EN FIN…

Anuncios

ANUMERISMO O "LAS MATEMÁTICAS NO SIRVEN PARA NADA"

Es un tema recurrente, ya que se repite todos los años, los alumnos con tal de justificar su dejadez siempre preguntan para qué sirve TODO lo que estudian y, dado que Matemáticas siempre es de las asignaturas más odiadas, la dichosa preguntita siempre está ahí, lo que vuelve a dejar claro, una vez más porqué el país está así y porqué no saldremos jamás de la espiral circular de ignorancia en la que nos movemos. Especialmente dedicado a mis alumnos de 3º y de 4º de la ESO, sin interés por nada, les dejo un artículo que ya he puesto alguna vez: http://www.elpais.com/articulo/sociedad/anumerismo/incultura/elpepisoc/20110406elpepisoc_1/Tes

Otro blog en el que se habla del caso es el siguiente: http://lacienciaysusdemonios.com/2011/07/05/anumerismo-en-el-dia-a-dia/
Básicamente es importante resaltar: ¿Qué es el anumerismo? En pocas palabras, la incapacidad para comprender los datos, estadísticas y números que nos rodean a diario. ¿Es grave? Pues sí, principalmente porque esta persona no puede interpretar esos datos correctamente, por lo que necesita que alguien (una persona, un periódico, una televisión…) se los explique. Por tanto, esta persona tiene que “creer” lo que le dice alguien, ya que no tiene forma de comprobar mínimamente si es cierto o no. Me dirán muchos que no podemos saber de todo, y hay veces (muchas) en que no nos queda más remedio que “creer“. Pero me estoy refiriendo a cosas más cotidianas que la nueva colisión conseguida en el LHC, o el nuevo descubrimiento de genética molecular. Hablo de estadísticas y datos como los que aparecen a diario en los periódicos: reducir la velocidad de 120 a 110 km/h producirá un ahorro de entre un 11% y un 15%; o que las mujeres cobran un 15% menos que los hombres. Son dos casos, pero hay muchísimos más. Y para no dar lugar a mal entendidos, veamos qué quiero decir.

O por ejemplo: Y si hablamos de estadística y probabilidades, en juegos de azar y cosas así, ya es la hecatombe. La gente no entiende la probabilidad, no conoce qué es un suceso dependiente, ni independiente. Y por desgracia para ellos, aplicar la intuición en temas de azar, avoca al fracaso.

En los blogs que inspiraron esta entrada se habla de la gente que compra en Doña Manolita, una administración de lotería de la calle Gran Vía, en Madrid. Es una administración que reparte muchísimos premios, lo que es un indicio claro para mucha gente de que está tocada por la diosa Fortuna. ¡Así que es de locos no comprar lotería allí!. Sin embargo, volvemos a ver que la interpretación de un número es muy importante. Porque resulta que no importa cuántos premios reparta la administración cada Navidad, sino la relación entre premios/décimos vendidos (datos que no aparecen en su web, curiosamente . Si nos fijamos en eso, nos daremos cuenta que no reparte más suerte que las demás administraciones, sino más décimos.

Por eso, creo que el anumerismo es grave, y puede que facilite la aparición de pseudociencias y timos relacionados. También por eso creo que, al contrario de lo que la gente piensa hoy en día, es más grave no entender las bases de la estadística y la probabilidad, que no haber leído nunca a Becker, Machado o Pérez Galdós. Aunque esto último tampoco lo recomiendo, os perderías grandísimos autores.

Esto último por un comentario (uno más) de mis alumnos de cuarto que dicen que para qué sirve la probabilidad, que ellos no se la encuentran en el día a día (la excusa de siempre, porque nada te lo encuentras en la calle), sin darse cuenta por ejemplo que los fármacos que se toman han llegado a sus manos por sesudos estudios estadísticos y probabilísticos, o que cuando van al médico y se hacen unos análisis, éste les dice que no hay problema o que sí lo hay dependiendo de si los parámetros obtenidos se encuentran en lo “normal” (otros infinitos sesudos estudios para saber que es “normal”), o que en el futuro, con el estudio del ADN podremos saber exactamente cual es la probabilidad de que una persona contraiga una enfermedad, etc… y así infinitos casos que a los alumnos se les explican desde que entran en el colegio, pero que no hacen ni harán nunca que los alumnos dejen de preguntar “¿Y esto para qué sirve?”

Incluso hay una página que se llama anumerismo.com: http://anumerismo.com/

SALIDAS CARRERA HISTORIA

http://www.guiadesalidaslaborales.es/portal/?p=481

Salidas laborales

Las salidas profesionales de la Licenciatura en Historia se centran, fundamentalmente, en la enseñanza en sus diferentes niveles primaria, secundaria y universidad, y consecuentemente, en las oposiciones.
En este ámbito, es habitual que los profesores de Historia impartan clases no sólo de su materia, sino también de Geografía y de Arte.

Al margen de la enseñanza, el historiador tiene un amplio campo profesional en el mundo editorial, los centros de información y publicaciones, oficinas de información y turismo, así como en museos, bibliotecas, archivos y gestión y conservación del patrimonio histórico, donde realiza una labor de investigación histórica y sociológica. El campo de la animación sociocultural también se presenta como alternativa para estos profesionales. Asimismo, otra posible opción es la carrera diplomática, ya que para el acceso al mundo de las relaciones internacionales es imprescindible una sólida formación histórica.

A pesar de esto, hay que reseñar que el paro es muy elevado y que son muchas las ocasiones en las que estos titulados terminan trabajando en ámbitos que poco o nada tienen que ver con su formación.

Por otra parte, y a nivel general, los empresarios han descubierto que un licenciado en humanidades con una formación de posgrado en Administración y Dirección de Empresas une la capacidad económica y empresarial, generadas por éste, a las de reflexión, comprensión y abstracción propias de este tipo de carreras, lo que da como resultado un perfil muy atractivo para trabajar en la empresa.

http://www.forocoches.com/foro/showthread.php?t=1069499 (Cuidado con algunos comentarios, hay gente que se aburre mucho).

Salidas para los ‘de Letras’
Sepa cómo orientar las carreras de humanidades hacia el nuevo mercado laboral

Siempre están a la cola de las licenciaturas en cuanto a posibilidades de empleo. Sin embargo, ellos y ellas también tienen derecho. ¿Y por qué? Porque son los enfermeros de las obras de arte, la salvaguarda de la conciencia histórica, los mantenedores de la comunicación entre los pueblos, los guardianes de nuestros libros, los que nos enseñan a vivir la música, la literatura… En definitiva, quienes contribuyen a hacer de este mundo algo más bello. Porque no sólo de ingeniería vive el hombre. Los licenciados de humanidades siguen luchando por mantener y abrirse un hueco en el mercado laboral.

Es cierto que, en muchos casos, los profesionales de estas titulaciones tienen un índice de paro muy superior a la media. Y al final, cansados de intentarlo, recurren a otros sectores que nada tienen que ver con el suyo para poder trabajar. Pero, como dice el refrán, renovarse o morir. Así que estos licenciados se están adaptando a los nuevos tiempos, formándose en nuevas especialidades dentro de las humanidades, más acordes con lo que demanda la empresa privada y cada vez más lejos de la vieja idea de trabajar para la Administración Pública. Aunque no todos tienen las mismas posibilidades, ya que hay licenciaturas un poco más proclives que otras a encontrar un hueco. Es el caso de Historia y Ciencias de la Música. Otras carreras, más tradicionales y saturadas, se están orientando hacia nuevos campos como la Geografía y su incursión en el sector del medioambiente.

De todas formas, no todo son buenas noticias. Algunas de estas licenciaturas, como Historia o Teoría de la Literatura, suelen salir mal paradas cuando se habla de cifras de empleo. Y, sin embargo, los licenciados en estas titulaciones no se resignan y completan su formación con masters en administración de empresas, a la vez que orientan su salida profesional hacía negocios como editoriales o centros de enseñanza.

Prácticas. Un ejemplo de toda esta reconversión hacia la empresa privada es la convocatoria de más de 200 becas para estudiantes de Humanidades en las universidades madrileñas. Las convoca la Comunidad Autónoma de Madrid para realizar prácticas de trabajo en empresas e instituciones.

Aunque este tipo de convocatorias abren pequeñas brechas en el restringido mercado laboral de los profesionales de las humanidades, estos licenciados andan en los últimos puestos de la lista y no estaría de más que cundiera el ejemplo. Un reciente estudio de la Universidad Autónoma de Madrid, basado en la historia laboral de los licenciados de distintas titulaciones en dicho centro, sitúa a los profesionales que han cursado estudios de Historia y Geografía entre los que peor lo tienen para acceder al mercado de trabajo. Por ello, no tienen más remedio que buscarse la vida en otros campos que nada tienen que ver con su formación. Algo que están haciendo y además con éxito.

Quizás haya que buscar la razón en la formación genérica de estas titulaciones. Parece que no son prácticas, pero sí aportan una buena base para desarrollar una carrera profesional de cualquier índole. Además, el hecho de que los estudiantes sean conscientes desde el principio de que lo van a tener más complicado que el resto, hace que comiencen a prepararse para enfrentarse al mundo laboral con trabajos temporales que les formen en informática o idiomas y que les den experiencia a la hora de buscar un empleo estable.

Orientación. ¿Hacía dónde orientar las carreras para encontrar trabajo? Desde luego, cualquier orientación profesional depende de las aptitudes personales de cada profesional. Pero eso no quita para unir lo personal con lo profesional y tener en cuenta qué está demandando la empresa privada.

La misma convocatoria de prácticas de la Comunidad Autónoma de Madrid puede servir de ejemplo para analizar por dónde va el mercado. Los elegidos harán prácticas en sectores tan dispares y que tienen tan poco que ver con las letras como la energía, ordenación del territorio o químicas, y en Organizaciones no Gubernamentales de ayuda al Tercer Mundo.

Además, hay en la lista empresas totalmente entroncadas con las humanidades, como galerías o fundaciones de arte, bibliotecas, academias de idiomas y editoriales, entre otras.

Pero la mayoría realizará trabajos novedosos y alejados de la docencia, a excepción de alguna academia de idiomas. No hay límite, a poco que el titulado se especialice en aquello que demanda el mercado.

Pero este esfuerzo ha de verse recompensado por el mundo empresarial creando nuevos y necesarios departamentos donde los profesionales de las humanidades puedan desarrollar su trabajo. Es el caso de los departamentos de documentación con el auge del tratamiento de la información, que reclama la incorporación de profesionales capaces de trabajar en un archivo (historiadores). O el ejemplo de las áreas de diseño que han encontrado unos aliados en los titulados en Bellas Artes, o de las filologías, que se están colando en la empresa privada trabajando en cualquier departamento que necesite idiomas.

La formación complementaria es muy importante: desde informática a nivel usuario o aplicada al ámbito de estudio de su carrera, hasta los idiomas, pasando por nociones de administración de empresa. Y, sobre todo, es muy importante no quedarse parado y buscar trabajos que faciliten la adquisición de experiencia.

Veamos, a continuación, algunas titulaciones pertenecientes al campo de las humanidades:

Bellas Artes. Parece que las mejores perspectivas para trabajar como experto en bellas artes son la restauración y las artes gráficas, pero no las únicas. Últimamente también se está notando un incremento de estos titulados en cualquier área del diseño, desde el industrial hasta el textil, mobiliario, editorial o audiovisual.
Filología. Las mejores opciones son para la filología inglesa y la alemana, así como la catalana, gallega y vasca. Desgraciadamente, la docencia, su gran salida por antonomasia, está paralizada, por lo que la mejor salida pasa por completar su formación con un curso de postgrado orientado al mundo empresarial y buscar un hueco en la empresa privada dónde el conocimiento de idiomas está muy valorado.
Filosofía. ¿Sabe usted que estos titulados están considerados como personas con un sentido muy desarrollado de la lógica y con visión global sobre las cosas? Pues eso precisamente es lo que se busca para algunos trabajos concretos como experto en marketing, en recursos humanos, en administración, dirección y gestión de empresas. Si no le desagrada el mundo de la empresa, sólo tiene que completar su formación con inglés, informática de usuario y algún MBA. Si lo que quiere es seguir intentándolo en la docencia, puede estudiar antropología, humanidades y literatura.
Geografía. Lejos de la idea generaliza que se tiene sobre los geógrafos como una carrera teórica, la verdad es que la formación de estos titulados dista mucho de ser una lista de ríos y cordilleras de España de cabo a rabo.
En esta licenciatura se estudia desde climatología hasta urbanismo. Por eso, los geógrafos tienen un amplio abanico de posibilidades en la empresa privada (medioambiente, ordenación del territorio, cartografía y sistemas de información geográfica, o elaboración de informes demográficos o socioeconómicos).
Historia. Si se tienen en cuenta sólo a los titulados que están trabajando en el campo de la historia, el paro puede llegar hasta el 50%. Pero hace tiempo que estos estudiantes admitieron su situación y empezaron a buscar alternativas fuera de su titulación.
Al igual que los geógrafos, tienen un buen futuro en el sector turístico, pero además pueden orientar su formación hacia las relaciones internacionales.
Historia del Arte. Una de sus salidas más interesantes es introducirse en el mundo del mercado del arte, ya que están preparados para hacer tasaciones, certificar la autenticidad de las obras y asesorar sobre la compraventa.

http://www.elmundo.es/sudinero/noticias/act-127-18.html

COMO HA CAMBIADO LA EDUCACIÓN

Ante un hecho acaecido esta semana me ha venido a la cabeza una imagen que puse hace dos años sobre el estado de la educación actual y sobre quién recae actualmente el fracaso escolar: