LA PISCINA

https://mireinoporuncaballo.com/2017/06/la-piscina.html

Cuando era pequeño en verano, me bañaba en una charca de una tía mía que tenía una huerta. Para mí era una piscina, pero con el tiempo me di cuenta que era una balsa de regadío, de esas donde a veces la gente se ahoga. Me bañé solo muchas veces y otras a cargo de mis hermanos. Incluso con el tiempo yo estaba en ella con niños más pequeños que yo, se supone que yo era el mayor.

Cuando estaba en UCI pediátrica vi muchos ahogados (era una ciudad marítima), algunos fallecieron, y otros quedaron con secuelas muy graves. Todos repetían lo mismo “no sabían cómo había pasado”, “solo salí un segundo”, etc etc.

Ahora, en el Mar Menor se ahogan muchos adultos, porque se confían en que hay muy poca profundidad y no hay casi oleaje, y es verdad. Pero bañarse en 50 cm de profundidad da de sobra para ahogarse y eso la gente no se lo cree hasta que le pasa.

Cuando llega el verano voy unos días a una piscina que está en un conjunto de dúplex, en un lugar muy bonito cerca de Mojácar. La piscina está en el centro y se accede desde las partes traseras de las casas. Tiene una piscina normal y otra para niños pequeños. Es muy curioso ver cuál es la dinámica de los niños y de los padres alrededor de la piscina. Es como un reportaje de la 2.

Si uno ve cómo discurren las personas por allí, hay una serie de patrones que se repiten año tras año.

Hace años unos padres protestaron mucho porque las puertas de acceso a la piscina se quedaban abiertas, y la gente no lo entendía. Ahora, años después, estos padres siempre se las dejan abiertas, ya no les importa, porque sus hijos son adolescentes. Incluso los carteles con las medidas de seguridad se han ido deteriorando, y no de leerlos. Cada vez que los veo salir sin cerrar la puerta me acuerdo.

Es una piscina sin socorrista, y la mayoría del tiempo, los niños están solos, especialmente en la famosa hora de la siesta. Niños de 3 y 4 años en la piscina de los pequeños sin que haya ningún mayor a la vista. Niños en la piscina grande sin que haya ningún adulto en las instalaciones. Niños bañándose a las 12 de la noche con poca visibilidad (pese a las luces). Juguetes, churros, colchonetas, quedan en el agua de un día para otro.

A veces lo paso mal porque no hay absolutamente nadie mirando. El tema de las puertas ya está perdido: si la cierras te miran casi mal porque cuesta abrirlas. Además, si por lo que sea están cerradas, la valla se salta fácilmente por una zona que es de jardines, es muy sencillo. Si alguien cierra puertas, han aprendido que es más fácil saltar que abrirlas.

Esto es lo que se ve, más o menos

Como es posible que los padres estén vigilando como francotiradores, apostados tras una maceta, a veces doy un paseo para ver si es así, y mi sorpresa se acrecenta: a veces no hay nadie mirando. Eso sí, tienen las puertas abiertas y algunos están en el salón viendo la tele o echando eso, la siesta. ¿Creen de verdad que eso es vigilar? Es tal la situación que no suelo salir a la terraza a esa hora porque me siento responsable de todos los niños de la piscina.

Existe una falta de conciencia terrible sobre la posibilidad de ahogamientos en niños, en todos los estratos sociales. Lo veo constantemente. Huyo de las piscinas porque llevo mal esa dejación de obligaciones.

Alguna vez hay alguien leyendo un libro en la terraza, absorto en la historia. A veces está dormido porque no cambia la página en 1 hora.

Todos los años, además, en una playa cercana (con vigilante) se ahoga alguien. Todos los años. Que si corrientes, que si la playa cambia, que si es traicionera. Excusas.

Hace un mes fui a esa playa, y estando la bandera roja puesta, la gente se bañaba. Algunos incluso  decían que otra bandera más lejana (se podía ver con dificultad) estaba verde, y que era cosa de los socorristas, para no trabajar. En fin.

Imagino que el nivel de responsabilidad que se exhibía en la piscina no cambiará mucho cuando van a la playa.

Y luego en televisión las imágenes de las “desgracias”. Padres y abuelos amargamente llorando porque no saben cómo ha pasado, si estaban allí mirando.  Y no todos fallecen, menos mal. Muchos de ellos quedan con cuadros de hipoxia cerebral, esos no contabilizan en las estadísticas de niños fallecidos, por no hablar de los daños medulares por tirarse de cabeza o en lugares en los que no se conoce la profundidad. Una desgracia, digámoslo todos a ver si nos lo creemos.

¿Son todo desgracias inevitables? Creo que no.

Llega el verano  y, como cada año, se va a incrementar el número de niños ahogados. Esto sucede en todas las épocas del año, pero vamos a repasar una serie de consejos para evitar estas “desgracias”.

-Los niños pequeños se fascinan por el agua y no entienden el peligro que puede tener. En esto se parecen a muchos adultos, que tampoco entienden el peligro que puede tener.

-El ahogamiento en niños es SILENCIOSO: tu hijo se puede ahogar sin que chille o llame la atención. Es un mito que los niños pataleen o pidan ayuda, eso no suele pasar. Los niños se ahogan y nadie se entera. Esto debería decirlo algún famoso a ver si de una vez las personas se conciencian. Suelen mover las rodillas o ponerse rectos para intentar sacar la cabeza. No suelen llamar la atención por el cansancio o por el miedo. NO AVISAN.

-Los ahogamientos pueden suceder en cualquier sitio que haya agua: desde un lavabo, pasando por un cubo, una bañera, un pozo, una balsa, etc. Os sorprenderíais de la cantidad de padres que dicen que en un charco un niño no se puede ahogar. Pero sí.

-En muchas ocasiones ocurren en piscinas fuera del horario o la temporada de baño, cuando nadie cree que la piscina esté en uso. Es fundamental cubrir esas piscinas para evitar tener que hacerlo tras una desgracia.

Por todo ello es fundamental lo siguiente:

-Un adulto responsable debe vigilar a los niños y vigilar no es estar por allí guasapeando y subiendo fotos a instagram.  Solamente se necesitan unos segundos para que un niño se ahogue. Esta persona no debe atender llamadas o ir un segundo al baño sin dejar a otro adulto al cargo. En esos “si solo me fui un segundo” suceden las cosas.

-No relajes la vigilancia, en casi todos los ahogamientos en niños hay un adulto que se ha distraído. Aunque sea por no tener que pasar por ese momento, no lo hagas.

-No dejes a los niños cerca del agua mientras haces otras cosas. Los ahogamientos suceden muy rápido. A veces alguien te dice que el niño es muy bueno y que nunca se metería solo. Claro, pero sigue siendo un niño.

-Evita supervisar a los niños si estás bajo los efectos del alcohol u otras drogas. No reaccionarás igual.

-Pon cercas en las piscinas, con puertas que tengan cierre automático. Valora poner  alarmas en esas puertas para los periodos sin baño.

-Aprende nociones básicas de reanimación.

-Enseña a nadar a tu hijo o a mantenerse a flote y usa chalecos salvavidas homologados. Dejar al niño con un flotador en la piscina no es vigilarlo. Ningún sistema sustituye la vigilancia de un adulto.

-Si te bañas en playas con socorrista, sigue las instrucciones: rojo es prohibido. Y no, no eres Michael Phelps.

-Cuando no uses la piscina, saca todos los juguetes y cosas que puedan llamar la atención al niño y hacerle caer al agua. El niño de antes que nunca se metería puede querer coger un juguete o una pelota. Y sin querer meterse hasta el fondo.

-La responsabilidad de los niños ES TUYA, no del socorrista. Es tan frecuente hoy día dar la responsabilidad a otros, que los padres a veces no tienen culpa de nada. Pues no. Los padres  son muy responsables sobre la vida de sus hijos. A veces cuando un padre quiere irse con su hijo de alta voluntaria, le decimos que tiene que firmar un papel donde dice eso, que el padre se va en contra del criterio médico, y muchos no lo firman o no se van. Como si la responsabilidad le abrumara por firmar el papel.

-No dejes solo al bebé en la bañera, ni confíes en que otro niño mayor lo vigile.

-No dejes un cubo o una bañera llena sin supervisión.

-No utilices asientos para la bañera sin supervisión. El bebé puede resbalarse y ahogarse.

-Los flotadores, los churros y otros dispositivos dan una falsa sensación de seguridad. No son sustitutos de la supervisión de un adulto.

Por cierto, los padres que protestaban tanto por las puertas pero ahora no, son médicos. Para más inri.

En la magnífica página www.ahogamiento.com      tienes los datos españoles actualizados y gráficas muy interesantes.

Datos actuales de ahogamientos en menores de 2017

En seguridadinfantil.org han lanzado una campaña para evitar los ahogamientos infantiles.

Con evitar al menos 1 niño ahogado, ya sería una victoria.
El siguiente vídeo muestra un niño que casi muere en una piscina en Finlandia. Al final se salva, pero nadie hace nada por él. Aunque fuera falso (al menos encontré la fuente original de Helsinki), los niños se ahogan así.
https://player.vimeo.com/video/220951262

Near Drowning in Helsinki from Robin McGloughlin on Vimeo.

Por qué desayunar tres huevos cada día

http://www.eldiario.es/tumejoryo/comer/huevos-tres-colesterol-riesgo-beneficios-mitos_0_655134494.html

tres huevos

Durante años las autoridades sanitarias han establecido límites sobre la máxima cantidad de colesterol que podemos comer. El máximo estaba en unos 300 mg al día. Teniendo en cuenta que un solo huevo contiene 186 mg los huevos se caían enseguida de la lista de alimentos recomendados, no solo cuando alguien tenía altos niveles de colesterol, sino para cualquiera que quisiera mantener su colesterol a raya.

Sin embargo, las cosas no son tan sencillas, y los huevos son inocentes.

Todo esto es la larga herencia de  los años setenta, cuando se estableció en la comunidad médica la llamada hipótesis lipídica. Funcionaba así:

  • Una dieta rica en colesterol y grasas saturadas hace subir el colesterol en sangre
  • Un nivel alto de colesterol en sangre provoca enfermedades cardiovasculares

Parece lógico en principio, pero lo malo es que no funciona. Ninguna de las dos premisas es cierta:

De hecho no hay relación entre el nivel total de colesterol y las enfermedades cardiovasculares. Es una medida bastante inútil, y que según datos de la OMS, influye justo al revés en la mortalidad. Más colesterol, menos muertes por enfermedades cardiovasculares.

Relación entre ECV y colesterol

Aquí es donde tenemos que parar a explicar cómo funciona el colesterol en tu cuerpo.

Colesterol eres tú

El colesterol es una grasa que produce tu propio cuerpo. Más le vale, porque el colesterol forma parte de la membrana de todas las células de tu cuerpo y es un ingrediente imprescindible para la síntesis de la vitamina D y las hormonas sexuales, estrógenos y testosterona, entre otras cosas.

El colesterol es tan importante que tu hígado, tus intestinos y el resto de las células de tu cuerpo saben cómo fabricarlo, y se ocupan de que el nivel sea estable. Si comes poco colesterol, el cuerpo fabrica el que haga falta. Si comes mucho colesterol, el cuerpo fabrica menos. Por este motivo el colesterol que comas no afecta de forma apreciable al colesterol en tu sangre.

El colesterol es tan importante que tiene su propio sistema de transporte. El colesterol, una grasa, no viaja bien por la sangre, que es acuosa. Para llevarlo a las células se envuelve en una red de proteínas, como las naranjas en un cesto.

Las proteínas de baja densidad, LDL, son las que llevan el colesterol a las células. Las de alta densidad, HDL, son las que retiran el colesterol. Por eso la distinción entre colesterol bueno y malo. Si tienes poco HDL, no hay suficiente servicio de retirada, y el colesterol se acumula. Por eso se llama al HDL el “colesterol bueno”.

Colesterol LDL y HDL

El colesterol transportado por las lipoproteínas LDL es el que da problemas. Hay una relación entre el nivel alto de colesterol LDL y el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Pero es que no todo el colesterol LDL es igual.

Hay partículas de LDL pequeñas y grandes. Más importante que el nivel de colesterol LDL, es el número de partículas: las personas que tienen muchas partículas pequeñas de LDL tienen mucho más riesgo que quienes tienen pocas partículas de LDL de tamaño grande.

De vuelta al huevo

¿Y los huevos? Seguramente, lo que pensabas sobre los huevos y el colesterol está equivocado:

Adiós al desayuno con magdalenas. Hola, huevos revueltos. En concreto, tres huevos.

Pero no termina aquí. Los huevos no solo no son perjudiciales, sino que mejoran el perfil del colesterol, con lo que te protegen de las enfermedades cardiovasculares. En un experimento se comparó a un grupo que comía tres huevos enteros al día con otro que tomaba un sustituto sin yema. Los resultados te sorprenderán:

  • Consumiendo tres huevos al día se convertían las proteínas LDL pequeñas (las peligrosas) en partículas más grandes (sin riesgo)
  • El grupo comehuevos vio como aumentaban sus niveles de colesterol “bueno” transportado por las partículas HDL
  • Se redujo el nivel de insulina y la resistencia a la insulina, factores determinantes de la diabetes
  • Quienes comieron huevos hicieron descender sus niveles de triglicéridos

Es decir, colesterol total aparte, que no significa mucho, todos los factores de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares se redujeron comiendo tres huevos al día.

Los huevos proporcionan grandes cantidades de colina, un nutriente imprescindible para el funcionamiento del cuerpo, desde la formación de nuevas células hasta el cerebro. Se cree que la deficiencia de colina, muy común, está detrás de la ateroesclerosis, enfermedades hepáticas y neuronales.

Los huevos también contienen antioxidantes luteína and zeaxantina, que protegen contra la degeneración macular y las cataratas. Olvídate de las zanahorias, para proteger tu vista tienes que echarle huevos.

Por último los huevos son una fuente de proteínas completas y biodisponibles, es decir, que se absorben casi al 100%. En tres huevos enteros hay 21 gramos de proteínas, y sabes que necesitas más proteínas al día de las que piensas.

¿Qué huevos comer? Los huevos de gallinas criadas en libertad tienen un perfil nutricional mejor que el de las gallinas enjauladas alimentadas solo con pienso, o al menos eso dice este estudio del Reino Unido. La diferencia está en el contenido de ácidos grasos omega-3 y de vitaminas A y E, que obtienen de comer hierba e insectos. También es cierto que se puede obtener el mismo resultado con gallinas enjauladas que coman piensos enriquecidos con estos nutrientes.

¿Y los huevos ecológicos? La diferencia principal con los huevos de las gallinas “camperas” (código 1) criadas en libertad es que, según la normativa, para que los huevos sean ecológicos (código 0) se deben alimentar exclusivamente de pienso procedente de la agricultura ecológica. Pero si el pienso no está enriquecido, y ambas gallinas están criadas en libertad, no habrá ninguna mejora en la calidad nutricional del huevo. Puedes ahorrarte el dinero.

¿En qué se basa todo esto?

Introduction to Cholesterol Metabolism

Los adultos normales sanos sintetizan colesterol a un ritmo aproximado de 1g/día y consumen 0,3g/día. El nivel relativamente constante de colesterol en la sangre (150–200 mg/dL) se mantiene principalmente controlando el nivel de síntesis de novo. El nivel de la síntesis de colesterol está regulado en parte por la ingesta de colesterol en la dieta.

Dietary cholesterol feeding suppresses human cholesterol synthesis measured by deuterium incorporation and urinary mevalonic acid levels
Estos resultados indican una modesta regulación a la baja de la síntesis en respuesta al colesterol en la dieta, independiente de los niveles de colesterol en plasma.

Rethinking dietary cholesterol.
Las líneas de pruebas que provienen de los estudios epidemiológicos actuales y de intervenciones clínicas usando diferentes tipos de pruebas de colesterol sustenta la idea de que las recomendaciones que limitan el colesterol en la dieta deben ser reconsideradas.

Dietary cholesterol and cardiovascular disease: a systematic review and meta-analysis.
Los estudios analizados fueron heterogéneos y no poseen el rigor metodológico para extraer conclusiones respecto a los efectos del colesterol en la dieta en el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

The role of small, dense low density lipoprotein (LDL): a new look.
Las pruebas sugieren que cuando los triglicéridos en sangre exceden un umbral crítico de aproximadamente 133 mg/dl (1.5 mmol/l), esto favorece la formación de LDL pequeñas y densas a partir de partículas mayores y menos densas.

Egg consumption and risk of coronary heart disease and stroke: dose-response meta-analysis of prospective cohort studies
Un consumo alto de huevos (hasta uno al día) no está asociado con un aumento del riesgo de enfermedad coronaria o infarto.

A Prospective Study of Egg Consumption and Risk of Cardiovascular Disease in Men and Women
Estos resultados sugieren que no es probable que el consumo de hasta un huevo al día tenga un impacto sustancial en el riesgo de enfermedades cardíacas o infarto entre mujeres y hombres sanos.

Dietary cholesterol provided by eggs and plasma lipoproteins in healthy populations.
Debemos reconocer que diversas poblaciones sanas no experimentan riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas al aumentar la ingesta de colesterol, sino que, por el contrario, la inclusión de huevos en la dieta puede tener múltiples efectos beneficiosos.

Associations of egg and cholesterol intakes with carotid intima-media thickness and risk of incident coronary artery disease according to apolipoprotein E phenotype in men: the Kuopio Ischaemic Heart Disease Risk Factor Study
La ingesta de huevos o colesterol no se asoció al aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, incluso en los sujetos portadores del gen ApoE4 (es decir, altamente susceptibles).

Whole egg consumption improves lipoprotein profiles and insulin sensitivity to a greater extent than yolk-free egg substitute in individuals with metabolic syndrome.
Sin embargo, hubo mayores incrementos en colesterol HDL y partículas grandes de HDL, y reducciones en el total de partículas VLDL y su tamaño medio para los que consumieron huevos, comparados con el sustituto. La insulina en sangre y la resistencia a la insulina se redujeron, mientras que […] el diámetro de HDL y LDL aumentó con el tiempo solo en el grupo que consumió huevos.

Dietary cholesterol provided by eggs and plasma lipoproteins in healthy populations.
Los huevos son buenas fuentes de antioxidantes que se sabe que protegen a los ojos, por lo tanto, el aumento de los niveles de luteína y zeaxantina en los individuos que consumen huevos es interesante, especialmente en poblaciones susceptibles de desarrollar degeneración macular y cataratas.

Vitamins A, E and fatty acid composition of the eggs of caged hens and pastured hens
Las gallinas criadas en libertad suplementadas con pienso comercial producen huevos con contenidos significativamente más altos de vitamina E y ácidos grasos omega-3 que los huevos de las gallinas en jaulas alimentadas solo con pienso comercial.

Choline: An Essential Nutrient for Public Health
La colina se encuentra en una variedad de alimentos. Las yemas de huevo son la fuente más concentrada de colina en la dieta americana, proporcionando 680 mg por cada 100 gramos. La ingesta media de colina para adolescentes, hombres mujeres y embarazadas están muy por debajo del nivel adecuado establecido por la IOM.

Association between Carbohydrate Intake and Serum Lipids
Los resultados sugieren que hay un efecto complejo y predominantemente desfavorable por el aumento de la ingesta de carbohidratos procesados en el perfil de lípidos, que puede tener implicaciones en el síndrome metabólico, diabetes y enfermedades coronarias.

El modelo europeo de producción de huevos
• Gallinas camperas. Estas gallinas están alojadas en una nave como las criadas en el suelo, y además tienen acceso a un terreno al aire libre en el que pueden picotear, escarbar en el suelo y darse baños de arena. 
• Gallinas de producción ecológica. Las gallinas, además de tener acceso a corrales al aire libre, son alimentadas con pienso procedente de la agricultura ecológica y solo pueden recibir los tratamientos expresamente autorizados para este tipo de producción, regulado por una normativa específica y controlada por los Consejos Reguladores de la Agricultura Ecológica.

RESPUESTAS (LXXIX): ¿POR QUÉ (A PRIMERA VISTA) EL UNIVERSO OBSERVABLE ES MÁS GRANDE DE LO QUE SU EDAD LE DEBERÍA PERMITIR?

http://cienciadesofa.com/2017/06/respuestas-lxxix-por-que-a-primera-vista-el-universo-observable-es-mas-grande-de-lo-que-su-edad-le-permitiria.html

Hace un par de semanas, Roberto López-Herrero preguntaba por Twitter cómo es posible que el universo observable tenga un radio de 46.500 millones de años luz, si el Big Bang ocurrió hace 13.800 millones de años.

Se trata de una duda que a todos los aficionados a la astronomía nos ha atormentado en algún momento de nuestras vidas: el universo se ha estado expandiendo desde que tuvo lugar el Big Bang pero, incluso suponiendo que las galaxias se hubieran estado moviendo a la velocidad de la luz, sólo podrían haber recorrido 13.800 millones de años luz en cualquier dirección durante todo este tiempo. Por tanto, siguiendo este razonamiento, el diámetro del universo actual no podría superar los 27.600 millones de años luz.

Pero, por supuesto, eso no es así: sabemos que el universo observable tiene un diámetro de 93.000 millones de años luz.

¡Y eso sólo puede significar que el universo se ha estado expandiendo a velocidades superiores a la de la luz! ¡Maldita sea! ¿No  decías hace una semana que es imposible que un objeto se mueva a la velocidad de la luz? ¿Cómo puede ser que haya galaxias que han movido incluso más rápido? ¿No será que el Big Bang no es más que una gran patraña? 

Pues no, voz cursiva, no es una patraña. Para entender lo que está pasando, empecemos por hablar de la expansión del universo.

Hace un siglo que los astrónomos utilizan la espectroscopia (hablaba de ella en esta otra entrada) para medir la velocidad y la dirección del movimiento de los cuerpos celestes lejanos. Pero, durante el proceso, han descubierto algo muy curioso: todas las galaxias que se han observado se están alejando de nosotros como si, miraras adónde miraras, el universo entero estuviera huyendo de la Vía Láctea.

¿Todas las galaxias se alejan de nosotros? ¿Seguro?

Bueno, vale, voz tiquismiquiscasi todas. De los miles de millones de galaxias que hay en el universo observable, sólo 100 de las más cercanas se mueven en nuestra dirección.

El caso es que este fenómeno se convirtió en uno de los pilares fundamentales de la teoría del Big Bang (de la que hablaba en esta otra entrada) pero, además, un astrónomo llamado Edwin Hubble descubrió un detalle aún más interesante en 1929: las galaxias no sólo se están alejando, sino que encima lo hacen a mayor velocidad cuanto más lejos están de nosotros.

Esta es la llamada Ley de Hubble y refleja el hecho de que la velocidad de recesión de las galaxias aumenta en 70 km/s por cada 3,26 millones de años luz que nos separan de ellas. Teniendo en cuenta lo enormes que son las distancias cósmicas, no es de extrañar que las galaxias más lejanas, que están a miles de millones de años luz, se alejen de nosotros a velocidades abrumadoras.

Velocidad de recesión de varias galaxias según su distancia. Gráfico obtenido con datos del telescopio espacial Hubble. (Fuente)

Por ejemplo, en el gráfico superior podéis ver que las galaxias más cercanas (los puntos de la izquierda) tienen velocidades de recesión de unos pocos miles de kilómetros por segundo (km/s), mientras que las más extremas (a la derecha), que están a una distancia de 1.600 millones de años luz, se alejan a casi 30.000 km/s o, lo que es lo mismo, un 10% de la velocidad de la luz.

Aun así, aunque esta cifra pueda dar vértigo, hay galaxias tan distantes que no sólo se alejan de nosotros a la velocidad de la luz, sino que incluso la superan. De hecho, de momento el récord se lo lleva GN-z11, una galaxia que se aleja de nosotros a una velocidad 2,3 veces superior a la de la luz.

¿Ves? ¿Por qué se mueve tan rápido? ¿Qué fuente de energía infinita está utilizando? ¿Es cosa de los extraterrestres? ¡Esto no hay por dónde cogerlo!

Calma, calma, voz cursiva. Intentemos aclararlo.

Mucha gente piensa que el universo se está expandiendo porque, hace 13.800 millones de años, una gigantesca explosión lanzó un al espacio un montón de material que se ha estado desparramando por el cosmos desde entonces, alejándose de un punto central y evolucionando hasta convertirse en las galaxias que vemos hoy en día.

Pero esta idea es incorrecta: primero, porque el Big Bang no fue una explosión, sino un proceso de inflación y, segundo, porque no sólo dio lugar a la materia que vemos hoy en día, sino también al espacio en la que se encuentra. Y es el espacio, no la materia, el motor que impulsa el crecimiento del universo: el propio espacio es lo que se ha estado hinchando durante 13.800 millones de años, arrastrando consigo la materia que contiene.

O sea, que la materia no es la causa de la expansión del universo, sino que simplemente se deja llevar por el espacio mientras éste se expande. Y aquí viene la parte importante de la entrada de hoy: aunque la materia no puede alcanzar la velocidad de la luz, no hay nada que impida que el espacio se estire a velocidades iguales a la de la luz o incluso superiores.  Por tanto, las galaxias lejanas que se están moviendo a una velocidad superior a la de la luz no incumplen ninguna ley física, porque ellas mismas no se mueven, sino que el espacio que las separa las empuja mientras crece.

Si esta ilustración no os ha sido demasiado útil, a una escala mayor, la expansión del universo tiene más o menos esta pinta:

Técnicamente, la pregunta de Roberto ya estaría respondida: como el espacio en sí mismo no está sometido a las mismas limitaciones que la materia, su expansión ha podido alejar las galaxias más remotas de nosotros a velocidades superiores a la de la luz durante los 13.800 millones de años que han pasado desde el Big Bang, permitiendo que el universo observable alcance su radio actual de unos 46.500 millones de años luz.

Bueno, sí, técnicamente ya has hecho tu trabajo, pero a mí aún me quedan muchas preguntas. Por ejemplo, ¿Cómo podemos ver esas galaxias que se alejan a una velocidad superior a la de la luz? ¿Y qué es eso del universo “observable”? ¿Acaso hay una parte del universo que no podemos observar?

A ese tipo de cosas me refería, voz cursiva. Pero, aunque me sabe muy mal hacer esto, tendré que abordar esas cuestiones en la siguiente entrada porque me he dado cuenta de que el texto se estaba alargando demasiado (que ya es decir en este blog).

¡¿Qué?! ¡¿Pero si para cuando la escribas ya me habré olvidado de lo que acabo de leer?!

No te preocupes, que no tardaré en publicarla porque tengo el artículo prácticamente terminado. Mientras tanto, te ofrezco una serie de opciones que te podrían ayudar a matar el gusanillo de la divulgación.

¿Se te ha olvidado lo que ibas a hacer segundos después de entrar en un lugar? Eso es que tu cerebro está sano

http://es.gizmodo.com/se-te-ha-olvidado-lo-que-ibas-a-hacer-segundos-despues-1796292521

Entras en una habitación con la determinación del que sabe perfectamente a lo que va. De repente, te paras. Un momento… ¿Qué venía yo a hacer aquí? ¡Maldita sea! Si lo acabo de pensar. ¿Cómo se me ha podido olvidar? Si esto te ha pasado alguna vez, no te preocupes. No estás perdiendo la cabeza.

Es inevitable sentir una punzada de terror cuando sufrimos lapsus tan aparentemente importantes, pero lo cierto es que ese tipo de despistes no solo son perfectamente normales, sino que son la prueba de que nuestro cerebro funciona como debe (al menos en términos de atención y memoria). Se deben a algo denominado Efecto Umbral.

El nombre no es casual. Resulta que nuestro cerebro tiene más posibilidades de olvidar lo que estamos haciendo solo por el hecho de cambiar de habitación. A veces también ocurre cuando interrumpimos una idea con otra. Pedimos a otra persona que nos preste atención porque queremos decir algo importante, y cuando vamos a decirlo se nos ha olvidado completamente. El Efecto Umbral haciendo de las suyas de nuevo.

Aunque a menudo asociamos la memoria con la imagen de una especie de disco duro en el que grabamos las cosas como si fueran archivos, lo cierto es que el cerebro no funciona así para nada. En realidad, el interior de nuestra cabeza es más un superordenador que lleva a cabo múltiples tareas al mismo tiempo y balancea la carga de esas tareas en función de los estímulos que le llegan del entorno.

Ilustración: Angelica Alzona / Gizmodo

Cuando cambiamos de una estancia a otra, el cerebro tiende a establecer un nuevo marco de experiencias para la memoria. En cierto modo es como si pasara página para apuntar lo que sucede en esa habitación en una hoja limpia del cuaderno. La atención se enfoca en un nuevo escenario y, a resultas de ese salto, a menudo se olvida de alguno de los procesos que teníamos funcionando en ese momento. El fenómeno no depende de la distancia recorrida, sino del hecho de cruzar un umbral para cambiar de habitación, de ahí su nombre.

En 2011, un grupo de investigadores de la Universidad de Notre Dame en Indiana, Estados Unidos, realizó un experimento con 55 estudiantes perfectamente sanos. La primer parte consistía en deambular por la casa virtual de un videojuego llevando objetos dentro de una caja. Cada cierto tiempo se les preguntaba qué objeto estaban llevando. El resultado demostró que, al atravesar umbrales entre estancias, los estudiantes olvidaban lo que estaban cargando con mucha más facilidad. En una segunda parte del estudio recrearon el experimento usando una casa real con idénticos resultados. Cambiar de estancia resetea la atención y el cerebro elige qué objetos a los que estaba prestando atención en ese momento no es necesario recordar en ese momento.

Curiosamente, ningún estudio ha logrado explicar cómo ocurre exactamente el Efecto Umbral, ni como evitar que se produzca. Probablemente utilizar trucos mnemotécnicos ayude, pero se trata de una cuestión de atención, y el cerebro no puede prestar atención a todo, todo el tiempo. [vía Mental Floss]

Kill the lights

Esta es una de las últimas bandas que estoy descubriendo. Esta canción es una mezcla entre el buen rock’n’roll y lo acústico. Buena letra también.

Heavier than you: la hipsterización de las camisetas heavys

http://lasoga.org/heavier-than-you-la-hipsterizacion-las-camisetas-heavys/

En mis tiempos de instituto la molonidad la marcaba, entre otras cosas, las camisetas de grupos heavys. Lo sé, es difícil de entender hoy en día, cuando los cerebros adolescentes son lobotomizados por Daddy Yankee, Taburete y demás cacofonías sonoras, pero en la segunda mitad de los años noventa el rock aún daba sus últimos coletazos de popularidad y era suficientemente autoconsciente como para saber glorificar una simbología que empezaba a vislumbrarse como terreno de nostalgia mitificada. Así pues, podías ser un pringado en toda regla, pero con tu camiseta de Helloween o Iron Maiden lo eras un poco menos. Si te gustaba el heavy, el metal, el rock… en definitiva, los sonidos considerados duros, y además dejabas constancia de ello en tu estética, eras visto si no como alguien realmente rebelde (era difícil con gafas de culo de botella y llevando al recreo un bocadillo de mortadela hecha por tu madre), al menos sí como un tío con un gusto musical identificable con la rebeldía y lo salvaje. Las camisetas heavys ayudaban a ser más interesante, a ser más guay.

beavis-and-butthead-wallpaper-4Pero hay que matizar que esa molonidad se reducía básicamente al ámbito fraternal de la masculinidad. Que te gustase el rock y que lo demostrases vistiendo era algo que solamente te hacía molar entre tíos. Porque las chicas, por lo general infinitamente más maduras que sus coetáneos varones, andaban a otra cosa. Por supuesto, a ellas también les podía gustar el rock, pero además de tener un sentido de la moda mucho más depurado que nosotros, no iban a querer enrollarse contigo porque te pusieses una camiseta con el careto de Eddie. Vale, podían sentirse atraídas por el malote de clase que además era fan de Pantera, pero sus querencias musicales no eran el motivo que atraía sus miradas, sino más bien la sensación de peligro que proyectaba y a la que su adhesión al rock ayudaba a alimentar; es decir, al chungo de clase le gustaba Pantera porque él era peligroso, pero no se había convertido en peligroso por gustarle Pantera.

Independientemente de su éxito social, las camisetas heavys eran indudablemente un signo de identificación, una forma de activismo estético de nuestra personalidad: «Hola. Soy mi camiseta». Y lo eran porque el rock molaba. Y no solo porque proyectase una supuesta imagen peligrosa de ti, sino porque representaba un movimiento vanguardista con unos valores culturales reivindicables. A nadie en su sano juicio se le hubiese ocurrido entonces llevar una camiseta de los Backstreet Boys o de Britney Spears; el pop prefabricado de la MTV podía vender millones de discos, pero era un enemigo contra el que posicionarse por su vacuidad. El rock no, el rock era una bandera a enarbolar y que, como luego comprobaríamos, no solo se adscribía a la personalidad adolescente, si no que nos podía acompañar también en la adultez.

imagePero hace tiempo que las cosas han cambiado. La caída en desgracia del rock, y el auge en contraposición de la horterada de radio fórmula y del hip hop y el indie como géneros de identificación juvenil, han dado un vuelco al panorama. El último caso es especialmente significativo, ya que ha venido a ocupar el espacio tradicionalmente reservado a los sonidos guitarreros: ahora que la cultura popular ha sido hipsterizada, ahora que lo indie ha pasado de ser un movimiento nacido como reacción a lo mainstream a convertirse en su mayor símbolo, el rock ha quedado reducido paradógicamente a la condición alternativa a la que aspiraba la música independiente. Pero la cultura hípster, por su inconsistencia intelectual y su propia naturaleza snob, tiene la desconcertante cualidad de reivindicar toda manifestación artística susceptible de ser considerada marginal, y dada su banalidad ideológica intrínseca, de resucitarla potenciando sus postulados más superficiales. De ahí que el rock no haya experimentado bajo la sombra de los nuevos tiempos un resurgir musical, y en cambio sí haya sido rescatado como un juguete de carácter fútil; de ahí que las camisetas heavys sigan viéndose por las calles, y suponemos que por los institutos, pero que no vengan acompañadas de un interés musical y cultura real. Hoy, esas camisetas proceden de talleres chinos previo etiquetado de Amancio Ortega, y ya no son un signo de identificación social, si no el objeto fotográfico de la it-girl o el it-boy de turno.

Una de las primeras personalidades de referencia en abrir la veda fue Kendall Jenner, hermanastra de Kim Kardashian, quien se dejó ver por la calles de Los Angeles y Nueva York con camisetas de Metallica, Guns ´n´Roses, Rolling Stones o los Ramones. Hablamos de principios de 2016, año cuyo verano fue vaticinado por los expertos como el pistoletazo de salida para una moda que iba a llegar para quedarse: la de las camisetas «de aires roqueros». La polémica no se hizo esperar, y no solo porque un personaje supuestamente alejado del mundo del rock como Jenner se pasease públicamente de esa guisa, sino porque poco después afirmó en su Twitter que no entendía a la gente que escuchaba música heavy, para a continuación aparecer con una camiseta de Slayer. Si había voluntad de irónica provocación en sus palabras, es algo que Gary Holt, guitarrista de la banda californiana, no esperó a comprobar, contestándole enseguida como solo un metal hero sabe hacer: saliendo en un concierto con una camiseta con la leyenda «Kill the Kardashians» (mata a las Kardashian).

slayer-kardashianjpgPero no todas las rockstars se han tomado el asunto de forma tan severa. En una de las múltiples entrevistas dentro de la reciente promoción del nuevo disco de Metallica (Hardwired… to Self-Destruct, 2016), un medio mexicano le enseñó a James Hetfield varias fotografías de celebrities con camisetas de la banda. Sus respuestas, trufadas de cachondeo e ironía, dejaban entrever que a diferencia de Holt y de muchos fans del género, el tema le parecía totalmente anecdótico. «Obviamente es un poco grande para ella», comentaba entre risas viendo la imagen de Kim Kardasian, «muestra mucha más carne de la que yo le dejaría mostrar a mi hija. Si compró esa camiseta en la época de Kill ‘em All, estaría agradablemente impresionado».

Más hostil fue la respuesta de Marilyn Manson ante la contemplación de Justin Biever en circunstancias semejantes. Después de tuitear algunos comentarios sarcásticos, el Reverendo le puso la guinda al pastel compartiendo un vídeo en Instagram en donde se veía al rubio cantante con una camiseta con su nombre, y subtitulándolo como «es molesto cuando le prestas a alguien una camiseta después de una sodomía, y no la devuelve. Bueno, al menos, está siendo usada por una buena causa». Más adelante, Manson publicó fotos junto al cantante y portando él a su vez una camiseta de Biever, demostrando que, como todos sabíamos, al anticristo del metal siempre le ha interesado más una buena publicidad que cualquier debate sobre esencias roqueras.

Porque realmente esta es la cuestión que subyace aquí: si alguien está legitimado para ponerse una camiseta de un grupo aunque no lo haya escuchado en su vida; o en otras palabras, la supuesta perversión con la que las multinacionales de la moda y los medios de comunicación se han apoderado del espíritu de la música rock reduciéndolo a un mero objeto estético. Estamos hablando de un fenómeno puramente capitalista como la apropiación cultural, mediante el cual un grupo dominante se adueña de una estética o cultura sin profundizar en ella, despojándola así de su autenticidad y pervirtiendo sus valores originales. Y esto siempre trae consigo la ofensa del grupo agredido. Ejemplos hay muchos: uno aquí, otro aquí.

bieber-and-mansonjpgDesde luego, cada persona debería poder llevar puesto lo que le viniese en gana (mirad si no a Lenny Kravitz y su bufanda gigante); otra asunto es que eso sea un acto coherente con sus propios gustos musicales y, por ende, con todo lo que de ellos se deriva. Pero este sería un debate estéril de barra de bar (o de las redes sociales en su actual versión 2.0), si no fuese porque deja traslucir una inquietante incertidumbre: hace tiempo que las élites culturales han impuesto movimientos que se limitan exclusivamente a cambios estéticos, carentes de reflexión y con los que nunca nos cuestionaremos nada de lo que nos rodea.

En mis tiempos de instituto la molonidad la marcaba, entre otras cosas, las camisetas heavys, y esto era así porque llevarlas puestas quería decir algo. Ahora no; ahora estas camisetas han sido despojadas de significado. Y eso duele. Porque lo triste no es que alguien ajeno a su música vista una camiseta de los Rolling; lo triste es que el rock haya sido reducido a la misma condición vintage de una madalena insípida con nombre anglosajón: esas que dan igual cómo sepan, porque lo importante es que queden bien con un filtro Valencia en Instagram.

Diary of Jane

Breaking Benjamin es una banda de rock usana con bastante éxito en listas de rock alternativas. En general no me gustan sus canciones, pero se salvan precisamente la canción con la que les conocí en el año 2007, este “Diary of Jane” y la balada “Forget it”:

 

No, no te estaré esperando

Richard Marx es un cantante americano que tuve mucho éxito a finales de los 80 y principios de los 90 con canciones poperas y baladas como “Hold on to the nights”, “Angelia”, “Hazard” o esta que fue su canción más conocida y que sonó, incluso en España, en el año 88. Una canción extremadamente bonita que la gente de la época recordará. Aún así el mensaje de la canción no me convence.

Un comentario…

…muy interesante extraído de un foro sobre el abandono universitario en estudiantes de informática:

Tienes razón, pero con una puntualización: el tener buenos hábitos de estudio, buena memoria y ser organizado sirve para sacarte unas oposiciones. Cosa muy interesante. El más triste empleado del ayuntamiento en Alcalá de Henares vive mucho mejor que el informático “medio” en Madrid. 

Lo que no vale para cascarla es estudiar años y años una ingeniería para acabar haciendo trabajos triviales mal pagados y currando 60 horas a la semana. Esto te sirve si naces en el sitio adecuado en el momento adecuado. Pero no todo el mundo tiene la oportunidad de entrar al MIT, montar una empresa o irse de analista a Alemania. Es más probable acabar de camarero, amargado y con la estantería llena de libros que te recordarán el tiempo perdido.

Si alguien que lee esto está todavía a tiempo de decidir, que reconsidere su postura: si estudias, debe ser con un claro objetivo de sacarte una oposición. Una carrera/fp/algo fácil, homologado y esas cosas, que te sirva de titulación para entrar en algo de interino y opositar más adelante.

Si lo que quieres es ganarte la vida, estudiar 8 años no te servirá de nada salvo que seas muy muy bueno (y sepas alemán … ). Para ganarse la vida lo realmente importante no está en los libros.

Desgraciadamente en España es así.

Que te partas de risa es un síntoma de inteligencia

http://www.esquire.es/actualizacion/10775/que-te-partas-de-risa-es-un-sintoma-de-inteligencia

¿Cuántos ataques de risa te han dado el las últimas semanas? Si la respuesta ni la recuerdas porque tienes los músculos de la mandíbula oxidados, déjanos decirte que llevas, también, varias semanas sin ser muy avispado inteligentemente hablando. 

Si te estás preguntando qué tiene que ver la risa con la inteligencia, también déjanos decirte que mucho. Demasiado. Tanto que tener buen humor y no tomarse las cosas muy en serio hace que alcancemos mejor y más rápidamente la máxima inteligencia. Así lo han dicho varios estudios que relacionan la inteligencia humana con la capacidad de afrontar lo bueno, malo y regular con una carcajada en la boca. 

De hecho, todos los estudios realizados hasta el momento sobre esta relación concluyen en que las personas denominadas “graciosas” suelen tener un coeficiente intelectual más alto al de la media general, algo que se justifica científicamente con la capacidad creativa; una mente abierta, sin prejuicios y positiva puede crear con más facilidad que una mente autosugestionada por los diferentes problemas y situaciones con los que se va encontrando. 

La risa como habilidad personal tiene que ver con la forma de tomarse la vida, sabiendo que es la mejor manera de enfrentar la existencia ya que, desde el punto de vista filosófico, todo lo que en al vida sucede, incluida la misma vida, es perecedera, caduca, y preocuparse lo más mínimo por ella y su continente es invertir tiempo en la causa incorrecta. 

Algo que un autor definió muy bien en esta frase: “Todo autobiografía es una obra de ficción”.