Humoristas malditos: de Fofito al rubio de Cruz y Raya

Increíble el éxito que está teniendo esta entrada. Lo que me sorprende es que lleguen a mi página y no a la página del artículo.

EL PROFESOR DECEPCIONADO. DIVAGACIONES Y MIERDAS VARIAS. EL OCASO DE UNA ÉPOCA.

http://blogs.publico.es/strambotic/2017/07/humoristas-malditos-1/

“Payaso, soy un triste payaso que oculto mi fracaso con risas y alegría que me llenan de espanto”. Esta frase terrible, estribillo de una vieja canción popularizada por artistones como Bambino y Falete, describe muy bien las tribulaciones del humorista maldito: pletórico por fuera y roto por dentro.

El espectador suele envidiar al caricato maldito, pensando que es un feliciano que se pasa el día “ji ji ja ja” y que no tiene un bajón ni aunque se le muera el canario. Nada más lejos de la realidad. Ciclotímicos incurables, estos humoristas suelen sufrir depresiones maníacas, humores de perros y adicciones a tutiplén.

La carrera del cómico maldito se caracteriza por una temporadita de éxito, seguida por una caída libre hacia los abismos del fracaso. Y escupir chascarrillos mientras te recorre las entrañas una procesión de mal rollo tiene su mérito. Por eso, vamos a rendir tributo al…

Ver la entrada original 1.103 palabras más

Anuncios