El «grupo de amiguetes» que dio el cum laude a Sánchez

https://www.abc.es/espana/abci-hicieron-tribunal-amiguetes-para-doctorado-sanchez-201809131152_noticia.html

El tribunal que dio la máxima nota a la tesis de Pedro Sánchez, sobresaliente cum laude, en noviembre de 2012 carecía de experiencia académica y del conocimiento de la materia examinada, la diplomacia económica, según denuncian fuentes vinculadas a la Universidad Camilo José Cela. Entre los cinco miembros del tribunal estuvo el profesor Santiago Pérez Pérez-Camarero, de la Universidad de Castilla-La Mancha. Llama la atención que era un recién doctorado, pues había leído su tesis el 28 de septiembre, solo dos meses antes de calificar la de Sánchez, titulada «Políticas de fomento y promoción de la natalidad en la Unión Europea: implicaciones para los sistemas nacionales de salud». Es un experto en estudios socio-sanitarios.

Pérez-Camarero se había doctorado dos meses antes de daer el cum laude a Sánchez y con una tesis sobre la natalidad en la UE
Pérez-Camarero se había doctorado dos meses antes de daer el cum laude a Sánchez y con una tesis sobre la natalidad en la UE – ABC

Otros dos miembros del tribunal, Juan Padilla y Alejandro Blanco, tenía una muy breve experiencia como doctores. Padilla, profesor de la Universidad Camilo José Cela, igual que Pedro Sánchez, y actualmente director general, se había doctorado el 21 de septiembre de 2011, apenas una año antes de calificar la tesis de Sánchez, y con la misma directora de tesis, María Isabel Cepeda, como prueba la ficha de Teseo.

Ficha de Teso de Juan Padilla, con la misma directora de tesis de Sánchez y doctor con un solo año de experiencia
Ficha de Teso de Juan Padilla, con la misma directora de tesis de Sánchez y doctor con un solo año de experiencia – ABC

El tribunal era tan endogámico que otro de sus miembros, Alejandro Blanco Fernández, también fue dirigido en su tesis por la misma profesora y en la misma universidad. Obtuvo el doctorado el 24 de junio de 2011, solo un año y cinco meses antes de calificar la tesis de Sánchez. Es consejero de Finanzas en la representación española ante la UE.

Blanco se había doctorado en 2011 con la misma directora quie Sánchez
Blanco se había doctorado en 2011 con la misma directora quie Sánchez

Otro miembro del tribunal fue Ricardo José Rejas Muslera, profesor de la UCJC, la misma en la que daba clase el actual presidente del Gobierno. Rejas tenía más experiencia como doctor, cinco años, pero su área de conocimiento nada tiene que ver con la materia examinada. Es especialista en «Procesos de gestión de riesgos legales para proyectos de desarrollo de software», el título de su tesis, leída en 2007.

Rejas era experto riesgos legales para software
Rejas era experto riesgos legales para software – ABC

Por último, la presidenta del tribunal, Cristina Ruza, era la de mayor experiencia, pues se doctoró en 2004 en la UNED y presenta un currículum académico extenso, pero muy lejos de la materia de Sánchez, la diplomacia económica del Gobierno. La profesora Ruza es especialista en riesgo de crédito. Según su currículum oficial, «ha publicado diversos artículos de investigación en revistas nacionales e internacionales en temas relacionados con el comportamiento del ahorro, análisis de riesgos de entidades financieras, mercados financieros, endeudamiento familiar, microfinanzas (microcréditos y microseguros) y el proceso de reestructuración del sistema financiero español».

Fuentes vinculadas a la Universidad Camilo José Cela aseguran a ABC que «es obvio que hicieron un tribunal de amiguetes». Las mismas fuentes, con conocimiento directo de la estructura académica de la UCJC, aseveran que «fabricaron» a un doctor que había sido colocado en la universidad por el entonces rector, Rafael Cortés Elvira, quien fuera secretario de Estado para el Deporte con Felipe González. La ley exige que los miembros de un tribunal de tesis sean doctores y tengan experiencia investigadora. Fuentes académicas consultadas por ABC sostiene que este tribunal tenía «claras lagunas, aunque cumplieran por los pelos ser doctores».

 

Anuncios

Un Guardia Civil hunde con una brutal carta a Pedro Sánchez el ‘okupa’ y a Podemos

http://www.periodistadigital.com/politica/gobierno/2018/07/27/un-guardia-civil-hunde-con-una-brutal-carta-a-pedro-sanchez-el-okupa-y-a-podemos.shtml

Corre como la pólvora en las redes sociales una carta de un agente de laGuardia Civil, destinado en Ceuta, que repasa las últimas horas en la ciudad autónoma después del asalto de centenares de inmigrantes a la

El escrito, que se está haciendo viral y al que ha tenido acceso Periodista Digital, comienza diciendo que

En el día de hoy se ha producido una agresión a miembros de la Guardia Civil de Ceuta, por consecuencia de sus políticas progresistas y populistas. Hoy no hemos visto la banda de música, para recibir a los 600 africanos que han invadido territorio español.

En ningún país serio, su presidente facilitaría la invasión por la fuerza, como sucede en España. Debo felicitarle a usted y a sus socios podemitas, por su buenismo y por su progresismo…

Debería el General de Zona de la Guardia Civil, ordenar que todos los “invasores”, que han humillado y maltratado a los guardias civiles del GRS, sean introducidos en furgones y llevados a la casa que pagamos todos los españoles y que hace poco reformo tú mujer… Quizás pensando en la llegada de nuevos invitados…

Y sigue su repaso:

Los jardines de palacio son amplios y puede montar unas carpas para alojar a estos “honrados” y perseguidos ciudadanos. A alguno de ellos y esto se lo dejo a su elección, se los podría llevar en el Falcón, para que conozcan la cultura de España… Evite a The Killers…quizás no sea de su agrado y se sientan molestos…

Para no agobiarle, con tantos africanos, podría repartirlos con su socio Pablo. En su finca, quizás unas decenas de ellos se pueden alojar.

Qué derechos puede tener un invasor inmigrante, que entra en un país, atacando a las fuerzas del orden público, arrojándoles heces a la cara y cal viva…

22 Guardias Civiles heridos, por estos “honorables ciudadanos extranjeros“… Así se ganan los derechos de la sanidad Universal, que propugna usted?…

Se dan puntos exclusivos por ser más agresivos y por arrojar mierda y cal viva a los miembros de la Benemérita?

La próxima vez…se pone delante y la recibe usted, sus ministros, sus socios y los periodistas que les apoyan…pero sin escoltas…”.

Y machaca políticamente a Sánchez:

Usted cree que 600 extranjeros cruzarían la frontera de Estados Unidos por la fuerza?…”.

En un país serio, existiría un presidente serio. Usted no lo es, ni lo será, la hemeroteca le pone en su sitio y sus ocurrencias lo pierden…

Llegó mintiendo y seguirá mintiendo a los españoles, pero no arreglará el problema que usted ha provocado con la inmigración… La foto…ha podido con usted.

El efecto llamada ya está aquí y ahora nos lo comeremos los españoles. Siga usted, perdiendo su tiempo tratando de desenterrar a Franco. Mientras ciudadanos de otros países invaden nuestro país por la fuerza.

Si tuviese un poco de dignidad, (cosa que reclama a otros) …hoy mismo daría la orden a su ministro del ínterior, para que impidiese por la fuerza la entrada de ciudadanos ilegalmente.

Y concluye con alabanzas a la Policía Guardia Civil:

La Guardia Civil no fue creada para ser humillada por extranjeros. Si hoy mismo hubiese ocurrido lo contrario…los podemitas/socialistas hubiesen salido en procesión, hablando de la brutalidad de la Guardia Civil.

Si quiere seguir como hasta ahora…Elimine del uniforme de los guardias, sus armas. Que lleven una flor, una mantita de la Cruz Roja, un bocadillo de chorizo, unas sandalias y la tarjeta de la sanidad Universal, para entregar in situ… Ese debería ser el kit del Guardia Civil en la frontera…

Felicitaciones a los compañeros de la Guardia Civil. Lástima que tengamos un “Comandante en Jefe” ,que no está a la altura de las circunstancias. Deje señor okupa, de planificar viajes a festivales de música y tomé las riendas de esta situación”.

Un sistema para engancharlos a todos: el sistema de recompensa variable (I)

Es un artículo de Medium pero no me deja poner el enlace.

View story at Medium.com

¿Por qué las redes sociales son tan adictivas?

¿Cuál es la razón por la que videojuegos gratuitos como Candy Crush o Clash Royale generan tantos beneficios?

¿Qué hay detrás del reciente éxito de las apuestas deportivas?

Todas estas preguntas tienen una única respuesta: el sistema de recompensa variable. En esta serie de artículos explicaré cómo las distintas empresas digitales se han aprovechado de él para crecer y triunfar. Pero antes de llegar hasta allí necesitamos un poco de contexto. Hoy empezaré por explicar el descubrimiento del sistema de recompensa variable, qué es y porqué funciona.

Los experimentos de Skinner

Durante los años 50 el psicólogo B.F. Skinner estaba centrado en entender el comportamiento de los animales. En sus investigaciones intentaba averiguar cómo les afectaban las recompensas y como variaban sus reacciones si modificabas la frecuencia con la que se las ofrecías. Para conseguir un comportamiento concreto en un animal, ¿debías recompensarlo cada vez que lo hacía? ¿O sólo algunas de las veces?

Su experimento más conocido es la llamada “Caja de Skinner”. Básicamente se trata de una caja con una palanca que al pulsarla ofrece una recompensa en forma de comida y algún tipo de señal que indica cuando accionar la palanca. Dentro de la caja Skinner colocaba un animal (normalmente una rata, una paloma o un mono) y anotaba sus respuestas ante diferentes formas de recompensa.

Una representación de una Caja de Skinner

Primero probó a ofrecer comida cada vez que se pulsaba la palanca y descubrió que los animales lo hacían hasta saciarse y después dejaban de hacerlo. En vocabulario psicológico, el comportamiento “se extinguía rápido y no perduraba”. Skinner experimentó después con dos programas de recompensa diferentes: ofrecer comida cada determinado número de pulsaciones de palanca (recompensa de ratio fijo) o cada determinado paso de tiempo pulsando la palanca (recompensa de intervalo fijo). En estos casos los animales pulsaban más veces la palanca y durante más tiempo, pero aun así el comportamiento no duraba mucho.

Finalmente decidió probar a recompensar a los animales de forma variable, unas veces sí y otras no, sin un patrón determinado. El resultado fue sorprendente: los animales no paraban de pulsar la palanca. Este programa de recompensa conseguía que el comportamiento se repitiese el mayor número de veces y durase la mayor cantidad de tiempo. Incluso cuando pulsar la palanca ya no otorgaba recompensas, los animales seguían haciéndolo con la esperanza de que volviesen. Utilizando este sistema el comportamiento se volvía “muy difícil de extinguir”. Skinner bautizó a este programa con el nombre de “sistema de recompensa variable”.

Ahora ya sabemos que los animales se vuelven adictos a un sistema que les recompensa de forma variable, pero, ¿Y los humanos? ¿También nos volvemos adictos a este sistema? Hay una comprobación muy sencilla a esta pregunta, que puedes observar en las “cajas de Skinner” que hay en cada bar y casino, las máquinas tragaperras. Si las analizas te darás cuenta de que su funcionamiento es idéntico: luces que emiten la señal de cuando actuar, una palanca para intentar conseguir la recompensa y un premio emitido de forma variable.

A pesar de que todo el mundo sabe que estas máquinas están diseñadas para que el jugador pierda dinero, la gente sigue utilizándolas desde hace decenas de años. De hecho, mucha gente tiene serios problemas de adicción a ellas. ¿Pero cuál es la razón por la que el sistema de recompensa variable nos engancha? Para comprenderlo tenemos que adentrarnos en nuestra biología y explorar el funcionamiento de una sustancia llamada “dopamina”.

Mito y realidad de la dopamina

La historia de la dopamina es confusa y aún hoy su funcionamiento no está del todo claro. Empecemos por el principio. En 1958 los médicos Arvid Carlsson y Nils-Ake Hillarp demuestran que la dopamina es un importante neurotransmisor (una molécula que transmite información desde una neurona a otra) y estudios posteriores la relacionan con diferentes funciones críticas del cerebro como pensar, moverse, dormir, estar atento o estar motivado.

A partir de los años 70 la comunidad científica empieza a obsesionarse con este neurotransmisor y este interés llega al público general que, debido a que los estudios de la época estaban muy orientados a su efecto en las adicciones a las drogas, la llama popularmente “la molécula de la adicción” o la “molécula del placer”. Pero la realidad es mucho más compleja. Hoy día sabemos que la dopamina no es el causante principal del placer, es decir, que la cantidad de placer que experimenta una persona no es igual a la cantidad de dopamina que segrega. Lo que sí sabemos es que es muy importante en los sistemas de recompensa. ¿Pero cuál es su rol exactamente?

Aquí es donde aparecen los estudios de Robert Sapolsky, profesor de biología y neurología de Standford. Sapolsky investiga los efectos de la dopamina en el cerebro mediante experimentos similares a los de Skinner. Él utiliza un mono entrenado para que al ver una señal, pulse 10 veces un botón para obtener una recompensa en forma de comida. Mientras esto sucede, el profesor está midiendo los niveles de dopamina en el cerebro del animal. El gráfico resultante es éste:

Sapolsky observa que sorprendentemente y al contrario de lo que muchos pensaban, la dopamina se libera en el momento en el que el mono observa la señal, no cuando recibe la recompensaSe demuestra así que la dopamina actúa sobre la anticipación de la recompensa: es lo que lleva al mono a pulsar el botón hasta que llega la comida. De manera similar ocurre en la naturaleza cuando un león huele una presa, cuando un mono observa fruta en lo alto de un árbol o un elefante sediento escucha el sonido de un río. La explicación biológica es que nuestro cuerpo libera energía y nos hace sentir bien para afrontar un esfuerzo porque cree que la recompensa está cerca.

De hecho, Sapolsky demostró que si por medio de la ciencia consigues bloquear la dopamina en los monos, estos no llevarán a cabo la tarea. La dopamina es lo que permite la conducta hacia objetivos, sin ella no hay comportamiento ni recompensa. Pero sus descubrimientos no terminan aquí. En la segunda parte del experimento el mono solo recibía comida un 50% de las veces que terminaba la tarea y al medir de nuevo los niveles de dopamina y compararlos con el caso anterior obtuvieron este gráfico:

Como puedes ver, en este caso la dopamina se dispara hasta más del doble. ¿Qué está sucediendo? Pues que en vez de un sistema de recompensa predecible, están aplicando un sistema de recompensa variable. En el primer caso el mono descubre que va a conseguir la recompensa seguro, por lo que su organismo genera menos dopamina ya que sabe que en el momento en el que lo necesite obtendrá comida. Pero en el segundo caso la incertidumbre empuja al mono a repetir una y otra vez la tarea, porque cree que en algún momento la comida puede terminarse. El mono se encuentra ante su máquina tragaperras particular y la dopamina lo mantiene enganchado a ella.

Existe un tercer y un cuarto experimento, donde el mono obtiene la recompensa un 25% y un 75% de las veces respectivamente. Éste es el gráfico comparativo:

Como puedes ver en estos casos la dopamina es más alta que en la recompensa segura, pero más baja que en el caso de 50%. Esto nos demuestra que la clave para aumentar la dopamina e incentivar el comportamiento es la incertidumbre. En el caso del 25% y el 75%, la obtención de la recompensa es más predecible, lo que lleva a generar menos dopamina. Contra más impredecible es la obtención de la recompensa, más dopamina se generará y más tiempo pasará el mono pulsando el botón. Y obviamente obtener la recompensa el 50% de las veces es la situación menos predecible.

Los estudios de Sapolsky aportan la explicación biológica a las observaciones de Skinner sobre los sistemas de recompensa variable. La segregación de dopamina ante la incertidumbre es la culpable de que estos sistemas funcionen tan bien para generar comportamientos que perduren en el tiempo, ya que nuestro cerebro no deja de generar este neurotransmisor en grandes cantidades ante el miedo a que la recompensa se termine.

Aquí termina la primera parte. En la segunda hablaré sobre cómo las empresas digitales son capaces de generar “loops” de dopamina para mantenernos enganchados a sus productos. Y sí, responderé a porqué los videojuegos, las apuestas deportivas y las redes sociales tienen tanto éxito y que mecanismos utilizan para aumentar constantemente sus ingresos y sus usuarios.

Fuentes:

Nir Eyal — Hooked: How to Build Habit-Forming Products

Conferencia de Robert Sapolsky: Are Humans Just Another Primate?

https://www.neuroscientificallychallenged.com/blog/sorting-out-dopamines-role-in-reward

View story at Medium.com

Por qué no es una buena idea tratar de contener un pedo

Image: wikiHow

En la intimidad puedes abrir la compuerta de salida a esos gases que ingresan al recto debido a los procesos gastrointestinales del cuerpo con la digestión y el metabolismo: los pedos. Sin embargo, en una reunión de trabajo es lo último que quieres dejar escapar, ¿qué ocurre realmente cuando los retienes?

En primer lugar, y como hemos explicado anteriormente, hay que tener en cuenta qué es un pedo y de qué se compone. A medida que tu cuerpo digiere los alimentos en el intestino delgado, los componentes que no se pueden descomponer se mueven a lo largo de la vía gastrointestinal y, finalmente, en el intestino grueso llamado colon.

Las bacterias intestinales descomponen algunos de los contenidos por fermentación. Este proceso produce gases y subproductos llamados ácidos grasos que se reabsorben y utilizan en las vías metabólicas relacionadas con la inmunidad y la prevención del desarrollo de enfermedades.

En este punto hay dos vías de “salida”. Los gases pueden reabsorberse a través de la pared intestinal hacia la circulación y finalmente exhalarse a través de los pulmones… o excretarse a través del recto, lo que acaba convirtiéndose en un pedo.

Image: wikiHow

Ahora bien, el pedo no deja de ser un elemento defectuoso fuera de nuestra cuerpo, principalmente por el olor que desprende una flatulencia humana, compuesta por nitrógeno (70-85%), Hidrógeno (0-50%), Dióxido de carbono (10-30%), Metano (0-10%), Oxígeno (0-10%) y, atención, partículas aerosolizadas de excrementos, aunque en cantidades minúsculas.

El gas en los intestinos proviene de diferentes fuentes. Puede ser por tragar aire. O del dióxido de carbono producido cuando el ácido estomacal se mezcla con el bicarbonato en el intestino delgado. O los gases pueden producirse por bacterias que se encuentran en el intestino grueso.

Por tanto, no deja de ser un desafío para los investigadores lograr que las personas se registren para experimentos que miden los pedos. En el último caso, diez adultos sanos se ofrecieron para cuantificar la cantidad de gas que pasaron durante un día.

En un período de 24 horas, todos los gases que expulsaron se recolectaron a través de un catéter rectal. Comieron normalmente, pero para asegurar un aumento en la producción de gas también comieron 200 gramos de frijoles horneados.

Image: wikiHow

¿Resultados? Los participantes produjeron un volumen total medio de 705 ml de gases en 24 horas, pero varió de 476 ml a 1.490 ml por persona. El gas de hidrógeno se produjo en el mayor volumen (361 ml durante 24 horas), seguido de dióxido de carbono (68 ml / 24 h). Solo tres adultos produjeron metano, que varió de 3 ml / 24 a 120 ml / 24 h. Los gases restantes, que en su mayoría eran nitrógeno, contribuyeron aproximadamente 213 ml / 24 h.

Por cierto, el gas también se produjo mientras estaban dormidos, pero a la mitad de la tasa en comparación con durante el día (media de 16 ml / h frente a 34 ml / h).

El estudio venía a cuantificar la cantidad “normal” de gases que puede producir el cuerpo humano, pero también a recordar la necesidad de dejarlos salir. Tratar de mantener un gas puede conducir a una acumulación de presión y mayor incomodidad.

Sin embargo, una acumulación de gas intestinal como norma puede desencadenar distensión abdominal, con algo de gas reabsorbido en la circulación y exhalado en la respiración.

Image: wikiHow

Además, mantenerlo demasiado tiempo en el cuerpo significa que la acumulación de gases intestinales puede acabar en un pedo incontrolable y probablemente en una situación poco agradable.

También se sugiere, aunque no es causa directa, que el aumento de la presión en el recto podría aumentar la probabilidad de desarrollar una afección llamada diverticulitis, en la que se desarrollan pequeñas bolsas en el revestimiento intestinal y se inflaman.

Por todo ello, la próxima vez que sientas que un gran volumen de gas intestinal se prepara para hacer lo que suele hacer, simplemente intenta moverte a un lugar más “solitario” y deja que la naturaleza siga su curso. [The ConversationWikipedia]

Más allá del desastre del Mad Cool: España tiene un problema con los festivales

https://www.elconfidencial.com/cultura/2018-07-22/mad-cool-fib-festivales-music-aproblema_1595128/

¿Cuáles son los principales problema? La falta de transparencia, su desconexión del circuito cultural y que sólo benefician a los dueños y grandes superventas de la música anglosajona

Foto: Imagen del reciente festival Mad Cool en Madrid. (EFE)
Imagen del reciente festival Mad Cool en Madrid. (EFE)

La pasada edición de Mad Cool en Madrid fue para muchos la gota que colmó el vaso. Cualquiera que pisase el recinto de Valdebebas notaba que el ansia por maximizar beneficios se había traducido en una organización frágil, con menos empleados de los necesarios, que en muchos casos carecían de información o recursos para solventar los problemas. Quedó claro en el fiasco del acceso el primer día o en la tensión permanente de unos camareros desbordados la mayoría del tiempo, con diez minutos de descanso en jornadas de diez horas. Una anécdota relevante: los camareros llegaban a rechazar propinas por miedo a que los supervisores les encontraran dinero en los bolsillos al terminar su turno.

De acuerdo, no podemos convertir a Mad Cool en un chivo expiatorio, solamente es el ejemplo más claro de un modelo cultural que no funciona. ¿Cuáles son los principales problemas que presenta el formato macrofestival en España? La falta de transparencia, su desconexión del circuito cultural y el hecho de que solo benefician a los dueños y a los grandes superventas de la música anglosajona. Después de veinte años funcionando, es hora de hacer balance de las grietas del sector.

Demasiada suerte

Un observación general antes de comenzar: los festivales de música españoles deben de tener un ángel de la guarda. Son muchas las ocasiones en las que han estado cerca de una desgracia. Por ejemplo, en 1997, una tormenta provocó el hundimiento de parte de un escenario en el Festival de Benicàssim. En 2009 volvieron a tener problemas con otra tormenta y un conato de incendio. En Monegros 2003, un mítico festival de música electrónica, hubo un desborde de los accesos que formó colas de quince kilómetros y retrasos de hasta cuatro horas. El Primavera Sound 2011 también registró un desastre con las recargas de tarjetas dejando sin posibilidad de beber a los asistentes durante varias horas. Recuerdo, por ejemplo, que me dio un golpe de calor durante el concierto de Grinderman.

Público en el FIB de Benicàssim 2018. (EFE)
Público en el FIB de Benicàssim 2018. (EFE)

El festival AV de Málaga 2004 de Fuengirola, en el que Morrissey debutó en directo en nuestro país, también fue un caos de organización traducido en largas colas y apertura con los artistas ya tocando para el vacío. Por no hablar de los problemas registrados en las primeras ediciones de los cámpings de Benicássim y Arenal Sound. El último caso grave que se recuerda ocurrió el agosto pasado, cuando la nefasta organización del Delirium Festival de Santander terminó en saqueos, con escenas similares a las de Festimad 2005. Resumiendo: sólo una milagro ha evitado consecuencias realmente serias.

¿Merecen dinero público?

Primer problema del modelo: la falta de transparencia, que resulta evidente. La mayoría de festivales reciben algún tipo de subvención, pero apenas ofrecen contrapartidas ni datos sobre su funcionamiento. Cualquier aficionado al fútbol sabe lo que cobran Messi, Ronaldo o los directivos de sus clubes, pero la estructura de los festivales musicales en España es totalmente opaca. Un ejemplo: el periodista cultural Nando Cruz lleva tres ediciones intentando averiguar por qué el Primavera Sound trae a sus camareros de Portugal en vez de dar trabajo a jóvenes de Barcelona. El festival recibe una subvención de 140.000 euros por parte del ayuntamiento de Barcelona y otros 175.000 de la Generalitat, por lo que sería razonable pedir que crearan empleos para la población local. Igual ocurre en Benicàssim, que hace oídos sordos a las denuncias de maltrato laboral de sus camareros, publicadas en El Confidencial.

Lo que mucha gente no entiende es que estos festivales no venden música al público, sino público a las marcas

Otro punto ciego: se desconocen los ingresos por patrocinios. Uno de los días del Mad Cool, me crucé con un conocido que trabaja en el sector de la publicidad. Echó un vistazo alrededor y alucinó con la cantidad de empresas implicadas. La lista completa se puede consultar aquí (https://madcoolfestival.es/patrocinadores.php). “Estos tenderetes pueden costar medio millón de euros de media. Ya me estoy imaginando el briefing: ‘Festival cool de la capital: 80.000 personas con alto poder adquisitivo y ganas de consumo como medio de distinción’. Lo que mucha gente no entiende es que estos festivales no venden música al público, sino público a las marcas”, señala. La palabra ‘cool’ (guay) en Mad Cool no es tanto una descripción musical como un indicativo del segmento de mercado que cubre. Las citas de ‘gama alta’ incluyen desde el Sónar a BBK Live, pasando por la etapa dorada del Festival de Benicàssim. El desaparecido Rock In Rio Madrid desplegaba incluso más publicidad que Mad Cool, lo mismo que el olvidado Summercase de Boadilla, que se evaporó dejando un reguero de deudas y un juicio por su vinculación a la trama Gurtel.

Por supuesto, no se trata de cuestionar los patrocinios privados, sino de señalar que si un acto cultural se rige solo por criterios de mercado no merece ningún tipo de subvención pública. Los festivales han intentando legitimarse encargando a consultoras como Deloitte (caso del Sónar) informes de impacto económico, pero estos resultan poco fiables ya que tienen la tendencia a decir al cliente -el festival- lo que necesita escuchar para cimentar su prestigio y justificar la solicitud de la subvención. Quien paga, manda.

Escaso impacto cultural

Segundo problema: la desconexión de los circuitos musicales. A la hora de valorar los festivales, se suele hablar de su éxito económico, nunca del resultado cultural. Por ejemplo, hay que considerar un fracaso que después de veintitrés ediciones del Festival Internacional de Benicàssim no se haya creado una escena indie-pop destacable en su zona de referencia, entre Castellón y Valencia. Lo mismo podemos decir del Sónar, que lleva veinticinco años triunfando en lo económico, pero no ha hecho prácticamente nada por la escena electrónica de Barcelona, una ciudad de donde apenas han salido un par de discjockeys con modesto impacto fuera de nuestras fronteras. Los festivales no suponen un impulso para la escena nacional, sino premios de consolación que maquillan la falta de un tejido cultural vigoroso.

El dúo germano-japonés Alva Noto & Ryuichi Sakamoto durante el concierto que clausuró el Sónar el pasado junio. (EFE)
El dúo germano-japonés Alva Noto & Ryuichi Sakamoto durante el concierto que clausuró el Sónar el pasado junio. (EFE)

“Está claro que, en el día día, Barcelona no puede compararse con Berlín”, reconocía en 2014 a El Confidencial el propio Enric Palau, codirector del Sónar. También anda muy por debajo de Londres, París o Nueva York. Apenas existe industria musical en España digna de tal nombre, más bien tenemos pelotazos económicos aislados y un desierto para el resto de agentes culturales. Los festivales con menos prestigio (tipo Low Festival, Arenal Sound…) pueden presumir al menos de haber contribuido al ascenso del indie mainstream(Vetusta Morla, Izal, Lori Meyers, Dorian..)

Sónar, Mad Cool y Primavera Sound no son garantes de la diversidad cultural. Al contrario, son espacios al servicio de la homogeneización. Básicamente, funcionan como franquicias, similares a las que han hecho cada vez más parecidas a los centros de las capitales europeas. Viajes donde viajes, sabes que va a estar colonizados por una concatenación de Burger King, Starbucks, H&M, Apple Store y Zara. Nuestros festivales se parecen cada vez más a esos “no lugares” que a espacios de diálogo entre la cultura local y global. Por si fuera poco, la moda de las áreas VIP, Premiun y Golden (repudiada en Mad Cool por Franz Ferdinand y Queens Of The Stone Age) rompe la tradición de los conciertos como lugares interclasistas, donde los pobres y los ricos tienen los mismos derechos. Live Nation es la principal impulsora global de estos espacios reservados a quien se los puede pagar.

¿Cultura o especulación?

Durante muchos años, se ha hablado de ‘la burbuja de los festivales’. Muchos entendieron la expresión en el sentido de que había demasiadas citas para el escaso público interesado en la música moderna en España. En realidad, el problema no era ese, sino que la escena festivalera tenía claros paralelismos con la ‘burbuja inmobiliaria’. De hecho, si trazamos un mapa de los festivales españoles, veremos que coinciden con las zonas más castigadas por la especulación. La oferta festivalera se centra en Madrid, Barcelona, País Vasco y -muy particularmente- Levante. Tampoco es casualidad que el lujoso Starlite se celebre en Marbella y no en La Línea de la Concepción. Un festival flamenco clásico se puede organizar en Las Minas (Murcia) o en La Puebla de Cazalla (Sevilla), ya que son lugares unidos a una tradición cultural. En el caso de los festivales de música pop anglosajona, sea electrónica o de guitarras, se sitúan en los puntos preferidos por los extranjeros para comprar una casa o ir de vacaciones. El motivo es que nuestros festivales, sobre todo los más refinados, están más pensados para los turistas que para el público local.

¿Quién gana con los festivales?

Tercer y último problema: ¿quién gana con los festivales de música? Cada vez resulta más difícil defender que las ciudades españolas reciben algo. Culturalmente, reproducen paradigmas anglosajones y recompensan a los superventas de Londres, Nueva York y los Ángeles. Una dinámica desconcertante ahora que la música en español experimenta un ascenso en todo el mundo. En el plano económico, el dinero tampoco se queda en nuestro país. Tanto Sonár como Primavera Sound vendieron este mes importantes porcentajes de su negocio a fondos de capital riesgo como Yucaipa y Providence Equity Partners. Además, monopolios de Silicon Valley como Airnnb o Uber restan cada vez más dinero al sector hotelero o los taxis locales.

¿Quién gana más con Mad Cool? El emporio anglosajón Live Nation, un monopolio internacional que contrata a sus propios artistas

¿Quién gana más con Mad Cool? El emporio anglosajón Live Nation, casi un monopolio internacional que contrata a sus propios artistas para el festival y que incluye a Ticketmaster, la empresa de ventas de entradas más grande del mundo. Ticketmaster es el agente más señalado por los escándalos de reventa ilegal de entradas. Además, tenemos el problema de la representatividad cultural. ¿De qué nos sirve tener una de las escenas festivaleras más nutridas del mundo cuando los grupos que cantan en castellano siguen siendo considerados de segunda fila? Primavera Sound, Sónar y Mad Cool ofrecen año tras año pruebas de esto.

Escasa sensibilidad

Otro problema añadido es la falta de sensibilidad de los directores de festivales a la hora de escuchar y encajar cuestionamientos. La organización de consumidores Facua lleva años poniendo denuncias por las numerosas irregularidades: desde la absurda prohibición de introducir comida en los recintos (Mad Cool, entre otros) hasta las negativas a dejarte entrar y salir del festival durante la jornada (Azkena Rock, entre otros). “Hemos denunciado varias normas arbitrarias de los festivales. Hasta ahora, no recuerdo ningún resultado positivo. Los festivales no son muy propensos a dialogar, por esoinvito a todos los asistentes a poner denuncias en las oficinas de consumo correspondiente. No es lo mismo que llegue solo una denuncia de Facua o que llegue nuestra denuncia respaldada por 3.500 de usuarios afectados”, explica Rubén Sánchez, portavoz de Facua. Incluso invita a los festivaleros a dejar de comprar entradas para las citas que les maltraten o no se tomen en serio poner personal suficiente para atenderles. “Lo que mejor va a funcionar es que sientan que sus ingresos dependen de cuidar realmente a quien paga la entrada”, añade. Está claro que la pelota está en el tejado de las administraciones, demasiado pendientes hasta ahora de conseguir festivales para su territorio. Ya no vale solo con atraerlos, sino que hay que obligarles a tomar en serio sus responsabilidades culturales.

Dormir más el fin de semana puede ahorrarte una muerte prematura (Estudio)

https://ecoosfera.com/estudios-dormir-mucho-longevidad-horas-sueno

Amamos dormir, pero no todos podemos hacerlo con la frecuencia que desearíamos. La rutina diaria de millones de personas alrededor del mundo no les permite tener más de 6 horas de sueño al día. Y no poder ingresar al íntimo espacio de nuestros sueños es sumamente nocivo, pues afecta en su totalidad la manera en la que nos desenvolvemos cotidianamente, y además trae consecuencias también a largo plazo.

Dormir es un ciclo de reparación que debe cumplirse preferentemente en un mismo período, y no de manera intermitente. Pero a sabiendas de que muchos trabajos y actividades no nos permiten dormir a plenitud, tenemos que inventar nuevas maneras de conseguir el descanso necesario.

Una de ellas es el inemuri, o “soñar estando presente”: una práctica japonesa para descansar cuerpo y mente sin caer por completo en las redes del sueño. Pero ya que no todos conocemos los secretos de Japón, podemos hacer algo más simple y que, según un estudio reciente, podría evitar que muramos prematuramente: dormir bien el fin de semana.

El estudio publicado por el Journal of Sleep Research evaluó a 38 mil adultos, utilizando modelos estadísticos para medir otros factores externos como el consumo de alcohol, la actividad física y el género.

El riesgo de muerte prematura se elevaba en un 65% entre quienes dormían 5 horas sin recuperación.

Pero lo sorprendente consistió en cómo la diferencia se estabilizaba entre aquellos que dormían 7-8 horas y los que, pese a dormir sólo 5 horas durante la semana, recuperaban sus horas de sueño el fin de semana.

Otro resultado que arrojó el estudio es que quienes dormían más de 9 horas se enfrentaban también a un nivel de mortalidad más elevado que el grupo de referencia, pues dormir es un ciclo sedentario que en exceso puede resultar dañino, e incluso ser señal de depresión u otros problemas psíquicos.

Así que ya lo sabes: parte de un estilo de vida que cultive la longevidad debe incluir largos y reparadores sueños, o por lo menos la recuperación de las horas perdidas. Además, las indagaciones científicas han llevado a descubrir otros hábitos que, en conjunto, te ayudarán a que el sueño sea lo más reparador posible, lo que incluye tener rutinas un poco más estrictas y evitar los estimulantes después del mediodía.