El consumo per cápita de alcohol en España supera el de la media europea

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3445852/0/consumo-alcohol-espana-supera-media-europea/#xtor=AD-15&xts=467263

Bebida

España tiene un consumo de alcohol per capita mayor que el de la media europea, aunque la ingesta haya disminuido ligeramente en el último lustro, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentado este pasado viernes. La agencia sanitaria de Naciones Unidas basa sus conclusiones en datos de 2016, los últimos disponibles, y en ese año el consumo per capita de alcohol de los españoles mayores de 15 años se situó en 10 litros anuales, mientras que en 2010 era de 10,5 litros. La media en la región europea de la OMS —que comprende no solo la UE sino toda Europa oriental, incluida Rusia y las antiguas repúblicas soviéticas— fue de 9,8 litros per capita en 2016, una caída considerable respecto a los 11,2 litros en 2010. Otros países de la UE tienen índices mayores, como Francia (12,6 litros per capita), Irlanda (13) Alemania (13,4) y Lituania (15,0). También hay países europeos occidentales con consumos relativamente menores, como Suecia (9,2 litros), Islandia (9,1), Croacia (8,9), Holanda (8,7) e Italia y Noruega (ambas con 7,5 litros). Los hombres beben más, sobre todo cerveza Con respecto al género, los hombres españoles consumen cuatro veces más que las mujeres, 16,4 litros y 4 litros per capita, respectivamente, en 2016. Ambos sexos bebían más en 2010: 16,9 litros los hombres y 4,4 litros las mujeres. Con respecto al tipo de alcohol consumido, la gran mayoría de los españoles consumen cerveza —54%—, mientras que el 18% consume vino y el 28% alcohol fuerte. Episodios de ebriedad y dependencia El informe de la OMS incluye un apartado sobre ebriedad, que denomina “prevalencia de episodios de alto consumo” y que define como una ingesta de al menos 60 gramos o más de alcohol puro al menos en una ocasión en los últimos 30 días. Según este recuento, el 25,6% de la población española de más de 15 años tuvo un episodio de ebriedad, que asciende hasta el 28% si se toma la franja de edad de entre 15 y 19 años, y hasta el 49,5% si se pregunta solo a los bebedores de entre 15 y 19 años. En este sentido, el informe destaca que 3.621 personas murieron en 2016 por cirrosis relacionadas con la ingesta de alcohol, 590 perecieron por accidentes de tráfico donde el alcohol fue un factor y 7.264 fallecieron de cáncer y el consumo del alcohol tuvo incidencia en la dolencia. Asimismo, se calcula que un 1,2% de los hombres mayores de 15 años tienen una dependencia del alcohol y un 2,7% algún desorden relacionado con el consumo; cifras que en el caso de las mujeres descienden hasta el 0,2% y el 0,5% respectivamente. Sumando ambos sexos, el 0,7% de los españoles tienen una dependencia del alcohol, y el 1,5% algún desorden, mientras que la media europea se sitúa en el 3,7% y el 8,8%, respectivamente. Regulación y políticas de prevención Con respecto a las políticas e intervenciones de prevención, el informe subraya que España no aplica al vino el impuesto especial sobre el alcohol con el que sí se gravan otros productos, como la cerveza y los alcoholes fuertes. Asimismo, el informe especifica que España tampoco tiene una regulación obligatoria sobre publicidad relacionada con el alcohol, ni sobre lugares ni sobre la necesidad de advertir de su nocividad. “Está clarísimo que la regulación es necesaria, que la publicidad es clave, y que el aumento del precio a través de los impuestos es la acción más efectiva para reducir el consumo”, ha afirmado en una teleconferencia el coordinador de la unidad de abuso de substancias de la OMS, Vladimir Poznyak, consultado al respecto. El experto ha abogado por que se sigan aplicando medidas que busquen la reducción del consumo y la dependencia del alcohol, “más allá de las tradiciones y la cultura”.

Ver más en: https://www.20minutos.es/noticia/3445852/0/consumo-alcohol-espana-supera-media-europea/#xtor=AD-15&xts=467263

¿Por qué parece que a todos los demás les va mejor?

https://www.elblogsalmon.com/economia-domestica/que-parece-que-a-todos-demas-les-va-mejor

¿Por qué parece que a todos los demás les va mejor? +

Todas las mañanas, un mismo ritual se repite, en los hogares de millones de personas en buena parte del mundo. Suena la alarma del móvil y automáticamente después de apagarlo se abren dos aplicaciones, whatsapp para responder a lo que nos hayan escrito e Instagram.

Instagram nos va mostrando una secuencia de fotos, nuestro primo se ha comprado un coche nuevo, el anillo de compromiso de nuestra amiga de la universidad tiene un diamante bien gordo, nuestro otro amigo del trabajo nos enseña vídeos de su cachorro haciendo monerías y nuestra amiga de la infancia está de vacaciones en un lugar exótico. Ante eso, nos preguntamos, ¿cómo pueden permitirse todo eso?

La influencia de Instagram

Recientemente ha salido la noticia de una mujer en Canadá que ha cancelado su boda, su presupuesto era de 60.000 dólares canadienses, que pensaba costear a cambio de solicitar 1.500 (casi mil euros) como regalo a cada uno de los invitados. Lo de solicitar es una forma de hablar, si un invitado no estaba dispuesto a pagar esa cantidad, no estaba invitado a la boda.

Al final poco a poco los invitados se han ido rebelando y han decidido no atender la boda y no pagar su parte. La pareja se ha roto y ella escribió en Facebook criticando a sus amigos que no estaban dispuestos a pagar esa “pequeña” cantidad por un día especial que le haría sentir como una Kardashian. Mientras un usuario que afirmó ser su primo acabó comentando que su prima parecía obsesionada con la vida de estas hermanas y su lujoso estilo de vida expuesto en Instagram, redes sociales y televisión.

No obstante, esto es un caso extremo, pero ¿cómo se consiguen permitir el estilo de vida nuestros amigos? Si somos trabajadores, hemos estudiado y nos sentimos afortunados de nuestro empleo bien pagado a pesar de la crisis ¿cómo lo consiguen?

8123630956_1c39d99616_o.jpg

Bueno, digamos en esa secuencia de fotos la gente comparte lo que considera. No comparten el préstamo que han tenido que coger para pagar el coche. No comparten que el anillo de compromiso ha hecho que se retrasen con el pago del alquiler, no comparten la deuda con tarjetas de crédito que han tenido que tomar para irse de viaje y no saben cómo van a conseguir pagar a la vuelta.

Nuestro éxito no debería de mirarse en ese sentido, sino que deberíamos de fijarnos en otros indicadores más serios.

Nuestra posición de verdad

Según la Encuesta anual de Estructura Salarial del Instituto Nacional de Estadística el sueldo medio (en 2016, datos más recientes) en España era de 23.156,34€ por trabajador, 20.131 para mujeres y 25.924 para hombres (y estos son los datos brutos, antes de impuestos). Además el salario más frecuente era de 16.497,40€, el salario mediano (que deja a la mitad de los trabajadores por debajo y la otra mitad por encima) era de 19.432,62€ anuales. Se puede encontrar más información aquí. Además tengamos en cuenta que los jóvenes al tener menos experiencia suelen tener sueldos menores que los mayores, que ya tienen una posición más consolidada.

Además el patrimonio medio neto en España de las familias es de 274.000, siendo 182.000 euros el no financiero (vivienda, vehículos, obras de arte, joyas, el negocio familiar). En 2014 la deuda media de la familia española era de 42.000 euros, 88.9000 euros si se tienen menos de 35 años. Y aunque el endeudamiento familiar fue disminuyendo en los años posteriores, en 2017 volvió a repuntar (y muy probablemente lo haya seguido haciendo durante 2018). Sólo el importe medio solicitado por una hipoteca en España en 2017 estaba en 116.629€ con un sueldo medio de 23.106€.

Luego si nos parece que los demás están ganando y gastando mucho más, puede ser cierto, pero también es posible que se estén endeudando demasiado. Nuestra opinión sobre nuestras finanzas personales no debe basarse en lo que vemos a otros gastar en Instagram. Es mejor que veamos las estadísticas para plantearnos si lo estamos haciendo mejor o peor, no una red social en la que se han encontrado vínculos negativos con la salud mental.

En El Blog Salmón | Vida sana y finanzas sólidas, ¿en qué se parecen? y ¿Quieres ganar más? Haz deporte

Imagen | ImagesofMoney

Imagen | Traveloscopy

¿Qué se esconde en el subsuelo de Valencia?

https://valenciasecreta.com/se-esconde-subsuelo-valencia/

metro valencia subsuelo

Vírgenes, ciudades romanas y muchos kilómetros de túneles.

Dicen que si trazáramos una línea con todos los túneles, colectores y pasadizos del subsuelo de Valencia, se podría llegar casi hasta París. 1.450 kilómetros se extienden bajo nuestros pies creando un laberinto solo accesible para personal autorizado y policía. Esta exclusividad convierte a la ciudad subterránea en un objeto de deseo lleno de misticismos, leyendas y mucha historia.

El metro, con 25 kilómetros de vías subterráneas, es uno de los escenarios principales de todas estas crónicas. Las más reciente y, posiblemente, la más famosa es la invasión de la incompleta línea T2 por raves y exploraciones urbanas (con paseo en barca incluido) que se hicieron virales. Si no sabes de qué vídeo hablamos, aquí te dejamos la excursión que el ‘youtuber’ Marc Vilas se marcó por el metro de Valencia.

Pero no solo de estaciones abandonadas vive el suburbano. En las que están abiertas al público se esconden vírgenes que saludan a las pasajeros de los vagones que recorren los túneles. Y si no nos crees, la próxima vez que recorras el tramo entre las estaciones de metro de Colón y Alameda, un leve destello te alertará de la presencia de una imagen de Santa Bárbara, virgen y patrona de los mineros y tuneladores. Se instaló durante la construcción del metro, sobre 1994. Pero nadie supo de ella hasta 2013 cuando un usuario del metro alertó de su presencia.

Foto: archivalencia
Foto: archivalencia

Salimos del metro para volver a la superficie, pero por poco tiempo. Las calles de Ciutat Vella son escenario de otra de las partes más atractivas del subsuelo valenciano: las civilizaciones históricas. Y es que rara es la vez que una obra no haya tenido más de un contratiempo por el hallazgo de ciudades subterráneas que en pleno siglo XXI salen a la luz.

Arte romano, islámico o medieval en forma de murallas, templos o monedas de plata son el contratiempo histórico (y bendición para el patrimonio) más habitual. Una de las restauraciones más recientes es la bodega subterránea del Celler, de la cual ya te hablamos en otro artículo. Aunque en Valencia Plaza han realizado un recorrido por los descubrimientos más significativos.

Pero no hace falta llevar a cabo una construcción para poder ver el sótano más histórico de Valencia. Desde hace un tiempo, la visita a la Lonja de la Seda incluye el acceso a su subsuelo, una serie de estancia abovedadas y de carácter medieval. Era el antiguo almacén de los vendedores de la Lonja, como cuenta La Valencia insólita.

lonja sotano
Foto: La Valencia Insólita

Otra opción para descubrir los bajos fondos de la ciudad es sumergirse de lleno en colectores y túneles. Ese es el trabajo diario de un equipo de la Policía y el Ayuntamiento de Valencia, que además de discurrir entre aguas residuales, también puede ver de cerca algunos de los casi 300 refugios de la Guerra Civil que hay en Valencia.

En un reportaje del periódico Las Provincias, se destaca que uno de los puntos más espectaculares de esta red es el colector Hermanos Maristas con Sur Tránsitos. Con 4.500 metros lineales y capacidad de 120 metros cúbicos por segundo, sirve para conducir los vertidos domésticos de los ciudadanos. El más antiguo de la ciudad tiene más de 150 años y recorre por debajo las calles Sorní y Conde de Salvatierra.

Te dejamos un vídeo donde expertos del subsuelo de la ciudad cuenta a Las Provincias cómo es su trabajo diario. Y si has estado alguna vez en las catacumbas, cuéntanoslo en los comentarios de Facebook.

https://player.vimeo.com/video/67307632

‘La muerte en directo’: una crítica a los ‘realities’ y las redes antes de que existieran

http://www.alicanteplaza.es/Lamuerteendirectounacrticaalosrealitiesylasredesantesdequeexistieran

En 1980, Bertrand Tavernier mostró en una película de ciencia ficción un futuro en el que programas de televisión equiparables a los actuales realities conquistaban la sociedad. En su caso, planteó el seguimiento en directo cada noche de una mujer que iba a morir, un relato que enganchaba a una sociedad que se ocultaba la muerte a sí misma. En 2009, el seguimiento mediático de la muerte de la británica Jade Goody, concursante de Gran Hermano, convirtió la profecía en realidad

21/07/2018 – 

VALÈNCIA. Bertrand Tavernier es un cineasta con una carrera amplia, compleja, diversa y, por su puesto, no exenta de altibajos. Pero fue autor de varios hitos que merece tener en cuenta en esta columna por su relación con la televisión. El primer caso sería indirecto, su película L.627, de 1992. Trata del día a día de un policía de una comisaría del centro de París que se dedica a perseguir el tráfico de drogas.

Ley 627, que así se tituló en castellano, es la versión cinematográfica de The Wire más exacta que jamás se haya filmado y esto es reseñable por un motivo: una transcurría en Baltimore y la otra en la capital francesa, pero los problemas que denunciaban eran los mismos. Las mayores trabas al palacio policial venían de arriba, de políticos y responsables del departamento. La falta de fondos, por otra parte, hacía que el trabajo policial fuese muy desigual al lado del de los traficantes.

El cine polar francés siempre fue muy dado a mostrar a los policías como personajes encerrados, atrapados por el crimen y la mala vida en una proporción igual o mayor que la de los delincuentes. En este caso, se cumplían todos los tópicos de forma deliberada, pero la lectura trascendía, como pretendió hacerlo también The Wire. Los adictos y los policías que se degradaban persiguiéndoles, como sigue ocurriendo actualmente, donde estaban atrapados ambos era en la prohibición. En la ilegalidad de las drogas.

Y una relación directamente con la televisión tuvo su película La muerte en directo (1980), donde Tavernier volvió a demostrar como cineasta, ante todo, su afán de profundizar y no quedarse en la superficie de los problemas y temas que abordaba; película que puede ponerse en el mismo plano en lo que a la televisión se refiere que Network, un mundo implacable, de Sidney Lumet, en 1976 o El precio del peligro, de Yves Boisset, de 1983. Por desgracia, es una cinta a la que le pesan los años y ha perdido mucho encanto y emoción, pero merece la pena volver a ella para comprobar que Tavernier advirtió en su tiempo miserias de nuestro siglo.

Rodada en Glasgow, Tavernier planteaba el futuro en un lugar degradado, oscuro y envejecido donde, paradójicamente, no hay enfermedades. Lejos de las propuestas de anticipación en la que los años venideros se presentan como una exhibición tecnológica llena de brillo. Aquí si abunda algo es la mugre. En este contexto, los conflictos sociales están a la orden del día, pero con un matiz, los manifestantes son de pago. Activistas profesionales hasta al más bajo nivel de la insurgencia, el sumun del capitalismo. En una de las protestas que vemos, un padre pide profesores humanos para sus hijos, no docentes computerizados. En días en los que se sustituye al profesor por una tablet en nombre de la “eficiencia y la eficacia” podemos decir que ya ha llegado también esa profecía.

Además, los ordenadores de este futuro, concretamente uno llamado Harriet, son capaces de escribir las novelas con una serie de logaritmos. Es una persona la que programa la máquina para que cree las novelas, la protagonista, una especie de neo-escritora. No hay motivaciones para manifestarse más allá de una fría nómina, no hay imaginación ni inquietudes para escribir libros, se producen en cadena. No duden que, a diferencia del ordenador que genera los patrones para escribirlo, que hoy se llama negro, por un sistema muy parecido en su esencia se rige una parte cada vez más grande del mercado literario.

Romy Schneider sufría una supuesta enfermedad mortal. Harvey Keitel le acompañaba, pero con una cámara alojada en el cerebro. Todo lo que hablaban y vivían, se retransmitía por televisión. Harry Dean Stanton era el ejecutivo de televisión que editaba el programa en directo, mientras iba sucediendo, siempre con miedo de perderles. Todo ello se realizaba, como se quejaba un directivo de la cadena, por la audiencia. Solo por la audiencia. La idea original estaba en una novela de David G. ComptonThe continuous Katherine Mortenhoe or the unsleeping eye”. A otra de las novelas de este autor, Synthajoy, de 1968 y que anticipaba una realidad virtual, le salió una película casualmente bastante parecida, Proyecto Brainstormen 1983.

En la sociedad tan degradada en la que transcurre la película, por contra, la muerte es un bien escaso, se muere apartado discretamente, en residencias ad hoc. Tampoco se ven las enfermedades. No se conoce algo tan natural y que da tanto sentido a la vida, si notodo, como palmar. En este mundo amputado de su realidad más elocuente, que se acaba, de repente retransmitir la muerte de una persona joven tiene un interés especial que capta la atención de millones de espectadores.

Un médico cómplice de la cadena de televisión le da el diagnóstico al personaje interpretado por Schneider, pero no le dice cuál es su enfermedad. Solo le ofrecen medio millón de dólares por transmitir su agonía en directo. El programa, profusamente anunciado en las vallas publicitarias de toda la ciudad, se llamará Death Watch.

Tenemos ocasión de escuchar a una cajera de un supermercado expresar en su trabajo alienante cómo le emociona ver Death Watch. Tavernier caló perfectamente cómo iba a ser el incipiente mundo dominado por la televisión, que en estos años felizmente empieza a tocar a su fin para tomar formas más perversas y sofisticadas, pero ya en una era nueva. En resumen, el director francés entendió que la nueva sociedad se levantaba a partir de la inautenticidad de las emociones. A falta de emociones reales, las que ofrecía la televisión se convertían en las únicas palpables.

Sin mencionar nada más del final de la película, en el que sus protagonistas se rebelan contra un mundo infantil, pacato y de una pobreza humana extraordinaria, lo más relevante es que la profecía de La muerte en directo se alcanzó hace ya diez años, en 2009. Fue cuando Jade Goody, una concursante de Gran Hermano a la que se la diagnosticó un cáncer, decidió vender su historia. Dijo que lo hacía para asegurar el futuro de su prole. “No quiero que mis hijos tengan la misma infancia miserable, plagada de drogas y marcada por la pobreza que tuve yo”, confesó en News of The World. Durante su paso por el reality, la prensa se mofó sin cuartel de que era una persona sin cultura y de los errores que cometía geográficos y de todo tipo. Pero hija de un padre heroinómano y una madre adicta al crack, no pudo escolarizarse como los redactores de los tabloides.

Living TV fue rodando las operaciones, quimioterapia y sus estragos. Murió con 27 años y su manager dijo solemnemente “es la primera estrella mundial de la telerrealidad”. Una línea que hubiera encajado como un guante en el guión de Tavernier.

Cerco a las apuestas deportivas online

https://www.elindependiente.com/vida-sana/2018/07/14/proteccion-menores-amenaza-apuestas-online/

El 15 de septiembre del año 2009 el Real Madrid de Manuel Pelligrini saltó al césped del Letzigrund Stadion de Zurich para medirse al equipo de la ciudad suiza, en el que sería el encuentro inaugural de la fase de grupos de la Champions League.

Encuadrados ambos con el Milan y el Olympique de Marsella en el grupo C, el equipo blanco terminó por llevarse la victoria por un engañoso 2-5 tras un doblete de Cristiano Ronaldo. El Madrid se fue al descanso 0-3 pero dos goles de los locales complicaron un partido que cerraron el crack portugués y Guti con un tanto por cabeza.

Fue un partido más de los muchos que ha jugado y ganado el Real Madrid. La única diferencia estaba en la camiseta del Real Madrid, oscura, donde no había patrocinio, algo extraño en uno de los clubes más populares del mundo.

Por entonces el Real Madrid llevaba el nombre de Bwin, una casa de apuestas, en su zamarra. Sin embargo, tuvo que vestir un inmaculado uniforme ya que la legislación suiza prohíbe la publicidad relacionada con el juego.

Lo mismo le pasó al conjunto blanco el 8 de diciembre de ese mismo año, cuando visitó el Velodrome para medirse al Olympique de Marsella. Una vez más, ni rastro de Bwin. La legislación francesa de entonces, modificada apenas unos meses después de ese partido, dictaba que la gestión de las apuestas deportivas en Francia era un monopolio estatal que se canalizaba a través de La François de Jeux, mítico patrocinador del equipo ciclista homónimo. Misma situación en los octavos de final cuando el Real Madrid tuvo que viajar hasta Lyon.

Prohibición en España

Viendo el ejemplo de Francia, donde ya sí que se permite la publicidad de casas de apuestas, ahora el Partido Popular quiere hacer lo mismo en España. Desde la oposición tras años en La Moncloa, el PP ha presentado un Proyecto No de Ley para “adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar la influencia de las casas de apuestas y los juegos online en los jóvenes”.

En el escrito, firmado por el portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, la formación pide “limitar la publicidad de apuestas y juegos próximos a lugares con especial vulnerabilidad como son los colegios” y además “limitar la comunicación comercial de apuestas deportivas” o “limitar los bonos regalo para realizar apuestas como reclamo publicitario”. Esta medida se une a otro Real Decreto, ya en trámites en el Ministerio de Hacienda, para limitar fuera del horario infantil la publicidad de juegos de azar.

Traducción: el Partido Popular quiere prohibir la publicidad de casas de apuestas y el juego en general, poniéndolas casi al mismo nivel que el alcohol o el tabaco. Hace ya muchas temporadas que se vetaron los anuncios como el clásico Pepe, un purito, y ahora la proposición es hacer lo mismo con las apuestas.

El PP se basa en el Barómetro de la Familia elaborado por The Family Watch este mismo año, del que se desprende que el 80% de los padres considera que el incremento de la publicidad de apuestas deportivas “puede contribuir a aumentar la ludopatía entre los jóvenes”.

Del mismo modo, un estudio de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) de 2017 expone que el 36% de los ludópatas empiezan a jugar cuando son menores.

“El objetivo fundamental de nuestra propuesta es proteger a los menores, no ir en contra de un negocio”, explica a El Independiente María José Olesti, directora general de The Family Watch. “Pero esto hay que protegerlo como se ha hecho con el tabaco”, dice.

Olesti afirma que “los menores son un blanco fácil para las casas de apuestas, sobre todo los adolescentes varones. El juego online tiene la ventaja de ser anónimo, muy visual, se puede hacer a cualquier hora y demanda pequeñas cantidades de dinero”.

El juego en internet no es ni mucho menos anónimo -abrir una cuenta en cualquier portal legal supone identificarse con un DNI y una cuenta bancaria-, pero sí que es extremadamente accesible y “ofrece inmediatez en las ganancias”, como resalta la directora general de The Family Watch.

Invasión publicitaria

Lo cierto es que los críticos de la publicidad de juego tienen muchos argumentos a su favor. La cantidad de anuncios, sobre todo durante los eventos deportivos más populares, llega a saturar a la audiencia. Durante el descanso de un partido normal de la Primera División española pueden llegar a anunciarse hasta cinco casas de apuestas de forma consecutiva, a lo que hay que sumar las conexiones en directo de los narradores o los analistas en plató para promocionar las cuotas de la segunda parte.

La radio tampoco se escapa de esta invasión que llega a ser molesta. Los programas deportivos más escuchados, Tiempo de Juego en la Cadena Copa y Carrusel Deportivo en la Cadena Ser, destinan buena parte de su tiempo publicitario a promocionar casas de apuestas.

Estos operadores de juego, además, no tienen ningún reparo en anunciarse en el mismo espacio y franja que su competencia directa, ya que saben que hay jugadores para todos. Así, en un mismo programa podemos escuchar las cuotas de Bet365, Marathon Bet, Betfair o Sportium en un espacio de apenas uno o dos minutos.

El otro gran reclamo de los operadores de apuestas con licencia es la firma de acuerdo de patrocinio con grandes iconos del deporte, una práctica común dentro del sector. Referentes como el tenista Rafael Nadal, con una imagen pública impoluta, o Cristiano Ronaldo han participado en campañas para PokerStars, y ex jugadores como Fernando Morientes o Santiago Cañizares lo han hecho con Sportium.

Tampoco se libran otros iconos mediáticos. El actor José Coronado aparece en pantalla en el descanso de cada partido de Primera División para contarnos las bondades de Bet365, una campaña que en temporadas anteriores protagonizaba Roberto Álamo, otro de los intérpretes españoles más conocidos.

La facilidad de los menores para saltarse los controles

Las apuestas online han abierto la puerta a los menores, a quienes resulta mucho más fácil registrarse y apostar que hacerlo en una casa de apuestas física. Algo que reconoce hasta el presidente de la Fundación Codere, Germán Gusano, una de las empresas líderes en el sector: “Es mucho más fácil acceder con una identidad falsa tras la pantalla, algo que pese a todos los controles que pongamos no podremos hacer gran cosa más que informar y es importante hacerlo ya a los pequeños, desde los 12 años, antes de que entren en una etapa de rebeldía y mayor crisis de valores”.

La Fundación Codere está de acuerdo con las medidas que se plantean en la proposición de ley siempre que se orienten a la protección de los menores, aunque Gusano pone el foco también en el control de otras aplicaciones como los videojuegos donde se permiten compras. “Este tipo de juegos está sentando unas bases, las de gastar dinero, de una dinámica que luego produce una transición natural a las apuestas”, indica. Para el representante de la Fundación Codere, también resulta complicado hablar de controles cuando “un niño de 12 años tiene un dispositivo mejor que el de un adulto con acceso ilimitado a todo tipo de contenidos. El juego de azar puede ser culpable, pero no de todo”.

Para Ángel Pablo Avilés, jefe de seguridad de la consultora Smart HC y experto en protección de menores en internet, “a los menores se les ha dado un Ferrari cuando no tenían carnet de conducir. Llegan a los juegos de azar desde otras páginas sin estar preparados y no tienen claro el concepto del dinero online”. Para este experto, sí sería conveniente que las compañías de apuestas online incrementaran los controles de acceso “con medidas que intensifiquen la verificación de la persona, a través de una doble autentificación como cuando accedes al banco, por ejemplo”.

Con lo que no está tan de acuerdo el presidente de la Fundación Codere es con el apartado de la proposición que aboga por una mayor inversión de los beneficios del sector en prevención o tratamiento de las adicciones relacionadas: “Somos un sector con una fortísima presión fiscal y entendemos que parte de esos impuestos tendrían que destinarse a estos fines y no exigirnos a nosotros un esfuerzo aún mayor, independientemente de que nuestra fundación ya lo haga, pero de forma voluntaria”.

Responsabilidad de las familias

Aunque los expertos celebran la posible aprobación de nuevas medidas para controlar la publicidad de las apuestas en los menores, el psiquiatra Manuel Faraco, especialista en niños y adolescentes, subraya que no se puede obviar que la gran responsabilidad “recae del lado de las familias”. “Esto tiene que ver con que el menor disponga de una tarjeta de crédito fundamentalmente, que es lo que necesita para apostar”, incide Faraco.

El psiquiatra advierte que la adicción a las apuestas online “es más difícil de detectar que otra, a los videojuegos o las redes sociales, ya que no requieren que el menor esté mucho tiempo conectado para que pueda producirse la adicción. A las familias les suele costar más enterarse y lo hacen, habitualmente, por un desfalco en la tarjeta”. Por otro lado, esta adicción es además más grave, según el psiquiatra, “porque supone una puerta de entrada a la ludopatía”.

Millones de eurosApuestas onlineCantidades jugadas1.0001.0001.9741.9742.8192.8194.0904.0904.9084.9085.2405.240201220132014201520162017050010001500200025003000350040004500500055006000Fuente: DGOJ20164.908

A nivel económico, las apuestas gozan de una potencia que no deja de crecer. En todo el año 2017 los españoles nos jugamos 5.240 millones de euros en apuestas deportivas, y el total rebasa ampliamente los 21.500 millones de euros desde que en el año 2012 se regulara esta actividad.

El comienzo del año 2018 no está siendo diferente a la tendencia que reflejan los informes trimestrales de la Dirección General de Ordenación del Juego. En los tres primeros meses del año, los únicos de los que hay datos oficiales, las cantidades jugadas en apuestas rozan los 1.600 millones de euros, apuntando ya a que se van a pulverizar los registros del ejercicio anterior.

Las apuestas deportivas se han convertido en un negocio multimillonario que es capaz de atraer a miles de personas. Las casas de apuestas ya son un componente más del ecosistema deportivo español, y eso tiene sus cosas buenas, pero también peligros para los menores a los que se debe prestar mucha atención.

No nos la han colado, Casillas: la NASA llegó a la Luna

https://verne.elpais.com/verne/2018/07/24/articulo/1532426552_135048.html

El astronauta John Young, de la misión Apolo 16, fotografiado por su compañero Charles Duke

Hay pocas teorías de la conspiración tan persistentes como la que sostiene que la llegada a la Luna fue un montaje. El último en reabrir el debate sobre la hazaña de la NASA ha sido el futbolista Iker Casillas, en un tuit que incluye una encuesta en la que un 40% de los 200.000 votantes asegura que “nos la colaron”.

Iker Casillas

@IkerCasillas

El año que viene se cumplen 50 años (supuestamente) que el hombre pisó la Luna. Estoy en una cena con amigos… discutiendo sobre ello. Elevo la tertulia a público! Creéis que se pisó? Yo no!

58%Se pisó La Luna en el 69
42%No, nos la colaron

Aunque alguno sugiere que este tuit de Casillas podría formar parte de una campaña publicitaria, esta idea no es ni mucho menos nueva: ya se publicaron sospechas en 1969, el año en el que se llegó por primera vez, y hoy en día hay libros, páginas web y artículos dedicados a sostener esta teoría de la conspiración en la que, como apunta Jordi Pereyra, autor de El universo en una taza de café y Las cuatro fuerzas que rigen el universo, hay tanto desconfianza hacia la ciencia como razones políticas.

En su libro Bad Astronomy, el astrónomo Philip Plait resume la teoría: la NASA descubrió un error fatal en su cohete, así que lo lanzó sin tripulación mientras envió a los astronautas a un plató del desierto de Nevada para simular toda la misión espacial.

Hay quien añade que el propio Stanley Kubrick rodó el falso alunizaje a cambio de unas lentes especiales que necesitaba para el rodaje de Barry Lyndon. No sabemos qué piensan sobre quién habría rodado las otras cinco misiones tripuladas que llegaron a la Luna entre 1969 y 1972.

5 argumentos habituales

Plait apunta que quienes defienden estas teorías se apoyan sobre todo en lo que toman por inconsistencias en las fotografías de la propia NASA para sostener sus ideas. Es decir, defienden que la NASA ha publicado más de 14.000 fotos llenas de pruebas de su incompetencia. Las dudas de los conspiranoicos se centran en cinco puntos, que Plait rebate uno por uno en su libro:

1. No hay estrellas en las fotos. Plait apunta que esta es una de las quejas habituales de los negacionistas, pero una de las más fáciles de explicar: la superficie lunar y los trajes reflejan con mucha intensidad, por lo que el tiempo de exposición de las fotos fue demasiado corto como para recoger la luz mucho más débil de las estrellas. Jordi Pereyra recuerda a Verne por teléfono que esto también ocurre en la Tierra: “Cuando haces fotos nocturnas de un paisaje muy brillante, el cielo también sale negro”. Y apunta que si se sube la exposición en Photoshop de algunas de las fotos de la NASA sí se pueden ver las estrellas.

Buzz Aldrin en la Luna. No se ven las estrellas, pero ahí están. NASA

2. Hay demasiado radiación en los cinturones de Van Allen como para que los astronautas sobrevivan al trayecto. Tal y como explica Plait, estas dos zonas que están a 1.000 y 15.000 kilómetros de la Tierra se atraviesan en apenas una hora de camino a la Luna y el metal de la aeronave bloquea la mayor parte de la radiación.

3. No se levantó polvo durante el alunizaje, que tampoco causó un cráter.Como también escribe Plait, se trata de una capa de polvo de apenas milímetros en un ambiente sin aire. La velocidad del módulo lunar tampoco es la que se afirma, por lo que no levantó tanto polvo ni se creó ningún cráter.

4. La temperatura en la Luna puede llegar a los 120 grados y habría matado a los astronautas. No, si tenemos en cuenta que la misión se planificó para que los astronautas llegaran a la superficie lunar durante la mañana (en la Luna), por lo que la temperatura no era, ni mucho menos, tan alta.

5. Las sombras deberían ser totalmente negras, ya que el sol es la única fuente de iluminación. Plait recuerda que hay otra fuente de luz: la propia Luna, cuya superficie es brillante y refleja la luz del Sol. Los trajes y el módulo lunar también reflejaban esta luz.

Plait se detiene en la famosa foto de Buzz Aldrin, que según los conspiracionistas es sospechosa por muchos motivos, especialmente porque las sombras reflejadas no son paralelas y, por tanto, habría más de un foco de luz. Como recuerda Plait, lo único que ocurre es que “la curvatura del visor distorsiona los objetos reflejados”.

Una de las fotos más discutidas de la historia: Buzz Aldrin en la Luna

En otras fotos, las sombras no son paralelas por la perspectiva de los objetos a diferentes distancias. Como comenta por teléfono el físico Eugenio Fernández, “parece que no hayan pisado una calle en su vida”. Fernández, por cierto, ha contestado a Casillas en Twitter, ofreciéndose a enviarle su libro, La conspiración lunar, ¡vaya timo!

Eugenio M. Fernández@EugenioManuel

Cuando quieras, te mando mi libro. Dame una dirección de envío.

Estos cinco puntos no son los únicos que se usan para poner en duda la llegada a la Luna del Apolo 11 (y de las misiones posteriores). El libro de Fernández recoge un total de 50. Y, por poner otro ejemplo, el divulgador Álex Riveiro le recordaba a Casillas un hilo que publicó el año pasado, en el que repasaba muchos de estos asuntos y se detenía también en la foto de la bandera, que según los conspiracionistas no debería ondear.

Alex Riveiro

@alex_riveiro

Han pasado 48 años desde la llegada del hombre a la Luna. Sin embargo, hay quien cree que fue un montaje. ¡Vamos a demostrar que no es así!

Alex Riveiro

@alex_riveiro

Esta es, seguramente, la más celebre. La bandera en la Luna. Parece ondear… pero, ¿cómo es posible si en la Luna no hay viento?

Alex Riveiro

@alex_riveiro

Que no haya viento en la Luna no quiere decir que el material se vuelva rígido como el cemento. Se puede manipular.

Alex Riveiro

@alex_riveiro

La confusión es comprensible, sin embargo. La foto está tomada justo después de ser plantada. La bandera todavía tiene la inercia ->

Alex Riveiro

@alex_riveiro

de haber sido clavada en el suelo. Además, aunque la bandera tiene varas horizontales para sujetarla, fueron dobladas en muchas ocasiones

En su blog Ciencia de Sofá, Pereyra también da el motivo que explica que no se haya vuelto a la Luna desde 1972, otra fuente de sospechas: el alto coste no justifica otra misión similar. De hecho, simular otro falso alunizaje sería muy barato y se podría haber hecho de nuevo varias veces, en caso necesario y si hiciera falta seguir disimulando.

La conspiración que nunca muere

Da igual todo lo que se conteste: las dudas de los conspiracionistas nunca terminan. Siempre hay una sombra o un reflejo que no cuadran con lo que, según ellos, debería estar pasando. Si se refutan 999 de sus afirmaciones, podrán encontrar otro indicio sin una explicación satisfactoria y que demostraría que todo es falso.

De vez en cuando todos somos víctimas del sesgo de confirmación, que nos lleva a estar atentos solo los datos que apoyan nuestras ideas preconcebidas (no llegamos a la Luna), mientras que se ignoran todos los argumentos que las niegan o los que sustentan otras ideas.

Eugenio Fernández recuerda además que las explicaciones que refutan las sospechas de los conspiranoicos “son más complejas y requieren tiempo”. Es normal que no sepamos si la radiación del espacio es o no peligrosa, o a qué velocidad iba el módulo lunar en el momento de tomar tierra.

Además y como apunta Plait en su libro, si estuviera tan claro que todo se trata de un montaje tan chapucero que se ve incluso una bandera mecida por el viento, ¿por qué la Unión Soviética no lo denunció hace 49 años, en plena Guerra Fría? “Ahora parece que cualquier persona con internet puede destapar lo que todo el gobierno soviético no pudo descubrir hace casi 50 años”, apunta Pereyra.

Tanto Peryra como Fernández defienden la importancia de seguir refutando estas ideas, incluso aunque sea muy difícil hacer cambiar de opinión a quien está convencido: “La divulgación científica sirve para quien tiene dudas y quien quiera dedicarle tiempo a este asunto”, dice Fernández.

Eso hasta que podamos ir a la Luna a hacer turismo y veamos que al sacarnos un selfi no se ven las estrellas.