Anuncios

Otro comentario…

…en un foro sobre la hipoteca de Pablo Iglesias:

Lo que ya es muy llamativo es que a alguien sin contrato fijo pues por ahora ellos dos solo tienen asegurado 100% trabajo hasta las proximas elecciones se les conceda un prestamo de 540.000.Cuando cualquier persona para pedir un prestamo de 50.000 te piden de todo hoy..Se ve que a los politicos les basta ser politicos para que los bancos te suelten pasta a mansalva.No ha cambiado nada despies de la crisis,Los politicos siguen teniendo ventajas a la hora de pedir prestamos

Y no no es una casa de campo es una casa con toda clase de lujos..aunque la verdad bastante cara pues lo unico que vale es el jardin ..Pero no son 1700 euros a esta casa para mantenerla con la hipoteca no bajas de 3000-3500 euros.Solo para mantener el jardin como esta ahora necesitas un jardinero por lo menos dos veces por semana lo que te sale por unos 500 euros

les ha costado 660.000 a esto añadir los 50.000 de impuestos y gastos.Y si sumas los intereses la casa sale por unos 800.000 sin reformas..Lo curioso es que ganando tres sueldos basicos como dicen puedan haber dado una entrada de 150.000 euros.Y aun les queden en las cuentas entre los dos unos 140,000 euros, A mi a tres sueldos minimos no me salen las cuentas.

Claro que me salen,,ellos se llevan 7000 euros al mes,Pues tienen un sueldo base de 2815 y de estos se quedan tres sueldos 2100…Pero luego se llevan cada uno unos 20.000 al año en dietas o mas, cada mes 900 de plus de alquiler mas Irene el plus de portavoz 1758 y 995 para gastos libre disposicion de portavoz y Pablo tambien como portavoz de comision 1065e .A Irene entre los tres sueldos minimos y los extras se lleva 5800 euros al mes dietas aparte con lo cual unos 7000 o mas..Ese es el sueldo real que cobran y no tres sueldos minimos.Ya está bien de tomar el pelo a la gente con los tres sueldos mnimos

A parte si usan su coche 0,25 por Km Ni hay que olvidar que las dietas y el plus de alquiler no sale en las declaraciones pues esta exento de tributar.Osea un minimo de 33000euros libres de impuestos

La hipoteca a los politicos se la pagamos nosotros con el plus de alquiler que tienen

Negreros y esclavos. El origen de las fortunas de la burguesía catalana

https://elobrero.es/opinion/item/5483-negreros-y-esclavos-el-origen-de-las-fortunas-de-la-burguesia-catalana.html

La reciente publicación del libro Negreros y esclavosBarcelona y la esclavitud atlántica (siglos XVI-XIX), (Editorial Icaria. Barcelona, 2017) ha provocado un pequeño terremoto intelectual en Catalunya, rápidamente sofocado por los (re)creadores de la Historia oficial catalana a sueldo del relato nacionalista burgués (y ustedes perdonen por la redundancia).

Negreros y esclavos es un documentado y riguroso trabajo coral de un grupo de historiadores especialistas que abordan un tema tabú y sin embargo, fundamental para entender la Historia contemporánea catalana y española: cómo el comercio de carne humana constituye el cimiento sobre el que se levantó la Revolución industrial catalana del siglo XIX. Contra lo que sostienen las leyendas interesadas propagadas por la propia burguesía catalana y sus epígonos mediáticos y universitarios, los catalanes no solo pudieron emigrar libremente a América sino que llegaron a monopolizar áreas enteras de la producción, el transporte y la distribución en sentido bidireccional entre la metrópoli y las colonias americanas. El tráfico de esclavos fue una de las actividades más lucrativas, ejercido durante los siglos XVIII y XIX por un lobby catalán que se enriqueció de un modo disparatado, y cuyos beneficios pusieron en pie la gran industria catalana.

Hombres como el marqués de Comillas o Joan Güell (el padre del mecenas de Gaudí) y tantos otros antiguos payeses o pescadores muertos de hambre que emigraron a veces como polizones a América y singularmente al Caribe a mediados del XIX, regresaron a Catalunya a final de siglo con el producto de su rapiña, una parte del cual la invirtieron en el desarrollo del tejido industrial de su país natal. Algunos de esos nombres se han perdido en las aguas del tiempo, pero otros permanecen vivos a través de sus descendientes. El libro relata por ejemplo los orígenes de la fortuna de la familia del ex presidente de la Generalitat Artur Mas, cuyo tatarabuelo Joan Mas i Roig fue capitán negrero del cual se conoce perfectamente documentado entre otros un transporte de más de 800 esclavos en un solo viaje de África a Brasil. Según Negreros y esclavos, tres de cada cuatro barcos negreros que iban a Cuba estaban comandados por catalanes y respondían a intereses catalanes, recogiendo la actuación de 150 capitanes de barco y grandes empresarios implicados directamente en el fabuloso negocio de la trata de negros.

Hay que decir que desde comienzos del siglo XIX los tratados internacionales subscritos entre otros países por España prohibían el comercio de negros con destino a la esclavitud. Sin embargo barcos españoles y singularmente matriculados en Barcelona (aunque a veces navegaran bajo bandera de conveniencia), siguieron abasteciendo de carne humana a los terratenientes de la Perla del Caribe hasta entrada la década de los años ochenta del siglo XIX, cuando incluso el Estado español había abolido oficialmente la esclavitud en las colonias y la isla estaba a menos de una década de pasar a control de los EEUU. Entre aquellos negreros, terratenientes y grandes comerciantes catalanes por cierto, no faltaban quienes además de cantar habaneras y seducir mulatas se dedicaban a suspirar por la independencia y la libertad de su “Pàtria” lejana y ocupada, y se retrataban luciendo una bandera con una estrella de cinco puntas y un triángulo masónico inscritos sobre la histórica “senyera” catalana, a semejanza de la bandera de los independentistas mambises cubanos a su vez inspirada en la de los gringos que robaron Texas a la República Mexicana.

Durante un viaje a Cuba hace más de 20 años, y mientras contemplaba el paisaje en un mirador del Valle de Viñales, un cubano negro como un tizón me preguntó si yo era catalán, pues me había oído hablar antes en castellano con ese acento. Cuando le dije que sí me dijo riendo que él también, ya que se apellidaba Montcada. Y es que al parecer, en la época colonial los terratenientes propietarios de esclavos solían poner su apellido a los hijos recién nacidos de sus negros, como un modo de saber a qué hacienda o “ingenio” (planta de producción azucarera) pertenecían, y por tanto quién era su amo.

Es por ello que en Cuba hasta fechas recientes, en el habla popular “catalán” era sinónimo de “negrero”. Una coplilla de los mambises cubanos traída a Barcelona y popularizada por los lerrouxistas a principios del siglo XX, expresa bien la opinión que les merecían:

En el fondo de un barranco,

canta un negro con afán:

¡Ay, madre, quién fuera blanco!…

aunque fuera catalán.

La conclusión central de Negreros y esclavos es que los beneficios conseguidos mediante el esclavismo fueron invertidos en la expansión de Barcelona y Catalunya, a través de la Exposición Universal de 1888, la construcción del Eixample barcelonés y la creación de empresas líder, todo ello mientras se invocaba la libertad de la Pàtria oprimida y se pedía la protección del Estado español para los productos catalanes frente a las importaciones extranjeras. Demasiadas contradicciones incluso para el desparpajo tradicional de la burguesía catalana, como pueden ver.

La universidad pública es uno de los peores nidos de corrupción

https://www.libertaddigital.com/opinion/editorial/la-universidad-publica-es-uno-de-los-peores-nidos-de-corrupcion-84853/

El caso de Cristina Cifuentes y su falso Máster, cuya pésima gestión podría costarle el cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid, tan solo deja entrever la punta del iceberg de corrupción e irregularidades que carcome la universidad pública española. Los rectores han salido esta semana para tratar de echar balones fuera ante un escándalo que, sin duda, golpea, una vez más, la línea de flotación de la ya de por sí desprestigiada institución universitaria, alegando que, si bien es cierto que la concesión del citado título adolece de una evidente sombra de ilegalidad, se trata de un problema puntual y, por tanto, no es óbice para poner en cuestión el funcionamiento del sistema. Además, aprovecharon la ocasión para solicitar a los políticos que mantuvieran a la universidad española al margen de las contiendas partidistas.

El cinismo y la falta de decoro que está demostrando la cúpula universitaria en este asunto no puede ser mayor. Cualquiera que conozca mínimamente la universidad por dentro sabe bien cuál es el modo real de proceder en esta institución. Para empezar porque el conchabe político, lejos de ser la excepción, constituye la regla. Las universidades públicas están absolutamente politizadas, de modo que carecen de la independencia y la neutralidad que exige la naturaleza estrictamente académica de este tipo de centros. El clientelismo y el favoritismo político campan a sus anchas por las aulas sin que nadie haga nada al respecto.

Pero es que, mas allá de estas habituales corruptelas, el cúmulo de chanchullos e irregularidades que presenta a nivel interno es muy grave. El nepotismo existente en los tribunales para colocar al personal que interese al mandamás de uno u otro departamento, sin importar la experiencia y profesionalidad del docente, es una práctica muy extendida. El mérito y la capacidad importan poco a la hora de conseguir una plaza, desde luego mucho menos que el tener los contactos necesarios dentro de la organización para lograr que alguien de dentro te apadrine. El caso de Íñigo Errejón y su beca black es un buen ejemplo.

Y todo ello sin contar la utilización de alumnos para la realización de ciertos trabajos o el enriquecimiento ilícito que se produce mediante el desarrollo de cursos por parte de algunos profesores, tal y como ha destapado la Justicia. En definitiva, la universidad no es, ni de lejos, la institución pulcra y transparente que pretende vender la Conferencia de Rectores a la opinión pública, más bien todo lo contrario.

Lo más triste, sin embargo, es que el nivel educativo que ofrece a los alumnos es, en muchos casos, mediocre. El adoctrinamiento político, no la enseñanza, es el denominador común en numerosas facultades de España, con todo lo que ello implica. La absoluta desconexión con las necesidades de las empresa privada hace que los jóvenes no salgan lo suficientemente preparados para integrarse en el mundo laboral, teniendo así que completar su formación con cursos y Máster adicionales, la mayoría privados, con el fin de lograr un trabajo. No es de extrañar, por tanto, que ninguna de las universidades españolas se sitúe entre las 200 mejores del mundo a pesar del ingente dinero público que reciben año tras año, a diferencia de lo que sucede con las escuelas de negocio, cuyo prestigio brilla con luz propia a nivel internacional.

El caso Cifuentes es, simplemente, la consecuencia, una más, de un problema mucho mayor. Mientras no se reforme en profundidad el sistema universitario, introduciendo los incentivos correctos para aspirar a la excelencia a través de los principios del mérito, la capacidad y la autonomía académica y financiera, esta institución no dejará de ser un apéndice más de la podredumbre que, por desgracia, subyace en las estructuras del Estado.

Cinco razones por las que nos encaminamos hacia una nueva burbuja inmobiliaria

https://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/Cinco-razones-nos-encaminamos-hacia-nueva-burbuja-inmobiliaria-credito-hipotecas-alquiler-vivienda_0_1128488350.html

Construcción de un edificio

Los economistas y expertos buscan como locos indicadores adelantados con los que predecir el rumbo de la economía. Y no tienen en cuenta uno que a menudo acierta: las preguntas de las ruedas de prensa. Sólo escuchándolas se hubiera sabido meses antes que Popular se encaminaba a un final drástico. Y las cuestiones sobre esta entidad han sido sustituidas en los últimos meses por la burbuja inmobiliaria.

La respuesta es siempre la misma: no hay rastro de burbuja. Y se dan principalmente dos justificaciones: que las cifras de obra nueva están lejos de las previas a la crisis -aunque el stock sigue cerca del medio millón– y que una burbuja se crea con crédito, y que en eso también estamos a años luz.

Sin embargo, lo que no tienen en cuenta estas afirmaciones es que las burbujas nunca surgen de una forma idénticas a las anteriores y que la última fue la mayor de la historia de España. Y aunque es cierto que explotó, todavía quedan bolsas de aire sobre las que podríamos ver surgir nuevas burbujas.

Crédito

Una de esas bolsas de aire es el crédito (1ª razón). Se dice que no hay un problema porque las cifras de nuevas hipotecas no tienen nada que ver con las previas a la crisis. Y se atiende a la cifra de nuevas operaciones, lo que da fuerza al argumento: en 2017 se concedieron créditos inmobiliarios por valor de 38.643 millones, frente a los 145.298 millones de 2007, según datos del Banco de España.

Pero esta lectura no tiene en cuenta que las familias españolas siguen debiendo 517.000 millones a los bancos por la compra de viviendas. Una cifra que la economía española nunca había alcanzado hasta agosto de 2006, en plena burbuja. Es decir, se dan menos hipotecas pero porque las existentes están en niveles tope, a pesar de que se llegó a 656.000 millones.

Sede del BBVA, en la zona norte de Madrid
Sede del BBVA, en la zona norte de Madrid Tere García

Siguiendo con este argumento, otra señal negativa (2ª razón) está el apetito de la banca por dar nuevos créditos inmobiliarios, relajando los estándares de riesgo. Reflejo de ello es que las entidades no paran de rebajar el tipo de las ofertas hipotecarias a pesar de que lo que cobran de media por ellas está en mínimos históricos.

Así el tipo medio del saldo hipotecario tocó el 1,19% en febrero, debido en gran parte al euribor en mínimos, cerca del -0,2%. Y a pesar de ello, cada vez salen ofertas más competitivas, la última de BBVA ofreciendo un diferencial del 0,89% sobre el euribor. Además, hay entidades poniendo sobre la mesa financiación sobre el 100% de la tasación y para la adquisición del suelo –con condiciones-.

Otra señal del apetito por prestar es que hay entidades volviendo a confiar plenamente en los APIs (agentes de la propiedad inmobiliaria), una vía para crecer más rápido pero que puede suponer riesgos.

Poca oferta y mucho alquiler

Al grifo totalmente abierto de la banca se suma a la escasez de oferta (3ª razón). Así se explica que los precios se estén disparando desde hace años, especialmente en las grandes capitales. La perspectiva de que se aprueben operaciones como Chamartín podría desatascar en parte esta situación. Y, aunque el repunte se está centrando en las grandes capitales, en el caso de Madrid está llegando hasta provincias limítrofes, como Guadalajara y Toledo, según fuentes financieras.

Otra pequeña burbuja paralela a ésta está en el alquiler, que por las razones anteriores -falta de oferta- y la entrada de actores como Airbnb se ha disparado entre un 27% y un 49% en Madrid y Barcelona, según Fotocasa. Esto está llevando a que cada vez más inversores apuesten por este activo para obtener rentabilidades (4ª razón).

Y por si fuera poco, a estas cuatro razones se suma una quinta, que todavía no ha mostrado sus efectos y de resultado incierto: la entrada en escena de los fondos oportunistas controlando cada vez más pisos en España. Tienen fecha de entrada y de salida, por lo que en el mercado se espera que aprovechen su influencia para elevar los precios antes de abandonar España dentro de unos años.

Envenenados por una patata mal cortada: estas son las normas sanitarias para cocinarlas

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180518/envenenados-patata-mal-cortada-normas-sanitarias-cocinarlas/308219783_0.html

Cómo preparar una patata hervida.

 

“Pela bien la patata, especialmente si tiene brotes”. Seguro que este consejo universal de abuela pasó por la cabeza del grupo de alemanes que en 2015 sufrió un extraño caso de intoxicación tras una comida familiar. Los síntomas eran vómitosnáuseasdolor abdominal y diarrea. Los médicos sospecharon de envenenamiento por glicoalcaloides de la patata, pero tenían una dificultad para determinar el origen: dada la pasión de la gastronomía alemana por este tubérculo, el ingrediente formaba parte de casi todos los platos del festín.

Ensalada de patata, puré de patatas, patatas al horno… Los análisis se centraron en esta última receta: encontraron que las hortalizas utilizadas presentaban una concentración de 236 miligramos de solanina por kilo. Esta sustancia es un glicoalcaloide presente naturalmente en la patata, y es tóxica para el ser humano. 420 gramos de la sustancia serían letalespero, como explicaba nuestra compañera Azucena Martín, una patata con una concentración semejante tendría un sabor amargo hasta el punto de resultar “incomible”.

Lo que ha preocupado a las autoridades sanitarias germánicas es que el umbral considerado seguro hasta ahora para el consumo de patatas era de 200 mg de glicoalcaloides por kilo. El plato que envenenó a la familia rebasaba por muy poco esa cantidad, y el factor diferencial resultó ser que no fueron meticulosos a la hora de pelar los tubérculos porque preferían asarlos con piel. Y es precisamente ahí donde se concentra la solanina, como un mecanismo evolutivo para proteger a la planta que madura de las plagas, los gérmenes y los herbívoros que la desentierran para comérsela.

Ahora, desde el Instituto Federal para el Control de Riesgos (BfR en sus siglas en alemán) quieren aclararan que los incidentes por envenenamiento por el consumo de glicoalcaloides de la patata son extremadamente raros. “Únicamente un puñado de casos registrados y documentados en los últimos años” – explica el Dr. Andreas Hense, presidente del BfR. “Con todo, las patatas verdes y con brotes sólidos no deben ser consumidas para evitar riesgos a la salud”.

La institución anunciaba a finales del mes pasado que rebajaba el umbral sanitario a 100 mg de solanina por kilo de patatas, en vistas a un consumo diario que no supere los 0,5 mg de glicoalcaloides por kilo de masa corporal. Asimismo, publicaba una guía con instrucciones para el manejo y la preparación de la hortaliza que garanticen la minimización de los riesgos:

  • Las patatas deben almacenarse únicamente en lugares frescos, oscuros y secos.
  • Las patatas viejas, verdes o con fuertes brotes, así como los aperitivos que contengan básicamente peladuras de patata, no son aptos para el consumo.
  • Cualquier parte verde de la patata y sus nódulos (los “ojos” o “yemas” deben de ser eliminados antes de cocinarla.
  • En caso de que queramos comernos la patata cocinada con piel, solo debemos consumirlas frescas y sin daños.
  • No hay que comer ningún plato de patata que resulte amargo al gusto.
  • Los niños pequeños deben evitar comer la piel de la patata, ya que pueden intoxicarse con una concentración menor de glicoalcaloides.
  • El agua en la que se han cocinado patatas hervidas nunca debe reutilizarse.
  • El aceite usado para freír patatas debe cambiarse con frecuencia.

Muerte por patata

Los síntomas más habituales de una intoxicación por glicoalcaloides son los problemas gastrointestinales y los mareos que sufrieron los desafortunados protagonistas de nuestra historia. Pero en casos más graves puede producirse la alternación y pérdida de conocimiento, así comoproblemas neurológicos, respiratorios, y perturbaciones del sistema cardiovascular.

Existen descripciones de fallecimientos en la literatura médica atribuidos a un envenenamiento de este tipo, recuerdan desde el BfR. Pero no se ha producido ninguno en el último medio siglo, por la mejora en la calidad y variedad de la dieta occidental así como de los controles sanitarios. Sin embargo, la institución advierte que no conviene bajar la guardia en la preparación de la patata porque, dado que los síntomas en una primera fase son inespecíficos, se pueden estar produciendo muchos más casos que no están siendo declarados.

Los griegos se hunden en la miseria… pero ya nadie protesta

https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-05-30/grecia-hunde-protesta-huelga-general-seguimiento_1571419/

 

Son las nueve de la mañana. En un barrio de clase media de Atenas los padres dejan a sus hijos en la guardería. El típico microbús amarillo está allí, las profesoras salen a recibir a los niños. Muchos padres encaminan sus pasos hacia la parada del autobús. Hay cierto retraso, pero pueden coger un café para llevar en un local recién abierto. Los cuatro empleados del café trabajan a buen ritmo. Ante la parada del autobús una frutería tiene expuestas las naranjas recién traídas en camión desde las afueras. Un viaje en autobús con la misma gente de todos los días hasta llegar al metro. Espera de tres minutos. Tren directo a Syntagma, donde se celebra la manifestación sindical de esta muy descafeinada, si no casi inexistente, jornada de huelga general en Grecia.

Si durante el franquismo se decía que el cierre de la Seat de Barcelona era el termómetro del éxito de una huelga, en un país ya casi exclusivamente de turismo y servicios como este los transportes y los comercios podrían ser ese termómetro. El primero ha funcionado casi con normalidad, excepto los autobuses que han comenzado el servicio a la 9 de la mañana y pararán de nuevo a las 9 de la noche. El metro solamente ha sufrido el corte del transporte hacia el aeropuerto. Los ferries a las islas sí han hecho paro de 24 horas, creando cierta incomodidad en los turistas. Las tiendas, todas abiertas. En ellas, ante la pregunta de por qué no cerraban en día de huelga, la respuesta de los empleados se dividía entre los que respondían con un gesto incrédulo y los que lo hacían con uno burlón.

En la falda de la Acrópolis actividad normal, terrazas a rebosar de sandalias con calcetines, y en los hospitales públicos los médicos siguen una huelga que ha dejado las instalaciones en servicios mínimos. Aunque apenas signos de la misma en el exterior del hospital de Evangelismós, uno de los más grandes de Atenas. La única pancarta reivindicativa pedía… parking gratuito para los que usan y trabajan en el centro.

En Syntagma, frente al Parlamento, epicentro de las manifestaciones antiausteridad más duras, de los enfrentamientos sin cuartel con la policía, reina la calma bajo un sol sin escapatoria que se refleja en el mármol y encuentra ángulos inéditos para abrasar a los que pasan. A las 12, los principales sindicatos, el del sector público (ADEDY) y el del privado (GSEE), habían hecho un llamamiento a manifestarse entre otras cosas contra el último “decretazo” del Gobierno de Alexis Tsipras, las últimas y enésimas medidas de ajuste antes de la salida del rescate en agosto. Razones no faltan. “El Gobierno implementa las mismas políticas que han destruido al pueblo y la economía, y ahora pone más peso en las espaldas de los trabajadores con más medidas”, decía el comunicado de la convocatoria de GSEE.

Y a pesar de todas estas razones, la octava huelga general del Gobierno de Tsipras -y seguramente la última huelga general de los programas de rescate– ha concentrado a unos cientos de personas, quizás cerca del millar. El sindicato PAME, brazo del partido comunista y siempre disciplinado en la puesta en escena, se esforzaba por desplegar a los manifestantes frente a la tumba del soldado desconocido, donde decenas de turistas curiosos dejaban de observar por un momento el famoso cambio de guardia para ver las banderas blancas desplegadas por los manifestantes de todas las edades, venidos de distintos puntos de Grecia.

Policías antidisturbios protegen la Federación Helénica de Negocios durante la huelga. (Reuters)
Policías antidisturbios protegen la Federación Helénica de Negocios durante la huelga. (Reuters)

Paros masivos solo en el sector público

Uno de los participantes, llegado de fuera de Atenas, se despegaba por unos instantes del grupo, sujetaba la bandera tras la espalda, y trataba de alcanzar a ver ese cambio de guardia entre un nutrido grupo de visitantes uniformados -o marcados- por sus mochilas a juego. Mientras una joven con acento del sur de Europa exclamaba en inglés “Es mi primera vez en Atenas” al tiempo que observaba anonadada la manifestación (¿alguien ha dicho turismo de manifestaciones?), un grupo de señoras brasileñas de mediana edad, bermudas y sombrero de tela grababan un vídeo selfie imitando las maneras de una reportera que está en medio de un tumulto. Divertidas, las demás le seguían el juego. Sin olvidar a la japonesa divina haciéndose selfies con el Parlamento de fondo y con la protesta. Todo vale en el reino de Instagram.

En la incansable búsqueda por encontrar reductos de una huelga general, el valor seguro era el sector público, donde apenas se ha movido una hoja de papel este miércoles. Estos quizás son los únicos en un país con más de un 20% de paro que pueden “permitirse” perder un día de sueldo. Los periodistas también hacen huelga de 24 horas, si bien esta es obligatoria por haber sido convocada por el sindicato que los agrupa.

Aún así, decir que ha sido un “fracaso” de alguien sería no ver el cuadro completo. Los griegos llevan protestando desde el año 2008 y, salvo el rayo de esperanza del referéndum de 2015, apenas han conseguido nada. Muchos ciudadanos, cada vez más, en el día a día muestran su descreimiento en que salir a la calle sea producente.

Desde 2010 ha habido al menos 50 huelgas generales, a los que hay que sumar los paros parciales. Grecia saldrá del rescate, si todo va bien, el 20 de agosto. Hasta el entonces el Gobierno aprobará por la vía exprés, y nada parece que vaya a impedirlo, el 14 de junio las últimas medidas de cara al Eurogrupo del 21. Pero esto no significa que Atenas vaya a salir del yugo. Se prevén más recortes de pensiones y aumentos de impuestos para 2019 y 2020, y el plan de crecimiento de Tsipras no ofrece garantías.

Grecia seguirá en la UCI durante varios años más, con miedo a la recaída, seguida muy de cerca por sus socios y, de momento con una deuda del 180%. La gran duda es si, terminados los programas de rescate y la intervención directa de los acreedores, resucitará el espíritu contestatario de los griegos en la calle, que por ahora está en coma.