El gran problema de la universidad

https://isragarcia.es/la-universidad-gran-fallo

La universidad …

el gran problema de la universidadFue creada para ayudarnos a diseñar nuestras vidas. Educar a jóvenes a ser economistas, sociólogos, filósofos, matemáticos o ingenieros. Al mismo tiempo, en el trasfondo, fue creciendo otra ambición más extraña y más grande incluso que el primer gran objetivo. Esta ambición aparece cuando acabamos la universidad, cuando obtenemos el diplomado o graduado, juro cuando ha acabado ese viaje. Es la idea de que la universidad debería enseñarnos a cómo vivir mejor. Es decir, las universidades deberían ser esos lugares donde ir y trabajar (no estudiar) en aquello que en realidad importa:

  • ¿Quiénes somos?
  • ¿Cuál podría ser nuestro(s) talento(s)?
  • ¿Cómo podríamos mejorar nuestra cultura?
  • ¿Cómo podríamos ayudar a las personas que no encuentran trabajo?
  • ¿Qué podríamos hacer por el cambio climático?
  • ¿Cómo vamos a liderar nuestras vidas?
  • ¿Cómo ser más felices de lo que fueron nuestros padres?

No es una coincidencia que las grandes universidades se fundaron en el siglo XIX, cuando la religión empezó a sufrir su debacle más severo. ¿Donde encontrar significado, consolación, sabiduría y comunidad? Antes podías encontrarlo en una iglesia y ahora en una universidad, o al menos esa fue la idea. Que la cultura y el conocimiento reemplazara La Sagrada Escritura.

El gran problema de la universidad

Un precioso propósito, pero hay un problema. Ve a cualquier universidad en el mundo y plantea grandes preguntas. Cuestiones como:

  • ¿Qué pasos debería tomar para vivir la vida que merezco?
  • ¿Dónde podría encontrar significado?
  • ¿Cómo puedo cambiar lo que importa?
  • ¿Cómo sobresalir de uno mismo?
  • ¿Qué hacer para ayudar a las personas que sufren la desventaja de este mundo tan injusto?

Si lo haces, no tardarás en ser ignorado o tachado de problemático. No tienes el permiso para realizar ese tipo de preguntas. Silencio.

No hay lugar para los irreverentes, qué pena

Este tipo de preguntas, dramas internos, instinto, intuición, perspicacia e insolencia están fuera de lugar en la universidad. No hay personas entradas para resolver estos asuntos. En cambio si hay lugar para el dogma y lo abstracto y para cualquier cosa que no sea urgente y práctica.

Imagina temas cómo

  • Crear conversaciones auténticas
  • Reconocer patrones de comportamiento y entonces modificarlos.
  • Manejar expectativas.
  • Identificar sesgos.
  • Optimizar finanzas personales.
  • Hacer funcionar una idea.

En cambio puedes encontrar:

  • Historia.
  • Literatura.
  • Filosofía.
  • Biología.

Prioridades arcanas que no responden a las necesidades vibrantes que este momento demanda a gritos.

Lo que sí necesitamos en la educación

La universidad que todos queremos, esa que de verdad reemplazará iniciativa por obediencia hará cosas como:

  • Reorganizar departamentos para reflejar las prioridades actuales de nuestras vidas.
  • Lanzarnos contra el riesgo que todavía no conocemos.
  • Colocarnos frente a la oportunidad que no entendemos.
  • Enfrentar la ansiedad, frustración o miedo que todos tenemos dentro de nosotros.
  • Responder a todas y cada una de esas preguntas existenciales que tenemos cada uno.

No es una queja, las universidades pueden permanecer como son. Solo es un aviso para que si no nos ayudan a mejorar, tendremos que hacerlo nosotros mismos.

Anuncios