Kill the lights

Esta es una de las últimas bandas que estoy descubriendo. Esta canción es una mezcla entre el buen rock’n’roll y lo acústico. Buena letra también.

Heavier than you: la hipsterización de las camisetas heavys

http://lasoga.org/heavier-than-you-la-hipsterizacion-las-camisetas-heavys/

En mis tiempos de instituto la molonidad la marcaba, entre otras cosas, las camisetas de grupos heavys. Lo sé, es difícil de entender hoy en día, cuando los cerebros adolescentes son lobotomizados por Daddy Yankee, Taburete y demás cacofonías sonoras, pero en la segunda mitad de los años noventa el rock aún daba sus últimos coletazos de popularidad y era suficientemente autoconsciente como para saber glorificar una simbología que empezaba a vislumbrarse como terreno de nostalgia mitificada. Así pues, podías ser un pringado en toda regla, pero con tu camiseta de Helloween o Iron Maiden lo eras un poco menos. Si te gustaba el heavy, el metal, el rock… en definitiva, los sonidos considerados duros, y además dejabas constancia de ello en tu estética, eras visto si no como alguien realmente rebelde (era difícil con gafas de culo de botella y llevando al recreo un bocadillo de mortadela hecha por tu madre), al menos sí como un tío con un gusto musical identificable con la rebeldía y lo salvaje. Las camisetas heavys ayudaban a ser más interesante, a ser más guay.

beavis-and-butthead-wallpaper-4Pero hay que matizar que esa molonidad se reducía básicamente al ámbito fraternal de la masculinidad. Que te gustase el rock y que lo demostrases vistiendo era algo que solamente te hacía molar entre tíos. Porque las chicas, por lo general infinitamente más maduras que sus coetáneos varones, andaban a otra cosa. Por supuesto, a ellas también les podía gustar el rock, pero además de tener un sentido de la moda mucho más depurado que nosotros, no iban a querer enrollarse contigo porque te pusieses una camiseta con el careto de Eddie. Vale, podían sentirse atraídas por el malote de clase que además era fan de Pantera, pero sus querencias musicales no eran el motivo que atraía sus miradas, sino más bien la sensación de peligro que proyectaba y a la que su adhesión al rock ayudaba a alimentar; es decir, al chungo de clase le gustaba Pantera porque él era peligroso, pero no se había convertido en peligroso por gustarle Pantera.

Independientemente de su éxito social, las camisetas heavys eran indudablemente un signo de identificación, una forma de activismo estético de nuestra personalidad: «Hola. Soy mi camiseta». Y lo eran porque el rock molaba. Y no solo porque proyectase una supuesta imagen peligrosa de ti, sino porque representaba un movimiento vanguardista con unos valores culturales reivindicables. A nadie en su sano juicio se le hubiese ocurrido entonces llevar una camiseta de los Backstreet Boys o de Britney Spears; el pop prefabricado de la MTV podía vender millones de discos, pero era un enemigo contra el que posicionarse por su vacuidad. El rock no, el rock era una bandera a enarbolar y que, como luego comprobaríamos, no solo se adscribía a la personalidad adolescente, si no que nos podía acompañar también en la adultez.

imagePero hace tiempo que las cosas han cambiado. La caída en desgracia del rock, y el auge en contraposición de la horterada de radio fórmula y del hip hop y el indie como géneros de identificación juvenil, han dado un vuelco al panorama. El último caso es especialmente significativo, ya que ha venido a ocupar el espacio tradicionalmente reservado a los sonidos guitarreros: ahora que la cultura popular ha sido hipsterizada, ahora que lo indie ha pasado de ser un movimiento nacido como reacción a lo mainstream a convertirse en su mayor símbolo, el rock ha quedado reducido paradógicamente a la condición alternativa a la que aspiraba la música independiente. Pero la cultura hípster, por su inconsistencia intelectual y su propia naturaleza snob, tiene la desconcertante cualidad de reivindicar toda manifestación artística susceptible de ser considerada marginal, y dada su banalidad ideológica intrínseca, de resucitarla potenciando sus postulados más superficiales. De ahí que el rock no haya experimentado bajo la sombra de los nuevos tiempos un resurgir musical, y en cambio sí haya sido rescatado como un juguete de carácter fútil; de ahí que las camisetas heavys sigan viéndose por las calles, y suponemos que por los institutos, pero que no vengan acompañadas de un interés musical y cultura real. Hoy, esas camisetas proceden de talleres chinos previo etiquetado de Amancio Ortega, y ya no son un signo de identificación social, si no el objeto fotográfico de la it-girl o el it-boy de turno.

Una de las primeras personalidades de referencia en abrir la veda fue Kendall Jenner, hermanastra de Kim Kardashian, quien se dejó ver por la calles de Los Angeles y Nueva York con camisetas de Metallica, Guns ´n´Roses, Rolling Stones o los Ramones. Hablamos de principios de 2016, año cuyo verano fue vaticinado por los expertos como el pistoletazo de salida para una moda que iba a llegar para quedarse: la de las camisetas «de aires roqueros». La polémica no se hizo esperar, y no solo porque un personaje supuestamente alejado del mundo del rock como Jenner se pasease públicamente de esa guisa, sino porque poco después afirmó en su Twitter que no entendía a la gente que escuchaba música heavy, para a continuación aparecer con una camiseta de Slayer. Si había voluntad de irónica provocación en sus palabras, es algo que Gary Holt, guitarrista de la banda californiana, no esperó a comprobar, contestándole enseguida como solo un metal hero sabe hacer: saliendo en un concierto con una camiseta con la leyenda «Kill the Kardashians» (mata a las Kardashian).

slayer-kardashianjpgPero no todas las rockstars se han tomado el asunto de forma tan severa. En una de las múltiples entrevistas dentro de la reciente promoción del nuevo disco de Metallica (Hardwired… to Self-Destruct, 2016), un medio mexicano le enseñó a James Hetfield varias fotografías de celebrities con camisetas de la banda. Sus respuestas, trufadas de cachondeo e ironía, dejaban entrever que a diferencia de Holt y de muchos fans del género, el tema le parecía totalmente anecdótico. «Obviamente es un poco grande para ella», comentaba entre risas viendo la imagen de Kim Kardasian, «muestra mucha más carne de la que yo le dejaría mostrar a mi hija. Si compró esa camiseta en la época de Kill ‘em All, estaría agradablemente impresionado».

Más hostil fue la respuesta de Marilyn Manson ante la contemplación de Justin Biever en circunstancias semejantes. Después de tuitear algunos comentarios sarcásticos, el Reverendo le puso la guinda al pastel compartiendo un vídeo en Instagram en donde se veía al rubio cantante con una camiseta con su nombre, y subtitulándolo como «es molesto cuando le prestas a alguien una camiseta después de una sodomía, y no la devuelve. Bueno, al menos, está siendo usada por una buena causa». Más adelante, Manson publicó fotos junto al cantante y portando él a su vez una camiseta de Biever, demostrando que, como todos sabíamos, al anticristo del metal siempre le ha interesado más una buena publicidad que cualquier debate sobre esencias roqueras.

Porque realmente esta es la cuestión que subyace aquí: si alguien está legitimado para ponerse una camiseta de un grupo aunque no lo haya escuchado en su vida; o en otras palabras, la supuesta perversión con la que las multinacionales de la moda y los medios de comunicación se han apoderado del espíritu de la música rock reduciéndolo a un mero objeto estético. Estamos hablando de un fenómeno puramente capitalista como la apropiación cultural, mediante el cual un grupo dominante se adueña de una estética o cultura sin profundizar en ella, despojándola así de su autenticidad y pervirtiendo sus valores originales. Y esto siempre trae consigo la ofensa del grupo agredido. Ejemplos hay muchos: uno aquí, otro aquí.

bieber-and-mansonjpgDesde luego, cada persona debería poder llevar puesto lo que le viniese en gana (mirad si no a Lenny Kravitz y su bufanda gigante); otra asunto es que eso sea un acto coherente con sus propios gustos musicales y, por ende, con todo lo que de ellos se deriva. Pero este sería un debate estéril de barra de bar (o de las redes sociales en su actual versión 2.0), si no fuese porque deja traslucir una inquietante incertidumbre: hace tiempo que las élites culturales han impuesto movimientos que se limitan exclusivamente a cambios estéticos, carentes de reflexión y con los que nunca nos cuestionaremos nada de lo que nos rodea.

En mis tiempos de instituto la molonidad la marcaba, entre otras cosas, las camisetas heavys, y esto era así porque llevarlas puestas quería decir algo. Ahora no; ahora estas camisetas han sido despojadas de significado. Y eso duele. Porque lo triste no es que alguien ajeno a su música vista una camiseta de los Rolling; lo triste es que el rock haya sido reducido a la misma condición vintage de una madalena insípida con nombre anglosajón: esas que dan igual cómo sepan, porque lo importante es que queden bien con un filtro Valencia en Instagram.

Diary of Jane

Breaking Benjamin es una banda de rock usana con bastante éxito en listas de rock alternativas. En general no me gustan sus canciones, pero se salvan precisamente la canción con la que les conocí en el año 2007, este “Diary of Jane” y la balada “Forget it”:

 

No, no te estaré esperando

Richard Marx es un cantante americano que tuve mucho éxito a finales de los 80 y principios de los 90 con canciones poperas y baladas como “Hold on to the nights”, “Angelia”, “Hazard” o esta que fue su canción más conocida y que sonó, incluso en España, en el año 88. Una canción extremadamente bonita que la gente de la época recordará. Aún así el mensaje de la canción no me convence.

Un comentario…

…muy interesante extraído de un foro sobre el abandono universitario en estudiantes de informática:

Tienes razón, pero con una puntualización: el tener buenos hábitos de estudio, buena memoria y ser organizado sirve para sacarte unas oposiciones. Cosa muy interesante. El más triste empleado del ayuntamiento en Alcalá de Henares vive mucho mejor que el informático “medio” en Madrid. 

Lo que no vale para cascarla es estudiar años y años una ingeniería para acabar haciendo trabajos triviales mal pagados y currando 60 horas a la semana. Esto te sirve si naces en el sitio adecuado en el momento adecuado. Pero no todo el mundo tiene la oportunidad de entrar al MIT, montar una empresa o irse de analista a Alemania. Es más probable acabar de camarero, amargado y con la estantería llena de libros que te recordarán el tiempo perdido.

Si alguien que lee esto está todavía a tiempo de decidir, que reconsidere su postura: si estudias, debe ser con un claro objetivo de sacarte una oposición. Una carrera/fp/algo fácil, homologado y esas cosas, que te sirva de titulación para entrar en algo de interino y opositar más adelante.

Si lo que quieres es ganarte la vida, estudiar 8 años no te servirá de nada salvo que seas muy muy bueno (y sepas alemán … ). Para ganarse la vida lo realmente importante no está en los libros.

Desgraciadamente en España es así.

Que te partas de risa es un síntoma de inteligencia

http://www.esquire.es/actualizacion/10775/que-te-partas-de-risa-es-un-sintoma-de-inteligencia

¿Cuántos ataques de risa te han dado el las últimas semanas? Si la respuesta ni la recuerdas porque tienes los músculos de la mandíbula oxidados, déjanos decirte que llevas, también, varias semanas sin ser muy avispado inteligentemente hablando. 

Si te estás preguntando qué tiene que ver la risa con la inteligencia, también déjanos decirte que mucho. Demasiado. Tanto que tener buen humor y no tomarse las cosas muy en serio hace que alcancemos mejor y más rápidamente la máxima inteligencia. Así lo han dicho varios estudios que relacionan la inteligencia humana con la capacidad de afrontar lo bueno, malo y regular con una carcajada en la boca. 

De hecho, todos los estudios realizados hasta el momento sobre esta relación concluyen en que las personas denominadas “graciosas” suelen tener un coeficiente intelectual más alto al de la media general, algo que se justifica científicamente con la capacidad creativa; una mente abierta, sin prejuicios y positiva puede crear con más facilidad que una mente autosugestionada por los diferentes problemas y situaciones con los que se va encontrando. 

La risa como habilidad personal tiene que ver con la forma de tomarse la vida, sabiendo que es la mejor manera de enfrentar la existencia ya que, desde el punto de vista filosófico, todo lo que en al vida sucede, incluida la misma vida, es perecedera, caduca, y preocuparse lo más mínimo por ella y su continente es invertir tiempo en la causa incorrecta. 

Algo que un autor definió muy bien en esta frase: “Todo autobiografía es una obra de ficción”.

Los diputados andaluces no quieren sufrir en sus carnes el calor que sí pasan los escolares

http://diario16.com/los-diputados-andaluces-no-quieren-sufrir-carnes-calor-pasan-los-escolares/

Ni un minuto sin aire acondicionado. Se trataba solo de un gesto simbólico de solidaridad, pero los diputados del Parlamento de Andalucía ni siquiera han querido sufrir durante dos días los rigores del calor sin aire acondicionado en sus horas de trabajo en la Cámara autonómica. La propuesta de la portavoz de Podemos, Teresa Rodríguez, de apagar los sistemas de refrigeración “por dos días” en señal de solidaridad con la amplísima mayoría de los colegios públicos andaluces, que no cuentan con ningún sistema de climatización, ha caído en saco roto y el presidente de la Cámara, el socialista Juan Pablo Durán, desestimó la medida ipso facto sin ningún tipo de explicación al respecto.

La realidad de temperaturas por encima de lo permitido legalmente en el interior de las aulas (27 grados centígrados), que sufren años tras años la amplísima mayoría de la red de colegios públicos andaluces durante varios meses del curso escolar, se ha querido trasladar sin éxito a la Cámara andaluza durante los dos días de sesión plenaria celebrados estos miércoles y jueves. La iniciativa del Grupo Parlamentario Podemos contaba con el respaldo de las centrales sindicales y del personal laboral del Parlamento de Andalucía. Pero la Mesa del Parlamento ha desestimado sin contemplaciones la propuesta.

Susana Díaz y su consejera Rosa Aguilar intercambian abanico en la celebración del 35 aniversario del Parlamento de Andalucía.

La Mesa cuenta con tres representantes socialistas (incluido su presidente), dos del Partido Popular, uno de Ciudadanos, otro de Podemos y otro de Izquierda Unida. La iniciativa simbólica de Podemos fue rechazada sin dudarse un instante, aunque el pasado 8 de junio a las puertas del Parlamento andaluz, durante la concentración de alumnos andaluces y representantes de las asociaciones de madres y padres de Alumnos, los representantes de las distintas formaciones políticas, incluidos los del PSOE, se interesaron por las demandas de una climatización adecuada de las aulas de los centros escolares públicos, una petición reiterada a lo largo de los años y rechazada y también ninguneada año tras año, según denuncian representantes de las Ampas.

El Gobierno andaluz de Susana Díaz, quien aseguró en sede parlamentaria haberse interesado “personalmente” por este problema, ha prometido acometer “con rigor” la climatización de los 6.000 inmuebles que integran los 4.556 centros docentes de la comunidad andaluza, e incluso su portavoz, Juan Carlos Blanco, durante el último consejo de gobierno del pasado martes anunció que este mismo verano se acometerían obras de acondicionamiento en los centros escolares con necesidades más urgentes, aunque no ha concretado ni qué centros son estos ni cuántos serán los primeros agraciados con la promesa del ejecutivo andaluz.

Los diputados andaluces no quieren pasar calor ni simbólicamente.

La propuesta del Grupo Parlamentario Podemos surge tras la autorización del Gobierno andaluz de permitir a los padres no llevar a sus hijos al colegio durante estos últimos días de clase con la excusa de la ola de calor que se atraviesa en buena parte de la comunidad andaluza, una realidad puntual que no oculta un problema estructural de décadas, el de la ausencia total de sistemas de climatización de las aulas de los colegios públicos andaluces. Teresa Rodríguez, la portavoz de Podemos, califica de “vergonzosa” esta opción del Gobierno de Díaz de permitir ausentarse de las clases. “Es una irresponsabilidad, una manía recurrente de este Gobierno evitar los problemas por la vía de dejar que pasen, de no afrontarlos, como si los padres pudieran tomar esas decisiones cuando necesitan conciliar y garantizar el derecho de los niños a ir al colegio”, denunció la diputada de Podemos.

“Las altas temperaturas en la comunidad no son ninguna novedad, ocurría el año pasado, el anterior y hace diez años. Parece que la señora Díaz se acaba de enterar de que en Andalucía hace calor”, ironizaba Rodríguez, quien no se cree la voluntad expresada por la propia presidenta andaluza de acometer las reformas de los colegios “con rigor”.

Duro varapalo al supuesto noveno planeta del Sistema Solar

http://francis.naukas.com/2017/06/21/duro-varapalo-al-supuesto-noveno-planeta

Dibujo20170621 nine planet artistic image nasa jpl

No sabemos aún si existe un noveno planeta, una supertierra, en el Sistema Solar. Pero el OSSOS (Outer Solar System Origins Survey) acaba de refutar los indicios que apuntaban a su existencia. Las resonancias orbitales observadas por el famoso Mike Brown y Konstantin Batygin a principios de 2016 son ficticias. Según el nuevo análisis de OSSOS, que ha descubierto unos 800 objetos transneptunianos, ocho de los cuales deberían presentar estas resonancias, no existen; parecen ser un resultado de un sesgo en el análisis previo de otros ocho cuerpos. Por tanto, ahora mismo quedan descartados todas las pruebas sobre la existencia del supuesto noveno planeta.

El artículo es Cory Shankman, J. J. Kavelaars, …, Kathryn Volk, “OSSOS VI. Striking Biases in the detection of large semimajor axis Trans-Neptunian Objects,” arXiv:1706.05348 [astro-ph.EP]. Me he enterado gracias a Ethan Siegel, “Goodbye, Planet Nine! New And Better Data Disfavors A Giant World Beyond Neptune,” Starts With A Bang, 21 Jun 2017. El artículo con la propuesta original es Konstantin Batygin, Michael E. Brown, “Evidence for a Distant Giant Planet in the Solar System,” Astronomical Journal 151: 22 (2016), doi: 10.3847/0004-6256/151/2/22, arXiv:1601.05438 [astro-ph.EP].

Recomiendo volver a leer a Daniel Marín, “Estrechando el cerco alrededor del Planeta X (no, no se ha descubierto un noveno planeta del sistema solar)”, Eureka, 20 Ene 2016, y, en este blog, “¿Existe otro planeta en el Sistema Solar?” LCMF, 31 Ene 2016.

[PS] La respuesta de Mike Brown no se ha hecho esperar. Ya había observado sesgos parecidos a los observados por OSSOS y no afectan a su análisis sobre la existencia del noveno planeta. Más aún, “le apena” que los resultados de OSSOS no afecten a su análisis. Ya publicó sobre este tipo de sesgos en M. E. Brown, “Observational bias and the clustering of distant eccentric Kuiper belt objects,” arXiv:1706.04175 [astro-ph.EP] (allí analizó los 10 TNOs que apoyan su hipótesis). Quizás se olió el asunto y decidió contestar a priori, antes de que saltara la liebre. Habrá que esperar hasta julio para una respuesta a posteriori (basada en los 8 TNOs adicionales de OSSOS), científicamente más rigurosa. Habrá que estar al loro. [/PS]

Dibujo20170621 orbits well-characterized kuiper-belt objets arxiv 1601 05438

Según Brown y Batygin, el supuesto noveno planeta era una supertierra, con un tamaño similar a Urano o Neptuno, situada mucho más allá de la órbita de Neptuno. Las pruebas indirectas de su existencia se basaban en el efecto que producía en las órbitas de los ocho objetos transneptunianos con órbitas de alta excentricidad mejor caracterizados. Si estos objetos eran típicos, las resonancias en sus órbitas eran un indicio firme de la existencia del noveno planeta.

Dibujo20170621 ossos tnos detections arxiv 1706 05348

Por desgracia para los aficionados al noveno planeta, los datos del catálogo OSSOS, obtenidos con el Canada-France-Hawaii Telescope entre 2013–2017, no apoyan los indicios de Brown y Batygin. OSSOS ha descubierto más de 800 objetos transneptunianos, ocho de los cuales tienen órbitas de alta excentricidad y, por tanto, deberían presentar las mismas resonancias orbitales que los cuerpos estudiados por Brown y Batygin. Pero no las presentan. Más aún, sus órbitas apuntan a que la distribución angular de las órbitas de los objetos transneptunianos no muestra ningún efecto de una posible supertierra más allá de Neptuno. La selección realizada por Brown y Batygin estaba sesgada (aunque estos astrónomos no tienen la culpa, más allá de un posible sesgo de confirmación).

En resumen, todo indica que no tenemos ningún indicio, ni siquiera indirecto, de la posible existencia de un noveno planeta. Por supuesto, esto no significa que no exista. Solo han recibido un duro varapalo los indicios que se ofrecieron a principios del año de 2016 y que generaron un enorme eco mediático. Lo que pueda pasar en el futuro es imposible de prever.

Dibujo20170621 ten kbos for nine planet hypothesis arxiv 1706 04175

[PS 22 Jun 2017] Permíteme resumir los argumentos de Brown en su nuevo artículo (arXiv:1706.04175 [astro-ph.EP]). La propuesta original del noveno planeta por Brown y Batygin se basaba en el análisis de las órbitas de los últimos TNOs de gran excentricidad descubiertos entonces, los seis en azul esta figura; antes de OSSOS se han descubierto otros cuatro, tres en rojo por Sheppard y Trujillo (2016), llamados 2013 FT28, 2014 FE72, y 2013 SY99, y el cuarto en verde por Bannister et al. (2017), llamado 2014 SR349. Entre los 10 TNOs hay uno que no apoya la hipótesis del noveno planeta, 2014 FT28 (el punto rojo más arriba en la figura); los otros se pueden ajustar, más o menos, a ella. Según Brown, su efecto en contra de la hipótesis es ridículo, estimándose una significación estadística de 0,025% a la hipótesis nula (que no exista noveno planeta).

Para Brown es obvio que si hay diez TNOs de los que nueve están a favor de su hipótesis y uno está en contra, la existencia del noveno planeta está fuera de toda duda, y punto pelota. ¿Podría haber un sesgo en las observaciones y que sólo observáramos TNOs en la región a favor de la hipótesis? Según Brown sesgo hay, pero es muy improbable que afecte a su hipótesis. Brown estima (por la cuenta de la vieja, pues no detalla el cálcula) que hay una significación estadística de 0,02% de que así ocurra. Por tanto, su hipótesis sobre el noveno planeta sigue brillando con luz propia.

Dibujo20170621 probability distribution nine planet hipothesis tnos arxiv 1706 04175

Pero el análisis de Brown no tiene en cuenta los nuevos resultados de OSSOS. Hay cinco nuevos TNOs en contra de la hipótesis de Brown; además, teniendo en cuenta el sesgo observacional hacia TNOs a favor de la hipótesis, se estima mediante simulaciones por ordenador que hay toda una población de TNOs en contra de la hipótesis de Brown. Si existiera el noveno planeta no podría existir dicha población. Brown ha dicho en Twitter que preparará un artículo discutiendo el efecto de estos nuevos TNOs sobre su hipótesis. Incluso ha llegado a sugerir que la colaboración OSSOS no tiene experiencia suficiente en este tipo de análisis, al menos no tanta como él, y que por tanto sus conclusiones en contra del noveno planeta son exageradas.

Habrá que esperar al nuevo artículo de Brown que se publicará en julio. Pero todo apunta a un primer varapalo a la hipótesis del noveno planeta. Quizás mi titular, “duro varapalo” es un poco exagerado. Quizás tendría que haber titulado “primer varapalo”. Aún así, lo habitual con hipótesis de base observacional dudoda es que cuando empiezan a aparecer datos en contra, dicho número crece y no para de crecer, hasta que la hipótesis acaba en el pozo del olvido [/PS].

Y lo peor no es el calor, es la sequía

http://www.eldiario.es/zonacritica/peor-calor-sequia_6_655194498.html

España, en prealerta por sequía, espera la lluvia de otoño para asegurar 2018

Desde que la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) emitiera el pasado miércoles un Aviso Especial por Ola de Calor, las altas temperaturas se han convertido en el principal motivo de interés ciudadano. Sin embargo, así como los árboles no nos dejan ver a menudo el bosque, el sofocante calor que estamos padeciendo y sus graves consecuencias para la salud no nos dejan ver otro problema quizá mayor: la sequía.

Porque lo más grave de lo que está pasando ahí fuera no son las altas temperaturas que marcan los termómetros, sino el bajo nivel de los embalses.

Nuestros pantanos se han quedado esta semana por debajo del 55% de su capacidad. El año pasado por estas mismas fechas estaban al 74%. Y lo que es peor: la media de los últimos diez años para estos días era del 72%. La situación es perfectamente seria. Si no llueve pronto de manera generosa y repartida (y las previsiones señalan que no), corremos el riesgo de padecer una de las peores sequías de los últimos tiempos. Por eso es necesario que nos preparemos.

Siempre salgo en defensa de los compañeros del tiempo cuando realizan sus previsiones y estas no se cumplen. Miren, es muy fácil hacer pronósticos del tiempo en países de clima continental, donde la variabilidad es escasa. Lo difícil es predecirlo en un país mediterráneo. Aquí, pese a la evolución de la ciencia y la tecnología asociadas a la meteorología, hacer un pronóstico a tres días es arriesgado, a una semana es temerario y a un mes es simplemente ciencia ficción.

Con todo, algunas predicciones estacionales para nuestro país señalan que este podría ser uno de los veranos más tórridos y secos de los últimos años. La propia AEMET pronostica un estío con temperaturas superiores a lo normal en toda España, si bien las precipitaciones serán las normales para esta época del año: es decir, más bien pocas.

Pero es que el verano aún no ha empezado y, además de estar batiendo récords de calor en media España, estamos con las reservas de agua a la mitad. Es como salir de excursión a la una del mediodía y con la cantimplora medio vacía. Las posibilidades de llegar en condiciones a nuestro destino dependerán de nuestra capacidad de adaptación y del consumo razonado del agua, de lo contrario lo vamos a pasar fatal.

Sin embargo, nosotros en nuestras casas no estamos sujetos a la parvedad de la cantimplora, sino que contamos con una providencia que nunca falla: el grifo. O por lo menos eso pensamos, porque la realidad es otra muy distinta.

Si el consumo de agua se dispara como todos los veranos y las reservas no se renuevan, podrían llegar las indeseables restricciones en el abastecimiento urbano: es decir, lo de ir a abrir el grifo y que no salga. Por eso haríamos bien, este año especialmente, en seguir los consejos para hacer un uso más eficiente del agua. Un consumo basado en la responsabilidad individual y el compromiso con el ahorro.

Está claro que nosotros, los ciudadanos, no somos los mayores consumidores de agua en España. El sector agrícola se lleva tres cuartas partes del consumo, es verdad, y ahí podemos y debemos avanzar mucho. Y también es cierto que a quien habría que poner en vereda algún año de estos es a su excelencia el sector turístico, donde el derroche no tiene límite ni admite comparación.

Por muy motor de la economía que sea, por mucho que dependamos de ellos, el desfase entre el consumo de agua de un turista y cualquiera de nosotros es tan abismal que puede resultar desalentador. Pero pese a todo ello, ante situaciones como las que estamos a punto de atravesar no valen excusas: a la hora de ahorrar agua toda gota cuenta, y este año más que nunca.

Presionarnos a ser felices nos hace más propensos a la depresión

https://www.psyciencia.com/2017/16/presionarnos-a-ser-felices-nos-hace-mas-propensos-a-la-depresion/

Buscar desesperadamente el camino a la felicidad podría ser un atajo inadvertido hacia la ansiedad y la depresión, de acuerdo con un estudio publicado en Depression and Anxiety.

La investigación, que se basó en el análisis de una muestra de 112 personas con signos de depresión y niveles de presión social, muestra cómo ciertas normas sociales comunes parecen contribuir a una conducta depresiva importante en personas que se sienten obligadas por deber social a ser felices.

“En lugar de ser una consecuencia directa producto de una vida bien vivida, la felicidad se ha convertido en una meta por sí sola. Las caras sonrientes que nos muesran en los medios sociales y los supuestos gurus de la felicidad nos bombardean con sus últimos tips de manejo emocional y eso refuerza el mensaje de que deberíamos maximizar nuestras emociones positivas y evadir las negativas”, explica el psicólogo Brock Bastian.

EN LUGAR DE SER UNA CONSECUENCIA DIRECTA PRODUCTO DE UNA VIDA BIEN VIVIDA, LA FELICIDAD SE HA CONVERTIDO EN UNA META POR SÍ SOLA

A la larga, esto lleva a las personas a buscar vías de escape para situaciones de vida completamente normales solo porque quieren evitar el sentir tristeza o ira, y esto termina convirtiéndose en un círculo vicioso de evasión emocional donde nos forzamos a ser un prototipo de ser humano superior, un organismo mejorado que experimenta únicamente sensaciones positivas.

Para Bastian, el vínculo directo entre este perfeccionismo enfermizo y la depresión se debe a la manía con la que nos hemos acostumbrado a reprimir nuestros sentimientos y a procurar por todos los medios no exhibir nuestra vulnerabilidad. “Así que cuando una celebridad anuncia que ha sufrido un aborto involuntario y está tomándose un tiempo para sí misma, o un político se despide para hacer frente al estrés laboral, estas situaciones resuenan tan poderosamente con nosotros”, comenta.

LO ÚNICO QUE SE REQUIERE ES COMENZAR A CAMBIAR EL CHIP QUE NOS DICE QUE DEBEMOS SER OBLIGATORIAMENTE TAN DICHOSOS COMO LAS PERSONAS QUE VEMOS EN LA TELEVISIÓN

Desde luego, el modo más apropiado de abordar esto es tratar los orígenes del problema y no sólo las consecuencias, es decir, la depresión clínica se manifiesta. Bastian opina que los programas educativos pueden realmente surtir efectos perdurables para reducir la proliferación de males como la ansiedad y la depresión, lo único que se requiere es comenzar a cambiar el chip que nos dice que debemos ser obligatoriamente tan dichosos como las personas que vemos en la televisión, o igual de exitosas.

Todos merecemos explotar al máximo nuestras capacidades y sacar provecho a cada oportunidad de la vida para prosperar, sin embargo, las dificultades y los malos momentos son parte del camino y negarnos a la experiencia puede ser incluso más dañino que aceptarla, aprender de ella y seguir adelante.