¿Qué puede salir mal en un festival de porno en realidad virtual?

https://m.xataka.com/eventos/que-puede-salir-mal-en-un-festival-de-porno-vr

 

De la realidad virtual hace tiempo que llevamos hablando, y más desde que los fabricantes y desarrolladores se han puesto con ello de una manera más notable. Gafas, mandos e incluso mochilas que permiten sumergirse en la experiencia que ofrece esta tecnología tan inmersiva para la que existen un montón de aplicaciones, entre ellas una a la que desde un principio se apuntó a uno de los más exitosos: la pornografía. Y la cancelación del primer festival de porno VR fue la prueba definitiva.

Este evento, llamado Adult VR Festa, se celebraba en Japón, concretamente en el barrio de Akihabara en Tokio. Un festival que si ya era curioso per se por la materia que trata era además el primer festival de este tipo que se ha hecho. El éxito estaba asegurado, sí, pero no bien calculado.

Con las VR sí se sale de casa, y en masa

Con el auge de la VR, y viendo el fructífero futuro que le espera, saltan las voces de alarma en cuanto a la repercusión en nuestras costumbres, concretamente en cuanto al posible aislamiento social de sus usuarios (¿recordáis la foto de Zuckerberg cruzando el anfiteatro entre cientos de personas con las VR Gear?). Pero pese a lo estático (de momento) de la afición, lo cierto es que iniciativas como este festival promueven que abandonemos el sofá para salir de casa.

Tanto es así que el aforo del mismo superó expectativas hasta el punto de no sólo no poder entrar en el recinto, sino de colmar la calle y los alrededores. En Journal du Geek muestran algunas imágenes y parece que sea una manifestación más que una cola.

Multitud queriendo acceder al festival
Se requirió de la asistencia de las autoridades con el fin de que evitar el caos y los posibles altercados tras comunicar su cancelación

El resultado: quien mucho abarca poco aprieta y se tuvo que cancelar. Una noticia que no iba a resultar precisamente agradable, por lo que se requirió de la asistencia de las autoridades con el fin de que evitar el caos y los posibles altercados tras la comunicación.

Hubo pues al final inmersión, sí, pero no en una experiencia VR plena, sino en plena marea de gente. En The Next Web recogen el testimonio de uno de los asistentes que vivió el momento de la aglomeración.

El evento no empezaba hasta las 14:00, así que fui esperanzado una hora antes, pero la calle ya estaba llena de gente. Había tanta que era imposible controlar la situación. Mientras esperaba a mis amigos, no pude evitar pensar que si no podían controlar a la masa de gente podría haber disturbios.

¿Qué encontramos en un festival así?

Hace un tiempo, al hablar de la tecnología en relación a los orgasmos, mencionamos tanto los juguetes sexuales (que podían ser de utilidad en el estímulo remoto) y el uso de gafas de VR para pornografía. Pues en este festival lo que vemos es justo su convergencia.

Si bien el festival se tuvo que cerrar, dio tiempo a que mucha gente pudiese asistir y gracias a algunos de ellos podemos ver qué encontrábamos en los stands y pasillos del Adult VR Festa. Ejemplo de ello es el Hatena Blog, que aunque esté en japonés puede que en este caso importe poco.

Juguete sexual

Así como en el MWC vemos stands plagados de móviles y otros dispositivos de comunicación, en el Adult VR Festa vemos cascos de VR y también muchos dispositivos, pero algo menos móviles y para un uso algo más íntimo. Al menos en teoría, dado que los asistentes podían probar los distintos juguetes sexuales (de hecho éste era un reclamo importante).

Lo acontecido en este festival marca los precedentes para que haya más y que se controle mejor la asistencia. La fusión de dos mercados tan potentes como el porno y la realidad virtual hacen pensar que veremos más eventos así, sobre todo tras comprobar de esta manera tan clara que serán un éxito asegurado. Quizás por eso el mercado esté virando hacia reservar tu propia sala privada para ver porno en realidad virtual. En Japón también, por supuesto.

Anuncios

Una foto hecha en Cádiz para ilustrar el falso asesinato de nueve niños en Acapulco

 O como manipular a la borregada. No te creas NADA de lo que veas o leas en los mass media (mass mierda para mí).

http://www.msn.com/es-es/noticias/virales/una-foto-hecha-en-c%c3%a1diz-para-ilustrar-el-falso-asesinato-de-nueve-ni%c3%b1os-en-acapulco/ar-BBDzzkR?ocid=spartandhp

Una foto hecha en Cádiz para ilustrar el falso asesinato de nueve niños en Acapulco Foto de la 'performance' organizada por Sara Cantos y José Sánchez Hachero y usada para difundir el bulo.

“Los cuerpos tienen fuertes golpes en la cara y en sus extremidades, que son signos de que primero fueron maltratados hasta la muerte y posteriormente arrojados al mar”. Así comienza una falsa información sobre el hallazgo de nueve cadáveres de niños en una playa de Acapulco (México). El bulo, difundido desde principios de junio por varios portales mexicanos y compartido por lectores asustados en Facebook, está ilustrado con una fotografía que muestra supuestamente los cuerpos de algunos de los menores. Pero la imagen está descontextualizada: fue tomada un año antes en Cádiz para retratar una performance que denunciaba la muerte de miles de refugiados en su intento de cruzar el mar Mediterráneo para llegar a Europa.

La información, que ya ha sido desmentida y borrada de algunos medios que la habían publicado, pretende en todo momento pasar por cierta, tanto por los detalles que ofrece sobre el supuesto asesinato como por la referencia a organismos oficiales. Alude, por ejemplo, al “Servicio Médico Forense”, que, según el texto, se ha hecho cargo de los cuerpos. Describe, además, el estado en el que fueron hallados los cadáveres, especifica que se trataba de cinco niños y cuatro niñas y menciona que la principal hipótesis de la investigación es que los menores fueron secuestrados y sus familias no pagaron el dinero que les demandaban los raptores para el rescate.

Y para dar mayor realismo, el bulo incluye la supuesta fotografía del crimen. Pero la propia imagen esconde la primera pista que lleva a deducir que la información es falsa. El texto indica de forma expresa que “se prohibió totalmente acceder a la escena de los hechos”. ¿Y cómo obtuvo entonces el medio una foto de los cuerpos? La imagen carece de pie de foto y no se explica cómo se consiguió, si ha sido facilitada por las autoridades o si la filtró alguien cercano a la investigación.

La verdad es que la fotografía fue tomada el 6 de junio de 2016 en la playa de Santa María del Mar de Cádiz durante una perfomance que pretendía ilustrar la tragedia de los refugiados que pierden la vida en el Mediterráneo cuando intentan cruzar el mar para arribar a Europa. Los periodistas gaditanos Sara Cantos y José Sánchez Hachero, con la ayuda de 50 extras, intentaron recrear así la muerte de 117 migrantes que acaban de perder la vida en un naufragio y cuyos cuerpos habían aparecido en la costa de Libia.

Sin embargo, más allá de la imagen, la mentira tiene otro elemento que la desenmascara: el ya manido recurso del miedo que emplean los bulos. No solo describe con crudeza las atrocidades que sufrieron los niños, sino que en un intento de ser viral concluye con una petición de difusión de la supuesta noticia para proteger a otros menores: “Si su indignación es sincera, comparta esta información”.

 

Los cómics no son lectura

http://pizarracongarabatos.blogspot.com.es/2017/06/los-comics-no-son-lectura.html

Así, igual de patidifuso que vosotros, me quedé yo al inicio de la ponencia impartida por Antonio Altarriba en las Comic Tools. ¿Y sabéis una cosa? Al veterano autor no le faltaba razón.

Los cómics no son lectura. No lo son. No son lectura desde un punto de vista literario, tradicional.

Tal como apuntó Altarriba sacándonos a todos un suspiro de alivio, frente la comprensión lectora que se genera cuando te enfrascas ante cualquier texto escrito, los cómics exigen (y ofrecen) mucho más. Según su opinión, a la hora de analizar este mismo proceso con una página repleta de viñetas sería más correcto hablar de exploración lectora, es decir: un descubrir de los mecanismos, de los detalles, de las planificaciones, los encuadres, los colores, los fondos, los bocadillos, la tipografía, la documentación gráfica, y mil cosas más. Como bien apuntó, los escasos dos o tres segundos en que (como lectores) fulminamos un par de láminas, esconden un trabajo muy poco agradecido (como artistas) que puede saborearse desde múltiples niveles.
Para ejemplificar esta idea, que a mi me pareció fabulosa, Altarriba utilizó diversos ejemplos del trabajo de Kim en El arte de volar El ala rota, donde la documentación, el detallismo y la meticulosidad del dibujante invitan a leer y releer de nuevo la obra con el fin de encontrar siempre nuevos aspectos que la hacen disfrutable.


Son muchos los teóricos que hablan de esa experiencia enriquecida o lectura 2.0. que se establece con los cómics. Es cierto que existen muchísimas formas de contar una historia, infinitos estilos, trazos, matices, que hacen de este medio de comunicación uno de los más poderosos. Ocurre así, por ejemplo, con la viñeta de la escalera en Sin City, de Frank Miller. Recuerdo que cuando cayó en mis manos la tragedia Marv en la ciudad del pecado pude disfrutarla de la mejor forma posible: no tenía ni puñetera idea de quien era su autor, no entendía por qué se serializaba su historia en las páginas de la difunta Cimoc, revista que adaptó fielmente el material episódico de Dark Horse Presents. Pero cuando llegó esa viñeta, la de la escalera, todo cambió: Cerca de veinte años más tarde, todavía no se cuántas veces he pensado en ella, en su contraste de tonalidades, en la épica que destila y en lo bien que resuelve Miller todo lo que sucede a continuación. Sin percatarme de ello, me encontraba a un paso de subirme en un tren hasta Valencia y buscar entre los estantes de Futurama un tebeo sobre Batman que también había dibujado este señor.
Pues bueno, en la traslación fílmica de Robert Rodriguez, dicha viñeta también aparece recreada, si bien allí donde yo podía ensimismarme durante horas, aquello se reduce a un par de segundos, una banda sonora amenazadora y pare usted de contar. De hecho, imagino que de caer en mis manos el guión de dicha secuencia pondría algo así como “la policía sube por la escalera. Marv espera dentro”, es decir: información más que suficiente para comprender qué es lo que se nos está narrando. Información que se torna insuficiente cuando el artista transforma todo esto en narración gráfica.

Y eso sin hablar del metalenguaje, de las rupturas de la cuarta pared, de onomatopeyas, de aspectos estéticos y estilísticos, de rasgos que se nos escapan en esa primera lectura y que vuelven a nuestra memoria pasados unos cuantos años. Quizás basándose en esta última idea, Altarriba daba con otra interesante vuelta a la tuerca, señalando un nuevo camino hacia la aplicación didáctica de los cómics en el aula, es decir:  A la hora de trabajar la historieta en clase basándonos en ese aspecto, la incapacidad que tienen nuestros alumnos de comprender procesos complejos en todo su espectro, de pasar por encima detalles que vuelven con los años, con la necesidad de abrir un cómic porque alguien te ha hecho reflexionar sobre su potencial.
Quizás sería más interesante educar a los alumnos en esta lectura enriquecida de los tebeos que tratar de metérselos con calzador. Partiendo de nuestras sesiones de 50 minutos y el temario agobiante que siempre llevamos a cuestas, desde el aula resulta más sencillo trabajar una lámina, una página concreta situando en contexto al lector, que obligar a la lectura de unos tebeos antediluvianos, difíciles y profundos para lectores de 13 o 14 años.


¿De que sirve que nuestros alumnos lean cómics por obligación si nadie les ha educado sobre sus virtudes? ¿No sería más interesante enseñarles previamente todo lo que puede ofrecer la exploración de las viñetas? Si secuestramos una página concreta de El arte de volar y la utilizamos para ejemplificar con ella el horror de la Batalla del Ebro, si trabajamos así la profusión de detalles, la documentación, la planificación de la secuencia… les estamos mostrando el infinito potencial de los tebeos. Y si de verdad confiamos en ellos, si de verdad logramos que se aferren al libro, no cabe duda que cuando sean más adultos y se encuentren con esta auténtica obra maestra que nos proponen Kim y Altarriba, sabrán valorarla en su justa medida: no como el horripilante tocho de páginas que les hizo tragar su profesor.

Los cómics no son lectura: Son exploración lectora. Quizás llega el momento de entenderlos en el aula de otra manera.

Cómo funcionan por dentro los fuegos artificiales (y por qué explotan formando esas figuras)

http://es.gizmodo.com/como-funcionan-por-dentro-los-fuegos-artificiales-y-p-1796618771

Los fuegos artificiales llevan con nosotros más de mil años, y no parece que vayan a desaparecer. Sin embargo, entre los primeros cohetes tradicionales chinos y los actuales media un abismo. Así se fabrican y así funcionan los espectáculos de pirotecnia actuales.

De qué están hechos

Fuegos artificiales en los Juegos Olímpicos de Londres. Foto: Eyesplash – Summer was a blast, for 6 million view / Flickr

Los ingredientes básicos de los fuegos artificiales son carbón, azúfre y nitrato de potasio (salitre) mezclados en un fino polvo negro inventado en China en el siglo IX y al que conocemos popularmente como pólvora. Aunque es la opción mas tradicional, no es la única. La pólvora genera mucho humo, y el humo impide ver bien los fuegos artificiales si hay poco viento. Por ello, muchas compañías pirotécnicas también usan propelentes nitrocelulósicos como la nitrocelulosa o la nitroglicerina para crear la denominada pólvora sin humo.

Pyrodex, uno de los diferentes tipos de pólvora sin humo del mercado. Foto: Wikipedia

La pólvora es un buen explosivo, pero no uno particularmente bonito, para que la deflagración sea visualmente atractiva, se combina con finas partículas de sales metálicas que emiten luz al arder. Cada sustancia es responsable de un color concreto:

  • Rojo: cloruro de litio o nitrato de estroncio
  • Naranja: principalmente cloruro de calcio
  • Dorado: polvo de hierro o zinc
  • Amarillo intenso: sales de sodio
  • Blanco: sales de magnesio o aluminio
  • Verde: nitrato de bario
  • Azul: nitrato de cobre
  • Violeta: una mezcla de nitrato de estroncio (rojo) y cobre (azul)
Diferentes compuestos químicos y el color que ofrecen al arder. GIF: Chemistry and Physics behind Fireworks

A estas alturas probablemente te estarás preguntando por qué es tan raro ver fuegos artificiales de color azul. John Conkling, de la Asociación Americana de Pirotécnica explica a NPR que el problema del azul es la temperatura. El nitrato de cobre es un compuesto delicado que brilla con luz azul solo cuando se quema a bajas temperaturas. Si se aplica demasiado calor, pierde la tonalidad y se ve blanco. Hacer fuegos artificiales azules requiere quemar el compuesto a baja temperatura, algo que es muy difícil de hacer, sobre todo en grandes cantidades. Además, su brillo es menor.

Los fuegos artificiales azules son los más difíciles de fabricar, por eso son tan raros. Foto: Faber_32 / Flickr

Por el contrario, los colores rojo, naranja, amarillo o blanco son los más fáciles de conseguir, por eso los fuegos artificiales en esos tonos son los más habituales.

Trucos del oficio

Para que las sales se acumulen en partículas de mayor tamaño y más visibles se emplea un aglomerante llamado dextrina (un derivado del almidón soluble en agua) que permite crear pequeñas bolitas de explosivo de colores que viajan más lejos en el aire al explotar y arden con más intensidad.

Algunos cohetes llevan un fino polvo de trisulfido de antimonio que es el responsable de que, al explotar, el fuego artificial deje una nube de partículas brillantes como si fueran purpurina. Finalmente, la mezcla explosiva se introduce en una cápsula hecha con capas de papel que retienen los gases para que el proyectil explote en lugar de solo arder.

El papel no contamina tanto como otros materiales, arde con facilidad y es barato. Cuánto más apretado esté el proyectil y más gruesas sean sus paredes, más ruido hace al detonar.

Estructura interna y fases de ignición

Un cohete de fuegos artificiales normal consta de dos fases, la primera es una cápsula con forma de tubo con una carga de pólvora y una salida por la parte inferior que es la que impulsa el proyectil hacia arriba. A veces se utilizan diferentes propelentes para que el cohete emita un silbido al subir.

Sección de un proyectil esférico para fuegos artificiales. Foto: YouTube

Cuando se quema por completo, la mecha interna llega a una segunda cámara comprimida que es la que explota, liberando las sales y generando el destello en el aire. Generalmente, esa segunda cámara tiene forma esférica, lo que da a los fuegos artificiales su característica forma globular. Si los componentes utilizados arden más despacio, van cayendo, convirtiendo la esfera de partículas en algo parecido a una enorme flor de fuego como un crisantemo.

Proyectiles para fuegos artificiales de diferente calibre. Foto: DIYTrade

La forma de la segunda fase y la disposición interna de las esferas de sales determinan la forma que generan al explotar. Por eso algunos fuegos artificiales forman figuras simples en el aire. La segunda fase cilíndrica genera un cono de partículas hacia arriba que se abren y caen formando una palmera. También puede explotar formando un anillo.

Algunos proyectiles tienen una segunda cámara con pequeños tubos llenos de esferas de sales. Al explotar, esos tubos actúan como pequeños morteros que envían las partículas incandescentes zumbando en todas direcciones como si fueran insectos de luz.

Morteros y detonadores electrónicos

Un especialista instalando una línea de tubos de mortero para fuegos artificiales. Foto: Fort Carson / Flickr

Hace mucho que los fuegos artificiales profesionales no se lanzan desde un cohete pinchado con un palito en el suelo. Generalmente se usan tubos a modo de mortero que ayudan a concentrar el impulso y a controlar la trayectoria del proyectil.

Algunos tubos de mortero solo contienen cargas de propelente con la cara superior abierta. Son los que generan las fuentes de fuego a ras de tierra. Para evitar posibles accidentes y dar al espectáculo el ritmo adecuado, la ignición es eléctrica y la controla un operario desde una distancia segura. [más información: ColourloversNPRWiredHowstuffworks y Mentalfloss]

Crecer en una familia en paro

http://ctxt.es/es/20170628/Firmas/13653/CTXT-menores-familias-paro-observatorio-social.htm

En España residen casi 8,3 millones de menores. Y de ellos, casi un 11% viven, o sobreviven, en hogares donde ningún adulto trabaja. Un porcentaje que cuando se traduce en términos absolutos, en personas, ofrece una cifra espeluznante: más de 900.000 bebés, niños y jóvenes de 0 a 17 años sufren  una grave situación de vulnerabilidad.

Este dato todavía duplica al de 2007, antes del inicio de la crisis económica, a pesar de que se ha producido un descenso superior a los tres puntos porcentuales desde 2013.

Las cifras recogidas en el informe Focus on Spanish Societyde Funcas, no ofrecen, sin embargo, según los autores, “una imagen precisa de la pobreza infantil”, ya que esta depende también de las prestaciones públicas que reciban las familias con todos sus miembros en edad de trabajar desempleados. En estos hogares puede haber, por ejemplo, parados que cobran una prestación, perceptores de rentas mínimas de inserción, pensionistas o jubilados. Aún, así, precisan, los datos dan idea de la proporción de niños y adolescentes “bajo condiciones específicas de preocupación y, en definitiva, estrés”.

Según este trabajo, el porcentaje de niños que viven en Europa en hogares con todos sus miembros desempleados oscila entre el 5,6% de Suecia y el 13,4% de Irlanda. En esta comparativa, realizada para 15 Estados miembros de la UE, destaca –y así lo hacen los autores– el que España, Grecia e Italia, a pesar de situarse en la parte alta de esta negativa clasificación, se encuentran por debajo de países menos castigados por el desempleo como Irlanda, Bélgica, Francia o Reino Unido. Las mejores posiciones las ocupan Suecia, Portugal u Holanda, con tasas inferiores al 8%.

Si se analiza la población adulta (18-59 años) que vive en hogares con todos los mayores de edad desempleados, la clasificación difiere sustancialmente. Los países del sur de Europa presentan mayores porcentajes. En Grecia roza el 18% y en Italia y España superan el 12%.

El documento de Funcas analiza además, a partir de los datos de la Encuesta de Población Activa, la correlación entre el tener hijos y poseer un empleo. Las mujeres se llevan la peor parte. En 2016, más de cuatro de cada cinco hombres de entre 25 y 49 años con uno o dos hijos estaban empleados. Entre aquellos del mismo grupo de edad sin hijos, la tasa de empleo era unos 10 puntos inferior. Entre las mujeres del mismo grupo de edad, en cambio, las que tienen hijos registran tasas de empleo mucho más bajas, entre 10 y 20 puntos menos que los hombres en su misma situación.

El estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorros emplea datos de 2016. Un año en el que la economía crecía y creaba puestos de trabajo a un ritmo de 500.000 anuales, según los datos oficiales, pero todo apunta a que estos siguen sin ser los necesarios, o con una duración suficiente, como para evitar que casi un millón de niños y adolescentes crezcan en hogares en paro.

España ¿se desertifica, o gana bosque?

http://plantando-conciencia.blogspot.com.es/2017/07/espana-se-desertifica-o-gana-bosque.html

En los últimos meses han aparecido en los medios informaciones aparentemente contradictorias: por un lado, se constata el avance del bosque en España y, por otro, se advierte del creciente riesgo de desertificación. Esto genera confusión, que se manifiesta tanto en las redes sociales como en los comentarios que los lectores dejan en los periódicos que publican las noticias. ¿Qué está pasando? ¿Hay realmente una contradicción?

 

Los datos del Inventario Forestal Nacional muestran inequívocamente que, en términos generales, la superficie forestal aumenta. Según recoge el documentoCriterios e Indicadores de Gestión Forestal Sostenible en los Bosques Españoles, publicado en 2012 por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ese aumento fue del 31% en el periodo 1990 – 2010. Hay que precisar que ese dato abarca la forestación (plantación en tierras desprovistas de bosque durante, al menos, los últimos 50 años), la reforestación (plantación tras incendio o corta en terrenos que sí estuvieron poblados de árboles alguna vez en los últimos 50 años) y la regeneración natural, es decir, la ocupación por los árboles de tierras de cultivo y pastos abandonadas. La reforestación incluye los cultivos forestales de especies alóctonas (no autóctonas) como los eucaliptos y el pino de Monterrey, así como de especies de pinos autóctonos y chopos. Si se considera la ganancia de bosque como un proceso contrapuesto a la desertificación, lo que importa es la regeneración natural que, según el citado documento, en el periodo 2003 – 2007 alcanzó una media de 48.000 has/año (una superficie equivalente al 6% de la Comunidad de Madrid).

Cuando se oye o lee que España está en riesgo de desertificación, probablemente muchas personas entienden que nuestro país se está convirtiendo en un desierto arenoso. Pero desertificación es, según la definición de la Convención de Naciones Unidas para la Lucha contra la Desertificación, la “Degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultante de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas”. Y, a su vez, la degradación de la tierra es la “reducción o pérdida, en áreas áridas, semiáridas y sub-húmedo secas, de la productividad biológica o económica y de la complejidad de los cultivos de secano, regadíos, o pastos y bosques”.

Aproximadamente tres cuartas partes del territorio español se clasifican como áridas, semiáridas o sub-húmedas secas. Por el simple hecho de formar parte de estas categorías, se considera que esas tres cuartas partes de nuestro país son vulnerables a la desertificación. Pero ser vulnerable a la desertificación no implica que se esté dando de hecho un proceso de desertificación, lo cual, según el Mapa de la Condición de la Tierra 2000 – 2010, que forma parte de la evaluación y seguimiento de la desertificación en España en el marco del Plan de Acción Nacional contra la Desertificación del Gobierno de España, sólo ocurre en el 1% de la superficie nacional.

Ahora bien, que en la actualidad la desertificación activa sea tan reducida no conlleva que en el pasado no haya sido muy superior. Y, efectivamente, en el pasado, la desertificación o degradación de la tierra fue muy intensa, y ello ha supuesto que, en la actualidad, el 20% del suelo español esté degradado, lo que significa que su productividad y biomasa son bajos. Esta situación afecta sobre todo a zonas tradicionalmente agrícolas de la mitad sur peninsular. Un 12% de España pierde más de 50 Tn de suelo por hectárea y año, cuando el límite tolerable se establece en 12 Tn, cifra que es superada en el 46% de la superficie española.

Además, hoy día siguen dándose usos insostenibles del suelo, especialmente en relación con la agricultura y la ganadería, en escenarios tales como los cultivos de regadío, cultivos leñosos (frutales, olivo y vid), cultivos herbáceos de secano en pendiente y dehesas afectadas por sobrepastoreo. A ellos hay que añadir la urbanización, que conlleva la pérdida total de la funcionalidad ecológica del suelo por sellado del mismo.

 

El uso inadecuado del suelo acentúa el riesgo de desertificación, especialmente en el actual contexto de cambio climático, tal y como señalan los modelos empleados para evaluar el riesgo de desertificación. Por ejemplo, tales modelos concluyen que hay una probabilidad del 100% de colapso de los cultivos de secano del sur de Córdoba en un plazo de 61 años, y del 88% de desplome de la superficie de regadío en el sureste de Castilla La Mancha en 47 años.

Otro asunto que parece ser comprendido con dificultad es el papel de los incendios forestales en el proceso de desertificación. Así, un reciente artículo publicado en un medio digital afirma que, tras un incendio, “El bosque tarda, pero vuelve”. La realidad es que el bosque no siempre vuelve. De hecho, el porcentaje de superficie acumulada recorrida por incendios forestales en los últimos 10 años es uno de los indicadores empleados para evaluar el riesgo de desertificación. La sucesión de incendios en un mismo lugar puede provocar grandes pérdidas de suelo, de modo que éste pierde su capacidad de sostener arbolado, que será sustituido por vegetación de menor porte, como arbustos, que podrían ser sustituidos por pequeñas matas, las cuales a su vez serían sustituidas por una cubierta herbácea y, en última instancia, a base de reiterarse los incendios, el suelo podría quedar desnudo. Es más, si el incendio es tan intenso que elimina el banco de semillas del suelo, no habrá que esperar a que ocurran otros fuegos para que sea imposible la regeneración natural.

Volviendo al aumento espontáneo del bosque, hay que precisar que, en muchas zonas, la regeneración natural requiere la intervención humana para acelerar la conversión de los raquíticos arbolillos en árboles productores de fruto y evitar que su abigarrada forma de crecimiento (por ejemplo, esos endebles tronquitos de roble que ni siquiera son árboles distintos, sino diferentes tallos de una misma cepa) incremente el riesgo de incendio.

Y, en relación con el cambio climático, se observa una pérdida generalizada de salud forestal, presumiblemente vinculada al calentamiento global. Una mayor mortalidad de árboles aumenta el stock de madera seca e incrementa el riesgo de incendio y, con él, el de desertificación. A este respecto es importante subrayar que el porcentaje de árboles que presenta una defoliación superior al 25% ha pasado del 36,5 en 1987 al 78,3 en 2014 (datos de la Red Europea de Seguimiento de Daños en los Bosques).

Como conclusión cabría decir que, en el pasado, España sufrió una notable desertificación, en la actualidad gana bosque y se desertifica poco y, en el transcurso de este siglo, como consecuencia de los usos insostenibles del suelo y del cambio climático, podría volver a desertificarse bastante.

Manga I: Introducción, definición e historia

Con esta entrada voy a adentrarme en algo que desconozco bastante pero que todos conocemos y hemos visto, especialmente en nuestra infancia y juventud y que luego vamos dejando atrás por unas cosas u otras. En mi caso, por la universidad y el trabajo después.

20 años después (año arriba año abajo) retomo el camino del anime (como pasa el tiempo).

Evidentemente empezaré hablando del manga que yo conozco y del anterior a mí: Mazinger Z, Campeones, Doctor Slump, Dragon Ball,… Y acabaré con mangas más actuales como Naruto o My Hero Academia (Boku no Hero), que parece está teniendo bastante éxito y que estoy visionando actualmente.

Resultado de imagen de boku no hero

Los últimos tienen casi todos la misma base: el mundo de los superhéroes o gente con poderes especiales (o no). Y todos ellos tienen, como no, las típicas dramatizaciones de todo lo japonés.

Empecemos por la definición de Manga: según la Wikipedia, Manga (漫画 o también まんが , Manga?) es la palabra japonesa para designar a las historietas en general. Fuera de Japón se utiliza tanto para referirse a las historietas de origen japonés como al estilo de dibujo utilizado en estas.

No hay que confundir el Manga con el anime, que se refiere únicamente a las series de animación.

CONTINUARÁ… O NO…