De la falsedad del psicoanálisis y Freud.

De la falsedad del psicoanálisis y Freud.

Ayer encontré este artículo (1) que me puso los pelos como escarpias, y he decidido hablar (una vez más) del tema del psicoanálisis, la más antigua y prominente de todas las pseudoterapias que siguen floreciendo y tratando de meterse bajo el paraguas de la psicología.

Frederick Crews ha escrito “Freud: The Making of an Illusion”, una obra en la que desvela hasta qué punto lo que ya se sospechaba o sabía es cierto. Más de 40 años de investigación y 11 de escritura, desde que, igual que Aaron Beck cuando desarrolló la terapia cognitiva, pasó de ser psicoanalista a desengañado de la secta. Muestra de qué manera Freud y sus editores falsearon y manipularon datos, testimonios, mintieron sobre casos resueltos e hicieron lo necesario para seguir ganando dinero a costa de ese invento que es el psicoanálisis.

A día de hoy, ninguna terapia psicoanalítica se cuenta entre las terapias apoyadas por la evidencia, recopiladas por la división 12 de la APA (2). Sólo aparece la terapia psicoanalítica para el trastorno del pánico, y como podéis ver, su estatus es “controversial”, o sea, la evidencia no es concluyente. Esto es lo mejor que han podido hacer en más de un siglo, estos vendehumos.

Cito al magistral Jorge Tamayo:

Referencia de lo anterior: L’insu que sait de l’une-bévue s’aile a mourre” Le séminaire, 15 Nov. 1977. Ornicar, Bulletin périodique du champ freudien, 19, 1979, p.13).

La misma Asociación Psicoanalítica Internacional en el 2002 afirmó: “No hay un estudio que permita concluir que el psicoanálisis sea eficaz en relación con un placebo activo u otra forma de tratamiento”.

Es que ni ellos mismos lo creían en 2002.

Pero el artículo va más allá. Crews ha tenido acceso a correspondencia de Freud con su prometida, Martha Bernays, y es escalofriante.

Freud era un cocainómano:

Cuando la cocaína le causó necrosis de la membrana nasal, lo trató aplicando más cocaína. Lo prescribía como panacea para todo. La usó para tratar la adicción de un paciente a la morfina, y lo dejó adicto a ambas cosas. Y entonces afirmó que el tratamiento había sido un éxito. Y en sus informes se refirió a otros casos exitosos que nunca existieron.

Freud participó junto con su mentor Charcot, al que adoraba como un cultista a su gurú, en sádicas prácticas con los enfermos del manicomio de Salpêtrière. Maltrató pacientes, especialmente a las mujeres, dado que era un misógino. Los trató con tratamientos que sabía que no funcionaban, y luego pretendió haber dejado de usar esos tratamientos mucho antes.

Se inventó el trastorno de histeria, un problema que, casualmente, sólo tenían personas ricas, mayormente mujeres, y que era adecuadamente incurable, de modo que pudiera sacarles el dinero sin límite. Cuando luego se descubría que algunos pacientes tenían problemas orgánicos que causaban sus síntomas, siguió insistiendo que la histeria era una de esas causas. Los hacía visitarle varias veces por semana, durante años. Admitió que, probablemente, nunca había curado a nadie.

Sobre el caso más emblemático narrado por Freud, el caso de Anna O:

Uno de los casos fundacionales del psicoanálisis, el prototipo de cura catártica, fue el caso de “Anna O”, descrito en un libro de Breuer y Freud. Dijeron que se había recuperado tras el tratamiento de Breuer, pero no era cierto. De hecho, empeoró y tuvo que ser hospitalizada. Tras dejar el tratamiento psicoanalítico, mejoró por sí sola y consiguió llevar una vida exitosa como activista contra la prostitución y la trata de personas. ¡Esto fue interpretado en términos psicoanalíticos como una manera de desear inconscientemente que su madre tuviera relaciones sexuales con su padre! Probablemente ni siquiera tenía una enfermedad psiquiátrica, sino una neurológica, y muchos de sus síntomas fueron causados por la adicción a la morfina que Breur le inflingió. La interpretación del caso de Freud contradecía los hechos: o bien mentía, o alimentaba su propio delirio.

Una vez Freud le dijo a una paciente que su tos era causada por el deseo inconsciente de hacerle una mamada a su propio padre.

Los editores de Freud colaboraron en mantener sus mentiras, eliminando o distorsionando pasajes en su obra que podían dejarle mal. De la correspondencia de Freud con Fliess (289 cartas) sólo 168 fueron representadas en la obra, y todas menos 29 fueron alteradas.

En correspondencia con un amigo, le dice:

He told a friend, “we do analysis for two reasons: to understand the unconscious and to make a living…we certainly cannot help [the patients].”

(Hacemos análisis por dos razones: entender el inconsciente y ganarnos la vida… ciertamente no podemos ayudarles).

Freud creía en lo paranormal, la numerología, el ocultismo, los sueños como medios mágicos de entender la mente, cuando en realidad se inventaba cada vez un significado nuevo, pero siempre sexual. La mujer de Freud consideraba el psicoanálisis una forma más de pornografía.

El código deontológico de los psicólogos dice claramente:

el/la Psicólogo/a no utilizará medios o procedimientos que no se hallen suficientemente contrastados, dentro de los límites del conocimiento científico vigente” (art. 18).

El psicoanálisis no es un procedimiento contrastado. No lo ha sido en más de un siglo, y probablemente nunca lo sea. Sabemos a ciencia cierta que está basado en falsedades, en inventos de un tipo que quería mantener su medio de vida y su adicción a meterse cocaína. No hay ninguna razón válida para practicar psicoanálisis, como no la hay para la terapia gestalt, la bioneuroemoción, las constelaciones familiares o cualquier otra chorrada que pretenda meterse bajo el paraguas de la psicología.

Sólo hay una psicología, que es la que usa el método científico. Si no usa el método científico, no es psicología, del mismo modo que si no sigue el método científico no es química, sino alquimia.

hay mucha, mucha gente, practicando esta patraña. La Sociedad Española de Psicoanálisis se fundó en 1959, y Barcelona, donde yo vivo, tiene a más de 300 de estos charlatanes practicando esta pseudoterapia sin control alguno. No sé cuántos habrá en todo el país, pero los que sea, son demasiados. Para más insulto, recientemente el COPC aprobó la creación de una comisión de psicoanálisis, integrando la charlatanería en su propia estructura, en contra de su propio código deontológico (3). Y bueno, aquí tienen que ser psicólogos o psiquiatras. En otros países, como Argentina, para ser psicoanalista basta con unos estudios de 3 años, que culminan con te haces una paja por escrito que se llama autoanálisis, y si tu tutor lo aprueba, pues ya puedes meterte a joderle la vida a la gente.

(CORRECCIÓN: Me informan que según parece, desde hace unos años el título en Argentina se obtiene como posgrado, requiriéndose un título universitario – cualquiera – para poder cursarlo. Tampoco es que mejore, pero bueno).

En fin. Esto no convencerá a los ya persuadidos de que el psicoanálisis no tiene valor. Ayer mismo un tipo en Twitter recurría a todo tipo de contorsiones mentales en una discusión conmigo y otros compañeros para justificar que es psicólogo y hace psicoanálisis, porque evidentemente no te vas a reconocer a ti mismo que lo que haces es una estafa. No espero que una obra como la de Crews haga que nadie que se ha autoconvencido de que el psicoanálisis vale de algo cambie de idea.

Pero este post lo escribo para el que no sabe, para el que duda, para el que se ha planteado recurrir a un psicoanalista porque asume que la psicología es eso, porque lo ha visto en películas, porque como un cáncer se ha propagado por nuestra cultura. Para que sepa que si entra en un despacho, pregunte, y si el psicólogo hace psicoanálisis, que se marche. Allí y en ese momento.

ENLACES

  1. Freud was a fraud: A triumph of pseudoscience.
  2. Terapias basadas en la evidencia (división 12 de la APA).
  3. De los lobos cuidando de las ovejas (II).
Anuncios