EL MIR DOCENTE, ESE INSULTO.

http://www.atencionselectiva.com/2018/02/el-mir-docente-ese-insulto.html

MIR es el acrónimo que emplea el sistema sanitario español para reconocer al personal del ámbito de la medicina que realiza su especialización en un hospital, así como la prueba de acceso como médico residente. Es decir:

MIR = Médico Interno Residente.

El MIR docente, ese insulto.

Cuando se disponen desde las altas esferas políticas a proponer mejoras educativas que justifiquen su intención de mejora en la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas, pienso yo, deberían hacerlo lo primero, desde el respeto. Dar a conocer toda una serie de supuestas mejoras en materia de educación como el “MIR docente”, es un insulto a toda la comunidad de profesores de todos los niveles educativos en España. Pero por desgracia, esto sólo es la punta del iceberg de una catástrofe general a la hora de abordar la temática educativa en nuestro país. Y como siempre, no sólo se nos insulta al profesorado por no hacernos partícipes de nuevos cambios, sino que de primeras ya se nos está comparando con el sistema sanitario, lo cual es, como digo, insultante. Pero es insultante no porque el sistema sanitario español sea deficiente, sino porque una vez más nadie asume responsabilidades de la gestión del sistema educativo actual y para más inri, las mejoras vienen de la mano de la comparación con el hermano mayor.

El MIR es un acceso al cuerpo sanitario español con una gran tradición, ya que de hecho, tiene más años que una servidora. Desde 1976, está instaurada su fase de formación, así como su homónimo examen de acceso. Pero claro, no hay PISA para un MIR y en todo este tiempo una prueba tan terriblemente tradicional y anticuada consistente en 235 preguntas de tipo test, no se ha cambiado en lo más mínimo. Y no pasa nada, porque nuestros médicos son realmente impresionantes y el sistema sanitario español es realmente fructífero a pesar de los recortes. Eso sí, las oposiciones a maestros, con sus supuestos prácticos y sus exámenes más o menos justos (no es lo que me atañe hoy, desde luego) y también anticuados, por qué no, sí son sospechosos de mejora porque en educación NUNCA hay consenso. No hay consenso, no hay valoración social, no hay respeto y tampoco hay confianza.

España no aprecia a sus maestros, al menos a nivel general, y el cuerpo docente español estará castigado por décadas a cambiar de sistema de acceso a la función pública, a cambiar de sistemas metodológicos, a cambiar sus formas de evaluación, etc. Parece una cuestión de Perogrullo, pero lo cierto es, que todos somos responsables de esta situación política en materia de educación. Se legisla desde el “quedabien”, con las familias, con la iglesia, con la sociedad que vive esta agotadora crisis financiera, etc. Y como llevamos varios años pidiendo a la clase política que se llegue a un Pacto Educativo que garantice que las decisiones tomadas por un partido político sean consensuadas por todas las fuerzas políticas del país y no hacer carnicería con el sistema educativo, nos dan un paripé y nos lo creemos.

Esta historia, la del MIR docente, comienza, no nos olvidemos, con este Pacto por la Educación…

Unas medidas que comienzan con el supuesto Pacto Educativo.

Desde 2016, aunque más reiteradamente el pasado año y a principios de este 2018, el pacto educativo ha sido portada de periódicos y protagonista de telediarios y acalorados debates en Twitter; pero, ¿quién conforma este pacto? ¿Quiénes son la voces cantantes, quiénes los eruditos, los asesores que guían y que promueven los cambios que harán de nuestro sistema educativo la mejor versión posible? ¿Quiénes mueven los hilos esta vez?

Desde luego ningún docente, ningún representante de los padres de alumnos, ningún alumno. Únicamente nuestros políticos han sido invitados al baile y una vez más, vía insulto, se dice a la ciudadanía con este gesto: la educación no es vuestra, sino nuestra. Lo que tú enseñes, docente, y cómo lo hagas, es competencia del conocimiento de los políticos que eliges y no hay más. Lo que tú creas conveniente para la educación de tus hijos no importa, sólo lo que los representantes de las diferentes formaciones políticas españolas consideren. El alumno no es en realidad el protagonista, la figura principal del proceso educativo, el agente de cambio es el legislador. 

El resultado del Pacto por la Educación en España se sintetiza en la creación de una Subcomisiónde representantes de todas las fuerzas políticas, que cristaliza en un escrito con 14 puntos claveque los representantes han ordenado por importancia y prioridad. Aunque ha habido desencuentros, como no, en este orden y especialmente con la religión, el laicismo y la regulación de la enseñanza religiosa, dejándola para el último punto por ser el más controvertido. Con todo, tengo que decir, que he tenido que leer mucho para encontrar información sobre estos puntos fundamentales (lo cual me da una idea de falta de transparencia e información), que vendrían a ser los siguientes:

    1. Primer punto sobre el sistema educativo actual, diagnóstico y objetivos.

 

    1. Segundo punto sobre la financiación. Este punto ha sido controvertido, pues dada la prioridad establecida por el orden, algunas formaciones políticas han considerado la importancia de tratarlo con celeridad, lo cual ha producido desencuentro entre partidos (una vez más).

 

    1. En tercer lugar se ha establecido la inclusión educativa y los principios de equidad. En este mismo punto, tomándose muy poco en serio un principio tan fundamental de la educación para el futuro, entrarán también las ratios y los recursos humanos específicos para atender a la diversidad de las aulas.

 

    1. En cuarto lugar, la profesión docente, y con ésta, el MIR educativo.

 

    1. Estructura del sistema educativo.

 

    1. Identidad de centro en relación a los conciertos en educación o las modalidades pública o privada.

 

    1. Currículum escolar.

 

    1. Modelo territorial del sistema educativo y competencias autonómicas.

 

    1. Evaluación.

 

    1. Centros docentes y su autonomía, que tampoco tiene su propio punto y al que suman laparticipación de la comunidad educativa.

 

    1. Formación profesional.

 

    1. Enseñanzas artísticas superiores.

 

    1. Investigación e innovación.

 

  1. Religión y laicismo.

Como ves, las cuestiones fundamentales para el pacto educativo han sido las primeras, porque de hecho la inversión en investigación educativa en este país brilla por su ausencia, y otros asuntos como la educación en valores, los temas transversales, la educación para la no-violencia y la paz o la educación cívico democrática ni siquiera aparecen. Mejor no hablemos del bullying, fenómeno social para el que no se tiene consideración en ninguno de los puntos a tratar.

Y con este panorama, nos situamos en noviembre del pasado año, cuando la elaboración de estos puntos ya trajo de por sí polémicas suficientes para que el Pacto de Estado Social y Político (nombre completo que le han otorgado) se vaya ralentizando lo suficiente como para no aplicarlo el presente curso, y veremos en los venideros.

Pero lo más reseñable es que no habiendo noticias sobre los tres primeros puntos, empiezan a surgir noticias sobre el MIR docente.

¿Qué se sabe del MIR docente?

Lo poco que sabemos del MIR docente es que se ha elaborado un documento con una serie de medidas para mejorar o cambiar la formación de docentes, así como su acceso a la vida laboral. Para realizarlo se ha recurrido a los decanos de 80 facultades de educación. Y empezamos con los insultos.

No es que sea una opinión más, es que es una realidad el hecho de reconocer que da exactamente igual el nivel educativo en el que trabajes, no eres mejor docente si impartes clases en la Universidad, tampoco si eres Decano. Habiendo como hay miles y miles de grandísimos docentes con carreras profesionales dignas de mención y respeto desde la educación Infantil de 0 a 3 años, hasta la educación universitaria, el hecho de contar únicamente con Decanos de las facultades de educación es un insulto a todos los que ejercemos en otros niveles educativos. ¿Qué sabe el decano de la idoneidad del modelo Montessori en la etapa de 0 a 3? ¿Qué conoce el Decano sobre los beneficios de la escritura con mayúsculas en Educación Infantil? ¿Se conoce el Decano los estándares de aprendizaje de ciencias sociales en el 5º curso de Educación Primaria? ¿Y los de matemáticas de 3º de la ESO, también los conoce?

Pero es que en realidad no es esto lo que les molesta o lo que pretenden cambiar: la metodología, los recursos, las ratios, los ambientes de aprendizaje,…; pues ellos sólo están preocupados por el acceso docente. Aquí el tomate está en a quién le vamos a dejar ser docente y cómo. Y en una línea muy similar el Pacto de Estado incide en que

“un sistema educativo es tan bueno, como lo son sus profesores”.

Vamos, que te insultan a la cara, docente. Porque tú no eres lo suficientemente bueno, no porque no se hayan puesto de acuerdo o realizado consenso antes, sino porque sus índices PISA y OCDE, ya les muestran que los que hoy por hoy nos dedicamos a la docencia hemos sido mal formados y nuestro acceso a la función pública ha sido deficiente.

El daño finlandés.

Siguiendo el modelo finlandés, nos hemos dejado llevar por la idea de que los mejores expedientes académicos debieran ser los docentes. Pero no nos confundamos, un docente español no gana lo mismo que un docente finlandés, si comparamos con el PIB de cada país, ni mucho menos tiene la misma consideración social. Ni siquiera los mismos derechos. Aun con todas las diferencias, se toma el modelo de un país puntero en educación sin hacer la más mínima reflexión de nuestro propio contexto. Este MIR docente es un insulto si pretenden que con las mismas condiciones laborales y de proyección profesional, los jóvenes accedan a las facultades de magisterio de la élite que tienen prevista. Y en este caos de confusión y comparaciones, ¿quién quiere a los mejores expedientes de un bachillerato que está en tela de juicio? ¿No sería mucho más simple asumir que aquellos con mayor interés, motivación, vocación, serán los mejores docentes?

Realmente creo que la imagen del docente finlandés ha provocado más daño que ejemplo en el contexto educativo español. Si este es el modelo a elegir baste con mi ejemplo, no fui ni mucho menos la mejor de mi promoción en el bachillerato, pero siento pasión por lo que hago y fui de las mejores en mi oposición, como todos los que entraron (y algunos que año tras año se quedan en el camino, sí, ellos también).

Dos años de prácticas…, ¿remuneradas?

Y comienzan los primeros ecos de lo que sería en sí este MIR docente, una fase de prácticas durante dos años tuteladas por un docente en activo. Pero claro, aquí hay controversia pues ya existe una fase de prácticas tuteladas. Cada maestro que aprueba una oposición tiene un año de prácticas revisadas por un docente funcionario de carrera. En estas prácticas se cobra el sueldo íntegro, es decir, lo que cualquier maestro cobraría el primer año de su docencia como funcionario con efectos de antigüedad y demás derechos. Por tanto, un MIR o DIR (como también se ha considerado nombrar a esta nueva figura docente y desde luego desde el mismo punto de vista insultante), no debería cobrar lo mismo, haciendo probablemente el mismo trabajo. Sería una cuestión irreprochable y le viene muy bien a la clase política. Más docentes cobrando menos. Si ya hay una fase prácticas, las prácticas previas a las auténticas prácticas (a mayores del Prácticum universitario), ¿serán el empleo low cost (lo vienen nombrando) de los nuevos docentes?

Por si esto no fuese suficientemente insultante a nivel de recorte de derechos laborales, como si ser docente pudiese relegarse al cobro de un sueldo muy por debajo de la exigencia que requiere; más polémica aviva la llama de este controvertido MIR docente. ¿Qué sucedería con los derechos del profesorado en calidad de interinidad o substituto? No hay que imaginarse mucho para acertar. Como siempre, este profesorado saldría perdiendo y sus derechos se verían nuevamente recortados, cabe esperar.

Pero no es lo único polémico en el concepto de prácticas docentes que proponen desde el pacto educativo.

¿Cuáles serán los centros para hacer estas prácticas?

Se rumorea que quizás tú colegio no sea el idóneo para que los nuevos maestros obtengan su formación MIR. Aunque no hay nada en firme y todo son suposiciones, ya se ha hablado (en concreto, Íñigo Méndez de Vigo, ministro de educación), de que los centros que atenderán esta formación docente serán centros singulares. Es decir, que se establecerá un ranking de cuáles son los idóneos para que los nuevos maestros de élite salgan bien formados para el acceso a la función pública. En este punto resulta lógico preguntarse cómo se escogerán y cuál será la carga laboral burocrática que tendrán que sobrellevar.

Jugando al despiste.

En realidad, la historia del MIR educativo viene de lejos. De hecho, fue una idea de Alfredo Pérez Rubalcaba, que lo menciona por primera vez en 2010 junto con el anuncio de la creación de más de 200.000 plazas para docentes. Y aquí es donde viene lo más anecdótico de este asunto. Parece que algunos partidos políticos han optado por hablar de esta idea no tan nueva para jugar al despiste y que así la población no se preocupe de temas mucho más fundamentales como serían la inversión en educación, las metodologías a emplear o las ratios. Podemos asistir pues a guerrillas entre partidos que reiteran y piden se respete su autoría por la invención de la nueva modalidad docente y lo cierto es que como bobos nos quedamos viendo cómo discuten. Pero, ¿acaso se sabe la cifra exacta de inversión con respecto al PIB que se empleará en educación en nuestro país? Recordemos que España es el 5º país de la UE con menor inversión en educación y este sí que es un indicador de fracaso escolar, no una reválida, no el acceso laboral, no el docente. Por tanto, contamos con una clase política que no invierte en educación, pero quiere profesores mejor formados. Parece que esto empieza a dejar entrever lo insultante de la situación, ¿no?

La ratios, una vez más.

No me gustaría acabar sin mencionar el principal problema de la educación en este país después de la incompetencia política, las ratios. Prosiguiendo con el análisis, si no se invierte en educación, hecho constatable por diversas fuentes, no se pueden ampliar las ratios. Es muy evidente que para que la relación alumno clase se minimice hasta llegar al modelo finlandés (ya que se insiste tanto en este modelaje) y por poner un ejemplo; se requiere una inversión sin precedentes, pues la última década de nuestro sistema educativo ha estado representada por el recorte progresivo en recursos humanos hasta hacer de ésta, una situación insostenible. Para esto no se fija nuestra clase política en “el país con la mejor educación del mundo”, para esto les vale cualquier índice, pues ellos no entran en el aula, sus hijos no estudian en la pública, no es importante o conveniente.

Conclusiones.

En conclusión, y me reitero, este MIR educativo es un insulto. Ya han conseguido lo que querían. Interinos y substitutos se han movilizado para protestar por su implantación pero sobre la inversión en educación en este país sólo hay silencio y omisión. Y los años pasan, la burocracia sube, las condiciones laborales y los ambientes educativos se empobrecen y a los dirigentes políticos (sin importar el color) nada de esto les importa. Ellos simplemente tienen que cumplir con sus datos, sus evaluaciones, sus informes y el desconocimiento que tienen sobre la realidad educativa es tan absoluto, que provoca desencanto y rabia a partes iguales.

No creo, honestamente, que tengan un informe serio, basado en evidencias realistas en materia de educación, sobre la función docente. Estos MIR, DIR, prácticas educativas, son sólo parches que nos colocan para justificar que algo hacen, pero la intención de mejora es poca. Todos sabemos cuál es la solución para muchos de los problemas fundamentales en educación, la inversión. Todo lo demás, son sólo parches.

Aunque cueste reconocerlo a la mayoría de la opinión pública, este sistema decadente se mantiene gracias a esos docentes a los que una vez más se desacredita con esta comparación absurda y llena de intención. Porque esta gente, aunque parchea, no da puntada sin hilo. El que va a trabajar ante ratios desbordadas, ante la falta de recursos, ante el desaguisado que durante años ha legislado la clase política de todas las ideologías, es ese profesorado que no ha tenido un MIR docente.

Es suficiente, basta ya. Son muchos años aguantando este recorte de derechos, en nuestra calidad de vida y de nuestro alumnado; y ya que no contamos con el apoyo que necesitamos para ejercer nuestra profesión, al menos, que no se nos insulte.

Vamos a invertir primero en educación, segundo en educación, tercero en educación. Un pueblo educado tiene las mejores opciones en la vida y es muy difícil que lo engañen los corruptos y mentirosos.

Anuncios