¿Hormiga o cigarra?

Me ha gustado mucho este comentario en un foro sobre el tema de ahorrar o gastar:

Dos refranes de mi abuela: 1 Este ahorra en la ceniza y gasta en la fariña. 2. Hay que ahorrar cuando hay; cuando no hay, no hay nada que ahorrar.

No se ahorra para disfrutar de viejo. Se ahorra para que cuando se necesita algo aparezca el dinero al momento. 

Uso el coche para trabajar, se me gripa el motor. Voy al día siguiente al concesionario, miro uno que me gusta y digo: este mismo, aquí está el cheque y me lo llevo por la puerta. No sé lo que es pagar un préstamo.

Me duele el culo y cago sangre. Voy al médico y me pide una culonoscopia que me dan para dentro de tres meses, y eso preferente. Acudo a la clínica privada “El culo feliz” y me la hacen mañana, pago 600 euros y me la suda porque para mí es calderilla. En el momento me tranquilizan, solo era un pólipo benigno. Me ahorro tres meses de angustia y miedo.

Al salir de la clínica paso por delante de una tienda de jamones de Salamanca y, para celebrarlo, compro uno de 400 euros y un chorizo ibérico de regalo.

Esas cosas las hago yo con un sueldo de mierda y no me cuesta trabajo ahorrar, porque lo que no hago es andar pidiendo préstamos de 3000 euros para ir a un viaje al culo del mundo, acompañado de gente que no conozco de nada, a que unos nativos me den de comer la mierda que comen ellos y se pasen la semana intentando estafarme, mientras me hago fotos delante de una chabola mugrienta con un iphone de 700 euros que acabaré de pagar en el 2022.

Anuncios