Otro comentario…

…de un foro sobre la sobrecualificación en España:

“En España no hay sobrecualificación, hay sobretitulación que es distinto….

Siguiendo la consabida doctrina sociata en educación: “el hijo del obrero a la Universidad”, se ha acabado con 80.000 licenciados en periodismo al año en un país que no necesita ni 1000…Y así con todas las titulaciones.

Lo gracioso es que como en la escuela no se fomenta la excelencia, el trabajo y el esfuerzo, no hay profesionales cualificados en ninguna especialidad.
En España se ha implantado la doctrina suciata de la mediocridad. Hay miles de ingenieros, pero todos mediocres. Si quieres un primer espada en el campo que sea vas a tener que ir a USA o a Alemania a contratarlo (pagando sueldos americanos, of course).”

“Lo has clavado. En España hay sobretitulación junto con infracualificación, de tal forma que salen al mercado laboral supuestos profesionales que lo ignoran todo con respecto a su profesión. Y encima se creen que controlan de los suyo porque eran alumnos de sobresaliente.”
La realidad es que hay muy poquitos trabajadores sobrecualificados, por muchos títulos que tengan. Eso es así porque en los títulos oficiales se enseña mucha formación básica y se meten con calzador temas que son de investigación, pero se incide muy poco en ciertos aspectos que son claves a la hora de crear, manejar y gestionar asuntos profesionales. Y eso es así por un sencillo motivo: lo que mantiene a los profesores universitarios en activo es la investigación, y hay asuntos profesionales clave en los que la investigación está cerrada, de modo que los profesores no investigan en ella y no tienen NPI, de modo que como son ellos quienes hacen los programas y contenidos de las asignaturas, no los incluyen o lo hacen muy deficientemente. Como consecuencia, los recién titulados no son productivos desde el primer día, sino que necesitan de un trabajo que deben hacer ellos personalmente tras obtener el título, y ese es un esfuerzo que no todo el mundo hace, ni mucho menos.

La manera de tratar con un trabajador verdaderamente “top” es muy distinta. Si uno encuentra un trabajador “top” el objetivo debe ser abrir una línea de negocio que lleve él como responsable, o bien cederle una de las que ya haya para que la lleve él (y tu puedas dedicarte a otras cosas, claro …), y tener en perspectiva asociarse eventualmente con él si la cosa prospera creando una sociedad ad-hoc para esa línea de negocio cediéndole una participación minoritaria de esa nueva sociedad (lógicamente, un empleado que lleve una linea de negocio no tiene méritos para reclamar justamente los beneficios procedentes de otra, ni a participar en el capital que había antes de que él entrara, de modo que no tiene sentido que participe en el capital del grupo). De ese modo, una persona que vale puede empezar un negocio en condiciones muy favorables (con un sueldo de gerente desde el primer día, con el apoyo del grupo y para los clientes del grupo), lo cual elimina para él el cruce del desierto y dispara sus probabilidades de prosperar, y la empresa logra un responsable eficiente, estable, y que siente la empresa como propia para esa línea de negocio. 

Ese es un esquema corporativo muy común entre empresas que deben contratar titulados superiores, ingenieros, doctores, y gente que vale en general (yo al menos conozco varios grupos de empresas que funcionan así). Pero, claro, ….. eso no se puede hacer con cualquiera que se crea dios por tener un titulín.”
Anuncios