Anuncios

CHEFS QUE DESTROZAN LA COMIDA ESPAÑOLA

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2016/02/26/articulo/1456475765_337785.html

Chefs que destrozan la comida española

Los cocineros profesionales de otras países versionan nuestras recetas tradicionales de las formas más locas. Advertencia: este post puede generar serios traumas a los talibanes de la paella. Y a casi todo el mundo.

Jamón, sangría, paella y tapas. Ya sabemos que ésos son los símbolos que identifican a gran parte de la cocina española en el extranjero, al menos a nivel usuario. Gracias al desparpajo divulgador de José Andrés, algunos también saben identificar e incluso elaborar fabada, arroz con leche o bacalao al pil pil. La repentina ubicuidad del chorizo ha hecho que allende nuestras fronteras se vuelvan locos por él e inventen cosas como las albóndigas de chorizo, el paté de pollo y chorizo, la pizza con ídem o la mermelada de chorizo con su correspondiente “olé” en la etiqueta. Todo con la marca “spanish”.

Nosotros también hacemos la carbonara con nata y otras barbaridades con los platos extranjeros, así que tampoco pasa nada. Además, ya nos hemos fustigado aquí por ello y hecho propósito de enmienda. Que los cocinillas de andar por casa perpetremos atentados contra la integridad de recetas foráneas es algo normal. A veces porque la fórmula que encontramos es inexacta o porque la customizamos a nuestro gusto, comodidad y a lo que tengamos en la nevera.

Un cocinero profesional es otra cosa. Sobre todo, los mediáticos. Podríamos esperar que teniendo estudios de hostelería, experiencia, fama y mundo recorrido, supieran que efectivamente la carbonara se hace sin nata y la paella… en paella. Pues no señor. “Spain is different y su cocina es como a mí me dé la gana”, piensan. Una cosa es ser creativo y basarte ligeramente en alguna idea o producto extranjero (fusión lo llaman ahora) y otra ir de que conoces perfectamente cómo se hace A y acabar perpetrando Z.

Veamos pues con ánimo festivo algunos de los más terribles ejemplos de cocina española elaborada por célebres chefs del extranjero. Pensemos que el lado positivo está en que nuestra gastronomía es ya tan famosa y reconocida que sufre los mismos tormentos que nosotros hemos inferido a la cocina italiana, mexicana o de cualquier otra nacionalidad, y consolémonos.

La paella

Gordon Ramsay, chef con 14 estrellas Michelin y chorrocientos programas de televisión en su haber, enseña a una sufridora mujer inglesa a hacer paella dominguera. Sin entrar en las detalladas disquisiciones que sublevan el ánimo de los valencianos acerca de qué es paella y qué no, ya os aviso de que esto ni siquiera debería entrar en la categoría de “arroz con cosas”.

Ramsay se pone en plan Pesadilla en la cocina y avasalla a la pobre señora con una perfecta pose de sé-lo-que-estoy-haciendo. Una “paela” con chorizo (cómo no), pollo, gambas, calamares y almejas. Para condimentarla echa un chorrotazo de jerez, que siempre anima, y unos chiles, porque nunca es tarde para confundir España con México.

Pesadilla en la cocina (española) / GORDON RAMSAY

Casi lo peor es que la hace en una sartén y queda tan caldosa que la tienen que servir con cazo. Ñam ñam. Pero no pasa nada porque la familia de la infeliz mujer está encantada y alucinan en colores con semejante exotismo.

Valencianos llorando. GORDON RAMSAY

John Torode, cocinero celebrity de origen australiano, restaurador y presentador del Masterchef británico, también va de que sabe mucho de “paieia”. Con la sempiterna música de guitarra de fondo, hace la paella en un sauté, que es básicamente un cazo ancho. Poseído por el espíritu de su español interior, hace un sofrito de cebolla y ajo con cúrcuma y pimentón, añade el arroz, el caldo y remueve con fuerza no vaya a ser que no se junten los sabores. En su descargo diremos que agrega habas y judías, que aunque no son bajoquetas ni garrofó, igual le reconcilian con los lectores de la Comunidad Valenciana. Luego la lía salteando unos trozos de bacalao para adornar la paella junto a gambas, mejillones y los clásicos limones en cuartos que no sirven para nada.

Aquí, perpetrando un arroz / JOHN TORODE

Cuando el arroz está hecho, vuelve a removerlo con pasión porque sabe que una buena paieia tiene que estar blanducha y con los granos deshechos. Ay omá qué rica.

Marco Pierre White también se atreve con la paella, o eso se cree él. Mentor de Ramsay, enfant terrible de la cocina británica y ganador más joven en su momento de las tres estrellas Michelin. No me atrevo a poner aquí el vídeo de su receta porque en él dice que la mejor paella de su vida se la comió en el norte de España y a los valencianos les va a dar un síncope. Valga con decir que añade al arroz un generosísimo chorrotazo de vino blanco y pimentón como para parar un tren.

Qué manía con ponerle de todo menos arroz. JOHN TORODE

Éste es el apetitoso aspecto del engendro en cuestión:

La fideuá

Camarero, hay una fideuá en mi alioli. DAVID CHANG

David Chang, dueño y señor de las restaurantes Momofuku, hizo en la primera temporada de The Mind of a Chef (Netflix) una fideuá con noodles instantáneos. Con un par. “Ahora voy a hacer un plato español muy famoso: fideos”. Para ello, fríe una barbaridad de chorizo con almejas y mejillones, añade noodles rotos en trozos y caldo de pollo. Al final espolvorea pimentón generosamente, un par de cucharadas de alioli y voilá.

Lo cierto es que usar así el ramen instantáneo para hacer un guiso es buena idea, pero llamarlo fideuá traspasa los límites de la decencia. Mal, David, mal.

Al pobre se le ve un poco azorado mientras perpetra el plato en cuestión, así que le perdonamos. Por eso y porque el programa vale la pena aunque sólo sea para verle cantar en San Sebastián con Arzak.

Un drama tortillero / SANJEEV KAPOR

De tortillas

La tortilla de patatas, de puro simple, ha sufrido numerosos crímenes a manos de cocineros que creen que le hace falta algo más. O le añaden chorizo, verduras y hierbas sin pudor, o la ultrajan elaborándola en el microondas, asándola al horno y mil perrerías más.

Sin duda la versión más lisérgica que podéis encontrar es la llevada a cabo por el muy famoso (en su país) chef indio Sanjeev Kapoor. No le vais a entender ni palabra, así que os podéis concentrar más en el agravio. En una mínima cantidad de aceite sofríe cebolla, chile y pimiento verde con unas pocas patatas cocidas. Lo más triste es que usa cinco claras de huevo con una sola yema para cuajar la tortilla, y no contento con esto, la mete en el horno nada más y nada menos que 20 minutos a 180 grados. Ay.

La tristeza hecha gazpacho / JAMIE OLIVER

Jamie Oliver lo mismo nos sirve para un roto que para un descosido, porque ha hecho del versionado spanglish una marca de la casa. Usa el chorizo en todo y con alegría, y las extrañas combinaciones que elabora con el “Made in Spain” al final son un festival de risas al ver su programa. Lo hace así porque es un espíritu libre y le da la gana, porque experiencia en nuestro país no le falta. Así, a lo Chapulín Colorado, anunciaba la serie de Jamie does Spain para Channel4. No tengo palabras.

Sí parece una tortilla, pero mexicana. JAMIE OLIVER

¡Olé, paella, pata negra, serrano ham! Es tan psicotrópico que resulta entrañable oírle hablar en español. La tortilla de patatas sui generis es otra de sus especialidades, como en esta versión de “tortilla española abierta” con patata, “chouriso”, cebolla, perejil y tomate.

Amparo, ¿te has fumao un porro? ¡Pozí! / JAMIE OLIVER

El gazpacho

Jamie estuvo de viaje por Andalucía y se atrevió con orgullo torero a hacer gazpacho. Los ingredientes eran los correctos: tomate, pepino, pimiento, vinagre, aceite y pan. El resultado a simple vista era más cuestionable. Le salió un gazpacho de color tristón debido a la poca cantidad de tomate usado, desatando las iras de españoles sedientos de sangre en los comentarios de YouTube.

Menos mal que ahora el FoodTube de Oliver cuenta con Omar Allibhoy, un cocinero español que sabe hacer una tortilla como dios manda y además explicarla en inglés. A este paso entre él, Mario Batali, Claudia Roden y algunos evangelizadores más nos vamos a quedar sin poder quejarnos. Menos mal que en España también hay paellas funestas, que si no a ver qué haríamos.

Varios reclusos afirman haber mantenido sexo furtivo con Maje tras citarles por carta

Otro capítulo de Maje. Esto sí es una femme fatale de verdad.

https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/07/17/hallan-adn-marido-maje-cuchillo/1745523.html

El cuchillo de 14 centímetros de hoja encontrado por la policía el 18 de enero dentro de la fosa séptica del chalé propiedad del auxiliar de Enfermería Salvador R. L., preso por el asesinato del ingeniero de Novelda Antonio Navarro Cerdán en su garaje del barrio de Patraix, es, definitivamente, el arma del crimen. Ahora ya es un hecho objetivo. Y lo es gracias a que el laboratorio de ADN de la Policía Nacional ha logrado encontrar restos biológicos de la víctima en el cuchillo, a pesar de que el arma llevaba cinco meses dentro del pozo ciego, enterrada bajo un lodazal de excrementos cuyo contacto amenazaba con haber hecho desaparecer cualquier vestigio de ADN.

Sin embargo, los agentes consiguieron limpiar el cuchillo, que Salva confesó haber comprado días antes del crimen en una ferretería de València con el único objetivo de utilizarlo para asesinar al marido de su amante y compañera de trabajo, María Jesús M. C., más conocida como Maje, y desmontarlo pacientemente.

De este modo, dentro de la junta de engarce entre la hoja y el mango, los especialistas de la Policía aislaron dos perfiles genéticos distintos. Uno de ellos es, presumiblemente, del operario que montó en la fábrica el cuchillo.

El otro, el que importa en el sumario, es de Antonio Navarro y se ha mantenido por la profundidad y saña con que se lo clavó Salva cuando lo abordó a las 7.30 horas del 16 de agosto del año pasado en el tercer sótano del número 18 de la calle Calamocha, cuando la víctima se disponía a coger el coche para irse al trabajo.

Sólo así se explica que su sangre entrase dentro de la junta y permaneciese allí hasta que los agentes del laboratorio de ADN han desmontado el arma y logrado tomar una muestra suficientemente representativa como para obtener su perfil genético, a pesar de las pésimas condiciones de conservación.

Investigación interna

Mientras, tanto Salva como Maje permanecen en la prisión de Picassent, a la espera de que concluya la instrucción del sumario y la apertura de juicio oral contra ellos por el asesinato de Antonio.

De su vida en prisión hace tiempo que se saben algunos detalles como, por ejemplo, que Salva lleva tiempo trabajando en la Enfermería, algo que a Maje le estuvo vedado en los primeros meses en la cárcel.

Además, ha trascendido que la acusada estaría repitiendo el patrón de mantener relaciones sexuales incluso dentro de la cárcel con reclusos con los que, al parecer, ha entrado en contacto tras coincidir con ellos en espacios comunes.

Desde hace al menos tres meses, según pudo saber en aquel momento Levante-EMV, Maje habría estado manteniendo relaciones sexuales furtivos con al menos cuatro reclusos, con quienes se habría citado enviándoles cartas similares a las que se cruzaba con Salva cuando eran amantes y que la policía ha incorporado al sumario por su indudable interés en la causa.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han confirmado a este diario que se está investigando si la presunta asesina ha vulnerado las normas de convivencia manteniendo sexo con reclusos a cambio de algunos favores, como tabaco, utilizando para ello algunos cuartos exentos de vigilancia.

Desde su entrada en prisión, el pasado 12 de enero, tanto Maje como Salva han sido llevados en varias ocasiones a la Ciudad de la Justicia para ser sometidos a la pertinente exploración psicológica y psiquiátrica, que ambos han superado sin que se les haya diagnosticado patología alguna que altere su enjuiciamiento o que distorsione su grado de voluntad en la comisión de los hechos investigados.

En algunas de esas entrevistas, Maje da algunas de las claves que podrían explicar su comportamiento posterior: «Notaba que me estaba pasando muy rápido la adolescencia, que no había hecho nada que no fuera obedecer a mis padres, que eran bastante estrictos. No estaba viviendo la vida, era mi cruz». Así relata los años de adolescencia en Novelda, en el seno de una familia perteneciente a una comunidad católica muy estricta. Afirma que por eso se trasladó a Barcelona a estudiar la carrera, para «huir del ambiente estricto, para conocer gente nueva y sana».

Relata a los psiquiatras que durante la carrera «no salió de fiesta como debería haber hecho», así que «al acabar la carrera comenzó a salir y se dio cuenta de que no aprovechaba su vida. Quería vivir en una ciudad, el pueblo se me quedaba pequeño y siempre era lo mismo».

La implacable radicalización de Suecia

https://es.gatestoneinstitute.org/12726/suecia-radicalizacion

Un nuevo estudio[1] sobre el salafismo en Suecia, realizado por la Universidad de Defensa de Suecia, muestra un lúgubre retrato de la radicalización de los musulmanes que está teniendo lugar en Suecia.

Los Salaf son los “píos antepasados” de las tres primeras generaciones de los seguidores de Mahoma; su ideología se ha acabado asociando en las últimas décadas con Al Qaeda y el ISIS, así como con organizaciones locales asociadas a Al Qaeda. Según el estudio, los salafistas, que creen en el islam tal como lo practicaban los primeros seguidores de Mahoma, tienden a rechazar la sociedad occidental a favor de un islam “puro”: “No todos los salafistas son yihadistas, pero todos los yihadistas son salafistas[2]“.

Aunque el estudio no ofrece una estimación de cuántos salafistas hay en Suecia, sí describe los entornos salafistas que han evolucionado y cobrado fuerza, especialmente en la última década, y enumera varios ejemplos de su influencia en diferentes ciudades y pueblos suecos.

La Universidad de Defensa de Suecia ha publicado un estudio que traza panorama funesto sobre la radicalización de los musulmanes en dicho país. (Foto: I99pema/Wikimedia Commons).

“Los salafistas […] defienden la segregación por sexos, exigen que las mujeres se cubran para limitar la ‘tentación sexual’, restringen el papel de la mujer en la esfera pública y se oponen enérgicamente a escuchar música y a algunas actividades deportivas[3]“, concluyen los autores del estudio.

Según el estudio, muchos salafistas también les dicen a los musulmanes que no tengan amigos suecos, y se refieren a ellos como “kafires”, el término árabe para referirse a un no musulmán o “no creyente”. Un predicador salafista, Anas Jalifa, dijo:

¿Significa eso que si te encuentras con un cristiano o un judío debes pegarlo o amenazarlo? No. No hay una guerra entre tú y los cristianos y judíos de tu escuela, por ejemplo. Los odias por complacer a Alá. Odias que no crean en Alá. Pero en tu corazón deseas que amen a Alá. Así que tienes que trabajar con ellos, hablar con ellos, porque quieres que Alá los guíe[4].

Los salafistas, al parecer, se han dividido geográficamente Suecia entre ellos. Según el estudio:

Es interesante que los predicadores salafistas, sobre los cuales se centra el estudio, parecen más bien cooperar entre ellos, en vez de ser rivales. En su lugar, estos predicadores parecen dividirse sus dawas (misiones) en diferentes áreas geográficas […][5].

Estas son algunas de las revelaciones del estudio sobre diferentes ciudades donde están activos los salafistas:

En Borås, algunos niños no beben agua en el colegio o pintan con acuarelas, porque dicen que el agua es “cristiana”. La policía dice que los niños musulmanes les han dicho a sus compañeros de clase que los van a degollar, enseñándoles decapitaciones en sus móviles. Hay por ejemplo “adolescentes que llegan a las mezquitas al final de la jornada escolar para ‘lavarse’ tras haber interactuado con la sociedad [no musulmana]”. Los profesionales [de la salud, de la infancia, etc.] de la ciudad han atestiguado el control que los hombres ejercen sobre las mujeres, a las que vigilan incluso en las salas de espera[6]. Un cuidador dijo:

Me he percatado de que existe una red que controla que las mujeres no se queden a solas con los profesionales. No se les da la opción de hablar con nadie de su situación. La vida de muchas mujeres es peor aquí que en sus países de origen.

Este tipo de control sobre las mujeres parece estar teniendo lugar en prácticamente todas las ciudades suecas mencionadas en el estudio.

En Västerås, la influencia religiosa se mezcla con la delincuencia. “Puede ser un grupo de tipos que entran en un supermercado. Si la cajera no lleva el velo, cogen lo que quieran sin pagar, llaman ‘zorra sueca’ a la cajera y le escupen”, dijo un policía citado en el estudio. En otros casos, sirios y kurdos que dirigen tiendas y restaurantes en la zona son interrogados por jóvenes musulmanes sobre su religión. Si la respuesta no es el islam, son hostigados. En otros casos, chicos de incluso diez o doce años se han acercado a las mujeres mayores de la zona, preguntándoles si eran musulmanas y diciéndoles “esta es nuestra zona[7]“.

En Gotemburgo, según el estudio[8], los salafistas les han dicho a los musulmanes que no voten en las últimas elecciones porque es “haram” (está prohibido). “Han dicho que el día del juicio final serás responsable de los actos de todos los políticos estúpidos si les votas. Se apostaron en las cabinas de votación. […]. En un centro de votación ondearon una bandera del ISIS”, dijo un funcionario municipal a los autores del estudio. Según un imán de la localidad, Gotemburgo ha sido la capital del uahabismo (una versión saudí del salafismo) en Europa desde la década de 1990[9].

De los trescientos musulmanes suecos que se unieron al ISIS en Siria e Irak, casi un tercio provenía de Gotemburgo[10]. (En relación con su población total, han viajado más personas desde Suecia para unirse a organizaciones yihadistas en Siria e Irak que de la mayoría de los países europeos; sólo Bélgica y Austria tienen una proporción mayor[11]). El predicador somalí-canadiense Said Regeah, en un discurso en la mezquita salafista Bellevue de Gotemburgo, “planteó la importancia de que las personas nazcan ‘puras’ y que sólo los musulmanes son puros. Todos nacen musulmanes, pero son los padres los que les educan para ser ‘judíos, cristianos o zoroastras[12]‘”.

El estudio también informa de que los propietarios de negocios no musulmanes han sufrido actos de vandalismo en sus propiedades, con pintadas del Estado Islámico, y que han amenazado a los sacerdotes cristianos con decapitarlos[13]. Un hombre, Samir, dijo: “Si no profesas el islam, la gente te margina. Hay padres que colocan velos a sus hijas de tres años. Es surrealista. No estamos en Irak[14]“.

A otro hombre, Anwar, se le negó el servicio en un restaurante musulmán porque no es religioso. Señala que la sociedad está dejando abandonados a los musulmanes laicos. “No necesito una Biblia o un Corán en mi vida. El único libro que necesito es […] la ley [sueca]. Pero si la sociedad ni siquiera está de tu lado, ¿qué puedes hacer[15]?”

En el área de Estocolmo, el estudio calcula que hay hasta 150 salafistas yihadistas[16]. Los salafistas se concentran especialmente en la zona de Järva, una “zona de exclusión”. A veces los yihadistas y los elementos criminales se solapan, y estos musulmanes aterrorizan a otras personas que viven en la zona. Una mujer dijo que los salafistas y los islamistas han acabado dominando los negocios, los sótanos de las mezquitas y las asociaciones culturales en los últimos diez años, y que “los suecos no tienen ni idea de la influencia que tiene el islam político en los suburbios”. Explicó incluso cómo los niños son segregados por sexos y que los líderes religiosos les dicen a las mujeres que no les cuenten a las autoridades si sus maridos las maltratan. “Las leyes suecas no se aplican en los suburbios[17]“.

El estudio termina con una crítica a las autoridades suecas por su aparente incapacidad para vincular a individuos musulmanes radicales con “los entornos que forman sus ideas y en ciertos casos han facilitado la voluntad de unirse a organizaciones más radicales y violentas”. El estudio menciona el siguiente ejemplo:

Cuando el entonces coordinador nacional contra el extremismo violento dijo que la pregunta de por qué tantas personas optaban por viajar al ISIS desde Suecia era “la pregunta del millón”, era un ejemplo de la incapacidad general de las autoridades suecas (con la excepción de la policía y el servicio de seguridad) para ver que este problema no ha surgido de un vacío[18].

Esta incapacidad —o, posiblemente, ceguera voluntaria— para ver que el terrorismo yihadista no surge de un vacío, sino que se alimenta en entornos concretos, no es ni mucho menos exclusiva de la situación sueca. La insistencia de tantas autoridades europeas y occidentales de describir los ataques terroristas como un “trastorno mental” lo ilustra a la perfección.

Los autores del estudio también dicen que las escuelas y otras autoridades locales no saben realmente cómo manejar los desafíos creados por los salafistas. El estudio habla, por ejemplo, de una alumna musulmana que quería quitarse la pañoleta para jugar a las peluqueras con otros niños, pero el personal sueco no se lo permitió por respeto a los deseos de sus padres. En una escuela de preescolar sueca, una niña pequeña no quería llevar la pañoleta, pero el personal sueco le obligó a llevarla, “aunque les pareciese mal”, porque ése era el deseo de sus padres. Los trabajadores de las escuelas suecas también explicaron que no saben qué hacer cuando los niños quieren comer y beber durante el Ramadán pero los padres les han dado instrucciones de que deben ayunar[19].

Este estudio es un primer paso importante en Suecia para reconocer por fin que hay un problema, pero a menos que las autoridades suecas pertinentes —incluido el Gobierno sueco y los líderes políticos, que se niegan a reconocer la realidad en Suecia— lo lean y lo interioricen, el estudio habrá sido en vano.


[1] “Between Salafism and Salafist Jihadism – Impact and Challenges for Swedish Society”, publicado el 28 de junio. El estudio fue encargado por la Agencia Sueca de Contingencias Civiles.

[2] “Between Salafism and Salafist Jihadism – Impact and Challenges for Swedish Society”, pág. 14.

[3] Íbid., pág. 24.

[4] Íbid., pág. 132.

[5] Íbid., pág. 223.

[6] Borås se explica a partir de la página 162 del estudio.

[7] Västerås se explica a partir de la página 168.

[8] Íbid., pág. 186.

[9] Íbid., pág. 182.

[10] Íbid., pág. 103.

[11] Íbid., pág. 107.

[12] Íbid., pág. 131.

[13] Íbid., pág. 186.

[14] Íbid., pág. 187.

[15] Íbid., pág. 187.

[16] Íbid., pág. 210.

[17] Íbid., pág. 213.

[18] Íbid., pág. 109.

[19] Íbid., pág. 194.

Cómo el tonto del pueblo de antes es el ‘influencer’ de ahora

https://blogs.elconfidencial.com/mercados/de-vuelta/2018-07-16/tonto-del-pueblo-influencer_1592981/

No paran de decirnos que tenemos a la generación mejor preparada de toda la historia y esos mismos individuos hacen viral el vídeo del ‘tonto del pueblo’ venido a ‘influencer’

Foto: Dos usuarios utilizan un ordenador y un 'smartphone'. (EFE)
Dos usuarios utilizan un ordenador y un ‘smartphone’. (EFE)

Si hace no muchos años me hubieran contado que hoy, en pleno disfrute de vacaciones en una zona remota del mundo, podría estar escribiendo y discutiendo sobre esta tribuna con mi amigo Manolo, gracias a un acceso más o menos rápido y eficiente a internet vía satélite, no me lo hubiera creído del todo. Pero si en 2012 eran 2.200 millones de personas las que tenían acceso a la red, en 2017 el número activo superaba los 3.800, cerca del 48% de la población mundial y hasta en este paraíso, uno ya puede conectarse sin problema. Si miramos el ‘big data’ generado por los usuarios, en 2020 serán 1,7MB los que se crearán cada segundo y, en pleno 2018, cada minuto del día se visionan más de 4,3 millones de vídeos en YouTube, se envían 473.000 tuits, los norteamericanos utilizan 3,1 millones de GB de datos en internet, en Google se realizan 3,8m de búsquedas, se envían más de 159 millones de mails o The Weather Channel recibe 18m de peticiones de predicción meteorológica.

Me perdonará el lector por repetir más veces de las deseadas la palabra “millón” pero, en un entorno donde el tráfico intercambiado por minuto de datos por la red supera los 3.13m de GB, no logro dar con un sinónimo que me permita mostrarle la importancia de las magnitudes aquí enunciadas. Siempre utilizando como fuente el informe que Domo publica cada año al respecto.

En toda la historia de la humanidad, nunca se había podido acceder ni intercambiar tanta información como hoy día, sin importar el lugar, la fecha o la hora. Además, esto se consigue de forma instantánea y a coste casi cero sobre todo tipo de materia y temática. Esta fácil disposición de información y contenidos está provocando una verdadera revolución que va desde la aplicación de nuevas técnicas de ‘marketing’, hasta el uso de nuestros datos con fines comerciales.

Una de las figuras que ha emergido en este contexto son los ‘influencers’ o personajes que, unas veces con real conocimiento y dentro de una estrategia de ‘marketing’, y otras más aprovechando la debilidad de una sociedad que cada vez se mueve más bajo el efecto rebaño, consiguen dirigir las acciones y decisiones de consumo de una parte no menor de esa gente. En este sentido, no es raro ver cómo el que antaño era el ‘tonto del pueblo’ pueda ser ahora un pequeño dirigente de hábitos de consumo. Tras unos cuantos vídeos subidos a Youtube y logrados varios millones de visionados, se convierte en una especie de personaje popular al que se quiere imitar.

Los blogs, como medio principal para lograr esta influencia son a día de hoy, el vehículo más creado y consumido por los usuarios. Según datos de WordPress, una plataforma de buena relevancia, allí se publican más de 76 millones de ‘posts’ al mes y se visionan 22.000 millones de páginas en ese periodo. En Tumblr, existen hoy unos 360 millones de blogs frente a los 17,5 millones de 2011 (ver gráfico de evolución). Y estos son solo unos pocos ejemplos de las plataformas existentes.

Según unas estadísticas de Orbitmedia.com, éstos blogs se escriben en unas 3,2 horas de media, se sacan publicaciones varias veces al mes, un 81% lo hace desde la comodidad del hogar y a modo de actividad laboral (61%), se introducen ya imágenes (31%), una parte (20%) utiliza a ‘influencers’ para lograr mayor promoción y un 30% parece que ya consiguen “fuertes resultados” de sus acciones.

Si esto lo bajamos a los mercados financieros, este tipo de fenómeno de ‘influencers’ y bloggers no ha pasado desapercibido y existen casos de todo tipo. Tenemos desde los blogs de economía y finanzas con buenos argumentos, hasta los tuits que el presidente Trump lanza cuando está inspirado, y sin olvidarnos de lo que celebridades como Oprah Winfrey, John McAfee o Kylie Jenner comentan en un momento dado en sus respectivas cuentas de Twitter. A éstos no les hace falta ni dedicar las 3,2 horas antes mencionadas para lograr un impacto real pues, dado el gran número de seguidores con lo que éstos cuentan, terminan provocando un efecto rebaño y variaciones significativas en los precios. Kylie Jenner por ejemplo, tiene 25,2m de seguidores y ante un comentario negativo que hizo sobre Snapchat, provocó una caída del 7% en el precio de sus acciones. O. Winfrey hizo subir un 14% las acciones de Weight Watchers (WTW) tras un discurso que se hizo viral en los Golden Globes. J. McAfee, un enamorado de los criptoactivos, provocó un alza del 92% en un criptotoken (SAFEX) al sacar en un tuit que lo tenía en cartera. Conocimiento e impacto económico no van siempre de la mano y a esto me refiero con el ‘tonto del pueblo’ y el peligro que éstos tienen.

Tenemos a la generación mejor preparada de toda la historia y esos mismos individuos hacen viral el vídeo del ‘tonto del pueblo’ venido a ‘influencer’

Pero no hace falta ir tan lejos ni buscar ese tipo de celebridades en el extranjero, pues en España también tenemos un poco de todo. Desde el blog de Daniel Lacalle, que está entre los 30 más recomendados, hasta el bueno de Josef Ajram, cuya sicav no levanta cabeza, y sin olvidarnos de los personajes que pusieron de moda las hipotecas fijas a finales de 2017 con un vídeo que lleva más de 4m de visualizaciones. No creo que tengan el impacto de los anteriores, dado el tamaño de nuestra masa inversora, pero en el último caso comentado, sí se produjo cierto revuelo en algunas entidades bancarias.

Entiendo que cuando un vídeo se hace viral y no tienes mucho conocimiento de algo, puedes acabar por creer lo que ahí te cuentan. Se trata de un uso de la información que mal gestionada, puede deparar daños económicos de cierta envergadura, y la triste conclusión de que no por tener más y mejor información disponible, ésta se termina utilizando de forma inteligente.

Y mientras eso sucede en un lado del campo de juego, en el otro y por lo que a la industria de inversión se refiere, la parte de análisis (‘sell side’) ha entrado en clara situación de crisis. Sea por cuestiones de conflicto de intereses, porque ya nadie quiera pagar por los informes generados, por la llegada de la gestión pasiva o por la incapacidad de muchos gestores por generar rentabilidad por encima del índice de referencia los inversores ya no acuden como hacían antaño a estos servicios. Y pese a que surgen oportunidades para aquellos que saben moverse en este terreno (cada mes nos sorprende una nueva gestora ‘value’ que inicia su actividad), esto provoca en el medio plazo un empobrecimiento del conocimiento del inversor que, en definitiva, cambia un análisis y gestión detallada, por un vídeo de unos fumados en un momento de éxtasis.

Así las cosas y mientras nuestro mercado sigue en una zona de absoluta indefinición, cada vez son más los inversores que se dejan llevar por esos ‘influencers’ en busca de la máxima rentabilidad. Y mientras estamos rodeados de valiosa información a golpe de clic, preferimos pasar más tiempo viendo vídeos en YouTube, que leyendo el blog detallado del economista que muestra las ventajas e inconvenientes de endeudarnos a un tipo variable o fijo de por vida. Algo falla cuando no paran de decirnos que tenemos a la generación mejor preparada de toda la historia y, sin embargo, esos mismos individuos hacen viral el vídeo del ‘tonto del pueblo’ venido a ‘influencer’.

No hay vuelta atrás

Sick Puppies es una banda usana de rock más bien suave que han tenido un par de éxitos en USA pero sin llamar mucho la atención. Una de sus mejores canciones es este ‘There’s no going back’.

I had a plan and it made God laugh
It didn’t work, should’ve checked the math
I hit the wall ‘cause I live too fast
I didn’t know it could hurt that bad

I clung to hope when there was none
I should’ve known that was so dumb

(Whoa oh oh oh)
(Whoa oh oh oh)

I was a dick when I was seventeen,
I thought the world owed me everything
But who I am and who I’ll never be
Is all the shit that happens in between

(Whoa oh oh oh)
(Whoa oh oh oh)

There’s no going back,
When life’s a loaded gun, you pull the trigger, trigger
There’s no going back
The past is in the past
Thank God it doesn’t last forever

There’s no going back
Fuck that going back
There’s no going back
Fuck that going back

Yesterday was another life
Turning left didn’t turn out right
Stuck in hell when I was twenty-five
You can’t regret what you don’t decide

I should have stayed, should have let go
Should’ve, could’ve means you’ll never know

(Whoa oh oh oh)
(Whoa oh oh oh)

There’s no going back
When life’s a loaded gun, you pull the trigger, trigger
There’s no going back
The past is in the past
Thank God it doesn’t last forever

There’s no going back
Fuck that going back
There’s no going back
Fuck that going back

The future I’m living now
Is not what I’d thought it’d be
The person I was before
Is nothing like me
The future I’m living now
Is the way that I want it to be
The minute I walk through the door
I slam it behind me

There’s no going back
When life’s a loaded gun, you pull the trigger, trigger
There’s no going back
The past is in the past
Thank God it doesn’t last forever

There’s no going back
Fuck that going back
There’s no going back
Fuck that going back