«Si vivimos mejor, no es por la democracia, sino por la ciencia»

EL PROFESOR DECEPCIONADO. DIVAGACIONES Y MIERDAS VARIAS. EL OCASO DE UNA ÉPOCA.

José Manuel Sánchez Ron es un hombre canoso pero con aspecto de subir los escalones de dos en dos. «Sin energía no hay nada», dice para comenzar la entrevista, como primer enunciado o titular. Ha publicado «Energía. Historia del progreso y del desarrollo de la humanidad» (Lunwerg). Un volumen amplio y profusamente ilustrado, donde explica cómo se construyeron las grandes pirámides, y no sólo por qué; la importancia que tuvieron los molinos de viento, más allá de las aventuras de Don Quijote, o lo fundamental que ha sido para el mundo la invención de la pila eléctrica, que apareció en 1800. Un recorrido por la historia de la ciencia y la tecnología, que siempre ha sido una historia ignorada, ninguneada.

-El desarrollo de la humanidad, sin la ciencia, no se entiende, pero, al mismo tiempo, se suprime en los libros.

-Es uno de los puntos que intento aclarar. Cuando miro…

Ver la entrada original 1.184 palabras más

La obsesión por viajar existe: Síndrome Wanderlust

https://buenavibra.es/por-el-mundo/obsesion-por-viajar-sindrome-wanderlust/

El Síndrome Wanderlust hace referencia a la obsesión por viajar que sienten algunas personas. Un deseo que nace de una “necesidad” fuera de lo común, de conocer nuevos rincones y descubrir otras culturas.

Su etimología proviene de wandern (excursión, viaje, paseo) y lust (deseo, anhelo). La traducción literal de wanderlust sería “pasión por los viajes”, similar al significado de “dromomanía” definido por el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como un inclinación excesiva u obsesión patológica por trasladarse de un lugar a otro.

Síndrome Vanderlust: obsesión por viajar

Hasta hace pocos años, los viajes por placer buscando aventuras que contar y dando rienda suelta al espíritu viajero de los jóvenes era algo inimaginable. El síndrome wanderlust es mucho más que las ganas de irse de vacaciones, que de alguna manera todos las tenemos, es una necesidad que arrastra la pasión por viajar y por descubrir nuevos lugares y diferentes culturas.

sindrome wanderlust

Leé también: Cada vez son más las mujeres que eligen viajar solas

Este síndrome afecta a hombres y mujeres por igual, normalmente entre los 20 y 40 años. Poseen un impulso irresistible de salir, aman escaparse a cualquier parte del mundo y siempre están buscando nuevos destinos.

Algunas encuestas y estudios han demostrado que viajar es la prioridad e interés para esta generación

Internet es su mejor aliado, ya que la red se transforma en su mejor agente de viajes. Reservas, compras, billetes e información; todo se resuelve a través de las nuevas tecnologías.

Destinos

Estos viajeros empedernidos pasan la mayor parte de su tiempo leyendo guías de viaje, navegando por Internet en busca de vuelos, hoteles, albergues, etc., disfrutan con el visionado de documentales sobre lugares exóticos y gastan una buena parte de sus ingresos en viajar.

El destino pasa a un lugar secundario en el planteamiento del viaje, una mera excusa para disfrutar del placer de viajar, es entonces cuando la experiencia wanderlust adquiere todo su significado y se transforma en una forma de vida

Conocer otras culturas, empaparnos de tradiciones y vivir en lugares diferentes, ayuda a ampliar nuestras miras y a alimentar la curiosidad por la desconocido.

“En mi caso, no viajo para ir a un lugar en particular, sino por ir. Viajo por el placer de viajar. La cuestión es movernos”. Robert Louis Stevenson

El síndrome wanderlust y la genética

Existen personas que no sienten la necesidad de viajar, que no se mueve en ellas una inquietud especial por descubrir lugares. Se plantean las vacaciones como un tiempo para descansar y estar tranquilos o quizá para marcharse a un hotel y desconectar de preparar comidas o limpiar.

Este planteamiento es el contrario al síndrome wanderlust, donde impera la necesidad de no estar demasiado tiempo en un lugar y el deseo de viajar se convierte en el centro de la vida de quienes lo padecen.

Más allá de una moda, algunos expertos aseguran que el espíritu aventurero o síndrome de wanderlust en realidad se encuentra en nuestro genes, y más concretamente en el denominado DRD4-7r, un receptor de dopamina (neurotransmisor del placer) que ha sido bautizado como “el gen viajero”.

gen viajero

Leé también: ADN Viajero: existe el gen de la pasión por los viajes

Para David Dobbs, investigador de Nacional Geographics, este gen provoca que las personas que lo tienen “acepten mejor los cambios y la aventura, y también se sienten con mayor afinidad para asumir riesgos en cuanto a nuevas ideas, comidas, relaciones, etc”.

Además de la necesidad constante de viajar, los individuos que portan este gen, son personas lanzadas, creativas, que buscan conocer nuevas culturas y otras formas de vida. En definitiva, cualquier cosa que les aporte crecimiento personal.

¿Padeces el síndrome wanderlust?

Las personas que padecen el síndrome wanderfust tienen características que las diferencian del resto:

  • Siempre tienen actualizado y a mano el pasaporte por si surge la oportunidad de viajar de forma imprevista. No tienen miedo a salir de su zona de confort porque lo gustan los cambios.
  • La curiosidad por descubrir nuevos lugares y otras culturas va más allá de la imaginación y se convierte en una necesidad. Todo el dinero que pueden ahorrar va destinado a vivir nuevas aventuras.
  • En cuanto regresan de un viaje ya están planificando el siguiente: consultando páginas de Internet especializadas, visionando documentales o leyendo guías.

La pasión por viajar y conocer mundo no se reduce solamente a poseer el gen viajero, sino que también se relaciona con la infancia, la época en la que aprendemos a través del juego y la imaginación.

destinos turisticos

Leé también: Imprescindibles para la valija del viajero

Es en esta etapa cuando se desarrolla el interés por saber qué hay más allá de los límites del hogar. Más allá de la frontera del colegio y los deberes, hay adultos que siguen sintiendo la misma pasión que entonces.

Fuente: lamentemaravillosa.com

El miedo al silencio

https://www.meneame.net/story/el-miedo-al-silencio

Entre los hombres más afortunados del mundo, están quienes saben convivir con el silencio. Cuando nuestra mente deja de estar ocupada en lo inmediato y no tiene cerca ningún estímulo que la distraiga, el silencio se convierte en el espejo más fiel de nuestro interior. Refleja a nuestros peores fantasmas, nuestro vacío y la eternidad de los minutos cuando no hay nada que los llene o, peor aún, están llenos de oscuridad.

Si algo abunda en nuestra sociedad, son los juguetes rotos. Los hay de todos los tipos, formas y tamaños. El tiburón que no supo morder lo bastante fuerte y fue desterrado de su manada. La muñeca que quiso tocar la luna a fuerza de complacer a un águila para que aceptase llevarle allí, pero terminó presa en su oscuro nido. El robot programado para repetir un mismo movimiento hasta el infinito, y oxidado de tanto hacerlo. Todos ellos sienten terror ante el silencio.

Están quienes temen el silencio porque han sido educados para vivir en el ruido, a depender totalmente de las luces y sonidos artificiales que les rodean y ser incapaces de crear nada por sí mismos. Y están quienes temen al silencio porque les recuerda todas las pérdidas, humillaciones, años malgastados y miserias de toda índole que han padecido durante su existencia. A veces, estas personas están dispuestas a lo que sea por no escuchar el silencio. Incluso a autodestruirse lentamente. En otras ocasiones, el silencio es preludio de la muerte porque hay quien prefiere morir a soportarlo.

Y luego están quienes aprovechan el silencio para reproducir melodías en su mente. Para disfrutar del sonido de la brisa, relajar su cuerpo y sentir la paz. Para dejar volar su espíritu y crear ideas, belleza y arte. Para seguir amueblando su cabeza y reflexionar sobre quiénes son y hacia dónde quieren ir.

Una de las cosas más estúpidas que hacemos los seres humanos es emplear lustros en seguir un camino, pero no dedicar un segundo a reflexionar si ése es el que deseamos. La inercia provoca que millones de vidas se malogren. Y el silencio nos lo recuerda. Por eso le tememos tanto. Pero ninguna persona que sea incapaz de convivir con él podrá ser feliz. Tener un mundo interior lo suficientemente rico como para llenar los momentos de soledad es la clave para construir relaciones sociales sanas. Quien no sabe estar solo, es esclavo de la compañía de otros, del ruido y del vacío.

Miles de años de pensamiento y arte, y un mundo lleno de maravillas naturales, deberían ser suficientes para llenar cualquier mente y dar plenitud a cualquier vida. La sabiduría de tantos pensadores del pasado debería ser un punto de partida lo bastante sólido para que cada cual decida su camino y aprenda a guiarse. Y el silencio debería ser el contexto ideal para saborearlos. Pero los hombres libres no encajan con el modelo de sumiso productor que quieren los de arriba. Por eso nos enseñan a temer el silencio.

 

 

 

Lo político es lo privado

https://www.elsaltodiario.com/opinion/lo-politico-es-lo-privado-2#

180330_Niñas_Madres_Padres(1)

El vagón avanza a través del túnel. Te distraes observando el reflejo del interior en los cristales. Estamos ahí, todos, en teoría, voluntariamente, a las seis de la mañana, cada uno encajado en el rol que lo alimenta. Aunque no lo parezca a simple vista, todos uniformados. Apretaditos. Incómodos. Disfrazados. Preparados para mentir. La gente miente. Tu mientes. Constantemente. Todos los días. Estamos obligados a mentir y a mentirnos. Si quieres tener un techo que te cubra, es muy probable que la mentira, que la credibilidad de la pose, sea directamente proporcional a tus posibilidades de acceder y mantener a un trabajo.

A veces puedes ver en ese reflejo lo perverso de todo esto. Es tan real, tan irrefutable, que casi parecería natural, que está ahí desde siempre, que estará siempre… Sin embargo, apenas tiene cien años. El tren, que avanza con la pesada carga de nuestra subsistencia, es el absoluto triunfo de la ideología.

Miras de reojo el mapa de las estaciones, la estructura subterránea que cruza el interior de la ciudad hecha a base de subvenciones, contratos y licitaciones, eligiendo cuidadosamente las paradas, de dónde a dónde, conectando con líneas de autobuses el centro y los suburbios, los colegios, los hospitales, los polígonos industriales, los empresariales y las zonas de ocio prefabricadas, el horario laboral, el salario base, el precio de la vivienda, el sexo de los viernes —porque el sábado no se madruga—, los códigos sociales, tu angustia de los lunes, el coste de la vida, tu tiempo de lectura, las mañanas que no disfrutaste… Podría ser una metáfora, pero no hay aquí nada de poesía, solo es una parte minúscula de un contrato social. De un contrato firmado de antemano. Antes siquiera de que tú hubieras nacido.

Conoces el pacto. Tendrás la certidumbre de un camino trazado. A cambio, acatarás las limitaciones laborales y burocráticas de tu existencia

Conoces el pacto. Tendrás la certidumbre de un camino trazado, que no es garantía de ningún éxito. A cambio, acatarás las limitaciones laborales y burocráticas de tu existencia. Aceptarás que te rompan el corazón a las siete menos cuarto y, a las ocho y media, estar con un cliente, intentando sostener una sonrisa, que el duelo por la pérdida es de dos días laborales, y el tercero se te permite alguna lágrima mientras te dan el pésame junto a la fila de mesas modulares donde pequeños objetos de contrabando emocional (un cactus, un portalápices, una foto de una niña de tres años que sonríe ajena a toda esa brutalidad hecha tedio…) dejan revelar los pequeños resquicios de identidad permitidos. Tolerarás, por ley, dos días y medio para olvidar que tuviste una madre, un hermano.

Una tarde para un amigo. Cinco semanas para conocer a tu hijo. Cuatro meses si eres madre, el mínimo de lactancia necesaria para garantizar algo de inmunidad en su organismo. Una desconocida oirá sus primeras palabras, verá sus primeros pasos y guardará silencio, que es otra forma de mentir, para que tú creas que su primera vez es la primera vez que estabas presente. Y si no puedes con ello, si no lo asumes, si la mentira se te hace excesivamente dura, tendrás dos días de baja y cuatro tipos de pastillas para que, aunque sigas sin asumirlo, porque es inasumible, seas al menos capaz de cargar con la ficción que se te exige.

Vives (lo sabes) en el mejor de los mundos posibles, pero en el reflejo negro del cristal no parece gran cosa. Decía Curzio Malaparte que “la lucha contra la muerte es heroica; la lucha por la supervivencia, miserable”. No se trata de una conspiración, es solo una consecución de decisiones en las que nadie como tú ha tomado parte. El ganadero no busca el sufrimiento de las reses, es simplemente que no lo tiene en cuenta si no es para maximizar su beneficio. Extraño cataclismo el de lo imperceptible. Pasó vertiginosamente despacio, empezó en los albores del siglo XX, cuando el automóvil, el urbanismo y la especulación confluyeron en la primera gran crisis del capitalismo moderno. Roosevelt decidió invertir en infraestructuras y en industria automovilística. Le Corbusier, fascinado con el edificio de Fiat y por Henry Ford, empezó a diseñar ciudades organizadas a la medida de la humanidad. De su humanidad de prócer, de varón de su tiempo bien remunerado. Arrinconó todo aquello que afeaba su paisaje y puso las viviendas de los asalariados —monótonas, minúsculas, apiladas en los márgenes—, confinó la infancia a los espacios conocidos, recluyó a las amas de casa y los ancianos, diseñó una ciudad inabarcable caminando, a una hora en coche de cualquier sitio.

Por otro lado, el Plan Marshall y la deuda como fuente de beneficio fueron dibujando las cláusulas de tu hipoteca, el precio de tu alquiler. Las Naciones Unidas y el Banco Mundial redactaron tu convenio laboral, la televisión, internet, tu idea de fracaso, del triunfo personal, las manifestaciones del amor, el orden familiar, la normalidad aceptada, tu capacidad de resilencia, el límite de tu paciencia… Nada que ver contigo. Y, sin embargo, ahí está, todo el paradigma ideológico de la globalización, delimitando tus afectos, tu código postal, lo que sabes, aquello de lo que hablas, todo lo que te preocupa, tu estado de ánimo, la hora a la que comes… Nada que ver contigo.

Llegarás a casa de noche, prepararás las cosas del día siguiente, cenarás algo, verás una serie, leerás las noticias mortalmente aburrida, pensando si esta desazón es culpa tuya

Dice McMihail que “una es y la hacen ser”. En esa frase resume un siglo de literatura política, sociológica, psicológica, que nos habla de que el ser humano necesita un hábitat habitable. Eso tan simple. Podríamos hablar de la sociedad líquida de Bauman, del psicoanálisis social de Fromm, del panoptismo de Foucault, de esos estudios de psicología comunitaria que confirman que las ciudades-dormitorio son lo opuesto a las comunidades, que el aislamiento crea individuos desarraigados, que el desarraigo genera ansiedad, miedo, frustración, que cuando esto se prolonga se vuelve patológico… O podemos decir que vives mal y por eso levantarás la voz, perderás la paciencia, te comportarás como un perfecto gilipollas.

Y llegarás a casa de noche, prepararás las cosas del día siguiente, cenarás algo, verás una serie, leerás las noticias, sustituyendo una cerveza con tus amigos por el Facebook, jugando a una aplicación idiota, mortalmente aburrida, pensando si esta desazón es culpa tuya, si deberías apuntarte a un gimnasio, o al psicólogo, o a bailes de salón. Si el problema es que el amor de tu vida no te satisface. O que la vida está en otra parte.

“La vida tiene razón y el arquitecto se equivoca”, confesó Le Corbusier en su lecho de muerte. Pero ya no le escuchaba nadie.

El largo ocaso del centro comercial en Estados Unidos

https://magnet.xataka.com/en-diez-minutos/el-largo-ocaso-del-centro-comercial-en-estados-unidos

El largo ocaso del centro comercial en Estados Unidos

Para cualquiera que creciera en los Estados Unidos de los años noventa, el shopping mall era uno de los lugares que definieron gran parte de su adolescencia.

El mall es una criatura urbanística típicamente americana, ocasionalmente imitada pero raramente replicada en Europa. En su diseño más básico, un mall es un centro comercial situado en un suburbio en algún lugar en el extrarradio de un área metropolitana. En su mayoría, son grandes mazacotes de cemento sin apenas ventanas rodeadas de hectáreas de asfalto. Son construcciones brutalistas, opacas, frías, imponentes.

Los shopping mall tradicionales son agresivamente anti-urbanos: por su propio diseño, no están construidos para interactuar con el exterior. Acceder en cualquier cosa que no sea un vehículo privado es un horror, y pasear fuera del mall es básicamente deambular por un aparcamiento. Uno va al mall, entra en él, y no sale. En centro comercial es un destino cerrado, sin nada alrededor que sea fácilmente accesible a pie.

Destiny Usa

En planta, los malls acostumbran a tener forma de “T” o una “H” con un brazo central alargado. En los extremos del edificio se sitúan lo que en jerga comercial se llaman “comercios ancla” (anchor stores), habitualmente unos grandes almacenes estilo Sears o Macy’s o una tienda de ropa o electrónica especialmente grande (H&M, Best Buy, Nordstrom, etcétera). Los brazos de conexión casi siempre son pasillos de dos niveles con luz natural y tiendas de cadenas nacionales a ambos lados.

Complementando los comercios, los malls acostumbran a tener un food court, (un comedor rodeado de garitos de comida rápida) y con algo de suerte un cine multisalas, un arcade y un parque infantil o un tiovivo para chavales.

El shopping mall tradicional está sentenciado

Desde hace unos años en Estados Unidos se habla de la muerte del shopping mall tradicional. Hay todo un género fotográfico que se dedica a documentar la lenta decadencia de centros comerciales abandonados. En un estudio citado hasta la saciedad, se calcula que una quinta parte de los malls del país tienen más de un diez por ciento de tiendas vacantes, la primera señal que ha entrados en una espiral que lo llevará a su cierre. En los estudios más pesimistas, se habla que cuatro de cada cinco centros comerciales desaparecerán en menos de dos décadas.

La causa sonará familiar: los milenials. Los centros comerciales están viendo sus ventas caer debido a la competencia de las ventas por internet (léase: Amazon), algo que las generaciones más jóvenes adoran. La vieja obsesión por los suburbios y casitas unifamiliares, además, parece estar desapareciendo, y ahora los profesionales jóvenes prefieren vivir en entornos más urbanos y amigables para el peatón. El mall, en esta historia, es un dinosaurio, y las bancarrotas constantes de cadenas como Sears o JC Penney son una señal clara que van camino de la extinción.

En los estudios más pesimistas, se habla que cuatro de cada cinco centros comerciales desaparecerán en menos de dos décadas.

La historia, sin embargo, es un poco más complicada. Para empezar, nunca ha habido tantos malls en Estados Unidos como hay ahora. En los últimos diez años (del 2007 al 2017) el número total de centros comerciales ha aumentado un cuatro por ciento, hasta alcanzar 1.211 en todo el país. Aunque la cifra de crecimiento es menor que el crecimiento de la población del país o del ritmo de construcción desaforado de los años ochenta (un 52%) y noventa (un 19%), las cifras indican que la cosa es un poco más complicada.

Para empezar, no todos los malls son iguales. La industria clasifica los centros comerciales en cinco categorías, “trofeo”, A, B, C y D, según la calidad de instalaciones y tiendas. El factor más importante para definir un centro comercial es el volumen de ventas por superficie comercial. Un mall “trofeo” o “fortaleza” acostumbra a generar ventas de más de $8.500 al mes por metro cuadrado; uno B se mueve en los $3.700, mientras que una D anda por los $2.500.

shopping mall abandoned

Traducido a tiendas, un centro comercial A es la clase de sitio que tiene un Apple Store, una tienda de Louis Vutton, y un Nordstrom o Lord & Taylor de ancla. Un “trofeo” tiene Neiman Marcus, Tiffany, Cartier y sitios donde te miran mal si preguntas cuánto cuesta algo. Un mall tipo D tiene sitios donde hacerte tatuajes, tiendas de todo a un dólar y un JC Penny donde nadie ha pasado una escoba desde 1997.

Como era de prever, los malls no mueren repentinamente, sino que van progresivamente perdiendo categoría. La tienda de Gap es substituida por una de Old Navy, que vende ropa más barata. Macy’s, unos grandes almacenes un poco anticuados pero decentes, pasa a ser unTJ Max, un sitio de descuentos, y así sucesivamente.

Si se miran las cifras de cierres de malls con cierto detalle, es de B para abajo donde hay una escabechina importante. Los malls de tipo C y D no pueden cobrar alquileres demasiado altos, ya que las tiendas venden poco. Dado que sus costes fijos son comparables a los de un centro comercial “de categoría” pero sus ingresos son menores, son menos rentables, y tienen una “tasa de mortalidad” más elevada.

shopping mall abandonado

Esto no sucede en los centros comerciales en la parte alta de la escala, los 300 malls con clasificación A o mejor. Aquí tenemos tiendas caras con márgenes enormes (léase, un Apple Store), clientes pudientes y tráfico abundante. En este segmento de mercado, los malls gozan de buena salud, e incluso hoy en día las ventas siguen subiendo, los alquileres siguen siendo altos y los beneficios siguen siendo abundantes.

En mitad de la escala, en los centros comerciales de clase media (los 400 de clase B), también gozan de buena salud. En este caso, lo que vemos a menudo es una redefinición de lo que es un centro comercial, con menos tiendas y más restaurantes y lugares de ocio, o un uso más mixto, con locales como gimnasios, oficinas y (cielos) reconversiones para hacerlos más acogedores para peatones. En realidad, las cifras parecen indicar que hay sobre un veinte por ciento de malls moribundos, pero al ochenta por ciento restante no le va del todo mal.

Una cuestión de clases

Dsc34135 Crystals Retail And Entertainment City Center Las Vegas Nevada Usa 6109321973

En el fondo, lo que vemos en la evolución del centro comercial en Estados Unidos es un reflejo de lo que está sucediendo a la sociedad americana: un colosal aumento de las desigualdades. A un extremo de la escala tenemos los centros comerciales para las clases acomodadas, bonitos, llenos de tiendas caras y rentables.

Estos centros comerciales sólo cierran cuando abre uno aún más bonito y caro cerca de ellos, pero gozan de una salud excelente. Junto a ellos, tenemos una concentración de la actividad económica en las grandes áreas metropolitanas del país, y ejemplos de vitalidad económica en la renovación de viejas estructuras. Los que cierran es porque eran arquitectónicamente insalvables o porque sus propietarios eran demasiado torpes como para entender que debían cambiar.

Lo que vemos en la evolución del centro comercial en Estados Unidos es un reflejo de lo que está sucediendo a la sociedad americana: un colosal aumento de las desigualdades.

En el nivel más bajo de la escala, sin embargo, tenemos los centros comerciales cerca de ciudades pequeñas alejadas de los lugares que generan empleo, o malls en zonas deprimidas de grandes urbes. Aquí la espiral de pobreza se ha enquistado, los comercios cierran, y los pasillos están cada vez más vacíos. Es la América que la economía ha dejado atrás, en el rust belt y las pequeñas ciudades lejos de las costas.

En los próximos años, es muy posible que la idea tradicional de shopping mall, la vieja imagen de un edificio gigante con suelos de falso mármol, adolescentes aburridos y familias de clase media pasando la tarde sea cada vez menos habitual. Esto sucederá, sin embargo, no tanto porque los viejos centros comerciales desaparezcan, sino porque poco a poco se habrán ido transformando o bien en palacios de ocio para clases pudientes, o bien en algo parecido a un centro urbano improvisado con arquitectura a veces cuestionable.

La ironía, en todo caso, es que esto sería una vuelta a los orígenes. Victor Gruen, el hombre que inventó el shopping mall cubierto moderno, diseñó los centros comerciales como centros cívicos para una nueva era. Su intención, en sus proyectos iniciales, era rodear el edificio del mall con viviendas, oficinas y zonas peatonales, no aparcamientos. El automóvil, el mal urbanismo y los incentivos fiscales de la América de esa época dejaron sus ideas de lado. La reemergencia del viejo urbanismo peatonal, denso y urbano quizás las traiga de vuelta.

Fotos | iStock, Fire At Will [Photography]Jim G

La opinión pública no vale una mierda (y por eso deberíamos engañarte)

https://www.yorokobu.es/la-opinion-publica-no-vale-una-mierda/

Ya no puedo contar los estudios que demuestran que la homeopatía no cura nada, pero la mayor parte de la opinión pública repite como enloquecida «pues a mí me funciona» o lo de que «mal no me va a hacer» (aunque sí lo pueda hacer) y acaba moviento un mercado de 10.000 millones de euros. Incluso las personas con más estudios, según la última encuesta del FECYT, son las que más creen en ello, a pesar de que no hay pruebas científicas (lo cual sugiere, quizás, que tener estudios no te vuelve una persona más crítica).

Ya han aparecido varios estudios de conjuntos de estudios que no encuentran ni una sola prueba de que el WiFi sea perjudicial para la salud, pero la opinión pública dice que, por si acaso, lo apaga por la noche porque le produce jaqueca, en el mejor de los casos, o cáncer, en el peor.

Los antivacunas, a pesar de que sostienen un conocimiento que parece recién llegado de la Edad Media más oscura e ignorante, están ganando la batalla, porque incluso están mejor informados que el ciudadano medio sobre el tema (aunque estén equivocados).

A la ciencia, parece evidente, se le antoja irrelevante lo que sostenga la mayor parte de la opinión pública: los hechos son los hechos, y las opiniones valen poco al respecto: analizar los hechos requiere de complejos estudios o ensayos de laboratorio.

Progresivamente, el mundo se está tornando un lugar tan complejo, técnico y lleno de información que la opinión pública empieza a ser un lastre. Es decir, que cada vez resultará más espinoso preguntarle algo a propósito de cualquier asunto a ella, a la opinión pública. Imaginad que sometiéramos a votación popular el grosor que deberían tener los pilares maestros de un rascacielos de treinta plantas de altura. O que se votara, muy democráticamente, el voltaje de determinado aparato eléctrico. Ahora extrapoladlo a casi todo lo que nos rodea, incluida la propia democracia.

schussler-957258_960_720

¿En qué estamos fallando?

Disponemos de mayor información que nunca antes en la historia, existen más artículos advirtiendo acerca de las pseudociencias que nunca… pero las ideas erróneas prosperan también a mayor velocidad que nunca. Parece que la batalla por informar correctamente no solo debe enfrentarse a la idiocia humana, sino al propio contexto: hay más formas que nunca de compartimentar la información, de solo leer lo que te interesa y únicamente relacionarte con personas que piensan como tú gracias al llamado sesgo endogrupal (un sesgo que es particularmente insidioso en las relaciones online).

Es decir, que la información no nos está haciendo más libres ni tampoco nos da una mayor educación. Parece que en realidad somos más cautivos que antes del error porque las herramientas tecnológicas que nos permiten estar informados también nos permiten escoger qué es lo correcto y qué lo incorrecto, como si fuéramos expertos en todo.

Por consiguiente, el problema puede abordarse de dos formas, no necesariamente excluyentes. La primera: concibiendo algoritmos informáticos que impidan el sesgo endogrupal y/o criben la información en relación a la calidad de la fuente de la que emana (por ejemplo, un metaanálisis sería información cinco estrellas, pero un tuit o un estado de Facebook, información de una estrella). En ese sentido, hace poco se puso en marcha la verificación de hechos, o Fact Check, una etiqueta que ayuda a los usuarios de Google News a identificar historias que han sido revisadas de entre los miles de nuevos artículos que se publican cada día.

La segunda: considerar la opinión pública como algo totalmente irrelevante, incluso para el sostén de la propia democracia (o dicho de otro modo: si delegamos el pilotaje de un avión a un experto acreditado, tal vez deberíamos delegar en prácticamente todas las decisiones que tomamos, porque generalmente somos ineptos en lo que no somos expertos: en casi todo).

Ambas formas anteriormente presentadas podrían fortalecerse con un ardid que quizá suene un tanto anatema entre los que defendemos la libertad, la democracia, el poder para el pueblo y todo lo demás: engañar a la gente por su bien.

trump-1915253_960_720

La desinformación como forma de información

Los sistemas de navegación por GPS que informan de atascos en tiempo real no sirven de mucho si dicen la verdad: en cuanto todos los usuarios descubren un atasco y toman la vía alternativa, la vía alternativa se atasca. La forma más conveniente de resolver el atasco es que solo una parte de los usuarios tome la vía alternativa. El GPS, pues, puede engañar a determinados usuarios a propósito del atasco a fin de que continúe por la vía principal.

En asuntos complejos en los que intervienen multitud de variables quizá podría emplearse una estrategia parecida.

No se trataría de engañar solo a la gente tonta, sino también a los que se creen listos en un tema, cuñadismo on fire. Porque si discutes con alguien acerca de un tema sobre el que tiene una opinión muy arraigada, probablemente nunca le convencerás de su error. Mucho menos si usas palabras gruesas y descalificaciones, pero incluso empleando la retórica más pedagógica probablemente no cambiará de opinión más que un porcentaje minúsculo de personas.

Parece que los cambios de opinión globales, pues, no se producen tanto por la idea un tanto romántica de tipo Platón enseñando a pensar a sus discípulos. Las ideas cambian porque sostenerlas te hace parecer imbécil o porque la generación que las sostienen ya ha sido sustituida por una nueva. En otras palabras, cambias de opinión cuando la gente que te rodea lo ha hecho: al fin y al cabo, te gusta opinar como la mayoría para no parecer un tipo raro (y tendemos a pensar que si algo lo cree la mayoría es que será más cierto que si lo cree una minoría).

Como las nuevas generaciones suelen abrazar ideas contestarias por sistema, es decir, ideas que de algún modo ponen en entredicho el statu quo, las ideas cambian para bien o para mal. El problema es que la realidad es ahora más cambiante que antes y lo hace en menor plazo tiempo, así que esperar a que las generaciones equivocadas sean reemplazados por las nuevas no es muy eficaz.

Tal vez la solución no sea tanto explicar cómo se sabe si un medicamento cura o no, por qué es más fiable un estudio de estudios antes que mil testimonios y un largo etcétera epistemológico para hacer que la gente deje de consumir homeopatía. Tal vez la solución sea poner de moda no consumir homeopatía. Tal vez lo más efectivo sea darle un empujoncito y engañarla para que haga lo correcto. Manipular su GPS para que vacune a sus hijos y no ponga en peligro la inmunidad del resto de las personas que no han decidido vivir en la Edad Media.

pollution-2049211_960_720

El calentamiento global me la bufa

La opinión pública estadounidense no parece demasiado preocupada con el calentamiento global, a pesar de que existe mucha información acerca de los riesgos que ello supone. ¿Qué diablos le pasa a la opinión pública? Es algo que intentó responder un grupo de investigadores llamado Cultural Cognitive Project. La conclusión que extrajeron es que la opinión pública no cree que los expertos sepan de lo que hablan.

Para determinar si esta deconfianza nacía de la incultura científica, se sometió a cada encuestado a un test que evaluaba su nivel de conocimientos científicos. Los resultados fueron muy extraños: quienes tenían mayor cultura científica eran los que más despreciaban la amenaza del cambio climático. En realidad, lo que ocurría es que los que tenían más formación tenían una opinión extrema: o consideraban el cambio climático muy grave o muy poco grave. Una posible explicación a esta reacción podría ser que las personas más cultas e inteligentes están más habituadas a tener razón y saben defender mejor sus posturas, de modo que lo hacen con independencia de si tienen razón de verdad o no.

Y aquí llegamos al quid de la cuestión. Las personas más formadas suelen cambiar menos de opinión… y cada vez somos personas más formadas. Conocedores de este sesgo, Richard Thaler y Cass Sunstein fueron pioneros en el llamado pequeño empujón: más útil que tratar de convencer a las personas de algo parece ser engañarla con pistas sutiles o nuevos entornos predeterminados. Por ejemplo, en vez de poner un letrero en un urinario instando a la gente que no salpique al orinar, porque eso es malo para todos (nadie quiere orinar en un baño salpicado), parece más eficaz pintar una mosca y que el cliente se dedique a hacer puntería.

Dicho de otro modo: más que informar a la opinión pública, debemos usar lo que ya sabemos sobre la forma en que nos formamos las opiniones y las defendemos para explotar los puntos flacos. Más que ofrecer más información, hay que investigar mejor cómo convencer a la opinión pública de que haga lo más conveniente.

El abogado del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Steve Epstein, tuvo que informar en varios departamentos del Gobierno lo que estaba autorizado o no a hacer un empleado. En vez de enumerar largas listas de reglas y normativas, creó un catálogo de meteduras de pata muy divertido basado en casos reales. Alojando historias en la mente de los empleados (que además no resultaban pesadas de leer), estos cumplieron más eficazmente la normativa. No se trataba de enseñarles las normas, sino de contarles un cuento divertido.

mobile-phone-1917737_960_720

Tecnología y democracia

Así como es muy difícil convencer de la verdad a una persona instruida, es relativamente fácil engañarla para que crea lo que nosotros queramos (sea la verdad o no). Ello ha propiciado que la tecnología de las comunicaciones incremente la desinformación. Los debates en las redes sociales solo son batallas entre extremos, y grupos ideológicamente tendenciosos han secuestrado el debate social.

Quienes usan esta tecnología para promover el negacionismo del Holocausto, el sida o el cambio climático, entre otras barbaridades, ganan la batalla a las exposiciones razonadas y científicas porque los primeros cuentan historias y los segundos cuentan la verdad, como explica Don Tapscott en su reciente libro La revolución blockchain.

Es decir, que quizá debemos embaucar un poco a la opinión pública porque es la forma más eficaz de convencerla, pero también porque el enemigo ya lo está haciendo mucho mejor que nosotros y no debemos dejar que nos tomen ventaja. O dicho de otro modo: este artículo no será muy útil para nadie. La próxima vez subcontrato a alguien de Cuarto Milenio.

POR SERGIO PARRA

Un comentario… Heidi

…extraído de un foro:

La historia original de Heidi ya era bastante sórdida: hija de madre soltera, ES abandonada a manos de un viejo antisocial que la explota como criadora de cabras y que solo accede a escolarizarla bajo amenazas. Después, el abuelo la coloca como acompañante de una chica minusválida, alejada de toda su familia y entorno social. Finalmente la minusválida visita el pueblo de Heidi y milagrosamente empieza a andar, con lo que se deduce que su minusvalía era fingida o psicosomática.

¿A qué hora se duermen los niños? El huso horario y el éxito escolar

http://nadaesgratis.es/marcos-vera/a-que-hora-se-duermen-los-ninos-el-uso-horario-y-el-exito-escolar

Al tener nuestra primera hija, descubrí que algunas de mis “reglas” de cómo criar a los hijos eran bien distintas a las de personas de mi entorno aquí en Londres. Una de ellas era la hora a la que poner a los niños en la cama. Aquí es bastante habitual que los niños se vayan a la cama a las 19:30, mientras que en España suele ser bastante más tarde. Y casi está mal visto que los niños se vayan más tarde a la cama: una amiga mía española me decía que mentía cuando los padres de otros hijos le preguntaba a qué hora ponía a sus niños en la cama.

Y la verdad es que yo veía algunas ventajas en que los niños se fueran a la cama más tarde, en especial, que tanto la madre como yo podemos pasar más tiempo con ellos. Por el lado de las desventajas, me ha dado mucho que pensar este reciente artículo titulado “Poor Sleep: Sunset Time and Human Capital Production” escrito por Maulik Jagnani, estudiante de doctorado de Cornell University.

Maulik investiga cómo influye la hora a la que se pone el sol en la hora a la que se van a dormir los niños, en cuánto duermen, y en su éxito escolar. Por razones históricas, políticas y económicas, la hora solar de una zona geográfica no siempre se corresponde con la hora oficial. Esto hace que en algunas zonas, el sol se ponga mucho más tarde que en otras. Este retraso es muy agudo en España: mientras que ayer (19 de Febrero) se puso el sol a las 17:26 en Berlín y 17:22 en Londres,  la puesta de sol fue a las 19:12 en Vigo, unos 105 minutos de diferencia. Obviamente, el retraso es menor en zonas más orientales: en Barcelona se puso el sol a las 18:30, y a las 18:24 en Menorca. En Canarias, “la hora menos” no llega a compensar, y la puesta de sol fue a las 18:47 en Lanzarote y 19:04 en La Palma.

La hipótesis de Maulik es que el retraso en la puesta del sol se traduce en que los niños se van más tarde a la cama. Cuando el cielo se oscurece, una glándula pineal (que se encuentra en el cerebro), segrega melatonina que facilita el sueño. Siguiendo esta lógica, si debido al retraso en la puesta del sol, la secreción de melatonina se retrasa, también se retrasa el inicio del sueño, y los niños duermen menos porque la hora a la que se levantan no se ajusta (por ejemplo, la hora a la que empieza el colegio no cambia).

En teoría, que los niños duerman menos puede ser bueno o malo para su éxito escolar. Hay un efecto “cantidad de tiempo”, si duermen menos tienen más tiempo para hacer tarea y acelerar su aprendizaje. Pero también puede haber un efecto “productividad”. Si duermen menos, estarán más cansados, serán menos productivos en el colegio, y también pasarán menos tiempo haciendo la tarea escolar (porque hacer tarea no es productivo por el cansancio). En definitiva, teóricamente el efecto de la cantidad de sueño en el éxito escolar es ambiguo (hay un efecto a favor y otro en contra), y necesitamos los datos para saber qué efecto es predominante.

Maulik investiga este efecto con datos de la India, donde el sol se pone 90 minutos más tarde en el Oeste que en el Este (una diferencia incluso menor que la que hay entre Vigo y Berlín). Sus resultados muestran que un retraso de una hora en la hora en que se pone el sol se traduce en 30 minutos menos de sueño en los niños. Y también encuentra que el efecto “productividad” gana al efecto “cantidad de tiempo”: el retraso en la puesta del sol implica que los niños pasan menos tiempo estudiando o haciendo tarea, y también menos tiempo en tareas directamente productivas (trabajo informal).

Los resultados más importantes de Maulik son sobre el éxito escolar: una hora de retraso en la puesta del sol reduce los resultados de tests de matemáticas en 0.6 desviaciones típicas,  reduce en 0.8 los años de escolarización, y afecta negativamente la probabilidad de terminar la escuela primaria y la intermedia. Aunque los datos no son tan ricos como en la India, Maulik encuentra resultados similares en China e Indonesia.

Estos resultados me dan bastante que pensar, sobre todo me indican que el cansancio por la falta de sueño es bastante más importante que lo que yo pensaba. De todas formas, claro está que los resultados no se pueden trasladar sin más a un país desarrollado. Para empezar, Maulik encuentra que, incluso en la India, el efecto es menor en las familias más ricas, que seguramente pueden comprar bienes que ayuden a dormir antes, a prolongar el sueño, o a que los niños estén menos cansados (cortinas, vivir más cerca del colegio, mejor nutrición, etc.) Respecto a evidencia sobre países desarrollados, solo conozco el artículo de Costa-Font y Flech (entrada aquí) que encuentra que el sueño sí que es un factor importante para el empleo e ingreso familiar en el Reino Unido.

Relacionándolo más con España, los padres españoles están mejor educados, en media, que los de la India. Por lo que puede ser que los niños se beneficien más de pasar más tiempo con los padres, por ejemplo, haciendo la tarea. Si los niños se fueran antes a la cama, y los padres tuvieran que pasar menos tiempo con ellos, pudiera pasar que el rendimiento escolar de los niños sufriera. Claramente, esto también depende de cuánto de importante para el rendimiento escolar es la ayuda de los padres vis a vis  el tiempo en el colegio, donde los niños estarán más cansados si duermen menos. Se me ocurre también que muchos niños en España van a un colegio lejos de casa, lo cual posiblemente también disminuya lo que duermen.

Obviamente, este debate está muy relacionado con el debate sobre el cambio del huso horario en España, y con el de la fragmentación de la jornada laboral, y con el comienzo de la jornada laboral y también escolar. Sobre los dos temas ya tenemos varias entradas (estaesta y esta otra). El debate es muy amplio, e incluye aspectos como ahorro energético y coordinación con socios comerciales. De todas formas, la próxima vez que el profesor o profesora te diga que tu hijo o hija está cansado en el colegio, pregúntate si debiera irse antes a la cama.

Lágrimas en mi alhomada

Posiblemente la única canción que me gusta de Kylie Minogue, cuando era joven y la conocimos en su serie “Neighbours“. Una versión de una canción clásica.

[Verse 1]
You don’t remember me
But I remember you
That was not so long ago
You broke my heart in two

[Chorus]
Tears on my pillow
Pain in my heart
Caused by you

[Verse 2]
If we could start anew
I wouldn’t hesitate
I’d gladly take you back
And tempt the hand of fate

[Chorus]
Tears on my pillow
Pain in my heart
Caused by you

[Verse 3]
Love is not a gadget
Love is not a toy
When you find the one you love
She’ll fill your heart with joy
If we could start anew
I wouldn’t hesitate
I’d gladly take you back
And tempt the hand of fate

[Chorus]
Tears on my pillow
Pain in my heart
Caused by you
Tears on my pillow
Pain in my heart
Caused by you
Caused by you
Caused by you
Caused by you
Caused by you

Canicas azules

http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/Canicas_azules

Situados más allá de Júpiter y Saturno en nuestro Sistema Solar, estos dos planetas solo han sido visitados una vez, y por poco tiempo. La sonda Voyager 2 de la NASA sobrevoló Urano en 1986 y Neptuno en 1989, capturando los únicos primeros planos detallados que tenemos de estos mundos lejanos.

Las primeras imágenes de Neptuno revelaron un planeta con una atmósfera dinámica, que incluía dos misteriosos vórtices oscuros. En cambio, Urano parecía no presentar formación alguna. En cualquier caso, se trataba de instantáneas, incapaces de capturar los cambios en la atmósfera de estos planetas.

Todo cambió con el telescopio espacial Hubble, que con una frecuencia más o menos anual ha ido siguiendo la evolución de estos distantes planetas a medida que experimentaban los dilatados cambios estacionales debidos a sus órbitas, de décadas de duración; efectivamente, un año uraniano equivale a 84 de nuestros años, mientras que Neptuno tarda 165 años terrestres en dar una vuelta al Sol.

En la imagen de hoy vemos el último par de imágenes de Hubble, que muestran al planeta Urano (izquierda) lleno de actividad y a Neptuno (derecha) con una nueva tormenta oscura.

La imagen de Urano destaca por el gigantesco y brillante casquete que se extiende por el polo norte. Este, que podría deberse a los cambios estacionales en el flujo atmosférico, resulta mucho más prominente que en observaciones anteriores realizadas durante el sobrevuelo de la Voyager 2, cuando el planeta, en pleno invierno, parecía tranquilo.

Los científicos creen que esta formación es el resultado de la extraordinaria rotación de Urano. A diferencia del resto de los planetas del Sistema Solar, el eje de Urano está prácticamente horizontal. Esta inclinación extrema hace que, durante el verano planetario, el Sol incida casi de pleno sobre su polo norte y nunca se ponga. El planeta ahora está acercándose a la mitad de su verano, que dura 21 años, por lo que la región polar es cada vez más prominente.

Cerca del límite del casquete polar se halla una gran nube de hielo de metano, mientras que otra nube más estrecha envuelve el planeta al norte de su ecuador. Se desconoce por qué estas bandas son tan estrechas, ya que tanto Urano como Neptuno cuentan con fuertes vientos de gran extensión que soplan hacia el oeste.

Las últimas imágenes muestran que Neptuno presenta una nueva tormenta oscura de casi 11.000 km de diámetro, lo que equivaldría a la distancia de Lisboa (Portugal) a Tokio (Japón). Está acompañada de brillantes nubes “compañeras” blancas, formadas cuando el flujo de aire ambiental se ve perturbado y desviado hacia arriba por encima del vórtice oscuro, haciendo que los gases se congelen y formen cristales de hielo de metano. Al igual que la Gran Mancha Roja de Júpiter, los vórtices oscuros giran en sentido anticiclónico y parecen absorber material procedente de niveles más bajos de la atmósfera de este planeta helado.

Tanto Urano como Neptuno forman parte de los denominados “gigantes de hielo”, diferenciándose así de los gigantes gaseosos, como Júpiter y Saturno. No tienen una superficie sólida, sino que cuentan con capas de hidrógeno y helio que rodean un interior rico en agua, que a su vez podría envolver un núcleo rocoso. El metano de la atmósfera absorbe la luz roja, a la vez que permite que la luz verdiazulada se disperse al espacio, lo que confiere a estos planetas su característico color cian.

El análisis de estos planetas ayudará a los científicos a comprender mejor las diferencias y semejanzas de los planetas de nuestro Sistema Solar, así como de los miles de exoplanetas descubiertos en otros sistemas, la mayoría de los cuales tienen tamaños similares a los de Neptuno y Urano.

De hecho, la próxima misión exoplanetaria de la ESA, Cheops, se dedicará a analizar estrellas que se sabe que albergan planetas con tamaños entre la Tierra y Urano/Neptuno, para ofrecer una primera caracterización de la naturaleza de estos mundos extraños.

Gracias a la alineación favorable de Júpiter, que permitirán efectuar maniobras de asistencia gravitacional a finales de la década de 2020 y comienzos de la década de 2030, la NASA y la ESA también han estado estudiando conceptos para enviar una misión a los gigantes de hielo y conocer mejor esta categoría de planetas.

Las imágenes fueron capturadas a finales de 2018 dentro del programa Legado de Atmósferas de los Planetas Exteriores (OPAL) y se publicaron por primera vez el 7 de febrero de 2019. Estas imágenes se basan en los datos originales.

La cerveza saludable de las investigaciones pagadas por el lobby de los Cerveceros de España

https://sueldospublicos.eleconomista.es/texto-diario/mostrar/1326138/cerveza-saludable-investigaciones-pagadas-lobby-cerveceros-espana

Ascensión Marcos Sánchez es la presidenta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD). En entrevistas publicadas, defiende la necesidad de una buena educación nutricional y critica los blogs de nutrición que “mezclan conceptos sin justificación alguna” en internet, “además de dar información muy engañosa”. La doctora en Farmacia y experta en inmonutrición, es profesora de investigación en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), un ente público estatal, y miembro del comité científico del Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), entidad financiada por Cerveceros de España, el lobbyde los productores de cerveza españoles. En 2014 recibió el Premio Instituto Danone a la trayectoria científica, por su “extensa y extraordinaria” producción investigadora en el campo de la inmonutrición.

La investigadora ha defendido en los medios de comunicación los beneficios para la salud de un consumo moderado de cerveza, entendido como menos de medio litro al día para las mujeres y algo más para los hombres. Según sus estudios, siempre en adultos sanos, la bebida favorece biomarcadores de inflamación y de riesgo cardiovascular, y beneficia a la salud ósea. También ha desmentido el mito de la “barriga cervecera”, cuando es consumida con moderación “y dentro del patrón de la dieta mediterránea”. Respecto a sus lazos con el CICS, Cerveza y Salud, asegura que sus trabajos son rigurosos y que financiar una investigación “no quiere decir pagar a un profesional para que se pronuncie en un sentido”.

La interferencia de las grandes empresas de la alimentación y sus lobbies en el campo de la ciencia y las investigaciones no es un secreto. Sueldos Públicos ya ha publicado artículos relacionados con Cerveza y Salud, la “rama” científica de Cerveceros de España. Su comité científico está compuesto por siete profesionales de la investigación, incluido su presidente, todos pertenecientes a alguna institución pública, ya sea el CSIC, como en el caso de Marcos, o en universidades de todo el país. Los miembros de este comité deben ser independientes, según su código ético, y perciben una remuneración por su trabajo, “dentro de lo que es la cuantía habitual en el ámbito académico-científico”, aunque cuando publicamos esta información no estaba disponible el dato de la retribución.

Cerveza

La barriga cervecera de un ‘fofisano’ (Correr y Fitness. Agencias).

Entre los proyectos del CICS, incluye la dotación de las becas Manuel de Oya, que ingresa a sus ganadores 15.000 euros, más 3.000 euros destinados directamente al departamento del centro de investigación o la universidad a la que pertenece el becado, para la realización de proyectos de investigación en torno al consumo moderado de cerveza y su relación con la salud humana. En la IX convocatoria de esta beca, del año 2008, Ascensión Marcos tutorizó a una de las becadas en su trabajo titulado “Asociación entre el consumo moderado de cerveza con y sin alcohol y la composición corporal”, publicado en 2010, que concluyó con la desmitificación del mito de la “barriga cervecera”, cuando se consume la cerveza de forma moderada.

En la FESNAD, que Marcos preside, “el ejercicio de los cargos es gratuito”, según los estatutos de la federación. La organización VSF Justicia Alimentaria, ecologista y defensora de la soberanía alimentaria, acusa a la FESNAD, integrada por un amplio número de sociedades científicas de ámbito estatal, de participar regularmente en actividades conjuntas con multinacionales del sector de la alimentación o las bebidas refrescantes, así como de financiar algunos de sus estudios con dinero de estas empresas.

Ascension

Marcos es la responsable del grupo de investigación en inmonutrición del CSIC, la agencia estatal que desarrolla y promueve investigaciones para el progreso científico y tecnológico, adscrita al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Se trata de la mayor institución pública dedicada a la investigación en España. Su equipo tiene entre sus objetivos el estudio de los factores ligados a la nutrición que influyen en el desarrollo y el funcionamiento del sistema inmunitario. Puesto que no es un alto cargo, no conocemos su sueldo público como investigadora en el centro.

La presidenta de esta institución es, desde noviembre de 2017, Rosa María Menéndez López, doctora en Químicas por la Universidad de Oviedo y especializada en materiales de carbono. Ha dirigido durante cinco años el Instituto Nacional del Carbón (INCAR) y ocupó la vicepresidencia de Investigación Científica y Técnica del CSIC. Su retribución al frente del organismo científico no está disponible en el Portal de Transparencia de la Administración General del Estado. Tampoco figuran, todavía*, las percepciones de los altos cargos del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Hace un año, este digital se hacía eco de que el 46,6 % de los empleados del CSIC en 2017 tenían un contrato personal. Ya entonces, Sueldos Públicos solicitó conocer la retribución de Menéndez. Posteriormente, la cuenta sectorial de Ciencia de Podemos en la red social Twitter nos remitió una información que decía: “De acuerdo a los Presupuestos Generales del Estado de 2017 el apartado dedicado a los gastos de personal en el artículo de altos cargos del CSIC es de 84.260 € (sic).”

*En el momento de redactar este artículo, la sección del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades en el Portal de Transparencia del Gobierno, en su apartado de retribuciones, estaba vacía. No se podía consultar el histórico desde 2014.

 

Acoso por ofrecer ayuda contra el maltrato

https://www.meneame.net/story/acoso-ofrecer-ayuda-contra-maltrato

Ayer la policía municipal de Bilbao publicó este tweet, en el que ofrecida su ayuda en caso de maltrato sin importar el sexo de la víctima. Algo a todas luces interesante ya que haya muchas o pocas, está claro que existen víctimas de maltrato que no son consideradas “violencia de género” (hombres, gays lesbianas ) y por lo tanto no van a recibir ayuda si llaman al #016.

 

El problema empieza cuando Irantzu Varela y otros “feministas” empiezan una campaña de acoso contra la policía municipal de Bilbao insinuando que este tipo de violencias no existen hasta que al final terminan borrando un tweet que no hace daño a nadie y puede ayudar a gente que no sabe a dónde acudir en busca de ayuda.

 

Puede que algunos se dejen llevar por lo que les dicen y no se hayan molestado a buscar en google estadísticas de maltrato entre homosexuales que apuntan no solo a que en proporción la cifras de maltrato son parecidas sino que a veces son superiores. Puede que no hayan conocido ningún amigo o familiar que haya sufrido maltrato psicológico de su pareja (seguramente porque le daba vergüenza reconocerlo). Puede que no vean los telediarios o no se informen de las noticias para saber que estos casos (muchos o pocos da igual) existen por lo tanto negarles ayuda es absurdo.

Lo que no hay ninguna duda es que gente como Irantzu Varela y otros líderes de opinión “feminista” sí lo saben, pero mienten y manipulan la realidad conscientemente. La pregunta es ¿Por qué?

* Capturas extraidas del tweet de “Experto en igualdad”

Primeros auxilios: lo que es recomendable hacer (y lo que no) ante quemaduras, cortes, chichones y fiebres

https://maldita.es/malditaciencia/primeros-auxilios-lo-que-es-recomendable-hacer-y-lo-que-no-ante-quemaduras-cortes-chichones-y-fiebres/

“Echa la cabeza hacia atrás, que te sangra la nariz”. “Le hace falta hielo a esa quemadura, ya verás como duele menos”. “Tápate bien, que vas a coger frío y te va a subir la fiebre”. ¡ERROR!

No sabemos muy bien de dónde salieron, pero seguro que te suenan estos supuestos remedios caseros e incluso has practicado o recomendado alguno de ellos. Aun sin saber si su origen es fiable o si las autoridades sanitarias los aprueban, consiguen que actuemos siguiendo unas instrucciones que muchas veces pueden hacernos más mal que bien.

Cortes que son toda una escabechina, narices que sangran, moratones multicolor, chichones del tamaño de un huevo… ¿Qué hay que hacer en cada caso? Hemos consultado a expertos de la salud para que nos aclaren cómo sí y cómo no actuar ante situaciones cotidianas como estas.

https://giphy.com/embed/pDdzX4l9jqA80

via GIPHY

Quemaduras

Con el aceite de la sartén mientras freímos croquetas o agua hirviendo al cocer los macarrones para la cena, por contacto con una fuente eléctrica e incluso usando la tediosa plancha… Múltiples orígenes, misma solución: lo primero que debemos hacer ante una quemadura es enfriarla, según la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

SEMES explica en este esquema que la forma más eficaz de conseguirlo es hacer correr sobre la quemadura agua a temperatura ambiente durante unos 15 minutos. Otros líquidos, como la pasta de dientes o distintos preparados caseros, podrían tener efectos secundarios y contraproducentes, principalmente infecciones.

Tampoco debe aplicarse hielo. Lejos de ser un aliado frente a este problema, solo empeoraría la lesión, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“El hielo por sí solo también puede provocar quemaduras si lo aplicamos directamente sobre la piel y es peor aún si esta ya está dañada”, explica a Maldita Ciencia Juan José de la Fuente, médico de urgencias en Pozoblanco, Córdoba.

“En caso de utilizar una tela, como una toalla, habría que humedecerla y usar preferiblemente un material que no tenga hilos, pues podría causar una infección”, añade Jaime Ribas, enfermero de urgencias y a domicilio en Barcelona.

https://giphy.com/embed/h3CseUVob7Uic

via GIPHY

A partir de este momento, calma, hay que evaluar la situación: ¿parece una quemadura leve o grave? Si aparte de sentir dolor, vemos la zona enrojecida e hinchada, posiblemente se trate de una quemadura de primer grado, la menos preocupante. Basta con aplicar una pomada indicada para este tipo de heridas y taparla con una gasa limpia.

Si además vemos ampollas en la abrasión, la importancia del accidente sube un escalón, ya que puede tratarse de una quemadura de segundo grado. “Como normal general no deben explotarse, debemos dejar que se reabsorba el líquido que contienen”, cuenta De la Fuente. “Salvo que sean grandes y dolorosas, en este caso puede ser necesario romperlas con una aguja estéril“. Un consejo: no hagas esto en casa, acude a un profesional médico para que revise tus ampollas y, si hace falta, las rompa adecuadamente.

Cuando las lesiones son más dolorosas, profundas* y la cantidad de la piel afectada es extensa, el caso es grave, se trata de una quemadura de tercer grado. “En ambos casos, hay que acudir a urgencias del hospital”, añade contundente Ribas.

Nos habéis preguntado por WhatsApp si la lejía es una buena opción para tratar las quemaduras. ¡Definitivamente no! A pesar de sus propiedades antisépticas y desinfectantes, la lejía tiene un potente efecto abrasivo y solo servirá para agravar aún más la lesión. Tampoco la harina funciona ante este tipo de accidentes.A

*Actualización: hemos incluido la profundidad como otra de las características principales de las quemaduras de tercer grado: este tipo de lesiones destruye tanto la capa exterior de la piel, la epidermis, como la capa de debajo, la dermis. 

https://giphy.com/embed/W5YVAfSttCqre

via GIPHY

Cortes

¿Qué pasa si en vez de un arañazo con el filo de un folio, el tajo ha sido con un cuchillo jamonero? Alejándonos de polos tan opuestos, una vez más hay que evaluar la gravedad de la herida antes de actuar: fíjate en su profundidad y en la zona donde te has cortado.

Según la Guía de Primeros Auxilios SAMUR – Protección Civil, si el corte es leve, superficial y poco profundo, basta con lavarlo con agua, desinfectarlo con jabón suave o suero fisiológico arrastrando desde el centro hacia los bordes y cubrirlo con una gasa limpia. Lo ideal es cambiar esta diariamente hasta que la herida comience a cicatrizar. Es importante curarla bien, puesto que muchas se infectan y pueden complicarse.

Ribas recomienda incluir en nuestro botiquín puntos de papel. “Estos permiten aproximar los extremos de heridas superficiales y favorecen su cierre”, explica Ribas y añade que es una forma muy fácil, rápida y asumible de tratar cortes poco profundos para personas no profesionales. “Eso sí, en ningún caso debemos tratar de cerrarla utilizando cinta aislante”.

Además, no se deben utilizar ni alcohol ni pomadas que no hayan sido prescritas por el médico.

Si tenemos que hacer de tripas corazón ante un corte grave, muy abierto y profundo o que no pare de sangrar, lo recomendable después de lavar la herida es aplicar presión directa y acudir al hospital. En definitiva, De la Fuente nos recomienda tener cuidado con cortes mayores de tres centímetros, que provoquen daños en los tendones o que afecten a arterias, venas u órganos.

Insolación y golpe de calor  

¡Cómo disfrutamos tostándonos vuelta y vuelta en la playa y haciendo excursiones bajo el sol en nuestras vacaciones de verano! Pero ojo: en exceso eso que tanto nos gusta no siempre es bueno.

Beber abundantes líquidos, embadurnarse de crema solar, utilizar gorra o sombrero así como evitar hacer ejercicio y buscar una buena sombra en las horas más calurosas del día son las recomendaciones más repetidas verano tras verano para evitar problemas relacionados con el exceso de calor. Pero, ¿qué hacer si la insolación o el golpe de calor ocurren?

Según la Guía para padres sobre la prevención de lesiones no intencionadas en la edad infantil de la Asociación Española de Pediatría (AEPED), lo primero que debemos hacer en esos casos es buscar un sitio bien ventilado y deshacernos de la ropa que no sea necesaria.

https://giphy.com/embed/26BREnyYXsPOxlUKk

via GIPHY

Una vez eliminado el foco del problema, el calor, hay que colocar compresas frías en zonas estratégicas como la cabeza, la cara, el cuello, las muñecas y el pecho y rehidratar a la víctima a través de pequeños sorbos de agua fresca o bebida isotónica.

“Hay que tener en cuenta que puede llegar a ser un caso peligroso, los excesos de calor pueden ser mortales”, advierte Ribas. La recomendación de AEPED si la víctima está inconsciente es llamar a emergencias y, si además no respira, iniciar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Aunque a priori parezca una forma eficaz de actuar ante este tipo de situaciones, bajar rápidamente la temperatura corporal puede ser perjudicial.Es por esto por lo que, de momento, los remojones y baños con agua helada deben quedar fuera de nuestros planes.

Fiebre

No es lo mismo tener “decimillas” que fiebre alta. Por lo tanto, el cómo actuar en cada caso también tiene sus particularidades.

Si el termómetro no supera los 38ºC, podemos poner solución en casa. ¿El objetivo? Bajar la temperatura corporal. ¿Cómo? Según el SAMUR, utilizando paños húmedos sobre la frente, nuca y pliegues (axilas, ingles…) y desarropándonos. Ahora bien, las corrientes de aire no harán bien alguno en estos casos.

Según Ribas, en el caso de que la fiebre no sea alta, se puede revertir con Paracetamol, dado que es el mayor antipirético de uso hospitalario y lo que mejor trabaja con la fiebre.

Si nuestra temperatura corporal supera esos 38ºC*, hay que acudir a urgencias. “El tema de la fiebre es complicado”, opina Ribas. “Hay unos protocolos de hospital muy serios: se hacen analíticas y estudios completos ya que influyen muchas variables. Yo he visto incluso sumergir a un niño pequeño en una bañera con cubitos, pero hablamos de fiebres con riesgo vital”, concluye.

*Actualización: esos 38 grados se refieren a adultos y personas mayores. En caso de los niños, ni la Asociación Española de Pediatría de Atención Pediátrica ni la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría se refieren a unos grados concretos para señalar cuándo es conveniente acudir a urgencias, y prefieren utilizar como indicadores la edad del niño (los bebés de menos de 3 meses siempre deben acudir a urgencias) o señales de malestar como dificultades para respirar, dolor de cabeza, vómitos, rigidez o manchas rojizas en la piel.

Hematomas

Un hematoma o cardenal es una hemorragia a nivel interno en la que la sangre no sale al exterior, como en las heridas abiertas, ya que la piel lo impide. Esta es la causa del color púrpura y la posterior escala de verdes y amarillos de los que se colorea un moratón antes de desaparecer.

En el momento del golpe, el frío local utilizando hielo o productos congelados envueltos en una bolsa de plástico y recubiertos con un pañuelo de tela o gasa es la mejor opción para evitar la inflamación. Esto es lo que recomienda la Guía de Primeros Auxilios de SAMUR – Protección Civil.

https://giphy.com/embed/UjyQHMAsDJFwk

via GIPHY

Nuestro siguiente aliado será una pomada antiinflamatoria. Según Ribas, si el golpe ha sido en piernas o brazos, no está de más hacer un pequeño masaje en la zona. En unos 7 u 8 días, la oscura marca desaparecerá sin dejar rastro.

“Aunque al principio debamos aplicar frío, un paño húmedo caliente en los días posteriores al golpe ayudará a acelerar su desaparición”, concluye Ribas.

Chichones

A pesar de presentar un aspecto tan escandaloso, un chichón es un mero golpe. ¿A qué se debe entonces esa forma de huevo?

Cuando nos damos un porrazo en la frente, se produce un hematoma que no puede ir en otra dirección que hacia el exterior, ya que el cráneo no permite que avance en sentido contrario. Por eso adquiere volumen.

La recomendación de AEPED en este caso es aplicar frío y presión leveinmediatamente después de recibir el golpe.

https://giphy.com/embed/JC6ZlfZmCeWSk

via GIPHY

AEPED también avisa en la página 182 de su Guía de Primeros Auxilios que, si el golpe es en la frente, es posible que el hematoma, pasado un tiempo, “se baje” a los párpados y “disfrace” a quien se ha dado el golpe de pequeño oso panda. Esto es normal y no representa ningún problema para los ojos.

Hemorragia nasal

Puede que más de niños que de mayores, pero a todos nos ha sangrado la nariz alguna vez. Y no, echar hacia atrás la cabeza no es la solución.

“La sangre puede irritar el tubo digestivo y pasar al aparato respiratorio”, explica de la Fuente. “Esto provocaría tos y un aumento del sangrado nasal o una posible broncoaspiración que, en casos puntuales, pueda comprometer la vida de un paciente por asfixia“. Así que no lo compliquemos: cabeza hacia delante.

Ribas nos ha aclarado el procedimiento: hacer un tapón con gasa (que no con algodón) y presionar las aletas de la nariz. Si queremos, podemos impregnar el apósito con agua oxigenada. No está tan extendido, pero aplicar hielo también funcionaría, cortando el sangrado.

De nuevo, si es un caso más grave, hay que acudir a urgencias. “Lo que hacemos en estos casos es impregnar una gasa con medicación a modo de tapón. Al tocar el capilar que sangra, esta lo cicatriza”, cuenta Ribas.

Identificar el origen del sangrado también es importante. La tensión arterial elevada hace que los capilares de la nariz e incluso de los ojos se rompan más fácilmente y es la causa de muchos casos de hemorragia nasal en personas mayores de 60 años. En este caso será el médico de urgencias el encargado de establecer la solución.

https://giphy.com/embed/sImBafA1QW78A

via GIPHY
Por Internet circulan las recetas de un montón de remedios caseros, pócimas y otros “mejunjes milagrosos” que prometen prácticamente la vida eterna. ¡Ni caso! De la Fuente lo deja claro: “No se debe ni soplar la herida ni usar productos caseros, es muy posible que empeoremos el problema”.

El ángel

http://manchaignota.blogspot.com/2017/10/el-angel.html?m=1

Aquel que haya atravesado La Mancha por la autovía A4, quizá le haya llamado la atención que, a la altura de Valdepeñas, en lo alto de un cerro cercano se divisan un par de altas columnas de piedra. Entre ellas una gran amasijo de hierros retorcidos, de más de 15 metros de altura. “¿Y eso qué diablos es?” se preguntará mucha gente… Pues bien, aquí está la explicación.

Esta niña sentada a los pies del monumento da una idea de su enorme tamaño.

El 19 de diciembre de 1964 se inauguró en el cerro de las Aguzaderas un monumento dedicado a los “mártires de nuestra cruzada”, obra del escultor Juán de Ávalos, autor del conjunto escultórico presente en el Valle de los Caídos. Como podemos suponer, se trataba de un monumento construido por el régimen franquista, como reconocimiento a sus “mártires”. El monumento, consistía en la escultura de un ángel, de unos 15 metros de altura que sostenía una gran espada de 10 metros. Todo ello, situado entre dos altos haces verticales de 25 metros, que iconográficamente se asocian con el fascismo.

En cuanto al nombre de la escultura, parece que el autor le dio el de “Ángel de la victoria y la paz”. Autor, que al contrario de lo que se pueda creer por la ingente obra que realizó al servicio del régimen, no era franquista, incluso fue militante del PSOE y vivió exiliado gran parte de su vida. Otros nombre por los que se le conoce a este monumento son “Ángel de la victoria”, “Ángel de la paz” o simplemente “Ángel de Valdepeñas”.

A pesar del nombre, la verdad es que mucha sensación de paz no transmitía. Más bien de acongoje, porque como podemos ver en las fotos de la época, el angelito no tiene una pose precisamente tranquilizadora. Adopta una postura firme y marcial, con las alas desplegadas y sujetando una gran espada de grandes proporciones, como si estuviera vigilando o advirtiendo algo. Desde luego, la imagen que yo compondría en mi mente de un “ángel de la paz” no sería de esa índole y sujetando semejante espadón.

Postal donde se mostraba el aspecto original de la escultura.

El 18 de julio de 1976, en el 40 aniversario del Alzamiento Nacional, un atentado con bomba del FRAP (en otros lugares he leído que fue el GRAPO) destruyó parcialmente el Ángel. La explosión hizo saltar por los aires la escultura quedando solamente parte de la cabeza, los brazos y la parte superior de la espada. Con el tiempo, esas partes de bronce que sobrevivieron fueron expoliadas.

En la actualidad queda únicamente un brutal amasijo de chatarra entre las dos gigantescas columnas pétreas. Un inquietante esqueleto metálico de colosales dimensiones en un enigmático lugar. La fantasmal escultura impresiona por sus dimensiones. Las columnas se conservan, teñidas de rojo en su parte inferior por el óxido desprendido de la estructura férrea. La base del monumento, se encuentra sembrada de pintadas y graffitis. Los alrededores acumulan basura por doquier: restos de cristales, botellas, plásticos, paquetes de tabaco y otras inmundicias evidencias que de que el lugar es usado con frecuencia para realizar botellones o como apartado picadero nocturno.

Chatarra monumental pintarrajeada rodeada de antenas ornamentales.

 

Vista trasera de las columnas.
Las personas a la izquierda sirven como referencia para estimar su altura.

 

Vista trasera del conjunto al atardecer:
Antenas, vértice geodésico y monumento ruinoso.

El cerro de las Aguzaderas es el más alto de los alrededores, como atestigua el vértice geodésico que hay construido junto al monumento, así como las antenas de comunicaciones instaladas en la cima. Las vistas desde allí abarcan 360 grados y decenas de kilómetros, divisándose Manzanares y La Solana, entre otras poblaciones.

Valdepeñas desde lo alto del cerro.

En resumen, un cerro con grandes vistas, presidido por las ruinas de una escultura, tan colosal como discutida. Las connotaciones históricas e ideológicas que representaba el monumento, lo han condenado a la ruina progresiva y creo que definitiva. Dudo mucho que ninguna administración se interne en el polémico berenjenal que supondría interesarse por su mantenimiento, reconstrucción o demolición.

Coordenadas (Datum WGS84):
38.7929447, -3.3876085

Una reflexión y un desahogo

Una reflexión sobre mi trabajo y sobre la docencia: esta mañana mi jefe de estudios me ha llamado la atención porque algunos padres se han quejado de que a veces llego tarde 3-4 minutos a las 8 de la mañana. Ya le he explicado muchas veces a mi jefe de estudios que yo no puedo controlar lo que pasa en la autovía ni lo que hacen otros conductores (vivo a más de 30 minutos). Y que me parece más importante ser un buen profesor (reconocido) que el hecho de que se quejen porque cada cierto tiempo me retraso 4 minutos.

Puede parecer una tontería pero no lo es. La tocada de narices va a hacer que a ese grupo de 2º de la ESO que se han quejado los voy a evitar los próximos años, con lo que van a enterarse de lo que son otros profesores de Matemáticas. En 1-2 años vendrán pidiendo que les vuelva a dar clase porque se darán cuenta de que es mejor tener a un buen profesor de Matemáticas que quejarse porque de vez en cuando llega 4 minutos tarde.

La estupidez de quejarse por todo.

Desengáñate: lo breve no te hará feliz

https://www.yorokobu.es/cosas-breves-y-felicidad/

El sexo dura lo que dura la penetración (eso dice Pornhub). Las historias, lo que duran las stories(eso dice Instagram). Los objetos, lo que dura la novedad (eso dice IPhone). Las relaciones, lo que dura la pasión (eso dice Meetic).

Acortamos las cosas para alargar la vida. Es la nueva inmortalidad.

En el medievo, los artesanos heredaban las herramientas de sus padres. La paleta, el serrucho, la plomada trascendían a las generaciones sobreviviendo más allá de las mismas. Igual que sucedía con las narraciones o las moradas.

En su libro Cuentos Orientales, Margarite Yourcenar relata la historia de un matrimonio anciano cuyo único hijo, tras casarse, permaneció en el hogar de sus padres con su reciente esposa. Entonces ellos, cuenta Yourcenar, «tuvieron la elegancia de morirse».

La «elegancia» consistía entonces en conocer la duración natural de las cosas. Ni alargarlas ni reducirlas.

Pero con la devaluación de las creencias religiosas, la existencia humana se acortó dramáticamente. Pasamos de una vida eterna dividida en dos fases (la terrenal y la celestial) a quedarnos tan solo con la primera. Por eso tuvimos que alargar esta de todas las formas posibles, para disminuir la angustia que tan brutal recorte nos deparaba.

Eso explica el auge del ejercicio físico, los alimentos ecológicos, la cirugía plástica, la investigación para aumentar la esperanza de vida…

Y también explica la actual obsesión por abreviar la duración de las cosas. Es una cuestión de perspectiva que se puede describir con esta rocambolesca frase: si los hechos o los objetos que antes duraban más que nosotros ahora duran menos, eso quiere decir que ahora somos nosotros los que duramos más.

La realidad, todos los sabemos por experiencia, es que no existe más reloj que el que marca el tiempo de ser feliz.

Hay una historia apócrifa que explica esto de una forma muy gráfica: un caminante se encontró en una ocasión frente a un pequeño pueblo. Antes de entrar en el mismo atravesó su cementerio, donde descubrió con horror que todas las tumbas eran de niños pequeños. Cada uno de ellos apenas sobrepasaba los ocho o nueve años.

Al cruzarse con los primeros vecinos de la localidad les preguntó qué horrible tragedia había sucedido en aquel lugar para que tantos niños fallecieran. Entonces ellos le explicaron que, en realidad, eran tumbas de personas mayores. Pero que como en ese pueblo todos se conocían, sabían perfectamente la cantidad de tiempo que cada uno había sido feliz. Por eso en las tumbas solo señalaban ese tiempo, pues es el único en el que realmente estuvieron vivos.

Vivir más cosas no es vivir más. Los instantes no acumulan, tan solo parcelan. Separan unas experiencias de otras sin la menor garantía de que por ser más sean mejores. De hecho, las situaciones en que llegamos a ser felices son tan pocas que en lo único en lo que podemos esforzarnos es en prolongarlas.

Los tiempos que corren no corren. Los que corremos somos nosotros. Conviene tenerlo claro para decidir cuánto es el tiempo que debemos dedicar a cada tema en concreto. Para las relaciones sexuales, para contar historias, para cambiar de móvil o para mantener un amor.

POR MIGUEL ÁNGEL FURONES

Tus recuerdos del pasado han sido manipulados

https://www.yorokobu.es/tus-recuerdos-del-pasado-han-sido-manipulados/

Por

Un estudio muestra cómo reescribimos el pasado insertando eventos actuales en memorias antiguas para que encajen mejor en nuestro mundo presente

Nuestras memorias están manipuladas y es probable que hasta los momentos más emotivos, como el encuentro con un gran amor o el nacimiento de un hijo, no sucedieran como los recordamos. Y no es que exista un dictador totalitario que ha logrado acceso a nuestro cerebro para modificarlo a su antojo; somos nosotros mismos quienes reescribimos nuestro pasado.

Post original de Materia Ciencia.

Según un estudio de la Universidad del Noroeste (EEUU), la memoria toma fragmentos del momento actual y los inserta en el pasado para que encaje mejor en nuestro mundo presente. Este trabajo, que se publica en la revista Journal of Neurosciencees una prueba más de que el funcionamiento de nuestra memoria se parece poco al de una cámara de vídeo y que nuestros recuerdos no son demasiado fiables.

“Cuando piensas en el momento en que conociste a tu actual pareja, es posible que recuerdes un sentimiento de amor y euforia”, afirma en un comunicado de la Universidad del Noroeste Donna Jo Bridge, autora principal del estudio. “Sin embargo, es posible que estés proyectando tus sentimientos actuales sobre el momento del encuentro original con esta persona”, añade. De alguna manera, las memorias se adaptarían a un entorno cambiante para ayudarnos a enfrentarnos a lo que es importante para la supervivencia en el presente.

Un investigador convenció al 30% de los participantes en otro ensayo de haberse encontrado en Disneyland con un Bugs Bunny drogado que les chupó las orejas

Investigadores como Elisabeth Loftus, de la Universidad de California en Irvine, han probado en diversos experimentos que es posible insertar memorias falsas en una persona. En una ocasión, logró convencer a un buen número de personas de que habían sorprendido a sus padres teniendo sexo e incluso sugestionó a un 16% de una muestra hasta que creyeron haber presenciado posesiones demoníacas. Para ir más allá e introducir memorias que, casi con total seguridad, no correspondiesen a nada sucedido en la realidad, Loftus convenció al 16% de los participantes en otro ensayo de que se habían encontrado con Bugs Bunny, un personaje de la Warner, en Disneyland. En una última vuelta de tuerca, realizó un experimento en el que consiguió hacer que un 30% de los participantes recordase haberse encontrado en Disneyland con un Bugs Bunny drogado que además les chupó las orejas.

La novedad del estudio de Bridge es que trata de mostrar el momento en que el recuerdo falso se implanta dentro de la memoria existente. Además, los autores del trabajo descubrieron que la sala de montaje en la que se editan los recuerdos como si de una película se tratase es el hipocampo.

Para realizar su experimento, se mostró a 17 individuos 168 objetos localizados en distintos lugares de la pantalla de un ordenador sobre distintos fondos, desde el fondo del océano hasta un paisaje rural, y se les pidió que recordasen su situación. A continuación, los investigadores pidieron a los participantes que localizasen los objetos en el mismo lugar que en el caso inicial, pero sobre un fondo distinto. En todos los casos, fallaron. En una tercera fase del estudio, se mostró a los voluntarios los objetos en tres lugares en la pantalla original y se les pidió que los colocasen en el lugar correcto. Las opciones que se les ofrecían eran la localización original del objeto, el lugar en el que ellos lo habían colocado en la segunda parte del experimento o una localización nueva.

“Los participantes elegían siempre la localización que habían escogido en la segunda parte”, explica Bridge. “Esto muestra que su memoria original de la localización había cambiado para reflejar la localización que recordaban sobre el nuevo fondo. Su memoria actualizó la información insertando la nueva información en el viejo recuerdo”, concluye.

Por último, cuando los investigadores cambiaron de nuevo el experimento y pidieron a los participantes que colocasen el objeto en una nueva localización distinta de la original, el pequeño cambio hizo que recordasen el lugar en el que estaba situado en la fase inicial de la prueba. Mientras realizaban estas pruebas, los participantes se sometieron a un sistema de imagen por resonancia magnética para observar su actividad cerebral y localizar el lugar y el momento en el que se estaban produciendo las modificaciones de la memoria.

Abusos sexuales inexistentes

Aunque  este tipo de experimentos para tratar de entender cuándo y por qué mecanismos cambiamos nuestras memorias aún están en una fase inicial, avanzar en este campo tendría aplicaciones prácticas muy interesantes. Estudios sobre la memoria como los de Loftus han puesto en duda el valor de los recuerdos de los testigos de crímenes en los juicios. En algunos procesos por abusos sexuales a menores, la investigadora estadounidense mostró, por ejemplo, cómo algunas técnicas de psicoterapia empleadas para recuperar las memorias que sirvieron como base para la acusación habían puesto el sustrato ideal para insertar recuerdos falsos.

Entre las técnicas para recuperar las memorias suprimidas por el trauma, se incluían síntomas tan comunes como la baja autoestima o el sentimiento de culpa como indicios de que el abuso había sucedido. Los terapeutas podían preguntar por posibles casos de incesto a personas que acudían a ellos por problemas psicológicos, e invitaban a los pacientes a buscar las memorias ocultas imaginando posibles situaciones de abuso. Este tipo de consejos suponían una base propicia sobre la que colocar memorias irreales.

Las preguntas de jueces o policías pueden insertar recuerdos falsos en los testigos

Trabajos como los de Bridge podrían ayudar a determinar los mecanismos que favorecen la inserción de recuerdos falsos y tratar de valorar mejor, por ejemplo, la fiabilidad de la declaración de un testigo. Por ahora, los estudiosos de la memoria tratan de llamar la atención sobre las limitaciones de este tipo de pruebas en los juicios. Como sucede en el estudio de los investigadores de la Universidad del Noroeste, otros trabajos han mostrado que las preguntas de los policías o los jueces pueden inclinar a los testigos a recordar eventos que no son reales. Parece claro que la memoria se parece poco a un fiable sistema de grabación digital, pero es posible que conocer el funcionamiento de esa máquina imperfecta puede ayudar a utilizarla de un modo más apropiado.

Houston, tenemos un problema… con el alcohol en España

https://www.eldiario.es/norte/almargen/Houston-problema-alcohol-Espana_6_863423675.html

La serie lo peta entre parte de la chavalería vasca. Se llama Go!azen y cuenta las aventuras de un grupo de adolescentes en unos campamentos de verano. Todo es como muy teenager y moderno salvo que el campamento juvenil está dirigido por un cura con sotana -¿acabamos de terminar las guerras carlistas?-, lo que daría para una película de terror basada en hechos reales pero no es el caso. Parte del éxito de esta serie de ETB son los números musicales en los que se versionan canciones de grupos vascos y puedes disfrutar en familia de Negu Gorriak o Berri Txarrak: los niños entusiasmados imitando la coreografía y tú pensando que vaya manera de cargarse la obra original con esas versiones tan soft.

En casa no vemos la serie pero la prole anda enganchada a los vídeos de las canciones que hay colgadas en youtube. Estamos llegando a niveles de Def Con Turra. El caso es que el sábado pasado andábamos en pleno fregao goazenero: mis hijas ponían la versión de la serie y yo les pinchaba la original. Y en esas cayó ‘Zoratzen ari naizela’ de Hertzainak. Canción preciosa de una de mis bandas fetiche. Y a media canción sentí que algo fallaba en la versión de Go!azen. Le faltaba algo. Y tate. Fue poner a Gari a canturrear y caer en la cuenta de que los de Go!azen se han cargado parte de la letra.

Donde Hertzainak dice “hiru zurito eta lau txupito edanez gure ezpainak zubi ondoan hezetu ziren (bebiendo tres zuritos y cuatro chupitos nuestros labios se humedecieron junto al puente)”, los de Go!azen se han ventilado la referencia a la cerveza y los chupitos. Es un pille sobrio. Y no fue el único hallazgo. En la  farratrikitixera ‘Iñundik Iñoare’ de Huntzasustituyen “mozkortzeko ez egin zalantza (no dudes en emborracharte)”por  un inofensivo “dantzatzeko ez egin zalantza (no dudes en bailar)“.

Que no cunda el pánico. No voy a perorar en plan columnista malote -mirada intensita, cigarrillo en la boca, movida en Twitter- sobre estos nefastos tiempos de la dictadura de la corrección política. No va de eso esta historia. De hecho, entiendo la intención de los productores de Go!azen de obviar la apología del alcohol en una serie que ven enanos de 8 o 9 años. Pero, lo queramos o no, rebajar el tono de estas letras es como intentar evitar el famoso elefante en el salón. Y este elefante sobre el consumo del alcohol es un elefante que ocupa prácticamente todo el salón.

España, un país inundado en el alcohol

En España se bebe mucho. Demasiado. Según la última Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España, el 75,2% de la población ha consumido alcohol en el último año. Para que nos hagamos una idea sólo el 11% ha fumado porros. Algunos indicadores han bajado en la última encuesta pero si echamos un vistazo atrás, ahora mismo se bebe prácticamente lo mismo que hace 20 años cuando triunfaba la hiperalcoholizada ‘Historias del Kronen’. Las autoridades lo resumen así: el consumo está estabilizado pero los registros son altos. No sé, Houston, pero igual tenemos un problema con el alcohol en España.

El foco alarmista-telediario-de-Antena-3 se centra en los más jóvenes. Los datos lo refrendan en cierta manera: son los más jóvenes los que más se emborrachan y pillan más atracones, lo que se llama binge drinking, 4 o 5 bebidas del tirón en cerca de dos horas. La mayoría de los mensajes se dirigen hacia ellos y, en especial, hacia los menores -lo cual es lógico también, son más vulnerables y pueden tener daños físicos más graves-, pero da la sensación de que con el alcohol en España pasa como con el carné de conducir. Una vez que cumples los 18 años ya te puedes sacar el carné de la autoescuela del bebercio, y pasar del terreno de las alarmas al del jolgorio despreocupado. De un día para otro.

Hay un dato que suele pasar desapercibido: si bien es verdad que cuanto más joven eres, más te emborrachas, también es verdad que el alcohol no es una droga de locura de juventud que luego se va atenuando con el paso del tiempo (como los porros que se fumaba Bill Clinton cuando era un hippy). Según los datos de prevalencia, el consumo de drogas como el cannabis, las anfetas, la coca o los alucinógenos cae de manera importante cuando se comparan sus niveles de consumo en los grupos de edad de 15-34 años y de 35-64. En el caso del alcohol, los porcentajes son muy parecidos.

Es decir, las generaciones ‘responsables’, los que son padres y abuelos, muy preocupados por lo que les pasará a sus hijos con tanto chupito de tequila fresa, también beben alcohol. No han dejado esa droga. “Ya, pero es que ahora la juventud bebe cada cosa y hacen botellón, no como antes”, es el consuelo de una sociedad que pretende que los más jóvenes renuncien al alcohol cuando el alcohol está en todas partes.

Contra la normalización del alcohol

Vitoria es una ciudad fría y lluviosa. En mis años mozos -los 90- la gente, por lo general, no hacía botellón. Existía toda una industria hostelera dedicada a dar de beber a las últimas generaciones del baby boom. Un montón de bares que abrían los sábados sobre las cinco y media o seis de la tarde y se llenaban hasta arriba de chavales que bebían jugando al kinito, un juego de cubilote y dados (¡San Andrés, beben tres!). De vez en cuando aparecían los secretas y pillaban a algún incauto de 17 años y le mandaban una carta a sus padres y multaban al bar. Pero la rueda continuaba, no paraba. A determinada hora salías de allí con el puntillo y continuabas la farra bailando en otros garitos.

Era divertido de narices. Para que nos vamos a engañar. No pretendo ser un converso radical ni un moralista victoriano. Soy hijo de ese “salir, beber, el rollo de siempre” de Extremoduro. Cuando en la encuesta antes citada preguntan a la gente por qué bebe, las primeras dos respuestas son que el alcohol anima las fiestas y les gusta. Probablemente yo respondería lo mismo. La tercera respuesta, sin embargo, es unwhatthefuck de libro: bebo porque es saludable.

Es tal el grado de normalización del alcohol en España que hay gente que lo bebe porque cree que es saludable (o, al menos, así lo justifica). Supongo que influyen esas mierdernoticias de la industria del alcohol de que una copita de vino al día es buena para el corazón. Si todo el mundo bebe un poco, no puede ser malo, ¿no? El alcohol es una droga sobre la que no existe una percepción del riesgo, salvo cuando el médico te dice que tu hígado está para untarlo en panecillos. Pero no hay un nivel seguro de consumo de alcohol. “Una simple copa al día puede tener una relación directa con siete tipos de cáncer”, recuerda el Fondo Mundial de Investigación contra el Cáncer. El consumo de alcohol -incluso de forma responsable como pone en pequeñito en los anuncios- mata a mucha gente y está relacionado con decenas de enfermedades. No hace falta ser Nicholas Cage en Leaving Las Vegas.

Y no es sólo una cuestión puramente médica. El alcohol está muy asociado a episodios de violencia. Está detrás de muchas desgracias en la carretera. Es una droga depresiva y tristona que se receta para sobrellevar los problemas de los adultos como se da dalsy a los críos para que les baje la fiebre. Es una droga muy peligrosa pero hablamos mucho más de drogas menos dañinas.

Para comprender lo normalizado que está el alcohol siempre es recomendable hacer un sencillo ejercicio: eliminemos la palabra alcohol y sustituyámosla por droga (¿acaso no es el alcohol una droga?):

En España hay grandes plantaciones de droga a cielo abierto. Se llaman viñedos.

En España se han legalizado decenas de miles de locales para el consumo de drogas. Se llaman bares.

En España los políticos te invitan a que consumas droga. Se llaman ferias locales del mejor vino del mundo.

En Euskadi, al menos -no sé si en el resto de Spain-, se bebe tanto alcohol que si pides un mosto o un zumo de manzana a las dos de la mañana en un garito, la gente piensa a) está tomando antibióticos (pero no puede ser, hay antibióticos con los que se puede beber alcohol, ¿no?), b) hostia, igual es peor, igual está jodido de verdad, c) qué tío más raro y d) todas las anteriores son correctas.

El consumo del alcohol está tan establecido que la cultura del alcohol es, en cierta manera, agresiva con quienes no forman parte del círculo de consumidores. Yo no soy abstemio pero conozco a algunos y ser abstemio en Euskadi es un auténtico peñazo. El alcohol es uno de los principales rituales de socialización; renunciar a ello no es lo mismo que dejar el pan en las comidas. Admiro su tenacidad por no dejarse llevar por una sociedad que te está pidiendo todos los días a gritos que te eches un vinito, que si no eres un triste.

Y no. No se trata de llamar a Eliot Ness y establecer la ley seca. Se trata de algo mucho menos ambicioso pero imposible hasta ahora. Cierta sensibilización sobre los efectos del alcohol en la población en general (y no solo para aleccionar a los menores), la desnormalización de su consumo, el aumento de la percepción de los riesgos. Poder alcanzar una mínima parte del debate que se abrió en su día con el tabaco o que ahora está tan extendido con los salones de juego. Quizás, para empezar, algo tan obvio como reconocer que tenemos un problema con el alcohol en España.

Todos los números naturales son primos

http://nadaesgratis.es/admin/todos-los-numeros-naturales-son-primos

de Antonio Villar

“Cada año los estudiantes llegan peor preparados”. Este es un comentario frecuente entre muchos profesores de Universidad, quizás con la excepción de aquellos que enseñan en carreras donde la demanda de plazas es mucho mayor que la oferta y, por tanto, hay una importante selección del alumnado (v.g. medicina). Uno nunca está muy seguro de hasta qué punto esto es una percepción distorsionada de la realidad, aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor, y hasta qué punto hay elementos ciertos en esa apreciación. Quizás haya un poco de todo. Es verdad que hay manuales que recomendábamos hace un década ya no se pueden seguir utilizando, porque se han vuelto demasiado exigentes. O que uno encuentra más faltas de ortografía que antes. Pero también es cierto que ahora hay mucha más gente que habla razonablemente inglés y que tiene unas capacidades tecnológicas envidiables.

Como profesor de economía mi percepción es que, aparte de la escasa formación matemática, los estudiantes vienen menos preparados en un par de aspectos clave: comprensión lectora y capacidad de razonamiento. Para poder contrastar si hay algo de verdad en esto el año pasado hice un pequeño experimento en un grupo de estudiantes de primer año de la Facultad de Ciencias Empresariales. El experimento ha consistido en someter a estos estudiantes de primer curso a un test que se hace en Italia (véase aquí) a los alumnos de 13/14 años para entrar en el bachillerato (que allí empieza un año antes que aquí). Se trata de una prueba nacional (una de las denostadas “reválidas”) que realizan todos los estudiantes antes de elegir el camino formativo del bachillerato (científico, clásico o tecnológico) o la formación profesional. No se requiere, pues, ningún conocimiento de las materias específicas de cada uno de estos itinerarios.

Obvio es decir que una golondrina no hace primavera. O sea, que estos resultados que les voy a presentar no son estadísticamente significativos en ningún sentido. Cabe mirarlos como un estudio piloto que puede servir para identificar la existencia de posibles problemas. Sería interesante realizar esta misma prueba, u otra similar, en otros centros y carreras para comparar resultados. Pero claro, lo de las evaluaciones externas y el análisis comparativo no parece formar parte de nuestra cultura.

El test consta de 42 cuestiones a responder, agrupadas en 30 preguntas. Se trata de cuestiones de lógica elemental y de razonamiento que no requieren más que sentido común y la capacidad de comprender las preguntas. Como las preguntas son de dificultad variada, el sistema italiano de corrección pondera de forma diferente las cuestiones. Yo he valorado todas por igual, de modo que las más fáciles compensan las menos obvias (¡y sin ajustar por los errores en las preguntas de respuesta múltiple!). Para fomentar el interés de los estudiantes determiné que una buena nota en este test sería tenida en cuenta en la nota final. Aun siendo un examen voluntario, más del 60% de los estudiantes matriculados realizó  la prueba.

Uno esperaría que todos los estudiantes que han sido habilitados para cursar estudios universitarios superaran esta prueba con mucha holgura (digamos con calificaciones de al menos Notable –un 7 sobre 10-). Pero la realidad es otra. Una realidad que nos debería hacer reflexionar sobre la validez de las pruebas de acceso a la Universidad y los mínimos conocimientos que nuestro bachillerato proporciona.

Los resultados vienen descritos en el siguiente gráfico.

Dado el carácter tan específico de este experimento, no tiene sentido afinar mucho en el análisis porque los resultados no son generalizables. Hay sin embargo algunos rasgos que vale la pena comentar.

Hay una notable polarización de resultados: un 38% de suspensos (con una media de 3,7) y un 40% de Notables o más (con media de 8,2). Esto tiene implicaciones muy importantes sobre la docencia. Si uno ajusta sus enseñanzas al estudiante medio, más de las tres cuartas partes de los estudiantes las encontrará inadecuadas para su nivel, unos porque se aburrirán y los otros porque no llegarán. También los datos sugieren que recortando un 20% la admisión nos encontraríamos un grupo de estudiantes con un rendimiento esperado mucho mayor.

Que casi un 40% de los estudiantes que han accedido al primer curso en el que imparto docencia no alcance el mínimo de conocimientos requerido a los 14 años en Italia (que tampoco es Finlandia), produce escalofríos.

Los errores en conceptos básicos o la falta de consideración crítica de las propias respuestas sugieren que no entrenamos bien a los estudiantes a pensar. Lo de que “Todos los números naturales son primos” es una de las respuestas dadas por un estudiante. Pero también hay quien ha escrito que “todos los números pares son primos”, contradiciendo a otro compañero que insiste en que, en realidad, “todos los números impares son primos”. A otro estudiante no le ha generado ninguna incomodidad concluir que “el porcentaje de estudiantes que han obtenido más de 5 en Lengua es 400”. O aquel otro que llega a la conclusión de que “según el modelo del cuerpo humano de Leonardo da Vinci, la altura de una persona que tiene un pie de 24 cms. debe ser 14 cms.”

Todos estos estudiantes, déjenme que insista en ello, han sido declarados aptos para realizar estudios universitarios de economía. Incluidos los que han suspendido este test. Lo cual me plantea algunas preguntas. (1) La más obvia: ¿Cómo es posible que esos estudiantes hayan llegado hasta aquí? Y no, no es culpa suya. Ellos tienen perfecto derecho a intentarlo, lo que es sorprendente es que lo consigan. (2) La más preocupante: ¿Qué les espera? Pues muchas posibilidades de fracaso, incluso si terminan aprobando todas las asignaturas, quizás en un tiempo bastante más largo que la media. (3) La que no nos queremos hacer: ¿Quién se va a responsabilizar de estos fracasos? Pues probablemente nadie.

Durante los más de 30 años como profesor he tenido ocasión de conocer diversas universidades dentro y fuera del país. Esta experiencia me ha enseñado que hay dos aspectos básicos que están asociados a los buenos centros de formación universitaria. Primero, contar con buenos estudiantes, buenos profesores y medios suficientes. Segundo, no confundir el derecho al estudio con el derecho al título. O sea que todos deberían poder intentarlo pero sólo quienes estén dispuestos a hacer el esfuerzo suficiente conseguirlo. Y no hace falta irse a Harvard para ello, porque en España hay centros donde esto se entiende bien y se pone en práctica. Es cuestión de replicar, en la medida de lo posible, sus buenas prácticas.

*Nota de los editores: adjuntamos la prueba de razonamiento, traducida por Flavia Villar

 

 

Algunos comentarios de la noticia:

Estamos hartos de decir que las matemáticas necesarias para estudios de Economía y Empresa son las matemáticas de “ciencias” (Matemáticas II) pero el sistema sigue impidiendo que el alumnado de ciencias sociales coja esa asignatura (tienen que coger Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales) o que el alumnado de “ciencias” coja Economía.

 

 

¿Merece la pena seguir remando por una mierda de sueldo?

Algunos comentarios sacados de un foro:

soy funcionario A2, tirando a antiguo. tengo un sueldo digno (no llego a 2000). trabajo en un taller. 

A mi alrededor, lo único que veo son otros funcionarios quemando el dinero. Están quemados, acercándose a la edad de jubilación (porque sí, los funcionarios, con o sin motivo, se queman igual que el resto de la gente). Pues como te decía, a quemar dinero. Coche, vacaciones, hijos, carreras, pufos de familiares……cada uno tiene su problemilla.

Ninguno se ha planteado nunca el dejar de remar. Y siguen, y de repente se ven con 60 o 65 años jodidos de salud (que la edad no perdona), cerca de la jubilación, pero nadie se plantea bajarse del barco.

Y empiezan los compañeros que los jubilan jodidos por enfermedad, cáncer, locuras de la cabeza, mil cosas que los dejan bien jodidos. Algunos han muerto, los más aguantan como pueden. Los años de salud se acaban, pero siguen remando. Siguen haciendo planes…”yo cuando me jubile, voy a xxxx”

Y los que llegan por fin a la edad de jubilación se jubilan. Con salud o sin ella, pero todos con años, y sin ganas. Sin ganas para hacer nada, sólo envejecer. Toda la vida currando más o menos para que cuando por fin puedes hacer lo que quieres (si llegas con salud), te encuentras con que tienes todo: tiempo y dinero, pero te faltan las ganas.

Por tanto la respuesta a tu pregunta es muy fácil. NO, no merece la pena.

Llevo 20 años trabajando de funcionario, y metiendo horas por la tarde en otro curro. Yo me arreglo todo. Me hice mi propia casa, me arreglo mi coche y el de mi parienta, los dos de segunda mano. Tengo un terreno donde planto mi comida. Compré otro piso, y me lo reformé yo. Lo alquilo, saco unos euros. Me hago mis irpf, los papeles de autónomo de la parienta. No pago a nadie, yo hago todo. Si me sale mal, me jodo y repito.

Otros, lo pagan, y no tienen un duro.

Yo me lo he currado, pero empiezo a tener un colchón para dejar de remar. Y no tendré vacaciones como mis compañeros, no tendré coches nuevos como ellos, ni ropa cara ni móviles de marca.

Tendré libertad y tiempo para rascarme los cojones, y eso, no tiene precio.

Y no estoy mal en el trabajo, ni mucho menos, pero el problema no es el trabajo, el problema es el valor de mi tiempo libre, cuando aún puedo aprovecharlo. Y para mí, no tiene precio.

Mi consejo, asegura un hogar, unos conocimientos para subsistir, necesitas ser autosuficiente. Cuando te veas capaz, deja los remos.