Esto es lo que pasa cuando un enjambre de hormigas de fuego devora una cucaracha preñada

http://es.gizmodo.com/esto-es-lo-que-pasa-cuando-un-enjambre-de-hormigas-de-f-1787075602

Ya lo decía Seth MacFarlane en aquella parodia de un programa de animales titulado: ¡Maldita sea, naturaleza! ¡Asustas! Este vídeo grabado por un aficionado a las hormigas es la mejor prueba. Si eres de los de estómago sensible, quizá no sea buena idea que lo veas.

El creador del vídeo es AntsCanada, un aficionado a las hormigas que mantiene y estudia varias colonias de estos insectos. Después de varias peticiones de espectadores para que enseñe cómo cazan y se alimentan las hormigas de fuego en su hábitat, AntsCanada accedió a mostrar el proceso con presas vivas. La hormiga de fuego (Solenopsis invicta) tiene una picadura muy dolorosa para los seres humanos y potencialmente letal, cuando atacan en masa, para la mayor parte de los insectos.

Lo que AntsCanada no sabía era que la cucaracha que sirvió como cena al hormiguero estaba a punto de poner huevos.

Cuando las cucarachas mueren estando preñadas, expulsan automáticamente el saco de huevos u ooteca con la esperanza de que las crías puedan sobrevivir de algún modo. Las ninfas que escapan de la ooteca en este caso no tienen la menor oportunidad dentro del hormiguero. El resultado es una escena de caza con sorpresa al final (hacia el minuto 10) no apta para estómagos delicados. [vía AntsCanada]

Anuncios

Geometría esférica I: La liberación de la curva

http://ciclolimite.blogspot.com.es/2014/02/la-suma-de-angulos-internos-de-un.html
http://geometrias-no-euclideanas.blogspot.com.es/2007/09/parte-iii-las-geometras-esfrica-y.html
https://en.wikipedia.org/wiki/G._H._Hardy#Hardy.27s_aphorisms

http://radiorho.blogspot.com.es/2016/10/geometria-esferica-i-la-liberacion-de.html?m=1

Los ángulos de un triángulo suman 180º ¡si éste se encuentra sobre un plano!

Normalmente, obviamos la última parte de la oración. Los profanos damos por hecho que toda la geometría se desarrolla en el plano, ajenos a las geometrías elíptica, hiperbólica,… de las que aquí no vamos a hablar (más que nada, porque no tengo ni idea de ellas). El caso es que resulta muy interesante preguntarse cómo serían las figuras geométricas que conocemos si en vez de en un plano las dibujáramos en una superficie un pelín más rara, como por ejemplo, una esfera. Pero antes de ir al grano, vamos a estudiar un poco de historia para ver de dónde salen todas estas geometrías…

Euclides y sus postulados

El aspecto que más me fascina de los matemáticos es su habilidad para deducir potentes teorías a partir de principios muy simples. Estos ladrillos sólidos en torno a los que se construye la catedral biblioteca de las matemáticas se llaman axiomas postulados. No sólo se usan en matemáticas, todas las teorías científicas parten de hechos que se toman como ciertos, que no se deducen ni se razonan. Por ejemplo, la teoría de la relatividad especial asume que las leyes físicas son iguales para cualquier observador que se mueva a velocidad constante. Si el universo no se comportara así, la teoría de Einstein no sería válida.

La geometría, cómo no, tiene también sus postulados. Los dedujo Euclides en su obra Los Elementos, que escribió hace unos 2300 años. Es importante darse cuenta de que Euclides no inventó la geometría, no dictó los postulados y a partir de ahí se construyeron todas las figuras geométricas (Tales y Pitágoras vivieron unos siglos antes que él e hicieron fuertes descubrimientos en el campo), sino que intentó clarificar la geometría del momento haciendo que toda ella se pudiera deducir de una serie de cláusulas sencillas (lo cual también tiene muchísimo mérito).

Escribió, pues, cinco postulados en los que se basa la geometría plana, que siguen siendo igual de válidos hoy (de hecho, esta geometría se conoce como euclídea en su honor):

  1. Dos puntos determinan un segmento.
  2. Un segmento se puede extender infinitamente dando lugar a una recta.
  3. Se puede trazar una circunferencia con cualquier centro y cualquier radio.
  4. Todos los ángulos rectos son iguales entre sí.
  5. Por un punto exterior a una recta, sólo pasa una paralela a la misma. (Postulado de las paralelas)
A mí me parecen todos bastante básicos, pero Euclides y otros matemáticos no estaban convencidos con el quinto. En la formulación original de los postulados, el último se enuncia como “si una línea recta corta a otras dos, de tal manera que la suma de los dos ángulos interiores del mismo lado sea menor que dos rectos, las otras dos rectas se cortan, al prolongarlas, por el lado en el que están los ángulos menores que dos rectos” (no quiero alargar excesivamente la entrada, pero son muy curiosas las versiones alternativas al quinto postulado que se han ido planteando a lo largo de la historia, como “las rectas paralelas son equidistantes” o “existe un par de triángulos no congruentes, pero semejantes”). La complejidad del mismo en comparación con los otros hizo que los estudiosos se plantearan la posibilidad de deducirlo de los demás.

Hace poco [unos 200 años, estando (cómo no) Gauss de por medio], se decidió poner punto y final al dilema y se trató de demostrar por reducción al absurdo (empiezas suponiendo falso lo que quieres probar e intentas llegar a una contradicción que indique que tiene que ser verdadero) que el postulado de las paralelas era fundamental. Así pues, se prescindió de él y se construyeron las figuras geométricas a partir de los otros cuatro. Y la conclusión fue…

La liberación de la curva

El postulado de las paralelas oprimía a las curvas, encorsetándolas en los cánones de las figuras planas e imposibilitando que algunas rectas (conocidas como paralelas por el euclídeopatriarcado) se pudieran cruzar.
Dejando la coña a un lado (y recalcando mi admiración a Mary Wollstonecraft y el feminismo de primera y segunda ola): se concluyó que el quinto postulado era fundamental para la geometría plana y eliminándolo, se obtenían geometrías nuevas como las mencionadas anteriormente. Por tanto, en geometría esférica, no existen rectas paralelas: todas ellas se cortan entre sí.

Volvemos al triángulo en la esfera

En una esfera, definimos como rectas a los círculos máximos que se pueden trazar en ella (es decir, los círculos que tienen radio igual al de la esfera en la que los dibujamos). Un triángulo, como el que tenemos aquí abajo, está delimitado por tres segmentos de círculos máximos.

Ahora llega el momento de sorprenderse: ¡Todos los ángulos de este triángulo son rectos!
En efecto, cuando estamos sobre una esfera, toca reformular el teorema con el que empieza la entrada:

Los ángulos de un triángulo suman entre 180º y 540º si éste se encuentra sobre una esfera.

¿O sea que toda la trigonometría plana, basada en la constancia de la suma de los ángulos del triángulo es inválida para situaciones como esta? Pues no. Hay una entrada entera en Wikipedia sobre trigonometría esférica para los más interesados, pero aquí sólo voy a hablar de uno de los teoremas más asombrosos sobre triángulos en esferas, que relaciona el área del mismo (A) con la suma de sus ángulos internos (a, b y c) y el radio de la esfera en el que está pintado (r):

a+b+c=π+Ar2
Esta bella expresión implica que la suma de los ángulos de un triángulo esférico (dibujado sobre una esfera de radio 1) es igual a su área más la suma de los ángulos de un triángulo plano (π radianes, que es lo mismo que 180º).
La demostración es igual de bonita: se prueba prolongando los tres lados del triángulo, dando lugar a gajos iguales dos a dos [técnicamente. biángulos (¡sí, existen los polígonos de dos lados en geometría esférica!)] . Nos queda esto:
Imagen tomada (sin permiso) de http://geometrias-no-euclideanas.blogspot.com.es/2007/09/parte-iii-las-geometras-esfrica-y.html Los ángulos a, b y c aquí aparecen en mayúsculas.
Si te fijas, las prolongaciones de los lados del triángulo forman otro triángulo igual en las antípodas.
Asimismo, cada par de gajos (asociados a los ángulos a, b y c) tiene un área igual a su ángulo por 4 veces el radio (de la esfera) al cuadrado.
Esto se puede ver observando que el área de la esfera es 4π por su radio al cuadrado, y si el ángulo del gajo fuera π, cubriría media esfera, por lo que los dos la cubrirían entera. Haciendo una simple regla de tres obtenemos la relación anterior.
Ahora bien, las tres parejas de gajos intersecan en los dos triángulos sombreados de la figura, por lo que el área de la esfera es:

Área esfera = área de los gajos – 2*área de la intersección (porque si no, tendríamos en cuenta tres veces el área de los triángulos)

área de los gajos = 4*a*r^2 + 4*b*r^2 + 4*c*r^2

área de la intersección = 2*a     (a es el área del triángulo)

Área esfera = 4*a*r^2 + 4*b*r^2 + 4*c*r^2 – 4*a = 4*π*r^2

Sumando 4*a a los dos lados y dividiendo por 4*r^2, llegamos a la relación que queríamos demostrar.
La explicación es escueta por no alargar la entrada. Si quieres verlo de forma más rigurosa o no lo has entendido bien, está demostrado clarísimamente en Ciclo Límite.

¿Y todo esto para qué sirve? (pregunta el lector pragmático)

La primera respuesta es la que más me gusta dar, y consiste en que los resultados matemáticos no tienen por qué servir para nada. Un matemático se dedica a deducir consecuencias de unos determinados axiomas, y no hace falta que su trabajo tenga que ser aplicable a problemas mundanos como construir edificios muy altos o defender al país del enemigo (sin embargo, han servido en numerosísimas ocasiones para ello). Como decía el experto en teoría de números Godfrey H. Hardy (en una traducción bastante libre): 

“Nunca he hecho nada útil. Ningún descubrimiento mío ha revertido (y probablemente nunca revertirá) en el bienestar de la Humanidad.”

La segunda respuesta es la que la gente necesita que le des, y se basa en que Hardy se equivocaba.

Todos los descubrimientos matemáticos, por abstractos que sean, acaban teniendo aplicación práctica. Sin ir más lejos, la querida teoría de números del propio Hardy (que en su momento parecía totalmente inaplicable a la realidad) es hoy la base de la omnipresente criptografía asimétrica, gracias a la cual estás leyendo este blog.

Así pues, la geometría esférica tiene aplicaciones en navegación (utilísimas desde que los ibéricos empezamos a innovar en la exploración marítima en el siglo XV) y realización de mapas, por ejemplo. Hablaremos de las dos en la próxima entrada de geometría esférica.

Para terminar, os dejo con otra perla de Hardy, sacada de su libro Apología de un matemático, cuya lectura recomiendo, por ser corto y ameno y plasmar perfectamente el espíritu de las matemáticas y del esnobismo inglés.

Es una frase que, para un japonés, puede sonar a humor negro:

“Nadie ha descubierto todavía una aplicación militar para la teoría de números o la de la relatividad, y parece improbable que ésto vaya a cambiar a largo plazo”.  

G. H. Hardy, 1940

PD: Pido perdón por la fealdad de las fórmulas… Si alguien conoce una manera de escribir en LaTeX en Blogger, que me lo comunique (¡por el bien del lector!).

SOY PROFE Y ESTOY CANSADO, ¿Y TÚ?

Soy profe y estoy cansado, ¿y tú?

“Los profesores tenéis 3 meses de vacaciones y cobráis un sueldazo, no sé de qué os quejáis.” Lo habré oído varios cientos de veces y todas ellas habré intentado disimular mi malestar con una tímida sonrisa. A veces se me habrá notado y a veces no, pero siempre intento comportarme con educación.

La sociedad en la que vivimos tiene la falsa creencia de que la cantidad de trabajo realizado se mide en horas de presencia como si solo con estar ya fuese suficiente para merecer más que otro y así tenemos esas jornadas interminables pero nada productivas tan frecuentes en determinados sectores. Después comparamos las jornadas de 10 horas con las de 5 y vienen los problemas. Que si este trabaja poco, que si tiene trabajo fijo, que si cobra mucho…

Además, por alguna razón tendemos a pensar que el trabajo de los demás es siempre más fácil y está mejor pagado que el nuestro y tendemos a desprestigiar a los que consideramos privilegiados. Pero son privilegiados porque lo decimos nosotros,  desde nuestro incuestionable punto de vista que es el único válido por el nada desdeñable motivo de ser el nuestro, no porque lo sean en realidad. ¿Recordáis el dicho de que los peores dolores son los propios porque los otros no te duelen a ti? Más o menos lo mismo.

Cuando llevas a tus hijos al pediatra a una revisión, básicamente los pesan y los miden y piensas “Eso bien podría haberlo hecho yo en mi casa” pero el día que se ponen enfermos, te das cuenta de que ese señor con bata blanca vale su peso en oro por el simple hecho de que sabe qué hay que hacer cuando es necesario saberlo. Sin embargo, cuando llevas a tus hijos a la escuela no sientes que la persona con quién se quedan tenga ningún valor especial, lo que va a enseñarles a tus hijos, tú ya lo sabes. Es sencillo, ¿no?

La verdad es que hay una creencia bastante generalizada entre nuestros responsables de la clase política de que nuestro trabajo, el docente,  puede hacerlo cualquiera y, bajo esta premisa, es muy complicado convencer a la sociedad de la trascendencia del mismo.

La administración es la primera que apoya este razonamiento obligando a los docentes a impartir materias de las que no son especialistas y es que “a un chaval de 12 años le puede explicar lengua hasta una cabra” y así nos va. Luego se les llena la boca hablando de calidad y tal… Mientras, en la vida real, el profe de filosofía imparte historia, lengua castellana, latín y música, vigila el patio, presta libros en la biblioteca y atiende el comedor escolar.

Además, hay que entender que a edades tempranas, la enseñanza es mucho más complicada que en la edad adulta. Dar una charla sobre programación orientada a objetos a alumnos universitarios supone bastante menos esfuerzo que enseñar a sumar a chavales de primaria. Lo primero sólo requiere de conocimientos, lo segundo precisa de un don que no todos tienen.

Imaginaos por un momento un aula de 25 críos de 6 años, 5 horas seguidas cada día intentando que aprendan a leer, a estarse quietos en la silla, a pedir permiso para ir al baño… La mayoría de nosotros saltaríamos por la ventana en nuestro primer día de trabajo y eso con 30 años, si lo tuviésemos que aguantar con más de 60 no os digo nada.

El trabajo docente requiere del 100% de atención, es un trabajo intenso, no se puede bajar la guardia. Nada tiene que ver el trabajo en el aula con otro que puedas desempeñar mientras charlas con tu compañero. Por no hablar de la responsabilidad de formar académica y moralmente a las personas que sostendrán al país en pocos años.

Y no basta sólo con esbozar una sonrisa cuando nos imaginamos saltando por la ventana mientras dejamos atrás a una jauría de niños gritones. Sé que la mayoría os dais cuenta de que lo que digo es cierto, que a nivel mental el trabajo en el aula es agotador y que requiere de periodos de descanso amplios para garantizar una vida laboral medianamente larga. Sin embargo, cuando salen a relucir las nóminas y los periodos vacacionales se os olvida.

Que los salarios de la clase trabajadora de este país sean una mierda (sí, con todas las letras) no es culpa de los docentes, es más, yo digo que también el salario de los docentes es una mierda. 25 años estudiando para conseguir un trabajo a una hora de coche de tu casa que cambia de localidad cada año y que no consigue estabilizarse hasta pasados los 40 no me parece tan idílico.

El salario de un maestro gallego recién titulado ronda los 1500 euros netos al mes, en secundaria puede subir hasta unos de 1650. Doce nóminas, las pagas extra ya casi no existen desde que empezó la crisis. Ahora haced cuentas, y os saldrán poco más de 10 euros por hora de clase (que no de trabajo) y al mismo tiempo pensad en cuánto os cobra el técnico que arregla la caldera, el dentista por un empaste o lo que cuestan una noche de hotel o una cena para dos en un restaurante.

Claro que las clases las puede impartir cualquiera y un buen solomillo sólo saben prepararlo unos pocos. ¡Qué aproveche!

Aclaraciones a posteriori

Cuando publiqué esto, no sabía que tendría tanta trascendencia. Parece que a la gente le importan más mis vacaciones que mi trabajo y eso es algo que habría que meditar con calma. He decidido dejar de responder a los comentarios que hacéis porque pienso que empiezan a ser repetitivos y tampoco quiero darle vueltas  a lo mismo eternamente. Sólo algunas puntualizaciones:

Debo pedir disculpas a los docentes universitarios por mi nada acertada comparación. Sólo pretendía hacer ver que la dificultad de los contenidos a impartir no determina la dificultad sobre cómo hacerlo pero puede parecer y de hecho parece que no valoro en absoluto vuestra tarea, nada más lejos de la realidad.

Aclarar también que no soy maestro, ya dije más arriba que no podría. Trabajo como profe de matemáticas (o lo que surja, por desgracia) en secundaria y bachillerato. Soy licenciado en matemáticas, no he estudiado magisterio ni turismo ni medicina, no puedo saber cuánto de difíciles son esos estudios ni cuanto trabaja un médico o un albañil. Sí he trabajado en la empresa privada, he tenido trabajos con jornada de 8 horas y he trabajado de noche. A la mina no he bajado nunca aunque a alguno le gustaría.

No me gusta opinar sobre lo que no sé y nunca solicitaría que a otros trabajadores se les complicase su situación laboral por el hecho de no poder mejorar la mía. Respeto y admiro a todos lo profesionales porque creo que saben mucho más de lo suyo que yo. Reivindico mi derecho a quejarme de lo que me plazca y a estar cansado después de una jornada de trabajo, nada más, intentando hacer entender lo que supone entrar en un aula cada día.

A los que habéis enviado comentarios con insultos y descalificaciones, decir sólo que no los voy a publicar por respeto a vosotros mismos, porque quedaríais demasiado mal retratados. Seguramente peor de lo que os merecéis.

Los demás comentarios los seguiré aprobando siempre que estén redactados con un mínimo de respeto.

Un saludo y gracias por leerme.

El mito del ahorro de la escuela privada-concertada

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=186276

La Conferencia Episcopal ha distribuido recientemente, con la prensa diaria, un folleto donde afirma que sus 2.458 centros privados-concertados suponen un ahorro para el erario público de 3.601 millones de euros. Aseguran también que atienden a un total de 1.434.524 estudiantes (casi todos en centros concertados), por lo que vienen a decir que nos ahorran al menos 2.510 euros por alumno y curso. Esta afirmación no parece basarse en ningún estudio científico, sino en su profunda fe en que lo privado es más rentable que lo público, o en su creencia en los “milagros”. Pues no podría calificarse más que de milagro la continua tergiversación de datos a los que nos tiene acostumbrados el clero, en este y otros tantos temas, cuando hace publicidad (engañosa) de sus cuentas.

Sin embargo, la investigación realizada por el Área Federal de Educación de Izquierda Unida, titulada El coste de la plaza escolar en la pública y en la concertada, desmiente rotundamente ese mito interesado acerca de que la educación privada-concertada sea más barata que la pública. Demostrando en ella que este tipo de informaciones y titulares sobre el pretendido “ahorro público” que supone la enseñanza privada-concertada, no son más que una burda manipulación.

Exclusivamente desde el punto de vista económico, a igualdad de condiciones, ambos modelos cuestan lo mismo (4.185 euros por alumno en la pública, frente a 4.184 en la privada-concertada). Pero, además, si a esto añadimos lo que supone el gasto de las familias, el coste anual por estudiante en la enseñanza privada-concertada se situaría en 5.733 euros, mientras que en la educación pública sería de 5.007 euros. El INE constata en efecto que las familias de la escuela pública tuvieron un gasto de 822 euros por alumno/a, mientras que para quienes acudieron a un centro privado concertado el gasto ascendió a 1.549 euros por escolar.

Cuando el diario La Razón en 2011 afirmaba “estudiar en la pública cuesta el doble que en la concertada”, daba datos trucados, imputando a la enseñanza concertada exclusivamente lo que efectivamente le concierne (gastos de personal y de funcionamiento), mientras que en la educación pública incluyen todo tipo de gastos, aunque no tengan correlato alguno en la enseñ anza concertada , además de ocultar el coste a ñ adido para las familias que supone la enseñanza privada-concertada.

No se pueden hacer afirmaciones de este tipo si no se hace un estudio comparado de los distintos capítulos presupuestarios que afectan tanto a la enseñ anza pública como a la privada concertada, que serían los gastos de personal y de bienes corrientes y servicios. Hasta el capítulo de “Transferencias corrientes” se suele añadir a los gastos de la pública, a pesar de que corresponde precisamente a la financiación de los conciertos educativos.

Hay en efecto toda una serie de ámbitos educativos que la enseñanza privada-concertada no atiende y que los presupuestos de la educación pública tiene que asumir: Educación a distancia, Educación en el exterior, Enseñanzas de Régimen especial o Educación compensatoria. Tampoco se pueden imputar sólo a la educación pública las partidas que atienden indistintamente a ambas redes de centros, como Formación y perfeccionamiento del profesorado o Investigación educativa, entre otras, como se hace sistemáticamente en los artículos divulgados al respecto.

El estudio realizado utiliza datos del MECD, el INE y el Consejo Escolar del Estado para calcular la inversión en aquellos capítulos y partidas que tienen su correlato en la privada-concertada; e introduce otros factores de corrección, dadas las diferencias entre ambas redes educativas en condiciones que resultan decisivas para comparar el coste por alumno, como son la ratio profesorado/grupo, la ratio alumnado/grupo y el salario del profesorado.

Lo que se ha constatado en esta investigación es que si la privada-concertada tiene menor coste es porque ofrece peores servicios (desatiende las zonas rurales y selecciona a su alumnado -el 82% de alumnado inmigrante y de minorías está escolarizado en centros públicos-) e inferiores condiciones laborales a sus profesionales, que tienen mayor número de escolares a su cargo e inferiores sueldos.

Veamos por qué.

Las diferentes ratios de alumnos/as por aula y de docentes por grupo que hay en ambas redes, influyen poderosamente en el coste medio por plaza escolar. Estas diferencias obedecen a que la educación pública tiene que asegurar el derecho universal a la educación en condiciones de igualdad, por lo que tiene que llegar a todas las zonas geográficas y acoger a todo tipo de alumnado, lo que no sucede en el caso de la enseñanza privada concertada que muestra un total desinterés por ubicarse en áreas poco rentables, como son las zonas rurales o los municipios de menor población (hasta 10.000 habitantes, el 90% de los centros son pú blicos ), donde el coste medio por alumno es bastante mayor, según viene constatando el Consejo Escolar del Estado en sus informes anuales. Las estadísticas oficiales demuestran que la ratio de alumnado por grupo se reduce a medida que baja el tamaño de los municipios y la ratio de profesorado por grupo es superior a la media. Ambas circunstancias encarecen el servicio, pero su rentabilidad social es enorme e irrenunciable: permite ejercer su derecho a la educación a más de un millón de escolares en condiciones de igualdad.

Respecto al alumnado que la privada concertada (des)atiende, hay que señalar, por ejemplo, que son más del doble el número de programas de diversificación curricular en la educación pública con un reducido número de escolares por grupo (máximo 15). Igualmente hay que considerar que la mayor parte del alumnado con necesidades educativas específicas está en centros públicos. La escolarización de este alumnado no sólo implica una reducción de la ratio escolar en los grupos correspondientes, sino que además requiere añadir profesionales especialistas. Lo cual también es aplicable, en cierta medida, al porcentaje de alumnado inmigrante que requiere recursos y apoyos complementarios para el éxito de su escolarización.

Vale la pena destacar que los dos factores clave que contribuyen al coste de una plaza (número de docentes por grupo y de alumnos/as en cada aula) afectan directamente a la calidad educativa. En este sentido, las diferencias son palpables, ya que en 2011 los centros públicos tuvieron una media de 21,2 alumnos y 1,98 profesores por cada clase, mientras que en los concertados los grupos tuvieron una media de 23 estudiantes y fueron atendidos por 1,68 profesores. En efecto, si se eleva el número de escolares a cargo de cada docente, se reduce el tiempo y la atención que puede dedicar a cada alumno/a, lo que redunda en una respuesta educativa menos personalizada.

Por último, las condiciones salariales del profesorado –que suponen más del 60% del gasto educativo–, también repercuten significativamente en el coste de la plaza escolar, ya que mientras los docentes de la pública cobran un salario medio de 36.784 euros, los de la privada-concertada tuvieron un sueldo de 30.976 euros.

Por lo tanto, a partir de datos oficiales y no de creencias, con una metodología acorde con la que se utiliza en los estudios comparativos internacionales, el supuesto “ahorro” por plaza escolar de la enseñanza concertada está relacionado con un mayor número de escolares por aula y con menos docentes por grupo, como consecuencia de su escasa implicación a la hora de acoger al alumnado que requiere mayor atención educativa y de su total desinterés por ubicarse en áreas poco rentables, como son las zonas rurales o los municipios de menor población.

No es de extrañar, por tanto, que los recortes educativos de los últimos cursos se hayan dirigido a alterar ambas ratios, rebajando así la calidad y equidad de la educación pública: el recorte de docentes en los dos últimos años ha sido de 60.000 profesores, además de congelar o reducir sus salarios. Estudios recientes revelan al respecto que en los últimos años (2007-2012) el gasto medio por estudiante en la enseñ anza pública se ha reducido en 648€, mientras que el de la privada concertada ha aumentado 105€. Y la situación, alerta el estudio, no tiene visos de igualarse por arriba, sino por abajo.

Si esta investigación hubiese podido utilizar los datos oficiales del año 2012 o 2013, todavía no disponibles, muy probablemente la diferencia entre el coste por alumno/a en la educación pública y en la concertada habría sido mucho menor, puesto que en los últimos años se están acomodando los estándares de la enseñanza pública a los de la privada concertada, a pesar de que ello conlleve una merma en la calidad y equidad de la educación.

Además no podemos obviar que si a esto le añadimos el desembolso económico que tienen que hacer las familias en la pública y en la privada-concertada, anteriormente comentado, la plaza escolar de la privada concertada es mucho más cara que la pública.

Por tanto, la educación pública no sólo es más rentable, sino que llega a todos los lugares y atiende a todo tipo de alumnado; además de ofrecer todas las modalidades educativas y mejores condiciones laborales a sus profesionales, lo cual redunda en mejor calidad y equidad. En definitiva, la escuela pública no sólo es la que puede compensar las desigualdades sociales y propiciar mayor cohesión social, sino que cumple ese irreemplazable papel sin que ello suponga mayor coste real para el erario público o para las familias.

Maria Jesús Martín, Loles Dolz, Carmen Rodríguez, Enrique Díez y Luis Castrillo. Catedrática de Enseñanza Secundaria, Catedrática de Enseñanza Secundaria, Profesora Titular de la Universidad de Málaga, Profesor Titular de la Universidad de León y Funcionario TIC Documentación. Area Federal de Educación de Izquierda Unida. Miembros OxEP.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de las autoras mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

El negocio de la droga en España y como se mira para otro lado

La confesión de un narco gallego: “Hay menos violencia de la que debería”

La última descarga importante intentó hacerla hace cuatro años. Colombia, Marruecos, Turquía y Holanda son algunos de los países de los que ha traído droga a España
Foto: La mesa después de cuatro horas de entrevista. (A.V)
La mesa después de cuatro horas de entrevista. (A.V)
16.10.201605:00 H.

Uno de los narcos más veteranos de las Rias Baixas accede a contar “la verdad”, su verdad, bajo una serie de condiciones: no revelar su nombre ni su procedencia, no hacer fotografías y maquillar un par de cifras y detalles para evitar que puedan identificarlo. Habla durante cuatro horas largas en el comedor de un restaurante, con el cierre echado, ayudado de varios paquetes de tabaco, una frasca de licor de café y barra libre de cerveza sin alcohol. Lo que sigue es una reconstrucción en primera persona, ajustada a la literalidad de la entrevista.

Nací en un pueblo de la Ría de Arousa y he sido narco durante más de 30 años. No he tenido otro trabajo. Pasé meses en Colombia y estuve dos veces en la cárcel. Ahora estoy en libertad condicional, retirado. Dedico el tiempo a otras cosas, a llevar un vivero en la ría, a dar paseos… Pero conozco a mucha gente y sigo cotizado. Me llaman todas las semanas para proponerme descargas con los colombianos, con los moros… Me niego porque esto se ha puesto que da asco. Lo peor es que te acostumbras a un nivel de vida que no puedes mantener y a veces entran ganas de descargar otra vez. Te tientan y te lo piensas, pero no creo que vaya a hacerlo.

Yo empecé en 1979, como tanta gente de mi quinta. La primera vez trajimosheroína desde Holanda. Fue una cosa muy fácil y pronto repetimos. Solo teníamos que cargar los coches allí, donde nos colocaban la mercancía unos turcos. Luego cruzábamos Europa con el paquete, hasta Galicia. Teníamos contactos en las aduanas por si acaso. No había dificultad. Y te acostumbras rápido. Al principio es mucho estrés, pero te metes en la espiral y ya no lo notas. Tienes el estrés normal de cualquier persona que tiene muchas cosas encima, pero el riesgo lo asumes como parte de tu vida. Alguno hay que se enganchaba al alcohol o las drogas, pero yo no he tenido problemas. Mi único vicio serio es que fumo tabaco.

La primera vez trajimos heroína desde Holanda. Fue una cosa muy fácil y pronto repetimos

Durante un tiempo, al principio, hice también descargas de cigarrillos. Nos pusimos a trabajar para una compañía. Le decíamos así, compañía, porque eran muy serios, una manera de trabajar que se perdió con la droga. Daba dinero a mucha gente y a los aduaneros también. Y la Guardia Civil. Al principio esperábamos con pateras de 9 a 12 metros para descargar en tierra.

Luego ya empezamos a ir también con la ‘xurela’ hasta el mercante, al del Miñancoy a otros de los grandes, de los más importantes. Los barcos se desviaban de la ruta, cargábamos la ‘xurela’ con 900 o 1.000 cajas de tabaco y luego en las planeadoras entrábamos en la ría. Hasta el año 98 estuvimos haciendo eso. Una descarga a las once de la noche y otra a las cinco de la mañana. Pum y pum.

Con la droga se gana mucho más y claro… Lo primero grande, grande, que hicimos fue cargar un velero con 1.000 kilos de heroína en Turquía y meterlo por Cartagena. Desde allí, pum y pum, en coche hasta Madrid. Al estar bajando al sur como bajábamos, conoces gente. Había unos belgas y unos holandeses que iban a Tánger. Nos pusieron en contacto con los marroquíes y empezamos a meter hachís con un pesquero. Eran grandes cantidades, cargas de 10.000 o 20.000 kilos.

Embarcaciones utilizadas en la descarga de contrabando de tabaco y droga. (A.V)
Embarcaciones utilizadas en la descarga de contrabando de tabaco y droga. (A.V)

Salíamos con torpederas de tres o cuatro motores y descargábamos. Pum y pum. Era también muy fácil, un juego del gato y el ratón en el que estaban todos jugando. La gente aquí sabía de que iba la historia y se apuntaba, también los malos. Para nosotros los malos son la policía, los que vigilan y hay que pagarles. De los 10.000 kilos nos quedábamos 3.000, pero había que repartir entre muchos: a los de los controles aduaneros, a la Guardia Civil, a los que te avisan si viene alguien y a mucha más gente. Solo el armador, el que ponía el barco, se quedaba el 15 por ciento.

Nuestro trabajo era organizar bien la logística marina. A mí el mar me gusta. Se trataba de meter la mercancía en tierra y almacenarla hasta que se hacía el reparto. El hachís daba más dinero que el contrabando y los malos no se lo tomaban muy en serio. Si por descargar tabaco se pagaban 10.000 pesetas cada noche, con el hachís eran 500.000. Eso los más pringados. El patrón del barco se llevaba cinco millones por descarga, el mecánico tres millones y cada marinero a bordo 2,5. Aun así, había gente que empezó a engañar a los moros y vinieron problemas.

Ellos, es claro, empezaron a buscar otras maneras y a reducir los márgenes. Y nosotros espabilamos también. Para ahorrarnos el 15 por ciento que se llevaba el armador del barco, empezamos a comprar zódiacs semirrígidas. Las teníamos desmontadas, dobladas, hasta el día del trabajo. La primera que encargué yo fue una de 12 metros y tres motores Yamaha, que son los mejores para estas cosas.

El patrón del barco se llevaba 5 millones por descarga, el mecánico 3 y cada marinero 2,5

Los moros estaban hasta los putos huevos de que los españoles les engañásemos y empezaron a irse con los holandeses y los franceses de Tánger. Ellos controlaban el hachís y cambiaron el trato. Dijeron que la mercancía ya era toda para ellos, que se encargaban de venderla en España o donde fuera con su gente. Así que solo te pagaban el transporte, a unas 30.000 pesetas por kilo.

Seguía siendo mucho dinero. Vivíamos en una burbuja de lujos, putas, cochazos. Lo primero que hacíamos con el dinero era comprar un cochazo. El más tonto tenía uno grande. La policía se pone muchos méritos pero era mucho culpa nuestra, que éramos unos burros y les dábamos todo hecho. Terminábamos una descarga y nos íbamos todos a putas. Llegábamos allí y la putita de turno era confidente y ya sabía si uno era fuerte en hachís y otro en coca. Les contabas de todo para fardar, a veces hasta exagerando. Había algunos muy tontos. Además íbamos todos cargados de oro, con un Porsche o un BMW. ¿De dónde saca dinero un pescador para todo eso? A mí me lo preguntaron en un juicio y me quedé callado porque no sabía qué decir.

Marcas utilizadas por los narcos colombianos en sus envíos.
Marcas utilizadas por los narcos colombianos en sus envíos.

El dinero del hachís y la heroína se clareaba fácil. Nos pagaban en libras inglesas y en florines holandeses. Nosotros íbamos a Portugal con eso y nos traíamos pesetas. El coche lleno de pesetas. Se colaboraba. La Guardia Civil se llevaba entre 12 y 14 millones por cada descarga, a repartir entre tres o cuatro de ellos. No eran los que más ganaban, pero tampoco tenían que hacer nada.

En aquellos años nosotros éramos ya más o menos grandes, de los grandes de la zona. Éramos tres jefes y teníamos unas 25 personas trabajando con nosotros. Con ese operativo ya planteamos meternos en la blanca, que era un salto a más. Contactamos gente de un clan de aquí de la ría y nos dijeron de meter 4.000 kilos. Se habló de cómo hacer el transporte, nunca de comprar o vender droga. Eso no lo hacen ni los grandes porque los colombianos tienen aquí y en Madrid oficinas y gente. El narco gallego se quiere poner al mismo nivel que los colombianos pero es otra cosa. Aquí hemos sido mayormente transportistas.

Para ese trabajo en concreto nos preparamos bien y llegamos con una semirrígida de siete metros y cinco motores Yamaha, que son los más fiables. El trato era ir a las Azores a recoger “el marisco” que traía un pesquero viejo que después mandaron a pique. Cuando llegamos al barco a mi me empezó a oler a chapuza. El pesquero no tenía gasolina para darnos y nosotros íbamos muy justos, así que pusimos tres motores en lugar de cinco y fuimos despacito. Pum y pum. Se navegó bien y llegamos hasta las pateras que teníamos a 15 millas de la costa. Nos salió perfecto pero esa gente nunca pagó. Ahí es cuando decidimos que en la blanca no íbamos a trabajar ya para nadie.

Yo tenía un contacto en Madrid y, gracias a él, me fui a Colombia a negociar directamente un porte. Aterrizamos en Medellín, nos recibieron, nos explicaron… Estuvimos casi un mes allí. No puedo contar mucho de aquello, pero te lo puedes imaginar. Estábamos a ‘gastos pagos’ un mes entero: putas, fiestas, caralladas, conociendo hoteles y en mansiones. Al final se acordó hacer un transporte de 3.000 kilos al 30 por ciento. Y de aquella sí que cobramos. Fue una fortuna, aunque hubo que repartir mucho.

Se esperaba en las coordenadas que decían y bombardeaban la mercancía desde aviones. Caía y se quedaba la droga flotando con boyas

¿Cómo se hace? Es una cosa muy seria, un trabajo difícil. Se iban a Hong Kong a comprar remolcadores, que siempre estaban en el mar. De un lado para otro. Cuando había descarga se quedaba a una hora en un punto determinado, a unas 100 millas de la costa, por ejemplo de Venezuela, Brasil o Ecuador. Se esperaba en las coordenadas que te decían y ellos bombardeaban la mercancía desde aviones. Caía del cielo y se quedaba toda la droga flotando con boyas. Algunos dicen que lo hacían fondeando con sacos de sal, aunque yo eso nunca lo vi. Dicen que metían pesos de sal y, cuando se disolvía, el paquete subía solo. Luego recogías la mercancía, la acercabas en un pesquero y luego con las gomas la traías a tierra. Pum y pum.

Aquella cosa fue bien y yo volví a viajar a Colombia como lugarteniente. Negociamos traer 5.000 kilos. Me tiré un mes en Medellín, luego subí a Cartagena, de allí pasé a Venezuela y me entrevisté con el capitán de la organización. Acordamos las coordenadas para la subida de los 5.000 kilos. Hice bien los deberes, volví a Galicia y dejamos allí a alguien de confianza, a cuerpo de rey, como fianza humana. La cosa iba adelante y me dieron 60.000 euros para empezar a montar el operativo y prepararlo todo. Ya lo tenía listo cuando empezamos a notar seguimientos, cosas raras en los teléfonos. Yo decidí echarme para atrás y mira, al poco tiempo cayeron otros, también con 7.000 kilos. Menos mal.

Estuvimos con una cosa y con otra, pero la última vez que intentamos traer ‘blanca’ fue hace cuatro años, cuando fuimos a quitarle 2.000 kilos a un carguero.La cosa ya te digo que es cada vez peor y ahora no te ofrecen ni para gastos. Tuvimos que poner el dinero de nuestro bolsillo para preparar la descarga y al final nos chulearon. Me olió mal desde el principio porque nos prometían el 40 por ciento, una cosa que no te da ya nadie.

Hachís incautado en una operación de la Guardia Civil en Algeciras. (EFE)
Hachís incautado en una operación de la Guardia Civil en Algeciras. (EFE)

Preparar una descarga es una inversión muy gorda. Hacen falta por lo menos 300.000 euros para que salga medio bien. Por ejemplo, hay que tener un tío en el aeropuerto de Santiago y otro en el de Vigo, para controlar cuándo salen aviones con radar, los ‘paxaros’. También hay que conseguir teléfonos limpios. Esos se compran en Portugal, donde no piden DNI; o se contrata a pringados a los que les das 30 euros por sacar una tarjeta a su nombre. Hay que pagar también a toda la gente que vigila en tierra y te lleva días ir apuntando los horarios de las patrullas para ver cuándo es mejor hacerlo.

Luego hay que alquilar las naves, almacenes, cerca del mar para esconder la mercancía. Y hay que montar la barca, que son unos 200.000 euros. Cada motor son 2.000 y luego toda la gasolina, que se saca de poco a poco para que no cante. Se deja todo desmontado porque si lo montas te lo pueden lapar los malos y ya te tienen localizado. Y los todoterrenos también escondidos para que no los lapen, claro. Ya te digo, por menos de 300.000 euros no descargas.

Así lo hicimos aquella vez. Teníamos todo cargado, el combustible, la gente repartida y nos subimos a la goma con los pasamontañas. Echamos el bicho al agua. Pum y pum. A las dos millas me pongo en contacto con el hijo de puta del barco. Le digo que estoy a una hora y media de cenar con él y me contesta que me quede quieto que se encarga él de traer el marisco. Ahí ya supe que nos estaba chuleando porque ¡qué coño quedarse quieto! ¿Para qué? Justo en eso me llamó el de Vigo y me dijo que había salido un ‘paxaro’. Yo creo que nos vieron, pero íbamos vacíos. Y nos volvimos corriendo.

Los cabrones nos usaron para despistar y echar la mercancía por otro lado. No es solo el dinero, es el riesgo. Si te pillan, cargas el muerto

Los cabrones nos usaron para despistar y echar la mercancía por otro lado. No es solo el dinero, es el riesgo. Si te pillan en esas, cargas el muerto, aun yendo vacío.Te pueden trincar por muchas cosas: por salir a la mar sin permiso, sin tripulación regulada, con ese operativo y los pasamontañas. Te hunden y les da igual. Cuando te usan como señuelo, tienes suerte si solo pierdes la pasta. Es fácil acabar cargando culpas. Después de aquel golpe decidí retirarme.

Ya te digo que es un negocio difícil. Te tienes que cuidar de los chivatos, de los malos, de las traiciones, de los radares térmicos, de los ‘paxaros’… Ahora tienen radares que saben hasta la comida que llevas a bordo. Antes no se enteraba nadie de lo que hacías fuera, ahora el mar está muy controlado por satélite. Te piden hacer descargas cada vez más difíciles y la gente que hay ahora metida no tiene palabra como se tenía antes.

Incautación de 5.293 kilogramos de cocaína en Colombia. (EFE)
Incautación de 5.293 kilogramos de cocaína en Colombia. (EFE)

El negocio ahora es que los colombianos tienen mucha mercancía en África. Tienen almacenes llenos en Guinea Bissau, en Senegal… Ellos piensan que una vez que la tienen en África ya está en Europa y no es así. Se están dando cuenta ahora. Tienen muchísima droga en África y no saben cómo sacarla de allí. Allí lo tienen muy fácil porque trabajan directamente con los ejércitos de esos países, en sus propios almacenes. Y lo que te ofrecen ahora es ir a buscar la droga a África. Arriesgadísimo. Si lo hago yo, estoy muerto. Son 2.500 millas de navegación… Los colombianos se tiran de los pelos porque nadie quiere hacer ese trabajo. Lo que consiguen meter ahora es con los rusos o por contenedores. Eso es un cachondeo.

¿Cómo se hace? Pues por los puertos. Está fuerte en Bilbao, Barcelona, Valencia… Se trabaja mucho con el gancho ciego. Para que lo entiendas, te lo explico. Imagina que en un puerto de Ecuador, de Argentina, de Brasil o Venezuela pagas a alguien para que saque mercancía del contenedor de una empresa gorda y meta en su lugar mochilas con ‘blanca’ o con lo que sea. Sobre todo lo hacen con productos secos y congelados. Hay que cuidarse de meter el mismo peso, porque lo calibran. Cuando el contenedor llega a España tienen alguien aquí en el puerto que falsea el doble precinto y sacan las mochilas con droga. Los guardias mismos te lo dan fuera del puerto. Entra mucho ahora mismo así. Otra cosa es el hachís, que sigue entrando por el sur, como siempre. Allí se trabaja siempre con la Guardia Civil. O eso, o estás muerto. Normalmente se compra al capitán y él te dice el día y la hora en la que hay que entrar para que no te pillen. No como antes pero sigue habiendo mucha corrupción.

De mi experiencia en Colombia tengo muchos recuerdos, pero no contactas con Pablo Escobar o con la Condesa, sino con gente de segunda

De mi experiencia en Colombia tengo muchos recuerdos, pero nunca contactas conPablo Escobar o con la Condesa, sino con gente de segunda o de tercera. No he visto la serie esa de ‘Narcos’ y no sé qué dicen, tampoco he leído libros del tema porque me lo sé mejor yo que el libro. ¿Para qué cojones voy a leerlo? Pero te digo que nadie tiene línea directa aquí con los grandes de allí. Esos están en la montaña y no usan nunca un teléfono para hablar contigo. Tú con quien tratas es con su gente en la ciudad, sus segundos o terceros, en mansiones en Medellín y esas cosas.

Los colombianos también trabajan ahora mucho con los rusos en el Pacífico, con esos y los mexicanos son los únicos con los que hablan de tú a tú. Y con esa puerta de entrada ya tienen la mercancía en toda Europa. De lo que llega por Rusia aquí hay chavales que siguen moviendo mochilas y haciendo alguna descarga, pero no como antes. Antes medio pueblo estaba metido, ahora ya no. Ahora son traquetos, que compran un kilo y hacen diez mezclándolo con tetracaína y mierda. También en Madrid hay muchos laboratorios donde se mezcla y se hacen cosas. Está más ahora en Madrid que en Galicia, porque allí hay muchos panchitos, como les llamo yo a los sudamericanos, pero con respeto.

Desamantelamiento de una red de narcotraficantes por la Policía Nacional. (EFE)
Desamantelamiento de una red de narcotraficantes por la Policía Nacional. (EFE)

En Marruecos es diferente. Con los moros se trataba más directamente. Yo conocí en persona a los grandes. Me recibían en grandes casas pero no se dejaban ver fuera. Allí todo está comprado, todo se puede comprar con dinero, más que en España. Solo se torció un poco cuando la UE presionó al Mohamed, al rey, porque le dieron dinero a cambio de meter mano al hachís. Y al menos un poco de teatro ha tenido que hacer.

He estado preso varias veces, muchos años en total, en un sitio y en otro. Pum y pum. La primera vez cogieron con 15 kilos de heroína, poca cosa, a un turco al que yo estaba esperando en un hotel de Madrid y nos cazaron a todos. Luego resulta que de los 15 kilos que se llevaron, la policía apareció con dos. Se guardan mucha droga para pagar confidentes en especie y para sus trapicheos.

La siguiente vez fue más grave. Nos cazaron con 10.000 kilos de hachís, de los cuales aparecieron 8.000. Aquella vez fuimos entregados directamente porque pillaron la mercancía ya en tierra. Alguien cantó… Lo peor de este mundo, para mí, no es la cárcel. A eso te adaptas. En España las cárceles no son duras. Si te mentalizas… Si vas de humilde y ayudas a la gente, no te pasa nada. No hay que ser fantasma, ni fanfarrón, y te respeta todo el mundo. Hay códigos. De mi experiencia te digo que hay más gente de palabra en prisión que fuera.

Si pudiera volver a empezar no me dedicaría a esto, pero no por la cárcel, sino por las ratas, las traiciones. Ahora cada uno salva su culo

Pero te decía que eso no es lo peor. Si pudiera volver a empezar no me dedicaría a esto, pero no por la cárcel, sino por las ratas, por las traiciones. Ahora cada uno salva su culo y te vende. Por eso muchos estamos prácticamente retirados, porque no hay ya ley del silencio como antes. Así no se puede trabajar. De la gente grande al que más admiro es al Viejo Charlin. Y es por eso, porque siempre ha respetado el código. Ni se caga, ni se lleva a nadie. Él no habla ni de Dios.

Violencia sí que hubo, no te voy a contar mucho de eso, pero te puedo decir que la hubo tenía que haber sido el doble. Se han cobrado pocas víctimas, menos de las que se tenían que haber cobrado con las barbaridades y traiciones que se han hecho. Las ratas son ratas. Lo que quiero decir es que si hubo un 30 por ciento de violencia, tenía que haber sido un 60 por ciento. En mi entorno tenía que haber habido más de la que hubo, es lo que te puedo decir.

Una de las cosas que dan más pena es que al clarear el dinero hemos jodido a la pobre gente que te hacía un favor y acababa en problemas serios. A mí me han respondido todos, no me ha tirado nadie. Hacienda en los últimos seis años ha empezado a controlar en serio y están llevándose muchas cosas, te levantan mucho dinero. Una manera de clarear era comprar o montar empresas ruinosas, que después facturaban el dinero de la droga. En Madrid hay muchos abogados especializados que te lo arreglan. En Galicia ahora también. Algunos no se fían y lo tienen en billete, en casa… Depende.

La tecnología es buena para casi todo, pero para este negocio es muy mala. El móvil es muy peligroso, no lo quiero ni ver. A veces el chivato es un tonto que simplemente mete un móvil apagado en una reunión… Cuando me pillaron. Los malos tenían 14 tomos de nuestro caso, casi todo eran grabaciones. Estaba todo lo que habíamos dicho ahí, incluso los 7.000 kilos de cocaína.

http://www.elconfidencial.com/espana/galicia/2016-10-16/narco-gallego-colombia-pablo-escobar-cocaina_1275503/