Colonicemos a Titán

https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/colonicemos-a-titan/

La luna más grande de Saturno podría ser el único lugar más allá de la Tierra donde los seres humanos podrían vivir.

Imagen infrarroja compuesta de la luna de Saturno, Titán, desde la nave Cassini de la NASA. Crédito: NASA, JPL, Universidad de Arizona y Universidad de Idaho

La idea de una colonia humana en Titán, una de las lunas de Saturno, puede parecer una locura. Su temperatura llega a casi -300° Fahrenheit, y de sus cielos llueven metano y etano que fluyen en mares de hidrocarburos. Sin embargo, Titán podría ser el único lugar en el sistema solar en donde tiene sentido construir un asentamiento humano permanente y autosuficiente.

Llegamos a esta conclusión después de mirar los planetas de una nueva manera: ecológicamente. Consideramos el hábitat que los seres humanos necesitan y buscamos esas condiciones en nuestro vecindario celestial.

Nuestro escenario de colonización, basado en la ciencia, la tecnología, la política y la cultura, plantea un experimento mental para quien quiera pensar en el futuro lejano de la especie.

Esperamos que la naturaleza humana permanezca igual. Los seres humanos del futuro tendrán los mismos impulsos y necesidades que tenemos ahora. En términos prácticos, su hogar debe tener energía abundante, temperaturas habitables y protección de las asperezas del espacio, incluyendo la radiación cósmica, la cual según una nueva investigación es inevitablemente peligrosa para los seres biológicos como nosotros.

Hasta ahora, la mayoría de los investigadores han considerado la Luna o Marte como el siguiente paso para el asentamiento humano. Estos destinos tienen la doble ventaja de la proximidad y de no ser del todo irreal como opciones hacia donde debemos ir. Esta segunda característica no está presente en los otros cuerpos cercanos a nosotros dentro del sistema solar: Mercurio y Venus.

Mercurio está demasiado cerca del Sol, con temperaturas extremas y otras condiciones físicas que vuelven muy difícil la supervivencia. La atmósfera de Venus es venenosa, aplastantemente pesada y como un horno caliente, debido a un incontrolable efecto invernadero. Podría ser posible vivir suspendido por globos en la atmósfera alta de Venus, pero no vemos cómo tal asentamiento podría ser alguna vez autosustentable.

Pero aunque la Luna y Marte parecen destinos relativamente razonables, también tienen un problema que hace que dejen de ser una opción: ninguno de los dos está protegido por una magnetósfera o atmósfera. Así, los rayos cósmicos galácticos (GCR, por sus siglas en inglés) y las partículas energéticas de supernovas distantes bombardean las superficies de la Luna y Marte. Y la gente no puede vivir a largo plazo bajo el asalto de los GCR.

El potencial de causar cáncer de esta poderosa radiación es conocido desde hace tiempo, aunque sigue siendo poco cuantificado. Pero investigaciones realizadas en los últimos dos años ha añadido un peligro probablemente más grave: daño cerebral. Los GCR incluyen partículas, tales como núcleos de hierro, que viajan casi a la velocidad de la luz y destruyen el tejido cerebral.

Exponer ratones a esta radiación en niveles similares a los encontrados en el espacio causó daño cerebral y pérdida de habilidades cognitivas, según un estudio publicado el año pasado por Vipan K. Parihar y sus colegas en Science Advances. Esa investigación sugiere que no estamos listos para enviar astronautas a Marte de visita, mucho menos para vivir allí.

En la Tierra, estamos protegidos de los GCR por el agua en la atmósfera. Pero se necesitan dos metros de agua para bloquear la mitad de los GCR presentes en el espacio desprotegido. Entonces, un asentamiento en la Luna o Marte tendría que ser construido bajo tierra para estar a salvo de esa radiación.

Pero, un refugio subterráneo es difícil de construir y no es flexible o fácil de expandir. Los colonos necesitarían excavaciones enormes para tener espacio para abastecer todas sus necesidades de alimentos, manufactura y vida cotidiana. Entonces, nos preguntamos por qué  enfrentarse a ese problema. Podemos vivir bajo el suelo en la Tierra. ¿Cuál es la ventaja de hacerlo en Marte?

Más allá de Marte, el próximo hogar potencial está entre las lunas de Júpiter y Saturno. Hay decenas de opciones entre ellos, pero el ganador es obvio. Titán es el cuerpo más parecido a la Tierra más allá de nuestro hogar original.

Titán es el único otro cuerpo en el sistema solar con líquido en la superficie, con sus lagos de metano y etano que, sorprendentemente, se parecen a las masas de agua de la Tierra. Llueve metano en Titán, llenando pantanos de vez en cuando. Las dunas de hidrocarburos sólidos se parecen notablemente a las dunas de arena de la Tierra.

Para protegerse de la radiación, Titán tiene una atmósfera de nitrógeno un 50 por ciento más gruesa que la de la Tierra. La magnetósfera de Saturno también proporciona refugio. En la superficie, grandes cantidades de hidrocarburos en forma sólida y líquida están listos para ser usados como energía. Aunque la atmósfera carece de oxígeno, el agua congelada, justo debajo de la superficie, podría utilizarse para proporcionar el oxígeno para la respiración y para quemar los hidrocarburos como combustible.

Hace frío en Titán,  unos -180 ° C (-291 ° F), pero gracias a su gruesa atmósfera, los residentes no necesitarían trajes de presión, solo ropa caliente y respiradores. Las casas podrían ser de plástico producido a partir de los recursos ilimitados cosechados en la superficie y podrían consistir en cúpulas infladas por oxígeno y nitrógeno cálidos. La facilidad de construcción permitiría grandes espacios interiores.

Los titanianos (como los llamamos) no tendrían que estar todo el tiempo adentro. Las oportunidades recreativas en Titán son únicas. Por ejemplo, usted podría volar. La débil gravedad, similar a la de la Luna, combinada con la espesa atmósfera, permitiría a los individuos volar con alas en sus espaldas. Si las alas se caen, no se preocupe, el aterrizaje será fácil. La velocidad terminal en Titán es la décima parte de la que tenemos en la Tierra.

¿Cómo llegaremos allí? En la actualidad, no podemos. Desafortunadamente, lo más probable es que no podamos llegar a Marte de una forma segura, menos aún, sin una propulsión más rápida para limitar el tiempo en el espacio antes de que los astronautas sean excesivamente dañados por la dosis de GCR asociada al viaje. Necesitaremos una propulsión más rápida a Marte o a Titán. Para Titán, una mucho más rápida aún, debido a que actualmente el viaje toma siete años.

No hay forma rápida de moverse de la Tierra. Tendremos que resolver nuestros problemas aquí. Pero si nuestra especie continúa invirtiendo en la ciencia pura de la exploración espacial y y en la expansión de la tecnología necesaria para preservar la salud humana en el espacio, la gente eventualmente vivirá en Titán.

Charles Wohlforth y Amanda Hendrix son los autores de Beyond Earth: Our Path to a New Home in the Planets.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: