El gobierno de Ken Sánchez

https://www.lamarea.com/2018/06/07/no-es-un-gobierno-de-izquierdas-por-eso-es-inteligente/

La expulsión de Mariano Rajoy del gobierno por sorpresa, con una moción de censura fulgurante, había elevado el ánimo de la izquierda española hasta situarla en una burbuja naíf que creía que conPedro Sánchez se iba a tomar el palacio de invierno, comenzaría a fluir el vino de las bodegas regias y el monarca estaría ya camino de Cartagena. ¡Qué escándalo, qué escándalo, Pedro Sánchez ha elegido un gobierno que gusta a Ana Patricia Botín y no al Comité Central!, gritaba el capitán Renault mientras cerraba el consejo de ministras con Màxim Huerta en el Ministerio de Cultura.

La izquierda todavía no ha asumido que es minoría y que sus postulados no se van a ver representados en un gobierno en España en muchos años. Les queda empujar y tirar para sacar el máximo de un gobierno que, en condiciones normales, siempre estará más próximo a Ciudadanos que a Unidos Podemos.

Pedro Sánchez no es de izquierdas, asúmanlo pronto y se llevarán menos disgustos. Es un socioliberal moderado con un vacío ideológico proclive a ser rellenado por el primer asesor que le asegure mantenerse en el poder. Habrá medidas progresistas en lo social, civil y cultural, claro, no es el PP. Esa falta de armazón ideológico ha sido tremendamente útil para sus ambiciones, le ha sido muy sencillo adaptarse a lo que precisaba en cada momento para, desde la irrelevancia, destruido por su partido y con la brunete mediática y económica en su contra, lograr una gesta épica. Solo hace dos semanas se le apodaba “El desaparecido”. Sin escaño en el Congreso y con una nimia aparición en los medios, las encuestas le auguraban unos resultados electorales que le depararían la misma importancia parlamentaria que en la actualidad tiene Ciudadanos. Un partido comparsa con el mismo poder pero menos engreído. Ahora, casi sin quererlo, es el presidente del Gobierno habiendo expulsado a Rajoy, dejando noqueado a Rivera y con Unidos Podemos con una debilidad parlamentaria y de liderazgo que solo le permitirá ser conciencia crítica de un gobierno poderoso que cuenta con el apoyo de medios hasta de la derecha más reaccionaria y que incluye: ¡A un astronauta!

La jugada ha sido brillante, una estrategia política que ha fulminado a todos sus adversarios y que a día de hoy le asegura ganar unas elecciones que puede convocar cuando mejor le convenga. Atentos a las próximas encuestas.

Pedro Sánchez ha elegido un gabinete con una brillantez política incuestionable. Es prácticamente perfecto a efectos políticos, de imagen y comunicativos. El presidente del Gobierno había llegado al poder con las trompetas del apocalipsis sonando desde todos los ámbitos que tienen la capacidad para influir en la opinión pública, el sector económico, los medios de comunicación y su hasta hoy brazo político en el Congreso alertaban de un gobierno apoyado por “populistas, proetarras y secesionistas”. La situación no era fácil para el presidente. Sin embargo, en 72 horas vertiginosas de nombramientos ministeriales ha eliminado todas esas proclamas catastrofistas y ha logrado el apoyo mayoritario de las fuerzas vivas que dan el plácet para gobernar.

Albert Rivera a estas alturas todavía sigue agazapado en un rincón lamiéndose las heridas al ver pasar de largo, al menos de momento, su sillón en La Moncloa. Eso, solamente eso, es una buena noticia para los derechos de los trabajadores y las trabajadoras. La situación política actual era dramática para las clases populares, un sociópata liberal que tiene como fe suprema el darwinismo social maquillado en esa ideología falsaria de la cultura del esfuerzo estaba en posición de gobernar con una mayoría apoyada en los conservadores posfranquistas. Era una urgencia democrática para cualquiera con una ideología progresista hacer un frente común para evitar esa catástrofe. Esa es la batalla que toca dar a la izquierda parlamentaria y extraparlamentaria hasta las próximas elecciones: evitar por todos los medios la victoria de Ciudadanos. Por eso es inteligente y una buena noticia el gobierno que ha nombrado Pedro Sánchez. Aunque a la izquierda no le guste, y precisamente por eso. 

Sánchez no busca el favor de los que jamás le votarán en la izquierda del panorama electoral, sino de sus potenciales votantes huidos a Ciudadanos y de las potentes y fructíferas adhesiones de la oligarquía. Que Arnaldo Otegi esté escocido con el nombramiento de Grande Marlaska en Interior es una buena noticia para Sánchez. Que Quim Torra tenga los pelos de punta con Borrell en Exteriores es una grandísima noticia para Pedro Sánchez. Que Ana Patricia Botín haya saludado con entusiasmo a Nadia Calviño en Economía es una grandérrima noticia para Sánchez. Que los editoriales de El País hayan dado el visto bueno a Pedro Sánchez es definitivo. Esto es política, y el líder del PSOE ha demostrado una visión inteligente de este país y su coyuntura. Si eres de izquierdas no tiene por qué gustarte, pero si no lo entiendes el problema es tuyo, y puede que de la izquierda; y eso es otra espléndida noticia para Pedro Sánchez.

Anuncios