No me llames Susana, llámame Andalucía

 

Yo con SusanaPrimero fue el cabreo con Izquierda Unida, sus ingenuos socios en el gobierno anterior, aquellos “tontos útiles” a quienes no dudó en propinar una sonora patada en el culo apenas consiguió que le firmaran los presupuestos para 2015. ¿La excusa? Que querían, los muy demócratas, someter a la opinión de sus bases la continuidad del pacto de gobierno con el PSOE.

– No quiero que decidan cuatro mil, en ese caso que sean todos los votantes de la comunidad quienes decidan el futuro de Andalucía, es decir, mi futuro, era lo que estaba pensando en ese momento una Susana Díaz cuyo ego, a medida que pasaban las semanas y los meses, ha ido creciendo a mucha más velocidad que ahora su embarazo. Así que adelantó las elecciones un año.

Apareció entonces la ampulosidad de la campaña electoral. En la mejor tradición faraónica, en línea con el manual que tantos años usara Jordi Pujol en Catalunya, la imagen de Susana y el nombre de Andalucía empezaron a fundirse y a convertirse en una sola cosa en la propaganda de campaña. En buena parte de los carteles no aparecía siquiera el logo del PSOE. Solo una imagen: ella; y un nombre: Andalucía. La manipuladora lluvia fina empezaba a estar servida. Con la noche electoral llegaría la euforia, las risas a mandíbula batiente y aquella memorable bajada de rampa que ahí queda para la historia. Hasta que se pusieron a hacer cuentas en serio y se les comenzó a helar la sonrisa: de pronto cayeron en la cuenta que se habían pasado de chulos y que seducir a alguien para que votara que sí en la investidura o conseguir dieciséis abstenciones en segunda, tercera o cuarta convocatoria podía acabar resultando una tarea mucho más complicada de lo que en un principio habían imaginado. Es lo que tiene llevar tanto tiempo en el pedestal. Acostumbrados a ser los dueños del cotarro durante treinta y cinco años, no han sabido asumir ahora su fragilidad ni mucho menos actuar en consecuencia. Es decir, ser humildes por una vez en su vida. No tienen cultura de pacto, sino del ordeno y mando, no han levantado ni una puñetera alfombra nunca y harán todo lo posible por evitarlo todo el tiempo que puedan. Los primeros nervios afloraron el día de la composición de la mesa del parlamento, cuando faltó poco para que el PP y el PSOE acabaran tirándose de los pelos al no conseguir ponerse de acuerdo en cuanto al número de componentes. En su línea de desprecio habitual, el PSOE acabó haciendo lo que le dio la gana, y hasta se permitió nombrar como presidente de la cámara autonómica a quien había sido condenado a un multazo por irregularidades en la gestión de Cajasur durante sus tiempos de consejero de aquella mítica entidad de ahorro cordobesa. – Estos pringaos me apoyarán por la cuenta que les trae, debió pensar Andalucía, perdón, Susana, cuando empezaron las negociaciones por los nueve votos que le faltaban para tener mayoría absoluta. Pero los días pasaban, las conversaciones se sucedían y los acuerdos no llegaban. Aún así Andalucía, perdón, Susana no se arredró. Faltaría más.

Siguiendo el comportamiento de manual, llegó entonces el momento de las intimidaciones, las presiones y hasta los insultos:

– Son unos irresponsables si por lo menos no se abstienen.

– Seiscientos mil andaluces (en referencia a los votantes de Podemos) no pueden determinar el destino de nueve millones (porque claro, el PSOE, que consiguió un millón cuatrocientos mil votos, muchos menos que en la convocatoria anterior, sí que podía arrogarse la representación de Animagesdalucía entera, pero los novatos estos de Podemos… ¿qué se habrán creído estos “perroflatuas”? ¿Y estos advenedizos de Ciudadanos? ¡Ni agua!) La soberbia en la que han estado metidos tantos años les impedía aceptar que las cosas habían cambiado. Que ya no eran como siempre habían sido. Y en éstas llegó el primer pleno de investidura. Los bipartidistas se movían como Pedro por su casa, ejercían de veteranos de colegio mayor, mientras que los recién llegados eran los novatos a los que había que gastarles las putadas de rigor. Dicho y hecho. La tal Teresa se iba a enterar de lo que valía un peine apenas subiera al estrado. – Cállate, bonita – No tienes ni puta idea Y cuando a la “novata” se le ocurrió pedir el amparo al presidente de la Cámara, el condenado por irregularidades en Cajasur va y hace como que regaña a la traviesa y díscola bancada, pero añade a continuación, dirigiéndose a la oradora: – No interpele usted. Todo sea por Andalucía. Porque, como ya es de todos sabido y por muchos asumido, Andalucía es Susana y Susana es Andalucía.

Vosotros sabréis a lo que ateneros si la hacéis sufrir más de la cuenta. A la pobre.

– Allá vosotros con vuestra rabia, han llegado a escribir algunos palmeros del régimen andaluz y turiferarios varios.

– Basta, a la doña se le ha acabado la paciencia. Ya está bien, escriben otros.

Y más: – Qué pena las “actitudes de quienes viven de la demagogia” y no alcanzan a comprender lo difícil que es construir y lo fácil que es destruir. – A ver cómo explica “el bloque del NO” (nueva denominación puesta en circulación por Susana y los suyos para meter en el mismo saco a todos los partidos de la oposición) por qué no permitieron echar a andar la legislatura practicando simplemente una abstención que, ni política ni programáticamente, los obligaba a nada. – Nos están haciendo trampas, se quejan los socialistas, campeones mundiales del trile, la conspiración y el subterfugio. Y a continuación lo reproducen a coro la abultada nómina de periodistas orgánicos públicos y privados. – Todo lo hacen (“el bloque del NO”) por cálculos electorales. No piensan en Andalucía, proclaman. Porque, como todo el mundo sabe, Andalucía es el nuevo nombre de Susana Díaz. Y además rima. Así van despachándose díadescargayo con susana tras día los medios andaluces, incluidos los presuntamente críticos, utilizando un lenguaje de “copia y pega” con lugares comunes y frases todas en una línea tan similar, que diríanse extraídas directamente de los argumentarios urdidos en los despachos de San Telmo. – ¡Qué irresponsabilidad! Allá ellos -rematan. Si Susana tiene que repetir elecciones, la culpa la tendrán quienes no le facilitan las cosas. Y todos sabemos -añaden- quiénes van a salir perdiendo. Lo que no acabo de entender yo es, que si tienen tan claro que repitiendo elecciones Susana las gana de calle, a qué demonios están esperando para disolver el parlamento andaluz mañana mismo. Pero ahí siguen, dispuestos a no bajarse del burro, convencidos de que toda la razón es suya, que los otros acabarán cediendo y no contemplando, ni por asomos, la posibilidad de ser ellos los equivocados. Y si alguna vez lo piensan, para eso cuentan con la acreditada soberbia cincelada a conciencia durante tantos años: morirán matando. Y lo harán pensando que les ha merecido la pena. Porque Andalucía es Susana. Y Susana, como todo el mundo sabe y el que aún no lo sepa peor para él, es Andalucía. Faltaría más.   J.T.

Anuncios