Querido gilipollas con ruedas caras

 

Querido gilipollas con ruedas caras: bienvenido a este museo de la caspa.

Has entrado por la puerta grande y no de cualquier manera, sino como merecedor de una carta personalizada para ti solito. En un país en el que ser un gañán se tolera e incluso se aplaude a menudo, no era sencillo que las cabezas se giraran a tu paso al comentario de “¿pero cómo se puede ser tan gilipollas y tener tan poca vergüenza, todo al mismo tiempo?”. Pues lo has conseguido. En las redes y en los medios se habla de ti y de tu hazaña:

1) Aparcar tu coche en una zona reservada para personas con discapacidad.

2) Que alguien señale que hay un tonto anónimo que ha aparcado de esa manera.

3) Que decidas salir a reivindicar la autoría de la estupidez y la poca vergüenza (esto te honraría si no fuese por el punto 4).

4) Que te presentes como víctima de los comportamientos incívicos de otros (la gente no es cuidadosa con mi coche).

Eres la polla. Esta sería mi conclusión rápida en un primer análisis pericial sobre ti. Pero vamos a profundizar un poco más. Vamos por partes. A quienes les robas la plaza de aparcamiento no son minusválidos, como dices. Si así fuera, tú podrías aparcar y yo no estaría escribiéndote esta carta. Minusválido significa “menos válido” y quienes aparcan ahí no son, por lo general, ni más ni menos válidos que cualquier persona. No, ese lugar está reservado para personas con alguna discapacidad. Una persona que carece de la capacidad de andar, por ejemplo. Tal vez alguien que se cruzó con un idiota a 200 kilómetros por hora en una carrera de esas que te gustan. A esta persona que, por no poder caminar, usa una silla de ruedas, sería a la que tú le estás complicando la vida por preocuparte más de tu coche que de tu vergüenza.

La culpa de que aparques ahí, dices, es de los demás, de “la gente”, que no es nada cuidadosa. No como tú, que eres todo un detallista. Mucho Ferrari, pero como persona pareces el salpicadero de un Seat Panda (esta frase la escuché de niño, me gustó, pero ahí se ha quedado toda la vida, la verdad; nuca le había dado salida hasta este momento contigo). Me encantan los tíos que dicen “es que la gente es muy tal”. A un lado del cuadrilátero, tú y al otro, la humanidad, que no tiene ni idea. Puto cuñao… La gente es que no sabe, ¿verdad? El mundo gira, equivocado, alrededor de ti y de tu vehículo y ambos sobrevivís como podéis ante una marea de chusma que envidia vuestro éxito. Como si te leyera el cerebrillo ese que tienes detrás del peinado. Como tienes dinero, tus padres creen que todo va bien y no llaman al programa Hermano Mayor. Vaya error.

Comentario-Xavi_998910469_5838513_667x310

Eres un mandamás de la empresa Hawkers, ya sabes, gafas de sol, hacer el pino en la orilla de la playa, juventud, frescura, buen rollo y tal, pero eres un casposo, tengas 30 años o tengas 25, lleves gafas con reflejo azul o amarillo chillón. No, esto no tiene nada que ver con la envidia. Te voy respondiendo, porque los egos tan desequilibrados como el tuyo, suelen buscar respuesta por ahí. A la gente se la pela si tienes un Ferrari o un Opel Corsa, mientras no seas un maleducado. “El secreto de Hawkers es el flow”, he leído en una entrevista. Y hablando de flow, voy a acabar poniéndome rapero contigo. El coche cubre los complejos de pene y tú vas en Ferrari. Otros vamos en bici. Caen unas gafas de sol sobre mi nariz mientras escribo esto. Y no, no son Hawkers.

http://humor.atresmedia.com/liopardo/gerardotc/querido-gilipollas-con-ruedas-caras#sthash.Yw88x3Jl.dpbs

Anuncios