La mentira de la pirámide poblacional

La pirámide poblacional

Llevan años contándonos que tenemos un gran problema, y es que la pirámide poblacional se está invirtiendo. Debido a este hecho, no hay suficiente cantidad de jóvenes para mantener a cada vez más personas mayores. Como consecuencia del envejecimiento de la población, cada vez tocamos a menos trabajadores por jubilado. Actualmente ya solamente hay dos trabajadores en activo por cada jubilado.

Fuente:http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/3esohistoria/quincena5/swf/q5_contenidos_2b/q5_contenidos_2b.png

Como es lógico, siendo así las cosas no hay manera de mantener las pensiones. De hecho, la hucha de las pensiones se está vaciando a pasos agigantados.

Aquí en Alemania nos dicen lo mismo que decían en España hace unos años: que los inmigrantes son buenos porque ayudan a agrandar la pirámide poblacional en su parte baja, de manera que tocaremos a más jóvenes por jubilado lo que garantizará que se puedan seguir pagando las pensiones.

Aquí tenéis un artículo muy sencillito del año 2000 que viene a reflejar el discurso que por aquel entonces era constante en los medios españoles. Un pequeño extracto del mismo:

“Los economistas aseguran que será necesaria la llegada de 250.000 inmigrantes anuales para mantener la población activa en los niveles actuales en el año 2050 y evitar la quiebra de los sistemas de protección social. Otros rebajan el número de inmigrantes necesarios si se consigue aumentar la natalidad o si se aumenta la edad de jubilación.”

Aquí tenéis un artículo actual en alemán sobre las bondades de la inmigración, que nos vende ahora exactamente lo mismo que se nos vendía en España por aquel entonces.

El problema real

Pero lo que deberíamos ver también cuando pensamos en el rejuvenecimiento de la población como arma para conservar las pensiones es lo siguiente:

http://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/Unemployment_statistics

En la página anterior tenéis un enlace a la tabla Excel con todos los datos. La página se actualiza mensualmente, así que la información variará en el futuro. Por eso recojo aquí lo que considero los datos más relevantes para Agosto de 2016:

  • En Agosto de 2016 la media de desempleo en los 28 países de la Unión Europea era del 8,6% lo que se corresponde con 20,9 millones de personas.
  • Para los menores de 25 años la media en los 28 países de la Unión Europea fue del 18,6% haciendo un total de 4,2 millones de personas.

Con esto quiero decir que la historia de que la pirámide poblacional sea un problema es una absoluta falsedad. Básicamente, si hubiese más gente joven en europa lo que habría es más paro y por tanto más gastos en subsidios. Lo que haría falta primero es más trabajo.

Lo malo es que el trabajo no se crea en Europa porque sí. Si piensas en los productos que consumes frecuentemente, ¿cuáles de ellos se fabrican todavía en Europa? ¿Con qué tipo de consumo fomentas la creación o conservación de puestos de trabajo en Europa? Ya te contesto yo: consumiendo alimentación regional, comprando en tiendas físicas (cada vez menos gracias a Internet), yendo de vacaciones dentro de Europa, consumiendo en servicios y cultura (bares, restaurantes, cines, conciertos, teatro…), consumiendo gas, electricidad y teléfono. Quizás tengas un coche fabricado en Europa y algún mueble del Ikea (aunque desconozco si los mismos se fabrican en Europa), pero poco más se me ocurre.

El problema es básicamente que:

  1. Debido a la globalización se fabrica en los países más baratos, y por tanto fuera de Europa.
  2. Debido al desarrollo tecnológico, cada vez es posible fabricar más y ofrecer mayores servicios con menos personal. Piensa por ejemplo en los bancos: ya es posible realizar cualquier gestión por internet, lo que hace innecesarias muchas sucursales y el personal asociado a las mismas. Operar una central eléctrica requiere hoy unas cinco personas cuando hace unos años eran necesarias al menos veinte. De manera similar sucede en todas las empresas e industrias.

La solución

La solución es sencilla en su teoría pero muy complicada en su realización: debemos asegurar que el aumento de beneficios que suponen los dos primeros puntos no se queda en las empresas y sus directivos sino que llega a sus empleados en forma de salario y al resto de la población a través de los impuestos. Básicamente, si ahora necesito un empleado para hacer el trabajo que antes hacían tres empleados, entonces ahora debería pagarle a ese empleado tres veces más. Además, los impuestos serían porcentualmente mayores de modo que podría estar manteniendo a más jubilados con menor número de trabajadores. Así saldrían las cuentas.

Otra manera similar sería repercutiendo el ahorro de los puntos 1 y 2 en forma de bajadas de precio, con lo cual al final con una pensión menor me podría permitir vivir de la misma manera. Esto es lo que tiende a pasar en la actualidad en muchos productos debido a que la competencia entre empresas obliga a bajar los precios para mantener cuotas de mercado. El problema es que este círculo vicioso lleva a la deflación, la cual hace imposible que se consigan llegar a pagar las deudas que se contrajeron en el pasado. Veamos de qué deudas estamos hablando.

Deuda pública

La deuda pública en la zona euro supone el 91,7% del producto interior bruto.

http://ec.europa.eu/eurostat/documents/2995521/7573561/2-22072016-AP-EN.pdf/16cdaec5-3f1c-4cab-a8cf-954b917e04a9

Deuda privada

En 2014 (últimos datos en el Eurostat) el ratio deuda / ingresos brutos de los hogares españoles era 112,4%, es decir, necesitaríamos ahorrar aproximadamente dos años de nuestro salario neto para pagar la deuda. En la zona euro el porcentaje es 94,7%, no muy alejado del de nuestro país.

http://ec.europa.eu/eurostat/tgm/table.do?tab=table&init=1&language=en&pcode=tec00104&plugin=1
La deuda de todo el sector privado incluyendo también a empresas no financieras está igualmente en torno al 100% de los ingresos brutos:

http://ec.europa.eu/eurostat/tgm/table.do?tab=table&init=1&language=en&pcode=tipspd20&plugin=1

Así pues, simplificando un tanto podemos decir que todas las personas, empresas y gobiernos en Europa están endeudadas por un valor equivalente al 100% de sus ingresos brutos. ¿Cómo se puede llegar a pagar todo ese dinero si no es mediante inflación? Sencillamente, es imposible.

Por lo tanto, resumiendo lo anterior tenemos dos posibles soluciones:

1 – Dejar al mercado actuar, generando precios cada vez menores debido a la globalización y libre mercado, con la consecuencia de que tarde o temprano se deberá acabar perdonando una deuda que, al menos en la zona Euro, parece cargar de manera similar a personas, estados y corporaciones.

2 – Aumentar drásticamente los salarios mínimos de acuerdo al aumento evidente de los beneficios de las corporaciones. Además, aumentar la carga impositiva para financiar los gastos sociales.

La mala noticia es que las dos posibles soluciones tendrían repercusiones impredecibles pero seguramente muy negativas para la economía europea, así que lo que se hace es básicamente cerrar los ojos y seguir corriendo hacia adelante, esperando que la pared esté todavía suficientemente lejos.

http://vivenciasvarias.blogspot.com.es/2016/10/la-mentira-de-la-piramide-poblacional.html

Anuncios