GRAN COMENTARIO SOBRE LA EDUCACIÓN

EL PROFESOR DECEPCIONADO. DIVAGACIONES Y MIERDAS VARIAS. EL OCASO DE UNA ÉPOCA.

Un comentario muy bueno que he encontrado que refleja muy bien porqué la educación española está donde está:

“Quisiera hacer una matización al respecto. Más dinero invertido por alumno y menos alumnos por aula mejora la calidad de la educación qué duda cabe, pero me parece que disparamos en dirección equivocada.
Los países que aparecen en los primeros lugares del informe Pisa son los que priman el esfuerzo indivual del alumno y el respeto social al profesor. No son los que más dinero invierten, ni los que tienen menos alumnos por aula. (¡ si hasta aparece Vietnam en los primeros lugares, por Dios!). Se argumenta que estos países someten a sus adolescentes a tal tensión que provoca un alto número de suicidios. Pues bien, datos del 2004: suicidios entre los 0 y los 14 años por 100000 habitantes: China 0,6, Japón 0,4 Finlandia 0,8. Y entre los 15 y los…

Ver la entrada original 324 palabras más

Breve manual de instrucciones para entender la Unión Europea

https://elordenmundial.com/breve-manual-de-instrucciones-para-entender-la-union-europea/

Breve manual de instrucciones para entender la Unión Europea

La Unión Europea es un proyecto político único en su especie. Tanto es así que para muchos su modelo institucional no siempre resulta sencillo de entender. Explicamos brevemente cuáles son y cómo funcionan las principales instituciones europeas y qué perspectivas de futuro presenta la principal organización internacional del Viejo Continente.

Señalaba Henri Brugmans, uno de los padres intelectuales de la Unión Europea, que en un proyecto como Europa únicamente los visionarios son realistas. Y, efectivamente, a tenor del trasfondo histórico de sus palabras y de la complejidad de la reconstrucción y reconciliación europea que se avecinaba tras el final de la Segunda Guerra Mundial, podría parecer descabellado soñar con algo lejanamente parecido a una unión de los pueblos de Europa. Por ello, para impulsar una iniciativa de este calibre hicieron falta al menos dos grandes ingredientes políticos: pragmatismo y creatividad.

El primer elemento lo ofreció la Declaración Schuman de 1950 y sus ya célebres tesis funcionalistas: “Europa no se hará de golpe, sino mediante realizaciones concretas que den lugar a solidaridades de hecho”. El segundo, más ambicioso si cabe, lo planteó Jean Monnet al introducir la idea de supranacionalidad en un contexto todavía marcado por los debates del Congreso de La Haya de 1948. En este congreso se dieron cita los partidarios de una Europa federal, herederos del Manifiesto Ventotene de 1941y del espíritu del primer ministro británico Winston Churchill en su célebre discurso de Zúrich en 1946, y los unionistas, defensores de una Europa fundada en la cooperación soberana de los pueblos. Se libraron intensos debates sobre el futuro del continente, hasta el punto de que la tensión entre ambas posturas, enfrentadas por los límites de la soberanía nacional, es considerada como la raíz de muchos debates que todavía se producen. Pero, ante todo, constituiría el origen de la complejidad institucional de la Unión Europea del siglo XXI.

Para ampliar“La Europa que no fue”, Astrid Portero en El Orden Mundial, 2018

El nacimiento del sistema institucional europeo

La originalidad histórica del modelo institucional europeo tiene su punto de partida en el hecho de que, iniciado como un proceso de paz entre antiguos enemigos, las entonces Comunidades Europeas se irían convirtiendo con el tiempo en algo más que una organización internacional y en algo menos que un Estado nacional clásico. Efectivamente, el sistema institucional comunitario nace en el Tratado de París de 1951 como un intento de reconciliar el continente gracias al establecimiento de una Comunidad Económica del Carbón y del Acero (CECA) para gestionar bajo una autoridad supranacional la cuenca del Ruhr, epicentro de diversos enfrentamientos franco-alemanes desde el siglo XIX hasta la Segunda Guerra Mundial. A partir de ahí, se desarrollarían nuevas piezas en este incipiente entramado institucional con la adopción del Tratado de Roma en 1958 y la consiguiente creación de las Comunidades Económicas Europeas y Euratom —la Comunidad Europea de la Energía Atómica—, cuyas direcciones se fusionaron posteriormente con la de la CECA en el Tratado de Bruselas de 1965. Se formaba así el antecedente directo de la actual Unión Europea.

El panorama institucional iba haciéndose, de esta forma, poco a poco más complejo. Pero La Haya seguía omnipresente: a principios de los años 60, países recelosos del proyecto supranacional comunitario —caso clásico del Reino Unido— trataban de articular, sin demasiado éxito, un espacio soberano de libre comercio alternativo a las Comunidades Europeas conocido como Asociación Europea de Libre Comercio (AELC o EFTA). Tampoco todos los miembros del proyecto europeo eran necesariamente partidarios de las renuncias a la soberanía, como mostró el rechazo del presidente francés Charles de Gaulle al Plan Pleven y la Comunidad Europea de Defensa o la crisis de la silla vacía de 1966. Pese a ello, las instituciones europeas siguieron evolucionando en los años 70 y 80 creando nuevas estructuras, integrando nuevas ampliaciones —incluida, paradójicamente, la del Reino Unido— y ajustándose institucionalmente al siempre delicado equilibrio entre órganos supranacionales e intergubernamentales.

Para ampliar“La PESCO, el sueño de una unión militar europea”, Alicia García en El Orden Mundial, 2019

Los años 90 y principios de los 2000 fueron una época de bonanza para el espíritu federalista. Pese a que las ampliaciones suponían un reto para continuar profundizando la integración europea, la comunitarización de competencias no hizo sino aumentar gracias a la aplicación del Acuerdo de Schengen en 1990, la adopción del ambicioso Tratado de Maastricht —que, entre otras cuestiones, como el reforzamiento de la cooperación en asuntos de justicia e interior, permitía el establecimiento en 1993 de una Política Exterior de Seguridad Común (PESC)— o la compleción de la última fase de la Unión Económica y Monetaria con la entrada en vigor del euro en 2002, cuyo control recaería desde entonces de forma exclusiva en el Banco Central Europeo. El pulso entre las dos almas europeas, la intergubernamental y la federalista, parecía comenzar a decantarse lenta, pero imparablemente, del lado de esta última. Ello pese a que los tratados de Ámsterdam (1999) y Niza (2001) fueran relativamente modestos en lo que a la profundización de competencias se refiere, lo que se explica en parte por la necesidad de hacer frente al reto de las inminentes ampliaciones hacia el este de 2004 y 2007, las mayores de la Historia de la integración europea.

Países miembros de la Unión Europea en la actualidad. Con la salida de Reino Unido tras el brexit, el número total será de 27 miembros.

Sin embargo, el fracaso del Tratado Constitucional de 2005 tras el rechazo en referéndum popular de Francia y Países Bajos pronto se mostró como el preámbulo hacia un cambio de tendencia en el continente. Esto no fue óbice para que se aprobase en 2007 el Tratado de Lisboa —en vigor desde 2009—, pero sin duda constituyó un aviso de que la época dorada del europeísmo federalista podía estar comenzando a llegar a su fin. En la última década, la crisis económica y financiera, los desafíos migratorios, el auge de los nacionalismos o la salida británica del proyecto europeo han favorecido una relativa parálisis del proceso reformista comunitario. Pese a ello, el Tratado de Lisboa lograría introducir algunas novedades importantes en el sistema institucional europeo y profundizar las competencias comunitarias. Además, desde un punto de vista jurídico, sigue siendo la referencia para entender el sistema institucional actual de la UE.

Para ampliar“Los Estados Unidos de Europa”, Álex Maroño en El Orden Mundial, 2018

Las instituciones comunitarias

La UE está formada por siete grandes instituciones: la Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, el Consejo de la Unión Europea, el Banco Central Europeo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) y el Tribunal de Cuentas. Pero no todas estas instituciones tienen la misma naturaleza. Mientras que algunas a veces se catalogan como instituciones comunitarias por no depender directamente de los Estados miembros, otras se suelen considerar intergubernamentales en tanto controladas por ellos. Sin embargo, pese a sus diferencias, todas las instituciones están en cierto sentido interrelacionadas en un mismo engranaje jurídico-político que comparte valores comunes como la democracia, la libertad o el Estado de derecho y que puede producir normas jurídicamente vinculantes para todos los miembros e instituciones, normas que, además, forman un auténtico ordenamiento jurídico autónomo sometido a órganos jurisdiccionales europeos propios, como el TJUE. Ahora bien, en la actualidad, al hablar de instituciones de origen comunitario, lo habitual es referirse a las dos más relevantes políticamente: el Parlamento Europeo y la Comisión Europea.

El Parlamento Europeo aspira a ser la encarnación asamblearia del pueblo europeo y hoy por hoy, presidido por el italiano Antonio Tajani, del Partido Popular Europeo (PPE), tiene como función principal actuar como colegislador junto con el Consejo de la Unión Europea en la adopción de las distintas leyes comunitarias y aprobar el presupuesto de la UE. Sin embargo, el Parlamento también es el órgano que da voz a los ciudadanos europeos y busca asegurar una representación adecuada del cuerpo electoral de los Estados miembros. Por esta razón, el Parlamento, que consta de 751 escaños —cifra que, cuando se consume el brexit, se reducirá a 705—, es elegido cada cinco años por la ciudadanía europea. Además, aunque iniciativas recientes como la de establecer listas transnacionales o paneuropeas para las elecciones de 2019 hayan sido bloqueadas por el momento, el hecho de que sus diputados se agrupen por familias ideológicas —como el PPE— y no por países de origen muestra a todas luces el espíritu supranacional de esta institución y su voluntad de representar los intereses y las sensibilidades políticas de 500 millones de habitantes.

La Comisión Europea, por su parte, está formada por una secretaría, 28 comisarios —aunque desde 2014 está previsto reducir esta cifra a dos tercios del número de Estados miembros para garantizar su supranacionalidad—, una vicepresidenta —la alta representante de la UE, Federica Mogherini, del grupo socialista-demócrata— y un presidente, el luxemburgués Jean Claude Juncker (PPE), que dirige la institución y fue elegido mediante el novedoso y polémico sistema del spitzenkandidat —’candidato principal’—, en virtud del cual corresponde a los grupos políticos del Parlamento Europeo y no a los Estados miembros proponer a sus candidatos y el más votado obtiene el cargo. La principal función de la Comisión es dar impulso político a la Unión y, en este sentido, dispone de iniciativa ejecutiva, pero ante todo legislativa, es decir, puede proponer proyectos de texto normativo que posteriormente los colegisladores deberán aprobar, modificar o rechazar siguiendo los procedimientos ordinarios o especiales previstos en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que, junto al Tratado de la UEel de Euratom y la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, configura el marco jurídico del Derecho originario europeo. Además, la Comisión es políticamente responsable ante el Parlamento Europeo, que por mayoría de dos tercios puede presentar una moción de censura en su contra.

Las instituciones intergubernamentales

Aunque la Unión Europea tenga por definición una vocación supranacional, sus Estados miembros siguen gozando de importantes poderes y competencias para marcar el rumbo de la organización. Cuando hablamos de instituciones intergubernamentales, las más importantes son dos: el Consejo de la Unión Europea y el Consejo Europeo. Pero, antes de entrar a analizar muy brevemente qué hace cada una, resulta imperativo aclarar previamente que, aunque tengan nombres parecidos, ni son lo mismo ni deben confundirse con el Consejo de Europa, institución que no forma parte del sistema de la Unión Europea, sino que es una organización regional formada por 47 Estados del continente europeo en su conjunto —entre ellos, Rusia—.

Hecha esta distinción, hay que comenzar señalando que el Consejo Europeo es una institución con sede en Bruselas que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de los distintos países que integran la Unión. Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, dispone además de un presidente permanente —actualmente, el polaco Donald Tusk (PPE)—. El Consejo Europeo tiene funciones especialmente relevantes en materias institucionales, de reforma de los tratados, PESC, gobernanza económica de la Unión Económica y Monetaria, cooperación policial y judicial en el espacio de libertad, seguridad y justicia o en la adopción del marco financiero plurianual, entre otras. Sus decisiones tradicionalmente se han adoptado por unanimidad, lo que ralentiza la articulación de posiciones comunes y, a cambio, las dota de gran legitimidad, aunque en los últimos años se ha flexibilizado este sistema en algunas áreas, como el nombramiento de candidatos para determinados puestos en las instituciones europeas.

La otra gran institución intergubernamental es el Consejo de la Unión Europea. Este órgano, cuya sede también se encuentra en Bruselas, tiene un rango fundamentalmente ministerial —aunque cabe destacar las labores de los diferentes comités y grupos de trabajo integrados por funcionarios de los Estados miembros— y está formado por una presidencia rotatoria que le corresponde ejercer de manera semestral a uno de los Estados miembros de la Unión —actualmente, Rumanía—, una secretaría y distintas formaciones especializadas en asuntos de interés comunitario. Es precisamente en esas formaciones donde se reúnen habitualmente los ministros de cada materia de los países de la Unión. Por ejemplo, en la formación del Ecofin se reúnen los ministros de Economía y Finanzas, en el Consejo de Asuntos Exteriores —presidido por la alta representante de la UE— lo hacen los ministros de Exterior, y así sucesivamente. Como ya se ha adelantado, el Consejo de la UE tiene funciones muy importantes en tanto colegislador al mismo nivel —salvo en los procedimientos legislativos especiales— que el Parlamento Europeo. Al igual que ocurre en tantas otras estructuras comunitarias —véase la figura híbrida de la alta representante—, los puentes entre instituciones de inspiración comunitaria e intergubernamental son muy recurrentes en la arquitectura operativa comunitaria.

Siete grandes instituciones componen la Unión Europea. Fuente: El Orden Mundial

¿De las reformas necesarias a las reformas posibles?

No son pocos los que durante años han lamentado, dentro y fuera de Europa, la complejidad para entender los entresijos del sistema institucional comunitario. “¿A qué teléfono debo llamar si quiero hablar con Europa?”, se preguntaba el entonces secretario de Estado de los EE. UU. Henry Kissinger en la década de los 70 aludiendo a las dificultades para entablar contacto con el complejo aparato institucional de las Comunidades Europeas. Aunque hoy ese teléfono ya existe gracias a la lenta pero progresiva simplificación institucional de la UE y a la creación de figuras como la alta representante para la PESC, es cierto que la arquitectura organizativa europea sigue arrastrando un aura de incomprensibilidad para numerosos observadores internacionales y ciudadanos europeos. Pero la lógica institucional europea es simplemente el reflejo de dos almas que históricamente, y pese a sus diferencias, han sabido conciliarse, aunque generalmente fuese a golpe de crisis.

Sin embargo, en los últimos años la multiplicación y convergencia de crisis económicas, migratorias, sociales, políticas y seguritarias de la Unión y sus regiones colindantes ha complicado como nunca la profundización del proyecto comunitario: desde el de Lisboa no ha habido capacidad política ni indicios que apunten a la posibilidad de alumbrar un nuevo tratado que permita ahondar en la cesión de soberanía de los Estados a favor de instituciones con mayores atribuciones comunitarias. Aunque algunos Estados han reivindicado la necesidad de europeizar, por ejemplo, competencias actualmente compartidas, como la política migratoria, para hacer frente a este desafío de manera europea, las crecientes divisiones entre posiciones soberanistas y federalistas en el seno de la UE limitan cualquier posibilidad de reforma.

El sistema institucional europeo vuelve a enfrentarse, por tanto, a sus viejos debates existenciales: ¿ampliar Europa u optar por profundizarla? ¿Reforzar modelos de cooperación soberana o fomentar una mayor integración? ¿Soberanía nacional o soberanía compartida? La lógica institucional europea, original y compleja por definición, seguirá sujeta sin duda a estos dilemas durante los próximos años. La habilidad para conciliar y, en lo posible, acoplar intereses nacionales y europeos será la clave para asegurar el éxito de las instituciones europeas. Ahora bien, mientras países como Francia, España o incluso Alemania buscan forman un G3 con mayores ambiciones de profundización y fortalecimiento europeísta tras el brexit, otros apuestan por lógicas distintas, como es el caso de los Estados de la denominada Nueva Liga Hanseática —formada por países del norte, Países Bajos e Irlanda—, o directamente opuestas, como el Grupo de Visegrado —formado por Hungría y otros países del este—.

Los cuatro países del Grupo de Visegrado han comandado la oposición a las políticas inmigratorias y de integración de Bruselas.

En este sentido, las próximas elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2019 y la gestión institucional de futuras ampliaciones potenciales en los Balcanes revestirán una especial importancia para calibrar la dirección que seguirá el proceso de construcción europea en los próximos años. El lema de la Unión Europea es “Unidos en la diversidad”. Habrá que ver si los países que integran este amplio proyecto están a la altura de este compromiso de unidad y logran reforzar la funcionalidad de las instituciones para gestionar adecuadamente los retos que enfrenta una casa tan plural y heterogénea como la europea.

Para ampliar“El ocaso de la paz perpetua”, Meng Jin Chen en El Orden Mundial, 2018

Diego Mourelle

¿Cuándo comenzo a usarse…?

https://www.gaussianos.com/%C2%BFcuando-comenzo-a-usarse%E2%80%A6/

De vez en cuando cualquier persona se ha podido preguntar cuándo comenzaron a usarse las palabras y los símbolos que ahora proliferan en los textos de Matemáticas. Pues en Earliest Known Uses of Some of the Words of Mathematics podemos ver reseñas de las primeras apariciones de los vocablos que ahora se utilizan y en Earliest Uses of Various Mathematical Symbols lo mismo para símbolos.

Por ejemplo, podemos ver que el término Matriz fue introducido en 1850 por Sylvester o que el concepto ecuación como lo conocemos ahora apareció por primera vez en en Liber Abbaci de Fibonacci en 1202, aunque el término en cuestión no apareció hasta el siglo XVI. En lo que a símbolos se refiere tenemos que, por ejemplo, la unidad imaginaria i y la notación f(x) para designar una función de una variable aparecieron durante el siglo XVIII de la mano del genio Leonhard Euler.

Sin duda un gran trabajo de recopilación de información realizado por Jeff Miller.

 

Otro comentario…(los profesores)

…extraído de internet:

“Esto lo escribí hace unos días, reflexionando sobre mis más de veinte años de profe de secundaria en la pública…

“Ser profesor en este país y en 2019 es: 5 años de universidad (si es una carrera facilita y en el plan Bolonia) + oposiciones muy difíciles + clases sobrecargadas con alumnos a menudo violentos, provocadores, insolentes, ingratos, que rechazan explícitamente el trabajo, la autoridad intelectual, los adultos, las dificultades, incapaces de estar atentos o en silencio más de unos pocos minutos, adictos a los móviles y/o a Internet, con problemas de sueño, indiferentes u hostiles hacia sus profesores (los únicos en muchas ocasiones que pueden ayudarles), padres a menudo cómplices de sus hijos, de mala fe frente a la realidad del nivel y el comportamiento de éstos, niveles catastróficos medio de la gran mayoría del alumnado en lengua, lectura, comprensión oral y escrita, matemáticas básicas (aquí deberíamos plantearnos quienes son y qué formación tienen los maestros de Primaria), etc. Profes apoyados (o no) por su jerarquía, a veces negando la realidad más brutal, profes atrapados en un sándwich triple compuesto por alumnos (de niveles sociales dispares, religiones heterogéneas), el director, los padres, la inspección + una mala imagen del profesorado en la sociedad que desconoce completamente la realidad de esta profesión y que los tilda con odio de funcionarios vividores que se quejan porque “tienen demasiadas vacaciones”, sí, esos que hacen más de 45 horas de trabajo/guardería por semana (preparación de clases, gestión de conflictos, concepción y corrección de exámenes y trabajos, reuniones varias, ayudar a los alumnos a entender por qué es importante ser un buen ciudadano además de ser un buen estudiante, a la convivencia, etc… además de seguir formándose, transformarse o improvisarse policía, educador, monitor, psicólogo o animador de tiempo libre…

Estamos jodidos, pero bien!”

Viene al hilo porque desde hace unos días estoy de baja por depresión. Nunca me imaginé que llegaría a estar tan quemada por mi trabajo, un trabajo que adoro y que me está matando. Ya he tenido que sufrir la muerte por infarto de dos amigos y no quiero ser otro número más en la estadística de los que han “muerto con la botas puesta” en la enseñanza.”

Goebbels es resucitado y recibe un encargo

https://www.meneame.net/story/goebbels-resucitado-recibe-encargo

Casi 100 años después de su muerte, el ministro de propaganda de Hitler despierta en una extraña habitación. Varios hombres le rodean y, ante sus preguntas sobre qué hace allí, le explican lo sucedido. Estos hombres son representantes de algunos de los gobiernos y multinacionales más poderosos del mundo, y Goebbels ha sido resucitado (más bien clonado) por ellos mediante la más moderna tecnología.

La razón es que necesitan un consejero que les permita mantener a la población civil de sus Estados “ilusionada y cooperativa ante los nuevos retos que surgirán de las futuras crisis económicas”. Quieren desactivar cualquier amago de oposición frente a los brutales recortes de derechos que impondrán con la excusa de la nueva crisis económica que estallará en menos de un lustro. Y deben hacerlo dentro de un régimen formal de libertades, sin Gestapo ni leyes que permitan ilegalizar partidos o cerrar periódicos.

Goebbels acepta el encargo y actualiza sus 11 principios de la propaganda:

-Principio del hara-kiri occidentalizado. Si fracasas es culpa tuya, y no tienes derecho a pedir ayuda a la sociedad. Es una vergüenza admitir que no puedes pagar la luz y el agua de tu casa, pues muestra tu debilidad, insignificacia e incapacidad para subsistir, que es lo más elemental que todo sujeto debe hacer. Como decía un insigne economista, yo no soy responsable de los genes que te han tocado.

No importa la causa por la que has fracasado. No importa que hayas trabajado con la máxima diligencia toda tu vida pero tu empresa haya hecho un ERE y te haya echado a los 50 años. No importa que te hayan estafado con un contrato bancario cuya letra pequeña no entendería ni un licenciado en economía. No le busques explicaciones: has fracasado y eso es lo único que importa. Supéralo o húndete para siempre, pero hazlo en silencio.

-Principio del veneno reconvertido en néctar. Cuando veas a un mendigo pidiendo por la calle, enorgullécete de no ser como él. Da igual que estés siendo pisoteado por tu jefe, que te obligue a trabajar el doble de horas de las que te tiene en alta, o que dediques toda tu vida a un trabajo que no te permite llegar a fin de mes: estás mejor que ese mendigo y eso es lo que cuenta. Nunca mires hacia arriba, pues los que están ahí pueden molestarse al ser observados. Lo más seguro y reconfortante es mirar hacia abajo, para recordar que gracias a tu esfuerzo no estás tirado en la calle y que, mientras seas obediente, lo más probable es que no llegues a estarlo.

-Principio del ocio productivo. La clave del ocio se encuentra en evitar que el ciudadano piense. Telebasura, alcohol, drogas…si un solo minuto de ocio sirve para que la cabeza del ciudadano esté mejor amueblada que antes de disfrutarlo, entonces es un ocio insano y peligroso. El ocio debe usarse para aturdir al ciudadano, para embrutecerlo, para volverlo primario, para evitar que piense o reflexione. El ocio debe ser como una gota de agua al sol: evaporarse sin dejar señal alguna.

-Principio de las minirrecompensas exhibibles. Generemos una multiplicidad de baratijas cuyos precios sean medianamente asequibles, asociemos el éxito a ellas y distribuyámoslas. Su gracia no está en tenerlas, sino en enseñarlas. Así los ciudadanos se obsesionarán con tener el último vestido, teléfono, reloj…que más salga en los anuncios publicitarios, e invertirán su tiempo en perseguirlos. Así conseguimos incentivarles para trabajar, a la vez que desactivamos el peligro de que hagan algo peligroso en su tiempo libre. No hay nada más inofensivo que cubrirse de baratijas y salir a la calle para exhibirlas.

-Principio del enfrentamiento tribal. Debemos dividir a los ciudadanos en tribus diferenciadas por banderas tales como la raza, el sexo, la religión o las aspiraciones territoriales. Convenzámosles de que el principal problema del país es la “tribu rival”, y presenténomos como sus salvadores frente a ella. El tiempo que dedican a odiarla no pensarán en los abusos a los que son sometidos por la clase dominante, e incluso llegarán a amar a quienes les explotan si son capaces de convencerles de que son sus defensores frente a la malvada tribu a la que deben odiar.

-Principio de la unificación por los símbolos. Debe fomentarse que los prebostes del sistema acudan a partidos de fútbol, romerías, corridas de toros y otros eventos que deberán identificarse con el espíritu patrio (y fomentarse convenientemente desde el Estado, con dinero público si hace falta). Deben fingir al máximo que disfrutan y se sienten profundamente emocionados y gozosos. Así el pueblo se identificará con ellos aunque le roben la cartera diariamente. Este principio debe complementarse con la satanización de quienes no comparten esos símbolos. Si aparte de conseguir que el pueblo se identifique con los prebostes, se logra que odie a quienes cuestionan esos símbolos o eventos, habremos matado dos pájaros de un tiro.

-Principio de las grandes gestas holográficas. En 1940 era idóneo organizar inmensos actos con decenas de miles de personas, símbolos gigantescos del partido y los oradores subidos a altísimos escenarios mientras el pueblo los observaba decenas de metros abajo. La finalidad era doble: convencer al individuo de su insignificancia y, a la vez, de que podía convertirse en algo grande si se integraba como célula en el cuerpo perfecto que era el partido, obedeciendo las órdenes de la cabeza. Convencer al ciudadano de a pie de que, a pesar de su miserable y patética vida, formaba parte de algo más grande que estaba haciendo Historia, luchando contra los grandes enemigos de Occidente. Eso justificaba cualquier sacrificio o penalidad, y le daba (cuando veía en televisión las grandes batallas del ejército nazi contra el malvado ejército rojo) la dosis de adrenalina que precisaba para seguir tragando.

Ahora mismo no hay grandes batallas de ese tipo, pero se puede usar la propaganda para crear temibles enemigos holográficos y convencer a los ciudadanos de que el partido del gobierno los está combatiendo e, indirectamente, el ciudadano está contribuyendo en esa gesta siendo bueno y obediente, y llevando a cabo gestos patrióticos como poner una bandera en el balcón. Cuando las televisiones muestran la detención y enjuiciamiento de los líderes del enemigo holográfico, junto con noticias que destacan que sus malvados planes aún siguen vivos, el ciudadano obtiene las dosis de orgullo y odio que necesita para continuar trabajando 40 horas por 1000 euros sin rechistar.

-Principio de la magnificación de las ofensas al Estado. Impongamos penas todo lo duras que resulte posible a quienes desafíen lo establecido, y convenzamos al pueblo de que son los crímenes más execrables. Imponer 10000 euros de multa por montar una manifestación no autorizada y 7000 por tener a un trabajador sin dar de alta en la Seguridad Social es comprensible, pues un empresario que sólo busca el bienestar de su país no debe tener el mismo trato que un delincuente que busca romper la sagrada estabilidad de la patria.

-Principio del miedo como potenciador de la amnesia. Cuando algún trabajador cuestione sus actuales condiciones de vida y las asocie con las existentes hace 20 años, háblale de los peligros de que las grandes rentas huyan y su empresa se traslade a China. El miedo a perder lo poco que se tiene es un excelente potenciador de la amnesia selectiva. Siempre hay que glorificar a la patria, pero aquí hay una excepción: si el trabajador te dice que en otros países los ricos pagan más y el sistema no se hunde, dile que por desgracia en tu país hay una idiosincrasia distinta, una clase trabajadora más vaga y, por ende, sólo podemos ofrecer impuestos bajos y trabajadores basura a los inversores extranjeras. Da igual que sea falso, el miedo le hará creerse.

-Principio de la huida hacia adelante. Debemos lograr que los ciudadanos no piensen en nada que esté más lejos en el tiempo que sus próximas 24 horas. Trabajo agotador, telebasura…todo vale para que no se cuestionen cómo estará el planeta dentro de 50 años si se mantiene el actual nivel de contaminación, o cómo se pagarán sus pensiones si no se persigue el fraude fiscal y se suben los impuestos a los más ricos. Quien no ve las amenazas del futuro, no es consciente de su gravedad y no puede organizar estrategias para frenarlas.

-Principio de la homogeneización coactiva. Satanicemos a quien se atreva a contradecir los anteriores principios. Si no podemos mandarles a prisión, estigmaticémosle acusándole de raro, inadaptado, amargado…hagamos que cada ciudadano asocie cualquier muestra de individualidad con el aislamiento. Los medios de comunicación son el escaparate idóneo para difundir el modelo de ciudadano (con sus metas, gustos y características generales) que debe imperar. Sirven desde series a programas del corazón.

Los prebostes que habían resucitado a Goebbels quedaron muy tristes. Tanto esfuerzo para que no les revelara nada distinto de lo que ellos ya sabían.

La construcción de la Torre Eiffel, retratada paso a paso en las fotografías de la época

https://magnet.xataka.com/un-mundo-fascinante/construccion-torre-eiffel-retratada-paso-a-paso-fotografias-epoca

La construcción de la Torre Eiffel, retratada paso a paso en las fotografías de la época

Gustave Eiffel había tenido una idea muy francesa: conmemorar el centenario de la gloriosa revolución liberal, el punto de partida para tantas otras posteriores, construyendo un gigantesco armatoste de hierro que fusionara la grandiosidad de París con las tendencias arquitectónicas contemporáneas. 324 metros de hierro y gloria, capaces de proyectar la imagen de Francia por encima, literalmente, del mundo.

Lo que el pobre Eiffel poco podía imaginar es que los parisinos tendrían una idea aún más francesa: protestar. Culminada su construcción con motivo de la Exposición Universal de 1889, el París romántico del post-impresionismo y la Tercera República reaccionó con espanto y horror a semejante aberración artística. En una ciudad acostumbrada a la belleza clásica, las ideas de Eiffel resultaban de una extravagancia inaceptable.

Eiffel, sin embargo, había logrado algo mucho más importante: asegurar la financiación del gobierno republicano para la construcción de la torre. Asociada a la fantasiosa Exposición Universal, una feria que debía mostrar al mundo la divina grandeza de Francia, la torre fue construida y nítidamente documentada por los rudimentarios fotógrafos de la época. Aquellas imágenes sobreviven aún hoy.

Las recoge aquí Public Domain Review, y representan un balcón hacia la impresionante arquitectura del proyecto ideado por Eiffel. Por aquel entonces supuso un hito de la ingeniería: nadie había construido más alto, y nadie había utilizado con tanta osadía y ambición los elementos definitorios de la Era Industrial. La torre de Eiffel era un artefacto idiosincrático del siglo XIX, indisociable del París de los cafés bohemios y la ansiedad imperial.

Eiffel Construccion

Los parisinos, claro, no estuvieron muy de acuerdo. El tiempo les puso en su lugar. Veinte años después de su construcción, la Torre Eiffel definía la silueta de París. La construcción resultó tan emblemática y alucinante que veinte años después, cuando hubo que renovar sus permisos, la percepción pública sobre su impacto había cambiado. Tanto que la destrucción de la misma, prevista en los previos originales de su concesión, jamás se llevó a cabo.

Dos factores contribuyeron a ello: su renovado acomodo popular y su uso estratégico. La torre era muy alta, y representaba un caramelo en dulce para el primer medio de comunicación masivo: la radio. Se instaló una antena sobre su cima para que emitiera a centenares de kilómetros a la redonda. Tan perentorio argumento afianzó su posición ya indiscutible, y proyectó su existencia hacia el infinito.

El hito de la ingeniería, pues, siguió vivo. Y su construcción, paso a paso, sigue maravillando.

Public Domain Images Eiffel Tower Construction 1800s 0001“Started from the bottom, now we’re here”.
Public Domain Images Eiffel Tower Construction 1800s 0002“Started from the bottom, now my whole team fuckin’ here”.
Public Domain Images Eiffel Tower Construction 1800s 0003“Started from the bottom, now we’re here”.
Public Domain Images Eiffel Tower Construction 1800s 0004“Started from the bottom, now we’re here”.
Public Domain Images Eiffel Tower Construction 1800s 0005“Started from the bottom, now the whole team here”.
Public Domain Images Eiffel Tower Construction 1800s 0006“Started from the bottom, now we’re here”.

‘Smash’ de Offspring: 25 años de nitroglicerina adolescente

https://www.caninomag.es/smash-de-offspring-25-anos-de-nitroglicerina-adolescente/

Fue el álbum independiente de más éxito de la historia. Levantó una empresa de hardcore melódico y allanó el camino para el movimiento pop punk con más de 11 millones de copias vendidas. Smash ha cumplido cinco lustros y sigue sonando como una taladradora que pocas bandas han logrado replicar posteriormente. Fue el manifiesto sónico que nos enseñó que había vida más allá de Nirvana, con el que aún hoy cualquiera al que nada le importa una mierda o no es otro gilipollas a la moda puede recurrir de vez en cuando.

En 1994, entre otras muchas efemérides, como la llegada del hombre a la luna, se cumplían 25 años de la grabación del disco al que se aferrarían todas las bandas que estaban llamadas a crear el sonido de la disconformidad. El punk comenzaba en esos años a echar raíces gracias a una banda de desarrapados de Detroit llamados The Stooges y un trabajo que destilaba desidia y desconcierto juvenil con frases como “It’s another year for me and you, another year with nothing to do” o “No fun to hang around, feelin’ that same old way, freaked out, for another day”. Una expresión prematura de la desilusión del mensaje de paz y amor de los sesenta, la muerte del ideal enfrentado a la guerra del Vietnam y el fracaso de la cultura hippie, dejando como resultado vastos barrios dormitorio entre los que los jóvenes deambulaban constatando que el sueño del drive in y el autocine de los cincuenta se había convertido en una factoría de producción en cadena.

Hoy han pasado otros 25 años de la salida de un disco que haría explotar una nueva encarnación, un nuevo sonido del rock que invocaba al punk rock de Ramones, pero más rápido y sonando a algo… nuevo. Dos décadas y otra media en las que en el mundo han pasado mil cosas pero en las que hemos aprendido a que ninguna de ellas nos acabe de traspasar la piel hasta pincharnos un poco en la carne. Tampoco la música suele tener ya ese efecto, porque todo lo bien que podía sonar el rock ya lo sonaron los grupos de los noventa. Sí, se han refinado compresores, condensadores y previos, pero el efecto es, si cabe, menos penetrante, puesto que la sobreproducción se ha impuesto en una competencia en el que cualquiera puede grabarse en su casa y la diferencia entre muchos grupos acaba siendo el proceso de masterizado.

Tiempo para el relax

Es probable que si alguien que ha educado escuchando los grandes discos de punk, powerpop y hardcore melódico desde los dosmiles, no acabe de apreciar nada especialmente impactante en Smash, el tercer disco de estudio de Offspring. Pero en abril de 1994, con la muerte de Kurt Cobain acontecida solo tres días antes, significó, a todos los efectos, el relevo del grunge a una nueva era del punk rock. Green Day acababan de abrir la piñata con Dookie, apenas dos meses antes, y esta banda de Huntington Beach venía a mostrar la otra cara, menos power popy de raíces bubblegum, del sonido que iba a dominar el resto de la década. El hardcore de California, herederos de la cultura underground de los ochenta y el skate era una nueva movida juvenil que adaptaba la actitud punk de Nirvana y le aplicaba todo lo que se había ido descubriendo durante los años ochenta, una década en la que grupos como Dead KennedysBlack FlagDescendentsBad BrainHüsker Dü y sobre todo, Bad Religion, cimentaron las bases que un día, de pronto, explotaron para un público que permanecía ajeno a lo que se había estado cociendo en una época de sintetizadores, tipos con cardados y traje haciendo pop elitista por un lado u hordas de heavys buscando el virtuosismo por otro.

Offspring no apareció de forma inmediata ni sincronizada para todo el mundo, pero seguramente muchos les conocieron gracias a escuchar por la radio la canción Self Steem. Su videoclip—rodado con 5.000 dólares, frente a los megapresupuestos habituales de la era MTV— era un metraje crudo, y comenzaba con el cantante, Dexter Holland, con una camiseta de los Sex Pistols, dando una extraña expiración en silencio, antes de que la voz de toda la banda anticipara las notas del riff de la canción a capella, casi de forma burlona, mientras comenzaba un rápido montaje de radiografías del cuerpo humano cantando con el sonido de las guitarras apareciendo en tromba, como una máquina quitacésped, pero con un brillo y una fluidez de la que carecían las pesadas distorsiones de Smell Like Teen Spirit. Había un deje similar a aquella, pero esta tenía un aire más épico y energético.

El bajo repiqueteaba en solitario hasta que entraba la voz de ese tipo con trenzas cantando “I wrote her off for the tenth time today and practiced all the things I would say” con una actitud casi desafiante, pero de pronto, entraban de nuevo las guitarras, y la voz subía a un tono que llegaba al páncreas, sin forzar o carraspear como Cobain ni poner voz de barítono como Iron Maiden. El sonido de fondo era como si estuvieran aserrando una tubería de metal oxidado, pero llevando el tempo al compás imposible de la canción: el sonido apagado de la distorsión, con palm muted, entonces aún era algo completamente extraterreste. En el estribillo, las guitarras se volvían a abrir y la voz se limitaba a repetir un “Oh yeah yeah yeah” que podía cantar cualquiera en la segunda vuelta, y cuando parecía que el tema no podía dar más de sí, la voz forzaba aún más sus agudos y entraba en el puente llevando el tema al puro éxtasis generacional.

Sal y ven a jugar

Ese primer contacto dejaba un murmullo en los aparatos de radio que no se podía resolver tecleando en Spotify o con Shazam. Podía pasar un tiempo hasta volverte a encontrar con la misma canción, en la televisión o en la radio, y una vez descubierto el nombre de aquello ya se podía buscar el propio disco en alguna tienda, o los cassettes grabados de algún amigo. Un detalle que a priori no tiene importancia, pero que en el caso de Smash sí era significativo. No era tan difícil encontrar a Green Day, porque al fin y al cabo ellos se convirtieron en superventas desde una multinacional, pero en 1994 , Epitaph, el entonces incipiente sello punk rock de Brett Gurewitz —guitarrista de Bad Religion— aún era una independiente sin un aparato capaz de gestionar la publicidad de esa manera, con lo que el éxito vino de una forma mucho más orgánica, a través del boca-oreja. Grabaciones pirata, ventas por catálogo, y reposiciones en tiendas de discos que amenazaban al pequeño sello con la ruina, paradójicamente, cuanto más vendían. El ritmo de copias vendidas hacía que las nuevas tiradas exigieran grandes sumas de adelanto con un alto porcentaje de riesgo.

Pero, por suerte de Gurewitz, Smash se convirtió en un auténtico fenómeno global que vendió más de 11 millones de copias y sigue siendo el álbum independiente de más éxito de todos los tiempos, reestructurando Epitaph en la gran industria de punk en la que más tarde se convertiría. El disco empezaba con una introducción —que se convertiría en sello de la banda en sus siguientes álbumes— con una voz suave que invitaba a relajarse justo antes de que un grupo de redobles sordos dieran inicio a de Nitro (Youth energy), una auténtica descarga de energía y velocidad que no se parecía tanto a la cadencia de Self Steem pero que inyectaba esa energía juvenil de la que hablaba el subtítulo acabando con una nota a los Sex Pistols declarando que “no hay mañana” y dejando claro que su abanico musical cogía algo de los coros grupales de Misfits, las notas oscuras de T.S.O.L. y Agent Orange, la velocidad de Adolescents y Bad Religion, y la actitud de los Dead Kennedys, sin dejar de lado la comunión de fuerza y melodía de los clásicos Ramones y The Clash.

Espero que te guste mi genocidio

Bad Habit comienza con su riff basado en ruidos de contrapúa a lo largo de las cuerdas para presentar un juego de respuesta de la voz, y un dibujo de bajo que hace pensar que el ritmo será más calmado, hasta que deja entrar un riff de guitarra con más movimientos de acordes de los que se pueden hacer humanamente en 4 segundos. Es como la parte con la que todo dios cabecea en Bohemian Rapshody pero a toda hostia, diseñado para demoler los discos de unión de las vértebras que llegan al cuello. La letra, sobre el cabreo de un conductor con el resto de viandantes, no tenía mucha carga social, ni era un manifiesto político, pero definía en términos de ideas y adrenalina un sentimiento con el que muchos adolescentes podrían sentirse identificados.

Con Gotta Get Away volvía un tempo más cercano a éxitos del grunge pero con un añadido de velocidad. De hecho, su estrofa empezaba con una melodía similar a About a Girl de Nirvana, que derivaba en un estribillo épico que, en realidad, sigue la misma progresión que Self Steem —el grupo lo ha vueto a utilizar en infinidad de éxitos posteriores, como The Kids Aren’t all Right— y que han acabado adoptando los temas de reguetón de Luis Fonsi o Enrique iglesias.

Todo el álbum continúa de la misma manera, con una unidad implacable, de estructuras simples pero efectivas y ritmos de batería consistentes, doblando golpes a velocidades que parecían imposibles de tocar. Pasa de una canción a otra sin perder nunca la actitud de peineta al mundo, con exabruptos de creatividad que pocas bandas de su rango ofrecían, como en el tema Come Out and Play. La parte más festiva de Offspring —que perfeccionarían en su álbum Americana (1997)— empezaba con un solo de música surf, que podría encajar con la banda sonora de Pulp Fiction (1994) de ese mismo año y que les conectaba con Dick Dale en otros aspectos, ya que muchos de los dibujos vocales de las melodías de toda la primera etapa de la banda tienen matices arabescos.

Después de pasar por el himno nihilista de Genocide y el hardcore más puro con su versión de Killboy Powerhead de The Didjits pasaban al ska más ligero y positivo de What in the World Happened to you?, para acabar con tres pepinazos que el tiempo ha ido olvidando pero que más que relleno, valdrían como single de muchas bandas de su mismo sello. Especialmente la homónima Smash, que alterna una estrofa con ecos casi flamencos y un estribillo contagioso en la letra más elocuente de la colección de canciones “Smash is the way you feel all alone, like an outcast you’re out on your own”. Explicar en unas pocas frases quien eras tú y por qué te gustaba tanto lo que acababas de escuchar era el cierre perfecto para uno de los discos que mejor definen una actitud común en todos los jóvenes crecidos en los noventa.

Todo lo que sé es que tengo que salir de mí

Seguido del álbum Let’s Go de Rancid, y el Punk in Drublic de NOFX, Smash fue el rayo tractor que abrió las puertas del hardcore melódico a un gran público, consiguiendo que el sonido que acuñó Bad Religion tomara la MTV y un montón de bandas —que llegaban en los recopilatorios Punk-O-Rama— fueran consideradas, oficialmente, la música contracultural de moda. Quizá el mayor logro fue que un montón de chavales jóvenes volvieran a ver que tocar punk rock era posible, aunque el nivel técnico de estas bandas no era precisamente el de los Ramones. Epitaph declaró en 1994 como “el año en el que el punk rompió moldes“. Los propios Bad Religion se presentaban en los 40 principales como los abuelos del cotarro. Sin embargo, los únicos capaces de conectar de forma durarera con el gran público fueron Offspring. Entre otras cosas, porque Dexter Holland era un compositor versátil e interesado en nuevos sonidos, con una sensibilidad pop que armoniza con su registro vocal sobrehumano y que, en la etapa de Smash, no comprometía su talante ruidoso y agresivo del nuevo punk rock.

El éxito absurdo del disco hizo que la relación entre la banda y Epitaph acabara en una ruptura bastante mediática y amarga. La salida del sello independiente a una multinacional creó un ambiente de rechazo para Offspring, que a pesar de todo siguió su racha de álbumes de éxito, dando un nuevo golpe en la mesa con Americana, en 1998. Epitaph pasó de apilar copias y copias de Smash en sus oficinas a tener entre sus filas desde Tom Waits a Joe Strummer, pasando por todo tipo de músicas urbanas más allá del punk rock. Probablemente, sin el éxito de Smash no habrían salido a flote tantas bandas que llevaron a un segundo resurgir del género en forma de pop punk más estricto, como Blink 182 y sus imitadores, que bebían tanto de las melodías de Green Day como de las estructuras y breaks de ritmo de Offspring.

Aunque hubo cierta división entre fans de Green Day o Offspring —al estilo del Brit Pop con la diatriba entre Oasis y Blur— Smash fue un disco que sonaba en todas las fiestas de adolescente a mediados de los noventa. Unió a los empollones con los que no se preocupaban demasiado por investigar música, deportistas y nerds, bichos raros y chicas más preocupadas por las boy bands tuvieron su momento de unión efímero. No era raro ver sudaderas o camisetas con un esqueleto radiografiado en una época en la que todos desahogaban su angst adolescente gritando el catárquico “stupid dumb shit god damn mother fucker” a capella cuando sonaba Bad Habit, te gustara o no el punk, fueras de Hanson o de Héroes del Silencio. Era raro que no bailaras con la intro de Come Out And Play, rompieras algo alguna vez con Nitro, cantaras Self Steem agarrado de borrachera o que, tras un mal día, te quisieras hundir aún más en la miseria cantando solo en tu cuarto Gotta Get Away.

Normalmente, el tiempo engaña y puede hacer que el álbum que ayudó a definir los años de adolescencia de la generación perdida se vea con las lentes de maravilla nostálgica, pero escuchar Smash de Offspring, hoy, tiene un poder eléctrico que ni siquiera ellos supieron replicar con su mejor producido Ixnay on the Hombre (1997). No solo fue uno de los trabajos más influentes de su era, sino el último arma con el que aferrarse al cambio, casi un estado mental colectivo que, una vez disipado, sirve para cuestionarse si lo que se consiguió hace 25 años puede volver a ocurrir en un páramo en el que el impacto de los discos, sean del género que sean, dura poco más de 25 horas.

Perro no come perro: la ley del silencio del periodismo

https://www.eldiario.es/norte/almargen/Perro-come-perro-silencio-periodismo_6_885471466.html

El exdirector de El Mundo, David Jiménez, durante la entrevista con eldiario.es

La mejor manera de conocer lo que de verdad se cuece en el periodismo es coincidir con un sobrino periodista en la cena de Nochebuena. O tener un amigo de la infancia que es un plumilla en un periódico. O una simple coincidencia una noche de borrachera. Porque los periodistas no suelen escribir sobre periodistas. O mejor, dicho, los medios no suelen hablar de los medios. Perro no come perro, se suele decir en el mundillo.

Y David Jiménez ha roto ese tabú con la publicación de El Director. Secretos e intrigas de la prensa narrados por el exdirector de El Mundo. “Los periodistas legítimamente hacemos nuestro trabajo, hablamos de los políticos, de los empresarios, criticamos a futbolistas, a los restaurantes si no nos gustan y, en cambio, jamás hablamos de nosotros mismos. Hay una ley de silencio que ha perjudicado mucho”, explicaba este viernes David Jiménez en una entrevista en eldiario.es.

Aunque hay excepciones, esa es la norma. Y las pocas veces que los medios hablan sobre sí mismos es para blanquear sus datos de audiencia o pelotear a los consejeros delegados de sus empresas. Sobre los tejemanejes del sistema de poder que opera entre el periodismo y el establishment político y económico, los medios en España han preferido casi siempre guardarlos en un cajón. Y sólo lo han abierto cuando, de vez en cuando, podía serles útil para sus batallas político-empresariales.

El periodismo, cuya vocación es ejercer el control sobre el poder, ha olvidado ejercer ese control sobre sí mismo. Probablemente, porque en España -y esto no ocurre así en otros países- los medios han estado enfangados en el mismo lodazal en el que se pringaban políticos y empresarios. Lo que ocurre en los reservados del poder queda en los reservados del poder.

Este manto generalizado de silencio ha tenido consecuencias muy graves. Como el propio David Jiménez explica en su libro, los periodistas sin escrúpulos, los menos rigurosos y más desvergonzados han hecho carrera en el oficio. Y en los últimos años, la era dorada del “periodismo de filtración y tertulias” los ha convertido en diamantes de audiencia. Mienten y publican informaciones sin contrastar pero siguen siendo aplaudidos por millones de españoles que prefieren escuchar a los que les dan la razón antes que a quienes les cuentan la verdad.

La ley del silencio -y la impunidad que conlleva el silencio- ha ayudado además a que los medios hayan roto sin tapujos las barreras que separaban la publicidad del periodismo. En cierta ocasión, un directivo de su medio pidió a Jiménez que retirara una noticia negativa sobre Mercadona. El entonces director de El Mundo preguntó por qué importaba tanto una noticia de una empresa que no ponía dinero en publicidad. “Porque lo pone”, le respondieron. “A Mercadona no le hacía falta la publicidad al uso. La empresa pagaba a la prensa -incluidos pujantes digitales nativos que se declaraban pulcros- importantes sumas de dinero en ‘patrocinios’ con los que lograba coberturas amables y protección ante las molestias del periodismo”, escribe Jiménez.

Esta es una práctica generalizada en los medios. Las grandes empresas inflan a publicidad a los medios para conseguir su pleitesía. David Jiménez lo llama Los Acuerdos. En El Oasis Vasco podríamos llamarlos Hitzarmenak, visto el tratamiento por lo general benigno que reciben las grandes corporaciones del país. “Lo hacéis todos”, le dijo un alto cargo del Gobierno vasco a un periodista sobre aquel no-escándalo de las informaciones que, en realidad, eran publicidad pagada por las instituciones públicas y camufladas de periodismo.

Este silencio ha facilitado además que surja el periodismo de trabuco que Jiménez menciona en su libro: medios que amenazan a empresas con machacarlas -da igual que las informaciones sean verdad o mentira- si no aflojan la cartera de la publicidad.

Este silencio periodístico ha permitido que los políticos y otros caciques se sientan con la libertad de pedir las cabezas de periodistas. Que literalmente descuelguen el teléfono y reclamen que tal o cual redactor sea despedido o esquinado. Y si lo piden es porque en alguna ocasión los Reyes Magos les han traído lo que han pedido. Y sí, en mi pueblo también pasan estas cosas, no sólo en las atractivas conspiraciones de Madrid.

Este mutismo macerado durante años ha obrado además la magia para todo jefe que no quiere problemas con el poder: que la censura sea sustituida por la autocensura. Que el miedo a represalias, el desgaste por las broncas con los jefes y la desazón por nadar contra la marea, haya permitido que esos jefes ya no tengan que recurrir tanto al siempre incómodo “esto no se publica”. La autocensura les ha hecho el trabajo.

Si escuchan el discurso oficial sobre el periodismo en España les convencerán de que los medios son absolutamente independientes. De que nada de esto ocurre. Son exageraciones de periodistas rebotados. La luz de la libertad de expresión guía nuestros pasos. Por supuesto, nadie es tan ingenuo como para pensar que el periodismo puede sustraerse por completo a las presiones del poder. El problema en España es que los medios han sido tradicionalmente parte de ese poder. Y han tragado mucho. Y callado demasiado.

Bajo tus miedos

Una de las mejores canciones del que ya es oficialmente su tercer single.

 

 

Do we make sense? I think we do
In spite of everything that we’ve been through
Oh when you say black and I say white
It’s not about who’s wrong as long as it feels right
Don’t think those stars won’t align

Under your scars I pray
You’re like a shooting star in the rain
You’re everything that feels like home to me, yeah
Under your scars, I could live inside you time after time
If you’d only let me live inside of mine
Live inside of mine

Wish you were here right beside me
So I could watch you sleep
Hold your body closer, breathe you deep
And everything feels broken when you’re not next to me
Would you still be you if we weren’t we?

Under your scars I pray
You’re like a shooting star in the rain
You’re everything that feels like home to me, yeah
Under your scars, I could live inside you time after time
If you’d only let me live inside of mine

So hey, if you feel like coming down
If you feel like coming around
Just call my name out loud, na, na, na
Hey, if you feel like coming down
If you feel like coming around
Just call my name out loud, na, na, na, yeah

Under your scars I pray
You’re like a shooting star in the rain
You’re everything that feels like home to me, yeah
Under your scars, I could live inside you time after time
If you’d only let me live inside of mine
Live inside of mine

Me voy a meter a estudiar videojuegos, que es donde está el futuro: ¿mito, realidad o vayamos por partes?

https://www.xataka.com/videojuegos/me-voy-a-meter-a-estudiar-videojuegos-que-donde-esta-futuro-mito-realidad-vayamos-partes

Me voy a meter a estudiar videojuegos, que es donde está el futuro: ¿mito, realidad o vayamos por partes?

Cuando el ABC difundió casi íntegramente la nota de prensa de InfoJobs sobre su análisis del mercado laboral de los videojuegos en España, seguro que no se esperaba recibir tantos JAJAJAJAJAJAJA. Lo que motivó decenas de GIF y toneladas de incredulidad fueron las conclusiones del estudio: la industria del videojuego ofrece empleo de calidad y muy buenas oportunidades laborales en España.

Que vivimos en una época dorada del videojuego es innegable. Los lanzamientos AAA aparecen en los telediarios por sí mismos, no como gancho para hablar de atropellos ni de asesinatos. Hay torneos de eSports que se emiten en plataformas de pago y marcas de ropa y pizzerías que patrocinan equipos. Incluso la Wikipedia sitúa los videojuegos como el 10º arte (tres puestos por detrás del cine, el otro arte cuyo puesto sí conocemos)

Pero todo eso son hitos aislados del Mundo del Videojuego, así en general. Si ponemos la lupa en el sector español, el escenario es diferente. De ahí la sorpresa ante las noticias más entusiastas. Porque ya no hablamos de presupuestos de desarrollo parecidos a los de las películas ni de títulos anunciados en televisión. Hablamos de 455 empresas, de las cuales el 74% tiene menos de 10 empleados y el 49%, menos de cinco. (Todos los datos sobre el sector a partir de aquí provienen del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2018)

Los hitos positivos no son siempre representativos

En 2017 el sector facturó 713 millones de euros, un 15,6% más que 2016. Es un buen dato, pero vayamos al detalle. ¿Está la facturación más o menos repartida o algunas compañías son las que crecen mientras otras observan? La respuesta es que casi el 60% de la facturación corresponde a unas 32 empresas, las más grandes. El 40% restante de la facturación se reparte entre 423 compañías, el 93% del sector.

No es que los datos de InfoJobs sean mentira, no lo son, el problema es que no son representativos. Hay compañías que ganan mucho dinero y pueden ofrecer puestos envidiables, pero esta no es la tónica habitual.

“La industria española es pujante, pero débil”, explica Pedro González, director del Master de Videojuegos de la Universidad Complutense de Madrid. “Hay dos grandes problemas. Por un lado, no tenemos empresas editoras de videojuegos, que son las que se llevan el bocado del león. No es la empresa que produce el juego sino la que lo distribuye la que gana dinero. España es un país de productores de videojuegos, las distribuidoras están en Reino Unido, Francia o Estados Unidos. El otro problema de nuestra industria es la madurez: hay mucha microempresa pero faltan empresas de mayor entidad.”

Para Javier Arevalo, exdirector académico del área de videojuegos de U-tad y actual lead game programmer en Lingokids, “Necesitamos no sólo unos pocos estudios sólidos, que los hay, sino toda una industria. Como en Vancouver, Montreal, Toronto, Londres, Estocolmo… lugares donde los profesionales se mueven, cambian de un estudio a otro”. Para Arevalo, la falta de grandes compañías se debe en parte a la “glorificación del pelotazo”, que busca un éxito masivo y rápido con un solo producto superventas. “La industria se construye generando proyectos, dándoles de comer y esforzándote por ellos. Y cuando están crecidos, pasas a otro”.

Confusión (importante) sobre los estudios relacionados con videojuegos

Si juntamos la popularidad masiva del Mundo del Videojuego, con más jugadores que nunca, y lo salpimentamos con noticias del tipo que encabeza este artículo, con promesas de trabajos estables y nóminas por encima de la media, el resultado es una percepción de la profesión poco realista, lo que puede confundir muy especialmente a quienes empiezan a preparar su futuro laboral.

“Hay muchos chavales que están bastante perdidos. Se meten a estudiar videojuegos y no saben ni cómo funcionan ni cómo se hacen. Piensan que estudiar va a ser un trabajo sencillo y la verdad es que es algo bastante chungo”, explica Daniel Palacio Santolaria, diseñador 3D y profesor de arte para videojuegos. (Palacio recopiló varios tutoriales para orientar a los jóvenes antes de lanzarse a cursar estudios sobre videojuegos)

Para Gilberto Sánchez, director académico del área de Videojuegos en U-tad, existe un malentendido entre lo que muchos estudiantes aspiran a estudiar y lo que de verdad tienen que estudiar. “Es algo puramente aspiracional. Les gustaría hacer videojuegos porque les apasiona. Es gente que se ha criado jugando videojuegos y lo ven como una profesión, que es lo que es. Pero creen que todo es contar historias y ponerlas ahí. Se ven realizando los juegos que juegan sin saber la complejidad que hay por detrás, y la exigencia a nivel tecnológico y de trabajo que tienen”, explica Sánchez.

“Hace 10 años, la gente que cursaba estos estudios venía de ingenierías, de física, de matemáticas, de informática… de carreras muy difíciles ¿Por qué va a ser más fácil ahora? El C++ no es más fácil ahora que hace 7 u 8 años. Si piensas que puedes hacer un videojuego sin ser un especialista en C++ por el hecho de que hay herramientas que te facilitan la vida para componer situaciones del juego a través de motores gráficos, vives en un paisaje imaginario. El que vende y hace productos que quiere todo el mundo necesita programadores de verdad”, dice Sánchez.

Gris‘Gris’, del estudio barcelonés Nomada Studios.

¿Hay una burbuja en la formación de videojuegos?

En los últimos cinco años, todos los grados de informática han multiplicado sus matriculaciones. Informática las multiplicó por 1,2, ingeniería multimedia, por 1,4, desarrollo de software y aplicaciones, también por 1,4. ¿Cuánto aumentaron las matriculaciones del grado de desarrollo de videojuegos? 10,5 veces.

El año pasado se matricularon 1.285 personas en un grado de desarrollo de videojuegos; el anterior, 1.010. Hay que recordar que todo el sector lo componen ahora mismo 6.337 profesionales.

¿Hay entonces una burbuja?

  • La oferta de formación es mayor de lo que la industria puede acaparar, pero eso es algo que ocurre en muchos sectores. En la formación universitaria hay pleno empleo en informática, telecomunicaciones y poco más. Esto no quiere decir que no haya industria o que no se mueva”, dice Pedro González, director del Master de Videojuegos de la UCM.
  • “Creo que lo que hay es un boom de la oferta de formación de grados relacionados con videojuegos”, dice Gilberto Sánchez, director académico del área de Videojuegos en el Centro Universitario U-tad.
  • “Sí, pero más una burbuja de la educación que de la industria. La industria sí está creciendo. El problema es que estamos sacando muchos más alumnos de los que puede absorber la industria”, dice Daniel Palacio, diseñador 3D y profesor de arte para videojuegos.
  • Sí en el sentido de que hay muchos estudiantes y que les va a costar encontrar trabajo, pero no creo que sea especialmente preocupante en relación a otras carreras. También creo que hay una burbuja en cuanto a que van a tener muchas salidas, cosa que no es verdad”, dice Javier Arevalo, exdirector académico del área de videojuegos de U-tad y actual lead game programmer en Lingokids

Preguntados por las salidas de un estudiante especializado en programación, arte o diseño de videojuegos, González y Arevalo se decantan por recomendar una educación que no cierre las puertas a otras ocupaciones. Para González, “en la UCM tenemos un grado de videojuegos, pero nuestro planteamiento en el grado es formar programadores, de forma que, si el alumno consigue trabajo como programador de videojuegos, pues bien, pero si no, también tiene muchas más salidas”.

Para Javier Arevalo, “el mundo del videojuego está en un punto de inflexión. La gente no sabe en qué consiste, pero se considera que es una gran industria. Se dice que tiene salidas muy potentes pero no es así, es un campo muy difícil, tremendamente especializado y que está muy sujeto a las veleidades del mercado: puedes hacer un muy buen juego y no venderlo porque otro se pone de moda. Cuando salió el Libro Blanco, algunos medios hablaron de la segunda edad de oro del videojuego en España, y no es verdad, describirlo en esos términos es trivializar el esfuerzo. Como mucho estamos en la edad de bronce, y tenemos que sacarlo adelante.”

Imágenes | Cabecera |

Notorio

Me estoy aficionando mucho a las versiones rockeras de canciones y la última es este Noctorious de Nomy, versión de la canción de Duran Duran.

Everyone’s gonna be living the story
When we get older you’re gonna be on your own
Everyone’s gonna be dying for glory
When I get older I’m going to suffer alone

My name is Noctorious (Noctorious)
My name is Noctorious (Noctorious)

The one and glorious
I think I’m gonna be the last of us
We fall victorious
They tell a story of the man I was

(Noctorious)

Everyone’s gonna be dying in a way
When we get older they’re gonna be living again
(They’re gonna be living again)
Everything we’ve done’s gonna be ok
When we are gone then nobody will remember the rain

My name is Noctorious (Noctorious)
Noctorious (Noctorious)

The one and glorious
I think I’m gonna be the last of us
We fall victorious
They tell a story of the man I was

The one and glorious
I think I’m gonna be the last of us
We fall victorious
They tell a story of the man I was

Everyone’s gonna be telling that story
When I am gone, when I am gone
Everyone’s gonna remember my glory
When I am gone, when I am gone
Everyone’s gonna be living the story
When we get older you’re gonna be on your own
Everyone’s gonna be dying for glory
When I get older I’m going to suffer alone

My name is Noctorious (Noctorious)
My name is Noctorious (Noctorious)

The one and glorious
I think I’m gonna be the last of us
We fall victorious
They tell a story of the man I was

The one and glorious
I’m gonna be the last of us
We fall victorious
They tell a story of the man I was

The one and glorious
I think I’m gonna be the last of us

Más periodismo no es mejor periodismo: la noticia que no me dejaron dar

https://www.elsaltodiario.com/medios/Podemos-vox-periodismo-censura-la-sexta-al-rojo-vivo#

PUBLICADO

2019-03-31 07:00:00

Los primeros mensajes de Pablo Iglesias tras su baja por paternidad han causado ampollas entre los periodistas y medios del stablishment. Algunos se han puesto al rojo vivo y han salido en tropel diciendo cosas como que Podemos y Voxpiensan lo mismo o hacen una campaña similar hacia los medios de comunicación. Se sienten ofendidos en su libertad de información. Pero nunca han cuestionado que la falta de libertad de información pueda deberse a las presiones de quienes les financian.

Iglesias ha situado del lado del poder establecido a los medios de comunicación que son financiados por los bancos. Ya sea como accionistas, concediendo créditos o contratando publicidad. Esos bancos son los mismos que financian las campañas electorales de la mayoría de partidos políticos, son los mismos que desahucian a las familias de sus casas y les siguen reclamando la deuda o que financian la industria armamentística.

Por ahora, así funcionan las cosas. Pero Iglesias propone un cambio. Igual que está regulada la financiación de los partidos, se podría regular la financiación de los medios de comunicación o su accionariado. Antes del ultraliberalismo ocurría. Ahora, quizá, ni eso sería suficiente. Iglesias dice que los dueños de un medio de comunicación tienen más poder que los diputados. Pero, como nos recuerda Pascual Serrano, ¨un canal de televisión tiene más capacidad para crear ideología que un partido político¨, por lo que no parece descabellado regular la financiación de los medios para garantizar su libertad de información.

Según el Informe Anual de la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid, el 80% de los periodistas aseguran que sufren presiones para cambiar sus informaciones como consecuencia de los intereses empresariales. En la misma encuesta, el 94% de los periodistas consideran que algunos medios ceden a las presiones en su independencia, con tal de conseguir publicidad. Y más de un 65% de los profesionales aseguran que los principales problemas son la falta de independencia política o económica de los medios, junto con el paro y la precariedad laboral, que impide la elaboración de información de calidad. Y eso que el informe está patrocinado por El Corte Inglés.

El 94% de los periodistas consideran que algunos medios ceden a las presiones en su independencia, con tal de conseguir publicidad

Como periodista que ha trabajado 15 años en televisión, sé que hay noticias que no podré contar en el medio que me contrata. Sé que no puedo hacer determinadas preguntas en determinadas ruedas de prensa. Y sé qué temas a mis jefes no les van a gustar que les proponga investigar. Aunque sea la defensa de los derechos humanos. La excusa será que no dan audiencia. La realidad es que temen molestar a la mano que nos da de comer (si leen hasta el final, contaré el último caso que me ha ocurrido, mi última #NoNoticia). Mi libertad de información, la del periodista precaria, esa que enlaza contratos temporales no muy bien pagados, será la que me permitan mis jefes, a los que pagan muy bien, ya sabemos quién. Y he trabajado en todas las televisiones, públicas y privadas. Esto lo sabemos todas, en todas las redacciones, pero no se habla, ni se publica casi nada.

¨La revolución no será televisada¨, decía el 15-M. Ahora se escucha más ¨televisión, manipulación¨. Y se escandalizan desde el plató sin querer entender el porqué. Pero lo que resulta escandaloso será seguir viendo en los platós de televisión a personajes de las cloacas del estado. Y sí, me refiero a Eduardo Inda, como prueban las revelaciones de Público con el audio que demuestra que Villarejo le facilitó a sus ¨infiltrados¨ Inda y Urreiztieta una grabación ilegal al CNI para ayudar a un presunto estafador a obstaculizar la justicia.

Asemejar lo que dicen Pablo Iglesias y Santiago Abascal sobre los medios de comunicación es ser muy cínico, o no haber entendido nada. Aunque saquen por la tele a quien dice que llueve y quien lo niega, no abren la ventana para enseñarnos si el agua cae del cielo. Mientras Iglesias denuncia que la banca manda y que se anteponen sus intereses políticos y económicos al derecho a la información y a los derechos de los periodistas precarizados, mientras propone más libertad de información, más democracia, regulando la financiación de los medios y los partidos políticos, aunque escueza a los jefes y al Ibex 35, Abascal copia la estrategia de Trump y llama a todos los medios ¨manipuladores¨, censura a periodistas impidiendo que acudan a sus actos o que le hagan preguntas. Y propone poder ir por la calle con pistola.

Ya sabemos lo que decía el maestro Kapuscinski sobre los cínicos. Puede que La Sexta lleve años cumpliendo con la función social que debería haber tenido la televisión pública. Puede que tenga algunos de los mejores programas informativos de televisión y que cuenten algunas noticias que antes no salían. Puede que sea más periodismo… pero no es mejor periodismo. No es suficiente para cumplir la función social del cuarto poder. Si entendemos el periodismo como el perro guardián de la democracia que vigila al poder legislativo, ejecutivo y judicial, debemos reconocer que no debe estar sometido al poder de la banca, igual que entendemos que los partidos políticos o los tribunales no pueden estar sometidos a los poderes financieros.

El 15M tomó las calles y plazas de este país al grito de ¨no somos mercancía en manos de políticos y banqueros¨. Muchos entendimos que la información no es una simple mercancía. Que no se mide por su cantidad. Que más periodismo no es mejor periodismo, sólo más minutos en emisión, más audiencia, más trabajo, más beneficios para la cadena, pero el mismo sueldo para el trabajador. De la independencia de los periodistas —y los medios de comunicación— depende la salud democrática. Si debes dinero a la banca, se lo debes al mayor poder establecido. Si cuentas que Vox y Podemos piensan lo mismo de los medios de comunicación, eres un cínico.

Izzy Roca no es mi verdadero nombre. Disculpen que me mantenga en el anonimato, pero mi libertad de expresión llega hasta donde digan los bancos y tengo una hipoteca. Este texto ha sido escrito por una periodista de televisión precaria que tiene la suerte de poder trabajar, enlazando contratos temporales durante 15 años a través de muchas productoras, en redacciones de programas informativos de RTVE, Mediaset y Atresmedia. Gracias a El Salto por darme la libertad que da no tener financiación de bancos ni grandes empresas. Animo a la ciudadanía que desea estar mejor informada (mejor, pero no más) hacerse soci@ de la prensa libre… como El Salto.

 

BONUSTRACK

Si has llegado hasta aquí, confesaré un ejemplo de esas noticias que no salen en ‘las noticias’. Mi último caso de #NoNoticia. Esa cobertura a la que no me dejarán ir. Esa #NoNoticia de interés público que propones pero te dicen que busques otra cosa. Y si insistes te dicen que no dan audiencia, que no tiene imágenes potentes o cualquier excusa. Para no reconocer que da miedo molestar a la mano que nos da de comer. Si algún compañero llegara a leer esto, confío en su discreción. Animo a todos los periodistas de todas las redacciones a que denuncien sus #NoNoticias. Espero que alguien pueda ir a cubrir esto:

Del 29 al 31 de mayo, en IFEMA, tendrá lugar la primera feria internacional de armamento FEINDEF2019. Las seis ediciones anteriores se llamó HOMSEC y fue organizada por el Grupo Atenea-Seguridad Nacional, ahora en situación de quiebra y suspensión de pagos. El colectivo DesarmaMadrid, del que seguramente muchos no habrán oído hablar, acudirá, como cada año, a protestar pese a las multas por la Ley Mordaza. Lleva tiempo denunciando que la junta directiva de esta sociedad opaca estaba compuesta de exmilitares de alta graduación, algunos de ellos vinculados a la intentona golpista del 23-F, si bien después absueltos, como su último presidente, José Luis Cortina Prieto, o el subdirector Joaquín Tamarit Navas.

Que la sociedad civil lleve años protestando para que el Ayuntamiento no colabore con la industria armamentística —ligada a empresarios en quiebra, a militares y a presuntos golpistas— no parece de interés informativo para los medios del stablishment. Pero la realidad es que la industria armamentística es la que más dinero mueve en el mundo y, aunque endeuda a muchos países, genera ingentes beneficios para la banca.

Un paseo matemático por la Alhambra: cuando el arte se basa en los números

https://www.xataka.com/especiales/paseo-matematico-alhambra-cuando-arte-se-basa-numeros

A ojos de alguien no-experto en matemáticas, el arco que encabeza estas líneas puede transmitir una gran armonía, pero resultaría difícil explicar el por qué. La causa de esa armonía está en las matemáticas empleadas para su diseño, para una composición extraordinariamente calculada.

Este arco en concreto es el arco del mihrab islámico cordobés del granadino palacio de la Madraza, un lugar que indica hacia qué dirección se debe rezar según la religión musulmana. Si nos fijamos, los arcos interior y exterior no son concéntricos, es decir, no comparten el mismo eje. El arco interior está elevado R/2 por encima del eje de impostas, y el arco exterior elevado un R/5.

Imagen 5 10 Esquema Del Arco Islamico Cordobes

Las líneas que determinan las dovelas que hay entre los arcos se cortan todas en el mismo punto, que resulta ser el punto medio de la línea de impostas. Este tipo de arcos se suele usar en lugares especialmente importantes.

Joaquin

Todo esto nos lo explican Joaquín ValderramaFrancisco Fernández, dos profesores de matemáticas que aunque ya se jubilaron no han abandonado la docencia. Al menos, a su manera: hacen visitas guiadas por la Alhambra de su Granada natal -también por otros lugares a los que pueden acompañar de explicaciones matemáticas- para niños y mayores, profesores incluidos.

Dsnfgd

Su objetivo es hacer pedagogía sobre la cara quizás menos evidente del arte que encontramos en la ciudad palatina de la capital nazarí: en un recorrido que dura toda una mañana no dejamos de pararnos prácticamente en cada esquina para que nos expliquen aquello que no es evidente pero que da sentido a todo el lugar: fórmulas, algoritmos, patrones y proporciones. Y además, ayudándonos a descubrirlo por nosotros mismos.

El rectángulo: una de las formas geométricas más usadas en el arte islámico y en la Alhambra

El rectángulo es una de las proporciones más usadas en la decoración musulmana, y por ende en el Islam, pero no un rectángulo cualquiera sino el de la raíz cuadrada de 2 (√2). ¿Por qué es tan especial?

√2 es un número irracional, el resultado de √2 es 1,41421356… Es decir, un número que nunca acaba. A priori no parece algo manejable para realizar cálculos, pero como nos explican Joaquín y Francisco, es una proporción muy fácil de usar geométricamente.

1

El rectángulo √2 se construye de forma muy sencilla: de un cuadrado sobre un lado se dibuja la diagonal, se abate sobre uno de los dos lados y trazando las paralelas se obtiene el rectángulo √2.

B62257fd3e54c4de02c63977863fc508

Una forma más fácil de entenderlo es con un folio estándar DIN A4, que se hizo (como todos los tamaños DIN, A3, A2, etc) siguiendo esta proporción.

Si dividimos el lado grande por el lado pequeño del A4, el resultado será 1,14142135… es decir, √2. En mano y geométricamente, esto se puede comprobar rápidamente acordándonos del teorema de Pitágoras, que nos dice que en un triángulo rectángulo la suma de los cuadrados de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa.

Si hacemos un cuadrado con nuestro A4 podemos obtener un triángulo rectángulo. Si cada lado mide 1, la hipotenusa mide 2. Y si cada 1 es √1, la hipotenusa es √2. Y una forma rápida de comprobarlo es comparar la hipotenusa con el propio largo del rectángulo del A4.

fefe

Efectivamente, si comprobamos la Puerta del Vinotiene la proporción de un rectángulo √2. Se podría decir que esta entrada de la Alhambra tiene exactamente las mismas proporciones que un DIN A4.

Imagen 3 20 La Proporcion Raiz De Dos En La Puerta Del Vino

Una proporción que resulta tan especial porque es la única que al doblarse sobre sí misma reproduce exactamente la misma proporción del original. Es decir, si doblamos un A4 obtenemos dos A5 de proporción √2, si un A5 lo volvemos a doblar sobre sí mismo de nuevo obtenemos dos A6 de √2, y así sucesivamente.

Esta proporción es la que consigue un equilibrio exquisito a la hora de aplicarlo a la arquitectura, y en este caso tanto los portones como ventanas de la Alhambra lo cumplen.

Imagen 5 6 Proporciones 2 En La Pared Del Mihrab
Imagen 7 10 Otra Proporcion Raiz Cuadrada De 2
Imagen 7 9 Proporcion Raiz Cuadrada De 2
Imagen 7 11 Nueva Proporcion Raiz Cuadrada De 2
Imagen 7 13 Otra Nueva Proporcion Raiz Cuadrada De 2
Imagen 7 14 Proporcion Raiz Cuadrada De 3

El primer lugar de toda la civilización donde se han utilizado los 17 tipos de mosaicos

La Alhambra es el único monumento construido antes del descubrimiento de la Teoría de los Grupos que cuenta con al menos un ejemplo de cada uno de los grupos cristalográficos planos. Existen 17 tipos de mosaicos según esta teoría, los cuales se rigen por cuatro movimientos en el plano: el giro, la simetría, las traslaciones y las simetrías con desplazamiento.

Combinando estos movimientos se generan estos 17 tipos de mosaicos, y la Alhambra los reúne todos. Ningún otro lugar en todo el mundo lo consiguió antes.

aa
aaa

Aunque veamos mosaicos muy distintos, es posible que pertenezcan a un mismo grupo cristalográfico, por ello Joaquín y Francisco han elaborado una tabla algorítmica para reconocer cada uno de ellos.

algoritmo

Todas estas variaciones se pueden realizar según estos cuatro movimientos de plano.

Cww

Según cómo se forme el motivo mínimo inicial, los giros que se hagan y qué tipos de movimientos sobre plano se ejecuten, podemos crear diversos tipos de mosaicos, como este de la Puerta del Vino.

gggg
Hhrhrh
gggg

El mosaico es un elemento que aparece de forma muy común a lo largo de la Alhambra no solo por razones estéticas, sino porque también representa una idea del Islam: como no permite representar gráficamente a su dios de ninguna forma, se recurre a ideas, conceptos o epigrafías.

Un mosaico es una imagen que se repite de forma infinita, un motivo que se va repitiendo hasta ocupar todo el espacio. Representa la idea de un solo dios que está en todas partes, algo único que lo cubre todo, un concepto que entronca con la teoría islámica.

Rrgq
P1140004

El friso: otro elemento matemático recurrente en la Alhambra

Los frisos funcionan de una forma muy parecida a los mosaicos, solo que la diferencia es que se traslada en una u otra dirección paralela para rellenar todo el plano mediante la traslación del motivo mínimo, en vez de hacerlo en todas las direcciones como ocurre con los mosaicos.

Imagen 6 81 Friso Geometrico

Los frisos se han utilizado como motivo de decoración en dólmenes prehistóricos, decoraciones egipcias, templos griegos… Y también en la Alhambra, donde fueron muy empleados en su decoración.

En geometría existen siete tipos de frisos que se clasifican según el algoritmo de Rose-Stafford, y como ocurre con los mosaicos, los siete están en la Alhambra.

Geeggqgq

Un oratorio orientado de matemáticamente hacia la Meca

En pleno 2019 los musulmanes pueden usar una aplicación en su smartphone que les indica de forma sencilla hacia dónde deben orientarse para realizar sus oraciones mirando hacia la Meca. Podemos saber gracias a la tecnología que la dirección correcta de orientación desde Granada debe ser 100,4º SE, ¿qué dirección tiene el Oratorio del Mexuar, parte de la Alhambra?

Si lo comprobamos utilizando la planimetría de Google, o el software GeoGebra, podemos ver que se obtiene un azimut de 108,89º (“azimut” se refiere a un ángulo de la orientación sobre la superficie de una esfera real o virtual).

Imagen 5 27 Orientacion Del Oratorio Del Mexuar Con Los Mapas De Google

Si la orientación matemática correcta es 100,4º SE y el oratorio se orienta en 108,62º SE, entendemos que tiene una desviación de 8,22º SE, ¿está mal orientado el Mexuar? No realmente. Es más, es uno de los mejor orientados de Al-Ándalus.

Imagen 5 1 El Oratorio Del Mexuar Abierto Hacia El Albaizyn

Para entrar en contexto debemos saber que Abderramán I (año 786) comienza a construir el oratorio de la Mezquita de Córdoba orientada con un ángulo de 152º SE, es decir, con 51,6º SE de error. La cuestión es que muchas mezquitas posteriores se construyeron teniendo de referencia a la mezquita de Córdoba, por lo que la mayoría de las mezquitas de Al-Ándalus no están orientadas de forma óptima.

Sin embargo, posteriormente empezaron a usarse métodos astronómicos y trigonométricos más precisos para orientar las mezquitas, como la Mayor de Medina Azahara, construida en la época de Abderramán III, en el siglo X. Esa sí fue orientada correctamente. Aconsejado por sus astrónomos, Abderramán III construyó la Medina Azahara con un ángulo aproximado al 108,33º, hecho que posiblemente influyó en que el Mexuar tuviera prácticamente la misma orientación.

Cabe destacar que el mejor orientado de todo Al-Ándalus es el oratorio privado del sultán en el Palacio de Comares, en la Alhambra, con 101º, sin duda combinación de cálculos exactos por parte de sus astrónomos y coordenadas geográficas excepcionalmente precisas.

Si aún te queda curiosidad por conocer más secretos matemáticos de la Alhambra, Joaquín y Francisco, y también su compañero Antonio Fernández, siguen explicando cada día todos los secretos de la Alhambra, tanto en sus paseos como en blog, La Alhambra Matemática.

Personas que eligieron volver al campo

https://www.yorokobu.es/vivir-en-el-campo/

Ante la tendencia a vivir en el campo, a menudo en busca de bienestar, es inevitable hacerse la pregunta: ¿se ha idealizado en exceso la vida en entornos rurales? Muchos son los que dejan la ciudad en busca de lo que han convertido en panacea tras conocerlo los domingos. Ante la decepción, vuelven a la ciudad.

Quienes sí fueron conscientes, antes de partir, de lo bueno y lo malo siguen adelante sin perder de vista que, si bien su calidad de vida ha mejorado, vivir en el campo no significa pasarse el día sin ropa tumbado en una hamaca. Hablamos con algunos de los que residen en entornos agrestes, desde donde compaginan teletrabajo con huerto y rebaño.

Marc Badal estudió Ciencias Ambientales e investigó el neorruralismo en su trabajo final de máster. «Y, al final, me convertí en mi propio objeto de estudio», cuenta Badal, que ha publicado recientemente el libro Vidas a la intemperie. Nostalgias y prejuicios sobre el mundo campesino (Pepitas de calabaza).

Para él, regresar al campo no es una moda ni se ha dado de manera repentina, sino que más bien se trata de «un goteo constante» históricamente poco visibilizado, salvo en algunos momentos puntuales en los que estos movimientos han alcanzado mayor repercusión. Los narotniki rusos, el anarquismo clásico en Italia y Suiza y las comunidades utópicas son algunos de sus precedentes. «Había autores que escribían las obras, pero es que también había gente que, inspirada por esas obras, se iba al campo», explica.

vivir en el campo

Después de mayo del 68, renació la tendencia de regresar al pueblo. Recuerda Badal que «la gente salió de París con toda la decepción y Francia se llenó de experiencias comunitarias». Por lo que no considera que en los últimos 20 años haya ocurrido de manera repentina: «Siempre hay gente dando ese paso».

El desalojo de Sasé, en Huesca, fue uno de los momentos que marcaron su experiencia. Situaciones de este tipo en los Pirineos, a menudo relacionadas con la construcción de pantanos, le llevaron a dedicar el trabajo de máster al movimiento neorrural que se había instalado en terrenos tanto abandonados como expropiados en pos de proyectos desarrollistas fallidos.

Hasta que decidió dejar la ciudad porque «sin relación fisiológica con el objeto de la reflexión no le veía sentido». Se fue al campo, por tanto, en busca de la coherencia entre sus intereses intelectuales y su forma de vida.

Vivir en el campo

Desde que dejó Barcelona, Badal ha vivido en varios pueblos abandonados y actualmente comparte con su pareja un caserío en Navarra, muy cerca de Luzaide, donde tiene huerto, árboles frutales y un pequeño rebaño de ovejas.

A diario, Badal compagina todo este trabajo en el campo con la escritura, charlas y otros proyectos relacionados con la okupación rural y el neorruralismo. Parece un oxímoron, pero Badal habla de «estrés rural». Contra quienes visitan el campo los domingos y lo imaginan como un lugar paradisíaco y relajante, la vida allí, asegura, requiere un gran esfuerzo.

Badal considera que, «aunque tú eres tu patrón y marcas tus horarios», la única forma de vivir a «un ritmo más tranquilo» pasa por pertenecer a un grupo relativamente amplio de unas quince personas que puedan repartirse los trabajos, pero no es posible cuando se trata de proyectos individuales o familiares.

«Ni siquiera he dado el paso a la producción económica porque quiero ese tiempo para poder seguir escribiendo. Llevar un ritmo tranquilo es poco habitual, la verdad. Pero no digo que no exista», matiza.

También por coherencia, Rubén Hernández y Emilia Lope dejaron Madrid y se fueron al campo. Su casa actual está en la comarca de la Vera, Cáceres, a varios kilómetros del vecino más cercano. Ambos son editores de Errata Naturae, responsables de haber incitado a otros a regresar al campo con su colección Libros Salvajes.

Por resumir: han publicado Walden y otros libros de Thoreau, el gran impulsor del regreso al campo y de la búsqueda del contacto con la naturaleza. Cuando lanzaron su colección, la nature writing ya llenaba estanterías en Estados Unidos, pero en España era aún un género relativamente desconocido. Leían en inglés y en francés y, a medida que los títulos sobre la vida en plena naturaleza iban aumentando, se vieron empujados a seguir los pasos de sus autores y dejaron la ciudad.

Cada mañana, Rubén Hernández se levanta alrededor de las 6.00, escribe, lee y lleva a su hija al colegio en bici. Recorren varios kilómetros, pero le compensa: «En Madrid, llevarla a la guardería, aunque estaba cerca, al final suponía 40 minutos para ir y otros tantos para volver», recuerda.

vivir en el campo

Desde hace dos años, recogen agua de un manantial, tienen el teléfono fijo conectado a través de internet porque no hay línea telefónica y utilizan placa solar. Cada invierno, calcula, necesitan unas cinco toneladas de leña. Su hija, de cuatro años, pasa las tardes jugando en el campo con una yegua y dos perros, pero también juega en las calles del pueblo más cercano, donde se encuentra con sus compañeros de colegio.

«La decisión la tomamos por acumulación y por el deseo de recuperar la relación con la naturaleza. Llevábamos muchos años con la sensación de que Madrid exigía mucho y que compensaba poco. Tanto por el tiempo como económicamente. El alquiler no paraba de subir y cada vez dejaba menos espacio público para disfrutar», recuerda el editor.

No se fueron de golpe. Durante un tiempo, cada fin de semana alquilaban una cabaña en Gredos. Pero su sensación de que ese era el entorno en el que querían estar, no solo de viernes a domingo, les llevó a elegir una nueva forma de vida.

«Empecé a hacer muchas lecturas que tenían que ver con esto. Es un interés personal que al final se va a lo profesional y es fundamental que haya una relación entre lo que uno dice y hace. Vas confeccionando un discurso en el catálogo y ya es imposible no aunar el interés práctico con el personal», explica Hernández.

La crianza de su hija fue otro factor decisivo, puesto que tanto él como la madre querían que la niña tuviera la oportunidad de crecer en otro ambiente, pero también de conocer tanto el campo como la ciudad.

Al menos una vez al mes se desplazan hasta Madrid, que solo queda a dos horas. Van al cine, al teatro, y así compensan lo único que echan de menos de la vida en una ciudad. «Aquí, ahora, tiene más oportunidades. A los 16 querrá hacer otro tipo de cosas que el pueblo limitará, pero ya nos enfrentaremos a eso. Ahora está encantada y ha sido mucho más sencillo que en nuestras previsiones», añade.

Tener gallinas no es solo tener gallinas

Como Hernández, Belén Pardos solo echa de menos la oferta cultural de la ciudad y las posibilidades de ver a sus amigos. «Nos hemos ido a un sitio muy cercano a un pueblo pequeño y puedo ir en bici o andando en un momento. Si algo echo de menos es la vida social. Allí bajas y ya está; aquí ya dependes del coche para acercarte a tu gente. O el rollo cultural: si te quieres ir a un concierto o al cine; pero ya está. Solo echamos eso de menos porque somos jóvenes y nos gusta alternar», comenta.

Belén Pardos nació en la ciudad, pero creció en el campo. Cuando quiso independizarse, solo encontró una opción asequible: un piso en Elche. Vivió allí durante 8 años, hasta que decidió que volvería al campo en busca de una vida más tranquila. Desde 2017 convive con su chico y con sus gallinas entre Alicante y Torrellano. Aunque ha encontrado lo que buscaba, no idealiza su nueva forma de vida, entre otras cosas, porque sabe que tener gallinas es mucho más que tener gallinas.

«Me apetecía poder producir cosas y comérmelas de mi casa. Todo eso tan romántico y maravilloso de vivir en el campo… ¿Cuál ha sido la realidad? Que requiere un trabajo tremendo. Mi chico y yo no nos dedicamos a eso, tenemos nuestros trabajos y es complicado compatibilizarlo».

vivir en el campo

«Que sí, es maravilloso tener gallinas y es muy satisfactorio coger el huevo calentico y hacerse una tortilla, pero requiere que vayas todos los días a verlas, las alimentes, les limpies la caca, controles los huevos, mires si están incubando o no, que no se peleen», explica. Por todo ese trabajo, solo se plantea a largo plazo tener un huerto y una cabra para hacer queso.

Como mujer, Pardos se siente más empoderada desde que vive en el campo. Allí ha descubierto que en ese contexto puede sentirse «fuerte, poderosa y autónoma». «También me permite ser capaz de hacer más cosas con mis propias manos. Cuando trabajas delante de un ordenador escribiendo o haciendo cosas de secretaria, es chulo ver esa parte más artesanal, por así decirlo», dice.

A pesar de la multiplicación de tareas, la vida en el campo le ha aportado un bienestar que le  compensa. Y no solo a ella. Una de las razones por las que tomó esta decisión fue la libertad de sus perras y, concretamente, la salud de una de ellas. «Tenemos una galga que tenía ansiedad por separación y destrozaba la casa cuando no estábamos. Ahora está feliz. Va corriendo por el campo y se le ha ido la ansiedad».

¿De verdad se puede desconectar?

Según Hernández, es posible llegar al campo y ser «competente a nivel personal», pero sin dejar de estar «inmerso en algunas dinámicas de la ciudad». Se refiere, en concreto, a la necesidad constante de revisar el e-mail y a la saturación de los grupos de WhatsApp, entre otras cuestiones similares.

Aunque no tiene vecinos ni teléfono móvil, Marc Badal es consciente de que la desconexión absoluta no es posible. La idealización de la vida en el campo llega a crear espejismos tales como la posibilidad de vivir fuera del sistema y sin dinero, pero Badal asegura que es una «absoluta mentira».

«Al final, siempre necesitas el coche, o herramientas, o materiales. Vale, cortas tu leña, sí. Pero ¿quién corta leña sin motosierra?».

¿Por qué las mujeres suelen tener más pelo que los hombres?

https://www.xatakaciencia.com/sabias-que/que-mujeres-suelen-tener-pelo-que-hombres

¿Por qué las mujeres suelen tener más pelo que los hombres?

A pesar de las apariencias, y exceptuando los casos de alopecia, en realidad las mujeres no tienen más pelo que los hombres, ni tampoco los hombres tienen más pelo que las mujeres. Más bien lo que sucede es que ambos sexos tienen la misma cantidad de pelo, pero de diferente clase, tamaño y distribución.

Tanto hombres como mujeres tienen pelo en todo el cuerpo, incluso en el pecho, los hombros, la espalda… pero en el caso de las mujeres, el vello no es tan grueso y pigmentado, sino que es fino y despigmentado. Hablando de cantidad de vello, de hecho, tenemos casi la misma cantidad que los chimpancés.

Folículos pilosos

En general todo el cuerpo está tapizado por una alfombra pilosa que supera los 5 millones de pelos, distribuidos así:

  • Cuero cabelludo: 150.000 pelos.
  • Axilas: 12.000 pelos.
  • Pubis: 7.000 pelos.
  • Cejas: 1.400 pelos.
  • Pestañas: 320 pelos.

Al nacer tenemos una media de 1.135 folículos pilosos por centímetro cuadrado. Pero la cifra cae en picado a la edad de 80 años: 435. El cuero cabelludo de los hombres además de ser más grueso, es también grasoso debido a que la glándula sebácea es grande, por lo que son más propensos a tener caspa y dermatitis. Los hombres multiplican por diez la producción de niveles de testosterona y por tanto la producción de vello es mayor y su distribución diferente.
Imagen | anna carol