Explicación del sistema inmunitario

Anuncios

La maldad de los personajes históricos que creías buenos

Por Rafael Vargas noviembre 26, 2015@rafamania4
-+
82.6K
SHARES
Twitter1318 1318 facebook73K 73K pinterest8 8 google plus422Share422 linked in10 10 email2 2 stumbleupon17Share17 meneame7663Share7663

Si algo tienen en común todos las figuras históricas aquí mencionadas, es que nos enseñan que eran excelentes personas que lucharon contra el extremismo, la violencia y la injusticia, que eran hombres y mujeres de paz quienes antes de cualquier cosa preferían hacer el bien al prójimo, nada más alejado de la realidad.
Por lo general nos cuentan esto porque ya algunos personajes tienen esa careta ante la historia, a pesar de no ser ni tan siquiera buenas personas con quienes los rodeaban, o peor aún siendo jefes de Estado no dudaron en cometer crímenes de lesa humanidad. Sin duda, los libros de historia son escritos por personas comunes y corrientes, por lo que la su opinión siempre terminará pesando más que los hecho que realmente sucedían.
Símbolos de paz y movimientos sociales, hombres y mujeres que podrían ser llamados los grandes hipócritas de la humanidad, gente que aunque muchas veces tenían un talento impresionante, en la intimidad se transformaban, así que no siempre hagan caso a lo que diga la historia oficial, la que suele estar cargada de mentiras escritas por aduladores.
Winston Churchill

Winston Churchill
En estos días la ultra derecha latinoamericana lo exhibe como si hubiera sido un gran tipo, lejos de eso, Churchill era tan asesino como Hitler y Stalin, mientras en Europa propagaba la libertad que el nazismo había acabado, en los dominios británicos de Sudáfrica e India otra cosa sucedía, pues para mantener al decadente Imperio Británico en pie, avalaba masacres contra poblaciones enteras de estos dos países y muchos más que dominaban, como si fuera poco, era fiel creyente de la supremacía blanca y en más de una ocasión dijo que América Latina debía ser pobre, para así poderla dominar con facilidad.
Juan Pablo II

juan-pablo-ii-
Considerado un santo por parte de la Iglesia Católica, el Papa Viajero era de todo menos buena persona: encubrió la pedofilia de miles de sacerdotes alrededor del mundo, aliado de mafias por toda Italia, era conocido por su lucha contra las dictaduras de Europa del Este, pero su fanatismo no lo hacía ver a figuras que luchaban por la liberación de América como a Monseñor Romero, a quien ignoró y llamó comunista, si en realidad existe en cielo, este hombre está en la parte más alejada de éste.
Bob Marley

Bob Marley in 1979, before the Reggae Sunsplash concert in Montego Bay, Jamaica.
Bob era un líder social, ante todo un genio musical que hoy es exaltado por grupos de la legalización de la marihuana alrededor del mundo, muchos lo ven como una figura de paz y esperanza, pero el verdadero Bob Marley no era lo que hoy enseñan las páginas de la historia; su esposa Rita es la primera en contar quien era realmente: un abusador, un hombre violento que la golpeaba, que dejó hijos regados a lo largo y ancho de su país, sin ninguna responsabilidad paternal.

John Lennon

nos-hicieron-creer-escrito-de-john-lennon-
El líder de The Beatles es quizá el músico favorito de muchos amantes de las notas. Proclamado por los hippies y otros movimientos pacifistas del globo terráqueo como un icono de paz, de la lucha contra la Guerra de Vietnam, Lennon era extremadamente violento, desde su difícil infancia fue agresivo, y en su vida adulta no era diferente, tuvo peleas con Yoko Ono en las que ambos se golpeaban, tuvo repetidos incidentes en los que los golpes fueron comunes en discusiones que tenía, se burlaba de Brian Eipstein por ser homosexual, entre otras cosas.

Madre Teresa de Calcuta

Madre Teresa de Calcuta
Reconocida por ayudar a los demás, por ser una sierva de dios en este mundo, por querer estar al lado de las personas que más necesitaban ayuda y protección, Agnes Gonxha Bojaxhiu no era ninguna santa, decía que los enfermos debían sufrir lo máximo que pudieran, ya que esto los acercaba a Cristo; sus hospitales, lejos de ser un oasis de esperanza para la gente, se convertían en fabricas de terror y sufrimiento, a pesar de manejar extensas cifras millonarias en sus cuentas, pensaba que la pobreza y la miseria eran obra del altísimo y que no debía ser corregida.

Walt Disney

walt-disney
Todos hemos amado sus películas tan llenas de magia y fantasía, este hombre creó un imperio que aún después de la infancia nos sigue pareciendo genial, pero el señor Disney tiene un negro fondo de racismo, machismo y explotación. Sus primeras cintas siempre hacían ver a negros, indios u otras minorías como sociedades menores; explotaba a sus empleados y si estos protestaban eran despedidos de su fábrica de fantasía, sobre todo a las mujeres, a quienes pagaba mucho menos por sus labores por el mismo trabajo realizado que el de sus compañeros varones.
– See more at: http://culturacolectiva.com/la-maldad-de-los-personajes-historicos-que-creias-buenos/#sthash.82wICKdq.dpuf

http://culturacolectiva.com/la-maldad-de-los-personajes-historicos-que-creias-buenos/

Me ha llegado esta carta del banco (HUMOR)

Apreciado señor Rubio:

Nos ponemos en contacto con usted porque después de revisar de forma detenida nuestra base de datos, hemos constatado con sorpresa y también con una profunda tristeza, que usted no es cliente nuestro.

El presidente de la entidad, don Ezequiel Redondo, llamó a la directora de la oficina de su barrio, doña Sofía Piñol, y ambos comentaron esta lamentable situación durante casi dos horas. No le engañaremos: la conversación fue tensa y la señora Piñol estuvo a punto de ser despedida y, algo más tarde, de dimitir. Don Ezequiel pudo evitar ambas situaciones primero con sangre fría y después con su proverbial calidez humana.

Si en alguna ocasión ha visto los carteles publicitarios de nuestra entidad ya sabrá que no somos solo un banco, sino también una gran familia. Por este motivo nos hemos tomado tan en serio la ausencia de su nombre en la lista de nuestros clientes y hemos llegado a una solución que esperamos sea satisfactoria para todos. A partir del próximo día 20, le enviaremos a su actual banco una orden de cobro de 15 euros cada mes, con la que nos compensará, aunque solo sea parcialmente, por el negocio que estamos perdiendo por el hecho de que haya preferido los servicios de otra entidad bancaria.

Esta decisión se enmarca en una ambiciosa operación que estamos llevando a cabo en toda España y que más adelante ampliaremos a los 17 países en los que tenemos oficinas, con el objetivo de dar un mejor servicio no solo a nuestros clientes, sino también a los que aún no lo son.

Piense que en España hay, aproximadamente, 45 millones de personas que no son clientes de nuestra empresa, por lo que estamos dejando de ingresar varios millones de euros en concepto de intereses de todo tipo. Consideramos imprescindible que estas personas nos compensen por el perjuicio económico que nos están causando al haber optado por otras entidades.

Se trata de una iniciativa pionera que hemos puesto en marcha junto a otros bancos europeos para compensar lo que, en cierto modo, podríamos llamar robo, ya que si usted no recurre a nuestros servicios, nos está quitando lo que de otra forma sería nuestro. Así lo han entendido tanto el Banco Central Europeo como la Comisión Europea, que han acogido con los brazos abiertos esta iniciativa y han aprobado la creación del Canon de Compensación Bancario Jaime Rubio, así llamado porque fue su situación la que nos empujó a sacar adelante esta propuesta.

El perjuicio no es solo económico, ni mucho menos. Hemos visto su nómina y no es que nos vaya a dar muchas alegrías. El problema principal es que usted está hiriendo nuestros sentimientos con su fría indiferencia.

Nuestro presidente pasa noches en vela pensando qué está fallando, por qué usted y otros tantos como usted están obviando las ventajas, por ejemplo, de nuestro depósito Redondo, llamado así en honor a don Ezequiel, a quien se le ocurrió la idea en un sueño: usted nos deja su dinero, no lo puede tocar en cinco años y, transcurrido el periodo, lo recupera tal cual, sin haber perdido ni un solo céntimo (¡ni uno!). Por no hablar nuestra hipoteca con dación en pago. Si usted no puede devolver el dinero, solo tiene que darnos su casa, medio millón de euros, tres vacas y todos contentos.

Deseamos con todo nuestro corazón no cobrarle este canon, a pesar de que consideramos que es justo. Porque lo que realmente queremos es que se una a nuestra entidad y pase así a formar parte de nuestra gran familia. La directora de la sucursal de su zona, doña Sofía, estará encantada de recibirle cuando usted quiera (el próximo jueves a las 10:30 h.) y de ofrecerle una solución que, como mínimo, le ahorrará 20 euros al mes.

View story at Medium.com

View story at Medium.com

Ponte un mono

Ponte traje. Esa era la frase (junto con el “esto va a ser legen-dario”) que Barney Stinson repetía una y otra vez en la serie “Como conocí a vuestra madre”. Barney (el ligón y juergusta del grupo) sostenía que ponerse traje es la clave para alcanzar el éxito y ser sublime.

La serie comenzó a emitirse en 2005, en pleno boom económico y cada capítulo se desarrollaba en New York cuando el alcalde de la ciudad era Michael Bloomberg, un tipo que siempre viste traje ya que según la revista Forbes es uno de los tipos más ricos y poderosos del mundo. Las cosas han cambiado mucho desde entonces y me surge la duda ¿Es necesario ponerse traje para alcanzar el éxito y ser sublime?.

El mismo Michael Bloomberg dice que todo lo contrario, básicamene la idea es “ponte un mono” así lo cuenta la CNN y os lo resumo en unas frases.

Hoy en día, si tu hijo quiere ir a la universidad o ser un fontanero, tienes que pensarlo muy bien.

Si no va a ir a una buena universidad y no es inteligente en terminos académicos, pero es inteligente en otras cosas como por ejemplo tratar con la gente, ser fontanero es una buena salida.

Hay que plantearse entre gastarse una fortuna en ir a la universidad o invertirlo en aprendiz de fontanero.

Y como ejemplo, habla del fontanero padre de uno de sus empleados, alguien que ha construído un negocio pero no fue a la universidad y actualmente tiene a 6 fontaneros trabajando para él y juega en campos de golf que el propio Bloomberg solo puede sonar con ellos.

La clave de esta decisión hacia negocios tan tradicionales radica en que la tecnología ha hecho que ciertas profesiones de carrera no se paguen como antes. Por ejemplo, en los despachos de abogados, donde antes necesitabas a varios licenciados para investigar cados ahora basta con darle al botón de buscar.

Lo cierto es que este comentario lo ha realizado un tipo que ha estudiado en la universidad de Johns Hopkins y Harvard pero también es verdad que las cosas han cambiado mucho desde entonces y  al cambio tecnológico que reduce la demanda de muchos oficios sumamos la enorme oferta actual de licenciados. Se suele decir que tenemos la generación de jóvenes mejor preparada de la historia pero el problema es que está preparada para lo que el mercado laboral necesitaba hace una década, no para lo que necesita ahora.

En España el problema es doble ya que los que se pusieron mono en vez de traje también están en el paro con lo cual ni lo uno ni lo otro garantiza el éxito. Creo que Michael Bloomberg señala varios puntos interesantes, por un lado que la universidad ya no garantiza nada y por otro que uno debe formarse para lo que es realmente inteligente, siendo muchísimo más valioso para la sociedad y con más futuro un buen peón que un mal ingeniero. Esto es lo que siempre se ha llamado titulitis, que antes valía algo y ahora nada.

http://www.euribor.com.es/noticias/2014/11/27/ponte-mono/

 

J. A. Marina y sus salarios

Siendo el único país de la UE que refuerza en los alumnos la falta de trabajo, permitiéndoseles, tras repetir un año por ciclo, pasar con todas las asignaturas suspendidas a los cursos siguientes; siendo el único país de la UE que aún apuesta por los ecuantes y epiciclos de la LO(gs)E o LOMCE; el mantenimiento de la ESO no hace más que aumentar la brecha social entre personas con conocimiento y personas con desconocimiento. Y es que esa casta universitaria integrada por pedagogos, tan necesitados de la caricia de sus amos, como dispuestos a mentir sobre las maravillas de un modelo educativo “made in PSOE”, ha sido causante de la deconstrucción de los centros de enseñanza, ladrillo a ladrillo.

En su viaje a Utopía, esos pedagogos repiten  la letanía de aquel Vladimir Ilich Ulianov Lenin, de que “no puede hacerse una tortilla sin romper los huevos”. Enfrentados al profesorado, al que acusan de los extravíos de la enseñanza -tú también, Marina-, ocurre que los pedagogos (que, vuelvo a decirlo, jamás han pisado un aula con adolescentes)  aseveran  que éstos son como un encerado en blanco, o sea, individuos en quienes palpita la curiosidad y el deseo puro, tierno, e inmaculado de aprender a aprender. Y concluyen, como si fuesen San Anselmo, que los jóvenes son el motor del conocimiento, no el profesor. Es más, a los futuros profesores que hacen los cursos de capacitación los pedagogos les iluminan con la afirmación de que en los jóvenes  “se opera el milagro del despertar a la necesidad ontológica del conocimiento, igual que el esclavo platónico sale, él solo, de la caverna para acceder a la luz de la sabiduría”.

Lo único que se consigue sin esfuerzo es el fracaso

Bajo esta logorrea los pedagogos han conferido a los contenidos de estudio un valor tangencial, de modo que el esfuerzo y la constancia  intelectual del alumnado son orillados por represivos. Yo simplemente sé que lo único que se consigue sin esfuerzo es el fracaso y que España, de segundo nombre “Utopía”, dobla los promedios de la OCDE exhibiendo más de un 28% de absentistas de 15 años y, ojo, un 20% de ninis. Cifras que nos colocan a la cabeza de la UE en tasa de repetidores y abandono escolar.

José Antonio Marina y sus marinadas

PSOE y PP han coincidido siempre en no rectificar los desvaríos que padece la educación universitaria y… no universitaria. ¿Por qué? Porque unos, los primeros, en su lucha contra el elitismo cultural defienden, como el padre de la pedagogía, J.J. Rousseau, que la sociedad nos corrompe, motivo por el que hay que proceder al desmantelamiento de los centros de enseñanza. Otros, los segundos, porque en su antiigualitarismo de tonos helvecianos, oh, l’homme supérieur!,  se detecta un miedo atroz a la chusma y gentecilla que se mueve en los centros no privados. En cualquier caso, y pese a que las motivaciones sean distintas, ambos partidos son, en materia de educación, lo mismo. Ergo no le extrañen los  vaivenes del tal Marina. No diré que a él le suceda lo que le pasó al filósofo español Manuel Sacristán quepasó del franquismo al internacionalismo marxista en un santiamén. Solo diré  que durante años sirvió de inspiración al moncloíta Rodríguez Zapatero, lo cual retrata las querencias de Marina (1939: Toledo), que ahora  pasea su donaire ideológico por los despachos del PP, como si nada.

En este, para él, nuevo y venturoso viaje a Siracusa, Marina acaba de ser erigido, gracias al gobierno de derechas, en alma mater del Ministerio de Educación.  Posando para la posteridad se ha subido al púlpito de la opinión pública con el propósito de enderezar los males de sus conciudadanos. De ahí ese consejo suyo, ofrecido nada menos que al propio ministro de Educación Méndez Vigo, de vincular el salario de los profesores con los resultados académicos del centro. Tal opinión, que ha despertado hasta a los muertos, ha sido aplaudida ene cientos de veces en TV, radio y prensa, haciendo de esta idea, peregrina e hipócrita, el plan Marshall de este país.

Si se acepta la lógica de nuestro Gran Timonel, a los médicos habría que reducirles sus honorarios por no rebajar los accidentes cardiovasculares

El Gran Timonel

Apunta Fernando Caro, traductor de obras de la cultura francesa, físico y profesor de instituto, que “Marina reúne, como poco, una doble condición: testigo en carne propia de la debacle tornado en “experto”, sabio oficial que actúa de placebo retórico-cultural de la plebe”. Es importante esta observación habida cuenta de que si se acepta la lógica de nuestroGran Timonel, a los médicos habría que reducirles sus honorarios por no rebajar los accidentes cardiovasculares procedentes de las elevadas tasas de obesidad que registra la población española, y a los bomberos les aplicaríamos, claro, la misma medicina, debido al número de incendios que devoran los bosques de este país. Y a los jueces, idem, eadem, idem, por dilatar en el tiempo la resolución de sentencias judiciales; y a los periodistas, otro tanto, ¿no?, tal es la alarmante caída de lectores.¿Y a los examinadores de tráfico?, pues a tajarles seriamente su renta de trabajo por llevar a cabo la osadía -“aristocrática”, catalogan muchos- de no aprobar a los examinados del carné de conducir. ¿Y a los gestores políticos causantes de las calamidades faraónicas administrativo-autonómicas que asolan cual plagas de termitas a los habitantes de esta nación? ¿Y a los organizadores de esa inmensa subcultura, basura, televisiva y cinematográfica?, ¿qué hacemos con ellos? ¿Y a los padres que no educan a sus hijos? Y así sucesivamente, pues el número de digresiones puede volverse, nos enseñó Aristóteles, infinito.

En fin, por el camino de crear cabezas de turco o, mejor dicho, por la vía de adjudicar castigos ejemplares en forma de adeudos pecuniarios, sinnúmero de necios cree haber redescubierto en la pócima de J.A. Marina las monedas de Abraxas, o sea, cómo enfilar por arte de magia el déficit galopante de este país y resolver los desastres que asfixian a la enseñanza IMPONIENDO al margen de los derechos laborales medidas de origen incierto, alejadas de cualquier marco legal garantista y, curioso, SOLO aplicables a los profesores no universitarios.

No es lo mismo un centro de enseñanza con alumnos conflictivos y muy conflictivos que un centro de enseñanza que escoge a la carta a sus discentes

Desconozco cómo se van a poner en marcha estas medidas, difíciles de implementar, puesto que España es reina en chapuzas, trapisondas, improvisación y sinfín de “ideas-cohete” que funcionan como estrellas mediáticas “fugaces”. Un ejemplo: no es lo mismo un centro de enseñanza con alumnos conflictivos y muy conflictivos que un centro de enseñanza que escoge a la carta a sus discentes. ¿Habrá coeficiente de corrección o quizás, mejor, reparto de alumnos conflictivos entre distintos centros?

Pero, bueno, de esto seguiremos hablando en el siguiente artículo dedicado anuestro prócer José Antonio Marina del que me comentan que como profesor de instituto de filosofía ha tenido alumnos que han suspendido. Y no una sola vez. Imagino que este candidato a Platón tendrá la honradez, yo no lo dudo,  de devolver a las arcas del Estado y con efecto retroactivo la parte alícuota que a él le ha correspondido por su fracaso.

http://vozpopuli.com/blogs/6671-teresa-g-cortes-j-a-marina-y-sus-salarios