Los peores años de nuestra vida: nunca se es tan infeliz como en la crisis de los 40

https://magnet.xataka.com/un-mundo-fascinante/los-peores-anos-de-nuestra-vida-nunca-se-es-tan-infeliz-como-en-la-crisis-de-los-40

Los peores años de nuestra vida: nunca se es tan infeliz como en la crisis de los 40

Mi futuro es una “desconcertante mezcla de nostalgia, arrepentimiento, claustrofobia, vacío y miedo”. Al menos, así describía a la mediana edad Kieran Setiya, un profesor de filosofía del MIT que ha escrito mucho sobre este tema.

Y es que la “crisis de los 40” no es un chascarrillo, es un hecho: la mayoría de los estudios coinciden en que la felicidad tiene forma de ‘U’. Somos felices durante la adolescencia y los veintitantos, pero a medida en que pasan los años, nos volvemos cada vez más miserables hasta que en algún momento a finales de los 40 o principios de los 50 tocamos fondo. Una vez ahí, todo tiende a mejorar. Lo último que se pierde es la esperanza.

Lo peor está por venir (si tienes menos de 40 años)

Nik Shuliahin 251237

Blanchflower y Oswald (2017) representaron siete encuestas distintas en el mismo gráfico para ver hasta qué punto era firme esa tendencia con forma de U. Ni el gráfico original, ni los datos están disponible en este momento, pero en la versión del Wonkblog las líneas hablan por sí solas.

Es importante señalar que, en sentido estricto, las siete encuestas no son exactamente equivalentes. Algunas preguntan por la felicidad percibida directamente, pero otras indagan sobre la “satisfacción” o el “bienestar emocional” y eso hace que sean difícilmente comparables. También tenemos que tener en cuenta que estamos hablando términos relativos: la caída de los 40 y 50 no representa un malestar en términos absolutos.

Sin Titulo 2

Al contrario, las puntuaciones medias son buenas (7 de 10, 3,5 de 5), pero significativamente peores que en la juventud y la senectud. Para que nos hagamos una idea, según los datos, la diferencia entre la juventud y la adustez en términos de felicidad es la misma que hay entre la felicidad de una persona antes y después de divorciarse o antes y después de ser despedido.

Una tendencia consistente cuyo origen desconocemos

Josh Felise 79105 Mini

Hay mucha evidencia de que los humanos experimentamos un ‘bajón’ psicológico en la mediana edad”, explica Peter Warr, profesor emérito de la Universidad de Sheffield. Y es verdad que la evidencia es sólida (Blanchflower y Oswald, 2007Steptoe, Deaton y Stone, 2015Graham y Pettinato, 2002), pero no tanto como nos gustaría pensar: no está claro que la forma sea exactamente igual en todos los países del mundo, no sabemos si se relaciona con el sistema económiconi si afecta a todas las personas por igual.

Aún así, la suma de las encuestas suma más de un millón de personas y la forma de ‘U’ sigue ahí. No sabemos muy bien por quéHay algunas teorías que señalan que esa edad en que las personas se encuentran en la cima de sus carreras (con los compromisos laborales que conlleva) y las cargas familiares se vuelven más y más pesadas. Sin embargo, la forma de ‘U’ se ha encontrado incluso chimpancés y orangutanes.

Eso hace complejo que saquemos algún tipo de conclusión. Esta curva podría explicar la evolución ideológica y de la personalidad, pero poco más. Hay pocas ocasiones en que la ciencia moderna, tan alérgica como siempre a la teleología, nos hable sobre el “futuro”: pero parece que estamos a punto de ver qué pasa con los millenials cuando se vuelven infelices. Tranquilos. En 20 años se nos pasa.

Y un comentario que me ha encantado:

En los 40 te das cuenta que:
1. El 99% de tus amigos en Facebook no llegan a la definición de amigo.
2. Tus colegas NO son amigos
3. Comienzan las enfermedades de larga recuperación (meses)
4. Es muchísimo más difícil conseguir empleo
5. Si consigues empleo no esperes un gran salario y si mucho trabajo
6. Te vas quedando calvo
7. Tu rendimiento en deportes ha decaido brutalmente
8. Tienes menos energía
9. Has tenido tantas decepciones en la vida que ya no esperas cosas buenas a futuro
10. Te has vuelto más y más desconfiado
11. Los temores aumentan
12. Los fracasos se pagan más caro
13. La red de apoyo (familiares-amigos) es cada vez más pequeña
14. Tus padres ya muestran signos evidentes de deterioro
15. Los que fueron tus “amigos” están en su propia burbuja de problemas
16. Sabes que no vas a cambiar al mundo
17. Si te accidentas, la recuperación tomará muchos meses y dejará secuelas de por vida
18. El escepticismo a la política está en su máximo
19. Tienes menos esperanzas
20. Te exiges mucho, ya no eres el jovenzuelo que comete errores por inmadurez
21. Teóricamente, eres un super-experto-master-doctorado-postdoctorado en actos sexuales. Y eso no es tan cierto.

“Tengo 37 y diría que mi nivel de felicidad ha ido aumentando con la edad, y siento que me queda todavía mucho margen de mejora en cuanto a felicidad. No tengo cargas/esclavitudes laborales ni familiares ni aguanto ninguna novia/esposa insoportable como muchos que lo prefieren a la soledad… eso probablemente ayude.
Para mí la explicación de esa curva de felicidad es sencilla: vivimos en una sociedad que venera de forma ridícula la juventud, ignorando sus muchas desventajas (estupidez, inocencia, falta de dinero, alta probabilidad de cometer errores que afecten al resto de tu vida, etc) Al llegar a los 40, gran parte de las personas sienten que se han hecho viejas de repente y ha volado su juventud, despreciando todo lo que han ganado por el camino.
Cuando se cumplen más décadas, se asume la edad y empieza a dar todo igual: la opinión de la gente, el físico, etc… con lo cual se libra la persona del yugo de la sociedad y es feliz autoaceptándose. Ese es mi punto de vista al menos.
Yo ya hace tiempo que me acepté a mí mismo y trato de valorar objetivamente las cosas buenas de mi edad. Desde mi punto de vista no hay edades mejores ni peores, sólo diferentes.
Quizás también ayude que en este país terceremundista mi evolución laboral ha sido casi nula desde que comencé a trabajar, con lo cual estoy muy lejos de haber llegado a cualquier tipo de cumbre y veo mucho margen de progreso. Es más, observo que la mayoría de la gente que alcanza esa cumbre laboral antes de los 40 es o bien prostituyendo su vida personal (vendiéndosela a la empresa) o bien prostituyendo su persona y dignidad (haciendo la pelota a jefes y contactos)”

Anuncios