Un documental retrata la llegada de la heroína a Barcelona en los años 70

http://www.lavanguardia.com/cultura/20100520/53930020776/un-documental-retrata-la-llegada-de-la-heroina-a-barcelona-en-los-anos-70.html

  • ¿No se ha hablado hasta ahora porque no se podía hablar; hay mucho dolor¿
  • La guionista y realizadora Laia Manresa ha retomado ‘Morir de dia’, la película que Joaquim Jordá no pudo realizar
  • El filme pivota en torno a Pau Malvido, Mercè Pastor, Pepe Sales y Juanjo Voltas
Un documental retrata la llegada de la heroína a Barcelona en los años 70
‘Morir de día’ ha sido dirigida por Laia Manresa (Propias)

Afectado ya por el cáncer, Joaquim Jordà (1935-2006) trató de conjurar la muerte trabajando en múltiples proyectos. Pero el exorcismo le funcionó sólo a medias. Si bien pudo concluir Més enllà del mirall, un apasionantedocumental sobre la agnosia visual que el propio cineasta padecía, en el cajón dejaba una comedia musical y la que tendría que haber sido su siguiente película, Morir de dia, sobre la llegada de la heroína a Barcelona en los años setenta. Antes, no obstante, aún tuvo tiempo de contagiar su entusiasmo e interés por el proyecto a Laia Manresa –su coguionista en De nens, implacable radiografía de la Barcelona de hoy a partir del caso de pederastia del Raval, o Veinte años no es nada, entre otras–. “Tú ve haciendo, ve haciendo”, le animó Jordà cuando las fuerzas comenzaron a flaquearle. “La película que él quería hacer partía de una deuda que sentía hacia todos aquellos que, habiendo compartido un tiempo de intensidad, se quedaron en el camino”, señala Manresa, que más que retomar el proyecto lo hizo suyo, en un ejercicio de libertad y de compromiso ejemplares. Morir de dia, que ha codirigido junto a otro colaborador habitual de Jordà, Sergi Dies, se estrenó ayer en La Virreina Lab, donde hoy se realizarán otros dos pases (19 y 21 horas) antes de su salto a las salas de cine.

Morir de dia lleva por subtítulo Veus d’una història oculta, y es, de hecho, el primer intento serio de explicar un episodio, el de la heroína y sus estragos en la Barcelona de la transición, “un escenario donde confluyeron la creatividad y la energía vital con la muerte” que aún representa un extraordinario tabú. Manresa y Dies, que pertenecen a una generación que no vivió aquellos tiempos, se han podido acercar a la historia sin apriorismos, desde la curiosidad y las ganas de conocer. Y la primera sorpresa, cuentan, fue descubrir que “a todo el mundo le hace mucha gracia hablar de la Barcelona contracultural y underground de aquella época, pero cuando aparece la palabra heroína todo el mundo enmudece. No se ha hablado hasta ahora porque no se ha podido hablar. Hay mucho dolor”.

La película pivota en torno a cuatro personajes que decidieron vivir al límite y pagaron con la muerte: Pau Malvido (seudónimo de Pau Maragall, hermano del ex presidente de la Generalitat), la fotógrafa Mercè Pastor, compañera de Pau Riba; el poeta y pintor Pepe Sales, fundador del grupo musical Bocanegra, y Juanjo Voltas, el más joven de todos, que en los ochenta consumía heroína como una elección de vida. Sus historias se van tejiendo a través de materiales de archivo (hay joyas del propio Jordà, como el corto La verge de Formentera, que se creía perdido, o el concierto de presentación de Diòptria de Pau Riba en el Saló Price), sus escritos, dibujos o canciones, y los testimonios de amigos –supervivientes en algunos casos– y familiares, salvo en el caso de Pau Malvido –declinaron la invitación de los autores a participar–, que ejerce de cronista involuntario a través de los artículos, lúcidos y poéticos, que bajo el título Nosotros los malditos publicó en la revista Star y luego se recogieron en un libro de Anagrama.

Joan Senent Josa, Fellini, Canti, Pau Riba, Joan Carles Usó, Lulú Martorell o Eugenio Madueño son algunas de las voces que, desde hoy, evocan aquella Barcelona “que era una fiesta continua” y en la que el caballo, aunque llegó con retraso, dejó un reguero de muertos. Tras las historias personales, intensas, a menudo conmovedoras, el documental aborda otros temas, como el desengaño de la transición, los primeros casos de sida, las (a veces fraudulentas) clínicas de desintoxicación. “Cárceles autovigiladas”, las llama un ex adicto. También la pasividad de las instituciones…

Morir de día es el último trabajo hasta la fecha de esa factoría de realidad en la que se ha convertido el máster en Documental de Creación de la Pompeu Fabra, y ha sido coproducido, entre otras instituciones, por La Virreina centre de la Imatge, que abre así una nueva línea bajo la dirección de Carles Guerra.

El documental 'Morir de día' retrata la llegada de la heroína a Barcelona en los años 70
El documental ‘Morir de día’ retrata la llegada de la heroína a Barcelona en los años 70 (Propias)
Una de las crónicas que publicaba Pau Malvido en 'Star' bajo el título Nosotros los malditos
Una de las crónicas que publicaba Pau Malvido en ‘Star’ bajo el título Nosotros los malditos (Propias)
Un fotograma del documental 'Morir de día'
Un fotograma del documental ‘Morir de día’ (Propias)
Anuncios