¿MAGIA O ROBO? O COMO UNA PATATA PASA DE 0,12 €/kg (PRODUCTOR) A 1,25 €/kg (CONSUMIDOR)

http://www.masquemaquina.com/2016/11/magia-o-robo-o-como-una-patata-pasa-de.html?m=1

Recogiendo patatas

EN REALIDAD YO NO ENTIENDO NADA

Así es, yo no entiendo nada. No soy ningún experto en mercados agrarios, pero como productor y también como consumidor me “chirría” que vayas al “super” y encuentres como una patata, variedad Monalisa, la oferta una gran superficie a 1,25 €/kg pero esa misma patata se la han pagado al productor a 0,12 €/kg. ¿O yo estoy loco, que puede ser, o es que en realidad hay muchos “locos”, posiblemente “piratas” o hablando claro, sinvergüenzas?

¿Cómo es posible que un producto que no se manipula, que como mucho se lava y se envasa en red o plástico agujereado se multiplique por 10 desde su parcela a la tienda?

¿Y la naranja qué?: He iniciado el tema con la patata como podía haberla iniciado con la naranja o la mandarina o decenas de productos que no requieren ningún tipo de manipulación: pimiento, melones y sandías, ajos y cebollas, tomates, almendra, judías, lentejas y garbanzos…

Parcelas de cebollas abandonadas sin recoger (las pagan a menos de 5 céntimos y en tienda a 0,65 o 1 €/kg…), campos de melones pisoteados por el propio agricultor, ídem con tomates, ajos…

Vídeo 

¿Quién controla todo esto? Legalidad, ética y pecado

Yo tengo que reconocer que me pierdo en este intrincado laberinto de intereses. Ya lo he dicho, no soy ningún experto y ni tan siquiera un estudioso del tema, pero “me chirría“.
Siguiendo con la patata, puedo llegar a entender que hace un par de años se pagase a 7 o 9 céntimos y este año sobre 0,30; 0,45 e incluso 0,60 €/kg en función de variedades y calidades, pero me vuelve a “chirriar” que en una misma campaña tras esos 0,30 €/kg en apenas unos días se desplome a 0,12 €/kg (y ojo porque en las ventas por contrato previo apenas se ha rondado toda la campaña sobre esos 12 o 13 céntimos)
Seré demasiado obtuso, pero no puedo entenderlo y tengo tendencia a ver “fantasmas” o lo que es lo mismo, entiendo que hay suficiente poder para manipular los mercados, para meter miedo a los productores para que vendan, casi a cualquier precio, sus producciones (sobre todo teniendo en cuenta que hace unas semanas España se ha visto inmersa en unas lluvias que añadidas a la falta de capacidad de almacenamiento de los productores y unos cuantos rumores sobre cierre de demanda se precipite en la manipulación de precios en origen) No puedo creer que haya tantas fluctuaciones en la demanda mundial e insisto que más bien creo en intereses y codicia que en la propia ley de oferta y demanda.

¿Esto es legal? Posiblemente lo sea. Así es la economía en la “aldea global”. Aquí todo vale, pero ¿es ético? En cualquier caso seguro que es pecado.

Algunos números: Solamente revisando el completo informe semanal del Magrama(26 de octubre del 2016) los “chirríos” son constantes:

  • La clementina a 0,253 €/kg
  • La naranja a 0,173 €/kg
  • La ya nombrada patata a 0,217 €/kg
  • El tomate liso a 0,61 €/kg…

DE CUENTAS

Sigo con la patata y voy a hacer mis propios números. Son números “muy gordos” pero alguien tiene que mojarse y si me equivoco en los números, repito que son “gordos”, que alguien me corrija.

  • Patata en origen colocada en sacas: 0,12 €/kg = 20 pts/kg
  • Transporte hasta almacenista (100 km): 4-5 pts/kg
  • Manipulación y envasado: 6-9 pts/kg

Coste mayorista: suma costes anteriores 30 a 34 pts/kg

  • Margen comercial almacenista (15 %): 34 a 39 pts/kg
  • Transporte hasta mayorista (80 km): 3 – 4 pts/kg
  • Margen comercial mayorista (15 %): 43 a 50 pts/kg = Coste a vendedor

Coste vendedor: 43 a 50 pts/kg

  • Margen comercial frutería (30 %): 56 a 65 pts/kg es decir 0,34 a 0,39 €/kg

Coste a consumidor final: 56 a 65 pts/kg o 0,34 a 0,39 €/kg

Entonces ¿quién se queda con lo que falta hasta la oferta de 1,25 €/kg? ¿Dónde están los 85 o 90 céntimos que faltan?

Además este “burdo” no coincide exactamente con los precios publicados por Mercasa (precios a mayoristas) pues Mercasa marca, última semana, un precio a mayorista entre 0,29 €/kg (patata común) y 0,38 €/kg (patata calidad) pero se acerca.

“Magia” o ¿como pasar de 0,05 a 0,65 €/kg? (foto 2/11/2016)

También Mercasa ofrece la evolución desde origen a destino y da unas cifras de 0,28 €/kg (origen) mayorista 0,43 €/kg y consumidor 1,06 €/kg Aquí ya hay diferencias en un producto tan sensible en precio como es la patata y donde unos pocos céntimos marca la diferencia entre una campaña aceptable a un desastre para el productor. Un productor con un rendimiento de 40000 a 50000 kg/ha significa que 0,05 €/kg le supone más de 2000 €/ha a su producción.

¿Pero quien gana? ¿La pequeña tienda, los mayoristas, quién?

No creo que sea la pequeña tienda porque sé de buena tinta que una pequeña tienda no compra la patata al precio que yo digo en la tabla de 43-50 pts/kg si no bastante más. La pregunta entonces es ¿cuál es el margen del mayorista? ¿a cómo compran las grandes cadenas de distribución? ¿Está aquí el “eslabón perdido? ¿son los que tienen capacidad para manipular un mercado, almacenar producto y sacarlo cuando quieren los que de verdad ganan?

Cadena de valor desequilibrada: Mi opinión es que el mal está en los intermediarios, en una cadena de valor que no tiene ningún equilibrio, que son personas que no han visto el campo ni en pintura y que sólo les preocupa obtener beneficios para sus empresas y para si mismos.
No importa el origen de la patata, si los franceses empiezan a sacar sus patatas en octubre a los españoles que las cogen en ese mes que les den morcilla pero sin embargo cuando Murcia empieza a recoger su patata temprana tampoco la pagan mucho más cara porque tienen sus reservas en las cámaras… Siempre ganancias para los mismos, “chirridos“.

Naranja (1,1 €/kg) y tomate (1,29 €/kg) (Foto 2/11/2016)

¿Y LA ADMINISTRACIÓN, ADEMÁS DE COBRAR Y LUCIR PALMITO NO DEBEN HACER ALGO MÁS?

Pues quizá lo hacen pero…: La Administración no puede estar “a verlas venir”. Unas instituciones macromayoradas encabezadas por Ministerios como Agricultura y Alimentación, Sanidad (antes también Consumo…) Economía y Competitividad… y de ahí a las diversas Consejerías de las numerosas Comunidades Autónomas, Institutos y cientos de organismos que seguro que en su interior hacen algo pero pardiez si desde fuera sabemos lo que hacen por la ciudadanía dentro de sus bonitas y cómodas paredes. Supongo que entre sus bien nutridas filas de técnicos funcionarios habrá sapiencia, tiempo y ganas suficientes para investigar un mercado tan sencillo de seguir como qué ocurre y cómo evoluciona el precio de una patata, de un tomate y de un pepino, desde la tierra hasta la mesa.

Y que se hace algo estoy seguro pero repito, “la mujer del Cesar además de ser honrada debe parecerlo”

Me hago eco de una noticia del diario El País en referencia al expediente sancionador que actualmente el Ministerio de Agricultura tiene con Dia y Eroski, la causa es por un pacto de compras que puede infringir la Ley de la Cadena Alimentaria. Sin embargo la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) es partidaria del archivo del expediente que en su día presentó Promarca y la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas. Este es un buen ejemplo de dos políticas totalmente enfrentadas en el tablero de la gran distribución alimentaria.

POSIBLES SOLUCIONES

Unión de productores

No me estoy refiriendo a las cooperativas que en mayor o menos medida funcionan sino en la unión de cooperativas de diferentes regiones.

En el caso particular de la patata, un producto que en realidad se está recogiendo más de 6 meses en España pues se empieza a primeros de mayo en Murcia y Cartagena y luego se pasa a Andalucía para seguir en Toledo, Albacete y así ir subiendo hasta llegar a Ávila, Salamanca, Valladolid… ¿no se podrían unir los productores para tener una entrega al mercado escalonada?

Sin peajes

Naranja: del árbol a la mesa

Del productor al consumidor: No sé si esto puede ser una solución. Al final estas iniciativas funcionan pero a pequeña escala pero dar así salida a una producción tan elevada como la de patatas, melones, tomates…

Sería lo ideal pues así el consumidor sabría lo que conlleva la producción, se abaratarían los precios y se llevaría un producto seguramente más sano a las mesas pero en realidad lo veo utópico, ajeno a la realidad.

De todas formas abogo por que se analicen estas soluciones. Ahora hay armas importantes, contundentes, las que no había hace unas decenas de años. Están las web´s, las redes de comunicación pueden convertirse en redes de abastecimiento.
Mirad el artículo de La Huerta Digital que puede ilustrar nuevas formas de comercio como la iniciativa de Agroboca.

¡Gran Oferta! Patatas en la gran superficie (foto 2/11/2016)

Redes sociales ¿sirven para algo?

Pues deberían porque si no se convierten en “gallinero de cacareo” Hoy los agricultores han encontrado en las redes sociales un buen sistema para comunicarnos nuestras experiencias. Grupos tan numerosos como el de Agricultura Española o el de Amantes de los tractores ambos con más de 30.000 miembros pero también muchos otros deberían tener poder para denunciar los abusos.

Veremos si las redes sociales contribuyen a encauzar la “justicia” para el productor

Creo que esto si lo sabemos encauzar es bueno. Si no, una vez más, seguiremos siendo, con perdón, borregos y cada vez que vayamos a un súper nos taparemos los oídos para no escuchar los “chirridos” del campo 😒

Las 10 empresas que controlan el mercado de la alimentación procesada
Anuncios