal, certificado cual. Hasta que, en mitad del proceso, el funcionario correspondiente informa a Manolo que, según la normativa A, párrafo B, para obtener el certificado de navegación del Manolita II debe presentar un proyecto de embarcación hecho por un ingeniero naval y visado por el Colegio Oficial, donde figuren datos técnicos como cálculo del junquillo y otras informaciones vitales. A Manolo se le funden los plomos. Oiga, balbucea. Yo sólo quiero legalizar un bote de remos de cuatro metros que remolco hace treinta años. Ya, responden. Pero según la normativa con fecha tantos de tantos, si no figuran los datos del junquillo, no hay manera. ¿Y qué es el junquillo?, pregunta Manolo. Etcétera. Al fin, gracias a la buena voluntad de otro funcionario que le confía por lo bajini que el primer funcionario es un borde que no tiene ni zorra idea, Manolo consigue pasar el trámite, paga nuevas tasas y obtiene el certificado del Colegio Naval. Victoria.

Victoria un carajo, comprueba acto seguido. Pues cuando acude a la ventanilla con su certificado, responden que ahora tiene que obtener el de Seguridad, y que además tiene que colocar un puntal con las luces de navegación obligatorias. ¿En un bote de cuatro metros?, alucina Manolo. Afirmativo, confirman. Además, debe llevar a bordo bengalas y chalecos salvavidas inflables y sin inflar. Manolo objeta que todo eso lo tiene a bordo del pesquero grande, y que cuando bajan al bote llevan los chalecos salvavidas puestos. Da igual, responden. El Manolita II debe llevar sus propios chalecos, revisados cada año pagando las tasas correspondientes. Pero en cuatro metros de bote no cabe todo eso, se desespera Manolo. A lo que los funcionarios responden encogiéndose de hombros. Ya, dicen. Pero es la normativa. Artículo Tal, párrafo Cual. ¿Y quién ha hecho esa normativa?, pregunta la víctima. Y responden: ah, no sé. Uno de la consejería, o de Madrid.

Manolo lo compra todo. El puntal, las luces, los chalecos. Todo. Pero siguen sin darle el permiso, informándolo por capítulos. Falta la revisión de Sanidad y el pago de esas tasas, se entera ahora. Y un día, en el lugar donde está varado en tierra el bote, se presentan dos inspectores con mono blanco, botas asépticas y casco de seguridad. ¿Dónde está el buque Manolita II?, preguntan. Cuando se repone de la impresión, Manolo indica el bote. Lo miran, se miran entre ellos y le dicen a Manolo que falta a bordo el botiquín con la lista Alfa, o algo así. Y se van. Manolo acude a una tienda náutica, compra el botiquín -que está vacío y cuesta 100 euros- y luego lleva la lista Alfa a una farmacia. No puedo darle esos productos, dice el farmacéutico, porque para la mitad necesita receta. No joda, dice Manolo. Sí jodo, dice el otro. Etcétera. Etcétera. Y una docena de etcéteras más.

Ha pasado un año. Hoy, tras perder meses de ventanilla en ventanilla y gastarse 5895 euros en legalizar un bote que vale 300, Manolo por fin puede llevar otra vez a remolque el Manolita II. Aunque, como es imposible cargar tanto equipo a bordo, pues en cuatro metros de eslora eso impediría hasta remar, lo deja todo en tierra. De manera que cuando la Guardia Civil lo pare otra vez, lo van a crujir. Pero eso sí: gracias a la normativa Omega barra Siete, o como se llame -ideada por algún imbécil que no ha visto el mar en su vida-, el Manolita II tiene, por fin, pintado un número de registro oficial. Y en la popa, según expresa textualmente nuestra legislación náutica, ya puede llevar la bandera española «con los privilegios que ello confiere».  

 

http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/933/en-manos-de-quien-estamos/

El impresionante alegato de Pérez-Reverte en contra de la actual prensa española

El prolífico escritor Arturo Pérez-Reverte ha regresado este domingo a la actualidad en su cuenta de Twitter después de un tiempo sin excesivo uso de la misma para lanzar un alegato en favor de la transformación que, en su opinión, debe sufrir la prensa española.

“Reflexionando. Pujol. La prensa, volcada. Y algunos, lo justo. Pero casi todos, por conveniencia, lo ignoraron deliberadamente hasta ahora. Los periódicos se hunden por la crisis y las nuevas tecnologías. Pero sobre todo por su complicidad clamorosa y su silencio ante el poder”, comenzó afirmando.

“Creo que sólo una prensa capaz de ser, si hace falta, brutal, despiadada, decidida, cargada de razones, podría sobrevivir hoy. No la que hay. Sobrevivirán los periódicos que logren que un lector sea incapaz de averiguar qué partido o grupo hay detrás de cada periódico.O sea, pocos”, expresa.

Reverte considera que “la gente pagaría con gusto si encontrase honradez, capacidad de generar noticias, amenazar al poder corrupto independientemente de quien sea”, ya que “no son los fascículos, chanclas, relojes o chorradas de regalo dominguero los que venden periódicos, sino riesgo, investigación y verdad”.

“Con la mayor parte de la prensa, incluidas televisiones, que tenemos hoy, volverán a ganar los malos. Como suelen”, concluye el cartagenero, en una intervención algo más breve de las que acostumbra.

Leer más:  El impresionante alegato de Pérez-Reverte en contra de la actual prensa española – Ecoteuve.es  http://ecoteuve.eleconomista.es/ecoteuve/prensa/noticias/5988417/08/14/El-impresionante-alegato-de-PerezReverte-en-contra-de-la-actual-prensa-espanola.html#Kku8aBQoC8ccuAoo