COMO HACER CORRECTAMENTE UN CURRÍCULUM

Un ejemplo para ilustrarlo:

Anuncios

Comentario en un foro:

“Por qué digo esto? Tengo la experiencia en mi empresa, no sólo con extranjeros sino con españoles también por supuesto, que la gente no tiene ni puta idea de nada. Están tan acostumbrados en trabajar con ciertos programas, muchas veces comerciales, que en cuanto tienen que discurrir un poco, pensar como ingenieros de verdad, se bloquean y empiezan a decir y cometer sandeces y esperpentos técnicos.

El ingeniero de verdad, el que ha chapado como un cabrón física y matemáticas, que ha tenido que esforzarse en comprender como funciona el mundo que nos rodea, los fenómenos físicos, cuando se enfrenta a un problema de verdad lo que hace no es directamente enchufarlo al programita de marras en cuestión, sino cogerse papel y lápiz, hacerse unas cuentas y unos dibujos rápidos, y entonces plantear una solución en condiciones y servirse de la máquina para agilizar el cálculo, no para que la máquina se lo solucione.”

«Los niños tienen que aprender inglés y matemáticas, todo lo demás es secundario»

Jesús Fernández-Villaverde (1972), doctor en Economía, licenciado en Derecho, profesor en la Universidad de Pensilvania, miembro de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) y premio «Fundación Banco Herrero», es experto en mercado de trabajo y política fiscal. Nacido en Madrid, se considera asturiano y más en concreto lenense, ya que toda su familia es oriunda de Pola de Lena. Desde Estados Unidos sigue el día a día de la crisis española y europea, y su última intervención pública en Madrid, el pasado mes de septiembre, levantó una auténtica polvareda por sus duras críticas a los políticos, al sistema educativo, al mundo financiero y sus órganos de control y, en definitiva, a una estructura de país a la que, en su opinión, habría que darle la vuelta, ponerla del revés, para iniciar la senda del crecimiento sostenido.-En su última conferencia en Madrid, algunos de los asistentes salieron con la impresión de que en España todo está mal. ¿Nada ni nadie se salvan?
No era mi intención transmitir esa idea. En la conferencia enfaticé que España tiene muchas fortalezas, empezando por un sector empresarial avanzado y competitivo (Inditex, Santander, Telefónica…) y una clara integración internacional. A la vez, España ha sufrido un deterioro institucional muy grave en la última década y la selección de élites ha sido nefasta.
-Usted acusó a los gobiernos, al socialista y al actual del PP, de hacer sólo cambios cosméticos, pero no profundos, estructurales. Sin embargo, España y los españoles están sufriendo profundamente.
Efectivamente, se están confundiendo recortes con reformas. Son dos cosas muy distintas. Recortar sin reformar genera mucho malestar social sin que sea particularmente fructífero en el medio plazo, más allá de ayudar a que el Estado tenga unas cuentas públicas algo más saneadas. Hay que pedir esfuerzos, pero estos tienen que tener un sentido y un objetivo claros. Ni este Gobierno ni el anterior, que en esto, monta tanto, tanto monta, han tenido el coraje o la capacidad de ver que las cosas se tienen que empezar a hacer de una manera muy distinta.
-Pero se bajan los sueldos, suben los precios y los impuestos, hay recortes en el bienestar social… ¿España va a ser un país muy pobre cuando acabe esta crisis?
En 2008 nos comíamos en España como un 10% más de lo que producíamos; ese 10% era el crédito que nos daba el resto del mundo. Ahora no sólo no nos dan ese 10% sino que tenemos que devolver el aproximadamente 90% de deuda externa neta que acumulamos durante la década pasada. Eso supone que, nos guste o no, todos tenemos que consumir menos y ahorrar más. No es que seamos más pobres, es que la realidad ha llamado a la puerta.
-El sistema financiero, el educativo, la demografía, las instituciones… Según su teoría, todo es un fracaso. Imagine que le piden participar en el Gobierno. Haga, por favor, una agenda de trabajo. ¿Por dónde empezaría?
Bueno, como nadie me va a pedir nunca participar en un Gobierno, me siento con libertad de lanzar ideas más radicales, pero a la vez me llevaría un libro entero detallar todas las medidas, así que me voy a concentrar en lo más importante: la reforma educativa. Los niños españoles tienen que aprender dos cosas: matemáticas e inglés. Todo lo demás es secundario. Las matemáticas, porque son el instrumento básico en un mundo que cada vez premia más la capacidad analítica. Un estudiante con la cabeza bien ordenada gracias a las matemáticas puede aprender cualquier cosa bien rápido. El inglés, porque nos guste o no, es la lengua dominante del mundo y casi todo lo importante en este planeta se escribe en ese idioma. En esta reforma educativa, por tanto, la Educación para la Ciudadanía, o el último nombre tonto que se le haya ocurrido al ministro de turno, o las discusiones de si se da o no Religión, o si la lengua vehicular es una o la otra son distracciones infantiles.
-Usted también cargó contra la Universidad.
También precisa de un cambio radical. Que los rectores sean elegidos por votación de profesores, estudiantes y personal es algo tan absurdo que resulta difícil de creer. Hay que cambiar la gobernanza interna de la Universidad de manera casi total e introducir objetivos de excelencia y una autonomía real basada en la competición entre instituciones.
-Con los mimbres que hay, ¿a qué se tiene que dedicar España en el futuro? ¿Qué tipo de país será?
España es un excelente sitio para los servicios a empresas: buen clima, buena colocación geográfica, un idioma importante a nivel mundial. Es un área donde se podrían crear millones de empleos bien remunerados. Pero los servicios sólo funcionan con un alto nivel de capital humano y de profesionalización. Y en eso fallamos de manera clara: no sólo tenemos mal capital humano, sino que no se aprecia el «profesionalismo». Y eso no es culpa de los políticos o de las listas electorales cerradas: cualquiera que haya comparado cómo se hacen las cosas, de media, en España y en otros países llega a la triste conclusión de que no sólo somos bastante chapuzas, sino que existe una cultura de no aceptar responsabilidades. En España nunca dice nadie «la culpa es mía», y encima cuando se lo haces notar, la gente responde enfadándose.
-Otro problema son esas personas que se han quedado en el paro con 45 y 50 años, que difícilmente van a encontrar otro trabajo.
Sí, es un problema de primera magnitud, pues es realmente muy difícil reciclarles. Pero al final del día, la mejor herramienta es de nuevo recuperar el crecimiento económico. Primero, porque cuando un país crece se crean muchos empleos, incluso para la gente más mayor. Segundo, porque si España crece, recaudaremos lo suficiente en impuestos como para mantener una red de ayuda social a estos grupos que, hoy por hoy, no nos podemos permitir.
-Se ha modificado el sistema de pensiones, pero se extiende el temor de que los que ahora tienen más de 40 años van a ser mayores pobres, algunos muy pobres. ¿Se le ocurre alguna solución?
En el corto y medio plazo, poco más que asumir que habrá que continuar subiendo la edad de jubilación, de derecho y efectiva, y reduciendo la tasa de reemplazo de la pensión sobre el salario. La demografía es muy tozuda, y en el caso de España, muy negativa. Por cierto, esto es algo que se entiende muy mal. Muchas veces se argumenta que existe mucha incertidumbre hacia el futuro y que la demografía cambia más de lo previsto, como ocurrió en España con el «boom» de la inmigración. Este argumento es una falacia.
-¿Por qué?
Por dos motivos. El primero, porque el «boom» de la inmigración no mejoró en especial la situación a largo plazo del sistema. Sí, los inmigrantes cotizan hoy, pero hay que pagarles la pensión mañana y ya que se acumulan en la parte más baja de la distribución de renta, no es claro que sean contribuyentes netos al Estado del bienestar si uno cuenta toda su vida. El segundo motivo es que la existencia de incertidumbre obliga a ser más cautos. Sí, las cosas pueden ir mejor de lo previsto, pero también pueden ir mucho peor, y uno tiene que tener más cuidado con los malos escenarios.
-Los salarios se ajustan a la baja y las estadísticas indican que España es, de los países ricos, uno de los que tienen costes laborales más bajos. ¿Al final, vamos a competir o estamos compitiendo ya en salarios con los países emergentes? ¿Es así como se gana productividad y competitividad?
Como decía antes, en cierta medida en 2008 nos estábamos dando una fiesta que no se justificaba, con lo cual buena parte del ajuste es volver a la realidad. España ya está en superávit de cuenta corriente desde hace varios meses. No creo que tengamos un problema de competitividad particularmente grave, aunque podríamos estar haciéndolo mejor.
-La reforma del sistema financiero está impidiendo que fluya el crédito. ¿Es porque está siendo muy lenta, desacertada, escasa…?
Ha sido desesperadamente lenta y va a salir mucho más cara de lo necesario, pero, tristemente, ya hay poco que se pueda hacer al respecto: es un barco que ya ha salido de puerto. Cuando uno tiene una crisis financiera, lo primero que tiene que hacer es reconocerlo y afrontarlo cuanto antes. La reforma se tuvo que haber efectuado en 2009, no en 2012. Además, hay que diseñarla con el mínimo coste posible para el contribuyente. La venta del Banco de Valencia, por ejemplo, es algo muy misterioso que no he conseguido que nadie me explique muy bien. La clave es liquidar todos aquellos bancos que no sean sistémicos, no fusionarlos como hicimos nosotros.
-Plantea la necesidad de un Banco de España independiente y con un gobernador independiente, cuando aquí se está peleando por acelerar la unión bancaria y fiscal en Europa. ¿Qué papel jugará cada uno?
Un gobernador independiente es lo que España necesita para ganar credibilidad en Europa y así poder jugar un buen papel en esa unión.
-¿Cree que es posible esa unidad bancaria y fiscal en Europa?
Es difícil, pues al final es un problema del dinero que se va a transferir de un sitio a otro. A la gente no le molesta en exceso transferir renta de Madrid a Badajoz, pero sí que le molesta mucho transferir renta de Madrid a Sicilia. Lo mismo les pasa a los alemanes o a los holandeses. Y esto es un obstáculo de primera magnitud para que este invento funcione en el largo plazo.
-Merkel no goza de mucha simpatía en el sur de Europa. ¿Tiene ella culpa de lo que sufren España, Italia y Grecia? ¿Debería levantar un poco la mano, hacer alguna concesión?
No, la culpa la tenemos nosotros solitos. Nosotros fuimos los que acumulamos un 90% de deuda externa; los que en 2008 negamos la crisis y luego nos dedicamos a pensar que se podía salir de ella a golpe de gasto público; los que nombramos a Rodrigo Rato presidente de Bankia pese a que carecía de experiencia en el negocio bancario; los que pensamos que las cajas de ahorros eran cortijos para colocar a los amigos… y no hablo sólo del PSOE o el PP, porque IU participó con alegría en el chiringuito, por mucho que ahora vayan de mártires y de defensores del pueblo -el que tenga duda que ponga «Moral Santín Caja Madrid» en Google-. Nosotros fuimos los que nunca pedimos a los políticos el tener una CNMV independiente y los que creamos un sistema de comunidades autónomas con unos incentivos perversos. Y Alemania es la que ha permitido que el BCE nos haya refinanciado varios cientos de miles de millones de euros, algo que parece que la gente no entiende muy bien. Alemania podría haber gestionado esta crisis mejor, pero echarle las culpas a Merkel de lo que nos pasa es más propio de Bart Simpson que de un adulto.
-La inflexibilidad de Merkel ¿no tiene mucho que ver con las elecciones en Alemania?
El votante de Baviera se pregunta, con razón, por qué tiene que pagar el pato de unos españoles que se han dado una fiesta mientras él ahorraba y se sacrificaba. Además, el votante de Baviera ve, pongamos, al presidente de Extremadura que sólo busca excusas para no recortar gastos -ahí está la paga extra de los funcionarios- y se dice: «Si a estos les doy un euro más, ya verás en qué se lo gastan». Y, tristemente, algo de razón no le falta. Pero sí, después de las elecciones, Merkel tendrá más margen de maniobra.
-Hay una teoría que defiende que el resto de Europa ayudó en varias ocasiones a Alemania y que fue la principal beneficiada del cambio al euro, de los tipos de interés bajos?
¡En Alemania piensan al revés! ¡Que ellos hubieran estado mejor sin euro! Y los tipos de interés bajos es un problema mundial, no de Alemania, el euro o el BCE.
-A usted tampoco le gusta la estructura institucional de España y denuncia que lo único que importa en los partidos políticos y las organizaciones es la lealtad a los jefes. Bueno, eso ocurre en todas partes, ¿no?
En todos los sitios hay problemas, pero una cosa es que la presidenta de la SEC americana (el equivalente de nuestra CNMV) sea amiga de los demócratas y otra cosa muy distinta es colocar a Elvira Rodríguez, que obviamente carece de la capacidad profesional o de la independencia política para ser la presidenta de la CNMV para pagarle los servicios prestados y para asegurar que la CNMV está bien calladita durante los próximos cuatro años. En el Reino Unido acaban de nombrar a un canadiense gobernador del Banco de Inglaterra. ¿Se imagina usted a un presidente español nombrando a un chileno gobernador del Banco de España? ¿Y alguien le conoce algún mérito a Ana Botella para ser alcaldesa de Madrid excepto el sacramento del santo matrimonio con un ex presidente del Gobierno? Y no es por enseñarme con el PP. Los ejemplos en el PSOE son igual de malos, nombres como Bibiana Aído serán difíciles de emular en la historia del despropósito. No hay sistemas perfectos, pero es que en España nos hemos pasado de la línea muchos metros.
-¿Le gusta más el modelo norteamericano?
No creo haber dicho eso nunca. Hay cosas de EE UU que están muy bien y otras que están muy mal. En EE UU la Universidad funciona, en general, fenomenal. La Educación Primaria y Secundaria es un desastre. La gestión municipal en ciertas ciudades, como Lower Merion, donde yo vivo, es eficiente y apolítica. La gestión municipal en Filadelfia, donde está mi Universidad, es un desastre, ineficiente, politizada y corrupta. Lo que yo he defendido es que copiemos aquellas cosas que funcionan bien. Déjeme que exponga un caso. Cuando la restauración Meiji en el Japón del siglo XIX, los japoneses hicieron el esfuerzo de identificar el mejor ejemplo de cada institución en Europa: la Marina se la copiaron a los británicos, pero el Ejército de tierra, a los alemanes. El que a un japonés le gustase más la Royal Navy británica que la Marine Nationale francesa no implicaba que uno fuera un partidario del modelo anglosajón. Era simplemente usar el sentido común.
-El Estado del bienestar de los países europeos no existe en otros lugares, pero algunas voces afirman que se quiere abandonar para avanzar hacia el modelo americano. ¿Cree que es así?
No. Suecia es probablemente un mejor modelo para España: un país pequeño, bien integrado en la economía mundial, muy próspero y con un Estado del bienestar bien diseñado. El año pasado organicé una conferencia en Madrid sobre reformas presupuestarias en España. Invité a un economista sueco, no a un americano.
-¿Qué opina del deseo de Cataluña de independizarse de España?
Me parece una huida hacia adelante de una élite de CiU que tiene serios problemas con sus presupuestos -básicamente, su Administración actual no es sostenible- y con la justicia por unas tramas de corrupción que son mucho más profundas de lo que nadie se pensaba.
-¿Usted cree que España saldrá de la crisis en 2014?
Depende de cómo definamos salir de la crisis. Probablemente, el PIB deje de caer y de destruirse empleo. Pero no creo que vaya a haber recuperación fuerte. Espero, sinceramente, estar equivocado.
-¿Cómo ve el futuro de España?
Mal, a menos que cambiemos pronto. No veo una crisis súbita con colapso: veo más bien una decadencia lenta pero implacable que nos aleje de los países más avanzados y obligue a nuestra juventud a emigrar.
-¿Y Asturias? ¿Debería avanzar hacia la especialización de su sistema productivo? ¿En qué debería la región volcar sus esfuerzos?
De nuevo, el sistema educativo y crear un marco adecuado para los negocios es la clave. Yo confío en que el mercado sabrá encontrar la dirección adecuada si las administraciones públicas crean las condiciones.
-¿La recuperación económica de Asturias dependerá de España y de la evolución de la economía mundial o podemos aspirar a buscar además otras salidas?
Asturias es una región pequeña que depende mucho de España y al final si España va mal, Asturias no puede ir mucho mejor. Dicho esto, Asturias sí que tiene margen para hacer las cosas bien y, por poner sólo un número, crecer un 0,5 por ciento por encima de España. Ése debería ser el objetivo del Gobierno y de la sociedad civil del Principado: crecer un poco más que la media del país. No se pueden hacer milagros, pero sí que se pueden aprovechar las cosas.
-¿Cómo?
El Estatuto nos da instrumentos de sobra para crear una región mucho más competitiva. Eso sí, es un trabajo duro del día a día que no consiste en inaugurar autopistas, pero que sí supone enfrentarse a muchos intereses creados. Asturias tiene problemas muy profundos y siempre he pensado que la Administración, los partidos y la sociedad civil deberían sentarse y, antes de nada, concienciarse de que esto es así y que debemos cambiar. Una ventaja de ser sólo un millón de personas es que es más fácil entenderse, porque todo el mundo al final se conoce, pero sufrimos de unas divisiones que vienen de muy lejos y que han dificultado siempre esa labor. Otros países y otras regiones han salido de crisis peores en los últimos años y ninguna de estas áreas disfrutaban de nada especial, excepto de la voluntad social de hacer las cosas.
-¿Algún mensaje positivo?
Las cosas están mal, pero se pueden cambiar si uno tiene la entereza de reconocer los problemas y la fortaleza de aceptar los cambios.

http://www.lne.es/asturama/2013/01/09/ninos-aprender-ingles-matematicas-secundario/1351681.html?utm_medium=rss

No disparen al funcionario

Reproduzco a continuación el editorial del semanario “El Jueves, la revista que sale los miércoles” publicado en el nº 1817 de esta semana, dedicado a los trabajadores públicos. Para una vez que alguien nos defiende, no puedo dejar de reproducirlo y darle difusión. Amigos: ¡Comprad el jueves!
Los funcionarios son esos señores y señoras que un buen día aprobaron una oposición en busca de un empleo estable. Su sueldo era seguro, pero escasito. Es más, cuando estalló ese tsunami de falsa prosperidad y este país se llenó de nuevos ricos, su sueldo, en comparación, era claramente una puta mierda. No obstante, la gran ventaja que tenían (esto lo valoran ahora) era que nadie se metía con ellos: en todo caso, si alguien les señalaba, era para compadecerse de su pobreza.
– Mira ese pringao: veinte años en la Administración , y gana al mes la cuarta parte de lo que yo saco en mi empresa sólo en horas extras.
Pero un día la crisis estalló y España, que estaba a punto de adelantar a Francia, según ZP, luego de haber pasado a Italia, empezó a irse al carajo. Resulta que la economía de este país se había basado casi única y exclusivamente en una burbuja inmobiliaria que nadie quiso pinchar a tiempo, y, cuando explotó, lanzó de golpe contra las oficinas del INEM a tres millones de parados. La recaudación fiscal cayó en picado y, como al mismo tiempo aquí se había despilfarrado en obras absurdas lo que no está escrito, corrupciones aparte, la deuda y el déficit se dispararon, se empezó a hablar de quiebra y el gentío volvió la cabeza hacia los culpables de tanta ruina: los jodidos funcionarios, que cada mes se llevan a casa su sueldo calentito, un sueldo que ahora, en comparación con tanto “ni-mileurista” como hay, es muy apetecible.
“¡Es que la partida destinada al pago de las nóminas de los empleados públicos no deja de crecer!”, protesta el gentío. Y lleva razón: tanto en la Administración Central , como en la Autonómica y la Local , cada día hay más gente colocada a dedo y más asesores. Los funcionarios de carrera, o sea, por oposición, no crecen porque sus bajas ya no se cubren, pero cada vez hay más enchufados.
Los gobernantes lo tienen muy fácil a la hora de estrangular a los funcionarios: el gentío ha sentenciado que hay que ir a por ellos. El gentío no distingue entre el burócrata que no da un palo al agua en su negociado (¿para qué estará la inspección, oyes?) y el médico que no da abasto en urgencias, y los dos son funcionarios. Por eso los empleados públicos lo van a pasar francamente mal en lo que queda de crisis. ¡Les van a recortar hasta la calderilla!
– A ver, usted que tenía diez trienios, a veinte euros el trienio, va a pasar a tener cinco, a diez euros la unidad.
– ¿Lo qué?
– Es que Bruselas nos ha dicho que a partir de ahora cada trienio tenga seis años. ¡Todo sea por rebajar el déficit, hombre, no ponga esa cara!
Si por el gentío fuera, incluso habría que fusilar a muchos funcionarios al amanecer, así nos ahorraríamos hasta sus futuras pensiones. Pero tampoco hay que pasarse. A no ser que el déficit se resista, claro.
(Editorial publicado en “El Jueves” del 21 de Marzo de 2012.)

«Si vivimos mejor, no es por la democracia, sino por la ciencia»

José Manuel Sánchez Ron es un hombre canoso pero con aspecto de subir los escalones de dos en dos. «Sin energía no hay nada», dice para comenzar la entrevista, como primer enunciado o titular. Ha publicado «Energía. Historia del progreso y del desarrollo de la humanidad» (Lunwerg). Un volumen amplio y profusamente ilustrado, donde explica cómo se construyeron las grandes pirámides, y no sólo por qué; la importancia que tuvieron los molinos de viento, más allá de las aventuras de Don Quijote, o lo fundamental que ha sido para el mundo la invención de la pila eléctrica, que apareció en 1800. Un recorrido por la historia de la ciencia y la tecnología, que siempre ha sido una historia ignorada, ninguneada.

-El desarrollo de la humanidad, sin la ciencia, no se entiende, pero, al mismo tiempo, se suprime en los libros.

-Es uno de los puntos que intento aclarar. Cuando miro la mayor parte de los libros de historia, descubro que predomina la historia política en todas sus manifestaciones. En ocasiones se han introducido consideraciones económicas. Pero el conocimiento científico escasea o no tiene presencia en esa historia general, como si la ciencia y la tecnología solamente creara divertimentos, algo que de vez en cuando produjera curiosidades. Pero esa carencia únicamente significa que no se entiende nada, porque hay que resaltar la centralidad de la energía en el desarrollo de las sociedades. La historia de la humanidad es una historia de la energía. Sin energía no hay nada, no hay historia. Es una limitación.

-Algunos de los grandes cambios provienen precisamente de este conocimiento.

Sin la ciencia no se comprende la historia. Cada vez somos más conscientes. No serlo es una manifestación de ignorancia. El 31 de diciembre de 1999, no acababa el siglo, pero la revista «Time» dedicó su portada al personaje de los últimos cien años. Era Albert Einstein. En la editorial se explicaba cómo deberíamos ver la centuria pasada. ¿Cómo la extensión de los derechos civiles? ¿Por la época de las dos guerras mundiales? ¿Por nuestra Guerra Civil? No. El siglo XX será recordado por la ciencia. Si vivimos más y mejor, y tenemos más energía, no es por la extensión de los derechos civiles y la democracia, es por la ciencia y la tecnología.

-Hemos dejado la época de las humanidades para adentrarnos en un periodo científico.

-No debería ser así. Pero sólo hay que acudir a una librería, leer las noticias o escuchar las discusiones que existen respecto a temas tecnológicos y científicos, y ver que es algo menor. El conocimiento, salvo en los profesionales de estas ramas, es mínimo. Pero, sin embargo, nuestras vidas están empapadas de ciencia y tecnología. Sólo hay que detenerse a mirar los artilugios que nos rodean. Nuestro mundo es científico y tecnológico, aunque las materias que representan su estudio están infravaloradas frente a otras. Se reclama mayor presencia de las lenguas clásicas, como el latín y el griego. Y yo conozco bien la deuda que la humanidad y la cultura tienen contraída con esas lenguas, pero en la actualidad es más importante para los niños y los jóvenes tener una amplia base de física, matemáticas, química o biología y, por supuesto, de lengua española y de inglés. Lo otro también es importante, pero no en la práctica.

-La educación es el problema…

-Cuando se habla del problema de que la ciencia no forma parte de la cultura, es porque la cultura es un producto de la educación media, de la educación secundaria y de lo que leemos. Es un conocimiento que hay que inculcar en la sociedad a través de la enseñanza obligatoria, de igual manera que existen colegios bilingües. Entiendo las emociones que despierta «El Quijote». Es normal porque habla de los sentimientos, pero no existe, a la vez, ninguna excusa para que se tenga conciencia de que hay que proporcionar a los jóvenes una buena educación en matemáticas, química, física y biología.

-La filosofía y la ciencia tienen ahora puntos en común. Volvemos a una reconciliación de las humanidades con la ciencia.

-No recuerdo quién dijo en un momento: «Se dice que ahora existen menos filósofos. No es cierto. Es que en este momento se llaman Albert Einstein, Werner Heisenberg…». La filosofía hoy es más importante por las preguntas que plantea que por las respuestas que da. Las nuevas preguntas surgen del desarrollo científico, como en la investigación molecular. No estoy diciendo que las decisiones que tomemos estén determinadas por las posibilidades científicas. La ciencia es un instrumento que hemos desarrollado para ser más libres de los mitos, pero luego está nuestra decisión para poner límites a la aplicación de esos conocimientos.

-¿Los prejuicios están limitando la ciencia?

-La ciencia quiere decir los científicos. Y los científicos existen y han existido, algunos de ellos verdaderamente eminentes, con los mismos prejuicios que otras personas respecto al sexo o la religión. No es tan sencillo. La ciencia nos libera de los mitos. Considero que las religiones se nutren del temor a lo desconocido, a la incertidumbre de qué ocurre cuando morimos. Sin embargo, la respuesta que nos dan son mitos que se han transmitido a lo largo de la historia y que, en algunos casos, a mí me parecen ridículos. El método científico consiste en demostrar y predecir, pero la fe se basa en principios que no puedes demostrar. Hay científicos que compartimentan ambos apartados muy bien. Hemos cambiado nuestras maneras de vivir, y, sin embargo, en nuestras emociones, sentimientos, pasiones y cuerpos seguimos siendo iguales.

-¿Cuál es la revolución científica que queda?

-Entender, si se puede y de una manera global, el cerebro. Hacerlo de una manera científica. Me interesa la capacidad de un órgano que puede pensar sobre sí mismo, que tiene conciencia de sí mismo. Conocemos más de la neurociencia, pero de una forma global. Hemos averiguado que si esta zona se activa uno adquiere habilidades musicales, de habla, de escritura… Es lo que subyace en la inteligencia artificial, aunque todavía no es lo mismo una máquina que un hombre. Es uno de los retos científicos que podemos identificar. Los problemas de la energía y la materia oscura han surgido ahora. Antes pensábamos en el universo de una manera diferente. Quién iba a pensar en las células madre hace tiempo…

-¿La energía renovable es el otro desafío de estos tiempos?

-Somos una especie profundamente egoísta y no solidaria con el futuro. Tenemos conciencia del presente, y en nosotros también interviene cierta conciencia del pasado. El conocimiento científico y el sentido común dice que el crecimiento no puede ser infinito en un sistema finito como es nuestro planeta. Y estamos derrochando demasiado. Recuerdo que una vez escribí un artículo que se llamaba «Asesinos del futuro». Creo prescisamente en eso. Creo que el problema del medio ambiente es avanzar en unas tecnologías que sean verdaderamente limpias y en consumir menos. Y lograr también que los que viven peor puedan vivir mejor, aunque no tengo demasiadas esperanzas respecto a nosotros. Hemos dominado otras especies con nuestra inteligencia, pero muchas de ellas ya están extinguidas… somos una especie muy egoísta, como he indicado…

-El Bosón de Higgs tropezó con Dios. ¿Sigue existiendo un problema entre ciencia y religión?

-La idea de Dios es una causa que nos permite explicar lo que viene después. Pero también puede convertirse en una trampa desde el racionamiento científico al creer en una causa a la cual no exigimos ninguna causa propia. El origen de todo es un misterio. Yo soy darwiniano. Considero que estamos vinculados con la vida que nos rodea, aunque algunos piensen lo contrario. Pero estamos emparentados con toda la vida. Podemos decir que somos primos lejanos de la lombriz de tierra. Hemos entendido muchas cosas desde nuestros orígenes, pero no me extraña que no entendamos de momento todo, como esa pregunta común que nos solemos hacer: ¿por qué nació el universo? Muchas personas han encontrado respuesta a su angustia y su esperanza, que son palabras relacionadas, en un Dios compasivo.

http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/611105/cultura/si-vivimos-mejor-no-es-por-la-democracia-sin

¿Por qué Socialismo? Albert Einstein

La anarquía económica de la sociedad capitalista tal como existe hoy es, en mi opinión, la verdadera fuente del mal. Vemos ante nosotros a una comunidad enorme de productores que se están esforzando incesantemente privándose de los frutos de su trabajo colectivo — no por la fuerza, sino en general en conformidad fiel con reglas legalmente establecidas. A este respecto, es importante señalar que los medios de producción — es decir, la capacidad productiva que es necesaria para producir bienes de consumo — puede legalmente ser, y en su mayor parte es, propiedad privada de particulares.

Los propietarios de los medios de producción están en posición de comprar la fuerza de trabajo del trabajador. Usando los medios de producción, el trabajador produce nuevos bienes que se convierten en propiedad del capitalista. El punto esencial en este proceso es la relación entre lo que produce el trabajador y lo que le es pagado. Lo que el trabajador recibe está determinado no por el valor real de los bienes que produce, sino por sus necesidades mínimas y por la demanda, de los capitalistas, de fuerza de trabajo en relación con el número de trabajadores compitiendo por trabajar. Es importante entender que incluso en teoría el salario del trabajador no está determinado por el valor de su producto.

El capital privado tiende a concentrarse en pocas manos, en parte debido a la competencia entre los capitalistas, y en parte porque el desarrollo tecnológico y el aumento de la división del trabajo animan a la formación de unidades de producción más grandes a expensas de las más pequeñas. El resultado de este proceso es una oligarquía del capital privado cuyo enorme poder no se puede controlar con eficacia incluso en una sociedad organizada políticamente de forma democrática. Los representantes del pueblo de hecho no protegen suficientemente los intereses de los grupos no privilegiados de la población. Por otra parte, bajo las condiciones existentes, los capitalistas privados inevitablemente controlan, directamente o indirectamente, las fuentes principales de información (prensa, radio, educación). Es así extremadamente difícil, y de hecho en la mayoría de los casos absolutamente imposible, para el ciudadano individual obtener conclusiones objetivas y hacer un uso inteligente de sus derechos políticos.

La producción está orientada hacia el beneficio, no hacia el uso. No está garantizado que todos los que tienen capacidad y quieran trabajar puedan encontrar empleo; existe casi siempre un “ejército de parados”. El trabajador está constantemente atemorizado con perder su trabajo. La motivación del beneficio, conjuntamente con la competencia entre capitalistas, es responsable de una inestabilidad en la acumulación y en la utilización del capital que conduce a depresiones cada vez más severas.

Se inculca una actitud competitiva exagerada al estudiante, que es entrenado para adorar el éxito codicioso como preparación para su carrera futura. Considero esta mutilación de los individuos el peor mal del capitalismo. Nuestro sistema educativo entero sufre de este mal.

Estoy convencido de que hay solamente un camino para eliminar estos graves males, el establecimiento de una economía socialista, acompañada por un sistema educativo orientado hacia metas sociales. En una economía así, los medios de producción son poseídos por la sociedad y utilizados de una forma planificada. Una economía planificada que ajuste la producción a las necesidades de la comunidad, distribuiría el trabajo y garantizaría un sustento a cada hombre, mujer, y niño. La educación del individuo, además de promover sus propias capacidades naturales, procuraría desarrollar en él un sentido de la responsabilidad para sus compañeros en lugar de la glorificación del poder y del éxito que se da en nuestra sociedad actual.

Sin embargo, es necesario recordar que una economía planificada no es todavía socialismo. Una economía planificada puede estar acompañada de la completa esclavitud del individuo. La realización del socialismo requiere solucionar algunos problemas sociopolíticos extremadamente difíciles: ¿cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?

Extracto y resumen de: The monthly, Nueva York, mayo de 1959

http://gerdataro.blogspot.com.es/2012/08/por-que-socialismo-albert-einstein-la.html