Socialismo

Anuncios

¿Por qué perder a un perro puede ser más duro que perder a un familiar o a un amigo?

https://theconversation.com/por-que-perder-a-un-perro-puede-ser-mas-duro-que-perder-a-un-familiar-o-a-un-amigo-100052

Hace poco, mi mujer y yo pasamos por el peor momento de nuestras vidas: la eutanasia de nuestra querida perra, Murphy. Recuerdo que mantenía el contacto visual con Murphy, momentos antes de que dejase de respirar. Me miró con una adorable mezcla de confusión y confirmación de que todos estábamos bien porque estábamos allí con ella.

Cuando la gente que no ha tenido perro ve a sus amigos que tienen mascota llorar por su pérdida, normalmente piensan que están exagerando un poco, ya que “solo es un perro”.

Sin embargo, los que aman a los perros saben la verdad: una mascota no es “solo un perro”.

Muchas veces, mis amigos me han confesado, sintiéndose culpables, que habían llorado más la pérdida de un perro que la de sus familiares o amigos. Un estudio ha confirmado que, para la mayoría de las personas, la pérdida de su perro es, en casi todos los casos, comparable a la pérdida de un ser querido. Lamentablemente, en nuestra cultura no hacemos ceremonias, no ponemos esquelas en los periódicos y no existe servicio religioso para la pérdida de nuestra mascota; evitando todo lo anterior nos sentiremos un poco menos avergonzados por demostrar en público que lamentamos su muerte.

Quizá, si fuéramos conscientes de lo fuerte e intenso que es el vínculo entre un amo y su mascota, aceptaríamos mucho mejor ese dolor. Eso ayudaría a los dueños de los perros a aceptar su muerte y a superarla.

Un vínculo único entre especies

¿Qué tienen los perros para que su vínculo con los humanos sea tan especial?

Para que los humanos lo sepan, han tenido que adaptarse a vivir con ellos durante los pasados 10.000 años, y lo han hecho bastante bien. Son los únicos animales que han evolucionado y se han convertido en compañeros y amigos. El antropólogo Brian Hare ha escrito Hipótesis de la domesticación donde explica que los perros pasaron de ser lobos grises a animales con habilidades sociales con los que interactuamos igual que lo hacemos con otras personas.

Puede que uno de los motivos por los que nuestra relación con los perros es más satisfactoria que con los humanos es que los perros nos dan un amor incondicional, sin críticas y positivo. Ya lo dice el dicho: “Voy a convertirme en el tipo de persona que mi perro cree que soy”.

No es casualidad. Han sido criados de manera selectiva para que estén pendientes de las personas. Una resonancia magnética muestra cómo el cerebro del perro reacciona con el mismo entusiasmo antes sus dueños que con la comida. Los perros reconocen a las personas y aprenden a interpretar las emociones de los humanos y sus expresiones faciales. Estudios científicos han indicado también que los perros advierten las intenciones de los humanos, intentan ayudar a sus amos e incluso evitan a las personas que no colaboran con sus dueños o que no los tratan bien.

No es de extrañar que los humanos respondan positivamente a este afecto, a esta ayuda y a esta lealtad. Mirar a un perro puede hacer que las personas sonríanLos dueños de los perros tienen mayor bienestar y son más felices, de media, que las personas que tienen gatos o que no tienen ninguna mascota.

Como un miembro de la familia

Nuestro gran cariño hacia los perros se menciona en un estudio reciente sobre “equivocarse de nombre”, es decir, cuando llamamos a alguien por otro nombre. Como cuando los padres se equivocan llamando a uno de sus hijos por el nombre de otro. Pasa lo mismo cuando confundimos el nombre de la mascota con uno de los nombres de los miembros de la familia, lo que indica que el nombre del perro se ha asociado con el mismo grupo cognitivo que contiene al resto de miembros de la familia. Curiosamente, con los gatos rara vez pasa esto.

No hay ni que decir lo mucho que echan de menos los dueños a sus perros cuando no están con ellos.

La psicóloga Julie Axelrod afirmó que la pérdida de un perro es tan dolorosa porque los propietarios no están perdiendo solo a una mascota. Puede significar la pérdida de un amor incondicional, de un compañero que les brinda seguridad y comodidad, y puede que haya protegido a ese ser como a un hijo.

La pérdida de un perro puede alterar también gravemente la rutina del propietario, mucho más que si hubiera perdido a un pariente o a un amigo. Para los dueños, sus horarios diarios, incluso en vacaciones, pueden girar en torno a las necesidades su mascota. Los cambios en el estilo de vida y en la rutina diaria son unos de los principales causantes del estrés.

Según una encuesta reciente, muchos de los que han perdido a sus mascotas han creído ver o escuchar el movimiento, la respiración o el llanto de su mascota fallecida. Esto suele pasar poco después del fallecimiento, sobre todo a los dueños que estaban muy unidos a su mascota.

Es cierto que la muerte de un perro es terrible. Pero los dueños están tan acostumbrados a la presencia reconfortante y sin críticas de sus compañeros caninos que, muy frecuentemente, acaban adquiriendo uno nuevo.

Sí, echo de menos a mi perra, pero estoy seguro de que volveré a pasar por esto otra vez dentro de unos años.

Gracias Pity. Gracias Benita.

Infografía sobre alimentos procesados y ultraprocesados

http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com/2018/09/infografia-sobre-alimentos-procesados-y.html

Como parece que el grado de procesamiento de los alimentos va tomando relevancia a la hora de relacionar la alimentación con la salud, nos vamos a tener que ir familiarizando con esta relativamente nueva forma de clasificar la comida. En este post anterior traduje detalladamente NOVA, el sistema formal más utilizado en la actualidad, pero este tipo de textos a veces son considerados TL; DR (Too Long, Didn’t Read), es decir, demasiado largos y da pereza leerlos.

Aunque no comparto esta creciente costumbre por querer resumirlo todo a la mínima expresión, es cierto a veces una imagen vale más que mil palabras y que la información visual tiene un gran poder educativo. Así que finalmente me he decidido a hacer una representación gráfica (ahora se suelen llamar infografías), intentando adaptar y representar visualmente lo que los autores de la clasificación NOVA nos cuentan en sus escritos.

Sin más preámbulos, aquí tienen el resultado:

 

Pueden pinchar en la imagen para agrandarla o pueden descargarla a mejor resolución desde este enlace. Y el power point para poder editar lo que deseen, desde este otro.

Como aclaración complementaria, quisiera puntualizar algo respecto a la fuente de información utilizada y a la posición de algunos alimentos. Me he basado en  las directrices de este estudio de 2014, que fue las que expliqué en este post sobre NOVA. Así que si alguien tiene dudas respecto a por qué un alimento está en uno u otro grupo, lo ideal es que consulte esos enlaces.

Sin embargo, los criterios que he utilizado no son exactamente los mismos que se explican en este documento que parece bastante oficial o este estudio algo más reciente. Si me he quedado con el anterior es porque me cuesta entender algunos cambios que se han hecho en las versiones más recientes, en concreto el considerar la pasta como “alimentos no procesado” (grupo 1) y el pan fresco como “alimentos procesado” (grupo 3). Tampoco lo tengo muy claro con el vino y la cerveza, han estado tanto en el grupo 2 (“ingredientes procesados”) como en el 4 (“ultraprocesados”). Aunque estos alimentos no encajan demasiado bien en ninguna de las definiciones de los cuatro grupos, la primera propuesta me parece más ajustada a los principios que hay detrás y más coherente con otras clasificaciones similares que existen. Supongo que son cambios debidos a que se están concretando y consensuando matices y casos concretos; una clasificación cualitativa de este tipo no es matemática y siempre tendrá situaciones intermedias difíciles de resolver. Y no sé si los autores ya habrán empezado a recibir la presión de la industria alimentaria, que posiblemente estará haciendo sus planes y movimientos para intentar mejorar las posiciones de algunos de sus productos considerados en el grupo de ultraprocesados.

De cualquier forma, si al revisar la imagen les surge alguna duda (¿qué es “procesamiento”, por qué tal o cual están en un grupo y no en otro, etc.) , les recomiendo recurrir a leer este post y, sobre todo, los documentos originales anteriormente enlazados, que son las fuentes de información oficiales, en las que se explican los criterios en detalle.

Debe quedar claro que es un sistema de clasificación basado en la naturaleza y tipología de las transformaciones por las que los alimentos han pasado previamente a llegar al consumidor. No basado en sus nutrientes ni en su relación con la salud, aunque posteriormente puedan existir aspectos relacionados. Si quieren saber más sobre los ultraprocesados y la salud, en estos enlaces pueden encontrar unos cuantos artículos que he escrito:

Y si el tema les interesa mucho y quieren entender mejor por qué este sistema de clasificación es bastante útil y cómo se relaciona con los posibles efectos en la salud, en “La guerra contra el sobrepeso” hablo de ello con mucho más detalle.

También pueden comparar esta infografía con esta otra similar que hice organizando los alimentos en función de lo saludables que podrían considerarse. ¿Se animan a identificar sus incompatibilidades y puntos en común?

Actualización:

Tras contactar con los autores de NOVA, me han facilitado algunas aclaraciones complementarias y me han recomendado guiarme por los documentos más recientes, este y este. Así que he realizado algunos cambios en la infografía: Mover la pasta al grupo 1 y el vino y la cerveza al 3, e incorporar  la miel en el 2, el pan fresco en el 3 y los destilados en el 4. Los enlaces de descarga también están actualizados.

CHEFS QUE DESTROZAN LA COMIDA ESPAÑOLA

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2016/02/26/articulo/1456475765_337785.html

Chefs que destrozan la comida española

Los cocineros profesionales de otras países versionan nuestras recetas tradicionales de las formas más locas. Advertencia: este post puede generar serios traumas a los talibanes de la paella. Y a casi todo el mundo.

Jamón, sangría, paella y tapas. Ya sabemos que ésos son los símbolos que identifican a gran parte de la cocina española en el extranjero, al menos a nivel usuario. Gracias al desparpajo divulgador de José Andrés, algunos también saben identificar e incluso elaborar fabada, arroz con leche o bacalao al pil pil. La repentina ubicuidad del chorizo ha hecho que allende nuestras fronteras se vuelvan locos por él e inventen cosas como las albóndigas de chorizo, el paté de pollo y chorizo, la pizza con ídem o la mermelada de chorizo con su correspondiente “olé” en la etiqueta. Todo con la marca “spanish”.

Nosotros también hacemos la carbonara con nata y otras barbaridades con los platos extranjeros, así que tampoco pasa nada. Además, ya nos hemos fustigado aquí por ello y hecho propósito de enmienda. Que los cocinillas de andar por casa perpetremos atentados contra la integridad de recetas foráneas es algo normal. A veces porque la fórmula que encontramos es inexacta o porque la customizamos a nuestro gusto, comodidad y a lo que tengamos en la nevera.

Un cocinero profesional es otra cosa. Sobre todo, los mediáticos. Podríamos esperar que teniendo estudios de hostelería, experiencia, fama y mundo recorrido, supieran que efectivamente la carbonara se hace sin nata y la paella… en paella. Pues no señor. “Spain is different y su cocina es como a mí me dé la gana”, piensan. Una cosa es ser creativo y basarte ligeramente en alguna idea o producto extranjero (fusión lo llaman ahora) y otra ir de que conoces perfectamente cómo se hace A y acabar perpetrando Z.

Veamos pues con ánimo festivo algunos de los más terribles ejemplos de cocina española elaborada por célebres chefs del extranjero. Pensemos que el lado positivo está en que nuestra gastronomía es ya tan famosa y reconocida que sufre los mismos tormentos que nosotros hemos inferido a la cocina italiana, mexicana o de cualquier otra nacionalidad, y consolémonos.

La paella

Gordon Ramsay, chef con 14 estrellas Michelin y chorrocientos programas de televisión en su haber, enseña a una sufridora mujer inglesa a hacer paella dominguera. Sin entrar en las detalladas disquisiciones que sublevan el ánimo de los valencianos acerca de qué es paella y qué no, ya os aviso de que esto ni siquiera debería entrar en la categoría de “arroz con cosas”.

Ramsay se pone en plan Pesadilla en la cocina y avasalla a la pobre señora con una perfecta pose de sé-lo-que-estoy-haciendo. Una “paela” con chorizo (cómo no), pollo, gambas, calamares y almejas. Para condimentarla echa un chorrotazo de jerez, que siempre anima, y unos chiles, porque nunca es tarde para confundir España con México.

Pesadilla en la cocina (española) / GORDON RAMSAY

Casi lo peor es que la hace en una sartén y queda tan caldosa que la tienen que servir con cazo. Ñam ñam. Pero no pasa nada porque la familia de la infeliz mujer está encantada y alucinan en colores con semejante exotismo.

Valencianos llorando. GORDON RAMSAY

John Torode, cocinero celebrity de origen australiano, restaurador y presentador del Masterchef británico, también va de que sabe mucho de “paieia”. Con la sempiterna música de guitarra de fondo, hace la paella en un sauté, que es básicamente un cazo ancho. Poseído por el espíritu de su español interior, hace un sofrito de cebolla y ajo con cúrcuma y pimentón, añade el arroz, el caldo y remueve con fuerza no vaya a ser que no se junten los sabores. En su descargo diremos que agrega habas y judías, que aunque no son bajoquetas ni garrofó, igual le reconcilian con los lectores de la Comunidad Valenciana. Luego la lía salteando unos trozos de bacalao para adornar la paella junto a gambas, mejillones y los clásicos limones en cuartos que no sirven para nada.

Aquí, perpetrando un arroz / JOHN TORODE

Cuando el arroz está hecho, vuelve a removerlo con pasión porque sabe que una buena paieia tiene que estar blanducha y con los granos deshechos. Ay omá qué rica.

Marco Pierre White también se atreve con la paella, o eso se cree él. Mentor de Ramsay, enfant terrible de la cocina británica y ganador más joven en su momento de las tres estrellas Michelin. No me atrevo a poner aquí el vídeo de su receta porque en él dice que la mejor paella de su vida se la comió en el norte de España y a los valencianos les va a dar un síncope. Valga con decir que añade al arroz un generosísimo chorrotazo de vino blanco y pimentón como para parar un tren.

Qué manía con ponerle de todo menos arroz. JOHN TORODE

Éste es el apetitoso aspecto del engendro en cuestión:

La fideuá

Camarero, hay una fideuá en mi alioli. DAVID CHANG

David Chang, dueño y señor de las restaurantes Momofuku, hizo en la primera temporada de The Mind of a Chef (Netflix) una fideuá con noodles instantáneos. Con un par. “Ahora voy a hacer un plato español muy famoso: fideos”. Para ello, fríe una barbaridad de chorizo con almejas y mejillones, añade noodles rotos en trozos y caldo de pollo. Al final espolvorea pimentón generosamente, un par de cucharadas de alioli y voilá.

Lo cierto es que usar así el ramen instantáneo para hacer un guiso es buena idea, pero llamarlo fideuá traspasa los límites de la decencia. Mal, David, mal.

Al pobre se le ve un poco azorado mientras perpetra el plato en cuestión, así que le perdonamos. Por eso y porque el programa vale la pena aunque sólo sea para verle cantar en San Sebastián con Arzak.

Un drama tortillero / SANJEEV KAPOR

De tortillas

La tortilla de patatas, de puro simple, ha sufrido numerosos crímenes a manos de cocineros que creen que le hace falta algo más. O le añaden chorizo, verduras y hierbas sin pudor, o la ultrajan elaborándola en el microondas, asándola al horno y mil perrerías más.

Sin duda la versión más lisérgica que podéis encontrar es la llevada a cabo por el muy famoso (en su país) chef indio Sanjeev Kapoor. No le vais a entender ni palabra, así que os podéis concentrar más en el agravio. En una mínima cantidad de aceite sofríe cebolla, chile y pimiento verde con unas pocas patatas cocidas. Lo más triste es que usa cinco claras de huevo con una sola yema para cuajar la tortilla, y no contento con esto, la mete en el horno nada más y nada menos que 20 minutos a 180 grados. Ay.

La tristeza hecha gazpacho / JAMIE OLIVER

Jamie Oliver lo mismo nos sirve para un roto que para un descosido, porque ha hecho del versionado spanglish una marca de la casa. Usa el chorizo en todo y con alegría, y las extrañas combinaciones que elabora con el “Made in Spain” al final son un festival de risas al ver su programa. Lo hace así porque es un espíritu libre y le da la gana, porque experiencia en nuestro país no le falta. Así, a lo Chapulín Colorado, anunciaba la serie de Jamie does Spain para Channel4. No tengo palabras.

Sí parece una tortilla, pero mexicana. JAMIE OLIVER

¡Olé, paella, pata negra, serrano ham! Es tan psicotrópico que resulta entrañable oírle hablar en español. La tortilla de patatas sui generis es otra de sus especialidades, como en esta versión de “tortilla española abierta” con patata, “chouriso”, cebolla, perejil y tomate.

Amparo, ¿te has fumao un porro? ¡Pozí! / JAMIE OLIVER

El gazpacho

Jamie estuvo de viaje por Andalucía y se atrevió con orgullo torero a hacer gazpacho. Los ingredientes eran los correctos: tomate, pepino, pimiento, vinagre, aceite y pan. El resultado a simple vista era más cuestionable. Le salió un gazpacho de color tristón debido a la poca cantidad de tomate usado, desatando las iras de españoles sedientos de sangre en los comentarios de YouTube.

Menos mal que ahora el FoodTube de Oliver cuenta con Omar Allibhoy, un cocinero español que sabe hacer una tortilla como dios manda y además explicarla en inglés. A este paso entre él, Mario Batali, Claudia Roden y algunos evangelizadores más nos vamos a quedar sin poder quejarnos. Menos mal que en España también hay paellas funestas, que si no a ver qué haríamos.

Varios reclusos afirman haber mantenido sexo furtivo con Maje tras citarles por carta

Otro capítulo de Maje. Esto sí es una femme fatale de verdad.

https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/07/17/hallan-adn-marido-maje-cuchillo/1745523.html

El cuchillo de 14 centímetros de hoja encontrado por la policía el 18 de enero dentro de la fosa séptica del chalé propiedad del auxiliar de Enfermería Salvador R. L., preso por el asesinato del ingeniero de Novelda Antonio Navarro Cerdán en su garaje del barrio de Patraix, es, definitivamente, el arma del crimen. Ahora ya es un hecho objetivo. Y lo es gracias a que el laboratorio de ADN de la Policía Nacional ha logrado encontrar restos biológicos de la víctima en el cuchillo, a pesar de que el arma llevaba cinco meses dentro del pozo ciego, enterrada bajo un lodazal de excrementos cuyo contacto amenazaba con haber hecho desaparecer cualquier vestigio de ADN.

Sin embargo, los agentes consiguieron limpiar el cuchillo, que Salva confesó haber comprado días antes del crimen en una ferretería de València con el único objetivo de utilizarlo para asesinar al marido de su amante y compañera de trabajo, María Jesús M. C., más conocida como Maje, y desmontarlo pacientemente.

De este modo, dentro de la junta de engarce entre la hoja y el mango, los especialistas de la Policía aislaron dos perfiles genéticos distintos. Uno de ellos es, presumiblemente, del operario que montó en la fábrica el cuchillo.

El otro, el que importa en el sumario, es de Antonio Navarro y se ha mantenido por la profundidad y saña con que se lo clavó Salva cuando lo abordó a las 7.30 horas del 16 de agosto del año pasado en el tercer sótano del número 18 de la calle Calamocha, cuando la víctima se disponía a coger el coche para irse al trabajo.

Sólo así se explica que su sangre entrase dentro de la junta y permaneciese allí hasta que los agentes del laboratorio de ADN han desmontado el arma y logrado tomar una muestra suficientemente representativa como para obtener su perfil genético, a pesar de las pésimas condiciones de conservación.

Investigación interna

Mientras, tanto Salva como Maje permanecen en la prisión de Picassent, a la espera de que concluya la instrucción del sumario y la apertura de juicio oral contra ellos por el asesinato de Antonio.

De su vida en prisión hace tiempo que se saben algunos detalles como, por ejemplo, que Salva lleva tiempo trabajando en la Enfermería, algo que a Maje le estuvo vedado en los primeros meses en la cárcel.

Además, ha trascendido que la acusada estaría repitiendo el patrón de mantener relaciones sexuales incluso dentro de la cárcel con reclusos con los que, al parecer, ha entrado en contacto tras coincidir con ellos en espacios comunes.

Desde hace al menos tres meses, según pudo saber en aquel momento Levante-EMV, Maje habría estado manteniendo relaciones sexuales furtivos con al menos cuatro reclusos, con quienes se habría citado enviándoles cartas similares a las que se cruzaba con Salva cuando eran amantes y que la policía ha incorporado al sumario por su indudable interés en la causa.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias han confirmado a este diario que se está investigando si la presunta asesina ha vulnerado las normas de convivencia manteniendo sexo con reclusos a cambio de algunos favores, como tabaco, utilizando para ello algunos cuartos exentos de vigilancia.

Desde su entrada en prisión, el pasado 12 de enero, tanto Maje como Salva han sido llevados en varias ocasiones a la Ciudad de la Justicia para ser sometidos a la pertinente exploración psicológica y psiquiátrica, que ambos han superado sin que se les haya diagnosticado patología alguna que altere su enjuiciamiento o que distorsione su grado de voluntad en la comisión de los hechos investigados.

En algunas de esas entrevistas, Maje da algunas de las claves que podrían explicar su comportamiento posterior: «Notaba que me estaba pasando muy rápido la adolescencia, que no había hecho nada que no fuera obedecer a mis padres, que eran bastante estrictos. No estaba viviendo la vida, era mi cruz». Así relata los años de adolescencia en Novelda, en el seno de una familia perteneciente a una comunidad católica muy estricta. Afirma que por eso se trasladó a Barcelona a estudiar la carrera, para «huir del ambiente estricto, para conocer gente nueva y sana».

Relata a los psiquiatras que durante la carrera «no salió de fiesta como debería haber hecho», así que «al acabar la carrera comenzó a salir y se dio cuenta de que no aprovechaba su vida. Quería vivir en una ciudad, el pueblo se me quedaba pequeño y siempre era lo mismo».