Historia de 100 años de humor en España

https://verne.elpais.com/especial/humor/historia/

Hemos reunido 100 momentos que pueden ayudar a ver cómo ha evolucionado el humor en España en el último siglo, siguiendo el ejemplo de Vulture. Para elaborar la lista, hemos preguntado a gente que sabe mucho del tema: Kike García de la Riva, cofundador de El Mundo Today; Abigail López Enrech, propietaria de la tienda especializada en humor La Llama, los cómicos Dani Alés y Pilar de Francisco, y el historiador José María Perceval, autor de El humor y sus límites.

    • 1917
    • El que se tira del piso diecisiete ya no es un suicida, sino un aviador.

      El escritor y académico José López Rubio escribió que Julio Camba, Wenceslao Fernández Flórez y Ramón Gómez de la Serna (1888-1963) “retorcieron, descoyuntaron el humor, que andaba demasiado coyuntado, y terminaron de abrir, al viento fresco de la buena nueva, las ventanas que aún quedaban cerradas o apenas entreabiertas”. Gómez de la Serna fue un autor prolífico; en su obra, el humor lírico e imaginativo es constante. Especialmente en las Greguerías, que recogió en varios libros, siendo el primero de 1917.

    • 1927
    • – ¡Qué horrible desgracia! He lavado el traje del niño y se ha quedado pequeño.
      – Pues lava al niño.

      El periodista, caricaturista y cronista taurino Ricardo García López, K-Hito, fundó la revista satírica Gutiérrez en 1927. Según escribe Francesc-Andreu Martínez Gallego en El humor frente al poder, K-Hito era “un periodista de arraigadas ideas derechistas” que configuró en esta revista una redacción plural y vanguardista dirigida a la clase media, con nombres como Miguel Mihura y Tono (1896-1978), autor de esta portada. La publicación cerró en 1934.

    • Mientras los demás diarios, a la hora del desayuno, les servían cuatrocientos o quinientos cadáveres a sus lectores, el diario saboteado solo les servía a los suyos cuarenta o cincuenta.

      Julio Camba (1884-1962) es, quizás, el periodista más envidiado de la profesión: escribió lo que le dio la gana, con un humor lúcido y distanciado, viajó muchísimo y vivió los últimos 13 años de su vida en el Hotel Palace de Madrid. En 1927 publicó Sobre casi todo, uno de sus libros de artículos más conocidos. En la historia citada critica el sensacionalismo y constata que el periodismo a veces es una rama de las pompas fúnebres.

    • 1931
    • El muy funesto señor (…) l’ha diñao.

      Alfonso XIII fue “el primer rey español filmado y fotografiado en todas las edades”, escribe Antonio Laguna Platero en El humor frente al poder. Y, en consecuencia, uno de los más caricaturizados. Como en el semanario satírico La traca, que en su portada del 21 de abril de 1931 daba la bienvenida a la República con un dibujo del monarca recibiendo una patada en el trasero de una pierna rotulada con la leyenda “pueblo español”. Se había previsto una tirada de 25.000 ejemplares, pero se acabaron imprimiendo más de 230.000. Concluida la guerra, el propietario y editor de la revista, Vicent Miquel Carceller, fue detenido y fusilado.

    • Pero ¿por qué no ha de admitir que soy un ladrón? ¡Es desesperante! Todo porque tiene usted una teoría acerca de las calles y de los ladrones.

      Más recordado por el realismo mágico de El bosque encantado, Wenceslao Fernández Flórez (1885-1964) fue también autor de novelas, relatos y artículos humorísticos, algunos de los cuales pasaron por las páginas de La Codorniz. En 1931 publicó la novela El malvado Carabel, en la que, tras ser despedido y abandonado por su prometida, Amaro resuelve que para triunfar hay que ser mala persona. La novela fue llevada al cine en 1935, dirigida por Edgar Neville, y en 1956, con la dirección e interpretación de Fernando Fernán Gómez.

    • 1932
    • Las personas decentes deben llevar siempre patatas en los bolsillos, caballero.

      Miguel Mihura (1905-1977) escribe su primera obra de teatro, Tres sombreros de copa, en 1932, aunque no consigue estrenarla hasta 20 años más tarde. En este texto critica los convencionalismos burgueses y apuesta por la libertad y la imaginación. Junto a autores como Jardiel Poncela, José López Rubio, Edgar Neville y Antonio de Lara, “Tono”, Mihura fue uno de los principales exponentes de la “otra generación del 27”, como bautizó Pedro Laín Entralgo a los renovadores del humor contemporáneo.

    • 1940
    • EDGARDO — Bien. Cierre otra vez los ojos. (LEONCIO obedece. EDGARDO coge una pistola del estante y se la dispara al lado de LEONCIO, sin que este se conmueva en modo alguno.) ¿Le molestó el tiro?
      LEONCIO — Me produjo más bien una sensación agradable.

      Esta es una de las escenas más recordadas de Eloísa está debajo de un almendro, de Enrique Jardiel Poncela (1901-1952): Edgardo entrevista al aspirante a criado y le hace toda clase de preguntas sin sentido, a las que Leoncio contesta como si fueran las habituales en estos casos. Como escribe Perceval en El humor y sus límites, el humor absurdo de Jardiel Poncela lleva a “una incongruencia vital y melancólica”. Perceval también destaca el tratamiento moderno (o, mejor, menos anticuado) de la mujer en la novela ¿Pero hubo alguna vez 11.000 vírgenes?(1930), “frente al casposo machismo putañero de los chistes corrientes en las instituciones franquistas y en las eclesiásticas”.

    • 1941
    • ¿Lo estás viendo? ¡Llegas a casa tan borracho que ya no te acuerdas de que viniste hace un rato y de que llevas durmiendo cerca de una hora!

      El humor de La Cordorniz, que se publicó entre 1941 y 1978, “es negativo, elevando al absurdo las condiciones burguesas, de las que elimina toda referencia política”, escribe Perceval, que añade que “la situación en la que estaba España lleva a la depresión o al humor negro”. En una segunda etapa a partir de 1944 y bajo la dirección de Álvaro de Laiglesia, este humor absurdo pasaría a ser más social y costumbrista, pero también sin tocar temas políticos. Fundada por Miguel Mihura, por sus páginas pasaron Wenceslao Fernández Flores, Ramón Gómez de la Serna, Manuel Summers, Cándido, Máximo, Chumy Chúmez, Mingote… Y nos dejamos varias docenas. Pero no a Enrique Herreros, autor de la viñeta que ilustra este tema  (y de más de 800 portadas).

    • 1943
    • Los inventos del TBO.

      Junto a la familia, Los grandes inventos del TBO fueron una de las secciones más populares de esta revista infantil que dio nombre a los tebeos y que se publicó de 1917 a 1988. La serie, idea del director de la publicación, Joaquín Buigas, la empezó a escribir y dibujar Nit, pero pasó por otros dibujantes, como Sabatés. Estos artilugios disparatados y complicados que creaba el profesor Franz de Copenhague estaban destinados a resolver problemas sin importancia, como la máquina para andar y el soplador de sopas.

    • 1947
    • ¡A menear el bigote!

      Obra de Escobar (1908-1994), Carpanta apareció por primera vez en Pulgarcito. Como explica Perceval, aunque los personajes tanto de esta publicación como del TBO y DDT suelen ser más bien de clase burguesa, Carpanta destaca por ser un personaje que pasa una necesidad atroz en una dictadura en la que el poder decía que nadie pasaba hambre. ¿Y esto lo leían los niños? “Yo creo que no -dice-. Eran tan listos como Disney ahora, que mete chistes para adultos en las películas para que no se aburran los padres”.

    • Taxi, al Cómico.

      Mary Santpere (1913-1992) fue conocida como “La Reina del Paralelo”, por sus interpretaciones en revistas y espectáculos musicales en los teatros de esta calle barcelonesa. A menudo junto al valenciano Carlos Saldaña, Alady, como en Taxi, al Cómico (el vídeo, claro, es posterior). Su humor desacomplejado también la llevó a protagonizar decenas de películas y a ser una presencia habitual en televisión durante toda su vida.

    • 1957
    • ¿Es el enemigo? Que se ponga.

      Gila había firmado viñetas en La Codorniz, pero la fama le llegó con sus monólogos al teléfono, primero en escenarios de cabaret y más adelante en radio, teatro y televisión. En su monólogo más conocido, incluido en un disco de 1957, señala el absurdo de la guerra. “Yo no sé si habrá balas para tantos –dice en un momento-. Bueno, nosotros las disparamos y ustedes se la reparten”.

    • 1958
    • – ¿Ninguna recomendación, ni siquiera de algún socio protector?
      – No, señorita, lo único que traemos es un drama de esos griegos.

      Fernando Fernán Gómez y Mari Carmen Alonso intentan buscar piso después de que les desahucien. No encuentran nada que se puedan permitir, ni siquiera de protección oficial, y suerte tienen de que los obreros les dejen vivir en la planta baja, el último piso que se derribará. La película no es de 2018, sino de 1958. Y no lo tuvo fácil con la censura.

    • 1959
    • Yo creo que lo mejor es que te cases con la vieja. Y luego se muere. Y podemos ser felices.

      El primer largometraje de Marco Ferreri, El Pisito, contaba con guion de Rafael Azcona, otro de los autores que pasó por La Codorniz. Igual que en el caso de El inquilino, el argumento casi se podría trasladar a la España actual: Rodolfo (José Luis López Vázquez) se casa con su casera (Concha López Silva) para heredar el piso cuando muera e irse a vivir con su novia (Mary Carrillo).

    • 1961
    • Los españoles nos reímos de nosotros mismos (siempre que no estemos delante)

      Castro Sendra, Cassen (1928-1991), empezó en el teatro y en la revista, pero se hizo famoso en los 60 por su humor basado en la réplica rápida y lleno de juegos de palabras, que llevó a su programa de televisión En broma. De ahí Berlanga lo llamó para protagonizar Plácido. Este tarragonés también actuó en Atraco a las tres y en Amanece que no es poco, uno de sus últimos papeles.

    • 1962
    • Fernando Galindo, un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo.

      José María Forqué dirige Atraco a las tres, crítica comedia protagonizada por los empleados de un banco que planean un atraco, hartos de su trabajo y de su escaso sueldo. Además de José Luis López Vázquez, protagonizan la película Gracita Morales, Cassen, Manuel Alexandre, Agustín González y Alfredo Landa, entre otros. El guion es de Rafael J. Salvia, Pedro Masó y Vicente Coello.

    • 1964
    • Si no se va a dar cuenta, si todo es muy rápido.

      El absurdo se vuelve contra el franquismo en el cine de García Berlanga, dice Perceval, que destaca la escena final de El verdugo como una de las cimas del humor negro. El verdugo se ve arrastrado al patíbulo arropado con expresiones de consuelo más apropiadas para el ejecutado que para el ejecutor. Recordemos que solo había aceptado el cargo convencido por su suegro, que le había asegurado que nunca se vería obligado a llevar a cabo su labor, pero que a cambio podría acceder a su vivienda de funcionario. García Berlanga escribió el guion junto a Rafael Azcona.

    • 1966
    • La ciudad no es para mí.

      Pedro Lazaga llevó al cine esta obra con la que Paco Martínez Soria había llenado su teatro barcelonés en más de 3.000 representaciones. Supuso el lanzamiento definitivo de la carrera cinematográfica del actor, que ya tenía más de 60 años y una amplia trayectoria teatral. La película reflejaba el cambio de una sociedad agraria a una urbana. Como escribía Juan Cueto en EL PAÍS, “reírse del aldeano perdido en la gran ciudad es una de las más eficaces maneras que existen para vacunarse contra el fantasma aldeano que todos los españolitos llevamos dentro”.

    • 1968
    • By my mother que yes.

      Encasillada en papeles de criada, como en ¡Cómo está el servicio!, Gracita Morales (1928-1995) fue una de las mejores y más reconocibles actrices cómicas del cine español.

    • Cesc.

      El dibujante barcelonés Francesc Vila Rufas Cesc (1927-2006) colaboró con medios como el diario Avui, Por favor, Hermano Lobo y, como en el caso de esta viñeta, con El correo catalán. Muchos de sus trabajos se publicaron también en medios extranjeros como Paris Match y Esquire a través de agencias, por lo que firmó muchas obras sin texto. Su humor costumbrista y tierno tomó “partido por la naturaleza, los niños y, en general, por los más débiles de la sociedad”, como escribe Jordi Duró en la introducción a una de sus antologías, (Sin palabras).

    • 1969
    • Pelillos a la mar…

      El sulfato atómico fue la primera historieta larga protagonizada por Mortadelo y Filemón, personajes creados por Francisco Ibáñez en 1958. Su humor no queda solo en la parodia de los agentes secretos, sino que Ibáñez desarrolla un universo propio con escenas absurdas, juegos de palabras, porrazos y, en los últimos años, crítica social. “Han influido mucho en los modos de reír patrios -apunta el cómico Dani Alés-, en esa visión del antihéroe español, el agente secreto cañí, cobarde y atontado, el gusto por el detalle tonto…”.

    • 1971
    • La muerte nos iguala a todos.

      Jaume Perich Escala, El Perich (1941-1995) publicó en 1971 Autopista, un conjunto de aforismos y viñetas que esquivó la censura a pesar de tratarse de una parodia de Camino, el libro del Opus Dei. Fue cofundador con Manuel Vázquez Montalbán de Por favor y publicó sus dibujos en El correo catalánEl Jueves, e Interviú, entre otras publicaciones. Publicó otros 20 libros, como la serie de Noticias del 5º canal. Renovó el humor político con compromiso e ironía.

    • 1972
    • “Regardez la gilipolluá”.

      Durante los 70 Tip y Coll, el dúo formado en 1969 por Luis Sánchez Polack y José Luis Coll, fueron una de las presencias habituales de la televisión. Muchas de sus coletillas se hicieron popularísimas, como “dame la manita, Pepeluí” y “¿para qué? Paraguayo”. Su humor era absurdo y surrealista (Coll también pasó por La Codorniz), aunque eso no les libró de problemas con la censuraCómo llenar un vaso de agua es su sketch más recordado: estrenado en los años 70, lo interpretaron a menudo durante el resto de su carrera.

    • Humor dentro de lo que cabe.

      Este era el lema de la revista Hermano lobo, fundada en 1972 por Chumy Chúmez (1927-2003). La revista tomó el relevo de una ya anticuada La Codorniz y publicó piezas más críticas con la política y la sociedad de la época. Dentro de lo que cabe, claro, porque estamos hablando de los últimos años del franquismo y en sus cuatro años de vida, la revista se ganó más de una sanción. Entre sus autores estaban Gila, Summers, Perich, Quino y Forges, además de Ramón, autor de la portada que ilustra este texto. También El Roto, que firmaba como Ops y que, según escribe Perceval, dio “la vuelta al género” para convertirse “en el mejor representante del humor negro español del siglo XX y XXI de momento”.

    • 1973
    • “Trabajo duramente… Es raro el día en el que me suenan las diez y media y todavía sigo en la cama”.

      Tito B. Diagonal es un personaje creado por Jordi Estadella en Radio Juventud en 1973. Era un personaje pijísimo, cuyo tono paródico le permitió también hacer humor político desde una cadena fundada por el franquismo. Por ejemplo, recomendaba calzado deportivo apropiado para las manifestaciones de estudiantes, contribuyendo así a su difusión.

    • “Nos referimos al racial celtíbero español, que en este caso se llama Manolo”.

      Junto con No desearás al vecino del quintoManolo la Nuit de Mariano Ozores es uno de los principales exponentes del landismo. Aunque ahora estas películas parezcan anticuadas y casposas, Perceval apunta que Landa es un “fenómeno realmente magnífico” y destaca el alto contenido autoparódico, bien visible en el arranque de esta película. En los mejores momentos del destape “el landismo se reía de sí mismo y esto tenía un efecto positivo”.

    • 1974
    • Heil, Fraga!

      Por favor se publicó entre 1974 y 1978, con Eduardo Arce en la dirección y Jaume Perich, Manuel Vázquez Montalbán, Juan Marsé y Forges entre sus autores más destacados. La publicación destacó por su crítica política y, como otras de la misma línea, sufrió secuestros, suspensiones y multas.

    • 1977
    • “Debemos condenar… y condenamos… al procesado Heinz Chez… a la pena… de muerte…”.

      Els Joglars, compañía dirigida por Albert Boadella, siempre se ha caracterizado por un humor satírico y polémico. En 1977 llevaron a escena la ejecución de Heinz Chez en Tarragona. La obra presentaba el consejo de guerra como un gallinero y ridiculizaba a los militares, que firmaban la sentencia de muerte borrachos. Tras el estreno, se inició un consejo de guerra que condenó a varios de los componentes a dos años de cárcel. Boadella y el actor Ferran Rañé huyeron a Francia, regresando tras el indulto de sus compañeros, que llegó cuando ya habían cumplido gran parte de su condena.

    • Los garbanzos.

      A mediados de los 70, Paco Gandía (1929-2005) apareció en el programa de José María Íñigo con un chiste que en 1977 grabó en disco y que tuvo que repetir en casi todas sus actuaciones: el de los garbanzos. Gandía no contaba chistes, eso sí, relataba “casos verídicos” llenos de comparaciones exageradisimas y digresiones, en un estilo que Chiquito de la Calzada llevaría más adelante al paroxismo.

    • Cómo cocinar un Cristo.

      “Calcúlese un Cristo ya macilento para dos personas. Se le extraen las alcayatas y se le separa de la cruz que dejaremos aparte. Los estigmas pueden echarse con tocino”. Este cortometraje de Javier Krahe (1944-2015) y Enrique Seseña permaneció olvidado hasta 2004, cuando se emitió un fragmento como fondo a una entrevista al cantante en Lo + Plus. El Centro Jurídico Tomás Moro interpuso una ridícula querella por un supuesto delito de ofensa a los sentimientos religiosos del que Krahe fue absuelto en 2012 tras lo que calificó de “ocho años de incordio”. A muchos nos sirvió para conocer la receta: los Cristos nos quedaban algo sosos.

    • Algo que nunca antes se había hecho en televisión.

      José María Íñigo le pidió a Tony Leblanc que hiciera algo que no se hubiera hecho jamás en televisión para su programa Martes fiesta. Leblanc llegó con un bongo (¿un homenaje a Andy Kaufman?), puso una servilleta a modo de mantel, sacó una manzana, la peló y se la comió. Al terminar se puso en pie, dijo: “¡Ale hop!” y recibió el aplauso del público.

    • 1978
    • Tampoco hay que pasarse. Ya está bien por hoy.

      Vázquez no solo creó a personajes para niños como Las hermanas Gilda (1949) y Anacleto Agente Secreto (1965), sino que también colaboró con revistas para adultos como El Papus a partir de finales de los 70, en ocasiones usando el pseudónimo Sappo para no causar traumas infantiles con su humor más gamberro, cínico y autoparódico. Las viñetas que mostramos son de la serie de Las inefables aventuras de Vázquez, agente del fisco, de 1993.

    • 1979
    • Las Hurtado.

      Paloma, Teresa y Fernanda Hurtado comenzaron a actuar como trío en 1979, cosechando buenas críticas con sus montajes teatrales. En los 80 aparecieron en Aplauso y, sobre todo, el Un, dos, tres, donde se hicieron famosas como Las Tacañonas.

    • “Luego lo multiplicas por lo que salga”.

      Andrés Pajares y Fernando Esteso grabaron nueve películas entre 1979 y 1983, la mayor parte lastradas por el destape. Yo hice a Roque IIIcon guión y dirección de Mariano Ozores, es una parodia esperpéntica de las películas de Rocky con un momento memorable: el lío con la báscula que da el peso en libras. Tras un cálculo absurdo, Antonio Ozores concluye que Pajares pesa 20.000 pesetas.

    • Vaya futuro que os espera…

      Aunque durante mucho tiempo desempeñó papeles estereotipados, a menudo salvados por su desparpajo, Rafaela Aparicio (1906-1996) comenzó en los 70 a participar en películas más ambiciosas. En 1979 protagonizó Mamá cumple 100 años, de Carlos Saura, película en la que sus hijos están esperando a que muera para vender su finca. También estuvo en El sur, de Víctor Erice, y en El mar y el tiempo, de Fernando Fernán Gómez, por la que ganaría un Goya.

    • Saben aquell que diu…

      El estilo de Eugenio era inconfundible: muy serio, siempre con gafas de sol, un cigarrillo y un cubata, comenzando cada chiste con aquello de “saben aquell que diu”. Tan inconfundible que, como recuerda Abigail López Enrech, de La Llama, una generación de padres imitó a Eugenio en todas las bodas. Kike García, de El Mundo Today, compara su estilo al de los one liners americanos como Steven Wright, y Alés lo ve como un precursor del monólogo contemporáneo, “no tanto por los chistes (algunos traducidos del francés, otros populares readaptados, aliñados, remasterizados… y algunos directamente inventados), como por su relación con el público en las actuaciones”.

    • 1980
    • Hala, la pierna… Yo traía dos.

      A Lina Morgan le fue bien en el cine, en la televisión y en el teatro. En 1980 estrenó ¡Vaya par de gemelas! en La Latina, sala de la que fue propietaria entre 1983 y 2010. La obra fue un exitazo que grabó y emitió TVE en 1983. Siguieron otras similares en los 80 y 90 con un éxito tal que, en los buenos años, La Latina llegó a sumar el 20% de la facturación total de los 35 teatros madrileños. Murió en 2015, después de más de 50 años como (probablemente) la cómica más exitosa del país.

    • Un café con leche y un croissant.

      Superlópez nació como parodia de superhéroes, pero en 1980, con Los alienígenas, Jan se hace cargo no solo del dibujo, sino también de los guiones. Le dio al personaje un toque de crítica social y lo abrió a nuevos géneros y temas como la ciencia ficción, la fantasía (El señor de los chupetes), la mitología (La caja de Pandora), la sátira política (Los cabecicubos) y los problemas cotidianos (La semana más larga, de donde está extraída esta viñeta).

    • 1981
    • ¿Quién está detrás de este ‘sedisioso’ montaje?

      La revista El Papus nace en 1973, iniciativa de Ivà y Òscar Nebreda, y caracterizada por un humor salvaje y feísta. En 1977 fue el objetivo de un atentado de la extrema derecha que se saldó con la muerte de un conserje. La revista le dedicó un número especial al golpe de Estado fallido de Tejero, incluyendo la Encuesta Papu, sección de Jordi Amorós que parodia los reportajes televisivos y, en este caso, se burla de cómo el ejército se desentendió de lo ocurrido hasta el punto de que el reportero llega a la conclusión de que el único y verdadero culpable fue “un cabo primero obnubilado por el alcohol”.

    • 1982
    • El bocata.

      La carrera de Antonio Fraguas, Forges, arrancó en los años 60, cuando comenzó a colaborar con PuebloInformaciones y, esporádicamente, con La Codorniz. En los 70 también dibujaría para revistas como Hermano LoboPor favor y El Jueves. En 1982 empezó a publicar sus viñetas diarias en Diario 16, como después haría en El Mundo y, desde 1995 hasta su fallecimiento en 2018, en EL PAÍS. En 1983 su influencia ya era más que notable y no solo por su humor y por sus dibujos, sino también por su lenguaje: ese año la RAE incorporó al diccionario la palabra “bocata”, una de sus aportaciones al idioma, como recordaba Álex Grijelmo.

    • 1983
    • Siga la línea blanca.

      En 1983 Emilio Aragón (que tenía 24 años) se separó de Los payasos de la tele y estrenó en TVE Ni en vivo ni en directo, un programa que comenzaba con una frase que robó al Chevy Chase del Saturday Night Live: “Buenas noches. Soy Emilio Aragón y usted no lo es”. Los que quizás sean sus sketches más recordados son los del señor que cada semana se dedicaba a seguir una línea blanca.

    • Soy un truhán, soy un señor.

      Esta escena pertenecía a su primer espectáculo teatral, Manicòmic (1982). Chicho Ibáñez Serrador se los llevó al Un, dos, tres, el programa de televisión con más audiencia durante años y escaparate para toda clase de cómicos. A partir de ese momento y con sus espectáculos teatrales temáticos (Èxit, en un aeropuerto; Slàstic, sobre el deporte, y Terrrífic, sobre el terror, por citar algunos), Tricicle renovó la tradición del mimo antes incluso que Rowan Atkinson con su Mister Bean.

    • 1984
    • Todo va bien, todo va bien… O no.

      Beatriz Carvajal, actriz de teatro y televisión, también tuvo una etapa de cómica televisiva que arrancó en 625 líneas, en 1978, y siguió en el Un, dos, tres hasta mediados los 80. En el concurso, Carvajal interpretó muchos personajes, como la Loli y Gafancia.

    • ¿A eso le llamabas tú leer?

      Florinda Chico también actuó a menudo en el papel de criada y como sobrina de otra gran actriz cómica, Rafaela Aparicio. De estas películas dijo “que eran todas de consumo porque tenía una familia que mantener, pero yo las hice con mucho amor”. Chico también fue una reputada actriz de teatro y, en sus inicios, vedette de revista. En 1984 participó en una versión de Ninette y un señor de Murcia, de Miguel Mihura, para TVE, con Alfredo Landa.

    • 1985
    • Porque Gibraltar siempre será un peñón.

      Antonio Ozores (1928-2010) fue uno de los actores más prolíficos de la comedia española. Más allá del destape, participó en películas como Los tramposos y Los ladrones somos gente honrada. Sus galimatías surrealistas (a veces con Juanito Navarro) también encontraron un escaparate en el Un, dos, tres.

    • ¡Encanna…! ¡Encanna…!

      El sketch de las empanadillas de Móstoles consagró a Martes y 13. La escena se emitió además en el que luego sería su terreno durante años: la Nochevieja. En concreto, la de 1985 a 1986. El historiador José María Perceval destaca que muchos humoristas de esta época, incluidos Martes y 13, ya “son clásicos. Sus escenas se podrían interpretar en una escuela de arte dramático”.

    • 1986
    • Po fueno, po fale, po malegro.

      Ivà, pseudónimo de Ramón Tosas Fuentes (1941-1993), había pasado por Hermano Lobo y El Papus, que llegó a dirigir, pero se consagró con dos series de historietas que publicó en El JuevesHistorias de la puta mili y Makinavaja, el último choriso, que recogía con humor y crítica social el ambiente del Barrio Chino barcelonés antes de los Juegos Olímpicos. Tras el cierre de El Papus en 1986, El Jueves es la única revista satírica que sobrevive del boom de la transición, conservando su humor irreverente.

    • 1987
    • Hoy lo haremos toda la noche.

      La Trinca comenzó grabando discos de humor en 1969. En 1983 el trío catalán tradujo su Quesquesé se merdé al castellano y lo presentó en Madrid en un espectáculo que, según recogía EL PAÍS, aunaba “demencia y calidad”. Poco después el grupo comenzó con sus programas de televisión, primero en TV3 y después en TVE. En 1987 llegó su último disco, Marro, al que pertenece la canción del vídeo.

    • 1988
    • Eso es lo malo de las testigas, que no podemos mentir.

      Chus Lampreave (1930-2016) había aparecido en clásicos del cine de humor como El pisitoEl cochecito y La escopeta nacional, pero la consagración le llegó en los años 80 gracias a su presencia en casi todas las películas de Pedro Almodóvar. Su aire de señora mayor despistada contrastaba con unas réplicas que iban de lo hiriente a lo surrealista, como en el caso de la portera que no puede mentir porque es testigo de Jehová en Mujeres al borde de un ataque de nervios.

    • 1989
    • Vamos a ver…

      Un payaso se pasa varios minutos intentando abrir, sin éxito, una silla plegable. Pepe Viyuela, actor también de teatro, cine y televisión, modernizaba (y reivindicaba) así el papel de los payasos clásicos con sketches que pasaron por programas como ¿Pero esto qué es? y el Un, dos, tres, usando objetos cotidianos como una escalera, una chaqueta y un periódico.

    • ¿Es que no sabe que en este pueblo es verdadera devoción lo que hay por Faulkner?

      Amanece que no es poco, de José Luis Cuerda, es una obra de culto del humor español. Su surrealismo rural (o surruralismo, como lo llama el director) juega a mezclar referentes tradicionales y cultos, sin olvidar la sátira política y el metacine, todo con un elenco excepcional. Sus fans se conocen las escenas y las réplicas de memoria.

    • ¿Será infinito? ¿O finito? ¿Será gordo? ¿O finito?

      Pelucas, algo de crítica social y muchos juegos de palabras que rozan la verborrea, pero que nunca subestiman al espectador. Estos son algunos de los ingredientes que convirtieron a Las Virtudes en el primer dúo de mujeres humoristas que llegó a presentar programas, como Ni a tontas ni a locas (1989) y Va de vicio (1992).

    • ¡Un punto de apoyo, hombre!

      El trío Académica Palanca tomó su nombre de unos versos de Unamuno: “Salamanca, Salamanca, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión de Castilla”. Eso ya daba una idea de por dónde iba su humor musical: rimas inteligentes, música y letras bien trabajadas, y, en fin, algo de humor tonto para compensar, como esta canción sobre puntos de apoyo.

    • 1990
    • Objetivo: no llamar la atención de la fauna autóctona (real y potencial). Consultado el Catálogo Astral Terrestre Indicativo de Formas Asimilables (CATIFA) elijo para Gurb la apariencia del ser humano denominado Marta Sánchez.

      Eduardo Mendoza publicó Sin noticias de Gurb en EL PAÍS por episodios, comenzando el 1 de agosto de 1990. El autor barcelonés, en cuyas obra siempre ha habido humor, fraguó en esta novela una sátira de la Barcelona preolímpica a través de los ojos de un extraterrestre que toma la forma de Marta Sánchez y descubre, entre otras cosas, los churros.

    • Humor amarillo.

      Aunque se trata de un concurso japonés creado por Takeshi Kitano, merece estar en esta lista por el doblaje que hicieron en una primera época Juan Herrera Salazar y Miguel Ángel Coll (Tele Cinco, 1990-1995) y en la segunda Fernando Costilla y Paco Bravo (Cuatro, 2006-2007). Como explicaba el propio Herrera, hicieron “un montaje salvaje sobre la marcha” con un material del que no sabían apenas nada. A partir de ahí inventaron un universo propio con personajes recurrentes como El chino Cudeiro y rebautizaron las pruebas con nombres como Las zamburguesas o El laberinto del chinotauro, apelativos que rozan lo racista, pero que sobreviven gracias a una buena dosis de surrealismo.

    • 1991
    • “… ¡Uh!”

      Ángel Garó era “demasiado moderno para su época”, explica Dani Alés. Cuando apareció en el Un, dos, tres, arrancó con el personaje de Pepe Itárburi, cuya gracia era contar chistes mal. El segundo personaje, Juan de la Cosa, contaba (también mal) adivinanzas, tras una prueba de micro ridícula (¡uh!) y con expresiones como “la refinitiva”. Si hubiera sido estadounidense, dice Kike García, de El Mundo Today, “habría acabado en el Saturday Night Live”.

    • 1993
    • ¿Sabes lo que tenía en el pelo? Diez mil millones de pesetas.

      El orgullo del tercer mundo, el programa de televisión de Faemino y Cansado en La 2, fue una “anomalía histórica”, según Kike García. “Nadie compraría ese programa hoy en día. Esa es la ventaja de una televisión pública que funciona como tal”. Lo bueno de este humor absurdo es que “puede conectar con todas las generaciones”, apunta la cómica Pilar De Francisco. Mención especial merecen Arroyito y Pozuelón y “su refinamiento a la hora de matar al chiste en una pirotecnia de desvíos digresivos”, como escribe Jordi Costa en Un humor nuevo.

    • Y al menos el gorrino da jamones.

      Dirigido por Fernando Trueba y presentado por El Gran Wyoming, El peor programa de la semana fue una apuesta por el humor en La 2 de TVE que acabó de mala manera al año siguiente, después de que la dirección del canal vetara a su invitado, el escritor Quim Monzó, por sus referencias a la infanta Elena en TV3. Por los sketches del programa pasaron actores como Chus Lampreave, Pablo Carbonell, Luis Ciges, Anabel Alonso, Álex Angulo y Juan Bonilla.

    • 1994
    • Ereh un fistro. Trabajas menos que el sastre de Tarzán. ¡Cobarde!

      Chiquito de la Calzada, cantaor de flamenco malagueño, debutó en Genio y figura en 1994. A partir de entonces, nada volvió a ser iguarl en el humor duodenarl españorl. Cuando Chiquito contaba un chiste, el chiste era lo de menos. Lo único que importaba era cómo lo contaba: los gritos, las comparaciones, las expresiones y los silencios.“Es un artista abstracto”, resume Kike García, que sugiere “no era consciente de lo que estaba haciendo”, en lo que coincide Alés, que añade que Chiquito fue “un acontecimiento”.

    • 1995
    • Y le dije: “Vaca, te quiero, vaca”. Y me dijo: “Pues vale”.

      Pedro Reyes era diferente, pero aun así tenía hueco en programas de humor convencional como No te rías que es peor, que reunía sobre todo a cuentachistes. Y también en Telecinco, donde interpretó La vaca, un monólogo sobre una historia de amor poco menos que incomprensible, en una buena muestra de su humor absurdo y personalísimo hasta decir pofavó, pofavó. “Se parece un poco a lo que hace Ignatius Farray”, apunta Kike García de la Riva, aunque en su opinión “Reyes era más literario, más surrealista”.

    • Buenas noches… noches.

      Las noticias del Guiñol llegarían al Canal Plus español en 1995, herederos de la versión francesa de 1988 de Canal Plus France (Les Guignols de l’Info), que a su vez procedían del Spitting Image británico. Aguantarían hasta 2008 en Noche Hache, de Cuatro y su desaparición fue, según el historiador José María Perceval, “un alivio momentáneo para la derecha”. Esta parodia teatralizada de la política seguiría con Polònia en TV3 y Vaya semanita en ETB. En la primera etapa los guiones corrían a cargo de Antonio Martínez e Inmaculada Ruiz.

    • Gracias por verme. Si alguna vez hacen algún programa, yo también les veré.

      La idea era quedarnos en el humor en español, pero hay que mencionar a Andreu Buenafuente y su Sense Títol, que estrenó en 1995 en TV3. Como explica Alés, este programa ya abría con un monólogo de actualidad, siguiendo el modelo de los late shows estadounidenses, lo que significa que “Buenafuente es el primero en hacer stand-up en la televisión española”, cuatro años antes de que llegaran Paramount Comedy y El club de la comedia. La humorista Pilar De Francisco también cita los programas de Buenafuente en la televisión catalana: “Yo soy de Madrid, pero una amiga de Cataluña me compraba los DVD que salían con El Periódico y me los enviaba”. Y añade: “Era tan punky y tan macarra que me flipaba”.

    • Tranqui, padre, que no nos vamos sin usted.

      Álex de la Iglesia dirigió en 1995 El día de la bestia, en la que un cura (Álex Angulo), un aficionado al death metal (Santiago Segura) y un presentador de un programa de ciencias ocultas (Armando de Razza) intentan evitar el apocalipsis en Madrid. La película “combina todo lo mejor de la tradición del cine español, la cultura del esperpento, la comedia, la frivolidad, el terror. Ahí están Berlanga, Buñuel, Azcona“, decía Diego López, autor de un documental sobre la película.

    • Qué huevos los tuyos, Santa Claus… Dejar debajo del árbol una puta peonza.

      En 1995 y hasta 2002 Gomaespuma se ocupó de las mañanas de M-80, convirtiéndose en una cita para muchos jóvenes. “Ir al instituto con M-80 era sagrado”, dice Pilar de Francisco. Secciones como “deportes y mudanzas” y reporteros como Carmelo Cotón y Aitor Tilla poblaron este programa de actualidad y humor a cargo de Juan Luis Cano y Guillermo Fesser.

    • 1996
    • Yo contribuyo al teatrillo nacional, al programa Caiga quien caiga, y ustedes me cortan.

      Caiga quien caiga era un formato argentino que trajo Globomedia a España en 1996. Su primera etapa, la más recordada, duró hasta 2002. Si bien el principal presentador era El Gran Wyoming, su reportero más recordado fue Pablo Carbonell, sobre todo por sus encuentros con Esperanza Aguirre. Aunque los críticos dicen que estas apariciones le dieron a la política una popularidad inmerecida, lo cierto es que le costó mucho quitarse de encima la imagen de ser una persona, digamos, poco avispada.

    • 1997
    • El conceto es el conceto.

      Airbag, dirigida por Juanma Bajo Ulloa y con guion de Karra Elejalde, Fernando Guillén Cuervo y el propio Bajo Ulloa fue una comedia gamberra con un humor que rozaba lo adolescente. Dejó escenas divertidísimas, como Arguiñano jugando a la “tortilla rusa”: “¿Abandonar yo? ¿Con este vino, abandonar?”, y frases que aún repetimos de vez en cuando, no pocas de ellas a cargo de Manuel Marquiña.

    • No puedo salir a la calle, que la gente me señala con un dedo: ¡Mira, un soltero!

      “Rubianes es la herencia del Paralelo”, apunta el historiador José María Perceval, en referencia a la mayor permisividad en el teatro barcelonés ya durante el franquismo y a la escuela teatral del actor. Rubianes llevaba actuando en solitario desde 1981, pero quizás fue su última etapa, con Rubianes solamente, la más popular, con un estilo que en ocasiones parecía improvisado y con una imagen cultivada de caradura irreverente, simpático y, en ocasiones, incendiario.

    • 1998
    • El palillo.

      Torrente es un tipo polémico. El cómico Dani Alés asegura que “lejos de ser simplemente una apología de un personaje repugnante, es todo un hallazgo catártico”. Pero Kike García, de El Mundo Today, apunta a cierta “complicidad” de Santiago Segura hacia su personaje, lo que hace que resulte difícil entenderlo como una parodia, sobre todo con cada nueva película. Para Perceval, Torrente también es ambiguo y contradictorio.

      Pero para Berlanga la película incluía “el mejor gag de la España más espantosa que pueda existir, el que da más sensación de la España antigua”. Se refería a cuando Torrente coge un palillo, se limpia entre los dientes con él y lo vuelve a colocar en el palillero. Y si lo decía Berlanga, habrá que concederle el beneficio de la duda.

    • Piñau, piñau.

      En 1998 arrancó El Informalun informativo satírico que se emitía de lunes a viernes a las nueve y media de la noche. Lo presentaban Javier Capitán y Florentino Fernández, y contó con colaboradores como Inma del Moral, Patricia Conde, Miki Nadal y Félix Álvarez, entonces conocido como Felisuco. El programa se despidió en abril de 2002 y, más que por su tratamiento de la realidad, se recuerda por sus sketches y por sus doblajes absurdos en los que la voz y el texto tenían poco que ver con el actor que aparecía en imagen.

    • Los romanos… ¡Una mierda al lado de los etruscos!

      El milagro de P. Tinto, dirigida por Javier Fesser y protagonizada por Luis Ciges, tenía marcianos, viajes en el tiempo, manicomios y un humor surrealista, esperpéntico y tierno, con aires de dibujo animado y de tebeo.

    • 1999
    • Las collejas de la Sole.

      7 vidas contó con diálogos muy bien escritos al estilo de las sitcom estadounidenses de los 90 y con magníficas interpretaciones de Javiér Cámara, Blanca Portillo, Amparo Baró, Gonzalo de Castro, Guillermo Toledo y Toni Cantó, entre otros de los muchos que pasaron por sus 204 episodios. Y con collejas. También contó con las collejas que daba Sole (Baró).

    • Paramount Comedy.

      Paramount Comedy, bajo la dirección de Miguel Salvat, trajo el género del stand-up a la televisión española, tal y como explica Dani Alés, que añade que en este caso “se apuesta por una versión muy purista de la comedia de stand-up. Alés destaca el monólogo “de los americanos”, de Goyo Jiménez, que es “uno de los pocos monólogos de los que la gente se sabe el nombre… Aunque en realidad se llama Aiguantolivinamerica”. Para Alés, este monólogo -junto a otros como El macho ibéricode Agustín Jiménez– es un “hito”, ya que ayudó a que “la gente empezara a ver el monólogo como algo diferente a lo que era El club de la comedia, que también había arrancado ese mismo año.

    • El club de la comedia.

      Bajo la dirección de Luis Miguel Contreras, este programa arrancó en Canal + apenas unos meses más tarde que Paramount Comedy. Tal y como detalla Alés, se contrató a cuatro guionistas (Pablo Motos, Laura Llopis, Juan Herrera y Arturo González Campos) para que escribieran “monólogos de tipo observacional para personalidades ya conocidas del mundo de la interpretación y la comedia”. El programa también organizaba concursos para monologuistas que sí escribían sus textos. La ganadora del cuarto certamen, en 2003, fue Eva Hache, habitual de Paramount, con el monólogo El dinero.

    • 2000
    • “No juegues con la salud”.

      Pilar de Fernando destaca de Cruz y Raya el hecho de que crearan “su propio universo”, con personajes como Bartolo y la Blasa, por ejemplo. En el año 2000 comenzaron con su Cruz y Raya.com, en el que ya no dependían tanto de las imitaciones y en el que aún no se habían metido de lleno en la crítica social, como haría, sobre todo, Mota en solitario.

    • 2002
    • Y me echaba eructos. Me los proyectaba. Pa la cara el tío.

      En los Testimonios de La hora chanante, Joaquín Reyes se disfrazaba de personajes famosos, pero los interpretaba con su su voz y su acento manchego. Esta era una de las secciones habituales de este programa que duró hasta 2006 y cuyo espíritu se mantuvo en Muchachada Nui y se popularizó gracias a YouTube. Además de Reyes, participaban humoristas como Ernesto Sevilla, Raúl Cimas, Julián López y Carlos Areces. Como apunta Pilar de Francisco, su humor absurdo recoge el legado de los Monty Python, llevándolo a su terreno. Es decir, a La Mancha.

    • 2003
    • Hacía falta un programa así.

      Vaya Semanita (2003-2016) fue un programa de sketches que parodiaba la vida cotidiana en el País Vasco, tocando todo tipo de temas, incluido el terrorismo. Dirigido por Borja Cobeaga, no solo se vio en Euskadi: fue una presencia constante en los programas de zapping y, también, en YouTube. En 2005, Diego San José, coordinador de guiones, decía que la gente les repetía dos frases: “Hacía falta un programa así” y “¿Os dejan?”.

    • Rúben, tus ojos son mi océano y tu boca es mi isla, sin ti no soy nadie, pero, te lo digo, me he tirado al Isra.

      Homo zapping, programa creado por José Corbacho, se estrenó en Antena 3 en 2003. Parodiaba (y sigue parodiando) los espacios más populares de la tele, a menudo alejándose del referente lo necesario como para crear un lenguaje propio. Por ejemplo, cuando en Bricomaníaconstruían un club de fútbol centenario, estadio incluido, o con personajes como el Rúben y la Jessy, interpretados por Paco León y Yolanda Ramos.

    • Un poquito de por favor.

      Aquí no hay quien viva se estrenó en 2003. En 2007 fue sucedida por La que se avecina, que más o menos es la misma serie con más o menos los mismos personajes y más o menos los mismos actores. La producción viene a ser una especie de 13 Rue del Percebe, con personajes caricaturescos, entrañables y, en los últimos años, recuperados en forma de meme.

    • Dios es de derechas, el mundo es de derechas, la vida es de derechas, yo soy de derechas.

      Alejandro y Ana: lo que España no pudo ver del banquete de la boda de la hija del presidente es una obra de teatro de la compañía Animalario, escrita por Juan Mayorga y Juan Cavestany. Estaba ambientada en el banquete de boda de la hija de José María Aznar. “Era como cabaret, con humor político, me pareció muy valiente”, comenta la cómica Pilar de Francisco, que destaca de la compañía no solo sus obras, sino también la gala de los Goya que presentó en 2003 (la del “no a a la guerra”).

    • 2005
    • Un cacahuete flotando en la piscina, ¿sigue siendo un fruto seco?

      Dani Alés opina que lo que hace Piedrahita “es muy difícil. Consigue hacer humor a partir de algo que no tiene gracia”. Alés recuerda a Douglas Coupland, que decía que el humor observacional “es lo que se ve por debajo del umbral de observación”. Es decir, esas “pequeñas cosas” de las que le gusta hablar a Piedrahita. Kike García recomienda especialmente los libros de este cómico.

    • Ya estamos, ¿no? El Luisma es tonto.

      7 vidas se caracterizó por su estilo de sitcom estadounidense pero a la española, así que es normal que diera lugar al primer spin off de la televisión del país: Aída, con Carmen Machi, Pepe Viyuela, Mariano Peña y Paco León, entre otros. Los guionistas llevaron el humor ágil de 7 vidas a un barrio humilde de Madrid, con un éxito de audiencia que superó en episodios a la serie de la que procedía el personaje protagonista. Es más, incluso sobrevivió a la ausencia de la propia Machi durante varias temporadas.

    • ¡Es que no hay nadie normal en esta oficina!

      Hubo un primer intento con Camera Café en 2002 en Telemadrid y Canal Nou, pero la serie cuajó con otro equipo en Telecinco, donde se emitieron cuatro temporadas entre 2005 y 2009. La idea era sencilla: los actores interpretaban a los empleados de una oficina que charlaban frente a la máquina de café. Humor blanco, guiones bien trabajados bajo la dirección de Luis Guridi y personajes simpáticos no muy lejos del estereotipo.

    • 2006
    • La prueba fundamental de la pujanza de nuestra economía no es el dato del crecimiento, sino el gran número de corruptos que tenemos.

      Perceval entronca El Intermedio, presentado por El Gran Wyoming y dirigido desde 2016 por Carmen Aguilera, con la prensa satírica de la transición y, también, con los programas televisivos estadounidenses que alternan información política y humor.

    • ¿A ti te huele así el sudor?

      La niña de Shrekpersonaje de Sílvia Abril, apareció por primera vez en Buenafuente, de Antena 3. Y aún aparece en Late Motiv de vez en cuando. Abril es capaz de darle al personaje tanto el punto extremo de locura como el justo de ternura para que resulte tan desagradable como entrañable.

    • Sé lo que hicisteis.

      Sé lo que hicisteis (2006-2011) fue un programa de sobremesa conocido sobre todo por la crítica mordaz a la prensa rosa, que llevó a otros canales de televisión a prohibir judicialmente que el programa presentado por Ángel Martín y Patricia Conde usara sus imágenes.

    • 2007
    • ¡Esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida!

      El Jueves, que en 2013 superó a La Codorniz como la revista satírica más longeva de España, empezó en lo años 90 a incrementar la presencia de la familia real en sus páginas. Guillermo y Manel Fontdevila fueron los autores de la portada del 18 de julio de 2007, que la Audiencia Nacional ordenó retirar de los kioscos. La medida no solo se consideró injusta, sino que mostró que censurar el humor en la era de internet es, por suerte, imposible. La revista se descargaba por E-Mule, como cuenta Manuel Barrero en La risa periodística, y la portada se compartió en blogs y medios de comunicación, incluido EL PAÍSEl Jueves no dejó de caricaturizar a la familia real, por supuesto.

    • 2008
    • ¡Pues ponle una pegatina a tu hijo en la cara!

      Berto Romero, otro de los cómicos salidos de la factoría El Terrat, ha desarrollado gran parte de su carrera junto a Andreu Buenafuente, ya sea en sus programas de televisión como en Nadie sabe nada, de la SER. También ha creado su propia serie y ha protagonizado Algo muy gordo, comedia de Carlo Padial.

    • 2011
    • Cristo mal.

      En 2011 Miguel Noguera publicó su Ultraviolencia, libro donde recogía algunas de las “ideas” de sus ultrashows. Noguera es uno de los cómicos más respetados y con un público más fiel. Sus ideas se han considerado uno de los principales exponentes del posthumor, término acuñado por Jordi Costa en Una risa nueva, que lleva a que la comedia explore “su potencial para el discurso reflexivo, la indagación incómoda y el desciframiento de lo humano”. A Alés, Miguel Noguera le parece “inabarcable”. Muchos de sus ultrashows se pueden ver en el canal de YouTube del propio humorista.

    • ¿Has oído hablar de la navaja de Ockham, imbécil?

      Alberto González es el autor de los vídeos manipulados de El intermedio, de cortometrajes de animación y de libros de cómic con un estilo muy reconocible (y muy imitado). También tiene una página en Facebook, Querido Antonio, donde comparte muchas de sus creaciones con sus más de 120.000 seguidores. Una de ellas es este diálogo navideño que recupera cada año por fiestas y que es un claro exponente de lo que, según explicaba a Verne, es una constante en su obra: “En mi trabajo, siempre hay alguien que recibe hostias y otra persona extremadamente cruel que las reparte”.

    • 2013
    • Da Suisa.

      Esteban Navarro y Xavier Daura, Venga Monjas, comenzaron a colaborar en 2006, subiendo a YouTube sketches y cortos con un humor personalísimo. En 2013 iniciaron Da Suisa, una especie de caricatura grotesca de Los Simpson que va por su cuarta temporada y que tiene incluso gira en directo. En cuanto al humor de YouTube, Pilar de Francisco apunta que el hecho de no contar con intermediarios “está dando pie a muchos tipos de comedia”. Cita nombres como Soy una pringada, Carolina Iglesias (Percebesygrelos), Chica Fitness y Haciendo la mierda.

    • 2016
    • Se las sabe todas.

      Alberto Casado y Rober Bodegas se conocieron en Sé lo que hicisteis y, con el nombre de Pantomima Full, llevan casi dos años parodiando el postureo en vídeos breves que comparten en redes sociales (y en sus espectáculos de teatro). Con un lenguaje que se acerca al del meme caricaturizan a todo tipo de personajes: canallitas, ligones de medio pelo, aspirantes a enólogos, amantes de las terracitas, enamorados de su barrio…

    • 2017
    • Moderdonia.

      La vida moderna se emite en la Ser, pero muchos de sus seguidores prefieren ver los vídeos en YouTube: su canal cuenta con casi 250.000 suscriptores. El humor de Ignatius, Quequé y David Broncano es irreverente y a veces salvaje. “Un reducto de libertad para el humor”, según Pilar de Francisco. Kike García subraya que, hasta que llegó La vida moderna “nunca habíamos tenido un cómico de arena en España”, alguien que pudiera llenar grandes salas e incluso estadios como hicieron Richard Pryor y Steve Martin, entre otros. “Es la primera vez que cómicos españoles salen como estrellas de rock a un escenario para que la gente coree UPyD”.

    • ¿Quieres venir a leer en la cama conmigo?

      ¿te imaginas?

      Una publicación compartida por flavita banana (@flavitabanana) el 

      En opinión de Kike García, el trabajo de Flavita Banana es “quizá el mejor humor gráfico que se esté haciendo en España ahora”. A pesar de su juventud, “está a la altura de los grandes”. Es autora de los libros Las cosas del querer y Archivos estelares, ambos publicados en 2017. Igual que otros artistas gráficos como Moderna de Pueblo, Flavita Banana ha ampliado su repercusión gracias a Instagram.

Anuncios