Hitzefrei!

http://alemaniaentrebastidores.blogspot.com.es/2015/08/Hitzefrei-alemania.html?m=1

Hace unas semanas tuvimos unos días de calor extremo. Los alemanes se derretían, y para que nos vamos a engañar, los españoles también. Me ha sorprendido darme cuenta que sobrellevo el calor mucho mejor en España que en Alemania. Allí te lo esperas, es verano, es lo que toca, y además el paraje concuerda con la temperatura, todo está marrón y amarillo. Todo concuerda.

 


Pero aquí no es lo que pega, el coche marca los 45 grados, y tú no puedes creértelo. Miras por la ventana y todo está verde, no hay nada amarillo por los alrededores, ¿cómo va a hacer tanto calor un paisaje así? Algo falla.


Por eso cuando sales a la calle y te llega la ola de calor duele mucho más, porque no te la esperas, es a traición.

Por suerte esos días de calor, que nada tiene que envidiarles a los españoles, son muy contados. Excepcionales. 

Debido a que estos calurosos días no son lo normal, en Alemania no suele existir eso de horario de verano y de invierno. Todo el mundo tiene el mismo plan de trabajo, colegios incluidos. Por eso cuando llegan estas olas de calor todo el mundo tiene una palabra en la boca:

Hitzefrei!


Que básicamente viene a ser libre por calor extremo. Es decir, no colegios, no trabajo…

Más quisiéramos…

Según me han contado las temperaturas deben de ser muy muy muy altas como para que la empresa tome esta medida. Y teniendo en cuenta que en Alemania hay poquísimos lugares que cuenten con aire acondicionado, los días estos se viven mal…

Las leyes alemanas estipulan que la habitación de trabajo debe de estar siempre a menos de 26 grados, si la asciende, entre 26 y 30 grados, la empresa debería de permitir que los empleados lleven ropa más fresquita y proporcionar agua gratis. A partir de los 30 grados es obligatorio hacerlo. Y cuando la temperatura de la sala supera los 35 grados es cuando se debería de dar el Hitzefrei, pues las condiciones ambientales no son aptas para el trabajo.

En los colegios el director es el que decide que hacer, pero la temperatura dentro de las aulas debe de superar los 25 grados.

Hace muchos años en los colegios si que se hacía el Hitzefrei, allá por los 60. A mediodía se pasaba una circular y las dos últimas horas quedaban suspendidas. Ahora no es tan normal que se haga.


En este verano hemos tenido unos cuantos días de muchísimo calor, pero no conozco a nadie que haya tenido oficialmente un Hitzefrei. Aunque bueno, en mi caso he tenido uno encubierto. Trabajo en una clínica de fisioterapia y en los días de mucho calor la gente suele cancelar las sesiones, en especial las personas mayores. Todos tienen schlechte Kreislauf, que vendría a ser ese malestar, cansancio y pocas ganas de moverse que nos invaden durante el verano. Aunque a los abuelillos se les agrava con las enfermedades que ya de por sí tienen.

Y así, un viernes de calor infernal en el que el 70% de los pacientes cancelaron la sesión, aprendí el vocablo de Hitzefrei al salir casi tres horas antes del trabajo.

He intentado encontrar un homónimo en nuestro idioma, pero como pudiésemos dejar de trabajar por calor extremo… poco productivo iba a ser el verano español.

Aunque si lo pensamos un poco, es posible que si que tengamos algo parecido, la siesta.

Hay algunas horas del día en las que es humanamente imposible trabajar. En Alemania al no tener el horario partido, tan solo tienen una pequeña pausa para comer, los días de muchísimo calor la gente que puede va antes al trabajo y así salen antes, pues está claro que el calor se sobrelleva mucho mejor en casa. En cambio nosotros tenemos una pausa muy amplia, la gente se va a casa, se echa la siesta y cuando el calor ya no es tan extremo se vuelve a trabajar.


¿Conocíais esta palabra? ¿Alguna vez habéis tenido un Hitzefrei?

Un saludo!!

Anuncios