Idiocracia

Nunca está de más recordar esto:

Anuncios

El alcohol es la droga que más demanda de tratamiento tiene

https://www.consalud.es/autonomias/cataluna/alcohol-droga-mas-demanda-tratamiento-cataluna_53998_102.html

El alcohol es la droga que más demanda de tratamiento tiene en Cataluña

Desde hace ya dos décadas, el consumo de alcohol continúa provocando la mayoría de las peticiones de tratamiento por drogodependencias en Cataluña. Así lo indican los últimos datos, correspondientes al año 2017, del Sistema de Información sobre Drogodependencias (SIDC), que gestiona la Sub-dirección General de Drogodependencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña. Según éstas, en el año 2017 se iniciaron un total de 13.716 tratamientos por abuso o dependencia de las drogas, una cifra similar a la de años anteriores.

Por tipo de droga, el alcohol, con un 43,39%, se mantiene como la que tiene más inicios de tratamiento. La segunda droga que tiene más inicios de tratamiento es la cocaína, con un 22,17%, seguida de la heroína (12,79%) y el cannabis (12,43%). Finalmente, el tabaco representa un 3,86% de los inicios de tratamiento.

La demanda de tratamiento por cocaína se ha incrementado ligeramente en los últimos dos años, después de seis años de un descenso gradual; sin embargo, actualmente sólo un 40% de estos inicios hace tratamiento por primera vez, mientras que hace 10 años este porcentaje era de un 60%.

El alcohol es la sustancia con más inicios de tratamiento en ambos sexos

Si se analizan los datos en mujeres y hombres por separado, se observa igualmente que el alcohol es la sustancia con más inicios de tratamiento en ambos sexos (49,40% en el caso de las mujeres, y 41,70% para los hombres), seguido por la cocaína (17,90% las mujeres y 23,40% hombres).

La edad media de solicitud de tratamiento varía según la droga principal. La droga por la que la gente más joven hace inicios de tratamiento es el cannabis (27 años en mujeres y 29 en hombres), mientras que las drogas por las que se pide un tratamiento con una edad más avanzada son el tabaco (50 años en mujeres y hombres) y el alcohol (47 en mujeres y 46 en hombres).

Durante 2017, se atendieron unos 6.000 usuarios a los Servicios de Reducción del Daño (SRD), donde se atiende a personas que todavía no quieren, o no pueden, iniciar un tratamiento para su adicción. Esta cifra pone de manifiesto la accesibilidad y la alta usabilidad de estos servicios, sobre todo si se ubican en zonas de tráfico y consumo. Por otra parte, unas 3.000 personas fueron a las salas de consumo a hacer un total de 124.712 de consumos, cerca de 16.500 más que en 2016. Este consumos son higiénicos y seguros, previniendo infecciones graves -como la infección por el VIH y las hepatitis-, así como muertes por sobredosis.

La prevención de infecciones graves, como el sida y las hepatitis, en personas que se inyectan drogas, depende en gran medida de una buena distribución de material de inyección higiénica. El año pasado se distribuyeron 878.421 jeringuillas estériles a través de 545 puntos de intercambio.

EL ALCOHOL, MAYOR CAUSA DE URGENCIAS POR DROGAS AL SEM

El número de urgencias por causa del consumo o abuso de sustancias que fueron atendidas por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) durante 2017 fue de 21.740, valor ligeramente superior al 2016. Las urgencias relacionadas con el consumo de alcohol fueron, de lejos, las más frecuentes (84,61%).

Destaca la franja de menor edad (12-16 años) donde las mujeres presentan más intoxicaciones por alcohol. A medida que avanza la edad, esta proporción se invierte y son los hombres quienes presentan más intoxicaciones.

drogas cataluña

Porque salud necesitamos todos… ConSalud.es

Otro comentario…(Izquierda/derecha)

…de un foro:

Antes de la crisis migratoria, cuando recortaban en becas todos sabíamos a quién había que señalar, al PPSOE de los recortes. Ahora hay otro factor externo adicional. La izquierda se ha convertido en una fábrica de xenófobos al dar la espalda a la clase obrera de sus respectivos países. Mirad las estadísticas de los partidos de ultra derecha en Europa y sus resultados electorales a lo largo de los últimos años, los partidos de izquierda se están aburguesando y están olvidándose de la clase obrera. La izquierda ha sido la defensora tradicional de la clase obrera debido a su estilo pragmático. Sin ese pragmatismo la izquierda está condenada.

La izquierda más mainstream ha perdido el norte y ha adoptado un discurso que NO MOLESTA a las élites económicas, ya que divide a la clase obrera. Y parecerá una tontería, pero la carencia de una izquierda pragmática ha sido el punto de inflexión que históricamente han aprovechado los fascismos para ganar terreno.

Cuando un fontanero o un albañil (o cualquier currante de mono azul que se nos ocurra y que nos sirva para ejemplificar esto), se levanta todos los días a las 5:30 AM para ir a trabajar sus 8 horas o más, y llegan las elecciones, quiere un político que luche por sus derechos, que le represente, que se acuerde de él para mejorar sus condiciones de vida, para mejorar su sueldo, en definitiva quiere vivir bien, de forma digna. 

De tal modo que, cuando el hombre va a informarse de los distintos partidos políticos disponibles, se encuentra con que unos políticos siguen con sus corruptelas de siempre, otro se ha comprado un chalet de 600.000€ cuando hace poco predicaba que eso estaba mal, la otra dice que encima de currante, tonto, blanco y heterosexual habla mal porque no usa el lenguaje inclusivo, los otros están debatiendo si acoger a más o menos inmigrantes, con las ayudas sociales que eso suponga, y entonces recuerda que a él le han denegado el préstamo porque su sueldo es una mierda y no sabe cómo va a llegar a fin de mes ni cómo le va a comprar a sus hijos los libros cuando llegue septiembre, ni como va a pagarle la matrícula de la universidad a su hija mayor porque están recortando (pero los refugiados se lo llevan gratis). Entonces el currante se cabrea y no quiere saber nada de esa izquierda que solo se acuerda de él cuando llegan las elecciones. Si un partido nacional socialista, en ese momento de desamparo político explota ese sentimiento de “la política se ha olvidado de ti” y apela a él directamente para que les de su voto de confianza, el fascismo habrá ganado un voto más. 

El socialismo nacional o nacionalsocialismo nunca ha ganado poder coleccionando descerebrados en los gimnasios, sino apelando a la clase trabajadora e infiltrándose en los sindicatos, y eso es algo que más vale no olvidar. Si la izquierda se vuelve poco pragmática, le está concediendo espacio al fascismo.

Let it fall: las causas de los disturbios de L.A. del 92 (más de 50 muertos), un teniente que se negó a intervenir

https://www.valenciaplaza.com/let-it-fall-las-causas-de-los-disturbios-de-la-del-92-mas-de-50-muertos-un-teniente-que-se-nego-a-intervenir

Un documental de John Ridney (creador de American Crime) analiza los disturbios de Los Angeles en 1992 que le costaron la vida a 50 personas. Hubo dos vídeos virales que encendieron a la población. El linchamiento de Rodney King por policías blancos y las palizas a coreanos y blancos de negros en South Central LA. La policía no actuó por miedo a complicar la situación, pero coreanos armados salieron a las calle a proteger sus negocios a tiros. Todos tenían la mili hecha y sabían disparar. Al final solo hay una noticia: pudo ser mucho peor

29/09/2018 – 

VALÈNCIA. El año pasado aparecieron simultáneamente varios documentales que recordaban los sucesos de Los Angeles de 1992. Los disturbios desatados cuando unos policías blancos le dieron una paliza a un negro, Rodney King. Le golpearon con sus porras sin cesar mientras el hombre yacía en el suelo. Casualmente, porque en aquella época era casual que hubiese alguien con una cámara, un ciudadano, George Holliday, grabó la agresión. El vídeo llegó a los medios y el escándalo fue mayúsculo. El delito de King era conducir borracho y darse a la fuga cuando le pararon. Intentó escapar porque estaba en libertad condicional. Cuando le atraparon, le dieron una paliza de muerte en plena calle. Se ha hablado de ese vídeo como del primer viral de la historia.

Dos semanas después, en una tienda regentada por una mujer coreana que había sufrido varios atracos, Soon Ja Du disparó por la espalda a Latasha Harlins, una niña de 16 años, porque creía que le estaba robando un zumo de naranja. La homicida no entró en prisión, fue condenada a cuatrocientas horas de servicios a la comunidad. Esa sentencia incendió las calles.

En una sucesión de imágenes no profesionales y de la prensa, estas jornadas fueron contadas por el documental LA’92. Aquí, en Let it fall, aparecen exactamente las mismas imágenes icónicas. Afroamericanos cortando una calle y linchado a todos los conductores blancos que encuentran a su paso, con especial mención al conductor de un camión, Reginald Denny, al que le machacan la cabeza con un ladrillo. También salen coreanos armados con fusiles que rodean sus comercios para defenderlos a tiro limpio de los saqueos. Y vistas aéreas de la ciudad ardiendo por varios puntos simultáneamente.

Sin embargo, la diferencia con Let it fall es que el documental de John Ridley aporta muchas entrevistas y añade a unos personajes a los que no se aludía en la citada película: los afroamericanos que protegieron a blancos de los linchamientos salvándoles la vida. En algunos casos, como el del conductor del camión, los médicos dijeron tras atenderle que evitó la muerte por escasos minutos.

Con la perspectiva más amplia que aporta este trabajo, donde se parte de las técnicas policiales que se empleaban a principios de los 80 y se marca una evolución del trabajo policial y sus actuaciones en al lamentable “war on drugs” estadounidense, la sensación que le queda al espectador tras las dos horas y media de metraje es que todo podría haber sido peor. Que ya es decir. En 1982, con una técnica de asfixia que empleaba y entrenaba el departamento de policía, murieron dieciséis personas en siete años a manos de los agentes. Tuvieron que olvidar su uso y, en su lugar, el departamento recurrió a porras de metal, que es con lo que le rompieron los huesos de a Rodney King.

Hay otro dato esencial. Los coreanos que tomaron las armas alentados por las emisoras de radio angelinas en su lengua, casi como en Ruanda, tenían formación militar, tal y como explican los entrevistados. Habían hecho todos la mili y sabían manejar armas. Defendieron sus comercios disparando a discreción. En una escena, uno de ellos cuenta tranquilamente que le ha dado a una mujer en la barriga y a otra en una pierna. Tiene la pistola aún humeante en la mano.

El resultado de todo aquello fueron que cifras de 50 muertos, la mayoría negros, por cierto, 862 edificios destrozados, 8000 detenidos y 2000 heridos, y pudieron ser más. Posiblemente lo hubieran sido de no intervenir el ejército.

De hecho, los coreanos pusieron tanto celo en defenderse que se dio el caso de un chaval, también coreano, que, enardecido por lo que estaba viendo en televisión, salió a defender a sus compatriotas y uno de ellos le metió un disparo desde un tejado. Fuego amigo. El documental entrevista a su madre y a su hermana.

La aproximación humana, sobre todo la reflexión a posteriori que ofrecen los encuentros con los protagonistas en la actualidad, ponen de manifiesto que muchos de los problemas que ocasionaron los disturbios siguen sin solucionarse. No hay más que ver lo que ocurrió en Ferguson con la muerte de Mike Brown, asesinado a tiros cuando le iban a identificar como sospechoso de haber robado un paquete de tabaco.

La aparición más estelar es la de Henry “Kiki” Watson, condenado por aplastarle la cabeza contra el suelo con la bota al conductor mientras le cogían todo de los bolsillos. Su testimonio arroja una visión bastante impopular: “Solo hay dos maneras de que un negro sea aceptado en Estados Unidos, si es homosexual o si es un jodido transgénero”. Bobby Green, sin embargo, el que salvó a Denny del linchamiento, confiesa que actuó así porque algo le dijo que lo hiciera. En un reportaje de Time, salió que el jefe del conductor apaleado le dio un trabajo como recompensa y se mudó de su conflictivo barrio.

Y la clave de los sucesos se explica en este documental mejor que en el anterior. El gran problema fue cuando el teniente Michael Moulin, al mando de la 77th Street Division, decidió no enviar a sus agentes al cruce de calles de Normandie y Florence donde se produjeron los linchamientos de blancos y coreanos. En este reportaje él mismo se explica: “Vi que pegaban a Reginald Denny, sí, y era horrible, pero en la guerra pasan cosas horribles y tienes que tomar decisiones duras y la decisión que tomé es que no podíamos ayudarle. No podíamos”. Al aparecer en televisión lo que estaba ocurriendo ante la pasividad de la policía, fue cuando se desencadenó el caos. Ese día fue el final de su carrera.

El feminismo busca la igualdad* (Ironía)

https://medium.com/el-saco-del-coco/el-feminismo-busca-la-igualdad-cf856f3507b6

El truco es que, para el feminismo, la igualdad no significa lo que tú crees. Y vamos a ver un ejemplo.

Hace unos días, durante el IX Congreso para el estudio de la violencia contra las mujeres, la ponente Yolanda Domínguez dijo que ser feminista es estar a favor de la igualdad* y pidió que los hombres feministas levantasen la mano, para identificarse.

Cuando ya tenían la mano levantada les pidió que fuesen un paso más allá y se pusieran de pie, para que ella pudiera verlos bien.

Cuando ya estaban de pie les pidió que fuesen un paso más allá y se retirasen al final de la sala, para que las mujeres de las últimas filas pudiesen sentarse donde ellos habían estado.

Mientras tanto, como algunos periodistas estaban trabajando y mostraban reticencias, Yolanda les señaló y les echó en cara que les costase tanto la igualdad* y que no fuesen capaces de hacer un simple gesto.

Cuando las mujeres ya estaban delante y los hombres ya estaban detrás, Yolanda les pidió que fuesen un paso más allá y se quedasen de pie durante toda la charla.

A partir de ese momento (y durante el resto de la conferencia) la audiencia permaneció segregada por sexo: las mujeres sentadas cómodamente en las primeras filas, y los hombres al fondo, de pie, escuchando cómo Yolanda hablaba sobre igualdad*.

Pero algunos hombres se habían quedado en los asientos que les correspondían; así que durante el turno de preguntas una asistente les hizo la pregunta obvia: ¿Es que no querían la igualdad*? ¿Es que eran machistas?

Un agente de policía contestó que se había levantado a las seis de la mañana para estar ahí; que creía en la igualdad y no se consideraba machista, pero que tampoco era feminista porque creía que cierto feminismo radical ponía a un sexo por encima del otro.

Yolanda, que acababa de colocar a todas las mujeres en las mejores butacas y a todos los hombres de pie al final de la sala, se limitó a decirle que no sabía lo que era el feminismo, punto.

El otro ponente añadió que no existía término medio, y que el agente debía elegir entre estar a favor de la igualdad* (y demostrarlo yéndose al fondo) o estar a favor de la violencia contra las mujeres (y demostrarlo quedándose donde estaba).

Y ante ese dilema el agente prefirió marcharse al fondo de la sala y quedarse de pie, junto al resto de hombres que estaban a favor de la igualdad*.

Puede parecer contradictorio que un gesto de igualdad implique segregar a tu público y mandar a todo un sexo al gallinero, pero Yolanda lo explicó de forma muy clara en este artículo:

Para Yolanda, la palabra igualdad* no significa lo mismo que para ti. Para Yolanda buscar la igualdad* consiste en favorecer a las mujeres hasta que a ella le parezca que la balanza está justamente equilibrada.

Para Yolanda, la distribución del auditorio era injusta cuando ella llegó: había hombres y mujeres mezclados, y algunos hombres madrugadores estaban mejor ubicados que otras mujeres que habían llegado después.

Así que Yolanda redistribuyó la sala de acuerdo a su idea de igualdad*, y al acabar casi todas las mujeres estaban delante y casi todos los hombres estaban detrás. El equilibrio de la balanza ya era justo.

Así que cuando os digan que el feminismo busca la igualdad*, es importante entender qué significa la expresión.

Es importante entender que una cosa es la igualdad, y otra cosa muy distinta es la igualdad*.

Sí, Carlos Sobera, la publicidad de apuestas incentiva la ludopatía

https://hipertextual.com/2018/11/si-carlos-sobera-publicidad-apuestas-incentiva-ludopatia

Apuesta, apuesta, apuesta“, dice el anuncio de un portal de juego online que está protagonizado por el presentador Carlos Sobera. Este anuncio y otros de webs de apuestas no pasan desapercibidos para la población y la semana pasada un telespectador criticó en Twitter al presentador por fomentar, con esta publicidad, la creación de adictos al juego.

El presentador no dudó en responder ante la acusación lanzada por el espectador: “La publicidad no crea ludópatas. Déjese de tonterías”, afirmó a través de su perfil en dicha red social. Entonces, ¿quién tiene razón?¿El telespectador indignado o el presentador que con su imagen llama a que otros apuesten por internet?

Aguanto para ver la publi que enriquece en @El_Intermedio @GranWyomingTV @sandrasabates11 @DaniMateoAgain &Co. y veo 888 veces a @carlos_sobera promocionando y haciendo #Ludópatas on line para ruína de personas y familias. Hay gente que les pierde la codícia de los dineros #ASCO

La publicidad no crea ludopatas. Dejese de tonterias

567 personas están hablando de estoInformación y privacidad de Twitter AdsLos grupos de impacto de la publicidad son los menores y las personas que ya tienen adicción al juego

Los expertos lo tienen claro: la publicidad sí crea más personas adictas al juego. “Comenzarán a salir estudios fehacientes en muy poco tiempo pero es evidente que llegamos tarde, muy tarde“, explica a Hipertextual Ignacio Blasco, coordinador terapéutico de la Asociación sin ánimo de lucro para el tratamiento de la ludopatía y nuevas adicciones(ALYA). Mientras que, por su parte, la psicóloga clínica Susana Jiménez, que además es coordinadora de la Unidad de Juego Patológico y Adicciones Comportamentales que depende del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario de Bellvitge, explica que la publicidad impacta principalmente en dos colectivos vulnerables: “Por un lado, los niños y adolescentes, y, por otro, aquellos que ya tienen una conducta de juego problemática”, afirma desde el otro lado de la línea telefónica. Esto significa que ya no es solo que los adictos sientan más ganas de jugar con los anuncios sino que los menores puedan empezar a planteárselo y comenzar, así, una adicción que podría arruinarles la vida.

En el segundo trimestre de este año, las casas de apuestas tanto online como offline invirtieron en marketing 81,3 millones de euros, con un crecimiento anual del 55,22%. Desglosado en gastos de afiliación 7,6 millones de euros; patrocinio 2,95 millones de euros; promociones 29,6; y publicidad 41,1 millones, tal y como se explica en el resumen del segundo trimestre de 2018 de la Dirección General de Ordenación del Juego. Mientras que “la media mensual de usuarios activos es de 859.695, lo que implica un crecimiento del 31,74% respecto al mismo trimestre del año anterior. La media mensual de los nuevos registros es de 268.094 usuarios, con un crecimiento anual del 33,3%”, se lee en este resumen.

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía es una psicopatología. Es decir, un trastorno mental “categorizado en el DSM-V (el manual de diagnostico de referencia) como juego patológicos”, además está recogido “dentro del capitulo de adicciones sin sustancia”, tal y como señala Blasco. “La ludopatía o adicción al juego es una adicción patológica que se caracteriza por un deseo irreprimible de jugar a juegos de azar. Está reconocida como una enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y afecta de forma devastadora a diversas áreas de la vida de la persona con ludopatía y de su familia”, añaden desde Azajer, un centro de asistencia para personas ludópatas que forma parte de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR).

Pero, ¿qué acerca a una persona a los juegos de azar? La respuesta no es sencilla, ya que se trata de múltiples factores, tal y como explican varios expertos. “Las causas del juego patológico siempre se explican por la interacción de diferentes factores de riesgo. Por un lado tenemos los factores de riesgo social-ambiental, entre estos estarían la publicidad, pero también habría otras variables como acontecimientos vitalicios traumáticos o estresantes, la edad, el género, la edad de inicio, un ambiente familiar de juego. Serían variables externas, pero también interactúan otros factores de riesgo individual que serían de tipo psicológico, de personalidad, como también de tipo neurobiológico”, explica Jiménez. Uno de los principales rasgos que tienen las personas adictas al juego es la “impulsividad”.

“Se ha podido observar cómo ciertos genes predisponen a manifestar según qué enfermedades o comportamientos/rasgos que pueden ser patológicos”, comenta Blasco. “La influencia del entorno familiar es determinante para el desarrollo posterior de la persona por lo que factores estresantes en la infancia, una mala educación emocional, ciertos déficits en el cuidado pueden fomentar un mal afrontamiento de los problemas y, por tanto, caer en una adición como la ludopatía y, por último, situaciones vitales estresantes o negativas pueden facilitar también conductas adictivas” como fracasos laborales, problemas económicos, agresiones o rupturas, entre otros, añade Blasco.

Publicidad agresiva

Crédito: anuncio de 888.es

No solo el eslogan de la empresa a la que Carlos Sobera presta su cara llama al juego, también el propio anuncio en vídeo hace lo mismo relacionando vivir y felicidad con ganar apuestas. Esto se puede ver tanto en las palabras escogidas como en las imágenes que las acompañan. Además, no queda ahí. Después ofrecen dinero para los nuevos registros por lo que los usuarios se dicen que en realidad no están perdiendo nada.

“¿Os imagináis un anuncio de ginebra donde un famoso a nivel nacional te gritase ‘baila , baila, baila’ o ‘fiesta, fiesta, fiesta’ mientras salen copas de gintonic a rebosar? ¿O un anuncio de tabaco donde te griten ‘fuma , fuma, fuma’? ¿No, verdad? Pues Carlos Sobera protagoniza un anuncio donde se hace esto con el juego. Si esto no es agresivo…”, comenta Blasco a Hipertextual. “Desde hace más de veinte años investigadores españoles han colocado al juego al nivel del tabaco y alcohol”, señala el coordinador del equipo terapéutico de ALYA.”La publicidad tiene un impacto, no es una cuestión de creencia u opinión, los estudios van en esa dirección”

Repetición continua de estos anuncios, emisión en horario infantil y que sean protagonizados por personajes famosos tampoco ayudan, como señalan desde Azajer. “La publicidad está siendo muy agresiva y, además, es masiva“, explica Jiménez. “No solo se da en horario protegido para los niños, sino que se puede ver en partidos televisivos y acontecimientos deportivos”. Por tanto, “es una publicidad a la que están expuestos todos estos niños”, añade la psicóloga. “Se ha visto a nivel internacional que el aumento de la publicidad ha sido masivo desde 2011, sobre todo en determinados juegos con apuesta en los que la publicidad ha superado el 160%. Y la publicidad tiene un impacto, no es una cuestión de creencia u opinión, los estudios van en esta dirección”, señala Jiménez.

Pero Sobera no es el único que protagoniza anuncios de este tipo. El actor José Coronado o el exseleccionador de España, Vicente del Bosque, también lo hacen. Y a deportistas de élite como Cristiano Ronaldo, Neymar, Piqué o Rafa Nadal también se les ha podido ver en este tipo de publicidad. Es más, el Real Madrid, uno de los equipos con más seguidores en el mundo, tiene estampado el nombre de una casa de apuestas en sus camisetas. Todas estas personalidades son referentes para los jóvenes -y no tan jóvenes-, y aunque puedan pensar que apostar no puede perjudicarles, la realidad es que tienen muchas posibilidades de terminar siendo adictos al juego. No obstante, estos no son los únicos famosos que anuncian apuestas por internet. Por ejemplo, Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez publicitan un bingo online y los seguidores de ambos, siguiendo la misma creencia que los aficionados a los deportistas anteriormente nombrados, también pican y entran a jugar.

Gambling picturesLa promoción del juego y las facilidades que dan en los anuncios va a hacer que las apuestas lleguen cada vez a más hogares

Todo lo ya expuesto más el acceso mayoritario a Internet y, por ende, la posibilidad de entrar en estas páginas “facilita que haya más población que tenga acceso al juego o quiera jugar por lo que una vez abierta esa puerta la probabilidad de que se convierta en una adición existe, en mayor o menor grado pero siempre existe”, comenta Blasco. “Por una cuestión de probabilidades es evidente que la promoción del juego y las facilidades que se dan en ciertas publicidades agresivas este va a llegar cada vez a más casas, las nuevas tecnologías facilitan el anonimato y la intimidad (publicidad de casinos online)”, explica el coordinador del grupo terapéutico de ALYA.

El acceso a Internet es también un factor de riesgo. “Todos los estudios epidemiológicos realizados a nivel internacional lo dejan muy claro: la oferta, la accesibilidad, la disponibilidad de juego que da internet tiene un impacto en las tasas de jugadores patológicos. Internet ha cambiado el tipo de juego tradicional y ahora uno tiene acceso todos los días, a todas horas, desde tabletas y móviles… Sí es cierto que esto favorece que muchos jóvenes cuentan que solo juegan online y a través del smartphone, por ejemplo”, señala Jiménez.

“Internet también ha favorecido que el tema del control social haya desaparecido. Muchas mujeres nos decían que jamás se hubieran puesto delante de una máquina o ido a un casino porque les hubiera dado vergüenza, sin embargo, desde su habitación es muy fácil ponerse a jugar”, explica Jiménez. “La posibilidad de ponerse a jugar online ha cambiado los perfiles y el juego se ha hecho transversal, podemos encontrarlo en todas las franjas de edad y en cualquier género, a pesar de que los hombres siguen siendo los que más consultan por este tema”, añade.

Menores y normalización de las apuestas

A la consulta no llegan menores de edad, pero el problema está ahí. En Internet es difícil controlar que los menores de edad jueguen en estas páginas, pero en muchas de las salas de juego ni siquiera se pide el DNI para ver la edad, mucho menos para evitar que entren aquellos adictos que así lo piden mediante autoprohibición. No obstante, **que los menores no vayan a consulta no quiere decir que la edad no sea un factor de riesgo: “Cuando los adictos llegan a consulta y preguntamos por la edad de inicio no nos dicen los 18 años, que sería lo esperable (ya que es la edad legal para jugar), muchos nos dicen que han empezado a jugar a los 15 o 16 años“, explica a Hipertextual Jiménez.

“Hace años, el paciente medio era de entre 40 y 65 años y jugador de máquinas tragaperras“, explica Blasco. Sin embargo, debido a Internet el paradigma ha cambiado y desde hace cinco años “la variabilidad es muy amplia en la edad y tipo de juego”, añade. “Encontramos grupos de tratamiento con chavales de 23 años junto a personas de 50“.

Gambling pictures

“Los menores consumen mucho Internet, páginas deportivas y televisión. Es ahí donde la publicidad no tiene límites, además se anuncia como todo lo que se puede ganar y habitualmente los adolescentes por su etapa vital son más impulsivos, quieren libertad económica y les gusta el riesgo”, comenta Blasco. Esto es “un caldo de cultivo perfecto”. “Si además contamos con la no aplicación de la ley de acceso a menores en ciertas casas de apuestas (algo que vemos a menudo en la asociación) tenemos un problema muy grave”, explica. Además, cabe recordar que los adolescentes actuales han crecido inmersos en una crisis y que la esperanza de ganar dinero fácil y rápido está ahí, latente. Y esa idea errónea les puede llevar a caer en la adicción al juego.”Las apuestas deportivas están más aceptadas socialmente”

¿Estamos normalizando el juego? “La normalización del juego nos preocupa sobre todo en las apuestas deportivas, que es donde se ha pasado el umbral de normalización”, afirma Jiménez. “En los otros juego más o menos todo el mundo tiene la percepción del riesgo y que, aunque puede ser una actividad de entretenimiento para muchas personas, para otras puede ser un problema adictivo”, comenta. Pero, no es así en el caso de las apuestas deportivas, en este caso esa percepción “está disminuida”. Se trata de “un juego mucho más aceptado socialmente” y que, incluso, “los chavales jóvenes piensan que es una actividad implícita al deporte”. El deporte “es sano y el apostar entre amigos es una actividad más”, comenta. Sería “igual que practicar deporte”. Sin embargo, “eso no es así”, señala la psicóloga. “Y eso es lo que más nos preocupa“, afirma.

Legislación en España

Italia ya prohibió el pasado mes de julio los anuncios de las casas de apuestas en todas sus formas. Sin embargo, ¿cómo está el tema en España? ¿Se ha regulado la publicidad de algún modo?

Hace apenas un mes que el Ejecutivo y Unidos Podemos (UP) llegó a un acuerdo para regular la publicidad de los juegos de azar y las apuestas deportivas a nivel nacional. Sin embargo, los anuncios no están regulados por ley sino que siguen el código de conducta de la Dirección General de Juego y que, además, está bajo la supervisión del organismo independiente Autocontrol. En este código de conducta se prohíbe a los anuncios sugerir “que el juego puede mejorar las habilidades personales o el reconocimiento social”, que “el juego es una vía de escape de problemas personales, profesionales, educativos, de soledad o depresión”, que puede ser “una solución para problemas financieros”, tampoco pueden realizar “ofertas de crédito a los participantes” o “asociar situaciones de juego repetitivas, incontroladas o compulsivas a emociones fuertes”. No obstante, la verdadera regulación debería llegar con la ley que se espera que PSOE y UP desarrollen.

Además, también se limita el horario para emitir este tipo de anuncios, que solo pueden salir en televisión entre las 22 y las 6 horas. Pero en el caso de la radio no se marca ningún tipo de franja, por lo que suenan en cualquier momento del día. Estas restricciones se realizan para proteger a los menores de edad, sin embargo, no se tiene en cuenta que durante la retransmisión de eventos deportivos, que muchos niños y adolescentes ven, también aparecen anuncios. Y estos se pueden observar tanto en la televisión como en el campo de juego, pero, además, algunos locutores incluso comentan a cuánto se pagan las apuestas para el partido.

En internet, por otra parte, ni siquiera hay una regulación de los anuncios y, aunque los menores de edad no pueden entrar en los portales de apuestas, la realidad es que muchos adictos empiezan a jugar a los 15 o 16 años, por lo que las barreras para apostar no son tales.

Auge y caída del Vips: de ingenieros de Starbucks a la indiferencia total

https://www.merca2.es/vips-restaurante-moda-desgracia/

vips



Hablar de Vips es hablar de la historia de muchos españoles. El Vips era un lugar de encuentro, especialmente para los madrileños. Un espacio para las clases medias, pero también para las altas del Barrio de Salamanca. Formaba parte del ritual diario de aquel que iba a desayunar un batido y unas tortitas y a leer el periódico. O de la tertulia de tarde del grupo de amigos acompañados del célebre Vips Clubs con refresco ilimitado. Todos estos recuerdos son dueños de un pasado ya nostálgico. El Vips sigue existiendo, pero ya no es como antes. Ha perdido su esencia. ¿Por qué? Esta es la historia de cómo el restaurante de moda en España cayó en desgracia hasta su venta hace unas semanas.
La historia de Vips en España comienza en 1969 de la mano de Plácido Arango con la apertura en el centro de Madrid del primer concepto de restaurante y tienda bajo un mismo techo. Por primera vez, platos americanos tan icónicos como las tortitas con nata, o las hamburguesas llegaron a nuestro país. Pero hay un plato, por encima de todos, que se convirtió en todo un emblema: el sándwich Vips Clubs. Su receta: tres pisos de pollo a la plancha, bacon ahumado, tomates, mayonesa, queso, jamón York, queso emmental y lechuga Batavia.

Famoso Vips Clubs.

Y de Madrid al cielo. La enseña salió de la capital solo tres años desde que inició sus operaciones para llegar a Sevilla, Valencia o Barcelona. Hoy en día está presente prácticamente en toda la geografía española con alguna de sus marcas. Poder comer o cenar a cualquier hora o la llegada de extras como el wifi gratuito en todos sus locales revolucionaron el sector.
Vips consiguió tener una legión de fanáticos que pertenecían a su club de fidelización. De forma gratuita, desde 1996 una tarjeta daba acceso a muchos descuentos y promociones únicas para los socios. Hasta 1,3 millones de socios forman parte del Club Vips. Cenar por solo dos euros era posible. De hecho, lo sigue siendo a veces.
Y aunque no muchos lo saben, de la mano del grupo Vips llegaron los primeros Starbucks a España. Los dos primeros locales se situaron en Madrid. Todo ello a través de una joint venture con la compañía de café en 2001 repartida al 50%. En 2009, se haría con el control total. En Francia y Portugal también llegó a un acuerdo parecido.
En estos casi 50 años en la vida de los españoles la empresa creció hasta el punto de alcanzar los cerca de 450 locales. De ellos, 176 son propios, mientras que el resto son franquiciados. Del inicial Vips Cafeterías, la cadena dio paso a otras marcas que operan actualmente: Vips Smart (formato rápido de cafetería), Ginos, Starbucks, Fridays y wagamama (cocina pan-asiática).
AUGE Y CAÍDA DE VIPS
Pero de ser el local de moda en muchas ciudades pasó a ser uno más. ¿Cuándo dejó de formar parte de nuestra vida social el Vips? Cuesta establecer un momento en concreto en el que la compañía comenzó su declive. Pero quizás, son sus últimos años los que demuestran que Vips no ha sabido capear la crisis del consumo, adaptarse a las nuevas tecnologías o a los nuevos gustos de los consumidores, cada vez más exigentes.


La encrucijada de DIA: negociar con los bancos o acudir a los mercados

La cadena de alimentación DIA se enfrenta a un grave problema: su elevada deuda. Tiene aproximadamente 900 millones de euros en bonos con vencimiento…
El éxito de Vips dio vía libre a Arango para tirar por lo alto y buscar un cliente que gastase más con restaurantes como El Bodegón, Teatriz, Lucca, Manzoni, Paparazzi, Rugantino y Tattaglia, Iroco y Bice, que se incorporaron a su gestión. Pero con la llegada de la crisis, cayeron en picado las familias que podían permitirse reservar una de sus mesas y los números rojos comenzaron a aflorar.
Goldman Sachs, que en 2006 entró en el capital de la sociedad, junto con los fundadores comienzan a revisar la estrategia de la compañía para centrarse en el desarrollo de las cadenas y apostar por el crecimiento a través de las franquicias. Desde 2010, el grupo franquiciaba la marca Ginos, pero ya en 2013 lo haría con su buque insignia: Vips Cafeterías.
Y quizás fue aquí uno de los errores que llevó a la caída de Vips. Basta con mirar cualquier foro o entrar en los comentarios de TripAdvisor para darse cuenta de que el servicio es lento, la comida de poca calidad y a precios elevados; y, además, la carta de platos es la misma desde hace años. En definitiva, el negocio está anticuado.
Los fundadores lo sabían. Por eso, Vips cambio su imagen a través de un proceso de remodelación de los establecimientos. Pero ni con esas salvo los trastos. Los últimos años de vida como grupo independiente los ha vivido a remolque del resto de competidores y sin ser capaz de llegar a las nuevas generaciones de consumidores. Hace justo un año, llegó a un acuerdo con Just Eat para incorporar la comida a domicilio de 43 restaurantes Vips, 41 restaurantes Ginos y cuatro Fridays distribuidos por toda la geografía española. Su app llegó en 2015, cuando todos sus competidores le sacaban ventaja.
LOS NÚMEROS ROJOS DE VIPS
El 1 de junio de 2017, la compañía decidió poner punto y final a una parte de su identidad. Símbolo de una época ya pasada en la capital, Vips cerró hasta 15 tiendas, donde se podía comprar periódicos, libros y hasta bombones. Con su cierre se llevó un trocito de la historia de todos los amantes de Vips.
Pero la sangría continuó: cerró seis restaurantes asiáticos The Wok (marca que compró en 2005), dos restaurantes temáticos y dos Ginos, y vendió un Vips. Hasta el icónico Vips de Alberto Aguilera llegó a echar el cierre. Así, la cifra a finales de 2017 era de 176 establecimientos propios, un 4% menos que en 2016.
Consecuencia de ello, los resultados económicos tampoco acompañan al negocio. En los últimos diez años, la compañía ha registrado números rojos en siete de ellos, según datos del registro mercantil recogidos por Insightview. Las pérdidas ascienden a 9,5 millones de euros en 2017 frente al millón de euros del ejercicio anterior.

Beneficio neto de Vips, según datos del registro mercantil.
En cuanto a su facturación, también ha descendido en los últimos años. Ha caído desde los 455 millones de euros en 2008 a los 215 millones euros en 2017, según datos del registro mercantil. Acumula una deuda a largo plazo de 37,8 millones de euros, de los cuales, 35 millones son con las entidades de crédito.
CAMBIOS DE CAPITAL HASTA LA COMPRA
En 2016, Proa Capital tomó el relevo de Goldman Sachs en el accionariado. Compró su participación, de casi el 30% por cerca de 41 millones de euros. La firma de capital riesgo española se comprometió a inyectar, junto a la familia Arango, 15 millones de euros de fondos propios. Desde entonces, las ampliaciones de capital se han sucedido y los cambios de estrategia también. Pero ninguno ha cuajado.
La estocada final llegó hace justo dos semanas cuando Food Service Project, sociedad participada al 100% por Alsea y accionista mayoritario de Zena en España, adquirió el 100% de Sigla, sociedad cabecera de Grupo Vips, por 500 millones de euros.
Fruto de esta operación, el nuevo grupo contará en el mercado ibérico con un portfolio de 10 enseñas comerciales: Fosters Hollywood, Vips, Domino’s Pizza, Starbucks, Ginos, Burger King, Fridays, Lavaca, Cañas y Tapas y Wagamama.


Los escándalos sexuales y racistas del fundador abocan a Papa John’s a la venta

Papa John’s es la tercera compañía de pizzas del mundo con 4.700 establecimientos (3.400 en EEUU y Canadá y más de 1.200 en otros…
Ahora la incertidumbre se cierne en si el nuevo grupo podrá devolver a Vips a sus orígenes. Desde Zena Alsea reconocen a MERCA2 que es pronto para avanzar planes de futuro, pero apuntan a que “integran un portafolio de marcas complementarias con las de Zena Alsea y el plan estratégico de la nueva plataforma pasa por continuar creciendo”. Por lo que el futuro de Vips está en el aire, tanto como los casi 20.000 puestos de trabajo.
EL ORIGEN MEXICANO DE VIPS
Probablemente la mayor parte de los españoles que han pasado algunas de sus tardes en un Vips no sepan que la cadena tiene un origen mexicano, por muy nuestro que sintamos sus sándwiches. Así, en 1958, el mexicano Plácido Arango regresa de España a su tierra para abrir una cadena de supermercados bajo el nombre de Aurrerá. Seis años después, su hermano, Jerónimo Arango, abrió una cadena de restaurante para que los clientes del súper pudieran comer mientras realizaban sus compras. Así es como nació Vips en México.
Tal fue el éxito que Plácido decidió exportar el negocio de Vips y probar suerte en España. Fue entonces cuando en 1969 abrió Vips sus puertas en nuestro país. Arango también explotó el negocio de los supermercados Aurrerá, pero los vendió a Galerías Preciados a principios de los 70. No haría así con los restaurantes Vips.
Pero con la venta a Zena Alsea, la familia Arango no abandona el barco del todo. Reinvertirán 75 millones de euros, mediante una ampliación de capital convirtiéndose en socios minoritarios de la misma con una participación aproximada al 8%.
La parte más curiosa de este origen es que la venta de los restaurantes españoles al grupo Zena Alsea vuelve a unir a Vips México y Vips España, regresando a sus orígenes. En 1997 Walmart adquirió la parte mexicana, pero la crisis le haría vender al grupo Zena Alsea este negocio en 2014. Quizás, la unión de los dos Vips permita a la cadena volver también a su esencia.