La triste realidad española

Sacada de un foro, una opinión bastante acertada sobre como funciona de verdad este país y el engaño al que somos sometidos la gente honrada:

“A día de hoy, si pudiera volver a nacer, le diría a mi padre “papá, olvídate de ser honrado, busca buenos contactos para colocar a los tuyos, y punto”. Y por supuesto, yo tampoco lo sería. Tengo un ejemplo cercano. Muy cercano. Un primo mío.

Un chaval bastante incompetente, de esos que su madre iba al colegio a llorarle al director para que por favor, no le hiciese repetir curso, porque le habían caido tropecientas asignaturas. No es que fuera tonto, es que era vago. Lo primero tiene disculpa, pero él, ni eso.

Llega al instituto y ya el truquito de que su madre vaya a llorar no funciona, así que repite 3º de la ESO dos veces. Al final pasa curso, con varias asignaturas suspendidas. En 4º de ESO su padre mete un poco de presión para que incluyan a su hijo en el programa de diversificación curricular, que se supone, tiene como objetivo ayudar a alumnos con problemas de aprendizaje a conseguir el título. Mi primo el único problema que tiene es que no ha abierto un libro en su puta vida, ni ganas, pero aún así, al final lo incluyen, y consigue el graduado en ESO.

De bachillerato, ni hablemos. Ni se lo planteó. El chaval, que ya os digo, no tiene pelo de tonto, solo es incompetente y vago, ya por entonces en las comidas familiares decía que quería ser político. A su madre se le cae la baba con la idea, así que una vez termina 4º de ESO, empieza a frecuentar la sede de un partido politico donde tiene conocidos, entre otros su padrino. Allí hace buenas migas con otros chavales que se dedican a lo mismo, labores administrativas de voluntario.

En resumen, casi 5 años estuvo “frecuentando la sede” o lo que es lo mismo, tirado en la cama todas las mañanas, y de cañas con sus “amigos del partido” en el bar de al lado, toda la tarde, con gastos pagados por sus padres. Yo, entonces, le despreciaba, porque todavía creía en las chorradas de que la sociedad era justa. Ahora me desprecio a mi, por no haber sabido ver a tiempo lo que hay.

Total, que despues de casi cinco años viviendo del trabajo de sus padres, sin mover un dedo mas que para jugar a los dardos y empinar el codo, al final esos años de duro trabajo dan su fruto, y consigue enchufarse en una oficina dependiente del ayuntamiento, para ayudar a la recolocación de empleo. Su tarea consistía básicamente en asistir a las reuniones, firmar papeles y preparar Power points, por lo cual cobra un sueldo bastante decente para la época.

Estuvo trabajando allí bastantes años, hasta que las cosas empezaron a ir mal en España, llegó la crisis, esa que Zapatero negaba, y cerraron la oficina. Pero como por entonces era un afiliado del partido, que participaba en reuniones, había incluso actuado como interventor, estaba muy metido, esta vez enseguida se coloca, en una especie de casa de cultura del pueblo, asesorando a la gente joven con problemas de integración laboral u orientandoles sobre los estudios universitarios. Está en un puesto que tiene como requisito tener el Bachillerato, pero cuando se dio cuenta de esto, le dijeron, Ah, no te preocupes, aqui te lo falsificamos. Y el tío lo decía en las reuniones familiares, todo orgulloso… se supone que tiene que organizar charlas de orientación universitaria para chavales que estan en secundaria o en Bachillerato, pero se las endilga a otros “pringaos” (y le estoy citando textualmente).

Mientras, el chaval pide un crédito para una casa, asi se va a vivir con su novia. Se lo conceden, y se va dos semanas de vacaciones a Andorra, ademas de hacerse traer un coche de lujo de Alemania. El piso lo van pagando con lo que sobra del crédito, mas dinero que ponen sus padres y sus suegros.

Total, que por lo visto en la casa de cultura lo hacen trabajar de más, con el paro empezando a crecer, la orientación laboral para gente joven cobra importancia y claro, eso de trabajar mañana y tarde no lo conoce él, y le pica, así que decide dejar el trabajo.
En el interin, el chaval se hace un cursillo de contabilidad en el extranjero, subvencionado por el partido, y a partir de entonces presume de tener un “Master” en Contabilidad (el curso aquel, de master, tiene lo que yo de Master del Universo). A todo esto, lleva años presuntamente empleado en la empresa de su padre y cobrando un sueldo, aunque no trabaja allí. Pero bueno, la empresa es de su padre, el padre conoce a casi todos los que trabajan en INSS del pueblo, y este tipo de apaños son bastante corrientes por aqui, y me imagino que por todas partes.

Al haber dejado el puesto en la casa de cultura, se tira algo menos de un año “trabajando con su padre” aunque curiosamente, también se va de vacaciones a Punta cana y se tira unos mesecitos sabáticos en los que solo se dedica a ir a mendigar favores a la sede del partido. Más tarde, hay un cambio durante unas elecciones, y “su” partido consigue el poder a nivel local.
Prácticamente desde el primer día consigue ser cargo de confianza, cobrando un pastón, porque su padrino ha escalado todos estos años y tiene un cargo en el partido de la hostia.

Hace poco, en las ultimas elecciones, el partido volvió a cambiar, y perdio el cargo. pero el tio ya iba preparado para esa contingencia, y se ha colocado en el sector privado dando clases de contabilidad en una academia privada, porque tiene un máster de contabilidad en el extranjero. Por supuesto, sigue afiliado al partido y escalando, y si el signo político vuelve a cambiar, volverá a estar en la cresta de la ola.

Y ahí lo teneis, un tipo que no ha hecho la O con un canuto en su vida, gracias a la politica, da clases en una academia cobrando un sueldo que hace 10 años era indigente y hoy muchos lo querrían y matarían por él, y sin tener ni puta idea de lo que da (mi padre le tiene que hacer la declaracion de la renta, porque el tio, poor no saber, no sabe ni multiplicar, mucho menos llevar una contabilidad). Trabajando en puestos para los cuales no está cualificado ni en broma, haciendo y devolviendo favores.

Mientras mi primo vivía la vida, dormía hasta las 12 y salía a cervecear mientras su mamá le planchaba las camisas para las reuniones, mientras conseguía novia y se iba de viaje, y hacía contactos en el mundo que luego le arreglarían la vida, yo estaba haciendo el subnormal en una universidad, estudiando ingeniería informática. Seis años de mi vida infernales, rodeado de una mayoría de gente alienada y siguiendo una dieta a base de fotocopias. Mientras él se compraba un piso y se independizaba, yo me mataba a hacer prácticas cobrando una mierda, cuando cobraba, trabajando para ignorantes y empresaurios entendidillos. Ojalá mis padres no me hubieran criado en aquello de “sé una buena persona y el mundo te compensará”.

Señor, dame una segunda oportunidad y voy con el cuchillo entre los dientes…”

Anuncios